Imprimir
Inicio » Opinión, Deportes  »

Ecos del mundial: Robles talado

| 205

South Korea Athletics Worlds

Cuando supe que habían descalificado a Dayron Robles, en la final de los 110 metros con vallas, me pareció que aquello -desde un punto de vista histórico, y si nos atenemos a las relaciones bilaterales- tendría alguna lógica si David Oliver hubiese sido el culpable de la suspensión.

Pero lo cierto es que el americano se portó a su altura (mide 1.88m), y que incluso se expresó a favor del actual campeón olímpico, y lo cierto es también que el deporte no tiene nada que ver ni con la historia ni con la diplomacia, y que el único culpable, a mi modo de ver, era Liu Xiang, o su entrenador, o Mao Zedong si se prefiere.

Si el hombre, me preguntaba, no iba a conseguir el título, entonces para qué la protesta. Ni el reglamento ni lo establecido explicaban el absoluto derecho del chino a callarse la boca.

Algo andaba mal. O las inamovibles reglas de la IAAF, que no entienden de circunstancias, o mis absurdas preguntas, que no entienden de reglamentos, sino de excepciones.

Pero luego, al repasar minuciosamente el video de la carrera, quedé absolutamente desconcertado. Y con la sangre fría para reconocer que Dayron Robles mereció ser descalificado.

Uno duda si en verdad el cubano pudo agarrar a Liu Xiang. Uno lo duda por física elemental. O al menos por lo que uno entiende como física elemental. Parece difícil que a esa velocidad, en cuestión de segundos, mientras se salta una valla, alguien cuente con la fuerza suficiente para trabar a otro y aún así no perder el equilibrio, ni mostrar la más leve inseguridad. Porque Dayron Robles nunca extravía la secuencia de sus pasos, ni aminora el ritmo en los metros finales. Al contrario, lo aumenta.

Pero eso es una cosa. Y otra bien distinta es la intención. El cubano, todo lo indica, va por la mano de Xiang, incluso desde la antepenúltima valla, solo que el roce, el encontronazo fuerte, llega en el último salto, justo antes de que Xiang pierda el rumbo y parezca un velero a la deriva. Situación, debemos reconocerlo, bastante insólita, pues el chino tiene tanta estabilidad y tanto remate como el cubano.

Yo me imagino lo que (en el peor de los casos) sucedió. Robles perdió la compostura. Sintió a su lado la implacable aceleración de su rival y vislumbró la pérdida de su cuarto mundial consecutivo. Idea esta, segundos antes, poco menos que inconcebible. Primero porque es el único gran título que se le resiste. Y segundo porque era el gran duelo, con los tres corredores más rápidos de la historia en competencia.

Robles, de lejos, es el deportista cubano más mediatizado. Acapara portadas, roba titulares, seduce a Europa y aldeas aledañas. Quizás, ahora mismo, en flashes y micrófonos y entrevistas, solo esté por detrás de Usain Bolt.

Pero yo creo, quizás por la misma razón, que Dayron Robles es un deportista sobredimensionado. En Cuba, quiero decir. Son varias las actitudes nuestras que le insuflan presión, una responsabilidad innecesaria al vallista insular.

En un tiempo no muy lejano, se le promocionó como un atleta de dotes reflexivas. Le otorgaron cierto aire meditabundo, de sujeto pensativo. El hombre, introvertido y tímido (ya sabemos que Robles es cualquier cosa menos introvertido y tímido, y que le encantan las cámaras y las conferencias, lo cual, por demás, no es algo digno de reproche), leía y oía música a solas.

Hicieron de aquello una noticia. El Zenón del atletismo. Uno lo imaginaba, minutos previos a cualquier competencia, digiriendo El canon occidental, deleitándose con el Concierto de Brandemburgo.

