Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Hugo, Carlos, Silvio y yo

| 145

cabezal amaury perez columna cronica de amaury grandeEl Presidente de Venezuela Hugo Chávez fue un gran admirador de la obra de Silvio Rodríguez. Al menos en mi presencia se lo confesó tres veces; En La Habana, Mar del Plata y Caracas.

Regresaba de ofrecer un par de conciertos por México y en la terminal 3 del aeropuerto José Martí mi esposa, que fue a recogerme, me dijo que no íbamos para la casa sino para otra terminal donde me esperaba Silvio porque teníamos que volar de inmediato a Caracas. Con Silvio involucrado no lo pensé dos veces, ni pregunté. Hay amigos y amigos. Y Silvito, como me gusta nombrarle, es uno de esos pocos que gozan de mi entera confianza.

Cuando arrastrando mi equipaje llegamos a la terminal 1 no sólo lo encontré a él, también a Carlos Varela, Ana Lourdes Martínez, amiga que por esas fechas trabajaba en Los Estudios Ojalá, y a un sonidista adscrito al Instituto de la Música. Los cuatro abordamos una pequeña aeronave modelo marca Falcon sabe Dios qué de 12 plazas, y cortamos el aire rumbo a la capital de todos los venezolanos.

Durante el vuelo, de apenas dos horas de duración, esos avioncitos vuelan como flechas, Silvio me puso al tanto de que ofreceríamos, a pedido del Presidente, un concierto multitudinario al día siguiente de nuestro arribo en una avenida cercana al aeropuerto La Carlota, que nos acompañarían cantautores bolivarianos, debíamos cantar unas 3 ó 4 canciones cada uno en solitario y luego los tres su canción Cita con Ángeles, que el espectáculo se transmitiría en directo por casi todos los canales de TV y regresaríamos a La Habana, capital de todos los cubanos, 48 horas más tarde. Asistieron finalmente unas 500,000 personas según cálculos de los organizadores. A la llegada a Venezuela me enteré de que Chávez sólo había invitado a Silvio y de que él, con su proverbial generosidad, nos enroló a Carlitos y a mí en la breve expedición. Fuimos hospedados en el Hotel Meliá Caracas y fue allí donde anunciaron que todos estábamos convidados esa noche a una cena de navidad, era diciembre, en el Palacio de Miraflores, la Casa Presidencial. Silvio y Carlos, siempre tan auténticos, se endilgaron sus vestimentas habituales y yo, camaleónico y artístico, me vestí con un traje oscuro sobre un sweater negro fulígeno con toneladas del perfume dulzón que usaba por entonces, y la cabellera peinada como para asistir a misa. Ya compuestos remitimos nuestros cuerpos, y almas, hacia donde nos esperaba el Presidente y su gabinete de gobierno.

Después de un par de cafés en el Despacho Presidencial, este servidor, un poco nervioso, hizo de las suyas confundiendo los retratos de los próceres: Donde estaba Miranda, vio a Bolívar y donde estaba Bolívar, vio a San Martín; Chávez risueño me contó que lo había llamado un querido amigo suyo desde La Habana y le había dicho que yo era muy bromista, Carlitos muy callado y Silvio muy discreto. Luego del fugaz, y por mi culpa torpe encuentro, el Presidente nos invitó a pasar al patio de la residencia para presentarnos, antes de la cena, a los ministros de su equipo gubernamental, insistiendo, no entendí el por qué, que me colocara a su lado y los demás, Silvio incluido, en una suerte de semicírculo alrededor suyo. Silvito llevaba puesta una gorra de marinero, una chamarreta azul oscuro, unas gafas polarizadas, se había dejado crecer la barba, y cargaba una inquieta, e inmensa, cámara fotográfica para registrar cada detalle del acontecimiento.

