Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Mujeres tras las sombras: Desafíos del femicidio en Cuba (I)

| 125 |

En 2019, el informe nacional cubano de cumplimiento de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible reportó una tasa de femicidios de 0.99 por cada 100.000 mujeres de 15 años o más durante el año 2016. Antes, la Encuesta Nacional sobre Igualdad de Género (ENIG-2016) confirmó que el 39,6 por ciento de las mujeres entrevistadas había sufrido violencia en algún momento de sus vidas, en el contexto de sus relaciones de pareja.

Estos y otros datos suponen primeros pasos en un camino para incrementar estadísticas de este tipo en el país. Demuestran además que, aunque no siempre sea visible y no dispongamos de toda la información necesaria, en Cuba hay violencia contra la mujer por motivos de género; también femicidios. 

Estos fenómenos se registran en todo el país, independientemente del nivel educacional o económico, el lugar donde se vive, el color de la piel, la orientación e identidad sexual. No por gusto, durante una intervención en la Asamblea Nacional del Poder Popular, el presidente Miguel Díaz-Canel declaró que el país debía prepararse “para legislar, por su alta sensibilidad, sobre algunos temas como la violencia de género, el racismo, el maltrato animal y la diversidad sexual”.

Muchas cubanas han sufrido manifestaciones diversas de este tipo de agresiones. El acoso, las agresiones psicológicas, el control “romántico”, los delitos sexuales y las lesiones físicas son apenas algunos ejemplos de ciclos de violencia que tienen como punto final y dramático los asesinatos o femicidios. Últimamente, con el incremento del acceso a Internet y uso de las redes sociales, se visibilizan muchos más casos, pero el conflicto lleva  tiempo ahí, latente. Y duele.

***

Sonia

Tres meses después de terminar su relación, Sonia aún no encontraba tranquilidad. Fueron cinco años de gritos, golpes y amenazas de muerte no solo para ella, sino también contra sus dos hijas de nueve y diez años. Más de una vez su esposo la maltrató delante de las niñas; no fueron pocas las ocasiones en que la intimidó en la calle o en la casa de algún familiar. ¿Qué hacer? ¿Cómo vencer el miedo y salir de aquel caos?

Por fin Sonia tomó fuerzas y lo apartó de su vida. El esposo no aceptó la decisión y comenzó a acosarla a través de mensajes y llamadas telefónicas. Estuvo tanto tiempo creyéndola suya, que ahora no entendía por qué la mujer bloqueaba su número de celular. El último día la llamó cien veces, pero no recibió respuesta. Entonces ideó la mejor forma de matarla. El primer paso: no molestarla más para hacerle creer que había desistido de continuar la relación.

Esa misma tarde fue hasta la casa de Sonia armado con un cuchillo que antes fue machete. Cuando llegó, desconectó la corriente, se ocultó cerca del metro contador y esperó. La mujer apareció acompañada de sus dos hijas y él apenas le dio tiempo. La obligó a entrar y le dijo que las mandara a dormir. Una de ellas apretó fuerte a Sonia por la cintura, pero él la separó de un puñetazo. La niña corrió a buscar ayuda y la madre aprovechó un instante para huir.

Apenas logró llegar a la carretera cuando sintió un tirón por el pelo. Se volteó y le suplicó por sus hijas, pero ya el ex esposo hundía el cuchillo en su vientre. Una, dos, tres, ¡zas!, cuatro, cinco, seis veces. Las niñas vieron a su madre llorando en el suelo, con la mitad del cuerpo enrojecido. También escucharon cómo el hombre llamó al padre de Sonia y se burló de él. “La maté —le dijo— ahora a ver si con tu dinero la puedes salvar”.

Con sus nueve y diez años, las hijas arrastraron el cuerpo de su madre hasta el borde de la calle para quitarlo del tráfico. Solo entonces se abrazaron a ella. Sonia ya estaba muerta.

¿Femicidios o feminicidios?: Cuestión de esencias

La violencia de género como fenómeno a nivel internacional abarca una amplia gama de actos, que pueden ir desde el acoso verbal hasta el abuso físico. En el extremo de este ciclo de agresiones se ubican el femicidio/feminicidio.

Como advierten los especialistas, no existe una definición consensuada entre estos dos conceptos. Su alcance, contenido e implicaciones son todavía objeto de amplios debates tanto en las ciencias sociales como en la acción política y en los procesos legislativos. Sus acepciones varían según el enfoque desde el cual se examina y la disciplina que lo aborda.

Independientemente de la terminología que se emplee, estas situaciones de violencia contra las mujeres presentan características comunes. Según la Fiscalía General de la República de Cuba, “están fundadas en una cultura de violencia y discriminación basada en el género”, que “tiene en sus raíces prejuicios referentes a la inferioridad y subordinación de las mujeres”.

Ese criterio lo comparte la Dra.C.  Arlín Pérez Duarte, profesora de Derecho Penal de la Universidad de La Habana. Para ella los términos femicidio y feminicidio, aunque en un primer momento parecería que se usan como sinónimos, tienen una esencia diferente a la hora de hacer su análisis. “No creo que ninguna ley -a no ser las leyes integrales o las leyes de género- hayan puntualizado la distinción teórica entre uno y otro”.

Para la especialista, se trata de femicidio cuando nos referimos a la muerte de una mujer por el hecho de serlo, por desprecio, por disminuirla frente al hombre.

“«La mujer es mía. Fue mi esposa, mi novia, mi compañera, con ella tuve una vida en común y la mato porque, sencillamente, considero que es de mi propiedad, tengo determinada ascendencia sobre ella. Basta con que sea una mujer, eso es suficiente, y justifica de algún modo lo que yo hago». Eso es femicidio”.

En tanto, cuando se genera un estado de impunidad, de desprotección, de desatención legal y de actuación a nivel de país es que se le nombra feminicidio.

“Es una definición que incluye la irresponsabilidad del Estado, una abierta impunidad. Puede incluso que esté tipificado en la ley, pero que no exista una preocupación en tratar la cuestión. Se genera esa sensación de tolerancia, de conformismo. Ahí hablamos de feminicidios”, resalta la académica.

A pesar de sus años de experiencia en la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), Osmayda Hernández Beleño no deja de sentir un salto en la boca del estómago cuando habla de estos temas. “En Cuba lamentablemente ocurren femicidios. Aunque todos conocemos que en nuestro país existe una voluntad política y hay un interés del Estado por eliminar esas desigualdades, subsisten manifestaciones de violencia que pueden conducir a estos hechos”.

A su juicio, en Cuba están bien identificados los ejemplos de discriminación y violencia contra las mujeres. De igual modo, al ser un problema social necesita una respuesta coordinada e integradora con una acción intersectorial.

“No es justo comparar nuestra situación con la de otros países del área, donde las tasas de femicidio o feminicidio son muy altas. En Cuba, el hecho de una mujer violentada o asesinada es motivo de preocupación y de atención por parte del Gobierno y del Estado. Estos casos no son tolerados por la sociedad. Por eso a veces observamos que ocurre un hecho en un lugar muy específico, pero el rechazo es nacional”, apunta.

Aunque algunas personas refieren que en la actualidad hay más violencia o femicidios, para la Miembro del Secretariado Nacional de la FMC existe una mayor visibilidad del tema por el acceso a la información a través de las nuevas tecnologías. 

“Antes, cuando ocurría alguno de estos sucesos, no había acceso a las redes sociales y los eventos quedaban en lo local; no trascendían. Ahora tienen un mayor alcance y muchas veces se producen procesos de revictimización de las propias familias de la mujer víctima”, concluyó.

***

Inés

Un cigarro. ¿Todo por un cigarro? Desde su cama de hospital, Inés se repetía la pregunta una y otra vez, pero sabía que detrás de la interrogante se escondía una historia de abuso y violencia. Varias noches atrás había estado en una fiesta con su pareja y ambos bailaron durante horas, hasta que ella necesitó prender uno de los mentolados Hollywood que llevaba en el bolsillo.

Entonces cruzó la calle y pidió fuego a un grupo de personas que conversaban en un parque cercano. Uno de aquellos hombres le brindó su fosforera, pero otro prendió su cigarro directamente del que ella tenía recién humeante en la boca. “Nos vamos para la casa —le dijo el esposo—, tú y yo vamos a hablar”.

