Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Mujeres tras las sombras: Desafíos del femicidio en Cuba (II)

| 77 |

Solo mencionar el tema levanta una ola de reacciones diversas. Para unos, el femicidio subsiste al margen de la sociedad cubana y prácticamente no tiene presencia en el país; para otros, significa un problema invisibilizado tanto por las familias como por las instituciones en la Isla. En ambos casos aparecen razones y contraargumentos, pero una verdad queda clara: el asunto no puede, ni debería, pasar desapercibido.

¿Están suficientemente protegidas las mujeres cubanas contra la violencia de género? ¿Cuando realizan una denuncia en las instituciones policiales, también enfrentan rezagos de machismo? ¿Debería existir en Cuba una ley integral contra la violencia de género? El debate ocupa a juristas, psicólogos, académicos y activistas. Y todos saben que la transversalidad en los análisis y en la búsqueda de soluciones representan el camino a seguir.

***

Regina

Solo siete meses vivió Regina con su asesino. A pesar de las discusiones propias de cualquier pareja, ella nunca imaginó que él pudiera llegar a la violencia física. Lo supo demasiado tarde, solo unos pocos minutos antes de perder la vida. Quizás ni siquiera tuvo tiempo para procesar la idea.

Estaba de pie en la cocina cuando recibió el puñetazo en el rostro. Cayó al suelo y ya tenía sangre en la nariz y en el labio. Intentó levantarse, pero el esposo la volteó, se apoyó en su abdomen y con las manos comenzó a apretarle el cuello. Sintió presión, miedo, dolor. Ella luchó, pero poco a poco su respiración fue más lenta, sus brazos perdieron fuerza y sus ojos se apagaron. Quedó inerte en el suelo. Ya estaba muerta.

Solo entonces el esposo la soltó, se puso de pie y recogió todo el dinero que tenían juntos. Llamó a un amigo y lo invitó a irse de viaje. Cuando ambos pasaron por la casa a buscar un poco de ropa, el otro hombre vio a Regina en el piso de la cocina, pero ni siquiera se preocupó por ella. No habló, no preguntó. Si aun le hubiera quedado algo de vida, él la acababa de matar con su silencio.

Ambos hombres dieron media vuelta y esa misma noche llegaron a la provincia vecina. Se iban de fiesta, pero el asesino de pronto desapareció. El amigo, cansado de esperarlo, volvió a la ciudad casi a la misma hora en que el hijo de Regina encontraba el cuerpo de su madre. Durante la semana siguiente el esposo gastó todo el dinero en fiestas, durmió en hostales, comió en restaurantes. Solo cuando ya no le quedó nada se entregó a la policía.

Los caminos de la violencia de género

Según la Organización de Naciones Unidas, la violencia machista comprende todo acto de violencia basado en el género, que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, ya sea que ocurra en la vida pública o en la privada.

Sin embargo, advierten los especialistas, entender este fenómeno pasa por analizar el contexto en el que se desarrolla y las condiciones que permiten su invisibilización hasta que es prácticamente irreversible. No en vano la socióloga y profesora de la Universidad de La Habana Clotilde Proveyer señala que no se trata de cualquier acto de violencia contra la mujer.

“Es la violencia del patriarcado, sexista, que está condicionada por las relaciones de poder machistas existentes y que se ejerce sobre el género femenino o lo que representa este. No es la agresión de un hombre en particular, no es un acto aislado, sino parte de un sistema de dominación que pone a lo masculino en el centro del poder, del saber y del quehacer”, ha explicado a Cubadebate.

Sus manifestaciones van desde la violencia más sutil, como puede ser un silencio, un desconocimiento, una desvalorización, hasta la muerte. Y generalmente se comportan como un ciclo que va en ascenso sobre la víctima.

“Como la cultura patriarcal está tan naturalizada, muchas veces los primeros síntomas de violencia no se identifican como tal ni por las víctimas ni por la sociedad”, comenta la también coordinadora del equipo asesor del grupo nacional de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) para la atención a esta problemática social.

Lo que empieza con posesividad, control y celos provoca aislamiento y pérdida de la autonomía, en el camino hacia las fases más cruentas del ciclo. En la etapa de tensión, las agresiones se instauran de forma más o menos intensa y entonces, generalmente, las mujeres comienzan a reaccionar.

“Pueden terminar con la relación y esto generar más violencia, pueden buscar ayudar o extremar su sometimiento para evitar otros actos de violencia. Después, viene una fase de luna de miel en la que generalmente el hombre pide disculpas y promete que no volverá a suceder… hasta la siguiente vuelta más agresiva”, relata la especialista.

Las características de este ciclo obligan a visibilizar el conflicto como un problema social y generar estrategias de respuesta colectivas, que permitan interrumpirlo antes de alcanzar las agresiones físicas y el femicidio. Al fin y al cabo, en un escenario marcado por la tradición machista de que “entre marido y mujer nadie se debe meter”, la vulnerabilidad de las mujeres se incrementa.

Para Proveyer, la comprensión contextualizada de lo que realmente implica este fenómeno impacta en las estrategias para hacerle frente. No es problema exclusivo de quien la sufre, abarca a toda la sociedad.

Si tenemos en cuenta además que, según la Encuesta Nacional de Igualdad de Género (ENIG-2016), sólo el 3,7% de las mujeres que habían sido víctimas de violencia solicitaron algún tipo de ayuda, resulta aún más importante establecer mecanismos efectivos de acompañamiento para las víctimas.

Según este estudio, el primer lugar a donde van las mujeres víctimas de violencia es a la policía, relata a Cubadebate Osmayda Hernández Beleño, Miembro del Secretariado Nacional de la FMC. Desde su perspectiva, es importante preguntarnos cuál será el camino de violencia vivido por una mujer cuando se decide a denunciar en la policía, porque generalmente no lo hacen tras el primer grito o golpe.

El segundo sitio es la Fiscalía y el tercero, las Casas de Orientación a la Mujer y la Familia. Pero queda mucho por hacer para que las mujeres conozcan y accedan a todos los servicios disponibles para ayudarlas y que la justicia sea realmente efectiva, indica.

Cuando la Federación recibe este tipo de casos, lo mismo en las Casas de Orientación que a través de cartas o redes sociales, profundiza en ellos y los deriva a los organismos competentes.

“Por ejemplo, cuando hay una vulneración de derechos, contactamos a la fiscalía. Otras veces, cuando hay niños involucrados, nos comunicamos con el órgano de menores. Siempre se contacta a la víctima y se le acompaña en el proceso. Aquí no se trata de responder por responder, sino acompañar a nuestras mujeres”, explica la funcionaria de la FMC.

En ese sentido, un desafío urgente tiene que ver con la preparación en torno a temas de género del personal que recibe a las víctimas en algunas de estas instituciones. “A veces atendemos compañeras que nos dicen que en la unidad de policía no las dejaron poner la denuncia o que las retiraron”, relata Yamila González Ferrer, coordinadora del proyecto “Justicia en clave de género” de la Unión Nacional de Juristas de Cuba (UNJC).

Hernández Beleño también reconoce esta realidad: “La violencia está naturalizada en las personas, invisibilizada. Por tanto, en muchos lugares de los territorios puede ocurrir que llegue una mujer a hacer una denuncia o pedir orientación, esta se abra, exponga su vida privada y no reciba ahí la atención adecuada. Todavía existe el mito de que entre marido y mujer nadie se debe meter, o que a la mujer le gusta que la maltraten”.

Varios comentarios recibidos tras la publicación de la primera parte de este reportaje confirman la gravedad de este  asunto por resolver. La usuaria Bell relató cómo, tras ser violentada por su exnovio, contactó con la policía y no recibió una respuesta coherente.

