Imprimir
Inicio » Opinión, Historia  »

En Leningrado me gradué

| 37

centenario-revolucion-de-octubre

En 1985 terminé mis estudios. Tuve el privilegio de ser el primer cubano en graduarse en la Facultad de Orientalística (más o menos así se traduce) de la Universidad Estatal de la entonces llamada Leningrado. Y hasta el 4to año de la carrera era el único estudiante de la Isla en la Facultad, hasta que se incorporó una compañera, Carmelina Ramírez, que hoy es Embajadora de nuestro país en el exterior.

Me tocaron los años en que hubo cuatro líderes soviéticos. Tres murieron y el cuarto, Gorbachov, asumió en abril del 85 con un estilo nuevo, diferente. Recuerdo a la prensa de esos días cómo alababa los encuentros del nuevo Secretario General con el pueblo y su estilo a la hora de tratar los problemas de la URSS. En Julio de 1985 cuando partí de regreso a Cuba, no podía imaginar que seis años después, ese mismo Gorbachov ponía fin a decenas de años de esfuerzo y heroísmo, con una simple firma que decretaba la desaparición de la Unión Soviética.

Mucho se ha escrito, investigado y dicho sobre ese proceso destructivo. Para mí, en lo personal, fue extremadamente doloroso. En los pasillos de la Facultad  y del albergue estudiantil compartía con colegas y amigos de muchas nacionalidades que integraban ese enorme país en aquellos años. Conocía de sus inquietudes, palpaba las diferencias nunca borradas por entero entre ellos, pero nunca en la magnitud que después fuera exaltada por la traición de Gorbachov a la Patria que forjaron sus antecesores.

Cien años se cumplen de la Revolución de Octubre de 1917. Un cambio radical que llenó de ilusiones a millones de personas en el mundo. Por primera vez en la historia se abrieron las puertas para que aquellos que nunca tuvieron la más mínima oportunidad en la vida, pudieran estudiar y soñar, trabajar por un bien común, y llevar su ejemplo a otros lares.

Como toda Revolución no estuvo exenta de errores. Algunos de ellos tan negativos que es imposible ocultarlos en los libros de Historia.  Pero el pueblo soviético siempre supo enfrentarse de manera unida a los que intentaban ocuparlos, invadirlos o cercenar las bases del país. Y la epopeya de la Gran Guerra Patria siempre es recordada como el eslabón fundamental de la gran victoria sobre el fascismo. Nadie puede olvidar a los más de 20 millones de soviéticos que perecieron en esa lucha.

Y cien años después, con sus diferencias de enfoque y práctica, somos muchos millones los que seguimos pensando en la validez y la permanencia de las ideas de justicia social para todos. No para minorías, sino para que cada ser humano se sienta útil y seguro, amparado en la desgracia y solidario con los otros.

Una y otra vez vienen a mi mente los recuerdos de esa etapa que me tocó vivir en Leningrado. Y que me perdonen los que difieran, pero me niego a cambiarle el nombre a la ciudad donde disfruté años de especial importancia en mi vida. Una ciudad que fue creada por Pedro el Grande, pero magnificada por los soldados y obreros que en Octubre de 1917, según el calendario juliano, supieron ponerle fin a la esclavitud y servidumbre, y escribieron una página de honor en la historia de la humanidad.

Para ellos, y para los amigos que aún mantengo después de tantos años, va mi recuerdo. Esa memoria que nadie puede borrar, a pesar de los intentos. Y a ellos les envío este poema de Mayakovsky, que me ha acompañado desde que, con solo 18 años, pasé mi primera Noche Blanca en el eterno Leningrado:

…Somos iguales.

Camarada de la clase trabajadora.

Proletariados de cuerpo y espíritu.

Solamente unidos

solamente juntos podremos engalanar el universo,

acelera el ritmo de su marcha,

ante una oleada de palabras, levantemos el dique.

¡Manos a la obra!

¡Al trabajo, nuevo y vivo!…

Lea más:

Envía Raúl mensaje al Presidente del Partido Comunista de la Federación de Rusia

Se han publicado 37 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Carlos dijo:

    Bueno amigo, quiero que sepa que para muchos residentes de esa gran ciudad, donde viví muchos años, es ofensivo llamarle Leningrado. Su nombre original fue St.Petersburg y nunca se debió haber cambiado. Si las ideas leninistas están tan vigentes entonces por qué en la Rusia de hoy los comunistas nunca alcanzan ni el 10% del electorado. No se puede vivir de románticismo …

    • Omar Olazábal Rodríguez dijo:

      Bueno, Carlos. Es Usted uno de los que difiere. Yo viviré con mi romanticismo a cuestas, con el cual, por cierto, soy feliz. Y ya que me trata de amigo, le remito a mi opinión sobre esa palabra: http://www.cubadebate.cu/opinion/2016/03/29/mi-amigo/

    • artemiseño dijo:

      Quizá lo sea para algunos pero no para muchos otros. La región se sigue llamando Leningradskaya. Por otro lado, coloquialmente ni siquiera usan el nombre completo de la ciudad,le llaman “Piter”

    • abelboca dijo:

      Lo único que te falta es decir que hay que sacar a Lenin de su Mausoleo. Sr. mío, la Historia de 70 años de socialismo en la URSS no se puede borrar de un plumazo, ni el cariño y respeto que los cubanos le tenemos a lo que fue el Primer Estado Socialista del Mundo, que tanto nos ayudó en los momentos más difíciles de nuestra Revolución. ¡Grabate bien esto!

