Imprimir
Inicio » Opinión, Educación  »

Escuelas Vocacionales, instituciones indispensables

| 85

Estudiantes del IPVCE holguinero José Martí. Foto: Nelson Rodríguez Roque/ Cubadebate.

Este artículo de opinión lo vengo pensando desde que se armó el alboroto por la falsa noticia de que desaparecería “La Lenin”. No escribí entonces ni en los meses posteriores, ya que no quería que fuera la emoción la que guiara mi pensamiento, sino que fuera la razón su principal pivote. En este mes se cumplen 45 años de mi inicio como profesor en esa colosal Escuela.

Ahora tengo valiosos insumos, entre estos los artículos periodísticos sobre importantes Vocacionales-IPVCE además del de La Lenin, con una gran cantidad de comentarios de forma y de fondo. También la sesión televisiva de Cubadebate con la participación de la Viceministra Margarita McPerson. Y más recientemente la visita del actual presidente Miguel Díaz-Canel al IPVCE Lenin; y el acto del inicio del curso escolar 2018-2019 en dicho centro, al que asistieron y hablaron el primer secretario del PCC en La Habana y la ministra de educación.

No es una cuestión de sentimentalismo o nostalgia juvenil lo que provoca que la gran mayoría de los egresados de las Vocacionales-IPVCE declaren que ese tránsito de sus vidas los marcó para bien; en una primera etapa durante seis años (desde 7mo hasta 12mo grado), y después en los tres años de preuniversitario.

No soy quién para dictar pautas; lo que sí afirmo es que diré con total franqueza lo que pienso sobre tan crucial asunto.

Breves antecedentes

¿Qué pasará con la Vocacional Lenin?

Al concluir mis estudios universitarios en la Escuela de Matemática de la Facultad de Ciencias de la Universidad de La Habana en 1972, y el mandato en la FEU de Cuba en 1973, fui asignado a realizar mi servicio social en la Escuela Vocacional Lenin que comenzó a funcionar en el curso 1972-1973 en su sede actual y que se inauguró en el curso 1973-1974, específicamente el 31 de enero de 1974 en el Anfiteatro Natural de la Escuela, por Fidel Castro y Leonid Brezhnev.

Allí estuve desde septiembre de 1973 hasta julio de 1981, en que había sido designado Vicedirector General, pero no lo ejercí ya que me asignaron una responsabilidad nacional en la esfera de la Computación.

En La Lenin ocupé varias responsabilidades. Profesor de Matemática y de Computación; miembro del equipo nacional de preparación para las olimpiadas de Matemática; director del centro de cálculo; jefe de cátedra general de computación; primer secretario del Comité UJC (estudiantes de la FEEM, de la FEU y trabajadores); miembro del Comité del PCC de la Escuela.

Recuerdo que en una visita de Fidel a La Lenin en 1973 me hizo dos preguntas:

  • ¿Qué podemos hacer para que La Lenin no se nos convierta en una “escuela de señoritas”, ya que la presencia femenina era abrumadoramente mayoritaria?
  • ¿Qué opinas sobre el tamaño de la Escuela, no te parece demasiado grande?

No viene al caso divulgar mis respuestas, en otro momento podré hablar de esto.

Desde el principio entendí que se trataba de un experimento pedagógico, de una visión estratégica de Fidel, para ponerle otra pista de aterrizaje a su concepción de fomentar el desarrollo de hombres de ciencia, de hombres de pensamiento.

Al frente de la Escuela se designó a un genuino y creativo pedagogo, un Makarenko de fibra y de acción: Francisco Chávez Hernández, quien venía de Director General de la Escuela de Monitores de Vento. Pienso que Chávez, quien murió con menos de 50 años se merece un reconocimiento que no tuvo en vida.

Estudiantes de la Escuela Vocacional Lenin. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Lo esencial de aquellos ocho años de gran consagración, lo expreso en los siguientes resultados:

  • La vocación por la ciencia se trabajó con rigor. Hubo una adecuada armonía entre la formación vocacional y la orientación profesional
  • La exigencia en el estudio era algo de la mayor prioridad, no era negociable
  • Los concursos de conocimientos formaban parte del estímulo a superarse, de retar al talento individual de estudiantes y profesores
  • El Destacamento Pedagógico, con el liderazgo de Catalina jugó un importante papel, fue una cantera de dirigentes juveniles y educacionales. En particular fueron esos muchachos decisivos en la introducción de la Computación como objeto de estudio (recuerdo a Sergio-ya fallecido-, Aimee, Marlen, Dalila, Susana, Cheong, Emilio,…)
  • La combinación del estudio con el trabajo productivo era algo muy serio. En la Industria Electrónica, en la Industria Deportiva, en la Agricultura. Recuerdo el caso de un alumno que conseguí liberar por un mes para la preparación de las Olimpiadas de Matemática y hubo una tremenda protesta por un dirigente de la industria, ya que aquel estudiante era decisivo en la puesta en marcha de las computadoras CID-201-B que allí se producían
  • El desarrollo y la práctica del arte y el deporte tenían un vigor admirable, eran orgullo de todos. Cómo olvidar a Carmen Emilia, a Mercedes (Maria Marioca); de la primera no tengo noticias, de la segunda soy actualmente amigo.
  • El trabajo patriótico se realizaba con creatividad
  • La disciplina en todos los sentidos, era algo importante, con la excepción licenciosa de los días finales del curso en que los egresados hacían muchas trastadas
  • Las condiciones de vida y alimentación se caracterizaban por su calidad.

Quedan otros por mencionar.

El IPVCE Máximo Gómez en Camagüey. Foto: Cubadebate.