“Llamé inmediatamente al 106 donde me dijeron que esperara a una técnica que me iba a ver para levantar la denuncia… nunca llegó. En su lugar, lo hicieron 3 patrulleros hombres, me llevaron ante más policías hombres a levantar alguna constancia de mi lesión en el hospital, y luego me dejaron frente al oficial de guardia de la estación, otro hombre, que junto a dos hombres más, me explicaron el por qué no podían hacer nada al respecto. (...) Nunca vi a una mujer, nunca me sentaron y me permitieron contar toda mi historia, y además me especificaron que ese era el marido que yo elegí”, relata.

En realidad, indica González Ferrer, la policía no puede rechazar ninguna denuncia. Es derecho de cada víctima realizarla y tener el comprobante de que se recibió. “La policía no determina si ha ocurrido un delito o cuál es. Usted está narrando hechos, está haciendo una denuncia por esos hechos y él tiene el deber de recepcionar todas esas cuestiones”.

No obstante, aún quedan funcionarios que no tienen la preparación necesaria y poseen prejuicios en torno a este tipo de casos. “A lo mejor es una mujer que ha ido dos veces previas para después arreglarse con el esposo, y se le juzga por ello. Pero si ella va diez veces, diez veces hay que atenderla”, comenta.

Al fin y al cabo, es importante entender que la violencia machista en una relación de parejas alterna etapas de agresiones con fases de luna de miel, como parte de un ciclo que se vuelve cada vez más peligroso. 

“No tienen el conocimiento, no están capacitados en los temas de violencia ni entienden el funcionamiento del ciclo de violencia en el ámbito familiar, donde las personas involucradas también poseen vínculos de afecto”, señala la jurista.

Sin embargo, el marco jurídico está diseñado para brindar una buena atención a este tipo de casos. El reto continúa siendo la preparación del personal que lo pone en práctica.

Respecto a las confusiones en estos temas, Arlin Pérez Duarte, profesora de la Universidad de La Habana y especialista en temas penales, afirma que una mujer puede realizar denuncias por violencia de género aunque no tenga marcas o cicatrices.

“El Código Penal tiene figuras que fácilmente encuadran cualquier comportamiento que sea agresivo psicológicamente. El más común es el delito de lesiones, que se define como aquel que cause lesiones corporales o dañe gravemente la salud. La afectación psicológica también daña gravemente la salud por lo que, aunque la mujer no lleve ninguna marca física, puede exponer su denuncia basada en el daño psicológico ocasionado. Lógicamente, eso llevará en el cauce procesal elementos que permitan demostrarlo”, argumenta.

Está también el delito de amenaza, la coacción, el receso arbitrario de derechos… Son conductas que la ley describe basados básicamente en agresiones psicológicas y que pueden dar respuestas a las formas menos “visibles” de la violencia de género.

Por tanto, ni se minimiza ni se deja de castigar. Hay sentencias que han razonado este tipo de casos con elementos contundentes, refiriendo historias de vida de mujeres víctimas donde la violencia se manifiesta en uñas comidas, manchas en la piel, pérdida de cabello y otras manifestaciones psicológicas.

No obstante, reconoce, la efectividad del proceso está condicionado por el conocimiento del operador sobre estas manifestaciones de violencia. “De ahí la necesidad de proyectos de género, de capacitación, para que la gente conozca textualmente lo que dice la ley”, insiste.

***

María Luisa

María Luisa corrió mucho, demasiado lejos como para ver qué sucedía a sus espaldas. Jamás lo imaginó. ¿Cómo creer que el padre atacaría a su hijo? ¿La venganza puede más que el amor?

Llevaba ocho años separada de aquel hombre. Cuando terminaron la relación dividieron la casa, pero ella continuó encargándose de la comida y la ropa de su ex esposo. Lo hizo durante tantos años que aun lo creía su obligación. Así fue hasta que él comenzó a agredirla. Entonces María Luisa no quiso atenderlo más. “No me lo repitas —le dijo la peor mañana de su vida— ya no te lavo ni te cocino. No soy tu mujer”.

María Luisa lo vio ir hacia ella amenazándola de muerte. Entonces corrió. Mientras lo hacía alertó a su hijo de 12 años. “Cuidado —le gritó mientras pasaba por su cuarto—, tu padre me quiere matar”. La mujer salió a la calle y buscó refugio, pero su ex esposo no la siguió. En cambio, puso un cuchillo en el cuello de su hijo y mientras sostenía la cabeza le hizo un corte de diez centímetros en la tráquea.

Una vecina rompió la puerta, se le enfrentó y le impidió asesinarlo. Él soltó al pequeño y otra vez fue en busca de su ex esposa, pero no la encontró. Entonces regresó y vio en la calle a la vecina con su hijo en los brazos. Lo lanzó al suelo y esta vez hundió el cuchillo en el cuerpo del niño. La puñalada daño el hígado y puso en riesgo la vida del menor. El ex marido se encerró en su casa e intentó suicidarse. Todo sucedió en minutos. María Luisa aun sueña con aquella mañana en que un hombre intentó matarla y dejó de ser el padre de su hijo.

Oído atento

Las cuestiones referentes a la violencia de género tienen en la Fiscalía General de la República un lugar de especial atención. Aquí no solo se recepcionan las denuncias hechas por las mujeres, sino que se les da cauce legal, cuando proceda, a estos hechos.

Es por ello que para la atención diferenciada de estas situaciones se creó en dicha institución la Dirección de Protección a la Familia y Asuntos Jurisdiccionales.

Como comenta a Cubadebate Lay Trujillo González, Fiscal Jefe de dicha dirección, una vez recibidas las denuncias se orienta para su radicación en el orden penal cuando los hechos son presumiblemente constitutivos de delitos.

Para esta especialista los pasos están claros y cada minuto cuenta. Investigar las cuestiones denunciadas y las personas involucradas está en primer orden.

Luego se valoran aquellos hechos que afectan la seguridad de las víctimas; realizándose las coordinaciones con los jefes de sector de los lugares de residencia. “Es aquí cuando se realizan las advertencias oficiales que corresponden”.

Pero como advierte Trujillo González, para sus trabajadores la labor no concluye allí.

“También ofrecemos orientación legal, tanto a las víctimas como a los victimarios de sus derechos y obligaciones legales, así como, las consecuencias judiciales ante la reiteración de los actos de los segundos”.

Otra labor fundamental que asume la Fiscalía es la atención a las afectaciones que en el orden psicológico puedan quedar en las víctimas.

“Hay cicatrices que se borran fácilmente, pero otras pueden perdurar en el tiempo. Es por ello que establecemos coordinaciones con los Centros Comunitarios de Salud Mental y las Casas de Orientación de la Mujer y la Familia para la atención a las afectaciones en el orden psicológico requieran de tratamiento por los especialistas”, agregó la directiva.

***

Rebeca

Rebeca dejó una mancha de orina en el colchón sobre el que su esposo la ahorcó. Llevaban tres años juntos y siempre discutían por la propiedad de la casa, pero a la mañana siguiente ambos preferían olvidar. Era un círculo vicioso marcado por la violencia, el alcohol y la agresividad.

La tarde de su muerte otra vez Rebeca le dijo que se fuera de la casa y de nuevo él le respondió que aquel inmueble también era suyo. La mujer se sentó en la cama y le dio la espalda. Tantas veces habían vivido lo mismo que ya era una rutina. Sin embargo, esta vez fue diferente.

El esposo tomó un cordón que servía de llavero y la sorprendió por la espalda. Apretó fuerte, tan fuerte que las piernas de Rebeca parecían moverse solas mientras ella no dejaba de alzarlas en el aire. Entonces sintió la humedad y el calor entre sus muslos. Fue quizás la última sensación de su vida.

Cuando el esposo comprobó que estaba muerta la sentó en el suelo, recostada a la pared y con el cordón en uno de sus muslos. Parecía dormida en medio de aquel cuarto marcado por el caos. Cuando la encontraron todavía conservaba, en un rostro cada vez más frío y pálido, una mueca de dolor.

Más allá de la urgencia: ¿Ley Integral contra la Violencia de Género?

