Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Apuntes al pie de las notarías

| 25
Notaría de Playa

Notaría de Playa. Foto: Ladyrene Pérez/Cubadebate.

Antes de octubre de 2011 no era espléndido el escenario. Inmuebles en mal estado, nóminas incompletas, insuficiencia espacial y por tanto carencia de privacidad, especulaciones, incumplimientos de horarios, desinformación, burocracia, prácticas y procederes erróneos, violaciones de disposiciones… Un mar de desbarros ahogaba, las más de las veces, los trámites notariales de la población aquí en La Habana y, también, en el resto del archipiélago.

Una vez se legisló la compra-venta y donaciones de vehículos (01/10/2011) y la compra-venta y donaciones de viviendas (01/11/2011), una cifra imprecisa pero gigantesca de ciudadanos colmó las notarías para legitimar estas y otras gestiones posibles, a propósito de las decisiones aplicadas para modificar la realidad cubana.

El escenario, entonces, se volvió más turbio. Al menos esa fue nuestra primera sensación luego de conversar con algunas personas urgidas de tramitar distintos derechos y dispares necesidades.

“Si no vengo y compro un turno, más nunca resuelvo. Yo trabajo y si falto me quitan la estimulación, que es en divisa. No puedo estar haciendo colas y rectificando para tener un turno. ¿Cuánto me costó?, a mi cinco CUC, pero sé de personas con más apuro que yo, que han tenido que pagar hasta diez. Pero bueno, ¿qué le vamos a hacer?”, nos dijo, resignada, una mujer que prefirió no identificarse.

Más distante de aquella notaría en Marianao, Herminio Figueredo sí se identificó. El jubilado estaba, “como por quinta vez, creo”, en la del Cerro, pero otra vez no pudo incluirse en el grupo de clientes. “Para que te atiendan, tienes que estar aquí antes de las ocho de la mañana, si llegas después tienes que virar porque no te atienden”, balbuceó.

La joven Yaima Valladares fue nuestra interlocutora en Diez de Octubre. Solo ella accedió a conversar con nosotros, aunque cada una de sus palabras estuvo acompañada por el gesto de asentimiento de quienes no quisieron dar testimonios.

“Lo que puede resolverse en unos minutos, dura horas, días y hasta meses. Hay que dormir aquí para poder entrar y que te atiendan. Pero ni eso basta porque cuando no es un papel, es otro. O falta algo, o está incorrecto un nombre, siempre hay un problema distinto. Y uno se entera ya cuando lleva horas aquí…, por lo que deberá volver y perder otro día de trabajo o tiempo de sueño o lo que sea. La verdad, falta profesionalidad…, estas gestiones son un calvario.”

Salvo contadas excepciones, a donde acudimos en la capital de Cuba es idéntica la desazón. Se suceden, siempre una más tremebunda que la anterior, anécdotas de intentos de estafas, de conatos de peleas y riñas en las colas, de inconformidades con la competencia de los especialistas, de infructuosas esperas e inexplicables demoras y, sobre todo, de dineros y tiempo perdidos.

Y no es muy dispar el contexto en lugares del interior de la nación, aunque en Güines, provincia de Mayabeque, de forma experimental se articuló una unidad de trámites, en las cual se encuentran las oficinas del Registro Civil, de la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT), de la Oficina de Control para la Distribución de los Abastecimientos (Oficoda), Planificación Física y de la dirección municipal de Vivienda.

Supuestamente, las personas pueden realizar sus formalidades en un espacio relativamente pequeño, sin necesidad de moverse a varios lugares y con la ventaja de poder conciliar y rectificar escrituras en mucho menos tiempo. Ese es el propósito, y se ha logrado a medias. A constar por las opiniones llegadas a Cubadebate, tampoco esta nueva forma de trabajo ha eliminado los turnos, la aglomeración de personas y otras imperfecciones que han contribuido a estigmatizar en el pensamiento popular la idea de tener que hacer un trámite.

Notaria de Playa. Foto: Ladyrene Pérez/Cubadebate.

Licenciada en Derecho y Máster en Derecho de Familia, Mislay Fernández Martín. Foto: Ladyrene Pérez/Cubadebate.