Apenas caminaron un poco para perderse de la multitud y enseguida comenzaron las ofensas. La empujó, la golpeó, y cuando llegaron a su hogar todo fue peor. “Ahora te voy a matar”, y apenas le dejó tiempo para intentar un grito de terror. La tomó por el brazo derecho y la arrastró hasta la cocina, tomó un cuchillo y sin soltarla comenzó los ataques. Inés alzó su otra mano y se defendió como pudo.

Doce cortes recibió en la primera oleada de sangre; otros doce le contaron los médicos en el tórax y en la espalda. Inés tenía el cuerpo hecho jirones, pero el esposo aún no conseguía su objetivo. El cuchillo entró  en su abdomen, en la pelvis,  en el mentón y  en uno de los dedos de la mujer.

Solo entonces la dejó tirada en el suelo de la cocina, porque con 31 puñaladas él tampoco imaginó que alguien podría sobrevivir. Cuando Inés declaró en el juicio, tenía marcas en todo su cuerpo, el recto desviado y esperaba una nueva operación para volver a una vida que ya nunca sería igual.

Desde el estrado

Cuando a Ingryd Teresa Santos Díaz le preguntan por los femicidios en Cuba, enseguida alerta sobre una cuestión fundamental: analizar el tema no pasa solamente por hablar sobre las muertes de mujeres a manos de los hombres. También es vital referirse a los intentos de asesinato no consumados.

Para esta jueza suplente permanente del Tribunal Provincial Popular de La Habana, esa inclusión permite mirar el problema de una forma más integral, sobre todo porque, cuando las mujeres no fallecieron, sí tuvieron heridas o secuelas físicas graves.

De acuerdo a la jurista, esos hechos de tentativa de asesinato son los más frecuentes. “En ellos el perpetrador tiene la intención latente de matar y usa medios, modos y formas de hacerlo, pero la víctima no muere, porque las lesiones no son lo suficientemente graves o porque hay agentes externos que intervienen”, explica.

La también especialista en Derecho Penal y Master en Criminología agrega que en Cuba una condena por asesinato oscila entre 15 y 30 años o privación perpetua de libertad. Mientras tanto, en el asesinato en grado de tentativa se le puede aplicar una reducción de dos tercios en el límite mínimo del marco penal establecido para el delito.

Para la realización de este reportaje Cubadebate solicitó al Tribunal Supremo Popular los datos estadísticos sobre sus análisis de los casos de asesinatos consumados o en grado de tentativa, que tuvieron como víctimas a mujeres, pero no los recibimos. Aun así, este ente afirmó que los tribunales estudian en profundidad cada caso, así como las circunstancias que los rodean, siempre teniendo en cuenta las complejidades de ese fenómeno.

Esas investigaciones arrojan otros datos imprescindibles para comprender un asunto que muchas veces pasa desapercibido hasta que ya es demasiado tarde. Así, impacta encontrar que en varios casos de asesinato existen antecedentes de violencia.

Ingryd Teresa Santos Díaz menciona fenómenos como los celos, los golpes, las amenazas y las prohibiciones de salir del hogar como señales comunes. Aunque en menor medida, también destaca las obligaciones a mantener relaciones sexuales o la limitación de sostener contactos familiares, como otros elementos a tener en cuenta. Según dice, el perpetrador aísla para asegurar su conducta agresiva. 

En tal sentido, llama la atención que en el 59% de los casos estudiados los hechos ocurrieron tras la disolución de la unión matrimonial. A todas luces, se trata de un comisor que no acepta el fin de su relación y apela a la violencia para imponer su voluntad. La magistrada lo resume de una forma sencilla: “cuando los casos llegan a los tribunales, ya la mujer está más que victimizada”.

No obstante, es relevante cómo muy pocas víctimas realizaron una denuncia previa a los hechos. Así, “la muerte es el resultado de muchas amenazas anteriores”. Mientras, y contrario a cierta creencia popular, la jueza también señala que en las sentencias analizadas el alcohol no es el factor desencadenante de la agresión.

También apunta que en varios casos la víctima tenía hijos con el autor, casi siempre menores de edad. Entonces el fallecimiento o el trauma dejan un impacto superior, sobre todo porque más de la mitad de los sucesos tanto de violencia continuada, intento de asesinato o el homicidio en sí, ocurren al interior de los hogares. No son pocas las ocasiones en que los niños y las niñas son testigos de ellos.

Si se analizan las características de los perpetradores igualmente surgen elementos comunes. Así, por ejemplo, la escolaridad promedio es de noveno grado, más del 50% tienen vínculos laborales y en su gran mayoría son obreros. Por edades, los hombres que tienen entre 31 y 50 años aparecen con más frecuencia como autores de estos delitos.

Finalmente, las armas que predominan son las perforo-cortantes como los machetes, cuchillos, navajas y mochas. En un segundo grupo la especialista señala las piedras, bolas de hierro o incluso, las muertes por golpes que el agresor propina a la mujer contra el suelo. Las sogas, el fuego y la asfixia provocada con las manos u otra parte del cuerpo igualmente tienen incidencia.

Varios son los análisis que cada año emprenden los tribunales cubanos para enfrentar estos hechos. Sin embargo, Ingryd Teresa Santos recalca una cuestión clave para comprender en su totalidad el asunto: “La violencia no escoge una raza, una preparación o un sector poblacional”.

Huellas sobre la piel

Aunque conviven cada día con la muerte y la violencia, para los médicos legales siempre es complejo evaluar un caso de femicidio, tentativa de asesinato o un posible delito de lesiones. Bien lo sabe la Ms.C Claribel Rodríguez García, jefa del Departamento Provincial de Medicina Legal de Villa Clara y una profesional que acumula años de experiencia en un servicio imprescindible para apoyar el trabajo de la justicia.

De acuerdo a los protocolos cubanos, cuando una mujer llega a un servicio de urgencias médicas con daños producto de la violencia, automáticamente se radica una denuncia. A su vez, el galeno conforma un documento llamado “Certificado de primera intención de un lesionado” que recoge los datos generales de la víctima, describe las heridas y golpes y registra un primer pronóstico médico-legal.

Según Rodríguez, esa previsión se divide en cuatro categorías: peligro inminente para la vida, grave con secuelas físicas (desgarres, inutilización de miembros y daños en los órganos reproductivos), no graves con tratamiento médico y no graves sin tratamiento médico. La especialista explica que las dos primeras son poco frecuentes en los servicios de urgencia.

Asimismo, dice que las lesiones no graves con necesidad de asistencia médica constituyen las más comunes. En cada paciente los especialistas en medicina legal validan los criterios emitidos por los médicos del Cuerpo de Guardia y mantienen un chequeo sobre la evolución de la víctima. Su valoración definitiva forma parte del expediente en fase preparatoria para presentar en los tribunales.

“Además de los golpes, también evaluamos el tiempo requerido para la curación total de cada herida, así como las posibles secuelas y realizamos un primer acercamiento a los daños psicológicos existentes. En este último caso juegan un rol fundamental otros especialistas que continúan el trabajo cuando ya nosotros terminamos el nuestro”, explica Caribel.

La jefa del Departamento Provincial de Medicina Legal de Villa Clara también llama la atención sobre un asunto común entre todos los estudiosos del tema: los servicios de medicina legal atienden a las mujeres que denuncian los actos de violencia o las fallecidas como consecuencia de ellos. Hay muchas más que continúan en el anonimato.

“Existe otro grupo de víctimas que no se atreven a contarlo. También hay agresores que buscan zonas específicas del cuerpo, como el abdomen, los muslos y el tórax, con el objetivo de ocultar los moretones y mantener las apariencias. Lamentablemente a nosotros nos llegan los eventos agudos que requieren atención médica urgente”, agrega.

Junto a estos casos de violencia, los médicos legales también juegan un rol decisivo durante las investigaciones de asesinatos consumados. Entonces se encargan tanto de levantar los cadáveres, como de realizar autopsias para determinar la causa real de muerte y otras particularidades del hecho.

“Muchas veces la mujer no muere en la escena donde ocurrió el acto violento, sino que lo hace de camino al hospital o en la propia institución de salud. No obstante, cuando el fallecimiento ocurre en el mismo lugar del hecho sí procedemos a levantar el cadáver, siempre que no haya sido movido del sitio donde fue encontrado y no haya recibido asistencia médica”, explica.