Ante la falta de preparación de algunos funcionarios de la justicia en torno a temas de género y la visibilización cada vez mayor, redes sociales mediante, de casos de violencia y asesinatos, no faltan quienes insisten en la necesidad de incluir el femicidio como figura legal en el Código Penal y elaborar una Ley Integral contra la violencia machista, que identifique con exactitud las características y circunstancias de este tipo de delitos y genere respuestas en consecuencia.

Sin embargo, advierten los especialistas, la principal urgencia no radica en cambiar leyes específicas  -que también hace falta- sino en transversalizar la perspectiva de género a todo el sistema legislativo y educar a funcionarios, juristas y personal involucrado para utilizar correctamente los recursos ya existentes. 

Arlin Pérez Duarte asegura que la ley cubana está diseñada para castigar los asesinatos de mujeres, aún cuando no exista un delito que directamente se refiera al femicidio. “Si lo buscas tal y como puede aparecer en otros ordenamientos, en Cuba no lo vas a encontrar. Pero sí está claramente tipificada la conducta de darle muerte a una persona, que puede ser un homicidio o un asesinato. Hablamos del delito de asesinato, establecido en el artículo 263 del Código Penal”, argumenta.

Ese artículo, añade, tiene diez o más circunstancias de cualificación para explicar las diferentes maneras de dar muerte a una persona, lo mismo mujer que hombre. En muchas de ellas aparecen circunstancias que permiten tratar las situaciones que en otros estados se conocen de manera más puntual como femicidios.

Entre ellas se encuentra la privación de libertad a las víctimas para darle muerte o el móvil de brutal perversidad. Son circunstancias que suelen caracterizar los femicidios en la práctica. “Es un delito que, por la amplitud que tiene, permite castigar lo que se considera técnicamente como femicidio con una condena altísima”, insiste la experta.

No obstante, la ausencia del término y su fundamentación tiene consecuencias que se expresan en la falta de sensibilización de ciertos operarios. Pueden producirse diversas interpretaciones y enfoques a partir de un mismo caso. Un juez o un fiscal que está formado, que tiene el conocimiento y la cultura de derecho basado en género, puede darle una mirada muy distinta a una persona que no lo tenga, comenta Pérez Duarte.

“No estoy hablando de impunidad porque las lesiones, sean de género o no, el juez las va a sancionar y el fiscal lo va a exigir. A lo mejor le faltan los espejuelos de género, pero los espejuelos de derecho los tiene. Quizás en su enfoque podría ganar en individualizar, en proteger, en razonar con una cultura de género y no lo hace. Por eso puede haber disparidad en la interpretación.

“Eso puede generar entonces que las personas sientan algún sentido de inseguridad. Porque cuando usted, a una misma conducta, le da respuestas diferentes, la persona se pregunta finalmente por dónde van las cosas”, explica.

El derecho tiene la responsabilidad de reducir al mínimo esa sensación de inseguridad y en ese camino no está de más perfeccionar la ley, sobre todo porque contribuirá también a educar. “Si la ley fuera más precisa en estas cuestiones en algunos momentos también contribuiría a ganar esa cultura de género, que hace muchísima falta en este momento”, señala Pérez Duarte.

Un debate similar se da ante la urgente necesidad o no de una Ley Integral contra la Violencia de Género en el país. Al respecto, los especialistas advierten que, si bien hace falta, hay muchos otros procesos que asegurar antes de llegar allí. 

En paralelo, advierte González Ferrer, no se puede perder de vista a quienes usan esta necesidad como un argumento más para generar campañas en contra de Cuba a través de las redes sociales.

“Desde esa actividad mediática que, en definitiva tiene un matiz político, están tratando de marcar temas vinculados a las perspectivas de género y a las luchas feministas en sentido negativo. Si bien es cierto que tenemos un reto de perfeccionamiento, las cubanas no están desprotegidas”, refiere.

En ese sentido, hay que entender que la Ley Integral -una de los principales llamados en redes- no es mágica ni resolverá por sí sola las cuestiones asociadas a los femicidios.

“Si vas a cualquier Ley Integral de las que se han aprobado en América Latina, te das cuenta que el 70% son modificaciones de artículos del Código Penal, de las leyes de procedimiento de aquí y allá. ¿Por qué? Porque una única ley no resuelve todos los problemas. Por eso nosotros estamos apostando a fortalecer todo el entramado jurídico, los protocolos de atención, las normas sustantivas y las procesales”, argumenta la jurista.

Además, añade, en muchos de esos países enfrentan conflictos para concretar la aplicación de las Leyes Integrales tras su aprobación. Compañeras de Uruguay comentan los problemas de implementación que tiene el tratamiento y protección de las mujeres víctimas y hay serios problemas procesales en España, en el tratamiento de la violencia de género.

En Cuba es necesario aprovechar el proceso legislativo que actualizará y aprobará la Ley de Procedimiento Penal, el Código de Procesos, el Código Penal y el Código de las Familias, para transversalizar la perspectiva de género a todos ellos. 

“Porque esa sola ley no tiene una varita mágica. Esa sola ley pudiera ser, desde mi punto de vista, la culminación de todo un proceso que incorpora cuestiones jurídicas, institucionales y otras para dar la unidad y coherencia final a todo ese entramado como una política estatal, que tiene su desarrollo a nivel gubernamental y jurídico”, asegura.

La estrategia integral diseñada no solo incluye los aspectos normativos, sino también los comunicacionales, los preventivos y los educativos, porque de eso también se trata.

“La Ley Integral será el resumen de todo un proceso legislativo sistémico. No hago nada con aprobarla y ya. Antes tengo que trabajar con todas esas personas que ahora comienzan a tener más claros los conceptos de género, violencia de género, estereotipos. Hay que seguir capacitando a las personas, también a la población”, agrega Pérez Duarte.

Desde la FMC, Osmayda Hernández coincide: “Es verdad que en Cuba no hay una ley de violencia, pero esto no significa que haya impunidad ante estos fenómenos.  Aunque el femicidio aún no está en el Código Penal, no desestimamos que pueda incorporarse en el futuro.

“Hemos estado en permanente intercambio con asesores del Tribunal Supremo Popular para la actualización de las leyes, el nuevo Código de las Familias, la Ley de Procedimiento Penal y conocemos las propuestas. Hemos insistido en la necesidad de lograr una mayor transversalidad del tema género en toda la legislación nacional”.

Enfrentar la violencia, un trabajo en equipo

Una parte importante de generar estrategias de respuesta ante los femicidios pasa obligatoriamente por diseñar acciones de prevención, que impidan que las agresiones machistas lleguen a ese punto. En ese camino, ofrecer a las víctimas diversos espacios de ayuda y denuncia, con personal preparado para atenderlas y acompañarlas mientras rompen el ciclo de violencia, resulta vital.

Precisamente por ello, Cuba articula una estrategia de prevención transversal que incluye a todas las instituciones relacionadas de un modo u otro con la atención a este problema. Desde la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), Osmayda Hernández Beleño apunta que el primer paso es visibilizar el asunto como un conflicto social y no como hechos aislados.

Resulta vital la labor desarrollada desde 1990 en cada municipio por las Casas de Orientación a la Mujer y la Familia. Están conformadas por equipos de colaboradores de los campos jurídico, científico y educativo, que orientan a las personas que allí acuden y visitan las comunidades identificadas como complejas o vulnerables a situaciones de violencia.

En cada Casa, explica la funcionaria, hay un registro de los casos de violencia desde hace más de 10 años. Así se conocen, derivan y acompañan hasta solucionar cada situación.

“No son sólo las víctimas directas quienes acuden en busca de orientación. Amigos y familiares cercanos también buscan ayuda para estas mujeres o para los hijos menores de edad que sufren por estas situaciones. Hay que seguir sensibilizando a todos los actores para que identifiquen estos fenómenos”, relata.

Reconoce que a la organización le queda mucho por hacer, que los bloques barriales no funcionan correctamente en todos los lugares y eso supone un desafío extra. Por tanto, “las activistas reciben preparación de manera sistemática para identificar en cada comunidad familias y mujeres que vivan manifestaciones de violencia o discriminación”.