  • Jose R Oro dijo:

    Estimado Omar Olazábal Rodríguez. No solo Carlos difiere, sino muchos. Coincido con usted en que Mijaíl Gorbachov, supuestamente enfrentándose a las múltiples deformaciones del socialismo soviético, terminó apoyando las tendencias anticomunistas y pro capitalistas presentes en la dirección del país, y contribuyó mucho al proceso de destrucción de la URSS. Pero me pregunto, ¿se hubiera salvado la URSS, si otro líder hubiera dirigido al país en vez de Gorbachov? Las enormes distorsiones entre la teoría y la práctica, la alta ineficiencia económica, la corrupción, otros errores acumulados durante largo tiempo, la pérdida de fe en el socialismo entre muchos ciudadanos soviéticos (sobre todo jóvenes), ¿se hubieran podido solventar en la mitad de la década de los 80 del siglo pasado? Dejo abierta la pregunta para que mis colegas Cubadebatientes opinen.
    También pasé bastante tiempo en la URSS, y desearía expresar que como se ha discutido frecuentemente (y con mucha calidad) en Cubadebate no hay un “Fin de la Historia” ni en la forma expresada por Fukuyama, ni de ninguna otra forma, punto. Tampoco hay un “Comienzo de la Historia” y ciudades como Leningrado, Stalingrado, Kaliningrado, Kuibishev, Gorki existían siglos antes de la gloriosa Revolución de Octubre cuyo centenario conmemoramos con emoción (y para algunos nostalgia), un extraordinario e impar evento la Gran Revolución de Octubre, en mi opinión uno de los momentos más grandes de la historia, pero no el “Comienzo de la Historia”. Tambien Carlos III se va a seguir llamando Carlos III, Infanta, Galiano, Reina, Enramadas, se van a seguir llamando igual, a pesar de que algunos no entiendan que cambiar una placa en cada esquina, no significa que se les haya cambiado el nombre.

    • Preocupao dijo:

      Oro, la historia es acerca de lo que fue, no de lo que pudo haber sido. Sin embargo, es un hecho el papel que jugó “Elquelacagov” en la hecatombe soviética. Todavía se me revuelve la bilis de recordar algo que leí en algún lugar que no recuerdo en el cual este mequetrefe le pregunta a Bush o a Reagan acerca de “qué URSS querían ver los Estados Unidos”. De ser cierto, y a juzgar por lo que hizo, el tipo era muy capaz, merecía que resucitaran a Yagoda, a Yezhov, a Beria y a unos cuantos operativos del NKVD y que esa siniestra camarilla cargaran con su frente manchada a darle un paseíto por Kolimá. En el libro Socialismo Traicionado se habla muy positivamente de los resultados del enfrentamiento que promovió Andropov a muchos de los problemas que presentaba la sociedad y el sistema soviético, acciones que mostraron un resultado palpable y casi automático, así que en esos años aún no se había alcanzado el punto de no retorno. Ese llegó de la mano de cabrones como el mencionado Gorby, y Shevarnadze, y Yákovlev, y otros más. Incluso de habla de un paseíto que se dieron los dos primeros en el que llegan a la conclusión de que había que demoler el estado soviético.
      Thatcher hablaba sin tapujos acerca de cómo los especialistas occidentales vieron en Gorbachov alguien con un ego fácil de seducir, deslumbrado por el capitalismo, y por eso, el instrumento perfecto para ganar por KO la guerra fría. A ello hay que sumar el hecho del verticalismo soviético, la mentalidad creada de que “el Centro” pensaba y decidía por la ciudadanía, y que no se podía mover un dedo sin la señal de ese Centro. Razón por la cual cuando ilegalizaron de un plumazo el PCUS, con sus decenas de millones de militantes, esos millones que no movieron una paja en defensa de su partido. ¿Qué tipo de militanca es esa? ¿Estaban allí solo para hacer bulto, y ser mostrados como una estadística triunfalista más? A fe mía, que todo indica que así fue.

      • Jesus dijo:

        Preocupao: Haces referencia al libro Socialismo Traicionado , que yo tambien lei , con un insoportable tufo stalinista. Te invito . a ti , y a todo al que le interese , “La Revolucion Traicionada” , de Leon Trostky. Alli entenderan como el desmerengamiento de la URSS, empezo mucho antes de que naciera Gorbachov.

      • Taran dijo:

        Muy buen comentario, por cierto, el prologo del libro que menciona, escrito por Ramon Labanino, debia ser material de estudio para todos los cubanos.

