Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

Crónica del Tiempo: Los huracanes y octubre

| 15

Huracan-Sandy-afecto-Caribe-AP_NACIMA20121026_0003_6Comenzó octubre y, si estuviéramos viviendo en la primera mitad del pasado siglo XX, nuestros coterráneos seguramente estuvieran más que asustados. Sin embargo, octubre de 2014 nos muestra un inicio muy tranquilo hasta ahora, meteorológicamente hablando.

Parecería que no nos encontráramos en la zona tropical, a no ser por algún que otro sistema meteorológico local, alguna tormenta eléctrica de verano como la del pasado jueves 2 en La Habana, que asombró a algunos, pero que es algo que normalmente ocurre en cualquier día de verano en alguna parte del país, añadiendo además, el calor, todavía reinante.

En el Atlántico tropical, con un aire estable, relativamente seco, y temperatura superficial oceánica algo inferior a la normal, junto a una notable irrupción de polvo del Sahara que acaba de tener lugar, algo inusual ya en esta época del año, se puede aventurar la idea de que es muy poco probable que se genere algún otro ciclón tropical en la región de generación atlántica en lo que resta de la actual temporada de huracanes o ciclónica, aunque por encima de los 20 °N, y próximo a la costa oriental de los EE.UU., todavía algún sistema podría ocurrir.

No puede decirse todavía lo mismo del mar Caribe. A pesar de su tranquilidad aparente, octubre en el Caribe a veces nos asombra. Crucemos los dedos…. Ojala que no pase nada y todo continúe tranquilo… Este octubre de 2014 hay humedad en el Caribe, aunque la temperatura superficial en el mar no está demasiado cálida. Por el continente norteamericano y el golfo de México ya se ha visto avanzando algún frente frío.

Hay personas que piensan que cuando se aparece un frente frío se acabaron los ciclones en el Caribe. No es así, a veces un frente, o el sistema transformado en vaguada frontal, ya sin contrastes térmicos, penetra en el mar Caribe occidental y encuentra condiciones que hacen que se convierta en un “gatillo” para la generación de un ciclón tropical.

Los huracanes que se forman en octubre en el Caribe occidental surgen de áreas de nublados, como los que hay ahora en el golfo de los Mosquitos, cerca de la isla de San Andrés. A veces no ocurre nada más que lluvias fuertes en zonas de América Central, como Costa Rica, Nicaragua y Honduras. Pero otras veces, esas áreas de chubascos y lluvias, que muchas veces inundan a Centroamérica, se mueven al norte, lento primero, ganan paulatinamente en fuerza, y ya convertidos en tormentas tropicales o huracanes, a veces intensos, siguen al norte o nortenordeste, usualmente impulsados por los vientos en altura del sector delanteros de una vaguada frontal proveniente del continente o de la porción suroeste de un anticiclón atlántico.

Ojalá que nada de eso ocurra en el 2014, pero no puede descartarse totalmente hasta que no termine la actual temporada ciclónica.

Algo como lo descrito, fue precisamente la génesis del tristemente célebre ¨ciclón del 26 (1926), que irrumpió en la capital cubana con grandes destrozos y la pérdida de 600 vidas el 20 de octubre de ese año. Y también lo que ocurrió, aunque no exactamente igual, con el otro grande del siglo XX, y el huracán más intenso de ese siglo en Cuba, del cual pronto se cumplirán 70 años.

Me refiero al huracán del 18 de octubre de 1944. Sobre este cabe decir que le precedió un frente frío que llegó a La Habana el día 11 de ese mes, hizo frío y se cuenta que los habaneros sacaron los abrigos…. Y unos días después… llegó con sus estragos y muertes el intensísimo huracán del día 18.

Precisamente por lo que aconteció en La Habana en este huracán de 1944, me opongo al nombre de “Tormenta del Siglo” que le dieron los medios norteamericanos (y repitieron los cubanos) a la Tormenta Invernal (por una baja extratropical y una vaguada frontal; siendo la vaguada la que afectó a Cuba), que en la madrugada del 13 de marzo de 1993 hizo que el cielo se tornara blanco por los frecuentes relámpagos, lloviera intensamente, aunque sólo por unos 15 a 20 minutos, y los vientos alcanzaran rachas de hasta 160 km/h.