¡Y qué bien que lea y escuche música!, pero menos mal que esas poses, fabricadas para el muchacho, quedaron atrás, porque Robles -y esto en nada lo disminuye- lo único que tiene de intelectual son los espejuelos. Y porque a la larga aquello no fue más que una soberana ridiculez. Como si dijéramos, por ejemplo, que Alejo Carpentier, además de ser un destacado novelista, podía correr los cien metros en diez flat.

Cualquier mérito posible -eso más o menos todo el mundo lo infiere-, no depende del oficio, o de supuestos divertimentos extras, sino de la persona, de la persona y de su fuero interno, nada más.

Pero no solo eso, si fuera solo eso no tendría la menor importancia. Algunos medios nacionales han afirmado, con soberana petulancia, que Robles es “el mejor vallista de todos los tiempos”. Quiero creer que la frustración los ha cegado, que estamos ante una afirmación que nace del dolor, no del análisis. Del pecho, y no del cerebro.

Qué justifica una idea así. ¿El record del mundo? El de Robles, ciertamente, sin dejar de ser excepcional, no parece un record sobrehumano, legendario, o infalible. Es un record reciente y a la mano. Un record meritorio, pero ajustado. El cubano no rebajó en diez centésimas la plusmarca anterior, sino en una, ¡solo en una!, y tampoco lleva quince o veinte años en la cúspide de su especialidad.

Es decir, este es un record que, hasta ahora, no le asegurará por sí mismo la trascendencia. Un record bien lejos de Sotomayor, o de Bubka, o de Bolt. Mañana alguien corre 12.86 y se acabó. Pero si mañana alguien salta 6.15 en la pértiga, Bubka seguirá siendo Bubka. Para poner un ejemplo: Osleydis Menéndez y Asafa Powell fueron recordistas del mundo. Sotomayor y Bolt fueron, son, y serán.

El título olímpico tampoco parece un argumento definitivo. Yumisleidis Cumbá fue campeona olímpica. Ana Fidelia Quirot, no.

El gran problema de Robles es que tiene potencial para ser el mejor de forma indiscutible, pero de ahí a serlo va un trecho. Roger Kingdom -deficiente técnicamente- dominó toda la década del ochenta, fue doble campeón olímpico y recordista del orbe. La cota universal de Colin Jackson se mantuvo imbatible durante trece años. Allen Johnson (para mí, el mejor, o al menos el mejor de los que he visto), el estelarísimo Allen Johnson, con marca personal de 12.92, ganó cuatro mundiales y una olimpiada.

A Dayron Robles, pues, le falta un océano. De ida y vuelta. Si decimos, desde ya, que es el mejor de todos los tiempos, entonces no puede, y, lo peor, no necesita ganar un mundial. Ni un panamericano. Ni un Barrientos. Ni nada. Por suerte, no parece que el cubano se crea un consagrado. Daegu lo confirma.

Robles fue a buscar su título. Pero se apresuró. Mentalmente. Y pagó la novatada, si así pudiéramos llamarle.

En definitiva, un poco más un poco menos, Xiang y él marchaban parejos. Aún podía batirse en los metros finales. Pero perdió la cabeza, o el control de la mano. Eso pasa. A todos nos ha pasado.

Ni un título olímpico, ni un record del mundo, ni la suma ordinaria de ambos, garantizan la historia. Robles sabe que no ha ganado la gran competencia (Beijing no lo fue) ante los grandes rivales, estampando la gran marca.

Tuvo la oportunidad y la dejó ir. Perdió el oro. Alguien pudiera decir que no importa. Pero eso es un consuelo, o una estupidez. No hay nada como una medalla de oro. Como una medalla sin roces, limpia hasta el metro ciento quince.

Robles tampoco ganó la carrera. Ni Richardson, que ganó el título, pero no la carrera. Xiang fue el ganador, pues demostró ser más consistente, con mucha más historia y más consistente.