      • jpuentes dijo:

        usted si entendió el mensaje de “El Socialismo Traicionado”. Me alegro mucho. Hace rato que vengo oyendo cosas como estas: “yo no tengo que leer nada, porque yo viví en esos paises muchos años…”, lamentable error de perspectiva!!. Hasta donde yo sé en los años jovenes lo unico que nos interesaba era graduarnos y divertirnos. Que haya alguien a esa edad preocupado por estudiar y analizar y comparar e investigar los procesos macropoliticos y socio-economicos y culturales de cada uno de esos paises y de estudios academicos vinculantes con esos temas, la verdad que no conozco a alguien… es posible que haya, pero a esa edad es dificil. Esos conocimientos se adquieren despues de vastisimas lecturas e investigaciones a la luz de los acontecimientos y desde una perspectiva historica, o sea 20 años despues de “vivir”, por no decir estudiar y gozar, en esos paises… vivir y hablar con la gente no es suficiente para comprender a plenitud los sucesos, se necesita justamente, leer, estudiar… así que el cuento de “yo viví alli, y a mí no hay quien me haga un cuento…”, es vivir del cuento, señores…. hay personas que meten una clase de muela y de vinculaciones de suscesos inauditas y tal parece que le sabe un mundo a la cosa…. tufillo a incultura crasa

    • Aníbal dijo:

      Oro, también viví en la extinta URSS, en la Ciudad de Kalingrado. Allí, no se por qué, no les gusta el nombre antiguo. Kionisberg. Difiero del autor del artículo en algunos puntos, una sola pregunta: ¿pudo haber tenido el mismo peso actualmente, en la arena internacional, en todos los órdenes, aquella URSS o la actual Rusia?.
      Los errores cometidos a la postre pasaron cuenta. No puede haber sido cuestión de decisiones mal tomadas. La suma de desencuentros siempre va a generar malos resultados. Revisemos lo nuestro primero.

      • Jose R Oro dijo:

        Estimado Anibal. Muy simple Konigsberg era una ciudad alemana de hecho la capital de Prusia Oriental, la cuna de Enmanuel Kant. Despues de 1945, la poblacion alemana fue trasladada de alli y re-poblada con personas de las republicas sovieticas, por cierto una cantidad importante de ellos militares. Considera logica la razon de por que no querian que se llamase Konigsberg?

    • El buril dijo:

      Jose R Oro: Excelente, no hay mucho más que agregar por el momento.

    • artemiseño dijo:

      Hay mucho de eso que tiene ver con la falta de un buen liderazgo ¿la pregunta es por que el PCUS no pudo generar ese liderazgo tan necesario durante las últimas décadas? El socialismo es un proceso consciente, lo construyen las personas organizadas (es decir se construye como un edificio, no crece espontáneamente como una planta, que es lo que hace el capitalismo), por lo tanto, el liderazgo es fundamental.

    • Sergio dijo:

      Estas cossa con los NOMBRES siempre es mejor dejarlo como está,,,,

      Un ejemplo que pudiera ser “TONTO”, por así decirlo,, quien le llama SALVADOR ALLENDE a la Calle Carlos III en Centro HABANA?,,,,,, NADIE,,, y por ahí van los tiros. Después cuando sumas “otras cosas”, nos damos cuentas de las tonterías que es CAMBIARL nombres HISTORICOS a PLAZAS, CALLES, PARQUES, CIUDADES, etc., etc., etc,

      Es lo que creo,,,

      Saludos,

    • CAVAFY dijo:

      …Omar habla de su nostalgia, es válido yo lo aplaudo…se ha tomado por las hojas el rabano del espiritu que el quiso trasmitir…y los nombres son solo eso nombres…hay quienes dicen Carlos otros como yo Salvador Allende y con orgullo inmenso lo digo. Errores cometen todos los seres humanos…y convencido estoy que hoy la rusia de Putin, los comete…que hay personas que solo son numeros en las estadisiticas…el sabado vi un documental en la pupila asombrada (por si acaos no fue hecho en Cuba) donde con ciencia se compara los resultados economicos del periodo sovietico, donde sin parcialidad se habla de errores…pero no es tan desastroso lo economico como se pretende hacer creer…mucho de lo que fabricaban le faltaba imagen, pero duraban..y y no como ahora con la Obsolescencia programada..lujo que el planeta se puede permitir…Si es válida y aplaudo la nostalgia de Omar

      • María dijo:

