Imprimir
Inicio » Especiales, Educación  »

Vocacionales: La Lenin, ¿tiempo de definiciones? (+ Fotos y Video)

| 151 |

Cubadebate prosigue su recorrido por las Vocacionales más antiguas del país, y llega a la Lenin, tras su paso por Pinar del Río, Matanzas, Villa Clara y Camagüey.

Cuarenta y cuatro años después, la Lenin aun es la casa de muchos, el nexo invisible entre miles de graduados y un sello indiscutible de identidad. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Una escuela es más que las columnas que la sostienen, más que un punto en las coordenadas de algún mapa. Sus muros son testigos y pilares del acervo cultural que ella transmite de generación en generación. Es escudo y fragua, e intenta ser reflejo del país que representa.

En el km 3½ de la carretera del Globo, en Las Guásimas, se levanta un monumento ejemplar de la educación cubana, un sueño edificado por Fidel: el Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas Vladimir Ilich Lenin.

Sembrar escuelas

Fidel inaugura la Lenin en 1974 junto al entonces mandatario de la URSS, Leonid Brezhnev.

“Esta escuela que inauguramos hoy, es del tipo que llamamos vocacional. En ella ingresan los alumnos mediante selección rigurosa, basada en las altas calificaciones que obtengan en la enseñanza primaria y en su expediente escolar.” Fidel, 31 de enero de 1974

Corría el año 1971 cuando en el sur de La Habana una nueva escuela tomaba forma desde sus cimientos. La estructura de prefabricado Girón, modelada por el arquitecto Andrés Garrudo, transformaría el ambiente campestre cercano a las Tetas de Managua en un centro educacional único de su tipo en Cuba hasta la época.

En el primer año estuvieron listos los talleres de mantenimiento automotor, los almacenes generales, el primer edificio docente, los dormitorios y la cocina comedor de secundaria (actuales Unidades 1 y 2).

Los primeros mil alumnos de preuniversitario, llegados de la Escuela Vocacional de Monitores de Vento, se incorporaron en septiembre de 1972. Un año más tarde comenzó el curso escolar con la obra constructivamente terminada y una matrícula general de más de tres mil 200 estudiantes, tras la incorporación de los alumnos de la escuela Raúl Cepero Bonilla.

El IPVCE capitalino surgía entonces con seis unidades, gracias al esfuerzo de constructores, trabajadores y sus propios alumnos. Sin embargo, no fue hasta la tarde del 31 de enero de 1974 que quedaría oficialmente inaugurado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

Inauguración del IPVCE Vladimir Ilich Lenin.

Aquel momento quedó recogido a través de fotografías. Durante su visita a Cuba, Leonid I. Brezhnev, primer secretario del PCUS de la extinta URSS recorrió, junto al Comandante en Jefe Fidel Castro, las instalaciones y tras un vistoso acto cultural nació el primero de este tipo de centro, modelo de escuela y enseñanza en el país.

“A decir verdad, en ningún país de América, incluyendo Estados Unidos, hay una escuela de nivel medio como esta.”

(Fidel Castro Ruz, 31 de enero de 1974)

Corazón Azul

Gabriela Fernández viste el uniforme azul a dos tonos de lunes a viernes. Para ella “la Lenin es mucho más que una casa, una escuela o un centro estudiantil”. Habla del IPVCE y las “familias de egresados”, como esa hermandad que se crea con el paso del tiempo. “Cuando entré –afirma– sabía que no iba a ser lo mismo que mi papá me contaba, pero igual seguía siendo la Lenin.”

Ese sentimiento no le es ajeno a Alejandra Izquierdo. Sentada sobre el césped del anfiteatro natural, rememora las razones por las que un día decidió entrar a la Gran Casa Azul, como cariñosamente se le conoce al IPVCE. La atrapó la idea de todo lo que la escuela enseña y cuánto te cambia como persona, “porque aquí se lleva al mismo nivel tanto lo académico como el crecimiento de uno como ser humano.”

A Daniel Rodríguez, el primero de su familia en ingresar a esta vocacional, fue una vecina que le habló de su experiencia. Daniel la veía llegar feliz cada día de pase. Incluso después de graduarse, ella y su grupo se reúnen y hacen fiestas. “Yo quería eso para mí, –confiesa– amigos que me duraran toda la vida.”

La adolescencia de Tony García Álvarez, hoy estudiante de ingeniería informática de la CUJAE, también tuvo su marca azul. “Era la primera vez que me desprendía de mi familia y de alguna manera tenía que valerme solo de mí. Esto me hizo crecer, y sobre todo independizarme. Me ayudó a salir de mi zona de confort, pero eso era precisamente lo que buscaba.”

Cuarenta y cuatro años después, la Lenin aun es la casa de muchos, el nexo invisible entre miles de graduados y un sello indiscutible de identidad. Si bien ha sufrido cambios con el tiempo, para un joven como David González Hernández, estudiante de noveno grado de la secundaria Manuel Piñeiro de La Lisa y ganador del concurso provincial de Geografía, representa “la mejor escuela en la que (puede) cursar la enseñanza preuniversitaria.”

El tiempo pasa…

La Lenin tiene hoy mil 110 estudiantes divididos en dos unidades. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Para quienes recorrieron sus pasillos alguna vez, la escuela lucirá algo diferente. Solo dos unidades de estudio y poco más de veinte albergues brindan servicios en la actualidad.

La Lenin tiene hoy mil 110 estudiantes divididos en dos unidades. La número 1, con alumnos de décimo y onceno grado, y la unidad número 2, que acoge a estudiantes de onceno y doce grado”, explicó a Cubadebate Mercedes Ávila Alfonso, directora General del IPVCE Vladimir Ilich Lenin.