Lecciones aprendidas que ahora expreso de la siguiente manera:

1. “Nunca será suficientemente bueno repetir prácticas que ya tienen más de 40 años de vida; ni demasiado malo recrear lo que fue exitoso”

2. “La exigencia rigurosa y el reto descomunal son buenas parteras del talento visible u oculto”

3. “Centrarse exageradamente en la inteligencia intelectual nos lleva a subestimar a estudiantes con otras inteligencias descollantes”

4. “Dichoso el profesor que logre que sus alumnos practiquen la sinceridad aunque sea en la frontera del estigmatizado irrespeto”

5. “Cuánto vale el agradecimiento de un exalumno que al transcurrir 40 años lo reconoce y se lo confiesa a su exprofesor. Y cuánto pesa si le confiesa lo injusto que fue con él, al haberlo juzgado de manera prejuiciosa e incompleta”

6. “Nada como la ejemplaridad y compartir la tarea orientada, para ser un buen profesor o un buen jefe”

7. “La motivación para emprender obras importantes no siempre llega en el momento que deseamos o que desean los padres”

Tengo algunas más, pero aquí hay una muestra aceptable.

Valoraciones sobre el futuro de este tipo de Escuelas

Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Hay muchas maneras de matar una idea o una obra meritoria. La más común es su negación absoluta que implica su desaparición y olvido; pero la que considero peor de todas es la que intenta mantenerlas con un deterioro progresivo, de manera que le castre el prestigio que una vez tuvo, que niegue sus esencias, que intente reeditar lo que ya debe ser superado para bien.

Hay obras gestada por la Revolución que desaparecieron, pero que no deben borrarse de la memoria histórica. Por ejemplo, las escuelas en el campo. Hay nombres otorgados a entidades jurídicas que podrían ser cuestionados, por ejemplo el de Isla de la Juventud; nació ese nombre en 1978 cuando Isla de Pinos se sembró con miles y miles de jóvenes de Cuba y de varios países hermanos. Pero qué se gana con cuestionarlo, a mi juicio, nada.

El caso que nos ocupa tiene una connotación diferente.

Leyendo tantas defensas frente a la falsa noticia sobre la desaparición de La Lenin, me convencí que estábamos frente a una situación compleja, ya que se habían producido cambios significativos en la realidad cubana, como parte de los cambios acaecidos en el mundo. Los problemas complejos deben ser abordados de manera sistémica, sin fatalismos ni triunfalismos; con objetividad y con voluntad firme de hacer bien las cosas.

Mantener este tipo de instituciones va mucho más allá del deseo de perpetuar un patrimonio nacional; es una necesidad para contribuir a la captación, el desarrollo, el empleo y la retención de personas talentosas en el campo de la ciencia, la tecnología y la innovación. No debemos caer en el pensamiento reduccionista que niegue el surgimiento y desarrollo de jóvenes talentosos en otros institutos preuniversitarios o de la enseñanza tecnológica, a lo largo y ancho de nuestro país.

Debe constituir una tarea de primer orden no solo de las autoridades educacionales, sino del Gobierno y de Partido en las diferentes instancias, acompañar- para ayudar a que se triunfe-, a los trabajadores y estudiantes de estas indispensables instituciones. Es necesario repensarlas con los pies firmes en la tierra y la mirada puesta en el futuro como nos dijo El Che.

Estas instituciones deberían ser modelos de organizaciones de alto desempeño, en que se destierre la mala práctica de manipular realidades o de ocultar errores para salir bien en una inspección. Deben las organizaciones estudiantiles y juveniles jugar un rol protagónico, es una manera de contribuir a su propia formación integral de la que tanto se habla.

Estas escuelas deben vincularse con las empresas y demás instituciones que trabajan en campos afines a los que estudiarán sus egresados en las universidades al graduarse de bachilleres.

Estas instituciones deben tener las condiciones necesarias de confort y alimentación; algo que en los últimos tiempos se ha delegado en parte a los padres de los alumnos. Al decir de una vecina mía cuya hija entró en La Lenin, es como si tuviese que atender una nueva casa.

Los profesores y dirigentes en estas instituciones son a mi juicio el bien más preciado para alcanzar los objetivos supremos.

Estoy seguro que miles de miles de egresados de estas instituciones, que viven en Cuba o fuera de ella, estarían en la mejor disposición de contribuir de disímiles maneras al desarrollo sostenido y sostenible de estas instituciones.

Estas instituciones no son electrones libres, forman parte de un sistema en que la política científica y educacional y sus respectivas acciones que le deben dar vida, han de jugar un importante rol.

Sin estas instituciones educacionales nuestra sociedad no muere; pero con ellas estaremos en mejores condiciones de construir la sociedad próspera y sostenible a la que aspiramos.

Mi recuerdo agradecido a los miles de estudiantes y profesores de La Lenin con quienes tuve la dicha de compartir, enseñando y aprendiendo.

Me quedan muchas cosas por abordar o por profundizar de las abordadas en este artículo; pero como siempre digo confío en que el debate culto se encargue de enriquecerlo, para pasar del pensar necesario al hacer indispensable.

Serie de Cubadebate sobre las Vocacionales:

Vocacionales: La Lenin, ¿tiempo de definiciones? (+ Fotos y Video)

Vocacionales: IPVCE José Martí, aferrado a la obra del Apóstol (+Fotos, Video e Infografía)

Vocacionales: Carlos Marx, la química del amor a 40 años

Vocacionales: IPVCE villaclareño, puertas abiertas cuatro décadas después (+ Fotos)

Vocacionales: La Máximo Gómez renace (+ Fotos)

Vocacionales: IPVCE Federico Engels, referente en materia educativa

Se han publicado 85 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • alemán dijo:

    “Hay muchas maneras de matar una idea o una obra meritoria. La más común es su negación absoluta que implica su desaparición y olvido; pero la que considero peor de todas es la que intenta mantenerlas con un deterioro progresivo, de manera que le castre el prestigio que una vez tuvo, que niegue sus esencias, que intente reeditar lo que ya debe ser superado para bien.”
    Estoy plenamente de acuerdo con ud, soy fundador y miembro de la primera graduación de la Vocacional Ernesto “Che” Guevara de Santa Clara y no me alcanza el espacio para rememorar la infinidad de aspectos positivos que ha marcado para siempre en mi vida el paso por esa institución . Un saludo a todos y profe pued eud enviarme su correo para dialogar mas sobre el tema.