        Saludos! En mi modesta opinión, discutir lo del nombre de una calle o una ciudad no me parece lo más importante, porque la gente hasta lo asume por costumbre más que por penetrar en su significado, no debiera ser, pero es. Pero yo coincido con el autor, amén de errores en su construcción, hay mucho (creo que hasta demasiado) de positivo en los que se hizo en la URSS, y sigo pensando que para evaluar los procesos hay que poner dos pizarras, una con lo que produjeron de positivo y otra con lo negativo y luego darle valores y ponderar. Miren, es increíble lo que se alcanzó en todos los terrenos por la URSS, ¡recordemos!, que la mala memoria es mala consejera. Bien que había cosas que arreglar, tal vez difíciles, pero no era ese el camino que le debían a la humanidad, por principios y por actuar con respeto y dignidad ante la memoria de sus caídos. Les comparto un poema que hice, luego de la disolución de la URSS, que hasta disolución podía ser ( si era la voluntad de los pueblos), pero no de la forma que fue: enterrándolo todo. Les advierto que lo del traje gris pasado de moda, que aparece al final del poema, es simbólico, no es porque asocie el socialismo con pobreza sino porque no darle importancia a la moda, que es lo más simbólico de la banalidad para mí a ese nivel, lo asocio a que le das prioridad a cosas más significativas para el hombre, entre las tantísimas que hay en este mundo desigual. Lo titulé: No puedo perdonarte. Se lo dedico al autor de estas líneas con quien me solidarizo y a quien agradezco sus sentimientos y dice así:
        Comenzaste por abochornarte/del traje gris, pasado de moda,/que llevaste a encuentros internacionales/ Fueron los primeros síntomas del mal, que a tiempo no atacaste/ y fue cubriendo tu cuerpo,/ pudriendo tu alma,/ tu bochorno se generalizaba……./ Comenzaste a encontrar ridículas tus antiguas ideas,/ empezaron a perder sentido tu esperanzas./ Y fue banal y perdido el tiempo en que creciste, la historia que aprendiste,/ la vida que llevaste./ ¿Cómo dejaste que te llenara?. Hoy, ¿ eres tú quien pronuncia esas falsas palabras,/ quien se cubrió de vicios, de ambiciones y de faltas?/ Yo sé qué por ahí ,muchas cosas mal andaban,/ y sé también que debían arreglarlas,/ pero pienso que tocaste a la puerta que no era,/ y perdiste el camino de regreso a tu casa./ Yo puedo perdonarte que dudaras,/ pero no puedo perdonarte tu bochorno./ Tu traje gris, pasado de moda/¡Era un símbolo en mi patria!

      • Jose R Oro dijo:

        Estoy convencido que un buen debate es mucho mejor que una falsa o fingida unanimidad. Yo participo de la nostalgia, recuerdo los días de verano en que tomaba el metro en la estación Tretiakovskaya Galeria y me bajaba no en la estacion Beliaevo (donde vivía) sino en Novy Cheriomuchki (dos paradas antes) y caminaba a lo largo de la infinita ulitsa Universitiet, recuerdo el amor, la fe en el futuro, y en un plano mucho más prosaico, el stalobaya donde almorzaba por 60 kopeks. Considero que la GRSO fue el evento más importante del siglo XX y que sus ideales (ojo, no su praxis) y muchísimas cosas importantes que se lograron, están vigentes y lo seguirán estando por mucho tiempo. Creo que Lenin fue un genio mayúsculo, el más sobresaliente de la primera mitad del pasado siglo.
        Pero es nuestro deber para nuestros hijos y nietos el pensar en el futuro, y sacar del pasado las debidas conclusiones, coincido con la intensa poetisa María que no se debe “asociar al socialismo con pobreza”, pero de hecho lo asi lo hacemos, le tememos a la riqueza mas que a la pobreza. Si el mundo de hoy es desigual es porque no hemos sabido superar la desigualdad, y asumir que el distribuir con justicia, de forma socialista, implica que usemos un “viejo traje gris”. Para que el socialismo triunfe, tenemos que producir lo que vayamos a distribuir, y hacerlo suficiente y eficientemente.
        Muchos decimos que apoyamos a la Unión Soviética y su memoria, entre ellos me encuentro, y repetimos constantemente ‘a pesar de que hubo errores”, pero sucede que muchas veces nos negamos a discutir con sinceridad estos errores.
        Darle la total responsabilidad de la caída de la URSS a M.S. Gorbachov es tan falso como endilgarle a Hitler toda la culpa por el nazismo y la Segunda Guerra Mundial. Chamberlain y Deladier abandonando a Checoeslovaquia en 1938, tienen su cuota de culpa, como la tuvieron Mussolini, Antonescu, Metaxas, Horthy, los lideres polacos de aquel entonces (de genuina estirpe Pilsudskiana), Stalin, y las personas citadas por Preocupao, Yagoda, Yezhov, Beria que destruyeron al Ejército Rojo, Roosevelt neutral hasta que no lo atacaron, Churchill que quería mantener anacrónicamente al imperio británico, los militaristas japoneses, Chiang Kai Chek que prefería entregar China a los japoneses que compartir el poder con los comunistas, y así hasta el infinito.
        El mejor homenaje a Lenin no es el nombre de una ciudad, (el oblast o provincia se sigue llamando Leningradskaya, o su ciudad natal Ulianovsk), sino dar los pasos prácticos, reales, tangibles, con la experiencia del pasado, analizar esos errores que mencionamos pero no discutimos, para no repetirlos y construir ese socialismo próspero y sostenible que es de seguro el futuro de la humanidad.
        La historia no tiene fin, tampoco comienzo.
        ¡Viva la Gran Revolución Socialista de Octubre, un joven que cumple cien años!

  • Jota Pe dijo:

    Omar: pasamos juntos esos hermosos años de estudio en la universidad y como tu dices conocimos gente de todo el mundo con sus pensamientos y experiencias que muchas compartieron con nosotros. Como tu, no pierdo ni un detalle de los vivido en esos años. La historia, como sabemos, no se hace hasta que sucede y Garvachov la hizo a su modo y vimos el resultado. En cuanto a nombre, San Pertsburgo es el original, que por cierto, sigue siendo esa ciudad hermosa en la que vivimos alli pero el homenaje a Lenin lo lleva el nombre de la region- Leningrado.