En esos casos los especialistas contribuyen a la identificación, analizan las circunstancias de la muerte, el tiempo transcurrido, el vestuario, la posición del cuerpo, la posible arma homicida, los patrones en las manchas de sangre. Aun así, durante el levantamiento no ofrecen una posible causa de muerte, porque en todos los casos que impliquen a mujeres se procede a una necropsia médico legal.

“En la autopsia examinamos el exterior del cuerpo y las cavidades craneoencefálica, torácica y abdominal. Incluso si es necesario realizamos algunas técnicas específicas para evaluar la parte ginecológica o si existen golpes no visibles en las manos y los pies. El propósito es que no se escape nada y poder concluir con seguridad la causa de la muerte”, concluye.

***

Yaíma

Durante 20 años, Yaíma sostuvo un matrimonio con un hombre violento. Juntos tenían dos hijos, quizás lo único feliz en una relación marcada por golpes y maltratos. En más de una ocasión la mujer denunció al esposo, pero él aprovechaba su libertad en espera del fin de la investigación para amenazarla de nuevo y conseguir que ella retirara la demanda. Era un círculo del que la esposa no podía salir.

Así vivieron durante mucho tiempo, hasta que la hermana de Yaíma les facilitó una vivienda a su lado para tenerlos más cerca y velar por ella. La situación no mejoró y tras varias discusiones el esposo se marchó de aquella casa, pero obligó a Yaíma a mantener su relación. La mujer debía ir frecuentemente hasta él para lavarle la ropa, limpiarle la casa y llevarle alimentos. Era presa de un miedo enraizado.

La tarde de su muerte, Yaíma llevó a su hijo pequeño hasta la casa del padre. Allí el hombre lo mandó con unos vecinos y le pidió conversar de nuevo. “Necesito dinero —le exigió— el que me diste ya lo gasté”. Ella le dijo que no y enseguida recibió un puñetazo que la tiró al suelo. El hombre la inmovilizó y se alejó. Desde el piso Yaíma lo vio regresar con una pieza de madera en las manos. Era el fondo de una butaca. No hizo más que cerrar los ojos y esperar los primeros golpes.

Varias veces el hombre descargó su ira contra su rostro y su cabeza, pero no le bastó. La tomó por el pelo, la arrastró hasta la sala y la lanzó varias veces contra un sofá. La mujer no resistió más y se desmayó delante de la puerta. Su asesino tomó de nuevo la pieza de madera y otra vez la emprendió contra ella. Cuando terminó le vació encima un galón de cloro y se marchó. Yaíma sufrió un edema cerebral severo y murió frente a una puerta que nunca logró traspasar.

¿Desprotección?

La prevención y enfrentamiento a las manifestaciones de violencia contra las mujeres y las niñas es una prioridad para el país. El gobierno cubano ha demostrado su voluntad política en función de lograr el avance de la situación de la mujer.

Sin embargo, estas favorables condiciones, sustentadas por leyes y políticas sociales de avanzada y por la existencia de una organización femenina fuerte que impulsa y guía estos propósitos, no supone que se hayan eliminado todos los estereotipos, prejuicios, conductas y juicios de valor sexista, ya que se encuentran arraigados en la cultura patriarcal y sabemos de a la complejidad de los procesos de transformación de la conciencia social, expresa Lisnay María Mederos Torres, Fiscal Jefe de la Dirección de Proceso Penales de la Fiscalía General de la República.

El objetivo No 57 de la Primera Conferencia del Partido se pronuncia por “enfrentar los prejuicios y conductas discriminatorias por color de piel, género, creencias religiosas, orientación sexual, origen territorial y otro que son contrarias a la constitución y las leyes, atentan contra la unidad nacional y limitan el ejercicio de los derechos de las personas”.

En tanto, el artículo 41 de la Constitución de la República de Cuba, refleja “el reconocimiento y garantías para que las personas gocen y ejerciten de forma irrenunciable, imprescriptible, indivisible universal e interdependiente de los derechos humanos, en correspondencia con los principios de progresividad, igualdad y no discriminación exponiendo que su respeto y garantía es de obligatorio cumplimiento y garantía para todos”.

La Fiscal Jefe recuerda además que, en el contexto del respeto a los derechos de las mujeres, el artículo 43 consagra la protección de las mujeres frente a la violencia de género, al tiempo que el 84 del texto constitucional dispone la obligatoriedad de los representantes legales y los que ostentan la guarda y cuidado de niñas y niños, de protegerlos contra todo tipo de violencia.

Ante los diversos criterios a favor y en contra que desata el hecho de que nuestros Código Penal vigente no regula como delito penal el concepto de femicidio en sí, la especialista resalta que el documento jurídico recoge figuras delictivas que dan respuestas a hechos relacionados con la muerte de una fémina y a todo tipo de violencias contra ellas, no solo por la razón de género, sino por cualquier otra causa.

“Esta norma sustantiva regula para su enfrentamiento varias figuras delictivas que protegen a la mujer contra la violencia, sanciones accesorias y la posible existencia de la responsabilidad civil derivadas del delito cometido”, dijo:

  • Entre las tipicidades delictivas se encuentran más de 12, recogidas todas en la gama de delitos que recoge el Código Penal: homicidio, asesinato, aborto ilícito, lesiones, privación de libertad, amenazas, abusos lascivos, proxenetismo, trata de personas, ultraje sexual, incesto, estupro y coacción.
  • Se establecen sanciones accesorias como la privación o suspensión de derechos paternos-filiales y de tutela y la prohibición de una profesión, cargo u oficio.

El peso de la ley

Ingryd Teresa Santos Díaz no vacila en afirmar que entre los delitos con mayores penas sancionadoras en Cuba aparecen los que atentan contra la vida y la integridad corporal del ser humano. “Es un bien jurídico protegido con especial prioridad por el Estado y existe interés en perseguir, juzgar y sancionar estos fenómenos”.

Aunque la jueza reconoce que hoy el femicidio no se encuentra como un acápite independiente en el Código Penal, considera que eso no significa un límite para sancionar estos hechos con severidad. A su vez, se les da prioridad en la tramitación.

“El Código Penal nos dota de los instrumentos para que estos hechos sean juzgados legalmente como se hace con todos los demás, aplicando la justicia al caso concreto, con racionalidad, respetando derechos y garantías de la víctima y el acusado.

Ese criterio lo comparte Arlín Pérez Duarte, quien ratifica que, aunque la ley no crea una distinción para ver un suceso de una forma u otra porque se trate de una cuestión de género, está preparada para proteger a las mujeres víctimas.

“No necesito una figura como femicidio en la ley. Lo puedo decir con total tranquilidad. El hecho de que esté pudiera ser un preciosismo legal, no estamos en contra de que las leyes sean mejores, tenemos que aspirar a ello. Pero con el asesinato como está, queda clara la protección a la integridad de la mujer”.

Con la inclusión de esa figura legal, insiste, el país podría ganar una mejor ley, más atinada, moderna y congruente con la Constitución, pero las sanciones se pueden establecer a partir de la legislación actual.

Mientras tanto, la jueza Ingryd Teresa Santos Díaz recuerda que la mayoría de los victimarios tienen antecedentes penales o advertencias oficiales anteriores, lo que constituyen circunstancias a apreciar en el proceso de adecuación de la pena. A su juicio, esa es una de las cuestiones que permiten juzgar estos hechos con severidad.

“El Código Penal ofrece determinados instrumentos y herramientas legales que se pueden aplicar al caso concreto. Y por eso las sanciones responden a la gravedad, impacto social, rechazo popular. Los jueces imparten justicia en nombre del pueblo y también valora todas esas circunstancias”.

Como ejemplo de ese actuar, comenta que, en todos los casos, ya sean tentados o consumados, siempre se impone la pena de privación de libertad. La mayor cantidad de condenas oscilan entre 21 y 30 años, en tanto las sanciones entre 15 y 20 años son las segundas más aplicadas.

Mientras tanto, la especialista recuerda que uno de los mayores retos a la hora de juzgar aparece cuando el acusado intentó cometer el asesinato, pero no lo logró. No obstante, este tipo de hechos suele dejar secuelas funcionales, anatómicas y psicológicas y sus condenas también son apreciables.