    • Nestor del Prado Arza dijo:

      Ahí va nestor@gecyt. cu
      Adelante compatriotas

  • El buril dijo:

    Creo hizo usted muy bien dejar parar el tiempo prudencial después del comentario acerca del cierre de La Lenin, el artículo por tanto le ha quedado muy bien. Esto raya con la nostalgia, muy buenas conclusiones, eran los años 70, ya eso ha pasado y al final usted aborad los asuntos que hay que resolver y nos dicen cuánto nos hemos alejado de aquellas conquistas.

  • Alina dijo:

    Estas escuelas,son muy importante para nuestros hijos,por eso debemos insentivar a los alumnos de secundaria básica a optar por las mismas,explicarles su importancia y nesecidad para nuestro país.Creo que deben llegarle más en el caso de la dirección de educación a los estudiantes con condiciones para inresar a las mismas.Slds.

    • ariandcuba dijo:

      Talentoso e inteligente para los estudios no se trauce casi nunca en que lo sea para la vida, y la realidad es que la situación crítica en muchos de estos centros pone barreras a veces insalvables para los que no tienen la picardía necesaria para sobrevivir en este entorno.

  • Dulce Maria dijo:

    Estimado Néstor del Prado su escrito debe CIRCULARSE por varias vías con el objetivo de que se divulgue y que esté al alcance de TODOS ….pues en mi caso yo leo al inicio de cada día las páginas de Cuba debate y Cubasi preferentemente ,y este escrito es LO MEJOR que se ha publicado dentro de tantas noticias interesantes e importantes del acontecer Nacional .Fui alumna de la Vocacional Ernesto Guevara de la provincia de Villa Clara situada en Santa Clara .Curse del año 1976-77 hasta 1982.
    Fuimos los que armamos pq fue colocar piedras el MURAL DEL CHE , fuimos felices ,los mejores profesores de Cuba los tuvimos, las mejores amistades nacieron alli,los mejores profesionales se formaron alli,una integridad única como bien ha detallado usted,una inteligencia bien moldeada ,con una formación según el perfil de cada estudiante ,estoy orgullosa de haber cursado alli mis estudios entré con 11 añitos y sali con 17 .Los mejore profesionales de Cuba ,cientificos e intelectuales se formaron alli….Que decir !!! depues de todo lo que usted ha dicho yo comparto 100 % en que le deben haber quedado mas cosas aún por decir…. FIEL TESTIMONIO DE PASION por estas escuelas UNICAS EN CUBA .
    No he ido mas a la Vocacional Ernesto Guevara pues está destruida comentaron fue visitada recientemente pero no puedo dar testimonio de lo que no tengo conocimiento.Hoy miles de padres comentan que no optaron por esa opción por las malas condiciones de la escuela, existe incluso una variante uan vez dentro lso alumnos que s epuedan salvar no enteindo el criterio empleado ,pienso sean los que tengan aptitudes y/o se destaquen pasan a otra zona diferenciada …. y con otras atenciones pero nunca parecido a lo que fue y por lo que se creó .Es una lástima se pierda lo que fue en sus años una de las ideas MAS grandes de la Revolución ,pero ya perdida…. Cuanto dolor pasar por la Carretera de Camajuaní lo que fue mi trayectoria por 11 años ,si seis años de Vocacional y 5cinco de estudios en la Universidad Marta Abreu de Villa Clara …. cuantos recuerdos inolvidables !!!! Oido por favor se proyecten por la atención DIFERENCIADA de estos centros de enseñanza.Muchas Gracias.

  • Maritere dijo:

    …Al decir de una vecina mía cuya hija entró en La Lenin, es como si tuviese que atender una nueva casa.
    Así mismo es, solo habia que ver la entrada de los muchachos el 1er dia de clases, 2 y 3 maletas, mochilas, ventiladores particulares, taquillas, candados, las literas de las hembras sin armar y contradictoriamente las de los varones estaban listas, papá, mamá y hasta etc en función de resolver todo aquello.Y el miércoles hay que ver la cantidad de padres que van a la visita, todo esto con sus consabidos gastos económicos para el bolsillo familar.
    El viernes no habia guagua para traer a los muchachos, muchos padres tuvieron que ir a recoger a sus hijos y a todos los que cupierna en su transporte porq los ómnibus llegaron a las 8 de la noche, se supone que estas cosas debian estar resueltas YA.
    Ojalá y docentemente la escuela no haya perdido calidad, y si, es cierto que todo el tiempo hemos convivido con la idea de que en las vocacionales están los más talentosos y nadie le ha dado la atención debida a muchos talentos que han estudiado en preuniversitarios normales y hasta en escuelas politécnicas.
    , definitivamente algo hemos hecho mal que los caminos más seguros se van torciendo

    • m&m dijo:

      Los “niños” desde hace unos cuantos años parece que estan criado con “leche prestada”
      Una flojera y demas que se les inculca desde que da pena
      En mi becas en vocacional solo llevava una mochila, el dormitorio era entero no cubiculos, el aire acondiconado era la brisa que entraba por os ventanales, ibas domingo o lunes temprano y salias viernes tarde, estudio mañana y tarde y noche, no tanta visita y mamita/papito
      En las escuelas al campo, pasate el mes y aguantate, ponte derecho y esfuerzate
      no se como muchos que pasaron eso y saben como los formaron en el esfuerzo, resistencia y demas, ahora llevan a sus hijos como si fueran recien nacidos

      • Lazaro dijo:

        1000 % de acuerdo con M and M estamos criando a nuestros hijos con leche prestada. Que infelices los estamos haciendo, y la culpa de eso es solo de nosotros. Me fui para la vocacional Maximo Gomez con 11 años y nunca me fueron a ver pues estaba a 200 km de casa y como a mi, a nadie y hoy todos somo personas de bien, trabajadoras y honesta y ninguno esta traumatizado jajajajajaj que infelicidad por dios.