  • Mercedes del Risco Cabrera dijo:

    Con este articulo, he recordado mis años de estudios en la URSS, me gradué en Novosibirsk en 1984, fuimos el premier grupo que llego a esa cuidad, tres muchachos y yo al Instituto de Comunicaciones, otro grupo mas grande al Instituto de Técnico y al Instituto de Geodesia, alrededor de 30 jóvenes. Comparto tus ideas, imposible olvidar esos años, como dices con sus diferencias que existían, fueron maravillosos años haber compartido con el pueblo soviético, agradables recuerdo guardo de mis compañeros de estudios, profesores, amistades, rusos, uzbecos, alemanes, vietnamitas, varias nacionalidades, cubanos y siempre prevaleció la amistad.

    La Revolución de OCTUBRE indiscutiblemente marco un cambio en la Historia, Lenín encabezo dicha revolución, para bien de todos, la URSS digan lo que quieran decir, luego en la 2 da Guerra Mundial, en esa gran guerra patria libero a muchos pueblos europeos de el fascismo hitleriano, cuantas historias han quedado y quedaran imposible de olvidar, los fascistas arrasaron con tantas y tantas personas sin importarles nada, el pueblo soviético demostró su inteligencia, su valor, con la firme decisión de vencer y lo lograron.
    A esos maravillosos pueblos de Rusia, Ucrania, Bielorrusia, Moldavia, Uzbekistán, etc, mis felicitaciones y mis deseos que prevalezca la PAZ POR SIEMPRE.
    Gracias Omar Olazábal Rodríguez por este importante articulo para siempre.

  • abelboca dijo:

    Orientalísitca jamás lo vi en ninguna carrera en la URSS. Me gustaría me dijeras qué es esto. Gracias. Yo he visitado varias veces Leningrado y allí pasé el frío más grande de mi vida: 38 grados bajo cero frente al Crucero “Aurora” en el año 1964. Yo me gradué en la URSS de una carrera técnica en Moscú, 15 años antes que tú. Viví intensamente la “salida” de Jrushov, la entrada y decadencia de Brezhnev. Percibí en el terreno la degradación de la URSS, la traición de Elstin y Garbashov, el advenimiento de Putin.Trabajé cuando estudiante, varios meses en las Tierras Vírgenes del Kazajstán soviético, y todo lo que me pagaron lo doné a nuestra embajada en Moscú para comprar armas para la guerra en Viet-Nam. Estudié pero además viví dentro del pueblo soviético en el sentido más amplio de la palabra, y luego, cuando me gradué, por razones de mi trabajo recorrí decenas de centros de investigación y fábricas de la URSS en todas las Repúblicas, incluyendo algunas autónomas por más de 30 años. Por eso creo conocer muy bien la idiosincrasia de los pueblos de la antigua URSS, desde la base, y luego, con el tiempo en las “alturas”…Me tocó vivir Y SUFRIR la destrucción de la URSS desde la posición de “técnico” cubano y de nuestros intereses nacionales, y mis experiencias en este sentido me llevaría muchísimo tiempo y espacio relatarlas en este foro. Leningrado para mí sigue siendo Leningrado y lo siguirá siendo siempre porque soy de la “Vieja Guardia”, y creo que esa ciudad se merece ese nombre pues allí triunfó la Revolución más grande de la Historia de la Humanidad dirigida por aquel hombre bajito, medio calvo y que arrastraba la “erre” al hablar pero que era un gigante que cambió la historia no solo de Rusia sino del mundo.Sé que hay muchos detractores en Cuba y fuera de ésta, de Lenin, que quieren “modernizar” sus conceptos, -en una ola “centrista” incipiente muy peligrosa,- negar el rol de él en aquellos cambios radicales, e incluso que niegan la importancia social de aquel enorme movimiento de masas, en medio de una guerra imperialista de rapiña, con un 90% de analfabetismo, sin Internet, sin móviles ni tablets, sin apenas teléfonos. Hacer una revolución bajo esas condiciones, echar abajo la superestructura zarista y erigir sobre sus ruinas una base social TOTALMENTE NUEVA para todos (incluso para el propio Lenin) es una enorme, monstruosa, escalofriante, colosal tarea que Lenin y el Partido Bolchevique lograron realizar. ¿Cómo no voy a estar de acuerdo en que Leningrado, siga siendo Leningrado? El ex-soviético, de cualquier generación que diga lo contrario es un mal agradecido, aunque de estos hay muchos millones en la Rusia actual. Pero también los hay que piensan como yo en ese país, y en el nuestro, serán minoría en Rusia, pero también Lenin en el Partido fue minoría mucho tiempo y esto no lo amilanó. Hasta aquí llego yo, no tengo más espacio, porque si escribo más a lo mejor Randy me “recorta” el comentario.(esto, en broma, claro está). ¡Viva la ETERNA Gran Revolución Socialista de Octubre!

    • Omar Olazábal Rodríguez dijo:

      Abelboca: No he encontrado una traducción mejor para Vostokovedenie, quizá Facultad de Estudios Orientales. Allí se estudiaban las carreras de Filología e Historia de los países del Medio y Lejano Oriente y África, así como el antiguo Egipto. Mi título es graduado en Filología en Lenguas Orientales y Literatura. Espero haberle explicado lo que quise decir. Gracias por su comentario. Y para los que opinan sobre el nombre de la ciudad, no es el centro del artículo. Es solo mi opinión sobre lo que no debió haber ocurrido después de casi 80 años. La historia no se puede borrar de un plumazo como lo intentaron e intentan hacer.

