Imprimir
Inicio » Especiales, Cultura  »

Mario Limonta: “Improvisar y hacer reír son cosas que me llenan el corazón” (+ Fotos y Video)

| 83 |

Mario Limonta. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Casi todas las generaciones reconocen la frase “Pa’ que me respetes” y la asocian inmediatamente a Mario Limonta Louit. Así le decía el Sargento Arencibia a su mujer en San Nicolás del Peladero. ¿Qué cubano no recuerda al guardia rural cómplice de Plutarco, con su uniforme militar, su voz gangosa, su tabaco y su actitud bravucona? Y es que Limonta se ha ganado a su público en sus casi siete décadas de vida artística, porque a cada personaje le pone empeño y corazón. La actuación y hacer reír han sido su vida.

A Mario Limonta siempre lo asocian con Guantánamo y es que nació en esa oriental provincia. A los siete meses se mudó para La Habana porque su papá era tabaquero y le dieron un contrato en la capital. A los siete años le propusieron al padre ser copropietario en una pequeña fábrica de tabacos en Holguín. Allí vivió trece años. El letrero decía Gran Fábrica de Tabacos y nunca tuvo más de 12 tabaqueros.

“Cuando terminé el bachillerato regresé a La Habana y desde entonces no me he movido de aquí. Soy guantanamero- holguinero- habanero. Más habanero, porque imagínate, tengo 84 años y de ellos he vivido 13 en oriente y el resto, 71, en la capital. Qué onda más sui generis”.

***

- ¿Cómo reacciona cuando tiene todas las miradas puestas en usted?

“Me siento bien. Ese es el objetivo de mi trabajo. Captar la atención del público y que lo que yo esté haciendo les llegue. Que sienta, que ría, que llore con lo que estoy diciendo en el personaje que esté interpretando”.

-Y cuando nadie lo mira, ¿cómo es Mario Limonta?

“Soy una persona normal. Yo soy pueblo. No tengo rutinas. Voy a la esquina, hablo con todos mis vecinos. Me conocen en la bodega, aquí y allá, porque paso, voy y conozco a todo el mundo”

- ¿Cuál es la decisión u proyecto que haya tomado y se sienta más orgulloso?

He ganado dos premios internacionales con las películas Miel para Ochún y Barrio Cuba, ambas de Humberto Solás . Además, gracias al cine he podido conocer más de una decena de países.

***

Mario Limonta. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Pocos saben que Limonta inició el estudio de las leyes en la Universidad de La Habana, pero en aquellos tiempos, años 55 y 56’, la situación en la casa de altos estudios era convulsa y cerró.

“Realmente no me interesaba mucho esa profesión. Quería ser artista. A los 16 años empecé en la emisora CMKF en Holguín declamando versos. Recuerdo que era en un programa estelar que salía justo a las 7 de la noche. Lo auspiciaba La Época, una de las tiendas por departamentos en Holguín. Me pagaban 12 pesos con ropa. Cuando aquello un pantalón buenísimo valía seis pesos y pico. Me estrenaba con 16 años una pieza de ropa todos los meses y eso era un privilegio en esa época. Además, trabajaba en un cabaret que estaba frente al parque y allí, igual por recitar, me pagaban cinco pesos mensuales”.

Después, empezó a trabajar en la emisora Radio Holguín como actor, pero solo presentaron una obra.

“No quería ser abogado, pero en mi casa me exigían que estudiara una carrera. Tenía dos caminos, convertirme en tabaquero o una carrera en la universidad. Primero, medicina, pero no tenía ninguna vocación por esa profesión, por eso escogí derecho”.

Cuando cerró la Universidad tuvo que ir a trabajar como tabaquero, que era una profesión que conocía de antes. “Mi papá tenía una fábrica en Holguín y desde pequeño aprendí el oficio. Anillaba los tabacos que se producía a pequeña escala”.

