Imprimir
Inicio » Opinión  »

Cinco días por los Cinco en Washington: Las causas cuando son justas pueden ser defendidas

| +
Jorge Bolaños, Jefe de la Sección de Intereses de Cuba en Washington, y Alica Jrapko, coordinadora del Comité Internacional por la Liberación de los Cinco Cubanos.

Jorge Bolaños, Jefe de la Sección de Intereses de Cuba en Washington, y Alica Jrapko, coordinadora del Comité Internacional por la Liberación de los Cinco Cubanos.

Intervención de Jorge Bolaños, Jefe de la Sección de Intereses de Cuba en Washington, en ocasión de la Jornada Cinco Días por los Cinco, Washington, 17 de abril de 2012

Queridos amigos,

La Jornada de 5 días por los 5, que comenzó hoy en esta capital, me ofrece el placer de reunirme con ustedes todos, participantes estadounidenses y de otros países que acompañan al Comité Internacional por los Cinco en Estados Unidos que en noble empeño lucha por la justicia para nuestros hermanos Gerardo, Ramón, Antonio, Fernando y René.

En nombre de sus familiares, de todo mi pueblo, quiero agradecerles,  profundamente, por este evento, que por primera vez se realiza en Washington.

Sería imposible, en cualquier discurso referido al tema bilateral, dejar de mencionar el rol jugado durante los últimos 50 años de los hombres y mujeres que viven en este país,  que han dedicado gran parte de su tiempo a luchar y a defender el derecho de nuestras naciones a  vivir en paz con los Estados Unidos.

Son ustedes tan reconocidos y admirados por lo que hacen como aquellos  que en diferentes etapas de la Revolución  no vacilaron en ofrecernos  su importante apoyo al derecho de los cubanos a escoger su derrotero y decidir su propio destino sin ningún tipo de interferencia, presiones externas y hasta agresiones.  Ustedes al igual que aquellos forman parte de toda esa historia de solidaridad de la cual el pueblo cubano se siente orgulloso y humilde deudor.

Todo país, grande, mediano o pequeño, tiene el deber y el derecho de defender a su pueblo ante cualquier amenaza o agresión.

Pero las grandes potencias no aceptan que los países pequeños hagan uso de este derecho. Por otro  lado, empujadas por sus ansias imperiales, las grandes potencias se han sentido con el derecho a llevar a cabo acciones ofensivas sin justificación alguna.

Estados Unidos reivindica constantemente  ese derecho y en su nombre desarrolla actualmente guerras y acciones en otros países.

Cuba, un país pequeño y asediado, víctima de costosas agresiones, incluyendo invasiones, defiende por necesidad, ni más ni menos, el derecho a defenderse.

Cuba fue el primer país del hemisferio que condenó el atentado terrorista del 11 de Septiembre y expreso sus sentidas condolencias al pueblo norteamericano.

Fue también el primer país de nuestro hemisferio que en esa ocasión ofreció ayuda sincera a los Estados Unidos para que aviones norteamericanos que así lo requirieran pudieran aterrizar en nuestros aeropuertos.  Al mismo tiempo ofrecimos enviar sangre e insumos médicos de emergencia para tratar los heridos.

Lo hicimos como un gesto solidario por las  perdidas humanas de tan horrendo crimen.  Lo hicimos además, porque hemos sufrido en nuestra carne propia, como ningún otro país de este hemisferio, el flagelo  asesino del terrorismo que causo victimas de mas de 7 mil victimas entre muertos y mutilados.

Justamente, por la necesidad de defendernos de los ataques terroristas perpetrados por personas reclutadas y adiestradas por agencias del gobierno norteamericano, los Cinco vinieron a Estados Unidos. No para matar a nadie, no para atentar contra la seguridad de esta nación y si para penetrar los círculos terroristas que operaban contra Cuba desde el territorio norteamericano y así alertar  a nuestro gobierno de sus acciones asesinas, evitando con ello las pérdidas de vidas inocentes tanto de cubanos como de extranjeros, incluido ciudadanos estadounidenses.