UNA OPINIÓN DESDE LAS NOTARÍAS

Escuchado, leído y expuesto el consabido rosario de opiniones, nos dimos a la tarea de inquirir la opinión de un especialista con el propósito de colocar sobre la mesa dos caras de una misma moneda.

Y preferimos entrevistar a una notaria – joven pero con experiencia en el tema-, a cargo de una de las notarías en Playa, La Habana; a priori, lejos del discurso, digamos preconcebido que pudiera tener un profesional en las botas de un “cuadro de dirección” —esa fue nuestra percepción cuando conversamos con ella.

Se trata de Mislay Fernández Martín, Licenciada en Derecho, Máster en Derecho de Familia, y especialista principal de la Notaría de Tercera y 28, en Playa. Una muchacha que siempre quiso “… ser notaria. Hice mi servicio social en el Tribunal Provincial, pero mi meta fue siempre trabajar en una notaría. Vivo enamorada de mi trabajo y quizás eso es lo que me permite, a pesar de lo difícil que es, seguir ejerciendo este trabajo”.

Advertimos que la población no conoce a cabalidad la labor de un notario, ¿usted tiene la misma consideración?

El notario es un juez de paz. Muchas personas ignoran la complejidad de nuestro trabajo, a veces porque no hemos sido capaces de explicárselo bien. Lo que hacemos es legitimar, darle legalidad, veracidad a documentos. Las personas acuden a nuestro servicio, manifiestan cuál es su voluntad, por ejemplo, hacer un contrato de compra- venta de un inmueble, y con el asesoramiento legal del notario, por medio de una escritura notarial, se formaliza lo que las partes quieren.

Autorizamos muchísimos documentos. El notario —o notaria, la mayoría somos mujeres y jóvenes— es una figura esencial en la vida jurídica de cualquier país y aquí en Cuba hoy, con todos los cambios que ha habido en el modelo económico, se ha convertido en un funcionario esencial, que da fe pública de acuerdos y transacciones.

¿Cambiaron las competencias de las notarías o solo se intensificó el trabajo a propósito de los cambios económicos del país?

No, no cambiaron, pero sí se intensificó el número de clientes y gestiones. A partir de 2011 se comienza a incrementar. Existían, en materia inmobiliaria, una serie de prohibiciones que hacían que estos trámites fueran muy inferiores a los que hoy se hacen en las notarias.

¿Qué trámites se incrementaron?

La compra-venta, donaciones y permutas de viviendas. Las actas de subsanación, que se utilizan para actualizar los títulos de propiedad de los inmuebles —la mayoría de los emitidos antes de 2009 es necesario actualizarlos—, porque les da una seguridad jurídica a los propietarios. Otro es la escritura de autorización (erróneamente se le llama poder) de los padres para actualizar el pasaporte de los menores que lo obtuvieron antes de 2013 o para obtener nuevos pasaportes. Y, también, los poderes especiales, un documento mediante el cual una persona interesada le da facultades a otras para que lo represente en determinados actos (la mayoría de los poderes se hacen relacionado para ser representados en actos de compra venta de viviendas).

¿Cuál es el principal problema que afrontan hoy las notarías para responder a ese incremento?

Son varios los problemas, no se puede jerarquizar uno por encima de los otros. Tenemos dificultades con los inmuebles. Playa es un municipio privilegiado, porque es el único con cuatro notarías y son muy productivas. Aunque no creo que se pueda satisfacer la demanda, aquí antes venían unas diez personas como promedio, ahora son de 35 a 45 diarias más o menos.

Pero si usted va a la Lisa o Marianao, por ejemplo, va a encontrar que hay una sola notaría para todo el municipio (no es un problema solo de la capital, en otras provincias también lo es), donde hay más personas y se realizan más trámites. Y aunque hay gestiones que se pueden hacer en otros municipios, algunas se hacen en el propio municipio. Centro Habana tiene una única notaría y pronto se mudarán de local, pero aún así es insuficiente, en Boyeros ya se abrió una segunda notaría… Pero eso, y la cantidad de notarios, son cuestiones muy difíciles de resolver.

También hay problemas con la cantidad de notarios y la privacidad para realizar nuestro trabajo como es debido.

¿Estaban aptos los notarios para la avalancha de trámites que suponía, y supuso, la aprobación de compra-venta y donaciones de vehículos y viviendas?