  • almagorstein dijo:

    Lenin sigue siendo
    el hombre
    más vivo entre los vivos. Es
    nuestra sabiduría,
    nuestra fuerza
    y el arma que blandimos.

    MAYAKOVSKY

  • SSP dijo:

    También estudié en Leningrado (1984-1990) y hasta la fecha, a pesar de haber visitado otras, sigue siendo una de las ciudades mas hermosas que conozco, me es entrañable siempre y el nombre me es lo de menos, como quieran que la nombre, siempre será la ciudad de mis sueños de joven y de amigos del alma.

  • Martha dijo:

    No es mi intención debatir, soy de las nostálgicas, estuve casi 6 años de mi vida en ese bello país, el que conocí como URSS, donde disfrute los mejores años según se dice de la vida, los años univeristarios, podemos o no divergir, eso está bien, podemos ahora tratar de responder esas y otras muchas preguntas sobre lo que pudo o no ser, pero lo principal pienso yo, es lo objetivo, lo que sucedió, se destruyó un país, un sistema con o sin errores, con grandes diferencias, que los que tuvimos la posibilidad de vivir allí lo vimos y palpamos, pero ese gran país y su gente merecía un final propio, no de ordeno y mando mediante una firma, existía inercia que no permitió defender quizas lo indefendible, en fin todo lo que se conoce y lo que aún quizas desconocemos acerca de esos años de cambios rotundos, drásticos, a mi, al igual que el artículista, me toco vivir esos años en los que hubo tres presidentes, en menos de dos años, necesitaban cambios, y fuertes, pero coincido en creer que no necesitaban el virage, pudieron haber logrado el cambio necesiario, quien sabe, ahora eso cae en el saco de la especulación, los recuerdos de esos años nadie me los borra por supuesto, los llevo conmigo siempre, mantenemos comunicación con nuestra universidad, estrechos lazos, nos reunimos y algunos profesores y compañeros de estudio nos visitan, y eso tambien contribuye a mantener el legado de lenin en el corazón de muchos..

  • Rafael Cantero P. dijo:

    Conocí, al igual que Omar, el pueblo soviético. Un líder con inteligencia hubiera logrado rectificar errores y hubiera dirigido ese país a una potencia sin cambiar el rumbo, algo que le hubieran aplaudido la mayoría de los soviéticos. Los errores cometidos son errores que se cometen en cualquier proceso político – social; sin embargo no había que inclinarse ante los EE.Uu como lo hicieron Gorbachov y el alcohólico de Eltsin. Putin ha retomado una senda, pero para nada será lo mismo. Los índices sociales y económicos de aquel país eran insuperables. No creo que el cambio de Leningrado a San Petersburgo tenga que ver con lo que afirma el forista Jose R Oro, sino con los sentimientos anticomunistas de los que dirigieron Rusia luego del descalabro. Lo de que el Partido comunista Ruso tiene pocos adeptos (10% del electorado), como dice el forista Carlos, no lo puedo discutir, ya que no vivo allí ni me dedico a leer sobre la estructura política de Rusia, pero las ideas leninistas están vigentes, no sólo en Rusia, sino en el Mundo, al igual que no se puede hablar de que el marxismo murió. A fin de cuentas el Sr. Fukuyama proclamó el fin de la Histria, luego de lo cual han aparecido nuevas formas políticas como el Socialismo del Siglo XXI en A. latina, el cual, a prpósito, no lo dejan desarrollarse, imponiéndole una guerra de todo tipo ¿por qué será?

  • Otro dijo:

    Leí este trabajo y afloraron muchos recuerdos. Estudié en esa incomparable ciudad en esa misma época: desde 1981 a 1986, viví todos aquellos cambios, el clima social que se respiraba… Y algo me quedó claro muy rápido: al menos entre los jóvenes, era muy popular llamar a su ciudad por su nombre original, la llamaban Peter… cuando se referían a ella. Creo que la restitución del nombre original era un deseo de muchos de sus habitantes, independientemente de su credo político.

    • Sergio dijo:

      Era así,,,, la llamaban así.

  • Roger Obregón Tejeda dijo:

    Bueno, Omarito, yo me gradué dos años antes que tú en esa misma Universidad, y comparto tu criterio, a mi juicio el socialismo fue apuñalado por la espalda, Gorbachov pretendía “perfeccionar” el socialismo con su perestroika y glasnot y lo que hizo fue destruirlo, de haber vivido más tiempo Andropov, otro “gallo hubiera cantado”…para el amigo que se extraña esa era la Facultad de Lenguas Orientales…si mal no recuerdo lo tuyo tenía que ver con el idioma árabe… Un abrazo, mi hermano desde este comentario…!!!

    • Sergio dijo:

      Con el Mayor respeto, eso que dice de ANDROPOV nunca lo sabremos, pero sí le puedo decir una cosa, yo sólo estuve año y medio, y peor que Gorbachov fue Brezhnev, este si ACABO, fue lo peor que le pudo pasar a la URSS. Gorbachov, si bien pudo hacerlo mejor, tan sólo recogió un PAIS PUTREFACTO por dentro, y trató de enmendarlo. Sino era con Gorbachov, se caía con Kruenetsov, Sokolov, Popov,,, o cualquier otro con apellifo ruso que le hubiese tocado.

