Imprimir
Inicio » Cultura  »

Pacho, en el Día de los Padres (+ Video)

Publicado en: Palabras
En este artículo: Cuba, Cultura, Marta Valdés, Música, Pacho Alonso
| 5

pachoMientras leía el comentario de la lectora Gladys Regina a propósito de Messié Julián o, más bien, a propósito del valor de tener siempre a mano una buena música para escuchar, su mención a lo que representa en nuestra historia musical el sonido y la acción que gravitaron sobre la vida cubana por obra del cantante, autor, hombre de música Pacho Alonso, avivó en mi ánimo este domingo recuerdos y pareceres que no voy a dejar guardados entre las cuatro paredes de mi casa así como, tampoco, entre los dobleces de mi espíritu.

Todavía sin conocer su nombre, acepté recibir la visita de ” un muchacho santiaguero que es maestro y va a grabar para Gema” (según el santo y seña que escuché del dueño de ese sello discográfico, Guillermo Álvarez Guedes). “…a ver si tienes una canción nueva pero -fíjate-que sirva para hombre”. Al sello Gema le debo las primeras grabaciones de canciones mías, a partir de 1957 cuando ellos apostaron por Fernando Álvarez para lanzarlo como solista e incluyeron en su primer disco de larga duración tres de ellas, al amparo de su director musical, Bebo Valdés quien, lejos de mirarme por encima del hombro como principiante que era yo, emitió sobre mis primeras obras un juicio que me abrió las primeras puertas. En el momento en que transcurre el episodio que estoy trayendo a la conversación, ya el director de la compañía, en persona, se dirigía a mí cada cierto tiempo. Yo me dije: “si voy a recibir al muchacho y -ojalá-pueda dar en el clavo”.

Los buenos recuerdos se conservan sanos como el de la tarde que lo vi acercarse por la acera de mi casa en Almendares. Creo que, a más de medio siglo, podría pararme en el sitio exacto donde me encontraba, o mirar hacia el sitio exacto por donde apareció. No tengo que entrar a describir las impresiones que recibí en aquella visita: Pacho era tal como cantaba. Le canté algunas cosas pero le dije que iba a componer algo para él. Una canción me estaba ronroneando desde la noche anterior y trataría de que el argumento y la letra se ajustaran a él, es decir, que sirvieran para hombre y para mujer -que en aquella época eso se tenía muy en cuenta–. Él me invitó a que escuchara esa noche las transmisiones de radio que se ofrecían desde el Hotel Deauville, donde estaba actuando, para que pudiera relacionarme con su timbre y su manera de cantar. Estábamos en 1958, y nació así Tú no sospechas.

Tal como dijo el Maestro Adolfo Guzmán en una de sus más bellas canciones, “la vida tiene cosas caprichosas que nunca se podrán profetizar”. Pacho se aprendió la canción, me di el gusto de escuchársela en vivo pero demoró años en llevarla al disco y no lo hizo bajo el sello Gema sino, ya en los sesenta, para RCA Víctor. Antes que él, la grabaron Bola de Nieve, Elena Burke, el Cuarteto Voces Latinas, Orlando Vallejo y Miguel D’Gonzalo.  El ritmo de la vida y la fabulosa fuerza del trabajo en vivo que tanto agradecieron sus contemporáneos a este intérprete en su conjunción magnífica de los primeros tiempos con Enrique Bonne y, más tarde, al calor (mejor sería decir bajo el fuego vivo) de aquel ritmo pilón que hizo bailar a medio mundo a lo largo de un buen trecho durante la corta -si bien intensa-vida de este cubano que de tal forma se dio a querer, dijeron la última palabra.

Lo que yo ignoraba aquella tarde que lo conocí creyendo que estábamos tratándonos de principiante a principiante, era que su camino había comenzado ya bastantes años atrás y que había cantado todos los géneros que se tocaban en orquestas y conjuntos ejerciendo como solista o -cosa que disfrutaba igualmente-formando parte de un elemento tan decisivo como lo es el coro. Me limité al cariño de los años, al recuerdo lindo; sólo en estos días, al calor de mi casi obligada visita al “diccionario de Radamés” con el ánimo de afilar la puntería, pude armar una idea justa acerca de sus antecedentes, esos que le calibraron el pulso para embridar sus insuperables Bocucos.

El espíritu emprendedor, el dinamismo y el amor a nuestra música que caracterizaron a Pacho Alonso (1928-1982) son el complemento de una imagen física imborrable y de un estilo que influyó en el arte de sus contemporáneos. Su descendencia se ha encargado de perpetuar los valores  que el joven maestro santiaguero de los primeros tiempos se encargó de lustrar constantemente y dejar en orden. Vale la pena armar una buena colección (no importa que sean “quemados”) que nos permita, de vez en cuando, disfrutar de su sabroso legado.