Según declaró la profesora, ambos bloques de estudio y los dormitorios en funcionamiento satisfacen la demanda que hoy posee la escuela. Igualmente resaltó que se cuenta con el claustro suficiente para garantizar el proceso docente-educativo.

“Tenemos tres laboratorios de física, tres de química y tres de biología que aseguran la calidad de la formación de los estudiantes. Las dos unidades docentes y sus albergues se encuentran en proceso de reparación. La unidad número 1 emplea nueve albergues y la número dos, 12 dormitorios.

“Poseemos un solo comedor general divido en cuatro segmentos donde se ofrece desayuno, almuerzo y comida, además del comedor modelo para aquellos estudiantes destacados en la emulación de la FEEM”, acotó Ávila Alfonso.

Sin embargo, en los últimos años la “parte habitada” de la escuela no escapó de los efectos del paso del tiempo y algunos padres y alumnos mostraban inconformidades con las condiciones de vida del lugar.

“Una de las acciones constructivas que se ejecutaron en la reparación fue el montaje de una bomba para que llegue con mayor sistematicidad el agua a los albergues y las aulas. También se han suprimido los salideros. En estos momentos se pone el agua tres veces al día para que el estudiante la disfrute en los momentos claves de su jornada”, aseguró la directora general de la escuela.

Contrario a lo que algunos decían, la Lenin continúa siendo un centro de subordinación provincial. No obstante, el presupuesto erogado a la escuela en los últimos años ha disminuido en correspondencia a la matrícula y a la cantidad de profesores.

Escuela grande, ¿matrícula “chiquita”?

La matrícula ha decaído en los últimos cursos. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Uno de los grandes retos que enfrentan los IPVCE en Cuba es la escasa demanda de ingreso desde la enseñanza precedente. Desde la reaparición de los “preuniversitarios en la calle”, menos estudiantes se ven tentados por la vida internada. La mayoría de los directivos y profesores encuestados señalan esta como la causa fundamental de la abrupta caída en la demanda.

“Al conversar con estudiantes de secundaria básica, sobre todo con aquellos de noveno grado, nos dicen que sí quisieran estudiar acá; sin embargo, al ser un centro interno, los padres no les dan esa posibilidad. Si a esto le sumamos que en La Habana existen 35 pre urbanos que quedan mucho más cerca, el estudiante suele escoger esa opción”, advirtió la directora del IPVCE.

David González Hernández, estudiante de noveno grado y futuro alumno del centro, confirma que este hecho “no es solo con la Lenin; en sentido general se ha perdido el interés por la enseñanza preuniversitaria porque los muchachos creen que “las carreras profesionales” no son fructíferas. La gente se enfoca en el corto plazo”, apuntó el joven.

Antonio García Brigos, egresado de la graduación número 4 de la Lenin, también conversó con Cubadebate sobre el tema. Para él, los preuniversitarios urbanos no son la causa fundamental del declive en la matrícula pues “cuando se crea la Lenin existían los pre de la Calle y así se mantuvieron aproximadamente hasta 1982”.

Gabriela, sin embargo, no renuncia a ver nuevamente su escuela llena de uniformes azules.

“Una de las actividades que hicimos por el 44 aniversario fue ir a las secundarias a captar muchachos. Es mentira que hay alumnos que no quieren esta opción, es mentira que no tenemos los suficientes alumnos para entrar. Sin embargo, la influencia de los padres es uno de los principales problemas: que dicen que no hay agua, que la comida está malísima, que vas a estar becado”, explica la estudiante de onceno grado.

Por su parte, para Juan Carlos Albizu-Campo Piñera, padre de una de las estudiantes del IPVCE, la pérdida de la matrícula tiene otras muchas aristas.

Durante algún tiempo se dijo que la Lenin era solo para estudiar ciencias, pero eso es un concepto muy reduccionista de las ciencias que solo se aplicaba a la matemática, la física y la química. Esa idea afectó mucho la captación de estudiantes”, afirmó.

“No todos los que se gradúan de la Lenin quieren seguir en ese tipo de carreras naturales o exactas, pues hoy las ciencias son muchas, desde las ciencias jurídicas, psicológicas o filosóficas y que tienen que ver con la propia organización del sistema de grados científicos en Cuba”, explica Juan Carlos.

Futuros profesionales

La orientación vocacional es una tarea permanente en el centro. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Aunque su directora afirma que el centro “tiene la misión de fortalecer el estudio hacia las carreras de ciencias exactas, pero también (formar) hombres de una elevada preparación política”, ahora enfrenta desafíos vinculados a la formación vocacional.

“En la actualidad –explica la directora del IPVCE– mantenemos relación con todos los centros del polo científico donde los estudiantes participan desde décimo grado. Igualmente se realizan intercambios con los trabajadores, en su mayoría los propios egresados de esta escuela”.

Además, el centro mantiene el convenio con la Universidad de La Habana, donde “realizan mensualmente encuentros sobre Matemática y Física, para que el estudiante se motive por estas carreras de acuerdo a la necesidad que tiene el país de crecer en este campo”, afirma Ávila.

Durante la última semana de enero, los estudiantes realizaron algunas actividades extraescolares como parte del aniversario 44 de la escuela. Anabel Antúñez, estudiante de onceno grado, cuenta que los llevaron a centros de investigación, hospitales y lugares culturales.

El ingreso a la Lenin supone, desde lo académico, un reto permanente. Ávila Alfonso explica que para entrar a este preuniversitario el estudiante debe hacer las pruebas de ingreso de matemática e historia y escoger entre química, física o biología. “Al cambiar el sistema de ingreso a los IPVCE el alumno se siente más seguro, porque escoge la asignatura de ciencia en que esté mejor preparado”, asegura.