  • Ariel dijo:

    La vocacionales fueron una excelente idea, donde se concentraba talento. Se deben incrementar los salarios y condiciones de los profesores que cada son peores para que no ocurra esto. Si se hace un recuento de los mayores de 26 la mayoría los encontrarás en el exterior.

  • Magalys dijo:

    Gracias por hacer pública esta reflexión equilibrada sobre el significado de La Lenin para muchos estudiantes de la época. Me gustaría subrayar el particular significado del trabajoe ducativo en general, a pesar de que muchos profesores entonces no eran siquiera graduados de nivel superior. Recuerdo muchas veces cuántos de ellos estudiaban para terminar la Licenciatura en curso para trabajadores. Nos instruían, y nos educaban, suplían muchas veces parte del trabajo que la familia de entonces todavía no estaba en condiciones de hacer, por los niveles de instrucción, o porque las familias estaban distantes y sólo podían compartir con sus hijos durante las vacaciones o en los viajes que hacían a La Habana para verlos el fin de semana. Eran también tiempos en que comenzarona construirse e inaugurarse las Vocaciones en provincias. No pocos estudiantyes de cada curso llegaban desde las provincias del país, y fueron estudiantes de la Escuela de Vento. Muchas personas contribuyeron a nuestra formación integral, a canalizar nuestras primeras inquietudes amorosas, a orientarnos en el despertar de muchas inquietudes para las que no siempre estaban oportunamente madres y padres. El afecto, la bondad, la solidaridad de muchos estudiantes habaneros y sus cálidas familias hacían más llevadera la vida de estudiantes en la capital del país para aquellos que éramos “del interior”.
    Es justo reconocer también el rol que usted personalmente desempeñó, no sólo como profesor, sino como Secretario del Comité de la UJC en que estudiantes y trabajadores se integraban y compartían las estrcuturas de dirección intermedias. Fue también una excelente escuela de formación politica para muchos de nosotros que nos estrenábamos en aquella experiencia y que nos graduamos más enriquecidos.
    Gracias por estimular la memoria en una lógica que contribuya a organizar nuestros pensamientos, sin abandonar la espiritualidad y emotividad de los recuerdos.

    • Nestor del Prado Arza dijo:

      Cuál Magalys eres. Yo recuerdo a cuatro que eran excelentes integralmente. Gracias por tu valioso comentario

  • Alejandro dijo:

    Profesor Néstor del Prado, ante todo buenos días y salud. Me ha alegrado y a la vez entristecido por su artículo sobre las ESVOC y los IPVCE. Alegrado porque reviví los tiempos mozos de la ESVOC Federico Engels cuando tenía 4 unidades y 2600 estudiantes con un envidiable claustro y consejo de dirección, posteriormente convertida en IPVCE con singulares resultados. Trabajé en dos momentos, cuando esos bellos tiempos y después que se redujo la matrícula y las unidades cediendo parte a los Instructores de Arte. Recuerdo a Randy cuando estudiaba 12mo grado y yo trabajaba con 10mo, a Raúl Paz, a Mariuska, a Mora y otros más excelentes estudiantes, eran la élite de la Educación Media en Pinar, daba gusto la docencia y todas las demás actividades. Entristecido porque hoy día está muy distante de lo que era, instalaciones depauperadas, sin recuperación posible, claustro con jóvenes de las universidades pedagógicas recién graduados, falta de todas las particularidades docentes de un verdadero IPVCE que incentiven al alumno al máximo aprovechamiento y desarrollo, en fin dan para pensar que su tiempo ya pasó al decir de Eclesiastés todo tiene su tiempo. Actualmente la diferencia de un egresado de IPVCE con uno de los IPU es poca. El éxodo de los docentes se hace masivo curso tras curso, otros se han retirado o han partido, en fin las condiciones se reducen para retomar aquellos momentos ilustres. Ayer veía su artículo sobre la caza de talentos y me asistía la idea de los IPVCE, los cuales hoy por hoy no logran ese propósito por las muchas razones que se conocen e inciden de manera negativa. Pienso que en cada territorio se podía formar un grupo élite de la Educación Media y ser atendido de manera diferenciada como los futuros hombres de ciencia y tomar las edificaciones otroras de estas instituciones para otro objeto social, pues creo que el tiempo de los IPVCE pasó y nunca más se retomará, para no seguir viendo por día el capricho de mantener lo que ridiculiza el hermoso tiempo y los logros obtenidos durante muchos años. Ojalá surjan buenas ideas al respecto en bien del país, la juventud y la familia cubana que sufre a diario por la estancia de sus hijos en estas instituciones internas.

    • Ariel dijo:

      me gradue en el 88, in ano despues de Randy y Raul Paz, pero comensamos en septimo grado, ellos en octavo. Seis anos bajo la direccion de Espina y Hugo Torres .Cuanto le agradecemos a ellos, hasta hoy son como la familia mas querida. Lo recuerdo todo, absolutamente todo. soy medico hace 24 anos. Estube por la escuela ahora en Junio.Queria ensenarsela a mis hijos. No tube valor. de lo que le conte no queda nada. De mi curso fue Alex Fragoso el Doctor en ciencias mas joven de Cuba. lo lei hace unos anos en el granma. Bueno saludos .