Sí, creo que sí… No tengo dudas. Estos problemas, y otros, estaban antes de 2011, algunos se solucionaron, otros no y unos terceros están en camino de solucionarse, pero la calidad del profesional de las notarías siempre ha sido alta, lo era antes y lo es ahora. El notariado es un gremio muy bien visto en el área jurídica por la preparación que tienen los profesionales.

¿Por qué, entonces, persiste el descontento de la población respecto a la demora de los trámites y a irregularidades como la corrección de errores repetidos una y otra vez?

La queja general del público es por la demora, que a veces no se justifica, pero también tiene que ver con el desconocimiento de nuestra función. Cuando usted entra aquí, yo, como notaria, tengo que evacuarle todas sus dudas. Hay quien viene para un trámite, pero hay quien viene para más de uno. El notario en ese sentido es comparable al médico, nunca sabe cuánto se va a demorar con cada persona.

La falta de notarios puede ser una causa, pero no su capacidad o profesionalidad, eso lo aseguro.

Ahora, lo que más atenta contra la celeridad que busca la población es la complejidad de los documentos que nosotros hacemos. Dependemos de otros documentos, que se emiten en otras instituciones en el tiempo establecido por estas y que solo constan para el notario, cuando no tengan absolutamente ningún error.

Estamos en la obligación de revisar minuciosamente todos los documentos, calificarlos, verificar que son auténticos, seguir cada una de las formalidades, sin pasar nada por alto, para evitar falsificaciones, imprecisiones… Todos los notarios tienen que tener en su protocolo documentos auténticos, sin posibilidad de cuestionamiento legal alguno.

Una audiencia notarial dura nunca menos de treinta minutos. Hay personas que se tardan dos horas para la autorización de los documentos.

El notario hace una planificación por día de cuantas personas, ya citadas, va a atender y más o menos de manera aproximada lo que se puede demorar. Pero no es exacto, ningún caso se parece al otro, unos pueden tardar más que otros.

Pueden incrementarse los notarios, los locales, pero quizás la población tiene que entender que el notario nunca va a autorizar documentos en el mismo día, hay una equis cantidad que la ley establece que pueden hacerse en el día, pero la mayoría no se pueden.

Nosotros, aquí, cada día en la apertura de la notaria, a las ocho de la mañana, antes comenzar, le explicamos a la población qué se hace en el día y qué no. Quizás es algo que debiera regularizarse en todas las notarías para ayudar a comprender el trabajo.

Foto: Tomada de Radio Rebelde (Archivo).

Foto: Tomada de Radio Rebelde (Archivo).

¿Están expuestos los notarios a una fiscalización periódica? ¿Hay un programa dispuesto para su superación?

Formar un notario lleva todo un proceso que está previsto en la Ley de Notarias estatales. No es nada improvisado, no puede formarse de manera emergente, siempre ha sido así.

Un notario es un jurista, un licenciado en Derecho, al que se le exige una equis cantidad de tiempo de experiencia, antes de poder presentarse a un examen, al que se presenta cuando las direcciones provinciales convocan. Es así a nivel nacional. El examen se hace en el Ministerio de Justicia, cada provincia crea su tribunal calificador, tiene una parte práctica y otra teórica. Tienen que llegar a una calificación de hasta 85 puntos, de lo contrario no se puede habilitar. Es un examen muy, muy difícil, y a pesar de que hoy se necesitan más notarios, por todos los cambios que han venido, el rigor es cada vez más alto. De alrededor de 150 aspirantes, al final el promedio más menos de aprobados es de seis o siete por convocatoria.

Encima de eso, cada año se nos hacen visitas de control, e incluso visitas sorpresivas de la Dirección Provincial de Justicia y también del ministerio, y se visitan todas las notarias. Se revisa el protocolo de cada notario y se hacen inspecciones muy profundas y rigurosas.

Por tanto, la superación es una necesidad, sucede a diario, además de la capacitación que recibimos.

¿Son idóneas las condiciones de trabajo?