Otro elemento que atenta contra la percepción popular de la escuela es que “ya no es tan Vocacional la cosa”, como argumenta Albizu-Campos, “y allí hay otra tergiversación de la realidad”, como él mismo sostiene.

“En primer lugar, para estar allí hay que tener vocación por las condiciones de vida que tienen los IPVCE y sobre todo la Lenin. Eso hay que hacerlo por amor a la carrera, por amor a las ciencias, por amor a la formación que allí se les da. Nadie puede creer que en la Lenin estarían más cómodos que en sus casas. Están ahí porque saben lo que representa esa formación.

El movimiento de los IPVCE fue la respuesta al emplazamiento que nos hizo Fidel que el futuro de este país tenía que ser necesariamente de hombres de ciencia, y si no fuera por los IPVCE, esa consigna hubiese quedado vacía. Eso solo pasó porque no surgieron con ese criterio que nos domina hoy de eficiencia económica, sino que el criterio sobre el cual se crearon estas escuelas fue el de eficiencia social.

“Esto no tiene nada que ver con ser elitistas o ser mejores que el resto de los estudiantes. Ellos son como otros cualquiera: escuchan la misma música o bailan cualquier ritmo.”

Juan Carlos considera que “sería una inversión social aceptar a todos los estudiantes que estén dispuestos y aptos a pasar por ella, independiente del campo al que se dediquen con posterioridad. Tan es así, que hoy no se podría hablar de una institución en Cuba que no cuente con egresados de los IPVCE”.

La directora lleva apenas dos años frente a la escuela, pero reconoce que la Lenin es una de las canteras de graduados de las universidades, con una formación académica muy sólida. También defiende que “lo fundamental es formar hombres y mujeres útiles a la sociedad, que puedan ser desde escritores hasta ingenieros”.

¿Calidad en la enseñanza?

La matrícula de los IPVCE se ha deprimido, pero eso no significa que el rigor y la calidad de los alumnos que entran a nuestra institución decrece. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

El centro cuenta con 209 trabajadores entre docentes y no docentes. De ellos 70 son profesores: ocho maestros reincorporados, 23 docentes recién graduados.

Si algo destaca ante los ojos de muchos es el gran sentido de pertenencia y la vocación que desarrollan los estudiantes. “Allí hay profesores que fueron estudiantes de este centro y que regresaron por amor y por vocación, u otros fundadores que pueden estar en su casa descansando, pero que prefieren estar allí porque ese es su espacio vital”, afirma Albizu-Campos.

María Luisa (La proto) Moracén Arango es uno de esos ejemplos. Llegó a la escuela el primero de noviembre de 1984.

“Le he dado clases a muchas generaciones y cada una tiene su historia. Fíjate si la Lenin es importante para mí que yo me retiré en el año 2007 y no pude estar ni un mes lejos de las aulas. Es mi escuela, es mi casa, mi vida. Hace poco estuve enferma y la doctora me decía que estaba ‘loca’ por volver a trabajar.”

“La preparación de los estudiantes y del resto de los profesores le impone a uno la superación constante. Cuando uno se para frente a un estudiante tiene que saber de todo un poco, porque no sabe qué duda pueda asaltar a ese educando en el medio de un turno de clases”, dice la profe María Luisa.

Antes de volver al aula, después de la entrevista, “La proto” recuerda con orgullo que acaban de ganar la copa inter-IPVCE por segundo año consecutivo.

La historia de Rafael León Pérez, profesor de química, comienza también en el año 1984:

“Empecé en la escuela cuando era muy joven, era la graduación número diez. En aquel momento todavía era escuela vocacional. Era secundaria y preuniversitario, y se hacía pruebas de aptitud para poder ingresar.

“Como la mayoría de los alumnos, siento un gran sentido de pertenencia por la escuela. Es algo que jamás se olvida. Aquí hemos pasado por situaciones muy difíciles, por el Período Especial, pero a pesar de eso me mantuve aquí. En esta escuela me hice maestro. Yo llegue a la escuela graduado de pedagogía, pero reitero, aquí supe qué era aquello.

“La matrícula de los IPVCE se ha deprimido, pero eso no significa que el rigor y la calidad de los alumnos que entran a nuestra institución decrece. Continúa la misma calidad de los estudiantes y el mismo rigor en las evaluaciones”.

Estudiantes de este centro terminaron recientemente en el octavo lugar de la región caribeña de la final de la ACM-ICPC, entre decenas de equipos de nivel universitario.

Limitaciones que pasan factura

Mercedes Ávila Alfonso, directora general del IPVCE Vladmir Ilich Lenin. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

“El Centro Nacional de entrenamiento se traslada para la Escuela Eduardo García Delgado. Esa institución tiene mayor capacidad para recibir a los jóvenes de todo el país. Aquí (en la Lenin) se mantiene el centro provincial. Allá hay mayor espacio”, aseveró Mercedes Ávila Alfonso, directora general del IPVCE Vladmir Ilich Lenin.

Juan Carlos Albizu-Campo Piñera lamenta esta situación. Su hija, Sofía Albizu-Campo, fue ganadora de oro perfecto en las Olimpiadas Centroamericanas de Matemática el pasado año. Para ella, como para el resto de los concursantes, esta decisión implica salir temporalmente del IPVCE para recibir entrenamiento de cara a eventos internacionales.

“Recuerdo la historia de un muchacho de la preselección que decía que su mayor satisfacción era haber entrado a la Lenin por lo que ella significaba, porque la Lenin es un momento raigal de la educación de un país. ¿Dónde mejor que allí para tener ese centro?”, afirma Piñera.

“Es cierto que la Eduardo García Delgado es una escuela con mejores condiciones, con un claustro de profesores muy preparado. Pero dónde mejor estaría sería en la Lenin o en cualquier otro IPVCE”, acuñó.