Aunque quizás Robles no hizo nada con malicia. Quizás todo -debemos creer- fue cuestión de azar, porque por más que queramos deducir, la intención va por dentro, y nadie sabe a ciencia cierta lo que pensaba el cubano. Cualquier sentencia, peca por especulativa.

Recién he visto unas declaraciones donde Robles se disculpa y Xiang lo acepta. Solo ellos, se deduce, conocen los detalles. Y la cuestión no parece que vaya a mayores.

Yo pensé, tras el triunfo, que el cubano no había celebrado por la pobreza del tiempo, un 13.14, o por la palidez de la carrera, se dejó reducir luego de tomar diferencia. Después pensé, tras repasar el video de la final, que Robles no había celebrado, y que se había limitado a abrazar a Xiang, porque intuía -haya sido consciente o no- su exuberante desliz.

Pero ahora sé, y todos deberían saberlo, que el cubano no celebraba porque entre la víctima y el villano, entre el héroe y el canalla, hay un espacio para el mejor Robles, un vallista aún oculto (quizás, eso nadie lo sabe, el más grande de todas las épocas), un verdadero monstruo que si no lo expulsa a tiempo terminará por consumirlo.

Londres, como Beijing y Ostrava, parece un sitio idóneo. Ciudad con demasiada historia, capaz de borrar, con solo un plumazo, o un triunfo, la mala puesta que fue Daegu.

En Westminster se coronan o, en su defecto, se entierran los monarcas. Allí se pulverizan tiempos, se abre paso en lo desconocido. Siempre de manera cómoda, increíblemente fácil, de manera que no deja lugar a las dudas, pero solo -y esto Robles debe haberlo imaginado- a los indiscutibles entre los mejores les está permitido, solo las bellas figuras y los recordistas del mundo lo saben hacer.

Se han publicado 205 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • J. Valdes G. dijo:

    del artículo: ((..Parece difícil que a esa velocidad, en cuestión de segundos, mientras se salta una valla, alguien cuente con la fuerza suficiente para trabar a otro y aún así no perder el equilibrio, ni mostrar la más leve inseguridad…)).
    yo lo veo diferente totalmente: precisamente a esa velocidad y en cuestión de segundos, podemos desestabilizar a cualkiera con un roce y mandarlo al piso.
    el narra ¿tuvo? suerte,…no se cayó!.
    el deporte es bastante sucio y mucho más a esa “altura”.
    na ke ¿nos? jodieron con las camaritas de mierda y ahora no tengo cara pa ver a un narra….
    ¿menos? mal ke no puedo viajar a china y me pierdo la oportunidad de pasar un bochorno.
    ¿cómo le irá a roblito?
    salu2 a mis compatriotas

  • Yulao dijo:

    CARLOS MANUEL ÁLVAREZ: FELICIDADES!!!! Qué pena que haya habido que esperar tanto para leer algo como su artículo. Aquellos que tratamos de hacer ver esta misma opinión, a lo mejor sin tan alto vuelo estilístico, fuimos sumergidos por la ceguera de nuestros medios y fanáticos. Qué daño se le ha hecho a nuestro pueblo!
    Lo importante es que Dayron continúe demostrando su valía, no demostrar su intención.
    Qué triste que a ciertos cubanos y dependiendo de las circunstancias, les haya dado por emparentar la justicia con la contrarrevolución.
    Felicidades de nuevo.
    Saludos azules.

  • carlos dijo:

    carlos manuel, en la propia foto que enriquece este trabajo se puede observar que ya xiang adelanta a dayron, esa carrera era de el si no llega a ocurrir el fatidico desenlace. puedo asegurarte que terminada la carrera exprese con dolor, a dayron lo descalifican, y al rato ya lo estaban anunciando. eran tan evidente los encontronazos entre ambos que mas que una carrera parecia una bronca entre un chino y un cubano.
    gracias por tu comentario, es lo que he estado pensando desde que vi la carrera. no vi a dayron tan campeon como se dice.