La Máster en Criminología aclara que aún cuando son hechos tentados, existen sanciones tan elevadas como las del delito consumado. Esto tiene que ver con las circunstancias del hecho, y las características personales no solo del comisor, sino también de sus víctimas.

Muchos se preguntan si son suficientes los mecanismos legales con los que cuenta hoy el país para enfrentar este fenómeno. Quienes piensan que aún es un problema por combatir con más fuerza, plantean la necesidad de tipificar el femicidio en el Código Penal como un tipo de asesinato agravado o establecer reglas de adecuación específicas cuando se traten hechos de violencia de género o familiar.

Junto a esa disyuntiva, Cubadebate también propone otras preguntas: ¿Cómo se realizan las denuncias de estos casos en Cuba? ¿Cómo actúan las instituciones implicadas para atender estos problemas? ¿Es necesaria una Ley contra la violencia de género en el país? A ellas nos acercaremos en un próximo reportaje.

  • Las historias empleadas en este reportaje han sido recreadas a partir de hechos reales.

Se han publicado 125 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Revenge dijo:

    El articulo expone con mucha claridad conceptos que en nuestro pais no habian sido desvelados (femicidio, feminicidio). Asimismo, las potencialidades disuasivas de las leyes que en mi opinion, no se aplican a profundidad. Creo que el planteamiento de que la incidencia de este fenomeno es similar para todas las tipologias raciales queda en la duda por ser el unico argumento que no se apoyó con numeros. Asimismo se reduce el fenomeno de femicidio a las uniones heterosexuales, sin comparar o analizar si existe alguna optica peculiar detras de la violencia en las uniones homosexuales. La violencia de genero tiene sus raices principales en la intensa presion social caracteristica de nuestra latitud de que 'hay que tener una pareja'; la cual no se manifiesta solo en reproches familiares, sino en la comunidad y el centro de trabajo. No tener una relacion sentimental conocida por un periodo largo suele considerarse una señal infalible de que usted 'tiene un problema', padece de algun trastorno psiquiatrico o es homosexual. Y es un argumento frecuentemente esgrimido como justificacion para el acoso sexual sin distincion de genero. El otro aspecto es la progresiva desmoralizacion de nuestra sociedad debido a la inversion de la piramide, colocando en la cima a aquellos cuyo estilo de vida esta basado en la conducta delictiva o parasitaria. Que tal y como en otros paises sucede con el exito economico y poder desmesurados, comunmente son asociadas a patrones morales carentes de respeto y compasion, y que en su conjunto engrosan el paradigma de aceptacion social. La influencia de estos dos factores esta por suerte contrarrestada con las potencialidades de la emancipacion economica y profesional para la mujer cubana. Sin embargo, la insuficiencia de viviendas, unida a las limitaciones economicas para enfrentar una situacion de alquiler con un ingreso promedio, deberia poner a pensar en soluciones alternativas para que alguien pueda objetivamente cortar el cordon umbilical con su abusador sistematico. Y pienso en un sistema de acogida cubierto por Asistencia Social o mediante un alquiler accesible, en colaboracion con ONGs o mediante un esquema como el que utiliza CENESEX para financiar las operaciones de cambio de genero. Crimenes tan viles como el envenenamiento premeditado y desmembramiento de un tatuador por celos maritales; o la violacion y asesinato de una joven madre, casi una niña, por parte de un grupo de sujetos que actuo movido por el aburrimiento y su propia maldad intrinseca, deben recibir la pena de muerte en juicio sumario. Prevencion, proteccion y castigo apropiado son las claves.

    • maricel dijo:

      Su comentario muy bueno excepto el final actualmente la pena de muerte en la mayoríade los países están bajo moratoria creo mas acertado la cadena perpetua u otras penas graves en los casos de asesinato por causa de género, y apoyo q debiera el estado apoyar mas a las víctimas en el tema vivienda, pues la convivencia solo agrava estos problemas, lo q si creo es q debiera divulgarse más lo legal, sobre todo en la escuela y la prensa, radio y televisión para q los agresores lo piensen más antes de actuar saludos

    • yanet dijo:

      Yara tienes toda la razon todo aquel que amenace que golpe es un asesino latente y las leyes deben ser mas rigurosa ante estos casos y se debe divulgar todo el tiempo en los medios de comunicacion las consecuencias para aquel que intente hacerle daño a una mujer o una niña

    • Sy dijo:

      Revenge muy completo su comentario, triste pero cierto; lo unico q agrego y es solo para reforzar lo que usted plantea es que no podemos seguir hablando de una Sociedad culta, solidaria, armoniosa, solo nos estamos engañando y volviendonos complices de los que no decimos, lo que no combatimos, lo que no le damos atención seria en los medios de comunicación; y otra cosa que tengo q relacionar en cada comentario q hago no importa el tema y es que la Economia de nuestro país es cómplice de estas situaciones y más que vive nuestro país en temas sociales; la poca o nula accesibilidad a una vivienda hace que muchas madres con sus hijos vivan años de violencia y eso como lei en un comentario marcan para toda la vida; yo como sobreviviente de violencia psicológica por años puedo dar fe; la Economía de nuestro país ha afectado en todas las formas posibles las relaciones interpersonales y así nuestra Sociedad; no hablar de eso no lo hace menos real solo nos hace cómplices porque el primer paso para resolver un problema es darse cuenta que lo tenemos y hablar de ello. Espero q nuestro gobierno continue y refuerce su interés en esto y otros temas y que su maxima prioridad sea mejor las condiciones de vida de sus ciudadanos y su acceso a la independencia economica y así lograremos poco a poco revertir tales efectos

      • María Josefa dijo:

        Su comentario me llega porque siento que de los temas de violencia del tipo que sea no se habla, pero no significa que no existe, tenemos que cambiar las leyes o hacerlas cumplir, como es posible que una persona que mate a otra, pueda salir en libertad condicional? Lo otro que vemos normal es niña de 15 años con novios de 25 y nada es lo normal, en la novela no recuerdo ahora el nombre el del profesor de historia la hija del policía (Jorge Martínez), la que tuvo fuera del matrimonio con 14 años empieza de novia con un muchacho de 20 y yo dije ahora cuando el padre se entere no va a ver bien esa relación sobretodo por su trabajo ahh no el problema surge cuando ella queda embarazada. Cuántas personas en nuestro país viven en hogares llenos de violencia porque no tienen para donde ir? Por qué no se habla de las violaciones a menores y que en el mayor pro ciento de los casos ocurre por alguien cercano a su círculo, hay que empezar a mostrar que es un monstruo que tiene cara y puede estar más cerca de lo que imaginamos.

      • Alheli dijo:

        Sy estoy de acuerdo con usted, solo reconocer que en paises donde la emancipación personal y económica es más factible, también se producen situaciones cotidianas de abuso aunque por otras causas que, como en el caso de Cuba, igualmente apuntan al 'que dirán' y a paradigmas torcidos. Creo que por otra parte hay quien ha entendido que se desea penalizar mas duramente el maltrato o asesinato de una mujer por un hombre y no es así. Sino que se desea aplicar un tratamiento ejemplarizante a las ópticas de género que generan conductas agresivas. Creo que en algún momento también habría que incluir las que provienen de la mujer; ie: por el hombre no ser suficientemente 'macho' para proveer o dar sexo en consonancia con las aspiraciones de la mujer, o porque es la mujer quien está en el tope de acuerdo a las dinámicas de poder.

    • Horus dijo:

      Ya basta de nomencladores: violencia es violencia y homicidio es homicidio, y la ley es la ley. Violencia contra la mujer, contra los gays, contra los niños, contra los animales, contra los negros, contra el césped... Es lo mismo. Estamos en la década del victimismo, y todo se especializa en vez de generalizarse y resolver un problema común. Por otro lado el feminismo es atroz, al punto de que no se publica por ejemplo que los hombres, numéricamente inferior a las mujeres, son los más propensos al suicidio, a sufrir violencia y presiones sociales, al desempleo, etc. La justicia es para todos.

