Imprimir
Inicio » Especiales, Ciencia y Tecnología  »

Francisco de Albear y su hito vigente

| 3 |
Foto: Habana Radio

Acueducto de Albear. Foto: Habana Radio / Archivo

Francisco de Albear y Lara fue un ingeniero cubano, autor de más de 50 proyectos, algunos de ellos premiados, e integrante o director de distintas organizaciones académicas y de gobierno.

Nacido en el Castillo de los Tres Reyes del Morro. Huérfano de padre a los 8 años, y continuando la tradición familiar, solicitó su ingreso en el Regimiento de Lanceros del Rey, en 1826. Desde muy temprano dio muestras de aptitud para el estudio en su tránsito, primero por la escuela Concepción, y más tarde en la enseñanza secundaria que cursó a partir de 1830 en el Colegio Buenavista, donde obtuvo un certificado de honor por sus resultados docentes.

Sus ansias de superación, le valieron la autorización para partir hacia España con el grado militar de Alférez de caballería, y realizar los exámenes de ingreso a la Academia de Ingenieros de Guadalajara, los cuales aprobó en julio del siguiente año con notas de sobresaliente.

Por Real Orden de 2 de febrero de 1844, fue destinado a la dirección de subinspección de la Isla de Cuba, con la misión de viajar previamente en comisión de servicio por diferentes países europeos, a los efectos de examinar lo más avanzado de las obras públicas y las comunicaciones de todo género, que fuesen aplicables en la mayor de Las Antillas.

Así, emprendió una fructífera gira que lo puso en Francia en contacto con notables científicos, le permitió presenciar maniobras militares en Bélgica, visitar otras instituciones científicas en Prusia, y prestar atención al estudio de los puentes en Inglaterra. Con esta valiosa carga de conocimientos se embarcó con destino a Cuba en Burdeos, y arribó al puerto de La Habana el 10 de abril de 1845.

Una vez incorporado a la Subinspección del Arma de Ingenieros en la Isla, y como conclusión de su recorrido por Europa, acometió la redacción de sus memorias y en correspondencia con estos resultados, fue ascendido a Teniente Coronel de infantería. Ya en sus nuevas funciones, se le encomendó reconocer el curso y desembocadura del Río Zaza, dirigir la construcción del Cuartel de Caballería de Trinidad, y elaborar un proyecto para la ampliación del muelle de Cienfuegos, lo cual lo sustrajo de La Habana por espacio de un año.

Con su retorno a la capital, en 1847, la Junta de Fomento comenzó a encargarle diferentes misiones tales como: el proyecto de construcción del Muelle de San Francisco en La Habana, las obras del Puente San Jorge sobre el Río Bacuranao, del Puente de las Vegas, del Pontón de Carrión, y de la construcción de la Calzada a San Cristóbal por Guanajay, entre otras.

Durante el fecundo período de su labor que se extendió hasta 1854, Albear intervino en la realización unas 200 obras, incluidos proyectos e informes, trabajos parciales y construcciones nuevas y completas, entre los que figuraban puentes, faros, muelles, carreteras, edificios y fuentes de agua públicas.

A manera de ejemplo pudieran mencionarse: la instalación de las primeras líneas telegráficas que existieron en Cuba, el proyecto de ensanche y reformas del Jardín Botánico de la Habana, el de un edificio para el Observatorio Meteorológico, la construcción de la casa de la Junta General de Comercio y Lonja Mercantil, y la de la Cátedra de Agronomía, así como la elaboración de un proyecto de carretera central estratégica para la Isla.

Del acueducto de Albear

Conductoras del acueducto. Foto: Archivo

Conductoras del acueducto. Foto: Archivo

Debido el deficiente servicio de agua con que contaba la Ciudad de La Habana hasta el siglo XIX, después de algunos intentos de construcción, se le encomienda al Francisco de Albear la tarea de llevar el agua a esta ciudad, mediante la ejecución del acueducto que llevaría su nombre.

Para 1858, se aprobaría el proyecto presentado por el ingeniero Albear, pensado para conducir las aguas de los manantiales de Vento hasta la ciudad. Luego, en 1861, se le daría inicio bajo la dirección de Albear. La obra se desarrolló con extrema lentitud debido a la situación existente en la isla para esa fecha y no es hasta 1893 que se da por concluida la obra, 45 años después de haber sido comenzada.

Este acueducto continúa abasteciendo a una considerable parte de la Ciudad de La Habana, evidenciando la técnica y maestría del ilustre Ing. Francisco de Albear. El canal entrega de 1.67 metros cúbicos por segundo, lo que significa 144 000 metros cúbicos por día. No obstante, su capacidad total es de 302 800 metros cúbicos por día. Se debe señalar que, según las normas de la época, se necesitaban 102 000 metros cúbicos por día para una ciudad de 200 000 habitantes.

El acueducto de Albear es considerado la obra más importante de Cuba en el siglo XIX. Recibió Medalla de Oro en la Exposición Universal de París en 1878, donde fue considerado como Una Obra Maestra de la Ingeniería. En la actualidad se le considera una se las siete maravillas de la ingeniería en Cuba.

Condecoraciones internacionales

  • La Cruz Militar de San Fernando.
  • Cruz de Distinción.
  • Tuvo la satisfacción de ver su proyecto premiado en la Exposición Universal de París, en 1878, donde obtuvo Medalla de Oro, con una mención honorífica que lo inmortaliza para la posteridad, al entregársele como premio a su trabajo, digno de estudio hasta en sus menores detalles, y que puede ser considerado como una obra maestra.

Principales proyectos

  • Proyecto de conducción a La Habana de las aguas de los manantiales de Vento.
  • Proyecto de depósito de recepción y de distribución de las aguas del Canal de Vento en la Habana.
  • Proyecto de construcción del Muelle de San Francisco en La Habana.
  • Las obras del Puente San Jorge sobre el Río Bacuranao.
  • Las obras del Puente de las Vegas.
  • Las obras del Pontón de Carrión.
  • La construcción de la Calzada a San Cristóbal por Guanajay.
  • La instalación de las primeras líneas telegráficas que existieron en Cuba.
  • Proyecto de ensanche y reformas del Jardín Botánico de la Habana.
  • Proyecto de un edificio para el Observatorio Meteorológico.
  • La construcción de la Casa de la Junta General de Comercio y Lonja Mercantil, y la de la Cátedra de Agronomía.
  • Elaboración de un proyecto de carretera central estratégica para la Isla.

Francisco de Albear fallece en La Habana el 23 de octubre de 1887.

Referencias:

· Francisco de Albear y Lara. [En línea]. Disponible. https://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_de_Albear_y_Lara . Página web. 19 de octubre de 2017.

· Francisco de Albear. [En línea]. Disponible. https://www.ecured.cu/Francisco_de_Albear  Página web. 19 de octubre de 2017.

· Acueducto de Albear. [En línea]. Disponible https://es.wikipedia.org/wiki/Acueducto_de_Albear Página web. 19 de octubre de 2017.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Kimbo dijo:

    150 años después la habana continua con un servicio de agua deficiente y con innumerables de despilfarro y salideros.Pero ya no tenemos a Albear.

    • David dijo:

      Asi mismo como dices Kimbo…. 150 años mas tarde, con materiales, equipos, instrumentos y buena parte de las nuevas tecnologías tenemos mas salideros y falta de agua. No lo digo yo, lo dice un spot televisivo: “el 60% del agua qye se bombea NO llega al destino”…. Y entonces???? Para cuando????

    • Aroldo dijo:

      Ojalá sea en La Habana nada más, eso sucede en el país completo.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Carlos del Porto

Vea también