***

- ¿Qué le gustaría hacer que no esté haciendo ahora mismo?

“Otra telenovela”

- ¿Cuál es el fallo más grande que ha cometido en su vida?

Beber. Yo estuve un tiempo bebiendo y me puse muy mal. En el Periodo Especial justamente. No es algo que oculto. Por suerte, desde el año 94’ suspendí por completo la bebida porque Titón iba a hacer una película que se llamaba Guantanamera y me citan para el casting. Habíamos terminado de hacer el filme De cierta manera, que protagonicé junto a Sara Gómez. La bebida me tenía liquidado, estaba flaco, al punto que le preguntaban a Aurora si estaba enfermo. Ese mismo día dejé de beber. 1994. La bebida casi termina con mi vida”.

- ¿Cómo le gustaría que lo recordaran cuando ya no esté?

“Como un actor cubano que amó mucho a su patria y a su Revolución”.

***

Mario Limonta y Aurora Basnuevo. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

-¿Cómo llega nuevamente al arte?

“Cuando terminábamos de trabajar los sábados en la fábrica íbamos a un bar de la esquina, nos dábamos unos tragos y recitaba. Después, fui lector de tabaquería. Mis amigos me convencieron para que me presentara en el programa La corte suprema del arte de José Antonio Alonso. Ahí fue donde conocía a Aurora. Fui a ese programa y gané a la mujer de mi vida y la Categoría de Estrella Naciente”.

-¿Qué significó la Corte Suprema del Arte?

“La posibilidad, primero, de conocer a Aurora Basnuevo. Fuimos dos años novios y nos casamos en el 60’. Además, la oportunidad de estar en el mundo de la CMK. Después de eso, al ser Estrella Naciente tuve nuevas oportunidades, establecí relaciones y empecé a ser mis cositas como actor“.

-¿Dónde fueron sus primeros pasos en las tablas?

“Cuando triunfa la Revolución voy al Teatro Nacional a estudiar académicamente artes escénicas. Tuve de maestros a Adolfo de Luis, Julio Mata, Guido González del Valle, Iván Tenorio.

“Hasta 1965, pertenecí al grupo teatral Guernica del propio teatro. Ahí interpreté protagónicos en Bodas de sangre de García Lorca, Las impuras de Miguel de Carrión y Las vacas gordas de Abelardo Estorino. Gracias a eso se me presenta la oportunidad de ser contratado en la televisión. El primer papel que hice en ese medio fue un pequeño personaje en una aventura”.

***

- ¿Cuál es su mayor defecto?

“No sé”- ríe a carcajadas.

- ¿Y virtud?

“Ser cubano y revolucionario”

- ¿Qué ha hecho para hacer un cambio en la vida de alguien más?

“Pertenecí al movimiento 26 de Julio justamente para cambiar a la Cuba que teníamos por la que tenemos ahora”.

- ¿Qué le gusta hacer en su tiempo libre?

“Leer. Leer”.

- ¿Cuál es su mayor sueño?

“A los 84 años, creo que morirme en paz. ¿Qué más puedo desear?”

- ¿A qué le tiene miedo?

“Al olvido”.

***

Mario Limonta. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

El padre de Mario Limonta cantaba en sus tiempos libres. Era un pasatiempo que hacía bastante bien. “Realmente, mi inclinación por el arte fue algo que nació de mis posibilidades. Oía mucha radio y creo que eso también influyó”.

Considera que la radio es el medio más difícil de todos. “En la televisión tienes una escenografía, con quien dialogas al lado. En el cine igual. En la radio todo eso te lo tienes que imaginar y proyectar con la voz”.

Además de su carisma natural, reconoce que ha tenido la suerte de hacer personajes que han pegado e impactado en el pueblo de Cuba.

No considera que exista un punto que haya marcado un antes y un después en su carrera. “No me he puesto a meditar que momento marcó uno o el otro. Sencillamente he seguido una trayectoria desde la primera vez que hablé en un micrófono hasta ahora”.