Todo eso pasó muy rápido, pues la vaguada se movió sobre Cuba de oeste a este, casi a unos 100 km/h. Llegó a la medianoche al Cabo de San Antonio y a las 8 am del día 14 estaba , ya muy debilitada, sobre Ciego de Ávila. Precisamente ese día 14 se produjo una tremenda inundación costera en La Habana y las zonas bajas del litoral norte occidental, ocasionadas por la mar de leva producida por la baja extratropical, a la cual se asociaba la vaguada y que fue lo que se llamó Tormenta del Siglo en los medios norteamericanos. Y fue así, porque esa baja produjo vientos fuertes en toda la costa oriental de los EE.UU. y también grandes nevadas, me parece recordar que hasta 15 pulgadas de nieve fueron reportadas en Nueva York. Para los EE.UU., por tanto sí pudiera llamársele ¨Tormenta del Siglo¨ (pero más propiamente “Tormenta Invernal del Siglo”, pues también tuvieron grandes huracanes en el siglo XX.

Pero para mostrar mi punto de vista, hagamos la comparación con el huracán que azotó a La Habana hace 70 años, casi en la mitad del siglo XX. El huracán del 18 de octubre de 1944 produjo en la capital cubana vientos con fuerza de huracán durante 14 horas, y de ellas 7 horas fueron con rachas superiores a 200 km/h.

La racha máxima fue registrada en el antiguo Observatorio Nacional, con un instrumento que aún se conserva funcionando en el mismo sitio, ahora Instituto de Meteorología, un anemómetro ¨Dines¨, de gran precisión para las rachas de huracán. Cabe destacar que la moderna tecnología no ha podido desplazar a este preciado instrumento. La racha medida fue de 262 km/h y fue un record sólo superado por la racha de 340 km/h del huracán Gustav en Paso Real de San Diego en el 2008 registrada con un instrumento igual. En el de 1944 en La Habana hubo que lamentar una gran destrucción y 300 muertes relacionadas con este huracán, que sin embargo fue relativamente seco. Solo 200 mm en 24 horas, y digo seco comparado con los 510 mm en 12 horas dejados caer por el ciclón de 1926 en La Habana. Creo que para Cuba, el de 1944 fue la verdadera ¨Tormenta del Siglo (XX)¨.

Pero volvamos a octubre y por qué se le llama el mes de los ciclones, aunque afortunadamente lo hayamos olvidado un tanto debido a que no hemos tenido los monstruosos huracanes que en ese mes azotaron a Cuba en siglos anteriores. Aunque cabe recordar que, aunque atípico, porque ocurrió no en el occidente, sino en el oriente del País, el huracán ¨Sandy¨ tuvo lugar precisamente en octubre.

Las personas mayores que yo escuchaba hablar cuando niño, tenían razón en eso del mes de los ciclones. Las estadísticas actuales siguen señalando a octubre como el mes más peligroso para Cuba. Casi todos los huracanes intensos que han azotado a Cuba ocurrieron en este mes; y la mayoría lo hicieron en los primeros 20 días de dicho mes. El listado que les ofrezco más abajo lo demuestra.   También les brindo breves descripciones, aunque muchos de estos huracanes merecerían, por sí solos, un mayor tratamiento en CRÓNICA aparte.

Lo que ha ocurrido en el pasado con huracanes intensos es muy importante recordarlo por lo que contribuye a la educación y la preparación de lo que en algún infortunado momento podría volver a ocurrir. Por ello, acompaño al final una galería con fotografías de AFECTACIONES OCASIONADAS EN Cuba por algunos huracanes de octubre.

Huracanes que han azotado a Cuba en el mes de octubre y una breve descripción de ellos

24 de octubre de 1692. “Tormenta de San Rafael” el primer huracán que se tienen noticias que azotó a La Habana en un mes de octubre.

15 de octubre de 1768. “Tormenta de Santa Teresa” derribó 70 varas de la muralla Sur de la ciudad; llevó a varar a varios buques a la misma Plaza de Atarés y ocasionó daños en siembras y casas.

29 de octubre de 1792. “Tormenta de San Francisco”. Cuando pasó el huracán, un bergantín se encontró varado en la falda de Atarés, a 100 metros de la costa.

26 de octubre de 1810. “Tormenta de la Escarcha Salitrosa”. Fue terrible. Llovió durante 12 días. En mar inundó la calle Obispo en La Habana Vieja, y se cuenta que los botes navegaban por esa calle hasta frente a donde después estuviera la Moderna Poesía. Se perdieron 70 buques. El mar pasó 8 varas sobre las astas de las banderas de las fortalezas de La Habana.