Te digo la verdad, han mejorado muchísimo respecto a antes de 2011, pero no son las idóneas. No tenemos ni almuerzo, ni merienda, lo hemos pedido, pero se nos dice que se está valorando. Y nuestro salario no es alto, además de que tenemos que cumplir con un plan de ingresos (cada documento que actualizamos tiene un arancel). Necesitamos privacidad para el cliente se sienta seguro y nosotros podamos trabajar con mayor celeridad y calidad. Y no lo tenemos la mayoría. Eso ayuda a que el tiempo de estancia en la notaría sea más provechoso. ¿Usted ha visto la notaría de J y 23? Es un salón con los burós de los notarios uno al lado del otro. Así no se debe trabajar.

También influyen los medios informáticos, que aunque son superiores a los que había en 2008, de eso no cabe duda, son insuficientes. Unas notarias tienen más otras tienen menos, pero ese es un problema general. Aquí, por ejemplo, somos tres notarias y tenemos dos impresoras Epson que se demoran… A veces hay diez personas a la vez y es un problema atenderlas como es debido. Y eso es aquí, donde las condiciones son mejores.

El documento notarial se elabora en una hoja especial que tiene un formato con medidas establecidas por la ley y en algún momento hemos tenido dificultades con ese papel, que se llama papel matriz.

¿Pese a todo esto, los comparecientes tienen garantías de que sus documentos notariales están seguros?

Los protocolos, hasta ahora, tienen todas las condiciones para su seguridad. Pero con el paso de los meses, si siguen aumentando, puede que los archivos ya no sean suficientes. Es que han crecido mucho los trámites…

Tratamos de que permanezcan bajo llave, protegidos de cualquier posibilidad de deterioro. El principio, por ley, es que los protocolos permanezcan en la notaría por 20 años, después se trasladan para el archivo provincial y a los 40 años se entregan en el archivo nacional. Hoy no todas las notarías tienen las condiciones para guardar gran cantidad de documentos, ni siquiera lo tiene el archivo provincial. Estamos hablando de documentos que nunca se destruyen, porque nunca pierden su valor legal.

¿Siempre es correcta la disciplina del público que procura sus servicios?

No siempre hay disciplina. Eso depende de los lugares, de las personas, de los trámites, de las necesidades de los comparecientes. Playa no es complejo, otros municipios sí. Y a veces se ha tenido que llamar a la policía.

¿Insinúa que la integridad de un notario puede estar en peligro alguna vez?

¡Si, como no! Lo afirmo, no lo insinúo. Aquí mismo hemos tenido que llamar a la policía. Se formó una discusión entre dos personas y casi agreden a la físicamente a la notaria. Sí, continuamente somos agredidos, sobre todo cuando no dices aquello que ellos quieren oír o exigimos documentos para algunas legalizaciones.

Recientemente fuimos víctimas de unos estafadores que se valían de determinados ardides para apropiarse de la documentación de las personas. Su modus operandi estaba alrededor de la compra venta de viviendas. Estafaban y usaban a los notarios. Estas personas, antes de ser capturadas, estuvieron aquí. Afortunadamente teníamos su foto y llamamos a la policía. Luego supimos que una de las víctimas había sido atendida por una supuesta notaria.

Hay en la población cierta percepción de que los notarios son fáciles de sobornar. ¿Usted que considera?

Las personas buscando hacer un trámite rápido o que no se pueden realizar por errores en la documentación, puede intentar sobornar al notario o a algún personal auxiliar para que le llegue al notario. No estamos ajenos a que esos hechos ocurran, pero yo puedo asegurar, y me atrevo a hacerlo en nombre de los notarios, que los que se dejan sobornar son muy pocos.

Intentar sobornarnos atenta contra la moral del notario y un notario sin moral es como un machetero sin brazos o un cirujano sin vista. Las personas tienen que confiar en nosotros. Una de las exigencias para ser notario es un persona que goce de prestigio moral y credibilidad.

Y le puedo asegurar que la mayoría de los notarios piensan como yo. Porque respetamos y creemos en nuestro trabajo, es que continuamos en las notarías, uno de los lugares, pienso yo, donde más se trabaja en nuestro país.

Vemos como una derrota, cuando una persona sale insatisfecha, pero si vemos caras agradecidas y satisfechas por sus trámites, eso nos reconforta.

Se han publicado 25 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ramsay dijo:

    Muy buena entrevista. Felicidades al periodista y a la entrevistada.