      • Milton dijo:

        Excelente artículo, muy valiente por entrar en temas tan complejos, hasta cuando vamos a entender que la información es el primer arma para identificar y combatir los problemas que tenemos, Tribunal Supremo Popular por no ofrecer información no pensemos que lo vamos a resolver

      • Ana Koreta dijo:

        X2. Ambos sexos somos los polos , las puntas de los cables que interactuan , desde el generador de violencia principal. Vayamos a la escencia, a las causas primeras. Seguimos bobeando por las ramas sin ir a la raiz. Las revoluciones solo han cambiado los dueños de los medios de produccion , todo se extrapola a la propiedad , a las pertenencias, al dominio , se quiere dominar todo , controlar todo, hasta la vida de las personas y todo lo que nos rodea. Quisiera oir algo que dijera YO NO PERTENEZCO A NADIE.
        ?Cuando la palaabra o el sentido de posesion desaparecera? Mientras tanto estara siempre latente la violencia , siempre ligada a la baja autoestima y a la obsesion compulsiva de controlar algo. No somos libres , nos enseñan a depender de criterios foraneos pq el grupo es quien domina. Me importa mas como me vean que como quisiera ser.
        La verdadera revolucion será sexual. Nadie pertenece a nadie...para que esto suceda no puede haber pertenencias.
        Ningun

    • Rojinegro Santiaguero dijo:

      Revenge: muy enjundioso y acertado su analisis Solo una cosa los conceptos femi y feminicidio ya habian sido expuestos el año pasado en un articulo de Granma

  • oDuarte dijo:

    Autor: Osmel Duarte Hernandez

    Levantad tu voz mujer cubana
    Hija de Celia y Mariana
    No dejad doblegar ante la voz
    Y el maltrato de persona ajena

    Se fiel a tus principios y decoro
    Tú que has aprendido andar la senda
    Por donde guerreras hicieron camino
    Seguid tu estirpe de mujer serena

    Haz tu voluntad, alza tu voz
    No dejes impune el crimen racial
    Ni dejes violar hoy tus derechos
    Que con sangre haz sabido cultivar

    Denuncia al infractor, quítate el velo
    Rompe las cadenas que te humillan
    Alza tu voz que estamos contigo
    Los que sabemos ser buenos hijos

    De ti nacimos, de tu vientre noble
    De tus senos alimentaste un universo
    No dejes a esos hombres que no son hombres
    Rompan tus labios y te obliguen al silencio

    Levantad tu voz mujer cubana
    Hija de Vilma y Tania
    No dejad doblegar ante la voz
    Y el maltrato de persona ajena.

    • doctora Cárdenas dijo:

      Hermoso. Gracias.

  • Yara dijo:

    No basta con que publiquen un artículo sobre esto. Aquí en cuba deberían de hablar todo el tiempo en la televisión, exponer ejemplos y dar información sobre toda la ayuda que el gobierno les puede dar. No basta con poner un artículo, desgraciadamente vivimos en un país desinformado en este tema. Y creo que las medidas contra los maltratadores y futuros asesinos debería de ser más fuerte. No basta con que le pongan una advertencia en la policía, el que golpea y maltrata es un asesino latente!!!

    • Deja la pereza dijo:

      La violencia de género no es la muerte violenta del otro, sino cualquier tipo de elemento coactivo, q límite sus libertades y es triste ver q se analiza el asesinato u homicidio, pero nunca las veces q la víctima pidió ayuda q la sociedad y está no supo dar, xq

    • Henry dijo:

      ...el problema comienza con las leyes, considero que si las leyes se transgreden es porque no existe suficiente rigor...Todas las personas vulnerables (incluída la mujer) necesitan leyes protectoras con características especial, quizás eso sea un paso significativo para persuadir..

      • yanet dijo:

        asi es deben haber leyes especificas que hablen bien claro sobre este tema en defenza de cualquier tipo de violencia contra la mujer y las niñas

      • Uno ahi... dijo:

        @yanet, cual es la diferencia entre asesinar a un hombre y asesinar a una mujer? No veo por que tengan que separarse esos delitos, es asesinato!!

    • Yara dijo:

      Este artículo habla solamente de él feminicidio y del femicidio pero cuba tiene que hablar y exponer más sobre todo tipo de violencia, no solo en las mujeres, tenemos que informar sobre el maltrato infantil y los miles de casos de violaciones. Los noticieros y la televisión tienen que ampliar más las informaciones los medios de prensa tienen que encontrar la forma de ampliar nuestra cultura y conocimiento. En las escuelas tienen que hablar más sobre los derechos y la ayuda que pueden recibir las personas que estén pasando por estas cosas. No podemos pensar que aquí en cuba esas cosas no pasan, cuantos niños callan el maltrato que reciben en sus casas, cuantas personas callan y no denuncian por miedo a agravar la situación en vez de resolverla, por miedo a que la policía no haga nada o no hagan lo suficiente! Tenemos que reforzar el conocimiento no podemos seguir como los tres monos sabios!

  • armando amieva dijo:

    Loa ejemplos expuestos son evidentes pero no representativos de nuestra sociedad donde existen todos, repito, todos los mecanismos y garantías legales para canalizar las denuncias oportunamente y no esperar años y años a la espera de que esos asesinos cambien. Hay q profundiza r en las razones se esos temores a denunciar, a actuar y sobre el accionar de las autoridades para ofrecer confianza a los agredidos sean hombres o mujeres. En ello pueden ayudar mucho los medios en orientar a donde pueden dirigirse las personad, en insistir en las consecuencias de demorar las denuncias. La legislación cubana recoge estas figuras pero todo parte de la denuncia del implicado y hay q continuar trabajando en ello y en q todo ser humano requiere respeto y necesita la paz y solidaridad q nuestro liderazgo y país propugna como filosofía de vida. Gracias.

    • Yara dijo:

      Recuerden que muchas de las personas que soportan años de maltratos cargan con muchos problemas psicológicos, la psicología forma parte de esa ayuda que necesitan. Muchas de esas personas están solamente siguiendo el ciclo de lo que han vivido desde que nacen, un hogar disfuncional, madre o padre incluso ambos maltratadores/maltratados. En la vida todo es un ciclo, y para romperlo tienes que tener un carácter formado y tener autoestima, amor propio; de nada sirve que hablen de las miles de leyes que los amparan y que a tiempo todo tiene solución si denuncian, no sirve de nada si no estás bien psicológicamente.

  • Idels dijo:

    Creo que de alguna manera debe hacerse más público este debate, a través de spot televisivos o radiales de forma que se haga conciencia en la población. Este tema parece alejado de la realidad del país y aunque el por ciento sea bajo, se trata de una conducta que además de la muerte, en los casos que esta no se consuma deja, además de las huellas físicas secuelas psicológicas perdurables tanto en la víctima como entre las personas que lo rodean. ¿Que efecto queda para la vida de los hijos que fueron testigos de hechos de este tipo entre sus padres?...
    Desde el punto de vista legal quizás revisar la diferencia de marco sancionador entre la consumación del asecinato y su tentativa, teniendo en cuenta que se jusga al autor. ¿Qué diferencia hay en él si lo que diferencia un resultado del otro es la resistencia de la víctima o la intervención externa que evita el desenlace fatal? Hay otros delitos que tienen el mismo marco para la tentativa y la consumación si mal no recuerdo, estos casos podían formar parte de ese grupo...

  • Airbus 380-800 dijo:

    En el noticiero ponen casos de otros paises y las protestas de las mujeres. De aqui ni una noticia asi mas nunca la poblacion tomara conciencia y se dara cuenta de lo grave que es esto.

    • D dijo:

      Así mismo
      Se exponen casos de otros países y sin embargo los de aquí están escondidos a la realidad.
      No es mostrar todos los días pero si poner las situaciones para la q sufra o lo haya sufrido vea que no está sola y nadie esta ciego y sordo a su problema

  • Olga dijo:

    Hay que llamar las cosas por su nombre. Asumir que en nuestra sociedad estos asesinatos no deberían ocurrir, ha invisibilizado estos terribles actos de violencia. Creo que debe aprobarse una ley que contemple este delito de forma separada, y que la tentativa no sea objeto de tratamiento más leve

  • JorgeSS dijo:

    Hablar sobre el tema, exponer casos... Le debe dar más visibilidad al asunto, crear conciencia, alertar situaciones. No se llegan a cifras de otros lugares, pero tampoco es una fábula, un cuento pasado de boca en boca. Existe y hace daño.