De cara al futuro: Un mismo nombre, dos escuelas

A pocos años de una reparación capital, una parte de la Lenin muestra este panorama. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

La disminución de la matrícula en los últimos años ha traído aparejado el desaprovechamiento y descuido de las instalaciones académicas. Lo que en el 2009 terminó siendo una escuela totalmente remozada gracias a una reparación capital por la Operación Milagro, deja mucho que desear a poco menos de diez años.

De las seis unidades con que cuenta la Lenin, solo dos funcionan. El resto del espacio se encuentra en avanzado estado de deterioro. La otrora unidad número uno, el anfiteatro de esa ala, el complejo comedor y el hospital son las áreas más afectadas.

La solución, antes de dejar destruir completamente esa parte inalienable de la escuela, apunta entonces a destinarla a otro uso. ¿Pero a cuál?

“A mí no me preocupó tanto la reducción, sino el rumor de que la escuela iba a desaparecer. Yo creo que esta transformación había que hacerla, porque duele más ver como estaba –yo que comencé en la unidad número uno– y ver cómo se iba deteriorando. La única escuela que seguía “pura” éramos nosotros, el resto de los centros se han mezclado”, dijo con añoranza María Luisa Moracén Arango, profesora de Geografía.

¿Qué pasará entonces con el IPVCE? La directora confirmó a Cubadebate que se decidió entregar el resto de las unidades a otro organismo, para la preparación de jóvenes de la aduana.

“El futuro de la escuela no se pone en riesgo porque en el segmento que tenemos hay capacidad para recibir a los estudiantes que hoy optan por la Lenin y hay espacio para un incremento futuro. A diferencia de otras provincias, la Lenin queda más alejada de la ciudad y quizás por ese motivo no se evaluó crear una ciudad escolar”, dijo.

¿Mi Lenin sigue aquí?

Si en la manga se lleva orgulloso un monograma, a la escuela se le guarda siempre en el lado izquierdo. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Para el profe Rafael León, “no sería una idea descabellada que la parte “abandonada” de la escuela la retomara la secundaria básica; no sería una idea descabellada que esa parte de la escuela lo asuma otro centro de educación. En el caso de otros IPVCE hay otras enseñanzas, aunque es cierto que la distancia de la ciudad influye en esa situación”.

Sofía Albizu-Campos explica desde su visión de concursante que “las secundarias básicas del país necesitan un centro como este. En general, en el mundo es así. La preparación para concursos, olimpiadas, es desde secundaria. Para mí eso también era un sueño, que volviera a ser secundaria. Y en el “pedacito” que tenemos ahora no va a poder ser”.

Al conversar también con egresados del centro es curioso escuchar disímiles ideas sobre cómo preservar la Lenin tal cual abrió sus puertas aquel enero de 1974.

Tony García Álvarez sostiene que “las edificaciones que no se están poblando de estudiantes, se les podrían dar a las instituciones que recibirían el producto final de este centro para que instalen ahí sus círculos de interés, sus laboratorios, sus centros de formación. Esto resolvería en buena parte los problemas de mantenimiento de estas zonas, porque lo que se vive se arregla, por decirlo de alguna manera”.

“Estas instituciones serían, en primer lugar, las universidades a la que van a parar los egresados de la Lenin en su cien por ciento o en un número bastante cercano”, sugiere.

Con la nueva modificación estructural, la Lenin cedería además el anfiteatro natural, el Bosque de la Amistad, la piscina olímpica y el tabloncillo. Todas las edificaciones del bloque central hacia el hospital quedarían en el nuevo centro que seguirá llamándose Vladimir Ilich Lenin, pero no será más IPVCE.

Según se informó a Cubadebate, el hospital prestará servicios a ambos centros. De ser así, necesitará acciones de mantenimiento por parte de Salud Pública debido a las condiciones actuales de deterioro que solo le permiten prestar hoy el servicio de cuerpo de guardia.

Cuidar la Casa

El patrimonio histórico, según la RAE, “es el conjunto de bienes de una nación acumulado a lo largo de los siglos, que, por su significado artístico, arqueológico, etc., son objeto de protección especial por la legislación.” La Lenin, con sus cuarenta y cuatro años, podría parecer distante de ese concepto, pero aspira, al igual que la Revolución que la forjó, a ser guía y referente de historia y futuro.

“El mejor homenaje a los símbolos es la preservación de su obra, y para restaurar esa obra hay que ponerla en el nivel que debe estar y de lo que la sociedad demanda de ellos”, afirma Juan Carlos Albizu Campos.

Si en la manga se lleva orgulloso un monograma, a la escuela se le guarda siempre en el lado izquierdo. Como Gabriela, muchos aspiran a cuidar la Casa, a preservar el sueño de sus fundadores. Que “los esfuerzos –como ella misma dice– sean solo para rescatarla, para volverla grande, como siempre ha sido.”

En video, Cubadebate visita la Lenin

Se han publicado 151 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • yo dijo:

    Que tristeza me ha dado ver como esta mi escuela, la escuela de muchos. Somos tantos los que llevamos esa escuela dentro no solo en Cuba sino en otros paises, que veo decepcionante la idea que esas unidades sean cedidas para otros fines que no sea la vocacional. El ministerio de educacion y el país debe buscar una solución para la escuela que es la historia de tantos profesionales dentro y fuera de Cuba. Tanto talento que ha pasado por esas aulas, no se tendra en cuenta eso? Una buena parte del desarrollo de Cuba en el campo de la ciencias se lo debe a esa escuela. Porque no se tiene en cuenta todo esto y se realizan inversiones y le dan condiciones a los jóvenes que quieren estudiar allí?, por qué otros pre como los del MININT si las tienen? Cuando esas condiciones sean optimas ya veran muchachos se disputaran la entrada a la escuela, sin importar la lejania de esta. Los padres añoramos que nuestros hijos reciban una educación de EXCELENCIA como la que tuvimos nosotros en esa escuela aún en los peores momento del periodo especial. Si esto se logra la matricula aumenta. Decir que eres graduado de La Lenin, es decir que vienes de una familia enorme de bellas tradiciones y sobre todo mucho esfuerzo y amistad, preservemos esta historia.