***

-Si todo desapareciera y pudiera rescatar solo una cosa, ¿que sería?

“La Revolución Cubana”.

-Si pudiera comenzar desde cero, ¿qué cambiaría?

“Estoy contento con lo que me ha pasado”.

- ¿Qué consejo le daría a su versión de hace 10 años?

“Que trabaje mucho. Que siga haciendo mucho cine, radio y televisión”.

- ¿Cuáles son sus principios y valores sagrados?

“Los que ha aprendido en esta Cuba. Los de mi pueblo. La historia de mi país”.

***

Mario Limonta. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

- ¿Qué personaje no ha hecho que quisiera hacer?

“Otelo, el Moro de Venecia de Shakespeare. Una obra con gran profundización en la retórica y la tragedia”

- ¿Cuál fue el papel que te lanza al corazón del pueblo cubano?

“Nacho Verdecia. Yo hice a Maceo, porque los Verdecia eran los Maceo, más allá de los detalles históricos. Los niños gritaban 'Viva Cuba libre', tenían machetes de palos. Todo gracias a ese personaje”.

- ¿Qué siente Mario Limonta cuando hace humor?

“He hecho muchos personajes humorísticos y creo que lo más importante es que me divertía haciendo cada uno de ellos. En la última novela, Entrega, en los diálogos que hacía con Manuel Porto improvisábamos mucho. Siempre hago eso con mis personajes humorísticos. Improviso, claro, con la anuencia del director. Me divierto haciéndolo. Son cosas que le llegan a uno al corazón”.

-¿De no ser actor, qué sería?

“Sabe Dios qué sería. Pero hay pocas opciones, o tabaquero o abogado”.

***

¿Qué es aquello por lo cual moriría?

“Por Cuba. Sin dudarlo”

¿Ha pensado alguna vez en tomarse un año sabático?

“No, que va, me aburriría mucho. En este 2020 llevo tiempo sin trabajar y creo que me han olvidado. Casi no me ponen ni en la televisión”.

-Al terminar esta entrevista, ¿qué tres cosas debería llevarme sobre usted?

“Que conociste a un tipo sencillo, con una buena historia dentro de los medios. Que ama mucho a su país y a Fidel”.

En video, Mario Limonta

Se han publicado 83 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • L.R.A dijo:

    Mario Limonta.
    Muchos personajes en su vida, pero Nacho Verdecia no lo olvidamos. Las niñas estabamos enamoradas de el y de Carlos Gilì.
    Dos galanes.
    !Que època!

  • Enmanuel Iglesias Vazquez dijo:

    Tremendo, gran ser humano.

  • Tamara Dovale Moisés dijo:

    Felicidades al periodista por tan hermosa entrevista y por supuesto a este maravilloso actor, un verdadero cubano de pueblo que defiende sus raíces , que es agradecido, sencillo, un gran ser humano igual que Aurora Basnuevo.
    Cuba los ama y agradece su entrega, todos los momentos que hemos disfrutado viendo sus personajes, sus actuaciones tan maravillosas. Ellos son inolvidables y son parte de nuestra cultura nacional.
    Me emociona esa fidelidad a la Revolución, a Fidel, al pueblo. Ojalá todos los artistas fueran como ellos y reconocieran la importancia que ha dado nuestro Gobierno Socialista para el desarrollo de nuestra cultura y nuestra educación. Larga vida a los dos y gracias por existir

  • Jose dijo:

    Grande Mario !!

  • Enrique dijo:

    Mario se ha ganado con hechos y talento, el cariño del pueblo. Muy buena la entrevista.

