Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Una serie que devela la colusión criminal de la política en la Florida

| 9

Imagen de la serie de Netflix.

Acaba de estrenarse en Netflix, la plataforma de streaming, una miniserie documental de cuatro capítulos que dará que hablar. Bajo el muy intencionado título “Jeffrey Epstein: Asquerosamente Rico”, es una producción de la compañía Radical Media y otras tres casas productoras.

La directora, Lisa Bryant, hace un recorrido aterrador y muy objetivo sobre las acciones de uno de los depredadores sexuales más peligrosos de los últimos tiempos en los Estados Unidos, no solo por el alcance de su perversidad al abusar de mujeres adolescentes, menores de edad, sino también por el poder político y económico del criminal.

Jeffrey Epstein era un financista estadounidense que apareció muerto, ahorcado, en agosto de 2019 en una celda del Centro Correccional de Manhattan, en Nueva York. Desde el año 2005, la policía de Palm Beach, en la Florida, había comenzado a investigarlo a raíz de varias denuncias de muchachas que, siendo atraídas al domicilio de Epstein, habían recibido abuso sexual por parte del multimillonario.

A pesar de todas las declaraciones acumuladas, incluyendo no solo a las víctimas, sino también de testigos de la presencia de menores en la residencia, no pudo concretarse la condena por estos hechos y en el año 2008 solo se le aplicó una sanción de 13 meses por solicitar prostitutas y tentar a menores a la prostitución. Fueron identificadas 36 víctimas, entre ellas varias de solo 14 años.

A pesar de ser una figura introvertida, que trataba de mantener un perfil muy bajo, Epstein gozaba de amistades muy influyentes en la sociedad estadounidense. Desde el actual presidente Donald Trump, pasando por abogados de la categoría de Alan Dershowitz (el encargado de la defensa de Trump en el proceso de impeachment), y de otras figuras de la política y del “jet set” internacional.

Sus relaciones en la sociedad norteamericana hicieron posible que evadiera una condena real por sus actos criminales. En esto jugó un papel importante uno de los mejores amigos del senador Marco Rubio, el también cubanoamericano y exsecretario de Trabajo de los EEUU, Alexander Acosta.

Desde su posición como Fiscal General del Sur de la Florida del 2005 al 2009, Acosta llegó a un acuerdo con Epstein para que éste no fuera condenado por abuso sexual contra menores y solo por los dos cargos que mencioné anteriormente. A pesar de las pruebas irrefutables, el Fiscal no tuvo reparos en someterse a las presiones de varios amigos del depredador y logró salvarle el pellejo en aquel momento al multimillonario con una leve sanción.

Siete años después, su gran amigo Marco Rubio fue el encargado de presentarlo, en la audiencia del Senado, como nominado de Trump al cargo de secretario del Trabajo. Con palabras de elogio, Rubio alabó las aptitudes de Acosta y su “ejemplar” trayectoria. Pero al cabo de tres años,  la terrible verdad saldría a la superficie.

Las protestas en algunos sectores de la sociedad estadounidense, y especialmente en la ciudad de Nueva York, hicieron que las autoridades judiciales de esa urbe arrestaran a Epstein en julio de 2019. Cayó en medio de la campaña emprendida por cientos de mujeres que habían sufrido abusos sexuales por parte de poderosos magnates norteamericanos. Y no estaba en la Florida, rodeado de sus amigos y donde podía ejercer influencia en el entramado político de ese estado. Al verse perdido, todo parece indicar que Epstein decidió ahorcarse. Sabía muy bien lo que les espera a los de su calaña en la cárcel.

El exfiscal Acosta tuvo que renunciar, a pesar de que su amigo del alma, Marco Rubio, había dicho que no iba a pedir su destitución. Al infame senador, que no se sonroja al compartir en su Twitter textos del Nuevo Testamento, no le importó que su amigo había encubierto a un depredador sexual, violador empedernido de niñas de 14 años. Su ética, o la falta de ella, que le permite defender a los adoradores de armas, le impidió criticar a Acosta. Forma parte de la “cultura” política de su estado, esa que lo llevó al Senado y, lo peor, a presidir su Comisión de Inteligencia.