    • Preocupao dijo:

      Qué desastre! La verdad que da ganas de llorar hasta dónde llega el abandono y la decadencia de instituciones emblemáticas de los logros de la Revolución. Algo que ha sido motivo de genuino orgullo, va cayendo en ruinas, y lo peor es la impotencia de no poder hacer algo al respecto. Las imágenes hablan por sí solas…

  • yo dijo:

    Que tristeza me ha dado ver como esta mi escuela, la escuela de muchos. Somos tantos los que llevamos esa escuela dentro no solo en Cuba sino en otros países, que veo decepcionante la idea que esas unidades sean cedidas para otros fines que no sea la vocacional. El ministerio de educación y el país debe buscar una solución para la escuela que es la historia de tantos profesionales dentro y fuera de Cuba. Tanto talento que ha pasado por esas aulas, no se tendrá en cuenta eso? Una buena parte del desarrollo de Cuba en el campo de las ciencias se lo debe a esa escuela. Por qué no se tiene en cuenta todo esto y se realizan inversiones y le dan condiciones a los jóvenes que quieren estudiar allí?, por qué otros pre como los del MININT si las tienen? Cuando esas condiciones sean óptimas ya verán como los muchachos se disputaran la entrada a la escuela, sin importar la lejanía de esta. Los padres añoramos que nuestros hijos reciban una educación de EXCELENCIA como la que tuvimos nosotros en esa escuela aún en los peores momento del periodo especial. Si esto se logra la matricula aumenta. Decir que eres graduado de La Lenin, es decir que vienes de una familia enorme de bellas tradiciones y sobre todo mucho esfuerzo y amistad, preservemos esta historia.

    • ak 50 dijo:

      de acuerdo 1000 porciento contio soy del curso del ano 75 y esa escuela fue inagurada en el ano 73 si mas no recuerdo,noo no sin palabras es como todo, ojala oigan las palabras y se haga buena invercion

    • Sindulfo dijo:

      ¿No te das cuenta que quieren eliminarla? Sino no hubieran dado tantas explicaciones y ya la estuvieran reparando.

      Mira, lo que pasa es que hay demasiada gente con la mente cerrada a la evolución. Cuando Fidel creó esas escuelas como Vocacional había otras condiciones, era otro momento y dieron muy buen resultado. Cuando las condiciones cambiaron tuvo la inteligencia y la visión oportunamente y creó los IPVCE, la misma escuela con un nuevo propósito. Eso es saber evolucionar, eso es saber hacer revolución. Pero ya no está Fidel y al parecer muchos no aprendieron de él lo necesario, hay mucha gente con la mente cerrada a la evolución. Eso es lo que pasa, es más fácil cerrarla y decir que ya no sirve y utilizarla para cualquier cosa. Educar a los nuevos adolescentes y jóvenes en un ambiente propicio para el estudio y la formación académica, aprovechando una edad en la que no existe otra preocupación que estudiar en un ambiente de becado es algo que da mucho trabajo, pero también muy buenos frutos. Cuando se ha hablado de la Lenin otras veces y aquí han comentado sus antiguos alumnos, fíjate sólo en la forma en que redactan su comentario, un detallito, para que veas si se formaron bien o no. Ahora no saben, simplemente no saben lo que están haciendo. No saben evolucionar.

      • NueviteroNoble dijo:

        Es cierto que hay que saber evolucionar, estoy 100% de acuerdo con usted… otro ejemplo de incapacidad de evolucionar lo tiene el CAM en mi municipio, donde el mismo arbitrariamente, sin consulta popular y con mucha presión A DECIDIDO, no reparar una antiquísima escuela y volverla utilizar como lo que siempre fue (una formadora de excelente nueviteros y nueviteras) y bajo protesta y criticas popular decidieron hacer la sede del gobierno local. Dicha escuela la dono un coronel del ejército libertador (José Miguel Tarafa) siempre fue escuela, en las malas y las buenas. Varios pedagogos icónicos de nuestro Camagüey salieron de esta escuela. Pero según ellos educación no tiene presupuesto para el arreglo de la escuela, pero como si supieron coger dinero del 1% para el desarrollo local e intentar repararla. La otra justificación es igual a la de la Lenin, NO HAY MATRÍCULA, que justificación más poco creíble que lo demuestren con las estadísticas. Es más fácil eliminar a esta escuela que es una joya de la arquitectura nuevitera y hacerse de oídos sordos a los ya miles de reclamos que les hacen los que los colocaron en los puestos que ocupan. Y no estoy hablando mal del gobierno, mis principios no me lo permiten, pero sí de sordas personas que les han robado una escuela a los niños de Nuevitas pues no evolucionan.

      • Andrés dijo:

        100% de acuerdo Sindulfo.

    • erratico dijo:

      deberian hacer un reportaje de la UCI tambien saludos.