      Saludos,

  • Omelio dijo:

    Omar: felicito tu permanente presencia en Cubadebate, esta vez en con un artículo sobre un tema muy actual, más allá de un nombre u otro (y soy de los que no comparto la práctica de cambiar nombres que ya son parte de la cultura e historia de una comunidad) recordé mi estancia en esa ciudad, también llamada Leningrado por esos días, que casi fueron los de las noches blancas, el preámbulo. Allí visité un museo donde se exhibía una muestra del pan de 80 gramos que servía muchas veces de único alimento a los que resistían el bloqueo de la ciudad durante la Segunda Guerra Mundial, impresionante el heroísmo de ese pueblo. Al regresar de mi corto viaje a la URSS y en la propia escuela donde estudiaba (La Lenin) tuve la oportunidad de visualizar un audiovisual con una conferencia del Dr. José Luis Rodríguez sobre la desaparición de la URSS, en la que él identificaba cinco causas fundamentales. Hace un par de días y a partir de una tarea escolar de mi hijo (también estudiando en La Lenin, escuela que no debe cambiar su nombre y esencia), repasé los recientes artículos de José Luis sobre este tema, también publicados en Cubadebate, los invito a leerlos. De momento, es importante que en nuestras escuelas se analicen con profundidad los procesos conducentes a la desaparición del llamado “Socialismo Real”, otro polémico nombre, no terminemos repitiendo un par de recetas con las que se supone se explica todo y también saquemos las lecciones aprendidas, ese proceso nos sería muy útil.

  • Y los demás dijo:

    En esencia estimados foristas, las añoranzas de Omar son las de todos los que un día, tuvimos la posibilidad de estudiar en la antigua URSS, y nos sentimos un poco hijos de los lugares que pisamos durante 5 o más años, no lo pueden entender los que no han vivido esa experiencia. Lo que no puede borrar la historia es que fue el primer país del mundo donde triunfó una revolución socialista, con virtudes y defectos pero socialista y que desgraciadamente sus líderes después de Lenin la revirtieron hasta hacerla desaparecer.El significado transciende hasta hoy en que se celebra su centenario, y retomo lo que muchos de nuestros colegas de varios países conocidos allá nos decían: Ojala que entre los líderes de mi país tuvieramos a un FIDEL. !Viva la Revolución Socialista de Octubre en su centenario!

  • Sonia dijo:

    Estoy contigo Omar, somos muchos los estudiantes que en su momento nos formamos en la antigua Unión Soviética, muchos los recuerdos, muchas las preguntas y conocimientos de nuevas realidades y culturas para los latinoamericanos, pero todas y todos aprendimos a querer y respetar su historia.
    Regresamos jóvenes más formados, quizas no con toda la claridad de lo que estaba pasando pero convencidos después de los acontecimentos que le sucedieron, de lo que perdían y los desafios que tendrían que enfrentar generaciones posteriores.
    Nosotros somos parte de los agradecidos, de los que agradeceran siempre la oportunidad que nos dio la revolución de formarnos allí, de compartir directamente con muchísimos otros jóvenes de otras partes del mundo, de festejar sus logros, de sufrir sus derrotas, de luchar codo a codo porque siempre creimos y creemos que el mundo puede ser mejor.
    Gracias Omar por tu artículo, el poema de Mayakovsky nos ha vuelto a iluminar la mirada y recordar que no se puede olvidar la historia!

  • fermin dijo:

    Omar,lo importante no es la controversia demuchos,lo fundamental es no perder tus nostalgias por algo hermoso vivido,es cierto se cometieron muchos errores que dieron al trate con el sistema,pero no eran incorregibles,el capitalismo como sistema tambien ha errado infinitamente y sigue experimentando,incluso mas viejo que el socialismo y este como tal era un sistema nuevo sin experiencia que debia irse ajustando deacuerdo a lacirscuntancias,lo que sucede es que hombres se aprovecharon de los cambios que debian realizarse en favor de sus intereses personales y acabaron con enterrar el sistema como tal.A gorbachov y a obama se le permitio venir a cuba y expresarse,pero el destino de nuestro pueblo lo erigismo nosotros y nuestros errores lorectificamos nosotros.Olvidar la historia es un error fatal para cualquier nacion,esa es parte de la vida y el quehacer de los pueblos y su memoria,la cual puede hacer grande o perecer a un pueblo.Seria importante ver el documental oligarca rusos,como de la noche a la manaña convirtieron a ese pais en ruinas y como se apoderaron de sus riquezas unos pocos y luego huyeron del pais al extranjero ya convertido en rico,todavia hoy el pueblo sufre la consecuencia de haberse dejado engañar.La revolucion de octubre es hoy y sera siempre poderosa,a pesar de que quieran mansillarla,cuando los pueblos pierdan el rumbo y se den cuenta,esta experiencia volvera una y otra vez a rectificarle el rumbo del bien comun,viva lenin y viva la revolucion de octubre.