5 de octubre de 1844. “Tormenta de San Francisco de Asís”. Categoría 4. Dejó en la capital: 100 muertos, incontables heridos, 2 mil 546 casas derrumbadas. Además, 13 buques mercantes se fueron a pique.

11 de octubre de 1846. “Tormenta de San Francisco de Borja”. Único Categoría 5 que ha azotado a La Habana y uno de los pocos huracanes Categoría 5 que han azotado a Cuba. Hasta ahora también el más intenso que ha azotado a la Capital. Ocurrido sólo dos años después del fortísimo huracán de 1844, recuerda lo futiles que son las estadísticas. Su radio de vientos fue tan grande que sus vientos huracanados se sintieron hasta las proximidades de los actuales límites de las provincias orientales, cubriendo casi toda Cuba. A su paso por La Habana, se registró un valor mínimo de presión atmosférica de 916 hectopascal, la más baja presión atmosférica registrada en la mayor de las Antillas hasta la fecha. Solo comparable a los posteriores huracanes de 1926 y 1944.

23 de octubre de 1865. Tormenta que causó grandes pérdidas en la ciudad.

7 de octubre de 1870. El huracán de San Marcos produjo grandes inundaciones en Matanzas. Las lluvias hicieron crecer los ríos y los fuertes vientos y las grandes marejadas cerraron la descarga de estos ríos al mar, por lo que el agua se esparció e inundó completamente a la ciudad de Matanzas, lo que ocasionó alrededor de 800 muertos.

19 de octubre de 1876. Ciclón muy fuerte.

7 al 9 de octubre de 1882. El huracán de Pinar del Río.

18 de octubre de 1906. Ciclón muy fuerte.

11 de octubre de 1909. Ciclón muy fuerte.

13 al 17 de octubre de 1910. El llamado Ciclón de los Cinco días. Muy intenso, Categoría 3. Se le llamó de los Cinco Días porque realizó un lazo amplio y volvió a cruzar por el mismo lugar cinco días después. Muy polémico, porque el servicio Meteorológico de los EE.UU. decía que eran dos ciclones y Millás en Cuba decía que era sólo uno, lo cual pudo demostrar tomando las observaciones realizadas por varios buques. A este tipo de recurva en lazo se le llamó con justicia, ¨La Recurva de Millás¨, y fue el primer caso demostrado en la ciencia de que los huracanes podían hacer una recurva describiendo un lazo. Después, ese proceder se vería confirmado, a veces de manera lamentable, como con el huracán Flora de 1963. El huracán de los Cinco Días ocasionó cuantiosos daños en el extremo más occidental del país.

19 de octubre de 1924. Huracán sin precedentes. Se le llamó así por no tener precedentes en Vuelta Abajo (Pinar del Río). Fue un categoría 5 que arremetió con inusual fuerza sobre la parte más occidental de Pinar del Río. Sin mayor trascendencia, sin embargo, y casi nadie le recuerda, por haber pasado por una zona de poca población, extrema pobreza y haber tenido un diámetro no muy grande.

20 de octubre de 1926. Uno de los más grandes huracanes que han azotado a Cuba, del cual se habla un poco más en el texto de este artículo.

18 de octubre de 1944. Otro de los huracanes más intensos de nuestra historia. También mencionado con un poco más de amplitud en el texto del artículo.

12 de octubre de 1945. Ciclón que afectó una estrecha faja de Camagüey y las Villas.

7 de octubre de 1945. Huracán que afectó a Pinar del Río.

5 de octubre de 1948. Huracán Categoría 3. De pequeño diámetro, se formó y cruzó por el Sur de Pinar del Río. Luego recurvó y salió por La Habana.

16 de octubre de 1950. Huracán que afectó a Camagüey.

24 de octubre de 1952. El Huracán Fox, categoría 5, registró vientos máximos en rachas de 280 kilómetros por hora en la estación meteorológica de Cayo Guano del Este, al sur de Cienfuegos. Pasó por Las Villas y Matanzas, más debilitado, pero ocasionando gran destrucción en casas, ingenios azucareros y cosechas.

4 de octubre de 1963El huracán Flora (Categoría 2) se movió por toda la región oriental de Cuba, haciendo un enorme lazo sobre las actuales provincias de Las Tunas, Granma, Holguín y Camagüey. Aunque los vientos no fueron extraordinariamente fuertes, las lluvias asociadas al mismo, con acumulados del orden de los 1800 mm en 72 horas, sí lo fueron, ocasionando inundaciones nunca antes vistas y provocando 1050 muertes.