En ese camino, agrega, la FMC nunca ha trabajado sola. “Tenemos alianzas con otras instituciones claves en la prevención y atención a estos temas, como son la Fiscalía General de la República, el Tribunal Supremo, la Unión Nacional de Juristas, el CENESEX, los ministerios de educación y salud y organizaciones como la OAR”.

Por ejemplo, en mayo de 2016, la organización firmó un convenio de colaboración con la Fiscalía General de la República para articular acciones de prevención, atención y divulgación de los temas inherentes a los derechos de las mujeres y su protección legal.

“Como parte de esa alianza, se estableció el servicio de la Línea Única con la Fiscalía, que no solo es para la violencia y trabaja las 24 horas. Igualmente existe un sistema de capacitación en materia de género a operadores del derecho como fiscales, policías, carpetas de las unidades policiales, entre otros. El Cenesex ha desarrollado una labor importante en este sentido”, detalla Hernández Beleño.

En paralelo, desde la Fiscalía se ofrece atención a las actividades previstas en el Plan de Acción Nacional para el seguimiento la Conferencia de Beijing de 1997 y en el Plan de Acción Nacional para el enfrentamiento a la Trata de Personas, “que incluyen tanto lo referente a la investigación de los procesos y el tratamiento a las víctimas, como las modificaciones legislativas en función de lograr institucionalmente mayor protección a los involucrados”, explica Lay Trujillo González.

Además, ese órgano ofrece información y orientación oportuna sobre el curso de las investigaciones. “Como parte del funcionamiento del proceso penal, exige y verifica que se escuchen y atiendan las preocupaciones de las actuaciones de las víctimas, garantizando en estos intercambios la protección de la privacidad”, señala.

La protección a las víctimas de la violencia no consta en nuestra norma jurídica, pero existen todas las posibilidades para su atención, agrega.

Al respecto, Arlin Pérez Duarte explica que el derecho penal desarrolla una labor preventiva en las instituciones donde las personas acuden a buscar respuestas. “La Fiscalía, el Tribunal, los abogados, la policía... están obligados a dar explicaciones y respuestas que ayuden en ese proceso de prevención”.

Además, estimula lo que se identifica como prevención general intimidatoria, que también genera educación. “Si existe una respuesta legal, coherente, legítima, contundente, explicativa, que razone con las personas, estas comienzan a tener cultura en relación a esas manifestaciones de violencia”, explica la profesora universitaria.

Mientras, Yamila González Ferrer insiste en que la labor preventiva a realizar desde las instituciones jurídicas tiene que ver sobre todo con la educación de la población. “Muchas veces las personas conocen sus derechos en abstracto, pero cuando tienen determinado problema o situación no saben qué hacer o a quién acudir. Creo que los juristas en sentido general tenemos el reto de aportar a esa cultura jurídica”.

Por ejemplo, desde la Unión Nacional de Juristas de Cuba trabaja el proyecto “Justicia en clave de género” con diferentes coordinaciones provinciales. También se aporta en las Casas de Orientación a la Mujer y la Familia donde siempre hay juristas entre los colaboradores.

“Tenemos que tratar de que sean los más preparados, que tengan sensibilidad en los temas de género. No siempre tenemos lo que queremos, pero trabajamos en función de ello porque garantizar una cultura jurídica en la población también empodera a las mujeres ante este tipo de violencia”, argumenta la jurista.

En esos empeños de sensibilización y lucha contra la violencia de género, la reciente aprobación y puesta en vigor del Programa Nacional para el adelanto de las Mujeres (PAM) juega un papel fundamental. En opinión de la secretaria general de la FMC, Teresa Amarelle Boué, una de sus áreas claves es la relacionada con la “autonomía física de las mujeres” y el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos. También identifica acciones contra “manifestaciones de violencia de género que están latentes en el ámbito familiar y el ámbito público”, dijo.

Llaman la atención la transversalidad de los enfoques de género y derecho, y el reconocimiento explícito de la persistencia de manifestaciones de violencia en la sociedad cubana, articuladas con esas relaciones desiguales de poder heredadas del machismo. O sea, posiciona los desafíos de las mujeres –incluida la violencia- como un asunto de toda la sociedad y, al hablar de políticas de igualdad de género, reconoce el valor relacional de esta propuesta teórica.

En función de ello, entre sus siete áreas de trabajo contempla el escenario legislativo que incluye el análisis del marco normativo y los sistemas de protección contra todas las formas de discriminación y violencia tiene vital importancia. La necesaria producción de estadísticas e investigaciones, el empoderamiento económico de las mujeres; el trabajo con la comunicación pública; la educación, prevención y trabajo social y el acceso a escenarios clave de toma de decisiones, entre otras, también marcan desafíos relacionados.

A partir de ahí genera un entramado de medidas a cumplir desde las diversas instituciones, que deben rendir cuentas de su cumplimiento ante la FMC y la Comisión de Atención a la Niñez, la Juventud y la Igualdad de Derechos de la Mujer, de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

“De conjunto, las distintas especialidades ofrecen seguimiento a las acciones diseñadas para la prevención y enfrentamiento a la violencia contra la mujer, y se han incluido análisis periódicos de las quejas y reclamaciones de las víctimas en cuanto a la vulneración de sus derechos”, argumenta Lay Trujillo González.

En sentido general, el PAM confirma la importancia que confiere el Estado cubano a atender la violencia de género -y el femicidio como una de sus manifestaciones- desde una perspectiva integral y social. Solo así es posible cortarle caminos a las agresiones, evitar la revictimización de las mujeres que la sufren y avanzar en la sensibilización de la población.

Se trata, en última instancia, de acompañar el perfeccionamiento legislativo necesario con acciones de educación integrales y respuestas coordinadas ante un fenómeno que, bajo ningún concepto, puede pasar inadvertido o quedar impune. Porque legitima el machismo imperante y, sobre todo, cuesta vidas.

Se han publicado 77 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Magalys Chaviano dijo:

    Excelente trabajo, Oscarito, necesario en la prensa, anoche mismo en una charla familiar conversamos sobre un caso de feminicidio, hace poco más de dos años, contra una joven conocida, condiscípula de mi hija, y sobre la mucha violencia contra la mujer, escondida en nuestra sociedad, por lo general intrafamiliar, un abrazo desde #Cienfuegos

    • Horus dijo:

      Nuevamente artículos parcializados donde todos los hombres somos victimarios y todas las mujeres con víctimas. La violencia de género no existe, como tampoco existe la violencia infantil o étnica: solo existe la violencia en sentido general, y contra ella es que debemos de actuar. Las estadístricas que se exponen no son críticas, no demuestran cabalmente el comportamiento social, y por sólo citar un ejemplo pregunto: cuántos hombres se dirigen al CENESEX tras ser maltratados física y/o psicológicamente por su pareja femenina? ¿Seá que las mujeres no agreden? Antes se decía que el cubano si no llega se pasa, ahora hay que corregir: el cubano siempre se pasa. Queremos ser cabeza de lanza en todo, queremos destacar en todo y ello no es correcto, pues con facilidad caemos en niveles de extremismo alarmantes.

      • Marc dijo:

        Actualmente los hombres en cuba sufren más de abusó que las mujeres, ya que como las política de cuadros actuales un porcentaje mayoritario de los jefes deben ser del sexo femenino y son de leña en el cargo de jefas.

      • Maria Teresa Castro dijo:

        Whaoo!! Sin proponerselo,Horus ratifica todo lo q Oscarito dice en su articulo. Ciertamente es mayoritaria la violencia contra la mujer y no solo en el ámbito familiar, yo soy victima de violencia de genero generada por vecinos machistas q han llegado a amenazarme de muerte. Felicidades a Oscarito por el excelente articulo.