Los ministros del Presidente conocían al dedillo el repertorio del cantautor mayor, pero es probable, como en efecto resultó, que no el físico que lucía en ese momento y entonces ocurrió lo inesperado: ¡Me empezaron a confundir con él! es posible que mi “elegante” vestimenta jugara algún papel. Chávez decía: ¡Les presento a los compañeros cubanos que nos acompañarán mañana en el concierto! Y cada uno me saludaba, abrazaba y repetía cuanto les habían acompañado “mis canciones” en sus vidas nombrando al Unicornio, el Rabo de nube, Te doy una canción y Ojalá entre otras. Al principio me hizo gracia y les aseguraba gentilmente que estaban equivocados señalándoles que Silvio era el de la gorra, las gafas, la barba y la cámara, pero el ego comenzó a jugarme una mala pasada y me fui volviendo agresivo con cada elogio inmerecido diciéndoles: ¡¡Yo no soy Silvio compañerooos!!! mientras el Presidente Chávez sonreía malicioso y yo enfurecía con el paso de los minutos perdiendo la paciencia a punto del rugido.

La última personalidad que Chávez presentó, a la sazón Ministra de Tecnología y Medio Ambiente, se me lanzó literalmente al cuello repitiendo a gritos: ¡Silvio querido, tus canciones me hicieron crecer en la lucha, estuve durante años enamorada de ti y aún te amo, te amo, eres lo más grande, lo más grande, lo más grande…! Le desprendí los brazos cuando mi cervical estaba a punto de colapsar y enérgico le espeté: ¡¡¡Usted está equivocada señora, que no soy Silviol!!! ella respondió desafiante, colocándose las manos en las caderas: ¿Y entonces quién eres tú? ¿Yo?… le reciproqué colérico ¡¡¡Yo soy Pablo!!!

Todavía nos reímos con la historia.

Cita con ángeles, por Silvio, Carlos Varela y Amaury Pérez

https://www.youtube.com/watch?v=Uvb8zJNHChc

amaury perez silvio chavez

Se han publicado 145 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Laurita dijo:

    Hay una frase que te oí en el programa Con dos… Que Silvio te dijo que sabes cuánto te quieren tus amigos por cómo te quieren sus hijos. Es una verdad que he ido constatando con el tiempo. Bella amistad la vuestra. Un abrazo en este despertar berlines

    • Amaury Pérez Vidal dijo:

      Laurita lo que Silvio me dijo fue exactamente: «Si tú quieres saber cuanto te quieren tus amigos fíjate en como te tratan los hijos de tus amigos». Sin dudas es una gran verdad porque nuestros amigos hablan de nosotros delante de sus hijos y después puedes comprobar, por el comportamiento para con uno, si de verdad nos quieren, o no tanto.
      Besos.

      • Irai dijo:

        Holas, me he reido a morir, eres de un ingenio desbordante, sabes? te admiro mucho, sdos

      • César Cadalso dijo:

        amaury, no sé si me recuerdas de la 1ra temporada de C2QSQ donde participé activamente en el foro, e incluso intercambiamos varios correos. es una pena que en esta ocasión no exista ese foro, aunque en honor a la verdad, esta vez no me ha gustado tanto como la 1ra, donde solo me perdí 3 programas (sara, broselianda y otro más). pero claro, al otro día podías leer la entrevista, ahora tienes que «cazarlo» por cubavisión internacional.
        hace poco me enteré de tus crónicas y todas me han encantado, esta es muy ocurrente pero como la del negro marcelo ninguna.

      • César Cadalso dijo:

        acabo de soltar varias carcajadas con la lectura de «San Martín», tu aporte a la seguridad personal ha sido lo más cómico que he leído después de la «declaración» del negro marcelo.

      • franky dijo:

        ja es cierto esto estoy completamente de acuerdo con usted.