  • Ventura Carballido Pupo dijo:

    Buen trabajo

  • Pancho dijo:

    Hay un tema que está afectando a miles de personas en nuestro país actualmente, y es el referido a la legalización de copias de títulos universitarios, antes de 2010 este trámite se realizaba en la notaría más cercana. Ahora hay que viajar a la universidad que expide el título, ustedes se imaginan el problema qué genera esto para nosotros los orientales que estudiamos en la habana, pinar, las villas, …

    Qué más legal que un trámite con un notario al que hay que llevarle un sello de $5.00, $10.00, …. Si el notario comete fraude, ya existirá otra persona encargado de controlarle su trabajo.

  • Carlos Noval de Holguín dijo:

    El tema de las notarías siempre ha sido polémico. Yo en todos los espacios defiendo una idea: si soy jurista, y la ley no exige siquiera el nivel superior en Derecho, ¿qué impide que tenga en mi casa un anuncio, como existía otrora, que rece “Carlos Noval Mora, Abogado y Notario”?. La función notarial es esencial, antes usted encontraba en cada doctor en leyes un notario, ahora es un problema. ¿Por qué tiene que pertenecer a las Direcciones Justicia? Cualquiera puede tener su protocolo notarial, solamente Justicia debe realizar el control de la actividad. Sobre la corrupción: en Cuba y en todo el mundo un notario puede corromperse, sobornarse, no sería la primera vez ni el único país. Las medidas para evitarlo o minimizarlo se implementan.

  • Antonio Diaz dijo:

    Este es un problema tipico de oferta y demanda que afecta fuertemente a la poblacion que necesita de estos servicios.
    Se ha incrementado por ley la demanda de uso de estos servicios pero los organismos responsables no han dispuesto, o diseñado, una oferta o capacidad del servicio acorde con las necesidades de la poblacion.
    Enotnces el resultado es previsible: largas colas, tiempo perdido, insatissfaccion, corrupcion generalizada (pues si pagas por debajo de la mesa te agilizan el servicio).
    Es responsabilidad de los organismos de la administracion publica resolver estos problemas. Quizas una solucion seria que los notarios pudiesen tambien trabajar por cuenta propia y existiria entonces mas capacidad para dar el servicio en mas lugares.

  • Colombiana dijo:

    Hay algo de lo que notaria entrevistada no habló y es el manejo de dinero en efectivo que tienen estos funcionarios, soy del criterio que debe haber una caja para el trámite de este dinero, los notarios tienen hasta un plan de entrega mensual como si fueran contadores deben hacer depósitos en el banco y es además preocupación por la custodia de ese efectivo, creo que el tiempo que emplean en el trabajo de económicos lo pueden emplear mejor en el de su complejo trabajo, saludos

  • ab dijo:

    Muy bien por ella.
    Hablo’ bien.
    Las personas no tienen la ma’s mi’nima idea de las presiones con que trabajan estos profesionales.
    Si los documentos hay que virarlos por errores el primero que tiene la culpa es el cliente pq ese documento se lo dieron a e’l en algu’n lugar y no lo reviso’ debidamente. Quieren llegar a una notari’a, ser el nu’mero 45 en la cola y que el notario le atienda a las 5 pm. Como ella dice, ellos se planifican. Cua’nto quieren que trabajen los notarios? Me solidarizo con las notarias de 58B en Playa, la de 28 en Miramar, la del Reloj Club. Siempre esta’n llenas.
    Todo el mundo va a un consulado o a inmigracio’n y va con todo el tiempo del mundo, no se ponen bravo por nada, ni por la espera ni por la mala cara, si hay algo mal en el documento van ligeritos ligeritos a arreglarlo, pero si es la notari’a entonces hay que protestar. Hay que esperar para que la poblacio’n conozca cua’n importante es un notario.

  • Jorge55 dijo:

    La notaría de San Lázaro y Concepción en Lawton, municipio 10 de Octubre es un ejemplo de buen trabajo, eficiencia y atención al público. El trámite sale rápido.
    Saludos para todos los trabajadores de esa entidad y que sigan con esa calidad en el trabajo
    Felicidades

  • Claridad dijo:

    Señores en sentido general puede que los notarios realicen bien su trabajo, pero queda mucho que decir sobre la hora de realizar trámites. Se de una amiga que lleva 2 años y 7 meses intentando hacer un traspaso de propiedad y donde son solo dos los herederos, donde no hay litigios y cuando cree que está terminando vuelve a empezar. Unas veces no le orientaron bien, ya sea los abogados, en el Regisitro Civil o los notarios…Queda mucha tela por donde cortar con los trámites en el MInisterio de Justicia por decirlo de modo amplio. Los problemas, las limitaciones están, lo que lleva a cometer ilegalidades, desde comprar una cola hasta faltar reiteradas veces al puesto laboral sin ‘resolver’ aun la situación.