    • Ariel dijo:

      lo otro , me ensenaron buena ortografia, la verdad es que el ordenador no me ayuda, ademas llevo casi 20 anos que apenas si escribo en Espanol por las caracteristicas de mi trabajo

  • Carlos del Vedado dijo:

    Estimado Profesor
    Gracias por su comentario, soy graduado del curso 82- 83 de la Che Guevara. Creo que fue la segunda, despues de la del forista aleman. Tambien la segunda o primera en ascender Caballete de Casas como un simbolo al graduarse. Con sus virtudes y defectos ( mas virtudes) aquellos proyectos marcaron la vida de miles de jovenes en nuestra Patria.Pero como alguien dijo, eran los 70 y no pasaron de ser un sue;o realizado mientras las condiciones economicas del pais , sostenidas artificialmente por la URSS, se mantuvieron. Luego todo fue declive y marcha atras, como casi todo lo ha sido, desgraciadamente.Hoy seria una verdadera utopia tratar de mantener esas Escuelas como originalmente se mantuvieron, pero algo debe hacerse porque son un legado y un patrimonio tangible y no tangible de la Nacion.La ultima vez que visite la mia, no pude evitar llorar al ver su estado, algo hay que hacer, en Facebook hay muchos grupos de ex alumnos que pudieramos cada uno poner un granito de arena, si la burocracia lo permitiera. Muchas gracias por sus excelentes ariculos y a Cubadebate, por supuesto

  • Copernico Gonzalez Concepcion dijo:

    Excelente el artículo, llegué a la escuela en 1972, fuí alumno y profesor en ella. En nuestro entorno personal y profesional hemos valorado cada nota e intervención televisiva sobre el tema La Lenin, sabemos que tiene identidad, dentro y fuera del país, fuimos felices allí, nos formamos como estudiantes y profesores (con Catalina), aprendimos de valores para la contrucción de nuestro proyecto social… pero no para de dar motivo este debate, es hora que o se pase página (cuestionable) o se combine en proyectos similiares a los que las universidades aplican sin perder su esencia. No más nostalgia sin soluciones, ver La Lenin como un posible excelente nuevo espacio para el desarrollo del potencial académico, científico y tecnológico es imprescindible, corremos el peligro de que la estructura civil abandonada deje de ser definitivamente útil, los jóvenes profesores y dirigentes educacionales de hoy tienen más preparación que la que logramos nosotros, preguntémosles cómo favorecer los cambios y que reciban el apoyo necesario, tiene que ser un proyecto integral sustentable de alguna manera, el país tiene el talento y aún cuando no tengamos los recursos al 100% se debe EMPEZAR A HACER ALGO.

  • Rolando dijo:

    Mi vocación científica se la debo a mi vocacional Lenin. Pero no solo eso, mi formación en tiempos muy difíciles 1991-1993. Se redujo el funcionamiento de seis a tres unidades, el deterioro fue grande, los pases eran cada 15 días y, si no mantenías la disciplina, hasta más. Los padres, muchos iban a vernos en bicicleta los fines alternos. Pero como dice Nestor, el rigor nunca menguó. El estudio era obligado e innegociable. Con menos de 85 puntos, chao. Pero tampoco menguó el espíritu por la práctica de deportes, las actividades culturales, o el trabajo en el campo. Todo se mantuvo a pesar de la escasez. Todavía hoy recuerdo como aprendí a bailar allí, vencí mis temores y me hice independiente, y tampoco olvido otras cosas. Recuerdo a Enech (el nene) mi profesor de matemáticas del grupo de alto rendimiento, donde aprendí un montón, a pesar de no ser del equipo de olimpíadas. Recuerdo como donábamos parte de las vacaciones para ayudar a remodelar, pintar y arreglar la escuela cuando servía de sede a los delegados de los eventos de educación y como estudiábamos para subir cuanta nota se podía subir. Yo le debo mucho a esa escuela y tengo la esperanza de que mis hijas, tengan la misma oportunidad que yo tuve.

  • Isa dijo:

    Tuve el privilegio de iniciarme en el IPVCE “José Martí” de Holguín y luego continuar en el también IPVCE “Silberto Alvarez” de Granma. Aunque la diferencia entre ambos planteles era abismal, me refiero a tamaño de las edificaciones, condiciones de vida, diversidad de origen de los estudiantes, aún recuerdo con nostalgia esos tiempos, pese a que eran los duros años de 1990 a 1993. No olvidaré nunca mi paso como concursante de alto rendimiento de Español Literatura y la emoción que se vivía al pertenecer a determinada Especialidad de la ciencia. Quién no recuerda que los Electrónicos eran catalogados como locos, los Matemáticos quemaos y los Biólogos, ni hablar?????…..Recuerdan los ejercicios marcados con asteriscos en los libros de Matemática, solo para estudiantes de IPVCE? Qué me dicen de la enseñanza del idioma Inglés en un Laboratorio condicionado para ello?……Fui también partícipe del gran cambio ocurrido en esos centros y nunca lo entendí. Atrás quedó la enseñanza del idioma ruso, tal vez lo único que debió desaparecer. Ya el ingreso no era por especialidades, por lo tanto se borraron los Cursos Facultativos, el famoso RPE que sobrevivió al RPC, y otras tantas modificaciones que llegué a sentir que me encontraba en un Preuniversitario corriente con un poco más de rigor.
    Hoy la situación es triste, pues familiares míos han transitado por esos centros y ya no es lo mismo, ni la calidad docente, ni el rigor científico, las condiciones de vida, la estimulación moral de los profesores, y salarial también, en fin, que los IPVCE duelen.
    Ruego porque no desaparezcan y ojalá, algún día, vuelvan a parecerse a lo que soñó nuestro Fidel.