  • LA INDUSTRIALISTA dijo:

    REALMENTE AMAURY EL PRESIDENTE CHAVEZ Y TU JUGABAN EN UNA BUENA LIGA, PORQUE DE SOBRE SABEMOS EL INGENIO Y EL BUEN HUMOR QUE TENIA EL DIFUNTO PRESIDENTE. SE UNIERON, COMO DIRIAMOS EN CUBA, EL HAMBRE Y LA NECESIDAD, O SEA, DOS BROMISTAS, LO UNICO QUE A TI TE TOCO SER EL BLANCO DE LA BROMA O LA CONFUSION. SIEMPRE TUS CRONICAS SON MUY AGRADABLES Y REFRESCANTES, PERO EN LA DE HOY RECORDASTES A UN PRESIDENTE MUY QUERIDO Y CARISMATICO, QUE BUENA FALTA TODAVIA HACE EN ESTE MUNDO.
    QUE TENGAS UN BUEN DIA Y YA ESTOY ESPERANDO LA CRONICA DEL PROXIMA SABADO.

  • r_man dijo:

    Cosas verdes, mio Cid. Pero me río, por tus ocurrencias, vale la pena que sigas haciendo anécdotas, que se le echa de menos a la patria y me acercas con ese desenfado a la tierra natal. Alguna vez iré a uno de tus conciertos, que te lo debo!

  • Pitingo dijo:

    Jajaja…tremendo, parece que no hay quien te coja..Buenos días!!!

  • Lupe María dijo:

    Querido Amaury esta es una de las crónicas con las que mas me he reído porque aparte de que es graciosa en sí misma, muy tú, y está narrada con coherencia y altura.
    Alguien me escribió desde La Habana y me comentó que casi terminas con las crónicas ¿Es verdad?
    Besos.

    • JportesNiceto dijo:

      Lupe ojalá y no sea así las crónicas de Amaury siempre nos resultan fabulosas, lo que te escribieron de la Habana en caso de que sea real sería muy mala noticia para los que accedemos a Cubadebate

  • Minardo Paneque Pérez dijo:

    Es el primer comentaro de mi historia, al leer las cronicas de la tuya, al saber algunos le llaman dicha, pero tú has tenido de las dos, de lo primero lo demuestras siempre, y de los segundo, pues eres envidieable, quisiera tener la suerte de conocerte personalmente para comentarle a mi madre y a los demás miembros de la familia con quienes comparto estos escritos cada vez que nos reunimos, yo hago con frecuencia, al igual que algunos amigos en común de este foro, los imprimo y llevo para que los disfruten como lo hago yo, se que estarás en Ciego, en estos días, y, cuándo vendrás por Holguín?, soy uno de los que admira tú obra, y algunas veces me río y en potras ocasiones pues se me anuda la garganta, pero al final no dejo de leerte y ver los programas de la tele.
    Felicidades por adelantado y ya estaremos al tanto del festival Adolfo Guzmán, que vas a dirigir. gracias de veras por tu obra. un abrazo.

  • Amaury Pérez Vidal dijo:

    Amigos/Amigas: Son las 6 y 30 de la mañana. En media hora salgo a visitar a un amigo enfermo que vive fuera de La Habana. Es un viaje largo, regreso en la tarde. El Martes 7 viajaré también pero a Ciego de Avila, otro viaje largo y regreso el 8 a casa.
    Ojalá les guste mi crónica de hoy aunque tengo el presentimiento de que tendremos poca participación. Es solo una corazonada.
    Lindo y feliz sábado para los que me quieren… y también para los que no.

    • MGM dijo:

      Buenos días Amaury, al fin me decido a escribir, el problema es que tengo conexión a la red solo en el trabajo y hasta ahora como que me daba pena opinar tan atrasada. pero me encantan tus crónicas, en esta última me reí muchísimo, hasta visualicé la situacíon mientras leía. ¿que dijo Silvio? Que ocurrente al nombrarte Pablo. Muchas gracias por compartir con todos nosotros tus vivencias. El viaje a Ciego no es tan largo apenas serán 6 horas. pero te aseguro que la pasaras super en mi tierra, aqui te esperamos.