  • maritza dijo:

    Excelente,analitico, constructivo y certero comentario
    Dayron no fue el ganador, por suerte aun le resta tiempo para demostrar lo que es y entregar una medalla a su pueblo

  • Lisandro dijo:

    Comentario valiente y osado el de Carlos Manuel Álvarez , no le voy a responder ahora porque amerita que documente en casa y ver la reacción de los foristas , mañana le tiro

  • Alexander dijo:

    Aunque algo tarde, luego que la prensa cubana decía que era un mero roce, me laegra ver que hay valentía y se reconoce la verdad que el despecho había cegado el buen juicio y se hizo este articulo tan bien elaborado y muy juicioso sobre el hecho. Esto es periodismo de verdad; mis felicitaciones.

  • osvaldo dijo:

    Me parece excelente su comentario, que lastima que CUBADEBATE no se a de papel y llegue a todos, claro por ese comentario el INDER no te invitaría ni a provincia. Los de GRANMA si viajan. Gracias.

  • manicato dijo:

    Por fin un analista que dice las cosas con claridad y sin apasionamientos innecesarios. Se ve que ha hecho lo que cualquier persona sensata hace: ver el video con calma, friamente, varias veces si es necesario, y llegar a conclusiones basandose en los hechos, no en lemas ni en el chovinismo inutil. Le felicito y agradezco, usted ha dicho exactamente lo que pienso de la carrera, de Dayron y de la cobertura periodistica nacional alrededor suyo. Preparese ahora para los comentarios de los que, como hicieron en los articulos anteriores acerca del tema, se aferran obstinadamente a negar lo evidente. No le van a perdonar. Pero los invito desde ya a que, si tienen la oportunidad, hagan los mismo que el companero Carlos Manuel Alvarez: “repasar minuciosamente el video de la carrera”. Seria mas constructivo.

  • Sneijder dijo:

    La realidad es que nadie sabe excepto ellos dos que pasó, sin dudas Liu Xiang venía con mejor paso pero hay q ver si el tropezón q dio en la última valla fue realmente debido a la obstrucción de Dayron.

  • lucilo dijo:

    Comparto plenamente lo expuesto en el artículo. Era tiempo que alguien dijera esto. Lo demás es trataqr de tapar una falta grave.

  • chago dijo:

    eres estudiante de periodismo pero tienes que enseñarle un mundo a nuestros “periodistas consagrados”
    lo mejor y mas objetivo que he leido sobre la famosa carrera

  • Alejandro dijo:

    Gracias y felicidades por este trabajo, creo que pudiera recrearse más con los antecedentes existentes entre ambos en campeonatos mundiales y olímpicos, en los cuales se demuestra una fobia descontrolada por parte de Dayron hacia el chino, lo cual no lo hace merecedor de ser el mejor del mundo, cómo bien dejas ver en tus ejemplos, sobre todo el de la gran Ana Fidelia…. Ahora, lo que más lástima y pena me da es la manipulación televisiva a la que el pueblo fue objeto. Da pena que Rodolfo y Sergio sigan tildando la decisión de la IAAF como un robo a lo acontecido. Lo que se debería hacer es poner el ángulo, que seguramente usted también vio, en el que los dos parten de frente, donde realmente se puede apreciar dicha obstrucción, o mejor dicho el gran apretón de manos que Dayron dio a su más acérrimo rival. Deberíamos de una vez por todas desterrar ese ciego triunfalismo y fanatismo que tanto daño hace a atletas y espectadores, así como también esas banales justificaciones que tanto perjuicio ocasionan a un sistema social como el nuestro…..Gracias nuevamente y felicidades….