En ese ambiente podrido se pueden cocinar los hechos más horribles. Si se defiende a un violador, ¿qué impide lograr condenas y sanciones contra inocentes? Si seguimos el hilo de la política en la Florida nos damos cuenta fácilmente de hasta dónde son capaces de llegar para lograr que sus posiciones se mantengan incólumes y sus padrinos sin condena. Así ha funcionado siempre.

En fin, la serie nos enseña algo de eso. No profundiza, como quizá uno quisiera, en las raíces de esas actitudes y estratagemas jurídicas. Pero si nos muestra una parte dolorosa y cruel de la sociedad norteamericana. Esa que tratan de esconder, pero que de alguna manera sale a la luz de vez en cuando. Ojalá los que la vean puedan aprender algo.

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose R. Oro dijo:

    Excelente serie! Muy doloroso ver el nivel de abuso que les da el poder economico y politico a esa gente!

  • AMC dijo:

    Estimado
    Gracias

    Esperamos verla en el Paquete

  • Alejandro Fernández Costa dijo:

    No olvidemos el amañado juicio a los 5 en la Florida.

  • AlejandroJCG dijo:

    Marco ( el asqueroso) Rubio, el pervertido senador de florida que injustamente ha acusado a Cuba de turismo sexual, avala a un protector de pederastas (Acosta) para cargo de secretario (ministro) del trabajo de USA.

  • Osmani dijo:

    Con los nexos que tenía el protagonista de la serie con las élites del poder y su asqueroso pasado tomando palabras del titulo de la serie podemos creer que se suicidó, ese personaje es el reflejo de la decadencia moral de un imperio y su autodestrucion.

  • Revenge dijo:

    Casualmente acabo de ver la serie, y me quede con la mas grande repugnancia ante las asquerosidades cometidas por J. Epstein y su camarilla. Solo una especificacion, porque quedó muy claro en la serie que no fueron sólo " Las protestas en algunos sectores de la sociedad estadounidense, y especialmente en la ciudad de Nueva York... " las que llevaron a Epstein a su condena final; sino la convergencia del auge del Movimiento #MeToo con la denuncia con evidencias establecida por una modelo desde Paris -con lo que el caso adquirio connotaciones internacionales- y su asignacion en territorio norteamericano a un fiscal no corrupto, quien no cedió a presiones y se propuso poner a Epstein tras las rejas de forma definitiva. En Nueva York Epstein no estaba solo y fue allí donde cometió parte de los abusos que sirvieron de base para la nueva apertura de cargos. Contaba en esa ciudad con una oficina, una vivienda y amigos muy poderosos como Donald Trump y los Clinton. Trump ya era presidente con aspiraciones de re-eleccion, los Clinton aun trataban de quitarse de encima un gran escandalo de cohecho que involucraba indirectamente a su organizacion benefica.... La serie expone estas circunstancias y concluye que, aparentemente, Epstein fue considerado como sacrificable en ese momento y de hecho, murió en la carcel, en circunstancias muy sospechosas que aun hoy se estan investigando por el FBI, quien esta reclamando por diversas vias el testimonio de un principe de la realeza Britanica. Un poco tarde para hacer justicia, dirian las innumerables victimas no solo del estupro, el abuso lascivo y hasta la violacion, sino de lo que se considera -por la envergadura de los implicados y la cantidad de testimonios recopilados- como el caso mas relevante de trafico y explotacion de menores mas amplia llevado a un tribunal norteamericano.

    • MariaAngeles dijo:

      gracias por la aclaración

  • De la Habana dijo:

    Salió en el pkt semanal. Es una serie documental. Interesante.

  • Jdulce dijo:

    Una vez más salen a la luz los entremado de la mafia más rancia que gobierna los Estados Unidos, con su máximo Exponente Trump, Marcos Rubios y demás camarilla de asesinos y corruptos

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Omar Olazábal Rodríguez

Omar Olazábal Rodríguez

Filólogo. Profesor y Productor audiovisual. Fue Director de los Estudios Mundo Latino, Vicepresidente del Instituto Cubano de Radio y Televisión y dirigió la Oficina de Comunicación e Imagen de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). En la actualidad trabaja en el capítulo cubano de la Red de Intelectuales en Defensa de la Humanidad.

Vea también