  • r dijo:

    Feminicidio ??? se pasan la vida inventando palabritas para victimizar y dividir; homicidio y punto venga de donde venga esta mal. Como es habitual la periodista no me va a publicar, siempre tan consecuente con la forma de pensar de los demás.

    • Plaza dijo:

      De acuerdo con usted. Son mas los hombres que mueren que las mujeres, son mas los hombres que se quedan sin trabajo que las mujeres, son mas los hombres que sufrenagresiones que las mujeres. Hace poco vi una entrevista de un doctor de estados unidos que hablaba con varias feministas reconocidas de es país y de europa y el tipo las dejó sin argumentos solo con datos reales de que los hombres sufren mas actos de violencia, rechazo, discriminación en toods los sentidos que las muneres sin embargo se han encargado de construir todo un discurso feminista en contra del patriarcado que no es sostenible ni lógico. Ojo: la violencia contra la mujer es inaceptable. No hay nada mas li do y tierno en el mundo que la mujer y la sociedad debe velar por que se protejan sus derechos.

      • Luis Gabino dijo:

        Muy, muy de acuerdo. Lo he dicho y expresado toda la vida. En la sociedad cubana, no es lo normal ( si ocurre), pero no es lo normal. Los datos que expones, son más reales. La mujer cubana, tiene todos los derechos, los mismos que los hombres; en otros países del mundo y Latinoamérica, es una batalla que hay que ganar. Pero no es el caso de la sociedad cubana.

      • sachiel dijo:

        Muy aleccionador, triste en ocasiones y largo, pero bueno, este articulo. pero me sumo a los que comentan y les publican, acerca de que la violencia no es exclusiva de un genero o de otro. ¿Quien, qué periodista, hace un articulo en contra de los homicidios por celos o despechos contra hombres cometidos por mujeres, con el uso de armas blancas, alcohol o cualquier combustible, drogas somniferas, etc? Y algo que no veo reflejado en este: ¿cuantos femicidios y feminicidios existen en Cuba, cometidos por mujeres contra mujeres, sea cual sea el motivo..?

    • Adrian dijo:

      Coincido plenamente con usted y su opinión. Estamos en vía de muchos tecnicismo que solo hacen dividir y subdividir. Luego expresamos que la sociedad y el sistema patriarcal dictan las leyes y costumbres

    • jrgem dijo:

      Lo que queda claro es que la violencia hay que combatirla, venga de donde venga.
      Matar a una persona es HOMICIDIO y punto. O es que la ley no debe ser imparcial, pareja para todos?

  • Preocupado dijo:

    A lo mejor sueno cruel pero un hombre que golpea a una mujer no es un hombre. Activen la pena capital y fusílenlos. En la escuela hay que enseñarle a los niños no solo que eso esta mal hecho sino cómo denunciarlo. Hay que avanzar en temas de técnicas investigativas para establecer si una mujer fue maltratada o no y ser más rigurosos con el castigo. A veces son exconvictos o personas con antecedentes que aunque suene increible prefieren estar presos para que los mantengan porque no se adaptan a la sociedad. Impongan el trabajo forzado para que se tengan que autosustentar durante su condena. No hay compasión. Si caemos en las blandenguerías habituales de que son producto de un maltrato similar etc, no vamos a cortar el problema. Mano dura.

  • D dijo:

    No es necesario preguntar si hace falta una ley contra la violencia de género. Esta más que claro que mientras exista impunidad quien la realice hará lo que quiera
    Mayormente somos las mujeres las que más sufrimos y ellos saben que la ley es floja... de 15 años cumple la mitad y cuando vienes a ver por buen comportamiento están en la calle y el muerto (a) al hoyo

    • La bruja dijo:

      D de acuerdo con ud mientras q exista Feminicidio continuara el Fenicidio pues la ley no se aplica con la severidad con que este tema amerita comenzando por la unidad de policia q cuando las victimas van a hacer la denuncia lo toman como un tema sin importancia o una simple pelea de pareja y no es así y es cuando la victima pierde la confianza en q puede conseguir ayuda o q se haga justicia.No se porq en Cuba esto no se le da la importancia q lleva porq no hay q esperar a un desenlace fatal para entonces sancionar en otros,paises del mundo la violencia doméstica es bien sancionada

  • Uno más dijo:

    En mi opinion las leyes en este pais son muy flojas, por asesinato 15 años , y por tentativa 5 según la explicacion ?? Yo pienso que no hay que esperar a lamentar una perdida para hacer pagar a esas ´´ratas´´ (porque ya esos no son hombres). Tambien señalar que el pensamiento ¨machista ¨ y ¨dependiente¨ de varias mujeres las convierte en las víctimas idóneas para los abusadores.

    • Zatarra dijo:

      La ESCUELA, en esta institución esta la clave. En la casa pueden o no enseñarte a respetar al prójimo, en especial a las mujeres. Por ello la escuela es la clave. El maestro como un evangelio vivo, TIENE que ser capaz de enseñar esos valores. El estado mediante el MINED, tiene que implementar asignaturas y conversatorios al respecto. hay MAESTROS y maestros.

  • Felipe dijo:

    Es hora de tener una ley q proteja a la mujeres de maltrato,acoso y evitar q ocurran acto de violencia q puede afectar a los menores , el nuevo código penal debe estar esto presente y debatir sobre el tema para proponer un legislación sobre el tema, la ley debe actuar.

    • Adrian dijo:

      Amigo Felipe. No es necesario una legislación solo para tipifica la violencia por cuestión de género. Nuestro código penal bien regula estas conductas

  • Uno ahi... dijo:

    Sonia, Ines y Yaima fueron asesinadas, aunque una logro sobrevivir, por suerte!!! Pero independientemente de lo inaceptable de estas situaciones, no veo el feminicidio... solo asesinatos y crimenes pasionales. A ninguna le hicieron eso por el simple hecho de ser mujer y si por hacer algo que molesto a sus parejas los que se creian dueños de ellas. Lo mismo pudo pasarle a Maria, Josefina, Frank o Antonio. Miren, eso esta mal y deberian matar a todo el que asesina, pero no le pongan el cartelito de feminicidio a algo que no lo es. Ojala y cubadebate me publique, pues ultimamente no se puede comentar en contra de sus articulos(como si tuvieran la verdad absoluta) y si me publican que los que lo lean entiendan que estoy en contra de loa asesinatos, sin apellidos, porque en fin de cuentas todos somos iguales por ley, por lo que es irrelevante el sexo de la victima. Muchas Gracias.

    • jrgem dijo:

      Atroces estos HOMICIDIOS descritos. Sus autores merecen la mas dura de las condenas (no la muerte, creo que un poco de trabajos forzados y prisión de por vida harán mas efecto)
      Sin embargo... no comparto la perspectiva ultra feminista del artículo.
      He conocido (y seguro quien lea esto también) de crímenes pasionales exactamente al revés, es decir, la mujer mata al hombre por los mismos motivos que un hombre mata una mujer (infidelidades, separación, etc, etc) ... O es que las mujeres no asumen también que su pareja "es de ellas y de nadie más" ??? este cuento es viejo, o sea que solo los hombres son celosos violentos, etc !!! Esto es ya misandria y no verdadero feminismo.

      No tapemos el sol con un dedo, mis queridas feministas. Una mujer no es un ser santo, pueden ser extremadamente vengativas y malvadas, hasta más peligrosa que un hombre, solo que no de la misma forma que éste.
      Yo prefiero tener de enemigo a un hombre, que a una mujer !!!!
      Ambos sexos son capaces de increíbles atrocidades.

      Lo que pasa es que ninguno de estos crímenes no transcienden del lugar de los hechos, ni se publican en los medios....

      • Uno ahi... dijo:

        Exactamente. Y la ley es y tiene que ser una sola. Es ilegal separar el homicidio en homicidio y feminicidio!!!