18 de octubre de 1996. El huracán Lili (categoría dos) cruzó por el Este de la Isla de la Juventud, entre Punta del Este y Cayo Largo del Sur, y azotó a las provincias dentrales, ocasionando importantes daños en la economía de Cuba.

14 de octubre de 1999. No obstante ser una tormenta tropical, pero próxima a huracán Categoría 1, ocasionó grandes daños materiales a su paso por la Isla de la Juventud, la antigua provincia de La Habana y la Capital del País, junto a cuatro víctimas fatales. Produjo fuertes lluvias en el país. A su paso, Manaca-Iznaga en Sancti-Spíritus, registró 905 mm de lluvia, mientras que Playa girón, Matanzas, 303 mm. La Habana reportó un total de 122 mm y una racha máxima de 126 km/h. Estando sobre la costa norte occidental de Cuba, Irene se convirtió en Huracán Categoría 1.

1 de octubre 2002: Huracán ¨Lili¨, Categoría 2 en el occidente de pinar del Río. Provocó un muerto, cinco heridos y cuantiosos daños materiales.

24 octubre 2005: Huracán Wilma. Aunque su centro no cruzó por Cuba, merece ser mencionado, porque al moverse con Categoría 3 por el sudeste del Golfo de México, provocó inundaciones costeras históricas en barrios y pueblos de la costa norte del occidente de Cuba, sobre todo en La Habana, donde la inundaciones por agua de mar llegó hasta varias cuadras en el interior de los municipios costeros de la Ciudad. Por la calle Paseo, la inundación llegó hasta Línea. Las fuertes marejadas costeras destrozaron parte del Malecón habanero.

25 de octubre de 2012. Huracán Sandy azota a Santiago de Cuba y a las provincias de Holguín y Guantánamo. Se intensificó rápidamente en unas pocas horas y alcanzó la Categoría 3 justo al penetrar en centro u ojo al este y cerca de Santiago de Cuba. Ocasionó un total de 11 muertes y gran destrucción. Fue el primer huracán de Gran Intensidad que azota a Santiago de Cuba y el primero que lo hace con trayectoria de sur a norte.

Fotografías 

Torre de Radiotelegrafía en la estación de La Fe, extreme occidental de Pinar del Río, torcida y derribada por el Huracán Categoría 5 de octubre de 1924.

Torre de Radiotelegrafía en la estación de La Fe, extreme occidental de Pinar del Río, torcida y derribada por el Huracán Categoría 5 de octubre de 1924.

Palma en Batabanó atravesada por una endeble tabla de pino en el huracán del 20 de octubre de 1926. ¿qué inmensa fuerza tiene que haber tenido el viento para hacer que la tabla de pino pudiera atravesar el duro tronco de una palma real sin romperse?. Nótese que la parte más corta de la tabla de pino es la entrada de la misma; es decir, que casi atravesó por completo la palma.

Palma en Batabanó atravesada por una endeble tabla de pino en el huracán del 20 de octubre de 1926. ¿qué inmensa fuerza tiene que haber tenido el viento para hacer que la tabla de pino pudiera atravesar el duro tronco de una palma real sin romperse?. Nótese que la parte más corta de la tabla de pino es la entrada de la misma; es decir, que casi atravesó por completo la palma.

Inundación del Parque Maceo durante el huracán de 1926. Imagen tomada frente a lo que hoy es el Hospital Hermanos Almeijeiras. Combinación del efecto de la lluvia intensa (510 mm en 12 horas) y la inundación por el mar. (Tomado de la revista Carteles, Vol. 9, Nro. 44. 1926).

Inundación del Parque Maceo durante el huracán de 1926. Imagen tomada frente a lo que hoy es el Hospital Hermanos Almeijeiras. Combinación del efecto de la lluvia intensa (510 mm en 12 horas) y la inundación por el mar. (Tomado de la revista Carteles, Vol. 9, Nro. 44. 1926).

En el huracán de 1926 se produjo una gran destrucción en La Habana. Foto tomada en la esquina de Malecón y Campanario (Tomado de la revista Carteles, Vol. 9. Nro. 44. 1926).

En el huracán de 1926 se produjo una gran destrucción en La Habana. Foto tomada en la esquina de Malecón y Campanario (Tomado de la revista Carteles, Vol. 9. Nro. 44. 1926).