  • Lachy dijo:

    AL FIN!!!.Un anlisis con los pies en la tierra y no sobre sobre las vallas. Que daños nos hacen aquellos que se ciegan y con comentarios apasionados tergiversan la realidad, logrando confundir a gran parte de la opinión pública. Hay quienes plantearon en su ceguera y extremismo, que fue la embajada de EUA quién llamo a la embajada de China para que protestaran, y así poder descalificar a Robles. Es penoso que estas alturas con tanta preparación recibida muchos no sean capaces de ver la realidad, y hacer un verdadero analisis crítico de los visto en la carrera. Vallistas como: Renaldo Nehemia, Roger Kingdom, y Colin Jackson siguen siendo superiores a Robles (la historia esta escrita); y a nivel nacional, tuvimos un Casañas que tambien obstento el record del mundo, y por varios años estuvo en la elite mundial, o es ¿qué ya nos olvidamos de el?. A Robles todavía le queda mucho por andar, y creo que condiciones tiene para eso. No podemos hablar de un icono del deporte mundial de todos los tiempo cuando solo recien comienza su carrera.

  • lazaro miranda dijo:

    el trabajo anterior que lei, redactado por este periodista, no me cuadro y asi lo escribi en mi comentario, pero este si. no hay medias tintas ni apologias, ni complasencias. las cosas tal como son. no tengo ni que decir que estoy de acuerdo con el. el halago en demasia, hace mas daño que beneficio. solo una cosita: yumisleidis cumba se titulo campeona olimpica porque se la quitaron a quien la habia ganado. esta ultima dio positiva a la prueba antidoping y le dieron la medalla a la cubana.

  • ELMASPEQUEÑO dijo:

    Oye Carlos Manuel, el equipo de ustedes parece un oasis en medio de este desierto de lucides y valentía periodística. Esto es lo que queremos, por que nos hace mejores personas y revolucionarios, mientras otros quieren convertirnos en idiotas y retraernos a los amaneceres de los años 60 o 61.
    El peor daño que se le ha hecho a Dayron y se le está haciendo a otros “dayrons”, es la sobreprotección y consabido sobredimensionamiento. Pero, con qué fin????
    A mi modo de ver, esa actitud de algunos medios de comunicación (en el que se destaca la TV) y la Dirección Deportiva, lease INDER, viene dada, por que sirve para publicitar “mis o nuestros resultados”; eso se ha tomado como muestra determinante para la asignación de recursos, para las autorizaciones, para la debida estimulación, para la consideración y para la mal llamada y mal usada “confiabilidad”.
    Estoy seguro que su entrenador está en contra de todo eso, no va con su forma modesta y humilde; y es el que menos se beneficia. Pero de esos “resultados” se cuelgan una relación de 10 burócratas y vividores por cada uno que publicitan o propagandizan. De qué otra manera se pueda explicar, que de un plumazo se haya cambiado el parámetro por los que se mide el resultado de un país: YA NO ES POR LOS TITULOS, AHORA ES POR LOS PUNTOS ALCANZADOS “por que son los que realmente miden el desarrollo deportivo de un país”. Dicho así, a la cara en el NND de ayer.
    En definitiva nadie, ninguno de los practicantes de estos ejercicios globeros, se ha visto en la práctica, obligado a darle cuentas al “pueblo” del que tanto hablan.

  • KIKIRIKI dijo:

    Mis impresiones cuando cruzaron la meta fueron que Dayron se lamentaba porque pensó que Richarson le había ganado ya que cuando mira hacia la iz

  • César Cadalso dijo:

    Mis impresiones cuando llegaron a la meta fueron que Dayron se lamentó porque cuando miró pá la izquierda vio a Ricahrson tirarse y pensó que le había ganado, yo también pensé que Richarson le había ganado. Después vino la noticia de la descalificación y cuando repitieron la carrera se ve que efectivamente Dayron afecta al Xiang con el roce, eso es innegable, ahora………a mi lo que me llama poderosamente la atención son las declaraciones de Richarson y Oliver, ambos le dan la razón al cubano y estoy completamente seguro que ELLOS han visto la carrera una pila de veces y ELLOS son los que saben lo que se siente en las carreras, ELLOS son los que saltan, ELLOS son los que corren, ELLOS saben la pila de veces que se han rozado entre ELLOS, y es posible que por eso Dayron se haya disculpado con el chino, porque lo rozó pero yo no creo que lo haya hecho intencionalmente, a esa velocidad, saltando vallas, desviar la atención de la carrera faltando pocos metros para buscar la mano del chino…………..caballeros………esa no era una carrera de 800 m…….periodista……..apretaste!!!!!