Las informaciones recibidas en Cuba sobre los mencionados planes terroristas fueron compartidas, por canales oficiales, con la Agencia Federal de Inteligencia de los Estados Unidos (FBI) con la aspiración de que se actuara jurídicamente para abortar esos planes.

Ninguno de los verdaderos terroristas fue encarcelado y, en cambio,  los 5 antiterroristas cubanos fueron encerrados en condiciones de total aislamiento durante más de un ano, hasta que finalmente fueron sentenciados, injustificadamente, a largas penas de prisión que no tienen precedente en la historia judicial estadounidense.

Es de señalar que a Gerardo y a René les fue denegado el permiso, reiteradamente, para recibir la visita de sus esposas Adriana y Olga; y la hija pequeña de René tuvo que aguardar nueve años antes de que se le permitiera ver a su padre.

No es casualidad que instituciones internacionales como la Comisión de Sentencias Arbitrarias de Naciones Unidas, Amnistía Internacional, Asociaciones de Abogados y Parlamentos de múltiples países,  mas once premios Nobel,  se hayan pronunciado contrariamente a todo el proceso jurídico y a las sentencias dictadas contra nuestros Cinco hermanos.

En su informe de 2011, Amnistía Internacional incluye el caso de los Cinco en su acápite sobre juicios no justos en Estado Unidos. La misma conclusión fue adoptada por el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de Naciones Unidas y la Corte de Apelaciones del Onceno Circuito de Atlanta.

Mientras tanto, nada  de valor jurídico-criminal le ha sucedido a los numerosos terroristas que viven libremente en territorio norteamericano,  entre ellos, los responsables de la voladura de un avión de pasajero cubano en pleno vuelo así como ignorada la solicitud   de extradición de estos criminales formulada por varios países.

Según la Doctrina enunciada por Estados Unidos después del 11 de Septiembre cualquier país  que albergue en su territorio a individuos terroristas, acusados de terrorismo, serán considerados como países terroristas y sufrirán las consecuencias de tal denominación.

En Cuba no tenemos terroristas, ni hemos cometido nunca ninguna acción que se pueda calificar de terrorista contra otros  países.  Los únicos terroristas cubanos permanecen a buen recaudo en Estados Unidos, paseándose libremente por las calles de Miami.

Paradójicamente, Cuba aparece en la Lista de países terroristas emitida unilateralmente por Estados Unidos, mientras que Estados Unidos, que si da albergue y protección a terroristas cubanos,  no se incluye en su propia  Lista de países terroristas.

Queridos amigos:

Las causas cuando son justas pueden ser defendidas  hasta desde el fondo de una cueva y trascienden cuando son asumidas y apoyadas no solo por un pueblo, no solo por un individuo, sino por muchos pueblos y millones de individuos.  Ustedes forman parte, en primera fila, de esos millones que la defienden. Ustedes están en la vanguardia de esos millones en el mundo, porque defienden la causa de los Cinco en el propio lugar donde se cometió la injustica contra ellos, y porque lo hacen con la honestidad y la pasión que caracteriza a quienes luchan por un mundo más justo; también porque sufren como propio el dolor de otros.

Cuantas horas, que suman días, que suman meses y que han sido anos, han vivido ustedes de caminantes infatigables para alertar conciencias, para luchar sin tregua, sacrificando los momentos de familia y de descanso, sorteando adversidades para desarmar calumnias, esclarecer la verdad y demandar  justicia.   Día a día, los Cinco tras las inmerecidas rejas o en el infame hueco, los recuerdan y acompañan confiados en que al final la justicia será justicia.

Tan noble sacrificio, tan abnegada dedicación y entrega por parte de ustedes jamás será olvidada por el pueblo cubano.

Muchas gracias

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jorge Bolaños

Jorge Bolaños

Diplomático cubano y Profesor Auxiliar del Instituto de Relaciones Internacionales. Fue Jefe de la Oficina de Intereses de Cuba en Washington.

Vea también