  • PM72 dijo:

    Es cierto………después de 2011 se ha multiplicado el trabajo tanto de los notarios como de los registradores de la propiedad. Afortunadamente se eliminaron todas esas restricciones absurdas que en aquel momento solo proporcionaban más ilegalidades para el pueblo. Los cambios ocurridos han propiciado bienestar en la población y son una fuente d eingresos para el estado por concepto de los impuestos, así es como funciona el resto del mundo. Pero……….nos hemos puesto a pensar si los locales para el trabajo de las notarías y los registros de la propiedad tienen las mejores condiciones? En ocasiones los trámites que son personales dejan de serlo pues los locales no tienen condicones para ello, sin hablar del salario tan pobre que reciben tanto Notarios como Registradores de la Propiedad, que duramente sobrepasan los 450 pesos, cuando en el mundo entero estos son los dos juristas mejores pago que existen.

  • Ana María dijo:

    Muy buen artículo, pero en la notaría de Sagua la Grande, VC si no “MOJAS” a las dos notarias que existen tus trámites se demoran meses o nunca terminan, si las “TOCA” a cualquiera de las dos te lo resuelven en solo días. Triste realidad.

  • Adonis A dijo:

    Mislay lo que sí está es muy bonita

  • Faraon dijo:

    No c si este tema tenga algo q ver con esto pero mne interesaria decirlo pues me interesa saberlo.Alguien me podria responder esta pregunta:Si uno c gradua d T medio en x especialidad tendria derecho a realizar pruebas d ingreso a la universidad antes d q c lo lleven para el Servicio militaR SI ES D SU INTERES o hay q obligado pasar el servicio antes (por favor respondeme es important)

    • Ariel dijo:

      Amigo eso lo contestaron en la mesa redonda, cuando tenga dudas de nuevo informese

      • Faraon dijo:

        oe amigo si pero como sabras yo no vi la mesa redonda, por eso estoy preguntando …. por q no me explicas tu e??

  • El gato dijo:

    El problema no está en el trabajo del notario. No es difícil comprender que un notario es la persona que certifica la legalidad de las transacciones y operaciones que se hagan. La firma y cuño de un notario indica que un documento es legal, por eso los notarios tienen que tomarse su tiempo para hacer su trabajo, revisar expedientes, etc.

    El problema está en las notarías. No tienen una buena recepcionista, no
    tienen una secretaria eficiente, no tienen un asistente. Muchas veces el problema de la gente está en la falta de información, el desconocimiento de los procedimientos y eso trae aglomeración de personas innecesariamente.
    Pero muchos “inteligentes” han visto la forma de sustituir a la recepcionista por un mural, entonces gente llega y nadie le informa nada, nadie sabe nada y hacen la cola por gusto.
    El notario no tiene que salir a organizar colas ni a repartir tickets o anotar una lista de nombres de los que están en la cola. El notario necesita una secretaria que sepa hacer su trabajo. El notario necesita un asistente que sea también licenciado en derecho y pueda atender a las personas y brindar información, sin necesidad de llegar al notario. El notario tiene que estar en su despacho con todas condiciones creadas, porque el es un funcionario que el estado le asignó una autoridad y hay que respetar esa autoridad.

    A mi modo de ver lo que realmente falla es todo el mecanismo que gira alrededor del trabajo del notario. El Registro Civil, las certificaciones de cualquier tipo se demoran una eternidad. No se utilizan eficientemente las nuevas tecnologías, que son precisamente para ganar en calidad y ahorro de tiempo.
    Otro tanto se puede decir de los Registros de la Propiedad y Oficinas de Vivienda.