  • michael vazquez dijo:

    ¿ Por que pasan estas cosas ? Hay que resolver los problemas a tiempo

  • No_se_tu dijo:

    Yo soy graduado del IPVCE(Vocacional) José Martí en Holguín, año 2004. Recuerdo cuando ingresé en el 2001 fue cuando comenzó el proyecto de los Instructores de Arte que los ubicaron en el mismo centro que nosotros. Fue una gran decepción para todos nosotros al ver cuanto esfuerzo y dinero se ponía en un proyecto de incierto futuro y como nada se le daba al IPVCE, literalmente, en mi albergue las aguas albañales caían en nuestros baños, la alimentación no era buena y las condiciones mobiliarias también pésimas. En cambio los instructores a solo metros de nosotros tenían de todo, mejor alimentación, todo nuevo, todo…
    Sin embargo las educación en el IPVCE nos marcó a mi y a mis compañeros, hoy en su mayoría profesionales que han alcanzado grandes hitos en sus carreras.
    Mi opinión es que se deberían reconstruir y prestársele mucha atención a esos centros, a mi parecer de gran importancia para el futuro del país, de esa forma se motiva a las nuevas generaciones. Cuba debe intentar dejar atrás esa estrategia, que a mi me gusta llamar: “peo atorao”, donde siempre al inicio es toda la atención al nuevo proyecto y al pasar unos pocos años lo olvidan sin importar los resultados, los IPVCE son un triste ejemplo…

    • cubaneo dijo:

      Soy de la graduación 33 de la Lenin y sí estuve en el momento en que se remozó la escuela en 2006; realmente es deprimente el estado en que se encuentra la instalación, pero nosotros convivimos primero con los médicos y después con los trabajadores sociales pero siempre tuvimos la abrumadora mayoría de las instalaciones de la escuela y es irrisorio que se hable de adbicar a favor de otras instituciones de instalaciones insignias como el anfiteatro natural de innumerables actos, del bosque de la amistad, donde muchos conocimos el amor, o de la piscina donde se hacían las primeras festividades de la noche interminable, por favor…se impone un análisis cabal de lo que se pretende, esa es nuestra casa, se que al menos Oscar Figueredo estudió en la Lenin y tiene este sentimiento de dolor que nos embarga a todos sobre todo luego de los materiales que se proyectaron con motivo del aniversario.

      • Andrés dijo:

        Pienso lo mismo. Como graduado de la Lenin creo que se impone una discusión de alto nivel. Si realmente queremos que se conserve esta institución en su forma original, entonces debemos pronunciarnos, de modo respetuoso pero enérgico. Es obvio que existe mucha inconformidad al respecto. Hagámoslo saber entonces!

      • Aroldo dijo:

        Yo estuve entre los trabajadores sociales que estuvo en la Lenin en el 2005-2006, también recuerdo que por aquella etapa ocurrió la primera graduación nacional de los instructores de arte, tremenda fiesta esa noche y tremenda matancera me ligué también jejejeje, en total si contamos los estudiantes nativos de la escuela, nosotros y los instructores de arte éramos unos cuántos miles, y con todo eso se veía vacía la escuela, deprimida, unidades desiertas completamente, con indicios evidentes de inactividad humana de años, para llegar al comedor desde nuestra residencia teníamos que atravesar por lugares donde no había nadie, y aunque no era de allí mirando aquello me ponía pensativo y me decía que eso debió haber sido una gran escuela en el pasado, eso se lo comenté a un par de compañeros en ese momento, en fin que estar allí albergado fue una linda experiencia y que recordaré siempre.

  • Nadiel dijo:

    Siento una rabia tan inmensa en mi corazón al ver como animal herido a mi Lenin, encallado en las rocas de la indolencia, malas administraciones, malas estrategias, olvido…Me duele en el pecho, en mi orgullo, observar tanto abandono, tanta miopía, tantas palabras vacías para justificar algo obvio: a nadie en Cuba le interesa La Lenin, a nadie le importa la calidad del proceso educativo; hace mucho en la balanza solo fue importante el número. Constatar que cuando salí en el 2008 del IPVCE dejé atrás una escuela totalmente reparada, desde la unidad1 hasta la 6, y que hoy a solo 10 años parece que nunca existió tal reparación. Quién dejó de velar por la Lenin, quién permitió tanta destrucción? Verguenza… mucha verguenza.

    • El Ruso++ dijo:

      Lenin escuela de mis amores, mis amigos la etapa de formación más importante de mi vida.

  • adelante dijo:

    SI FUERA LA LENIN NADA MAS, ESAS Y OTRAS SON LAS MALAS DECISIONES TOMADAS… ESTA ES UNA OBRA HISTORICA, DE AHI SALIERON CIENTIFICOS, MUCHOS DE LOS GRANDES PROFESIONALES TIENE HOY EL PAIS, FUE UNA DE LAS TANTAS IDEAS BRILLANTES DE FIDEL.

  • Adrián dijo:

    No entiendo esta frase: “Todas las edificaciones del bloque central hacia el hospital quedarían en el nuevo centro que seguirá llamándose Vladimir Ilich Lenin, pero no será más IPVCE.”..Se refiere a las instalaciones que se entregarán ?
    En otras provincias los IPVCE se han “mezclado” como dice una profe, pero se siguen llamando IPVCE…

    • Oscar Figueredo dijo:

      Sí, la nueva escuela se llamará igualmente “Lenin” pero no será IPVCE

      • Adrián dijo:

        Gracias Oscar. Muy buen trabajo. Y no creo que nadie quiera “eliminar”a los IPVCE como dijo alguien por allá arriba.