  • arturo@1975 dijo:

    Néstor nunca más preciso en el momento en que se publica su comentario. Por supuesto hablaré con conocimiento de causa, tengo un hijo en 11no grado en la Lenin. Ante todo decirle que estoy muy contento con su comentario y muy de acuerdo en toda la extensión de la palabra con todo lo que usted plantea. Esta es una institución que como su nombre los indica es de Ciencias Exactas y para lograr obtener calidad lo primero que debería haber es masividad y no ponerle limites al ingreso en cuanto a cantidad y si en cuanto a calidad. Creo que el ingreso debería ser todo aquel niño que obtenga una determinada cantidad de puntos en su escalafón y luego en las pruebas de ingreso y que fuera por ejemplo 85 o más. Ponerle límites a la cantidad por municipio provoca que haya niños que a pesar de tener interés decidan no presentarse, “para que si solo hay 15 plazas para todo el municipio”.
    La dirección de la escuela en este momento es un compañero que lleva muy poco tiempo para poder calificarlo en su trabajo, pero que es también muy joven para una responsabilidad como la que tiene, formar a los futuros hombres de ciencia de una escuela de ese tamaño y peso en la historia educacional de este país, con todo el respeto me refiero al profesor Yodan, actual director de la escuela. En mi consideración, repito respetuosa, dista mucho de Chavez, aquel Makarenko de fibra y de acción genuino y creativo pedagogo.
    En estos momentos en la Lenin la vocación por la ciencia no se trabaja, la exigencia en el estudio no es la prioridad, ni los concursos de conocimientos que muchas veces ocurren pasan totalmente desapercibidos, para los alumnos y los padres.
    El Destacamento Pedagógico y, la combinación del estudio con el trabajo productivo, es un tema del pasado, que pudiera tener razones objetivas pero que hay que proponerse retomar a lo moderno, a lo actual. El único arte que allí se desarrolla es “las recre” y lo digo porque es el momento en que se escucha música en la escuela, promovida por los alumnos sin verificación de la escuela y que en la mayoría de los casos no tiene calidad y sus textos dejan mucho que desear. El deporte, hasta el año anterior al menos se jugaba futbol en las antiguas piscinas, en este curso el niño que se aproxime a una piscina tiene todas las posibilidades del mundo de ser sancionado por haber cometido un grave indisciplina. La disciplina se ha centrado en cosas sin peso y no se exige integralmente, por ejemplo a los alumnos se les prohíbe acercarse a la dirección general de la escuela cuando hay una visita. Por ejemplo en la semana, del 3 al 8 de septiembre la ministra Ana Elsa estuvo en la Lenin, y existió la situación. A ella solo le mostraron lo que estaba bien, los dormitorios “J”, los “K” y los “I” ni soñar mostrárselos, ni ella tampoco pidió verlos para poder comparar las diferencias y viera en este casos las cuestiones subjetivas. Las condiciones de vida no se puede decir que no han mejorado, pero lo poco comprensible es que esos dormitorios mejorados, reparados, pintados con buena iluminación y con buena infraestructura se los hayan entregado a los niños de nuevo ingreso. Históricamente en cualquier centro educacional se priorizan a los alumnos más viejos porque como se dice en su argot, “ellos son el tiempo”. Bueno ya comenzaron las especulaciones, ciertas o no, que eso está dado por la entrada este año del hijo de cierta periodista de la televisión, a la cual la vemos constantemente criticando el mal actuar de las instituciones y las personas. No sería mejor evitar esto. Hasta en la salida de la transportación el viernes 7, se priorizó, como nunca antes, a los niños de 10mo grado. La alimentación el país hace un gran esfuerzo, pero la calidad en su elaboración es la que tiene que mejorar, un arroz con frijoles y un huevo, bien hecho y caliente, en una bandeja limpia, y con agua fría en el comedor, con horario cómodo es agradecido por todos.
    Usted emplea una frase “Nada como la ejemplaridad y compartir la tarea orientada, para ser un buen profesor o un buen jefe”. Es fácil exigir desde una oficina con todas las condiciones creadas. Considero que habría que pensar en un futuro al menos calentadores solares para el horario del baño. Hacer higiene en invierno con el agua helada, es bastante difícil, ahora en verano se las trae, en invierno lo es mas. La falta de higiene corporal trae otras consecuencias peores.
    “Estas instituciones deberían ser modelos de organizaciones de alto desempeño, en que se destierre la mala práctica de manipular realidades o de ocultar errores para salir bien en una inspección”
    “Estas instituciones deben tener las condiciones necesarias de confort y alimentación; algo que en los últimos tiempos se ha delegado en parte a los padres de los alumnos.”
    Hay que reconocer que este año no fue tanto así, el año anterior todo el dormitorio de mi hijo lo asumimos los padres, ni educción, ni el gobierno, ni nadie aportó nada.
    “Sin estas instituciones educacionales nuestra sociedad no muere; pero con ellas estaremos en mejores condiciones de construir la sociedad próspera y sostenible a la que aspiramos.”
    Perdón por ser tan extenso.

    • Sergio dijo:

      ARTURO

      Pero para entrar en la LENIN siempre fue así. Era una cierta cantidad por MUNICIPIO. Yo entré en el 83 por escalafón (fui el penultimo año que entró en SECUNDARIA) de mi municipio entre los VARONES,,, sí, porque se dividían entre HEMBRAS y VARONES, si mal no recuerdo eran 15 palzas para cada.

      Claro, eran otros tiempos, habían 6 unidades, en el comedor de la 1 se hacía HELADO, había refresco de MERIENDA, masarreal, tortica,,,, en la cafetería, además de CIGARRO (para los profesores y la gente de PRE) vendían Sorbeto, refresco,,, el VAQUERITO, el restaurant que está frente, funcionaba, aún cuando tenías “que escaprte y no te cogieran”, jajajaja, en fin,,, eran otros tiempos que dificilmente ahora se puede asumir ni la mitad. Mira, nos daban sábanas, colcha, chancletas, jabón, Pasta, botas, casi todos los años nos cambiaban las botas, las que más me gustaban eran las CAMBERRAS, y unas RUSAS boludas, que fueron un EXITO, jajajajaj.

      Pero sí, la entrada a la LENIN siempre fue LIMITADA y por MUNICIPIOS. Pero ya sabes, después quedaban los “casos pendientes”, que siempre los hubo y ahora los hay también, con otra cognotación ($$$$), pero al final con el mismo trasfondo.

      Saludos,,, y éxitos para su hijo,,, y que lo pase lo mejor posible,,, Pan con bisté, bisté, bisté, jajajaj, ese es el aplauso, si es que no lo han cambiado.