  • jpuente dijo:

    Es un tema bastante polemico: es verdad que los locales dejan mucho que desear. Que he visto, por ejemplo a una recepcionista [tecnica] indicarle tramites a una anciana, verbalmente, sin anotarle nada. Que los usuarios llegan a la notaria sin revisar su documentación antes, la que va a presentar y es allí donde se entera de los errores acumulados de años que si cada interesado lo revisara, con sentido comun, se evitaría graves problemas. He visto a las personas firmar la documentación sin leer lo que firma. He visto a notarias no sacar cuentas en cuestiones de coutas. He visto a notarias hacer las cosas muy de carretilla, que a todas luces parece muy profesional, pero se puede equivocar. He visto llegar a las 10 de la mañana y decirme que venga mañana que ya es muy tarde que a las notarias se viene temprano. He visto a ancianos y ancianas sin acompañante. He visto a abogados con muchos asuntos por resolver, cobrando y cobrando fuera de fecha termino. He visto el cubaneo en las notarias, la mala vestimenta, la falta de capacidad para explicar lo que se quiere o lo que se puede ofertar. En fin…es de parte y parte. Los cubanos debemos saber comportarnos y asumir una aptitud de analisis cuando se tenga la documentación. Hay que tener responsabilidad civil ante el tramite. Y exigir profesionalidad, pero no con la risita y la boberia. Hacer un tramite legal es un asunto muy serio. La carpeta de tramites ha aumentado, en los ultimos años, pero a todas luces las notarias no. A estas alturas, por ejemplo, piden 60% de las plazas para estudiar medicina, eso está muy bien, pero las carreras de leyes, cuantos se graduan y cuantas plazas viene cada año para las universidades?. Y no voy a tocar aqui el tema de la docencia. Si queremos a un notario que realice el 35% de los tramites que hacia antes, con el mismo salario y las mismas condiciones de trabajo, tampoco vamos a resolver el problema. Se avecina un aumento de tramites civiles y no se vislumbra un proceso inversionsita. Si el MINJUS ya lo tiene, eso es genial. Saludos

  • jpuente dijo:

    a proposito: esa notaria es muy bella

  • Enrique dijo:

    Se trabajará mucho en los locales y en las condiciones de trabajo de los notarios. Eso ayuda a que tengan mejores condiciones para revisar todos los documentos, por eso se habla del tiempo que necesitan. Pero por sobre todas las cosas, deberá primar su nivel profesional y orientar desde el primer momento qué debe presentarse para un trámite determinado. Eso se puede hacer hasta en el banco de un parque. No tiene sentido, y demuestra una gran falta de ética y de profesión, que cada notario tenga “su librito” y que cada vez que piensas que vas a terminar algún trámite, te piden otro documento nuevo. Las leyes existen, se supone que estamos en un proceso de institucionalización, donde todo esté regulado legalmente, pero no todos somos especialistas en leyes para saberlas leer, interpretar y aplicarlas. Para eso están los abogados, para que te orienten, te encaminen. Y los notarios otro tanto, porque son los que en última instancia tienen que firmar y acreditar un procedimiento jurídico determinado. Qué aprendan más de lo que tienen que hacer y que ayuden a los demás a que su vida sea más fácil. Si es que en verdad saben lo que tienen que hacer, hacer lo contrario demuestra que se están aprovechando del desconocimiento de los demás.

  • El Wily dijo:

    Quisiera que me explicaran en que se han basado para impedir las legalizaciones de titulos, certificado de notas, programa de estudio y todo lo relacionado con academicos a los profesionales de la salud hace solo unos dias. Sin contar con la opinion de nadie arbitrariamente. No ha sido publicado pero acerquense a cualquier consultoria juridica internacional para que lo comprueben. Quisiera me explicaran en que basaron la decision de semejante atropello.

  • jorge luis dijo:

    ya con la presencia de la licenciada le pongo todo a su nombre bella de verdad

  • MONTESQUIU dijo:

    Puedo decirle como Abogado Holguinero , que aun las personas conocen la escencia la labor del jurista, y mucho mas la del Notario.

Se han publicado 25 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rafael Arzuaga

Rafael Arzuaga

Periodista cubano. Miembro del staff de Cubadebate. Enviado Especial a los Juegos Panamericanos Toronto 2015

Ivyliet Ventura Kessel

Ladyrene Pérez

Ladyrene Pérez

Graduada de Periodismo en la Universidad de La Habana. Fotorreportera de Cubadebate. En twitter: @makuijo

Vea también