    • Santiaguero dijo:

      Amaury:
      Te confieso que no soy tu seguidor en cuanto a obra musical se refiere. Aparte de «Acuérdate de abril» y alguna otra que la radio y la TV repetían mucho en mi infancia-adolescencia, no sabría mencionar otra canción tuya, aunque considero tus canciones de alto vuelo poético. Es que sencillamente no me atrapa tu interpretación. Luego vino «Con dos que se quieran» y te descubrí mejor, aprendí a respetarte más y sencillamente dejaste de estar a un lado en mi atención.
      Pero cuando choqué con tu primera crónica, la que dedicas a tu padre (alguien me la envió por email) caí en cuenta de lo que me estaba perdiendo y comencé a buscar tus textos. No sé si ellos me lleven a tu música al final del viaje, pero sí sé que me han llevado a un ser humano fascinante, desconocido y muy sensible. En gran medida me he visto reflejado en cada crónica, pues, salvando las enormes distancias, he vivido muchas de esas anécdotas en mi propia carne, excepto una o dos de ellas (las relacionadas con aviones y señoras que hacen preguntas en omnibus). Tuve mi propio Enrique el Grande (en mi caso era el Flaco), mis propios conciertos a guitarra con amigos (las canciones no eran mías jamás), mi propia tía abuela descendiente de españoles, y afortunadamente tengo a mis padres aun. Podría hacerte un largo inventario de mis anécdotas con todos ellos y más, entre las que puedo adelantarte cierta ocasión en que, estando de Luna de Miel en un Hotel santiaguero y con las correspondientes copas encima, saludé a Alfredo Rodríguez diciéndole: ¿Qué tal Amaury Pérez?
      Claro, no las escribiría con el estilo que tú desbordas, por eso prefiero disfrutarlas recordándolas después de leer las tuyas. Por favor, mantén este espacio, que ya va haciéndose necesario para más personas de las que te imaginas.

    • HB dijo:

      Amaury
      Te escribo con la timidez de quien lo hace sin querer revelar su nombre en un espacio público, pero con la necesidad de transmitirte el agradecimiento por lo que cada semana le aportas a mi espiritualidad. Sigo tus crónicas, cada vez con más adicción al espacio. Me queda verte en un concierto, no lo planificas en un futuro cercano?

  • Esperanza dijo:

    He reído como una boba; me alegra tanto leer las crónicas que publicas.Recuerdo a Chávez todos los días, gracias por traerlo. Un gran beso en esta nublada mañana te envío y sigue escribiendo para el bien del alma.

    Esperanza, Santiago de Cuba

  • Miguel A Isaac Rondon dijo:

    Caramba Amaury,cada dia se me hace mas dificil no buscar tus escritos´.
    SDSDSDS Miguel.

  • pedrogerman dijo:

    Amaurys.cu
    gracias por tus anecdotas

    un abrazo
    te esperamos en ciego de avila

    Pedro Germán

  • Cristy dijo:

    Es excelente la crónica y exquisita la redacción de la misma. Te felicito Amaury y con cada crónica me felicito también yo por el privilegio de haber sido tu profesora de español en la secundaria Carlos J. Finlay. Por aquí de vez en cuando aparece Cristina Jiménez (Fuló) otra ex-alumna.
    Es cierto por lo que leo que tendrás muchos lectores pero pocos comentarios. Ya tú sabes que hay algunos por aquí…….Un beso y gracias querido Amaury, ojalá que lo que dice Lupe María no sea cierto.

  • Carlos dijo:

    Excelente artículo, le felicito Amaury, cómo siempre regando, compartiendo sus alegres vivencias.
    Saluods y buen viaje.

  • Paquita dijo:

    Bueno pues volví a reirme. Pero, corazón oírtelas acabadas de salir del horno es un privilegio que has concedido. Hablaremos tarde. Abrazos

  • raulg dijo:

    Excelente comentario como nos tienes acostumbrado. De chavez que decir pues de seguro era una de sus bromas. Acertado recordarlo en estos momentos en que vive la hermana nacion.