      • Luis dijo:

        Muy de acuerdo, asesinato, violencia desmedida, todo lo referente a acciones agresivas deben ser tratadas de igual manera ante la Ley y responder ante ella y la sociedad con sanciones fuertes. Ese tipo de ejemplos, son todos aberraciones, actos de personas con problemas mentales, trastornos de personalidad,y hasta psicópatas. Una persona normal, debe controlar sus emociones, y no ser capaz de ni apenas dañar psicológicamente por una fruslería, así que podemos esperar de alguien que es capaz de matar a sangre fría por celos. Ese tipo de hechos no se erradican con sanciones más fuertes o publicidad. Son en general como muchos comentan consecuencia de problemas en la educación familiar q tienen detrás otros fantasmas como es la situación económica desfavorable y los problemas de viviendas. Violencia es violencia, sin distinción de género.

  • Liegnis dijo:

    Me encantó el reporte, y aunque he leído aquí muchos comentarios sobre que en la televisión no se habla al respecto sobre los casos en Cuba, es un error,series como Rompiendo el silencio en sus dos temporadas con el análisis d expertos antes del programa, Cosas de hombres, q se transmiten los lunes, De Amores y Esperanzas que se transmitió en varias temporadas y con diversos temas incluyendo el femicidio, son ejemplos de que sí se habla y podría mencionar muchos más, documentales cubanos como los del proyecto palomas etc. Lo que sucede es que las personas se hacen ajenas al tema y prefieren no mirar hacia ahí, buscan una serie en la noche para ver en la laptop cuando termina la novela, digo, si es que ven la televisión porque hasta Abdiel Bermudes ha hecho comentarios al respecto en el Noticiero, es decir, en el mismo noticiero, no se habla sólo del femicidio en el mundo, también se habla del de aquí. Me interesaría que abordaran el tema de las mujeres, incuso jóvenes que aceptan el matrimonio como obligación de servir, que asumen incluso desde antes de casarse que la unión de pareja es la consumación de la felicidad y que la obligación se ser servidoras de sus maridos, es parte normal de la relación. Conozco muchachas, incluso profesionales que lo creen así y es increíble lo difícil que se hace tratar de hacerles ver lo contrario. Saludos cordiales al equipo.

  • lumhas dijo:

    Excelente trabajo periodistico. Felicidades a su equipo de redaccion. Considero que, aunque se han dado algunos pasos en funcion de denunciar este asunto (Rompiendo el silencio, p.ej.), aun son pocos. Este fenomeno es grave y atañe a todas las personas, porque nadie esta exento de verse en semejante situacion.
    No basta con promulgar leyes especificas a tal efecto; hay que hacer cumplir a cabalidad las hoy vigentes. Me alegro que este sea solo el inicio de otros articulos sobre el tema. Sugiero se intente hacer analisis especificos de como esto se manifiesta en zonas rurales, donde sabemos que es menos denunciado y quizas mas perpetrado.
    Seria interesante ademas hacer un acapite sobre la influencia negativa del confinamiento (a causa de la COVID-19) en el incremento de los femicidios en Cuba.

  • Cuba dijo:

    Las redes han visibilizado estos asesinatos de mujeres a manos de sus parejas, algunos de ellos delante de menores, son cifras alarmantes las dell 2020 y lo que va del 2021. Urge visibilizarlos por la prensa oficial y adoptar medidas al respecto por todas las Instituciones implicadas. No se trata de crónica roja se trata de sensibilizar a todos con la prevención.

  • TBP dijo:

    Un tema poco divulgado por nuestros medios . Si bien en Cuba la cifra de feminisidios no es muy alta comparada con otros paises cada vida cuenta pues no son numeros son personas a las q se les priva del derecho a la vida y en edades jovenes y de forma cruel . Las leyes para estos hechos son muy benevolas . Hace falta MANO DURA contra los q cometan estos crimenes . Al igual q se necesita divulgacion de la prensa sobre estos hechos y como proceder en caso de sentirse amenazadas pues desgraciadamente en muchas ocasiones a las victimas no se les presta la debida atencion cuando se sienten amenazadas y acuden a las denuncias y despues vienen los desenlases fatales de los hechos

  • RCO dijo:

    Proteger a la mujer y evitar las consecuencias terribles de la violencia, es tan importante como proteger el oxígeno que respiramos, sin ese ser tan importante y bello que nos dio la naturaleza, para que serviría el oxígeno, luchemos por erradicar esas terribles acciones. RCO.

  • Alex.com dijo:

    Cuántas mejeres han acudido a la policia y otras instituciones con tiempo alertando de las amenazas que han recibido de sus parejas o exparejas y aún así, las han asesinado. Lamentablemente hace algún tiempo nuestro país se ha detenido en la severidad y castigo para quienes cometen actos como estos. Castigo, unos años porque son crímenes pasionales y un abogado los defenderá y él se mostrará arrepentido y todo pasará. La violencia se trata con educación , eso es verdad, pero si una mujer ya viene alertando de las amenazas, cómo es posible que luego la maten. Eso demuestra que las medidas preventivas y de advertencia para el acosador no son efectivas. Lamentablemente esas cosas hay que tratarlas con dureza, sin miedo al qué diran otros países. Por favor, salvemos las vidas de nuestras mujeres. No nos puede temblar la mano cuando ellas pidan ayuda por amenazas. La pena de muerte en Cuba no se ha eliminado, pero en el horizonte se puede ver que la quitarán tarde o temprano. Lamentablemente estos casos de muerte anunciada con tiempo para una mujer, debe ser castigado con la máxima pena. Me pongo en el lugar de ellas, que triste, que desesperación para ella sus hijos. Mano dura Cuba.

  • PP dijo:

    ¿Cárcel? No, solo si fuera cadena perpetua; de lo contrario, cuando salgan volverán a matar. Los asesinos merecen la muerte.

  • guajir@ dijo:

    Sea cualquiera,hombre o mujer, pienso que la ley debe ser mas fuerte con asesinatos y homicidios, cumplen la mitad de la condena, se portan bien y ya, salen otra vez para la calle a reirse o burlarse de las familias y hasta de las autoridades, estamos inconformes con eso, es la pena maxima sin salir, es muy doloroso para las familias y para la sociedad.

  • Mary dijo:

    Sé que no es el artículo correcto para mi comentario pero ahora q se analiza el código de familia conviene q se aborde también el maltrato infantil cometido por los padres ,no solo el físico sino también el emocional o psiquico ,deberia existir algún lugar donde denunciar este tipo de situaciones que se observan y se han acrecentado en nuestra sociedad

  • Gretel dijo:

    En el trabajo periodístico se expone, y cito, ...Para la realización de este reportaje Cubadebate solicitó al Tribunal Supremo Popular los datos estadísticos sobre sus análisis de los casos de asesinatos consumados o en grado de tentativa, que tuvieron como víctimas a mujeres, pero no los recibimos...
    En mi opinión, esto es una muestra más del "secretismo" conque enfrentamos los problemas en nuestro país. Tropiezos como este encontré al investigar sobre el tema de violencia intrafamiliar que sirvió de base a mi Tesis de Maestría en Ciencias Penales y Forenses de la UCLV, en la que no tuve acceso a las cifras de mujeres víctimas que habían sido atendidas en la Casa de Orientación a la Mujer y la Familia de mi propia localidad; sin embargo, accedí a datos de los "Observatorios Sobre la Mujer" de otros países latinoamericanos que publican, para el Mundo, cifras y análisis periódico de las situaciones de estos países y de los cuales tienen que rendir cuentas (lo cual no significa que garantice su protección ni la correcta aplicación de las Leyes Integrales que en casi todos estos países existe). Si se visibilizaran aún más estos problemas de nuestra sociedad (que no escapa a la del resto del mundo), quizás pudieramos ayudar más a las víctimas y sobre todo, EDUCAR a la sociedad en el respeto a la integridad física y psicológica de la mujer y evitar que así se convierta en eso, en víctima de su agresor, que por desgracia, casi siempre duerme a su lado.

  • Marciano Ortiz Matos dijo:

    Despertad mujer.

    Sabemos que en Cuba quedan muchas mujeres sumisas, no se si es que están ausentes del conocimiento de las leyes, o si es que han olvidado que aquí se ha luchado mucho por la emancipación de la mujer, que esta revolución tomó a la mujer cubana como guía de muchas en el mundo. Por favor despertad mujeres.
    Se que aún predomina el machismo en muchos de nosotros, como también sabemos lo que nos pertenece por obviar las leyes. Colegas, basta, pongamos a la mujer en ese plano alto que debe estar pero en primera línea.
    No es hora de reclamos, sino de actuar con mucha seriedad, la revolución no se nutrió de mujeres para que vengamos a caer en un plano tan bajo.
    No al femenicidio.