      • VerdeOlivo y Barbú dijo:

        Sldos Muy de acuerdo con Ud Solo hay q remitirse a un criterio academico de una de las Drs mas relevantes en este tema (a mi criterio) cuando afirmo: "...en Cuba el papel de la mujer esta sobredimensionado"... lo cual significa entre otras cosasq cuando ellas son llevadas a los tribunales por actos injustos practicamente el culpable es uno, no ella. En eso tambien hay q ganar mucha cultura y no asumir q xq es MUJER es inocente.
        Excelente y valiente articulo periodistico q visibiliza un tema candente en nuestra sociedad. Felicidades a los autores x su calidad profesional.

  • Uno ahi... dijo:

    Empece a leer pero no puede terminar, no puedo!! Por que un jues debe mirar si el asesino es hombre o mujer, o si la victima es hombre o mujer, cuando en la ley aprobada por inmensa mayoria dice que todos somos iguales ante la ley? Que alguien me explique porque no lo entiendo!!! TODOS SOMOS IGUALES ANTE LA LEY!! TODOS TENEMOS LOS MISMOS DERECHOS!!

    • IMR dijo:

      Ante la ley todos somos iguales, pero ante el peligro no todos somos iguales, unos necesitan más protección que otros por ser más vulnerables e indefensos, es tan difícil de entender eso?
      Hay que crear mecanismos más efectivos que protejan A TODOS POR IGUAL y si para eso hay que caer en especificidades en la ley, pues para luego es tarde.....literalmente....

      • MICHEL dijo:

        No tengo el dato en la mano, pero estoy 100% seguro que tanto en Cuba como en el resto del mundo mueren más hombres que mujeres por concepto de asesinato, ¿cómo entonces pueden ser las mujeres mas indefenzas?

      • IMR dijo:

        Michel, me resulta tan ....explicar lo obvio, pero le explico, hay más muertes de hombres que de mujeres en el mundo porque estos se exponen más al peligro que las mujeres, pero si se expusieron la misma cantidad de hombres y mujeres al mismo peligro seguro morirían más mujeres¡¡
        La pregunta está En: mueren más hombres a manos de mujeres que mujeres a manos de hombres? Y a esto agregele: dentro del ámbito familiar y /o conocidos?
        Ahí tendrá la respuesta.

      • Uno ahi... dijo:

        Grave error!! La ley no puede darle mas derechos a unos ciudadanos que a otros. Lo que hay que hacer es hacer funcionar lo que esta establecido. Para que quieren la FMC, el CENESEX, la PNR, etc? Estan escritos y bien explicitos los protocolos a seguir en estos casos, por que no se actua como corresponde? Ese es el verdadero problema!! Funcione lo que esta establecido y veran como se resuelven casi todos los problemas.

      • Icenberg dijo:

        A ver IMR; no es tan así, como dijo Michel en Cuba mueren más personas hombres que mujeres, no solamente por concepto de que el hombre se expone más al peligro, estamos hablando de un planeta donde casi en todas partes hay igualdad de derechos pero sin embargo el hombre sigue haciendo trabajos como extracción de petroleo y mineria, por citar dos ejemplos que se llevan muchas vidas, la mayor cantidad de personas en desamparo filial en Cuba son hombres, deambulantes, en el mundo sucede de igual manera, la mayor cantidad de infartos, hombres, mayor cantidad de muertes por cáncer, hombres, ahora cuando uno va a una estadistica concreta, quien mata más a quién, se hace con caracter intencionado, si se refiere a crimenes pasionales, violación, me atrevería a decir que los hombres matan más a otros hombres y eso es un hecho, los hombres matan más a otros hombres de lo que matan mujeres y que conste, ninguno de estos asesinos lo hace por ser mujer, lo hacen por miles de razones pero nunca expresamente porque eres mujer.

    • Alex Pons dijo:

      Tiene logica su planteamiento, pero... las estadísticas están ahí. Hoy en Cuba están muriendo muchas mujeres a manos de sus parejas o exparejas; las asesinan brutalmente y no parece que se haga algo efectivo a nivel social para detener esta situación.

      • El fiscal dijo:

        Hay que crear una division d policías dedicados a este tipo d eventos especializados y que en su mayoría sean mujeres policias entrenadas para lidiar con la situación.

      • Uno ahi... dijo:

        estadisticas? de que estadisticas me hablas? hasta ahora en cuba nunca se han hecho publicas las estadisticas de ese tipo. Seria MUY BUENO que se publicaran para que las personas tomen conciencia. Pero te digo, por mucho trabajo que se haga, por muchas sanciones severas que se pongan, ese fenomeno seguira existiendo no por culpa del patriarcado ni nada por el estilo, sino pq para q el mundo sea mundo tiene q haber de todo. como mismo no se puede impedir el embarazo en la adolecencia, ni el sida, ni las guerras, ni las desigualdades en nuestro socialismo, ni muchas otras cosas, los asesinatos siempre estaran ahi, es tarea de la justicia condenarlos severamente como se merecen y si hay q fusilar a unos cuantos pues que los fusilen. Las estructuras, organismos y organizaciones para minimizar la ocurrencia de estos casos estan, existen, pero en muchos casos no funcionan como deben funcionar, ahi es donde esta el problema real. Noruega, el pais con mayor IDH en el mundo y con leyes muy muy fuertes tiene una tasa de 0.5 mujeres asesinadas por cada 100000 lo que demuestra que ni siquiera el desarrollo evitara que suceda.

      • Alex Pons dijo:

        Para Uno ahí. Si existen estadísticas, a lo mejor usted no sabe que se llevan pero sí se llevan y el número es alarmente.

    • Una ahí dijo:

      Precisamente pq todos somos iguales ante la ley necesitamos políticas y leyes especializadas que nos protejan por igual. En una sociedad machista donde los prejuicios permiten aquello de que "la mujer se debe al hombre" o "entre marido y mujer nadie se debe meter", las mujeres juegan con desventaja cuando son víctimas de violencia intrafamiliar. Para tener "los mismos derechos" necesitan más proteccion. El feminismo y las luchas de género no buscan privilegiar a las mujeres. De hecho, ojalá no hicieran falta, pq significaría que las mujeres ya viviríamos en igualdad, que no moriríamos por decidir romper con una relación violenta. Por personas como usted, que siguen insistiendo en que esto es una exageración, algunos policías se toman el derecho de despachar a las mujeres que llegan con denuncias. Pero ya sabemos que no lo va a entender, está demasiado seguro de tener la razón como para terminar de leer.

      • Uno ahi... dijo:

        Y se equivoca, no tengo la verdad absoluta!! Lo que si tengo es el derecho de exigir lo que dice la ley que es igualdad para todos. Por que las mujeres cuando son agredidas no lo exigen? Por que cuando el policia las "despacha" no exigen que se cumpla lo establecido? Por que permiten que las maltraten? Es muy facil hacerse la victima y decir que las cosas no funcionan cuando no tuviste el valor de enfrentarte al que te dijo que no, aun sabiendo que tienes la razon. Las leyes estan ahi, usenlas, exijan su cumplimiento, no se conformen con lo que les diga un burocrata!!

    • Carlos 3ro dijo:

      Uno ahí..
      La vida ha demostrado que cuando hay que estar haciendo un esfuerzo constante para que algo funcione, sencillamente hay hacer ajustes, porque NO funciona como está.

      • MICHEL dijo:

        Icenberg diste en el clavo... nadie mata a nadie pq seas hombre o mujer, o sea, habria que estar loco la verdad, la gente mata y punto, lo que hay que condenar es la violencia, el hecho en s sin importar si fue contra un niño, anciano, joven, hombre o mujer. Dicho sea de paso nuetsros abuelos sufren mucha violencia y no tienen tanta voz...

    • No llores dijo:

      Uno ahí, deje el llanto, el avusobse debe condenar de modo diferente

  • Holguinerita dijo:

    Pienso q la ley debe ser más fuerte. A veces una hace la denuncia y es por gusto te toman declaración y a veces ni t dejan hablar solo hacen paripé cuando mas le ponen una multa d 30 pesos al agresor y ya.