  • yenny dijo:

    Amaury yo trabajo todos los sábados y lo único que me ilusiona y me da ganas de levantarme y pedalear al trabajo son tus crónicas que nuncan llegan después que yo…soy fiel a ellas como ellas a mi en las mañanas sabatinas; las he leído todas sin excepción y así mismo me animan, me motivasn, me hacen reir o echar alguna lagrimilla todas las que has publicado, ninguna se me queda indiferente. No sé si habré comentado antes porque hace mucho que te sigo pero no lo recuerdo, la verdad se me hace muy dificil trasmitir lo que siento teclado mediante, tú si eres bueno en ello (me siento más cerca tuteándolo), bueno que tambien solo Avileña y quería saber donde se le podrá ver acá el día 7…Que su amigo mejore y que la lluvia pronosticada para estos días permita que viajes sin muchos contratiempos…aunque si le soy sincera que vivan los contratiempos para que continúen sus crónicas…no deje de escribir porque me pasarán lista roja los sábados ;)

  • RAULITO dijo:

    Amaury, excelente esta cronica, muy simpatica y me imagino a Chavez a tu lado, un encuentro entre amigos. He disfrutado esa cronica. Esperamos la proxima semana.
    Aqui en Ciego de Avila te estaremos esperando y ojala pueda saludarte personalmente.

  • MarlonCT dijo:

    Tuve la dicha de estar en la tierra bolivariana de Chavez como colaborador, muy divertida la crónica de hoy, nos hiciste recordar al eterno Comandante, junto a esos ases de la Trova como lo son Silvio y Carlos, feliz sabado y esperamos otra buena el sábado próximo.

  • Néstor del Prado Arza dijo:

    Todo parece indicar que tienes tela suficiente para seguir cortando y elaborando buenas crónicas en la que la diversidad, el contenido útil y la buena hechura andan de amigas. En lo particular me encantó esta crónica. Hace pocos años en la presentación del catálogo más reciente de la Editorial Academia, hice una alegoría entre aquello que dijo Silvio en su canción del pasado siglo dedicada al Che: “Se perdió el hombre de este siglo allí”; y lo que entonces acababa de suceder con la muerte de Chávez. Pienso que con la muerte prematura de Hugo se perdió el hombre del siglo XXI. Es verdad que hay muertos que después de muertos dan luz de aurora, pero la muerte cercena la motricidad del pensar y de hacer con voz y acciones propias. No sigo para no politizar demasiado el intercambio.
    Indiscutiblemente las fotos le dan legitimidad y distinción a tus crónicas, pero no por faltar le harán perder credibilidad, al menos para mí.
    Gracias elevada al cuadrado por este “tronco” de crónica como diría la inolvidable Consuelito.

  • Raul dijo:

    Hermosa crónica Amaury

  • ravecr dijo:

    Amauri desde que recobré el acceso a Cuabdebate no me pierdo tus anécdotas sabatinas que están llenas de mucha cubanía, desconocía esta faceta tuya pues estas crónicas son parte del constumbrismo cubano actual, recuerdo a Núñez Rodríguez, Secades, las anécdotas de De la Osa en su Sección En Cuba, entre otros, bueno gracias por estas líneas llenas de mucho sabor cubano

    • Hubert dijo:

      Hola, Amaury. He leído casi todas tus simpáticas crónicas pero esta es la primera vez que escribo por aquí. Además de estas lecturas, he conocido de otras anécdotas tuyas por intermedio de una amiga en común, Ivón P., la cual tiene tolerancia cero a la risa, solo basta que yo le diga algo que considere gracioso para que estalle como si le activasen algún botón mágico. A ella le pregunté si tenía «emepetreado» un tema tuyo que llevo mucho tiempo buscando, pero me dice que casi nadie lo tiene, incluso tú (algo bastante dudoso), el cual recuerdo haberlo escuchado miles de veces en un viejo disco de vinilo que ya perdí. Se trata de «¿Quién sabe más?» Aquí un fragmento, por si alguien la recuerda:

      ¿Quién sabe más del surco y de la azada,
      de sol, de tierra, de estrella alcanzada?
      ¿Quién puso mano firme en la avanzada
      y retomó en sus manos jóvenes la espada?

      Gracias miles por compartir tus experiencias que con sumo -y pontífice- gusto seguiremos disfrutando. Un cordial abrazo.