    Homenaje a la mujer por el 8 de Marzo.

    Ligando amor y pasión
    Homenaje, idolatría
    Yo quiero en este día
    Regalarle el corazón

    La mujer es la creación
    Si supiéramos cuanto vale
    Mataríamos los males
    Que estropean su misión

    Apoyarla en su acción
    Como guía del futuro
    Su presencia aseguro
    Es como una bendición

    Hoy la pongo en relación
    Pero mañana también
    A todas les doy el cien
    Esa es mi evaluación

    Todas tienen un rincón
    Donde brilla la ternura
    Así el hombre se cura
    Ya sabemos la razón

    Mantengo la posición
    Alegando un no rotundo
    A aquellos que por el mundo
    La maltratan sin compasión

    Aquí en mi Revolución
    Se ha cogido de la mano
    Extiendo la del Marciano
    Quien les quiere un montón

    Aprovecho la ocasión
    Con sentimiento profundo
    Digo, a las mujeres del mundo
    Cuenten con mi protección.

    Dedicado a aquel ser el cual nos dio la vida, aquel ser que en todo momento está a nuestro lado, para ayudarnos en las buenas, en las malas. Protejámosla hasta que las fuerzas se nos agoten y seguro estoy que si esto sucede, allí estarían sus manos para colaborar y aportar más fuerzas. Que sean felices siempre, de Marciano Ortiz Matos, el Marciano de la tierra. Ernpresa: Che Guevara Moa Holguín Cuba.

    • La bruja dijo:

      Lamentablemente ud tiene razon no puedo entender la cantidad de mujeres sumisas q aun existen ya sea por dependencia economica por estar amenazadas o por estar "enamoradas" hay historias dignas de una telenovela y q uno se resiste a creer q pueda suceder

      • Sergio dijo:

        Es muy complejo para culpar a la MUJER de no ser nada, muchas veces porque las AUTORIDADES cvompetentes no hacen lo que deben hacer. No es tan simple, hay muchos factores socio-economicos y culturales, y por eso hay que hacer visible este problema, no sólo en BRASIL, Honduras o en España,,,,, en CUBA también sucede.

        Saludos

  • Mayte dijo:

    Es un tema tan doloroso, me ha desgarrado el alma leer estos relatos y cada vez que sucede un caso así!!!! Cuanto hay que hacer todavia con este tema!! Cuanto hay que enseñar, que educar a las mujeres, para que se aparten, para que denuncien a un abusador, que contrario a lo que afirma, nunca va a cambiar. Educar a los niños, a los jóvenes y no tan jóvenes en el respeto, en el amor, en el cuidado a las mujeres. Deberían hacerse estudios socioculturales para mejorar la prevención de los femicidios, debería revisarse la legislación pàra tratar, para castigar como merece este delito, desde su tentativa o su comisión. Creo que no basta un solo artículo, aunque este seguro que moverá muchas conciencias, muchos corazones.

  • En la Cola con Nasobuco dijo:

    Coincido que no basta las leyes, hay divulgar mas, que sea una vergüenza publica el que maltrate una mujer, que le quiten la categoría de hombre y le den un carne de identidad que diga PENCO, la mayoría que hace eso se vanaglorian en su circulo estrecho de machistas, incultos, que al final lo que son unos complejistas y cobardes.

  • Yudaines dijo:

    Es muy triste leer estas historias de mujeres maltratadas,presas de un miedo que al final se convierte en su verdugo y las despoja primero de su dignidad y luego de la vida.pero lo más triste es que no son sólo historias,son la realidad de muchas muchas mujeres.hay que hacer más.nunca será suficiente

  • yanet dijo:

    Un articulo muy bueno y se agradece pero tengo que añadir que en muchas ocaciones han habido mujeres que han denunciado hechos de maltratos ante el cuerpo de policia y les puedo asegurar por que lo vivi en carne propia, q se rien de eso no le hacen caso. Yo en este caso fui hacer una denuncia contra un hombre que me amenazo y su repuesta fue que tenia que venir con evidencia de maltrato. Sin embargo al otro dia se lo dije a mi jefe del trabajo y como el era jubilado del MININT fuimos y aceptaron mi denuncia y se les hizo carta de advertencia al individuo. Deben haber leyes tambien para aquellos que son de la policia cuando no cumplen con los protocolos establecidos ya que muchas veces se puede evitar un problema si ellos acuden.

    • Sergio dijo:

      EXACTAMENTE

  • Pinera dijo:

    Lo q hay q cambiar es el código penal ,tiene q ser más severo para estos casos ,la mayor parte d las veces las autoridades ni caso hacen ,hace unos años mi sobrina fue víctima d violencia doméstica por parte d su esposo ,fuimos a la unidad para hacer la denuncia, y ni caso nos hicieron, llamaron a su esposo le dijeron dos palabras y lo dejaron ir como si nada ,esto sucedió en Isla d la Juventud, yo me quedé sorprendida al ver la importancia q le dan a estos asuntos tan complejos, si las autoridades q son las encargadas d establecer la ley y orden no les interesa, q podemos esperar ,hay q poner un Stop ,no hay justificación para ningún tipo de violencia, la mujer cubana ha conquistado muchos espacios en esta revolución, merece protección y respeto.

    • yanet dijo:

      yo vivi ese mismo caso, los policias (que señalo son hombre )y con eso no quiero generalizar porque seria injusto ya que hay muy buenos, hacen caso omiso a tales denuncias y se rien y hasta han comentado diciendo que si el hombre actuo asi ante una mujer por gusto no sera, y otras tantas cosas mas. En fin si ellos que son la autoridad no reaccionan ante un hecho de violencia contra una mujer o niña quien va a reaccionar. Se evitarian muchos hechos si todos los organismos actuaran como deben ser. Los organos colegiados que crean las leyes siendo mas severas las fiscalias sansinando con la pena maxima los medios de comunicacion informando y los agentes del orden cumpliendo con los protocolos establecidos

      • En serio? dijo:

        Lamentablemente a pesar de la voluntad gubernamental, en ocasiones la policía nueva un rol lamentable y digo esto por el caso de mi hermana agredida y amenazada por su exnovio. Interpusimos la correspondiente denuncia y los citaron a un careo, esa fue la única vez que ella se le enfrentó (ojo, estaba en una unidad de la PNR y no me parece descabellado que se sintiera protegida) pues para la instructora mi hermana sencillamente no le temia a su agresor!!! Sin palabras!!! Luego supimos que el tipejo es un maltratador habitual,pero con conexiones, nada, que ese o mata a una pobre chica o muere a manos de alguna o de un familiar, en cualquier caso terminará desgraciandole la vida a alguien más!!!

    • L.R.A dijo:

      Pinera, me alegra ver un comentario de esta pequeña Isla, porque tal mente parece que aquì no pasa nada. Y es eso, el poco caso que hacen las autoridades a los planteamientos que uno hace.
      Es asi mismo como usted dice. En este foro hablo de un caso muy parecido.

Se han publicado 125 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Oscar Figueredo Reinaldo

Oscar Figueredo Reinaldo

Coordinador Editorial de Cubadebate. Graduado de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana en el año 2015.Periodista del programa televisivo Mesa Redonda. Contacto: oscar@cubadebate.cu En Twitter: @OscarFigueredoR

Yunier Javier Sifonte Díaz

Yunier Javier Sifonte Díaz

Graduado de Periodismo en la Universidad Central "Marta Abreu" de Las Villas en el año 2016. Periodista de Telecubanacán. Colaborador de Cubadebate. En Twitter: @yunier_sifonte

Edilberto Carmona Tamayo

Edilberto Carmona Tamayo

Jefe del Departamento de Producción Multimedia, Monitoreo e Innovación de Cubadebate y la Mesa Redonda. Licenciado en Periodismo en 2016 por la Universidad de Holguín. Contacto: edilberto@cubadebate.cu En Twitter: @edctamayo

Ania Terrero

Ania Terrero

Periodista de Cubadebate. Graduada en 2018 de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana.
En Twitter @AniaTerrero

Vea también