  • Ramon fonseca dijo:

    oye . me pareces que quieres hacer leña del Roble caido con tu siempre florido lenguaje

  • Kaká dijo:

    Carlos Manuel
    De Corazón de Cubano a Cubano te digo que es el mejor comentario que se a escrito sobre la carrera de Dayron. Te digo soy admirador del Atletismo y por lo tanto te digo que que a Dayron le tengo una gran estima y admiración, porque aparte de ser cubano, es uno de los grandes en su especialidad. Coinsido contigo y creo que es por mucho el más firme candidato a poner la marca de 110/cv en otro nivel que me disculpen los incredulos pero para mi Dayron tiene la condiciones para rebajar ese 12.87 a un 12.75 que seria sin duda de otra galaxia. Pero tiene que demostralo así como lo hizo y lo ratifica día a día “Fenómeno” Bolt. Sobre la carrera de Daegu me maravillo de los comentarios de la Redacción Deportiva Cubana en General, ni uno solo de los “llamados Periodistas” a dicho ni un 10% de verdad. Rodolfo porque por favor “Que es esto”, fue lo que se le ocurrió decir cuando en la pantalla salía la descalificación de Dayro.Señor Rodolfo y señores de la prensa y a todos aquellos que piensen que fue una injusticia y que votaron en la encuesta de Cuabdebate les ruego que miren esos 14 segundos con cabeza y no con Corazón de Cubano, ni fanatismo.
    Se ve clarisimo el fallo de Robles, les digo más si tienen la carrera (yo la tengo)miren el final cuando Dayron entra a la meta dice claramente “Falle,Falle” y si es cierto que no se puede decir que LIU ganaría con facilidad, los “roces” de Dayron lo mermarón bastante. A favor de Dayron tengo que decir que si bien el Chino se veía con más fuerza, creo que la cosa en el Final hubiera sido de FOTOFINICH, y ahí si que hubiera sido una carrera de leyenda, en la cual el ganador saldría con toda la gloria y con petalos de rosas.
    Les digo a todos los que dicen que fue injusta Y si a Robles no se le hubiera descalificado y las imagenes de sus contactos con XIang recorrieran el Mundo, dejarian por siempre la duda y el ” si Dayron no hubiera rosado a Liu quien hubiera ganado”. Prefiero lo que pasó no ganó porque la carrera no fue como dice Carlos Manuel Limpia hasta el metro 115. Con esto digo Basta ya “DAYRON ROBLES NO ES USAIN BOLT”, ni siquiera ALBERTO JUANTORENA.

    Feicidades Carlos Manuel sin duda un Atículo para guardar y mostrar a todos por lo menos yo lo difundire a todos mis conosidos para que vean que “No todos dicen que el Caballo de Maceo era Blanco”
    JAAAAAA

  • Gilberto Diaz dijo:

    En principio estoy de acuerdo con los comentarios y aunque me duela tambien creo justa la descalificacion.

    Pero tambien he visto las fotos y los videos muchas veces y hay algo que no me queda claro:
    como podia evitar Dyron el encontronazo?? si bien el iba pegado al Xiang este tambien iba echado sobre Dyron…..

    Alguien que sepa mas de vallas que yo: era humanamente posible evitar el choque????

Se han publicado 205 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Carlos Manuel Álvarez

Matanzas, 1989. Periodista y colaborador de Cubadebate.

Vea también