Parque de la Fraternidad en el Huracán de octubre de 1926.

Parque de la Fraternidad en el Huracán de octubre de 1926.

El Huracán de octubre de 1944 en Marianao (Tomado de la revista Bohemia. Año 36. Nro. 39. Octubre de 1944).

El Huracán de octubre de 1944 en Marianao (Tomado de la revista Bohemia. Año 36. Nro. 39. Octubre de 1944).

Huracán Wilma, lunes 24 de octubre de 2005. Posición a la 1 AM, cuando los fuertes vientos del noroeste asociados a su circulación, lanzaban fuertes olas desde el golfo de México sobre la Capital cubana.

Huracán Wilma, lunes 24 de octubre de 2005. Posición a la 1 AM, cuando los fuertes vientos del noroeste asociados a su circulación, lanzaban fuertes olas desde el golfo de México sobre la Capital cubana.

Se han publicado 15 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Meteorologo dijo:

    Muy interesante el artículo. Estimado Rubiera sería intersante que nos adelantara algo sobre como se pudiese comportar el invierno esta temporada en nuestro país. Como es bién sabido el evento más conocido como El Niño(ENOS), provoca un calentamiento en las aguas del pacífico y hace que en el atlantico las temperaturas oceanicas se manifiesten por debajo de lo normal así como un aumento de los vientos en los niveles superiores de la atmosfera, que se convierte en un patrón inhibidor para la formación de organismos tropicales debido a la fuerte cizalladura de los vientos. Ahora tengo entendido que en el invierno ocurre lo contrario es decir, en esa epoca del año las bajas extratropicales suelen bajar a latitudes menores, por lo que la ocurrencia de eventos de lluvias intensas es frecuente así como el incremento de la llegada de frentes fríos es mayor en territoria nacional, viendose reflejado esto en la tormenta del siglo que usted describe en el artículo. ¨Partiendo de la hipotesis de que este invierno algunos medios meteorologicos anuncian lass formación de un evento ENOS de fuerte a moderado, seería usted tan amable en exlicarnos como se puede comportar este invierno el clima en nuestro país?. Muchos saludos espero su respuesta.

  • Leopardo Naranja dijo:

    Muy interesante y explicito, Doctor.Soy aficionado a la metereologia y aprecio mucho sus cronicas, como vivo en un edificio alto en el Malecon, tengo buenas posibilidades para la observacion de fenomenos naturales, quisiera saber si existe alguna organizacion o club de aficionados a esa ciencia en nuestro pais. Mis saludos y respetos
    Gracias Cubadebate

  • Jesus Arturo dijo:

    Me gustaría, y creo que no solo a mí, que el Dr. Rubiera ampliara este interesante artículo para que nos explicara sobre el famoso “ras de mar” (aunque ahora se halla popularizado el término “tsunami” que ocurrió en Santa Cruz del Sur, Camagüey, si no me falla la memoria en 1932, pues debió haber sido causado por un huracán. Yo tengo fotos de la destrucción causada y testimonios de familiares camagüeyanos que gustosamente pondría a disposición del Dr. Rubiera

    • Arístides Lima Castillo dijo:

      Forista Jesús Arturo, parece que usted confunde los eventos que menciona en su comentario: Ras de mar NO es lo mismo que tsunami.

  • RFG dijo:

    Fantástica Crónica profesor, gracias por tan detallado análisis de los Ciclones tropicales en Cuba en Octubre, vaya recuerdos que tengo del Lily de 1996 a su paso por mi pueblo (Cruces, Cienfuegos) primera vez que veía el ojo de un huracán “desde dentro”. Y como nos comenta ojo con Octubre que aunque este parezca tranquilo de momento no nos podemos confiar.

  • Tsunami dijo:

    buen día doctor en el escrito que usted publicó todo parece indicar que en estos momentos hay grandes condiciones en el mar caribe occidental para la formacion de algun evento meteorologico que podria afectar el occidente de cuba.
    Espero Respuesta
    Gracias por el Articulo Publicado

  • Liza dijo:

    Interesante artículooo..Es increíble cuando faltan los huracanes que pensamos que es lo mejor que nos pueda pasa…se necesitan para multiples cosas..