    • haydee dijo:

      Realmente estoy agradecida de que haya decidido escribir este articulo, pues hace ya varios meses he tratado de expresar algunos criterios que tengo al respecto y no habia encontrado el espacio.
      Creo que estos centros educacionales son de vital importancia para el desarrollo del pais, teniendo en cuenta, que de sus aulas han salido jóvenes egresados que se han convirtido por años en profesionales de las más disímiles especialidades y aportan en su mayoría, al desarrollo del país, por tal motivo pienso que se hace necesario potenciar en todas las aristas posibles dichos centros para que por mucho tiempo más puedan seguir dando cumplimiento a los sueños de su creador y que tanto los estudiantes como profesores sientan la necesidad y el orgullo de formar parte de los mismos.

      No entiendo porqué si estos centros fueron creados para grandes matriculas y la tendencia es al decrecimiento como se puede explicar el hecho de que existan tan malas condiciones en los mismos. Bien es sabido que para conservar algo, lo que sea, debe prestársele atención, brindársele cuidados, traduciendo esto al tema que abordo, seria dar mantenimiento a dichas instalaciones, pues supongo que el presupuesto del estado debe tener asignado un financiamiento para estos fines, para que no sea necesario llegar a los extremos de ver como se deterioran poco a poco con el paso de los años. En algunos casos el estado de las instalaciones hidrosanitarias es malo y esto atenta contra la higiene, la salud, el estado de ánimo y por consiguiente el rendimiento de los educandos, de igual manera el mobiliario en dormitorios y aulas presenta cierto grado de deterioro.
      En algun momento de la entrevista concedida por la viceministra en el mes de Marzo para la mesa redonda hablaba sobre las prioridades que tenian estas instituciones, si hablamos de prioridades no entiendo por que las carreras se distribuyen a nivel provincial y no haciendo una diferenciación entre los IPVCE y el resto de los Preuniversitarios, que a mi manera de ver no se esfuerzan en igual medida.

      A modo de resumen resalto los aspectos en los que me gustaría que se trabajara para que podamos constatar que existe en estos centros una Atención diferenciada:
      • Calificación de los profesores para lograr un claustro docente de EXCELENCIA.
      • Reforzar la formación y orientación vocacional.
      • Mejorar las condiciones de estas escuelas, tanto en la parte constructiva, como en la renovación del mobiliario (taquillas, literas, mesas, sillas) ejecutando el acápite de gastos que destina cada año el estado para dar mantenimiento a las instalaciones.

      Ojala en algun momento pueda tener la respuesta a estas interrogantes

  • arturo@1975 dijo:

    m&m, dejate de esas cosas. Que hayamos pasado trabajo en el pasado no quiere decir que nuestros hijos lo pasen. No es pasar trabajo precisamente lo que los forma, los forma la correcta educacion, la buena enseñanza, la buena formacion y esa la damos nostros los padres en la casa y en un porciento menor los profesores y trabajadores en las escuelas.

  • eva dijo:

    Estimado profesor, como siempre sus reflexiones tan atinadas nos ayudan a pensar.
    Le debo al transito de mi hija por la Lenin 1998-2000 una magnífica formación integral. Allí fue una magnífica estudiante, logró sin esfuerzos adicionales estudiar la carrera que escogió, participó de forma activa en todas las actividades convocadas por la FEEM y la UJC y hasta con su graduación subió el Pico Turquino. No menos importante fue que estableció magníficas relaciones humanas.Sus amigas hoy son sus compañeras de la Lenin.
    Por esos años habían aún grandes carencias, comenzábamos a respirar después del Período especial, solo fui a la Escuela cuando nos convocaban a las reuniones de Padres y excepcional mente a felicitarla el día que cumplió 15 años.
    Hoy me enorgullese que se haya convertido en una excelente profesional y que desde su puesto aporte al país.

  • Ariel dijo:

    Mi hijo mayor estudió en el IPVC de Cienfuegos-“Carlos Roloff” y el menor acaba de iniciar su 10mo grado en la misma escuela con una diferencia de 5 años entre uno y otro. El nivel de deterioro de la institución es alarmante. Algunos arreglos se han hecho; pero no llegan a ser suficientes. Lo primero que uno encuentra es que no hay barandas en la escalera de la entrada principal. Los albergues tienen un nivel de deterioro descomunal. Realmente hay mucho por hacer y las visitas de los respectivos niveles no deben limitarse a los lugares donde las dificultades se han solucionado ya que dejerían de ver la realidad que empaña una obra tan humanista y necesaria para garantizar el ¨relevo¨.

  • Jose dijo:

    Estimado Nestor:
    Excelente comentario, con conocimiento de causa sobretodo por el privilegio de haber participado en la fundación de un Centro excepcional como la escuela Lenin, realmente es una envidia sana pero lo envidio.
    Yo no tuve la dicha de estudiar en la Lenin pero mi hijo sí, termina este año si digo termina casi como un alivio, no por el colectivo de maestros que considero que quedan algunos que son ejemplo de consagración y talento, sobretodo los que aún se dedican a la preparación de concursos. Lo digo por las condiciones materiales que año tras año son de lo peor que uno se puede imaginar y este año para colmo las noticias llovieron de que en la Lenin, o lo que queda de ella, se había hecho una inversión millonaria y aquello habia mejorado ostensiblemente, muy mal por los directivos de educación y las autoridades que fueron, que fue lo que les enseñaron?? porque cdo fuimos de visita el miercoles salta a la vista que aquello es un trabajo a medio hacer para emplear una frase optimista. Mal por los periodistas que no investigaron y transmitieron una noticia alejada de la realidad. Las condiciones de la Lenin, no sé el resto de las vocacionales del país, no son para que ahí puedan convivir unos mil alumnos y sus profesores, falta el agua, o llega a intervalos, los padres tuvimos que llevar las lamparas, arreglar las cerraduras de los cubículos, además de hacer de tripas corazón para que los muchachos tengan una mejor alimentación, la escuela no dispone de uniformes para darle, o incluso se le podría vender a los chicos y chicas de 12 grado que han crecido, los laboratorios de ciencia apenas cuentan con instrumentos y reactivos para hacer experimentos cuando es un bachillerato de ciencias exactas. No quiero extenderme más los que están viviendo esta situación saben que todo esto es verdad y más aún y los que aún dudan pueden llegarse, los miercoles es día de visita me imagino que puedan entrar y llevarse una idea de como está aquello. Voviendo al artículo de Nestor…“Hay muchas maneras de matar una idea o una obra meritoria. La más común es su negación absoluta que implica su desaparición y olvido; pero la que considero peor de todas es la que intenta mantenerlas con un deterioro progresivo, de manera que le castre el prestigio que una vez tuvo, que niegue sus esencias, que intente reeditar lo que ya debe ser superado para bien.”
    Buenas tardes