  • Elpidio dijo:

    El Preuniversitario V.I.Lenin es uno de los Centros emblemáticos de la Educación en Cuba, es una obra que hay que rescatar en todo su esplendor para con ello honrar al Comandante en Jefe Fidel Castro que fué su fundador y benefactor, pues ella veía cómo se formaba la juventud cubana continuadora de la Revolución. Considero que debe ser un Objetivo para el Ministerio de Educación y para todo el País que la Lenin vuelva hacer la escuela orgullo de todos los cubanos algo así como el “Pelotòn de Vanguardia” de la Educación, hay que ponerle todo lo que lleva, es un gran esfuerzo, pero vale la Pena. El Comandante en Jefe no quiso que se le hicieran monumentos, pero los cubanos tenemos el deber de mantener su obra y la LENIN debe ser una parte importante de esa obra

    • Otra cubana más dijo:

      Totalmente de acuerdo, yo me gradué en La Lenin, los mejorers recuerdos de mi adolescencia los tengo allí, los guardo con mucho cariño en mi mente, en La Lenin me formé, crecieron mis valores como ser humano, la amistad, al amor, la consagración al estudio y al deber, el amor a esta patria, el colectivismo,el compañerismo, el respeto, la independencia, tantos que se me quedan sin nombrar, sé que muchos estudiantes de secundaria hoy quisieran ingresar en nuestra vieja escuela, pero ya las ofertas son muy reducidas en comparación con los años de gloris y por supuesto la selección mayor, y creo que la razón fundamental no es que no se pueda cubrir la matrícula, creo más bien que NO hay condiciones para asumir la matrícula que podría tener, por eso, opino, RESCATAR NUESTRA LENIN, ACTIVAR TODAS LAS UNIDADES, COMO ANTES, CON TODO SU ESPLENDOR , COMO LA SOÑO FIDEL, Y VERÁN CUANTOS JOVENES EN EL FUTURO LO AGRADECERÁN Y ESTE PAIS TAMBIEN, EXTENDER POR SUPUESTO A TODAS LAS VOCACIONALES.

  • alexis dijo:

    Los mejores momentos o unos de los mejores momentos de mi existencia fueron los transcurridos en la escuela Lenin, a esta le debo una buena parte de lo que soy hoy como ser humano integral. Gracias Lenin por existir, gracias a la vida por haberme dado el privilegio de cursar mis estudios preuniversitarios en dicha institución, ya dije, unos de los mejores momentos de vida y uno de los recuerdos que poseo en mi memoria que sé que jamás podré olvidar. Es cierto se pasa trabajo en algunos sentidos, pero no es trabajo que mata, es trabaja que enseña, que te prepara, que te forja, que te da a demostrar que en la vida para lograr cosas verdaderamente fructíferas, de valor, es necesario el sacrificio,es necesaria la voluntad de sobreponerse, como lo han hecho y hacen muchos en nuestra patria, porque si Fidel y los demás compañeros que lo apoyaron se hubieran quedado en sus casas con las comodidades que tenían, no tuviésemos esta Revolución, esta Patria, que con sus problemas es cierto, pero con unas virtudes y unos valores y un respeto por el ser humano que no lo tiene ninguna nación en el planeta. Por eso digo, y parafraseo creo que fue nuestro Apostol cuando dijo: “Los flojos respeten, los grandes adelante: esta es tarea de grandes”, así que el que no pueda enfrentarse a las pequeñas vicisitudes para obtener un beneficio mayor sencillamente que se quede a observar como los que si pueden lo afrontar. GRACIAS LENIN, GRACIAS FIDEL, GRACIAS CUBA

  • ramses dijo:

    Es increible que a solo 9 años de una reparación capital las areas muestren ese deterioro. No cabe dudas que el abandono y el descuido se apoderó y de que manera en ese centro, es inadmisible que esas cosas pasen en uestro país, así nunca podremos salir adelante, tenemos que cuidar y preservar lo que tenemos. Dios salve la Lenin porque nosotros los humanos estamos haciendo bastante poco.

  • Armando Pujol dijo:

    Ingeniero:
    Para quien se formó allí es muy triste, es como ver un familiar querido en fase terminal de una grave enfermedad. Salvar la Lenin es salvar un sueño, es salvar un modelo de hombre y mujer, es salvar un proyecto de sociedad, es salvar la herencia de Fidel, es salvar una de las conquistas del socialismo.

  • Mary dijo:

    Es mentira que los muchachos no quieran estudiar en la Lenin, por qué no sacan las estadísticas de los que aprueban las pruebas y a los que se le son otorgadas, tronchándoles el futuro tan tempranamente, y muchas veces con contenido que ni siquiera han dado.

  • Jane dijo:

    Han dejado que se caiga en pedazos, cuanta tristeza!!!!! Ahí construí los mejores recuerdos de mi adolescencia

  • Yayo dijo:

    Bueno segun entendi ser profesional o cientifico tiene menos demanda que ser adunero, sin demeritar a los profesionales de este sector, pero no seria mas provechoso ceder esos espacios a la Universidad de la Habana, la Cujae o el polo cientifico???
    Parece que el MININT es el unico que tiene “presupuesto” para arreglar la escuela. Preservar la Lenin como una base del desarrollo cientifico del pais no seria una mala inversion, por lo menos a largo plazo.

    • Castillo dijo:

      Yayo tienes absolutamente toda la razón

  • Mariam Rodríguez dijo:

    Me ha dado mucha lástima y coraje este artículo, como Oscar Figueredo estudié en la graduación 35, y tengo bellos recuerdos de lo que fue probablemenete de las últimas graduaciones que vivieron la Lenin a plenitud. Es inconcebible que no se le pueda destinar un presupuesto responsable para que nuestra vocacional capitalina continuara formando a tan buenos estudiantes y con tan buenos valores humanos. Si finalmente cerraron los pre en el campo, no se pudo pensar en parte del presupuesto destinado para el abastecimiento en la Lenin?. Es una gran tristeza que nuestras autoridades hayan tomado la salida más fácil, y sin vestigios de querer retomar la hermosa Lenin que un día fue. Deberiamos unirnos todos los egresados y hacer algo al respecto.