  • IMR dijo:

    Todo lo dicho e implementado está muy bien pero lo que hace falta es que funcione, la FMC en algunos lugares ni se siente.
    Siguen sin hablar a profundidad el tema de los niños que vivien, precencian y sufren en medio de la violencia. Desde mi experiencia personal se continúa velando más por los derechos paternofiliales que por la seguridad del niño.
    En mi caso, después que padre fue sancionado tuve que presentar dos procesos civiles para modificar el régimen de comunicación de la niña con el padre porque ella no quería ir con él de ninguna manera, porque le tenía terror y él me puso un requerimiento porque quería llevársela a la fuerza y yo no lo permití.
    En dicho requerimiento, en la vista me sentí maltratada por la jueza quien me dijo que si no le daba la niña, yo iba a ir detenida y nunca realizó un análisis con el del porque la niña no quería ir con él, nunca lo instó a ganarse el cariño y la confianza de la niña nuevamente.
    No obstante tengo que reconocer que al presentar el segundo proceso de modificación de régimen de comunicación todo fluyó como debió ser desde el principio, se entrevistó a la niña con dos juezas y una psiquiatra en un local aportado por la CNC y pudieron constatar el el miedo real y el daño psicológico que presentaba la niña y así fue como se pudo lograr el cambio.
    Yo lo logré porque soy muy persistente, me interesa mi hija más que todo en el mundo y nada me iba a detener mientras fuera en bien de mi hija, pero tuve muchos obstáculos en el camino y personas que dificultaron mucho.
    Hoy poco a poco la niña ha ido sintiéndose más segura y ya habla con su padre más tranquila, pero siempre en presencia de alguien.
    Ojo con los niños que son los que más sufren.
    A la jueza que presidió el último proceso mis respetos, no sólo hizo un trabajo investigativo con la niña previo muy profesional, sino que realizó una muy buena labor educativa en la vista al punto de llegar a convencer al padre de la necesidad de que la niña no fuera con el por el momento tarea dificil ya que él estaba muy obsesionado en hacerme daño a través de la niña (me lo dijo explicitamente)
    Vuelvo y repito ojo siempre con los niños, ellos son lo más valioso, sus derechos son primero sobre los nuestros como padres.

    • Rasputin dijo:

      Igualmente, como su esposo bien pueden existir mujeres peligrosas para la seguridad del menor. Así que el problema aquí no es solo la violencia machista, sino la ineficiencia de la ley.

      • IMR dijo:

        Tiene usted la razón, yo sólo expuse mi caso, pero existen madres que dejan mucho que desear.
        Lo esencial está en la protección del menor por encima de todo.
        Fíjese que el mayor temor de una madre (hablo por mi) es no poder proteger a sus hijos, es faltarle cuando más nos necesitan (para mi siempre).
        Los niños son nuestro futuro, es lo más valioso que tenemos, por lo que todo lo que sea en su bien debe ser lo más importante.

  • L.R.A. dijo:

    Hay muchas cosas que se pueden hacer ahora antes de pensar en otras a futuro, como:
    . Capacitar muy bien a los policias, pero sobre todo que cumplan con lo que dice la Ley. Hay policias machistas tambien y no toman en cuenta las denuncias de mujeres contra su marido como debe ser, como hacen con otras, llamas y denuncias y te dicen que no hay carro, que van hacer algo y no pasa nada.
    . Poner una Linea directa gratuita como el 106 pero para denunciar violencia contra la mujer, darle promocion en la tv que se entere todo el mundo y atenderlas rapidamente segun el caso.
    . Que un vecino pueda denunciar sin tener que pasarse muchas horas en la Estacion de la Policia.
    . Que los testigos declaren en sus casas de forma anònima para esclarecer la investigaciòn. A veces no se hace para no buscarse problemas despues.
    Son cosas que se pueden hacer mientras se hace la Ley perfecta que sabemos no es facil. Asi ayudamos mucho mas a todas esas mujeres que pueden morir en cualquier momento.
    Otra cosa el codigo penal que tenemos ahora tiene claro como juzgar el crimen, la violencia, lo que hay que aplicarlo como es y rapido. Violencia es violencia venga de donde venga y se debe ser fuerte contra ella.

  • La bruja dijo:

    La violencia domestica debe ser fuertemente penada en todas sus manifestaciones no se porq en Cuba se le da tan poca importancia y por esas razones hemos llegado a estos extremos

    • MICHEL dijo:

      Y sin importar si eres hombre o mujer ...

      • IMR dijo:

        Mira en eso sí estoy de acuerdo contigo, la violencia intrafamiliar proviene de cualquiera de sus miembros, al abusivo hay que castigarlo, porque la violencia se evidencia de muchas maneras y en algunas de sus modalidades el hombre si es víctima, pero en muuuuuucha menor medifa es víctima de violencia física.

    • Rasputin dijo:

      Exactamente. Porque los hombres también somos víctimas constantemente de violencia psicológica y a nosotros nadie nos defiende. Es una violencia silenciosa que deja profundas secuelas
      ¿O creen que los hombres sencillamente se levantan un día, de la nada, con deseos de matar?

      • RGC dijo:

        nadie se levanta de un día al otro con deseos de matar, pero los asesinos o asesinas van dando muestras de violencia, usted sabe perfectamente que mayoritariamente son las mujeres víctimas de la violencia de género, aunque es cierto que hay hombres víctimas dela violencia doméstica, las leyes deben ser para todos, ahora sea honesto con usted mismo, analice en su cuadra y familia, quienes son más atacados, en mi experiencia personal, son las mujeres, hay que ser de muy pocas entendederas para negar esto

  • Elena dijo:

    Muy bueno este artículo, lo que no entiendo porque no hacer una ley estrictamente para parar todos estos asesinatos, conozco un caso de una muchacha que se dejó de su marido, este nunca entendió el fin de la relación y la empezó a seguir, acosandola, amenazandola, y la misma hizo varias denuncia en la policía y nunca fue nadie haber al hombre, ni a apresarlo, a entrevistarlo, ni tan siquiera a investigarlo, hasta que un buen día la veló en el trabajó y le dió 24 puñaladas, dejando a la niña de 3 años sin mamá...entonces, alguien que me explique, porque cuando una mujer hace la denuncia no hacen nada al respeto, lo que contribuye a que se hagan más asesinatos, CUANDO VAN A DEFENDER EL DERECHO DE NOSOTRAS LAS FEMINAS, NECESITAMOS UNA LEY INMEDIATAMENTE PARA TODO AQUEL MACHISTA, POSEIDOR, ACOSADOR DE MUJER.
    gracias

  • ERNESTO PEREZ dijo:

    Quisiera comentar o aportar:
    1- En publicaciones cubanas SÍ hay trabajos de caracterización del homicidio contra mujeres, hace años. Buscar en revista del CENESEX. Y ha habido investigación muy interesante de mujeres que matan a sus parejas (menos frecuente, pero reactivas igual a violencia extrema previa contra ellas)
    2- Añadiría a los criterios de diferenciar como femenicidio el homicidio o asesinato de mujeres (muy de acuerdo con los que ya se mencionan) que el gran problema penal de tales casos es que en países en que se instauró la definición penal de homicidio el grado de esclarecimiento (entiéndase, investigación policial para establecer autoría y sancionar autor) sigue siendo ridículamente bajo, lo que NO OCURRE EN CUBA donde el esclarecimiento a corto periodo de tiempo es casi del 100%. Crear el femenicidio no les sirvió a aquellos de nada.
    3- Puede ser contraproducente separar para la prevención a las distintas formas de violencia, por la sencilla razón de que ellas comparten sus determinantes y, más allá de definiciones, en la realidad se mezclan entre ellas. Una ley de prevención de la violencia iría a estimular y direccionar la participación de organismos del estado, sociedad civil y ciencias (se dice participación intersectorial e interdisciplinaria) en su prevención y en mitigar sus consecuencias. Al analizar esto hay que ubicarse en que no se trata del asunto penal, sino criminológico de prevención, donde la respuesta penal no llega, como regla, hasta que no hay delito.
    4- En este tema, como en otros, parece que efectivamente la sociedad no aprovecha lo que genera la academia, quizás también la academia no ha hecho todo lo posible, aunque a veces no es fácil vencer defensas que politizan lo que, precisamente, no es político.
    saludos por sacar a debate algo tan importante