  • María del Carmen dijo:

    Como decimos los cubanos, «me la juego» que Chávez «te cogió pa’l trajín» por tus antecedentes de bromista empedernido. No en balde te colocó a su lado para que no les quedara duda a los membros de su equipo de a quién tenían que abrazar. ¡Genial!, si algo admiro (hablo en presente) muchísimo en Chávez es su «desalmidonado» comportamento. Por eso su arraigo popular. Te pasó algo parecido a lo que te hizo Núñez Rodríguez.
    La respuesta que le diste a la señora que casi te desarticula la cervical me hizo reir a carcajadas. Eres magistral en ese tipo de respuestas.
    Hoy me levanté tristona porque estoy lejos de la Patria y demoro un poco en regresar, y gracias a tu relato pude comenzar el día riendo.
    ¡GRACIAS muchacho!!!

  • Sayme dijo:

    Cada semana disfruto sus crónicas, la verdad es que eres muy ocurrente, disfruto mucho leerlas un saludo y mi gran admiración para ud saludos
    Sayme

  • JORGE LUIS MARTINEZ ALEJANDRES dijo:

    Buenos días Amaury que crónica más comica, que bueno para reirnos un poco en la mañana del sábado,siempre estas en situaciones,esta vez con tu amigo Silvio delante, es un personaje, que momento más especial vivieron ustedes esa noche, que bueno que nos narraste esta historia, que tenga un buen día por casa del amigo enfermo.
    Cuidese, un abrazo.
    Feliz fín de semana

  • Victor SA dijo:

    Mira tu pá eso como decimos nosotros los guajiros, se unieron dos grandes cronistas: Amaury con tus vivencias y por otra parte me recordaba el libro del ARAÑERO DE SABANETA, ahí nuestro Chávez también se lució de lo lindo contando sus historias; simpática anécdota, realmente como la mayoría de los floristas aquí piensan, el sábado sin las crónicas de Amaury no existe jeje, ahorita el fin de semana no será sábado y domingo, será Amaury y domingo; gracias de verdad y de corazón desde la tierra holguinera.

  • Isidoro Sánchez dijo:

    Barbaro, Amaury, que cronica tan linda, gracias por ayudarnos a empezar el sabado, cuidate mucho, para que sigas haciendo tan agradable los sabados.
    Un abrazo.

  • maria elena calderin dijo:

    Amaury, eres todo lo que eres, pero para mí, además y principalmente: un jodedor cubano. Por eso eres feliz y haces felices a los demás con tus anécdotas. Las creo todas…

  • Aleida Crego Rodrìguez dijo:

    Me gustó mucho y creo que anécdotas como las que hoy cuentas debe conocerlas el mundo entero porque nos acerca a ese hombre de pueblo que fue, es y será nuestro queriedo Hugo Chávez, disfrutaré del concierto que junto a Yoan Zamora ofrecerás en nuetro Teatro Principal, gracias por existir saludos, Aleida Crego Rodríguez.

  • cubana dijo:

    Gracias Amaury por regalarnos tu alegría, tu sentir y tu talento. Eres un ser humano extraordinario, me encantas.

  • MASCUBANOOPTIMISTA dijo:

    Jajajjaja la respuesta seguro nadie la esperaba hubiera querido ver las casas de los trovadores cubanos que te acompañaban
    Buenos viajes. Salud para su amigo.

  • yam dijo:

    Amaury: Gracias una vez más por tus crónicas, por hacernos partícipes de tus vivencias y por mantenernos al tanto de tus proyectos. No sabes cuánto has cambiado la imagen que tenía de aquel cantautor, ahora se engrandece con tus programas y la forma natural y desenfadada con que compartes con nosotros, como familia, esos son los cubanos que debemos enaltecer.

Se han publicado 145 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Amaury Pérez Vidal

Amaury Pérez Vidal

Cantautor cubano. Fundador de la Nueva Trova. Ha conducido varios espacios exitosos en la televisión nacional. Ha escrito varias novelas y poemas.

Vea también