  • Yo dijo dijo:

    HOLA, LES FALTO EL ISIDORES 21 DIAS ANTES DEL LILI QUE TAMBIEN CAUSO DAÑOS MATERIALES, FIJATE QUE AUN A 12 AÑOS DE LA VISITA DE ESOS SEÑORES, AUN (REPITO) QUEDAN CASAS SIN CONSTRUIR CUANDO EN SANTIAGO Y LA HABANA SE HAN CONSTRUIDO DISIMILES CASAS, PERO QUE SUCEDE, EN PINAR PADECEMOS DE UN FATALISMO GEOGRÁFICO.

  • Arístides Lima Castillo dijo:

    Gracias, Doctor Rubiera, por esta clase magistral sobre los huracanes de octubre en nuestra Cuba. Usted como siempre, compartiendo su saber con nuestro pueblo, algo que debemos agradecerle. Su saber es mucho, y su humildad es demasiada. Y a propósito de su tan pormenorizado escrito, le confieso, con todo el respeto, que cualquiera que sea la categoría que se le quiera dar al ciclón de 1944, para mí personalmente, lo clasifico como el más “inolvidable” de los que haya tenido que sufrir en los muchos años que ya cuento de vida. Había acabado casi de cumplir mis ocho años (31 de agosto) cuando fui testigo inocente y desconocedor de lo que se nos vino encima aquella noche de octubre. Mi casa de entonces, de madera, donde mismo había visto la primera luz (aunque nací de madrugada), dio la cara a los más fuertes vientos. Con un techado de tejas criollas, de las que no se perdieron tantas gracias a un corpulento y coposo álamo que crecía casi junto al portal, y de ese portal, gracias a que papá lo ató en tres o cuatro lugares a estacas de acero que clavó en la zapata, no voló por los aires. Mi casa, tal vez considerada como la más firme del barrio, fue refugio para varios de nuestros vecinos. Mamá no paró de preparar cocimientos de tilo. El miedo era mucho, pero afortunadamente no hubo a nuestro alrededor que lamentar pérdidas de vida, aunque sí los daños fueron bastante, especialmente la casa ingenio, que perdió mucho de su cubierta de fibrocemento y de las planchas de zinc de sus paredes exteriores. Volaban, eso sí, pero en dirección a un área nada poblada, pero una de aquellas piezas hirió en una pierna, afortunadamente nada grave, a una compañera de escuela, de la que nunca supe la razón para estar a la intemperie. Al disminuir los vientos, ya en la tarde, acompañé a papá al naranjal al frente donde pudimos llenar un saco de las frutas que no resistieron las fuertes ráfagas. Después vino el de octubre de 1948, pero ya con algo de experiencia en esos eventos y algo de conocimiento de lo que se avecinaba.

  • la culta dijo:

    muchas gracias por todo lo escrito dr ruviera pero se le olvido el charley que entro por la costa sur alquizar y guira de melena el 13 de agosto de 2004 que tumbo hasta una ceiba en el ecentamiento de la europa que ciclon inolvidable a los 10 años todavia lo recordamos.

    • José Rubiera dijo:

      Gracias por su amable mensaje. Sin embargo, no se olvidó al Charley…. pero fue en agosto…. el artículo sólo trata de los huracanes de OCTUBRE.

  • manolito csl dijo:

    GRACIAS POR LA INFORMACION QUE NOS HAN BRINDADO. Y CRUZAR LOS DEDOS PARA QUE NO PASE UN EVENTO DE ESTE TIPO.

  • pjmelián dijo:

    Dr. Rubiera muy profesionales y acertados sus comentarios. 18 de octubre de 1944, miércoles, yo lo sentí en Marianao. A media mañana la furia del vendabal producía la impresión que la madre naturaleza estuviese encolerizada. Emocionante, terrible e inolvidable.
    pjmelián

  • jose dijo:

    A este artículo le falto el Huracán Denis ocurrió en el 2004 que afecto a la provincia de Cienfuegos Categoría 4 y ocasiono cuantiosos daños y destrucción

  • camarada dijo:

    estimado doctor mis saludos y mi respeto para usted,,,,,,,doctor creo que en la descripcion que usted hace sobre los ciclones hay un posible error y es que usted salta del 63 al 96 sin ningun evento ,pero si mal no recuerdo en ese intervalo si ocurrio algo parecido que aunque yo era pequeno aun recuerdo,,,,,,,,,por favor me puede usted aclarar. gracias y nuevamente mis saludos para usted y todos sus colegas.

Se han publicado 15 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Dr. José Rubiera

Dr. José Rubiera

Doctor en Ciencias Meteorológicas.

Vea también