  • Eva dijo:

    Excelente pareja de actores. Excelentes personas. Toda una vida dedicada al trabajo donde sobresalieron. Los recuerdo juntos en SanNicolas del Peladero y en Alegría de Sobremesa, pero juntos o solos se han destacado como magníficos actores lo mismo en el cine, la radio o la televisión. Los vi muchas veces en las peñas de la Caimana en el Delirio Habanero con su hijo, siempre con el, no fue impedimento para su desarrollo artístico, ni el hijo con su discapacidad fue echado a un lado, todo lo contrario, eso los hace mejores seres humanos. Felicito a Mario por su determinación de abandonar el consumo de alcohol, eso habla de su valentía. Gracias a los dos por haberse entregado al público y por amar a Cuba. No los olvidaremos.

  • LuisY dijo:

    ¡Grande de los grandes! Mucha salud y éxitos para esa hermosa pareja de cubanos puros y sencillos.
    Cómo diría el en Alegrías de sobremesa: esta entrevista SON LAS COSAS QUE AGRADECEN LOS DIRIGENTES jajaja
    Magnífica entrevista, gracias.

  • Yuly dijo:

    Creo que Mario Limonta, es lo máximo.excelente actor de radio y televisión.que Dios le de mucha salud y años más de vida junto a nosotros.

  • El médico dijo:

    Usted nunca será olvidado.

  • Melisa dijo:

    Para mi es un idolo de la television cubana del cine y de la radio y sobre todo me enorgullece q es fiel al legado de nuestra Revolucion y no se prepcupe Mario los grandes no se olvidan y usted nunca sera olvidado por que usted es un gigante de la cultura Cubana

  • Jesús García Clavijo dijo:

    ¿Faltaría algo para ser más completo?
    Un fuera de lugar. Fiel y humano.
    Gracias Mario.

  • mayelinms dijo:

    No creo que se olvide fasilmente o se pueda olvidar Mario Limonta

  • Domingo Jesús Herrera Vega dijo:

    Habla con el corazón en esta entrevista..Las personas cuando son sinceraa ,merecen el reapeto..La entrevista se queda muy corta para las cosas que puede contar ;pero ese es el detalle que quede algo.para la proxima.

  • Leonardo dijo:

    Me falto, soy hoguinero y escucho alegrias de sobremesa desde niño, y mira soy un niño mayor, gran mayor y sigo con radio progreso, escuchando mi alegria de sobre mesa, felicitaciones a ese elenco de artistas is, dios los bendiga.

  • KENCO dijo:

    EXCELENTE ENTREVISTA MARIO LIMONTA ES Y SERA SIEMPRE UN GRANDE DE LA RADIO, EL TEATRO Y LA TELEVISION LA CUBANIA LE BROTA POR LOS POROS MUCHA SALUD Y LARGA VIDA JUNTO A SU QUERIDA ESPOSA AURORA BASNUEVO SALUDOS DESDE GOLGUIN

  • Yaresmy dijo:

    Muy buena entrevista.Gran actor con mucho carisma.

  • carmelo dijo:

    Disfrute mucho viéndolo como guaitabó montado en ocuco en la flecha de cobre

  • Carlos m Rodríguez dijo:

    Gracias Mario por tanto que le has dado a Cuba y tú respeto a la revolución y al pueblo.

  • N dijo:

    Felicidades, por ser tan buenos actores y dar todo de sí por hacer reir al pueblo,quisiera que me dijera alguien si donde viven es el edificio MACA de 12 y 23 se me parece por los balcones.

Se han publicado 83 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Thalía Fuentes Puebla

Thalía Fuentes Puebla

Periodista de Cubadebate. Licenciada en Periodismo por la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana (2019). Contactos: thalyfuentes14@gmail.com. En Twitter: @ThalyFuentes

Ismael Francisco

Ismael Francisco

Fotorreportero de Cubadebate. Ha trabajado en Granma, Prensa Latina y la AIN. Ha realizado la cobertura gráfica de importantes acontecimientos políticos, deportivos y sociales en Cuba y otras partes el mundo. Posee varios premios y reconocimientos periodísticos.

Vea también