  • Amanda dijo:

    Se agradecen estos trabajos periodísticos. Es un asunto que solo ven las víctimas, quizás la gente cercana, los agentes que "levantan" el caso, fiscales, abogados. Pero hay que visibilizarlo. Lamentable la actitud machista de muchos policías, como si ser mujer fuera un delito, o le diera a alguien derecho a maltratarte. Pero no es solo en estos casos. Me han robado dos veces y nunca he tenido respuesta sobre la denuncia. Total impunidad para los delicuentes; incluso, la primera vez el policía que tomó los datos me dijo que yo había propiciado el robo, por dejar mis cosas al alcance del ladrón (dentro de un closet cerrado, dentro de una habitación cerrada, dentro de una prestigiosa institución docente). Sé que no es lo mismo un robo que un asesinato, pero duele igual la actitud indiferente de quien -se supone- debe ayudarte a resolver tu problema y el problema de una sociedad.

    • Rasputin dijo:

      Lo repito, eso no tiene que ver nada con el machismo pues la policía es igual de ineficiente con los delitos contra hombres. Ser hombre no te da ventajas ante la ley, todo lo contrario.

      • RGC dijo:

        en eso tienes razón ALGUNOS POLICIAS SON MACHISTAS Y NO LE PRESTAN ATENCIÓN A LAS DDENUNCIAS DE MUJERES

  • Xiomara dijo:

    Dá pánico leer éste artículo.

    • Rodney dijo:

      Si... Y lo peor es que si revisa los comentarios sobre el Codigo de Familia, a la mayoria les importa mas con quien duerme su vecino que si una mujer es maltratada o incluso asesinada. Solo ver la proporcion de cometarios... Asi nos va!!!

  • lexter dijo:

    hay muchos menos casos de violencia de las mujeres hacia su pareja (hombres) pero también los hay y los he visto en publico recibiendo golpes por parte de su pareja

    • Uno ahi... dijo:

      hay menos casos o hay menos denuncias de hombres que son maltratados? Se imagina usted llegando a la policia a denunciar a su esposa pq le rompio un perchero en la cabeza? no, usted se calla la boca y no hace el ridiculo y sigue aguantando!! Por eso es que hay tan pocas denuncias!! por culpa del machismo que afecta a hombres y mujeres por igual. A mi no me maltrata nadie, ni hombre ni mujer, ni joven ni viejo, ni jefe ni subordinado, ni el panadero... nadie

  • Mirtha Leyva Fuentes dijo:

    Sí hay impunidad para los casos de violencia sutil. En la PNR se burlan de quien llegue con esos casos menores, que luego quedan "sin lugar". Hay que revisar el código. La violencia económica y psicológica no deja moretones,, pero sus secuelas son fuertes

  • Milena dijo:

    Considero que el 1er paso es el empoderamiento individual femenino porque educacional y social mente existe en Cuba una excelente estructura, amen del buen funcionamiento o no de las organizaciones, organismos y entes encargados del tema. Mientras una mujer no busque su independencia mental y economica se dejara dominar, violentar fisica o sicologicamente tanto por hombres que por mujeres en su familia, de su trabajo, con su pareja y de la sociedad. Mujer educate, trabaja y encuentra tu voz.

  • Yo dijo:

    Michel creo es usted un poco machista para no decir otra cosa.

    • MICHEL dijo:

      Si estar a favor de una VERDADERA equidad donde la balanza no se incline en ninguna dirección, entonces soy machista querida(o) YO

  • GMC dijo:

    En el trabajo periodístico dice, y cito, ...La protección a las víctimas de la violencia no consta en nuestra norma jurídica, pero existen todas las posibilidades para su atención...
    Considero que es un reto para nuestro país, (y no sé cómo se solucionaría en la práctica), el hecho de proteger a la víctima ante una amenaza inminente, medidas de protección con efecto simple y rápido que de respuesta y protección inmediata a la víctima; sobre todo cuando la víctima convive con el agresor y después de hacer la denuncia debe regresar "al hogar".

  • Rigor mortis dijo:

    Muy bueno que se toque el tema su importancia lo amerita
    Pero no entiendo, todos los actores involucrados en el proceso que han Sido entrevistados en el artículo refieren que sus respectivas organizaciones funcionan bien
    Entonces la culpa de la gravedad de este problema es solo de la policía?

    Solo un ejemplo

    "De conjunto, las distintas especialidades ofrecen seguimiento a las acciones diseñadas para la prevención y enfrentamiento a la violencia contra la mujer, y se han incluido análisis periódicos de las quejas y reclamaciones de las víctimas en cuanto a la vulneración de sus derecho"

    Fin de la cita

    Hay que tomar ejemplos de otros países

    Por ejemplo España y su ley de violencia contra la mujer

  • Grissel dijo:

    Es penoso que sucedan estas cosas , muy triste , y más triste cdo vemos q no hay la suficientr preparación aquí para atender esos casos, te encuentras jueves como lo q leímos q no fue profesional y otro juez q fue muy profesional pero te encuentras policías q no le dan la importancia ,claro q vamos a pedir si muchos casi no saben escribir ,no conocen ni la constitución ,son policías porq los sacan del campo , deben crear un departamento policial donde estén los más capacitados tanto mujeres como hombres q tengan la profesionalidad necesaria para saber enfrentar una situación de esa envergadura , no es facil cualquiera no puede manejar un acto así , q sean muy humanos y sientan el dolor de esa violación a la integridad de las mujeres q a veces son las más afectadas , ojalá y estos artículos muy buenos lleven a concretar un mejor feliz para los que son agredidos ,y q también las personas lleguen a identificar a dónde puede llevar la no tomas de medidas antes de que suceda lo más mortal , gracias x estos artículos .

  • Lo que veo dijo:

    Lo cierto es que no solo la policía ha fallado en casos a los que no le da la importancia que tienen, los demás actores involucrados no pueden decir que ellos sí atienden y resuelven todos los casos que llegan a conocer. Se ha dado el caso de que la víctima ha llegado a ser multada y convertida artificialmente en victimaria sin llegar nunca a encontrar apoyo en ninguna instancia.
    Lo necesario en primera instancia es que se garantice efectivamente la protección precisa.

  • YGS dijo:

    Es muy bueno hablar de este tema ya que esto pasa mucho y muy pocos salen a la luz.No se si es el espacio pero también hay violencia psicológica donde se mas entre el mismo género y esto se ve en centros de trabajo.

  • TJ dijo:

    1-¿Están suficientemente protegidas las mujeres cubanas contra la violencia de género? NO
    2-¿Cuando realizan una denuncia en las instituciones policiales, también enfrentan rezagos de machismo? SI
    3- ¿Debería existir en Cuba una ley integral contra la violencia de género? SI

    • Rodney dijo:

      Coincido con ud.!

  • Mayra Marcela Fleites Rojas dijo:

    He leído detenidamente todos el articulo y las opiniones, a mi juicio, muchas acciones dependen de.l.interretacion, y eso, es fatal, comenzando por que.las propias mujeres no identificamos la.violencia, continuando por nuestra educación machista que asume que si una mujer se viste corto o descubierto tiene la.culp y hija están.los.fmosos "piropps" que son manifestaciones de violencia también, l falta de instrucción y cultura de la.policia que es el.primer eslabón, entiendo lo de. concientizar y bla bla, pero debe ser apoyado.cpn leyes, con.protocolos con.proteccion Real, si denuncia una golpiza, debe volver a su casa, ..tiene alguna.proteccion real?alguna condición familiar para refugiarse.???tengo experiencia personal ante un novio que agredió, en.la unidad de la.pnr, tuvimos suerte de encontrar una teniente que ante la actitud relajada y con sorna de los demás policías, nos permitió porque existían condiciones legales acusar de invasión de domicilio, porque según los servidores públicos, ella es bonita, y además no debió salir con el, como.si tuviera el cartel en la frente . LA.VIOLENCIA NO.SIEMPRE.ES.GOLPES, NO HAY QUE ESPERAR QUE LA.MATE PARA ACTUAR.