    • Osmani dijo:

      Mariam Rodríguez
      Plantea algo que quizas pueda dar al traste con alguna solucion para ayudar a la reparacion de la escuela…Nosotros los egresados sentimos aun muchisimo amor y mucho sentido de pertenencia por la escuela… Mariam Rodríguez dice que “los egresados deberiamos unirnos y hacer algo al respecto”. Señores con solo 3 cuc que ponga cada egresado para la reparacion de la escuela me parece que se logra mucho… si se ponen de acuerdo por favor pueden contar conmigo. Oscarito mira a ver si se puede tramitar esto. Saludos a toda mi gente Azul….y en especial a la gente de la 29.

    • Andrés dijo:

      Es cierto que todos debemos unirnos Miriam. Imaginemos hipotéticamente que habría hecho el joven Fidel Castro si fuera un egresado de la Lenin.

  • yonny dijo:

    Cómo ha sido posible que nuestras escuelas modelos hayan caído en tal grado de deterioro!! es lamentable ver estas imágenes que casi se repite en todos los I.P.V.C.E.
    Lo que no se repara y se cuida como a su propia casa eventualmente queda inutilizable. Ojalá se puedan recuperar todos estos centros educacionales que para muchos de nosotros fueron una gran meta, ejemplo y orgullo que perdura incluso hoy pasados veinte años para mi.

  • Graduado 2001 dijo:

    No hay manera de contar la tristeza con que se ven algunas fotos, más la imagen en vivo cuando cada semana voy a ver a uno de mis hijos a la escuela. Viví los días del tardío período especial (1998-2001) en la Lenin y son de los mejores recuerdos de mi vida. Había un número de factores que fueron decisivos en la calidad de la escuela: 1. un claustro bien preparado y comprometido, imbuido en la “mística” de la Lenin; 2. un estudiantado deseoso de estar allí (aun cuando fuera becado, y no aun, incluso porque era becado) y muy dedicado al estudio, siempre con gradaciones, pero, en general, muy dedicado al estudio; 3. un aseguramiento material mínimo, y por mínimo entiendo lo mínimo: nuestras comidas eran arroz, potaje, huevo y arroz con leche ¡no puede ser que hoy haya peores condiciones económicas para mantener la escuela que en 1998!; 4. una atención de la máxima dirección del país, en la persona de Fidel Castro, que fue siempre decisiva; 5. una política hacia la familia que la ubicó en el lugar correspondiente, ni sustituyendo a los profesores en su labor, ni tan alejada de la escuela que pareciera que la Lenin estaba en Rusia y no en La Habana. Claro que habrá más factores, pero, de momento estos son los que se me ocurren. Es una responsabilidad de todas y todas salvar los símbolos, y este es uno de ellos.

  • migue dijo:

    Yo entré a la Lenin en el año 2006, aún existían algunos pacientes de la Operación Milagro, y creanme aquello era un sueño, era como asistir a una escuela de otro país, un servicio excelente, los profesores muy atentos a todos, pero una de las cosas más importantes, las condiciones de la escuela no tenían comparación. Después que salí de allí nunca más fuí y me quedé impactado cuando vi esas imágenes en el televisor el otro día, no me lo podía creer. Lo de la matrícula no me extraña porque hoy en día los muchachos en su mayoría no están interesados en estudiar carreras universitarias y mucho menos de Ciencias (por la Matemática), quieren aprovechar el tiempo y ponerse a buscar la vida cuanto antes, pero las condiciones en que está la escuela es una falta de respeto de los dirigentes de la escuela y del gobierno. La Lenin es el preuniversitario de referencia educacional de este pais (en mi tiempo el de Villa Clara no se quedaba atras, ahora no sé), y mira en lo que se ha convertido. El gobierno debería hacer algo antes de que sea demasiado tarde…

  • Betty dijo:

    No tuve la oportunidad de estudiar en el IPVC, pero uno de mis hijos sí, me resultó curioso lo que se explica de la baja demanda para ingresar en el IPVC por causa de los Preuniversitarios en la calle, es verdad que los tiempos han cambiado, pero en mi tiempo habían preuniversitarios en la calle y la cantidad de alumnos optando por el IPVC desde la secundaria, como era en ese tiempo, era mucha, se escogian a los mejores estudiantes de las primarias, las notas era lo mas importante, pero también la integralidad. Pienso que la realidad es otra y lo que pasa es el poco interés de los jóvenes de estos tiempos en estudiar y prepararse, teniendo posibilidades y con sólo un poco de esfuerzo, no se dan cuenta que la instrucción que reciban y con el esfuerzo que eso connlleva le abrirán un abanico de ocupaciones para la vida, pero eso no lo quieren comprender. Tengo otra hija porfesora de cálculo de la CUJAE y siempre me menifiesta lo mismo hasta en los estudiantes universitarios. La Lenin, que es lo que nos ocupa es más que una escuela, es una familia linda lo que ha formado por años y años y es un crimen que llegue en algun momento a desaparecer.

  • graduacion 37 dijo:

    Que dolor mas grande me ha dado ver mi lenin asi, da verguenza q hayan abandonado asi la escuela, es muy triste ver en esas malas condiciones la escuela donde me forme, donde conoci las mejores personas, donde pase los mejores 3 años de mi adolescencia. Se debe tomar conciencia y ver bien lo que se va a hacer, no creo q darle una parte a otra institucion, y una parte tan grande sea la solucion.

Se han publicado 151 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Oscar Figueredo Reinaldo

Oscar Figueredo Reinaldo

Graduado de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana en el año 2015.Periodista del programa televisivo Mesa Redonda y del sitio web Cubadebate. En Twitter: @OscarFigueredoR

Leysi Rubio A.

Leysi Rubio A.

Periodista, graduada en 2015 en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. En twitter: @leysirubio

Irene Pérez

Irene Pérez

Graduada de Periodismo en la Universidad de La Habana. Fotorreportera de Cubadebate. En twitter: @irenefotos

Vea también