  • LlillyTR dijo:

    Hoy se celebró en el municipio Regla el Acto Político-Cultural en conmemoración al Centenario de la Revolución de Octubre. La lluvia no impidió que los habitantes y trabajadores de este municipio asistieran a la ya tan popular y conocida Colina Lenin.
    Los trabajadores de la EMCOR asistieron al acto lleno de historia y emociones, donde se recordó que este lugar fue el primero en Cuba que llevara el nombre del líder ruso en homenaje póstumo.

  • RRA dijo:

    Estimado Omar, coincido contigo y no es simple romanticismo. También cursé estudios en la URSS hasta 1985 que me gradué en el Instituto Pedagógico León Tolstoi de Tula, ciudad heroica, en la especialidad de Matemática y Física. A tu LENINGRADO y el mío, solo pude ir en una oportunidad, pero las impresiones fueron muy agradables. Mis sentimientos son de eterno agradecimiento a la URSS y su pueblo, por lo que han significado para Cuba, por la oportunidad recibida siendo de origen muy humilde, por cómo nos acogieron, atendieron e hicieron sentir como en casa durante cinco años; yo también los admiro por todos sus valores; por lo que aprendimos, lo que disfrutamos; por toda la espiritualidad y por compartir con nosotros lo lindo y bueno de ese País. Sufrí junto a los míos la desintegración de la Unión, soy una más de lo millones que mencionas que seguimos pensando en la validez y la permanencia de las ideas de justicia social para todos; me uno a los recuerdos a los soviéticos, a los que conocí, con quienes compartí años importantes de mí juventud, y a mis compañeros, que fueron muchos, con algunos mantengo una entrañable amistad. No me preocupan los que difieran, esos también estaban previstos.

  • Maruchy dijo:

    Omar, muy conmovedor tu escrito, yo no estudié en la URSS, soy Socióloga, en mis sueños infantile siempre fué el país de las maravillas y soñaba con visitarlo algún día, preferentemente la Plaza Roja donde muchas personas diariamente le dedicaban tributo y respeto a Lenín, y lo primero que hicieron cuando el derrumbe del campo socialista fué echarlo fuera, qué miseria y quitarle el nombre a Leningrado y creo como dijo abelboca esa ciudad se merece ese nombre pues allí triunfó la Revolución más grande de la Historia de la Humanidad dirigida por LENIN.
    Me carteaba con muchos jóvenes de la URSS y así fué creciendo mi pasion y mis conocimientos por ese gran país.
    Gracias Omar por ese artículo que demuestra el amor y agradecimiento que sentimos los cubanos por los hermanos rusos.
    Ahí reproduzco el poema que Bertolt Brecht dedicara a Lenín

    Al morir Lenin, un soldado de la guardia, según se cuenta,
    dijo a sus camaradas: Yo no quería creerlo.
    Fui donde él estaba y le grité al oído: “Ilich, ahí vienen los explotadores.
    No se movió.

    Ahora estoy seguro que ha muerto.
    Si un hombre bueno quiere irse,
    ¿Con qué se le puede detener?
    Dile para qué es útil.
    Eso lo puede detener.

    ¿Qué podía detener a Lenin?
    El soldado pensó: Si oye que los explotadores vienen, puede que estando solo enfermo se levante.
    Quizás venga con muletas.
    Quizás haga que lo traigan pero se levantará y vendrá para luchar contra los explotadores.

    El soldado sabía que Lenin había peleado toda su vida contra los explotadores.

    Cuando terminaron de tomar por asalto el Palacio de Invierno, el soldado quiso regresar a su hogar, porque allí se habían repartido ya las tierras de los propietarios.
    Entonces Lenin le dijo: Quédate.
    Todavía hay explotadores.
    Y mientras haya explotación hay que luchar contra ella.
    Mientras tú existas, tienes que luchar contra ella.

    Los débiles no luchan.
    Los más fuertes quizás luchen una hora.
    Los que aún son más fuertes, luchan unos años.
    Pero los más fuertes de todos, luchan toda su vida.
    ¡Estos son los indispensables!
    Bertolt Brecht /

  • Ray Luciano dijo:

    Llamese como se llame , lo cierto es que el nombre de Lenin , nunca se podra olvidar ,estudie no en Rusia , sino en Ucrania en la ciudad de Zaparozhie , pero si en la antigua URSS , en los años del 1985 al 1990 , y siempre recordare con nostalgia aquellos años de mi juventud , exhorto a todos aquellos que estudiaron en la URSS , crear una pagina web en intranet , donde podamos intercambiar saludos y recuerdos de aquellos tiempos ,desgraciadamente el ser humano no es perfecto ni lo sera , es una de las causas por la cual las maravillosas ideas de Lenin al final en ese gran Pais ,( URSS ), no perduraron .

Se han publicado 37 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Omar Olazábal Rodríguez

Omar Olazábal Rodríguez

Filólogo. Profesor y Productor audiovisual. Fue Director de los Estudios Mundo Latino, Vicepresidente del Instituto Cubano de Radio y Televisión y dirigió la Oficina de Comunicación e Imagen de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). En la actualidad trabaja en el capítulo cubano de la Red de Intelectuales en Defensa de la Humanidad.

Vea también