  • Tania dijo:

    Excelente artículo. Hay mecanismos creados, solo hay que tratarlo con la importancia que merece; la TV está jugando un papel formidable en este reconocimiento. La serie Rompiendo el Silencio está fortísima, para que en esa misma medida se comprenda lo que hay que trabajar por resolver este tema. Tenemos suficientes fortalezas para erradicarlo.

  • Lógica dijo:

    La realidad de la mujer en Cuba y en el mundo ante la violencia de género las obliga a ser más independiente económicamente cada día más .....y en estos tiempos .donde prevalece la violencia y la insensibilidad ante los más vulnerables resulta muy importante.

  • Maryanis Osorio Cantillo dijo:

    Confiezo q no leí el primer trabajo, tampoco este lo leiícompleto... No tiene nada q ver con el Irrespeto hacia el investigador, creador del mismo, ni tampoco a los especialistas convocados, y hechos narrados. Me atrevo a asegurar q toda mujer en algún momento de su vidaha sido víctima de algún tipo de vilencia por parte de un hombre, no tiene porq necesariamente ser su pareja, pero es un caso común, en muchos lugares. En mi opinión en nuetro pais continuará sucediendo mientras las leyes no sean real y duramente severas, mientras el hombre sienta q su hecho quedará impune, q librará rápido, q seran unos años... esto no acabará nunca!

  • Miguel dijo:

    La quintaesencia de todo este complejo fenomeno sera la educacion, fijense que digo la educacion, no me refiero a la instruccion escolar, que llamamos educacion por llamarla de algun modo y esta comienza en CASA asi en mayuscula, no enseñaremos etica, honrradez, principios, moral etc si en casa son asignaturas pendientes, si eres poderoso en el cargo y manejas recursos y te los llevas a casa tu hijo aprendera a ROBAR, si eres un machista redomado tu hijo lo sera, si eres misógino tu hijo sera igual que tu, si eres homofóbico como seran tus descendientes? ya sean varones o hembras, si la violencia se apodera de nuestras calles como algunos intentan hacer, como pretender que los hijos no sean violentos, las mujeres deben respetarse, son el origen mitocondrial de la especie, la madre sacrificada y desvelada por sus hijos, hay que cuidarlas y tambien educarlas desde niñas, que no quemen etapas, a veces vemos bebitas vestidas como prostituas de filmes de mala factura,la no atencion de los padres a esas niñas, no saben donde estan ni donde van, fumando a escondidas, con un móvil de alta gama donde se ve y hay de todo, lo mismo pasa con los varones, por eso digo que es complejo y apelo a "ese misterio que nos acompaña" y termino diciendo que lo negativo antes dicho no le da derecho a NADIE a privar de la vida a NADIE y menos a una mujer. l
    El pueblo más feliz es el que tenga mejor educados a sus hijos, en la instrucción del pensamiento, y en la dirección de los sentimientos. José Martí Pérez.

  • Alexis dijo:

    Pienso que es un excelente articulo, pero creo en mi opinion que no se es necesario recrear tanto estas historias al lujo de detalle. Es como la novela cubana que el padrastro viola a la niña, no se muestra explicimente como fue la violacion ni si le dio golpes o no. X favor esos ejemplos como el del niño de 12 años que el papa le corto el cuello. Es mi opinion, no pienso que sea necesario poner ejemplos tan crudos para dar a entender un tema. Muchas gracias.

    • LC dijo:

      Si excelente artículo, lastima que muy pocos lo entiendan y no son sólo ejemplos crudos como refiere Alexis,es la realidad, una verdad oculta y solo visible cuando se convierte en tragedia, que puede ocurrir en cualquier lugar. Ahora los hombres se sienten más víctimas que las mujeres,que irónico. Pero claro que estoy a favor de que la ley sea igualitaria para cualquier género, nadie tiene el derecho de agredir a otra persona. Se necesita una ley ya ,que sea efectiva y ejemplarizante

  • Lisette Fleites dijo:

    Gracias a la Revolución los feminicidios son un mal recuerdo del pasado.

    • LC dijo:

      Lissette al parecer ni leíste y mucho menos entendiste el artículo

    • Unx ahí dijo:

      Usted no leyó el artículo verdad??

    • RGC dijo:

      gracias a la revolución hoy todos sabemos leer, pase usted a alfabetizarse porque no entendió nada

  • Vladimir dijo:

    Realmente es un tema que tiene mucha tela por donde corta. Para mí, el más atinado de los comentarios, pues está escrito realmente de forma imparcial, es el escrito por Milena. Quizás peco un poco de esa óptica machista, al ser hombre, pero lo principal no son esas leyes como se dice. Podemos poner cuantas figuras legales quieran, que mientras no cambien las mentes, todo es por gusto. Lo hablo desde mi experiencia docente, en una universidad cubana. No saben cuantas veces he presenciado comportamiento machistas en varios de mis grupos de clase: de parte de las mujeres. Pensamientos del tipo voy a buscarme un marido que me mantenga, o mi pareja me tiene que mantener o pagar esto o aquello. Y para que hablar de los entornos de los que vienen la mayoría: búscate un novio que te mantenga, tienes que casaste y parir ya, porque no tienes novio. Solo algunos ejemplos (y no son pocos). Esta manifestaciones, son abono y tierra fértil para la violencia de algún tipo pues están cediendo sus derechos. Y la expresión "entre marido y mujer nadie se debe meter", créanme, la he oído muchas más veces de las mujeres que de los hombres. Vuelvo y repito, quizás es una opinión sesgada por se hombre.

  • alejo dijo:

    Muy buen tema, sinceramente muy preocupante todo esto y que viene desarrollándose desde hace mucho tiempo y lo cierto es que no en todos los lugares ha tenido la misma respuesta. En mi familia se dio un caso similar de violencia y hoy no estamos llorando una muerte porque la verdad que la suegra se puso fuerte al final ,ya no aguantaba más la pobre ,la policía, mejor no digo lo que pienso de la policía para no herir lo sentimientos de nadie, solo diré que si no es por la familia ella hoy estuviera muerta.

  • Carlos Gutierrez dijo:

    COMO HAN PODIDO HACERLES TANTO DAñO A LAS MUJERES,Y COMO SE HA TENIDO TANTO TIEMPO SIN PUBLICAR TANTAS ATROCIDADES... PUBLIQUENLAS TODAS QUE LO SEPA EL MUNDO CON NOMBRES Y APELLIDOS SIN CENSURA

Se han publicado 77 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Oscar Figueredo Reinaldo

Oscar Figueredo Reinaldo

Coordinador Editorial de Cubadebate. Graduado de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana en el año 2015.Periodista del programa televisivo Mesa Redonda. Contacto: oscar@cubadebate.cu En Twitter: @OscarFigueredoR

Yunier Javier Sifonte Díaz

Yunier Javier Sifonte Díaz

Graduado de Periodismo en la Universidad Central "Marta Abreu" de Las Villas en el año 2016. Periodista de Telecubanacán. Colaborador de Cubadebate. En Twitter: @yunier_sifonte

Edilberto Carmona Tamayo

Edilberto Carmona Tamayo

Jefe del Departamento de Producción Multimedia, Monitoreo e Innovación de Cubadebate y la Mesa Redonda. Licenciado en Periodismo en 2016 por la Universidad de Holguín. Contacto: edilberto@cubadebate.cu En Twitter: @edctamayo

Ania Terrero

Ania Terrero

Periodista de Cubadebate. Graduada en 2018 de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana.
En Twitter @AniaTerrero

Vea también