  • ignacio dijo:

    Ay querido Nestor!!! es muy lamentable el abandono en el que se está dejando ese magnífico proyecto, fui alumno de La Lenin y le digo que influyó muchísimo en mi formación, en cualquier parte usted nota la diferencia en el desempeño de los egresados de esas escuelas, pero hay algo muy interesante en la actulidad: tenemos más escuelas especiales, recursos, programas, etc. para atender a los niños con dificultades o limitaciones para el aprendizaje, lo que es encomiable, que escuelas para desarrollar los talentos.

  • El perlasureño dijo:

    Fui uno de los alumnos de la ESVOC Comandante Ernesto Che Guevara de Villa Clara y fueron los mejores años de mi vida. Lo que hoy soy se lo debo a esta escuela, veo a los que estudiaron conmigo convertidos en profesionales gracias a la disciplina, la calidad de los profesores que teniamos, el interes por el estudio por sobre todo lo demas, hoy cuando veo fotos de la escuela me da tremenda pena y nostalgia de ver como se han deteriorado todas sus instalaciones. Se forjo una amistad enterna entre los que estudiamos en ella y cada año hacemos un encuentro de egresados de ese centro de estudios. Un abrazo para todos los que estudiamos en la VOCA

  • Sonia dijo:

    Estimado Néstor: Todos los que tuvimos la dicha de estudiar en las ESVOC y posteriormente IPVCE agradecemos infinitamente su artículo.
    No quisiera ser extensa, pero hay tantas cosas que quisiera decir y que he tenido atragantadas en estos tiempos, a raíz de los reportajes que se hicieron originados por la falsa noticia de la desaparición de la Lenin, y después de vivir la experiencia del paso de mi sobrina y mi hijo por esta escuela en los últimos cinco año, motivados ellos por la inmensa pasión que siento yo y otros miembros de mi familia al haber tenido el privilegio de estudiar en esa misma ESCUELA (en mayúsculas).
    Concuerdo totalmente con usted cuando plantea ¨Hay muchas maneras de matar una idea o una obra meritoria…. La peor de todas es la que intenta mantenerlas con un deterioro progresivo, de manera que le castre el prestigio que una vez tuvo, que niegue sus esencias, que intente reeditar lo que ya debe ser superado para bien¨. Sin pretender hacer leña del árbol caído, esta idea suya fue la misma que me hizo sentir indignación cuando escuchaba los argumentos de los funcionarios del Ministerio de Educación y de las Direcciones Provinciales sobre las causas del deterioro de la Lenin.
    Los padres de los niños que cursaron en la Lenin después de la graduación No. 39 y hasta la 44, sufrimos mucho con las 2 Directoras Generales de ese período: desinterés, apatía, vulgaridad, desatenciones, malversaciones, son algunos de tantos muchos calificativos que se podrían mencionar que caracterizaron la Dirección de la Lenin en aquellos años, y una y otra vez uno se preguntaba ¿Quién es el responsable de que estas cosas sucedan?, aquella situación de caos condujo a que la mayoría de los pocos profesores que quedaban en la Lenin de la vieja guardia (y otros) decidieran irse definitivamente, redundando en una caída drástica en la calidad de la docencia. El nuevo Director sin dudas es mejor que las dos que la antecedieron, pero al igual que arturo@1975 considero que le falta la experiencia necesaria para estar a la altura de lo que requiere un Director de estas escuelas y que responda a los propósitos actuales de que vuelvan a convertirse en lo eran en aquellos tiempos fundacionales.
    Considero que estas escuelas NO DEBEN DESAPARECER y son muy válidas sus recomendaciones para hacer de estas centros proactivos.
    Quisiera antes de terminar expresar mis más sentidos respetos y admiración a todos mis profesores de la Unidad No. 6 entre los años 1986 y 1989, en especial a mi profesor Guillermo de Historia (la Luz que ilumina nuestros caminos) e igualmente a Félix de la Paz, nuestro Director de Unidad, que aún desanda los pasillos de la escuela ¨Honrar, honra¨.

    • Sergio dijo:

      Y Esteban, el Jaqueton, y Luis David,,, y Cuní de Educación Física, jjajajjajajja,

      La unidad de mi gran amigo el MENA, de igual nombre que el mío, jajajajajaja, con Aliem and company.

      Ah, claro, y los viejos (un año mayor) que quedaban en la 6, el Villa, Otman, Ramón Mesa (que media Lenin estaba puesta pa´él, jajaja), Ariel González, Tania Pérez, el Moya, Ojeda, etc., etc., etc,,,,,

      Saludos,

      • Sonia dijo:

        Mil gracias Mena, claro que los rescuerdo a todos, no imaginas la nostalgia que sentí al leer tu escrito, fueron tiempo inolvidables.

Se han publicado 85 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Néstor del Prado

Néstor del Prado

Es Director de formación y difusión del conocimiento de GECYT (Empresa de Gestión del conocimiento y la Tecnología).

Vea también