La Habana, 19 de junio de 2011

Pacho Alonso interpreta “Tú no sospechas”

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • luis alberto dijo:

    Marta: Debería compilar en un libro todos sus comentarios dominicales que resultan tan valiosos y únicos, por ser impresiones y vivencias personales. Además de lo gran compositora e interprete de sus canciones que es, escribe de forma muy amena. Un libro de su autoría sería un aporte muy relevante para nuestra hitoria musical. La felicito por todo su talento y dedicación.

  • karina barthelemy dijo:

    MARTA TIENE QUE HACER UN LIBRO CON TODO LO QUE ELLA PIENSA

  • gladys regina dijo:

    Ya sabe que cada domingo vengo directo a leer sus Palabras,que orgullo para mi haber inspirado el tema de hoy por el comentario que hice en la anterior semana,y me da pena Martha,que crea Usted que me aprovecho de su columna,pero ¿que puedo decir de Pacho?,esta vinculado a mi familia desde que estudiaba en la Escuela Normal para Maestros de Stgo de Cuba;despues,cada año en que se celebraban los carnavales en Mayari,y siempre que estuviera en Cuba,alla iba con Los Bocucos,de quienes le podria decir que no solo los instrumentistas,sino aquellos tres cantantes eran para mi lo maximo.A pesar de no tener conocimientos de musica como tal,pero habia perfilado mi gusto musical en la cuna de los Melendez,cuna tambien donde el Maestro Frank Fernandez bebio la savia de la musica popular cubana.Corrian los sesenta.
    Cuando Ibrahim,(mas conocido por nuestro pueblo),Carlos Querol(para mi,la mejor segunda voz que he escuchado y que me perdone Compay,donde quiera que este)y Pacho Alonso unian sus voces en una guaracha o en un montuno,para no decir cuando cantaban individualmente algun que otro bolero, aquel pueblo se queria caer,la gente ni bailaba,solo por adorar aquellos musicos que desde La Habana llegaban para entregarnos su vida,porque era lo que ponian en cada interpretacion.
    Recuerdo que nuestra casa los acogio a todos en ocasion de no haber agua en el lugar donde se hospedaban,ahi quedaron las fotos que no me dejan mentir.Ya formaban Los Pachucos en ese entonces.
    Para mantener viva la llama de nuestros antepasados musicales,guardo en mi pequeña memoria de 1 GB,ciertas carpetas que llevan por nombre:”Preferidas de Bola,Preferidas de Elena,Preferidas de Van Van,Preferidas de Pancho(Cespedes),Preferidas de Buena Fe,Danzones de la Aragon,Boleros de Descemer, Celia Cruz..y por supuesto,las Preferidas de Pacho”,que era lo que escuchba cuando escribi mi comentario sobre Messie Julian.
    Esa memoria va conmigo adonde quiera que voy y aunque tiene otros interpretes como Luisa Maria Guell,Chucho Valdes,Moraima y Robertico Fonseca,las arriba mencionadas,ya lo dice el nombre:son preferidas,es decir,de obligada audicion cuando me siento en cualquier computadora.¿Que importa que me digan “chea”,si la dicha de quien tiene buen gusto todos la desean”?,como expresa la primera cancion que me aprendi de Pacho siendo niña.
    Entonces ya solo quiero acotar que PAcho,en este Dia de los Padres me parece el personaje perfecto para rendir tributo de recordacion a quellos que como el,no solo identificaron una etapa de la historia musical de nuestro pais sino que dejaron el legado en sus descendientes que han hecho todo el esfuerzo por no defraudarlo y que,sin imitarlo,han logrado imponer un sello que hoy los caracteriza y lo que mas admiro,mantienen toda su familia unida por el amor y la musica.
    Feliz Dia de los Padres a todos los Padres del Mundo!!!

  • Agustín Navarro dijo:

    Gran recuerdo de “Pacho”lo conoci personalmente una tarde en el “Bar”de las Cañitas en el Hotel Habana Libre junto a Farha María y mi primo Felo que tocaba el trombon en su grupo,era un fan a “Pacho”pues casi todos los fines de semana lo iba a ver al Salon Caribe del H HL me encantaba cuando hacia un pupurri de canciones de Roberto Carlos que delcia escuchar su vos increible se me hace un buen homenaje a este hombre que es una parte de nuestra Cultura Felicidades

  • Enmanuel Castells (Cuba) dijo:

    Estimados amigos, alguna que otra vez aprendí la lección de que estos espacios y columnas no deberían re-inclinarse para hacer tribunas personales, dado que la capitanea con absoluto respeto y prestigio una artista de la talla de Marta Valdés, pero otras veces el valor sincero y respetuoso que adquiere y cede la amistad, el modo confabulador que muchas veces esta compositora nos tiende y provoca y despierta, hace y ha hecho a estas alturas después de más de 365 días transcurridos “al aire” de Palabras, que hoy por hoy nos compartamos nuestras vivencias y alguna que otra, como ahora, la sin par Gladys Regina haya inspirado el hilo continuador de una columna anterior a la actual.
    Marta es una mujer no solo sabia y de escrituras altas, sino de un corazón generoso y agradecido. Y yo sé por qué lo digo…Y encima, aquí está demostrado
    Gladys Regina es una mujer auténtica que mucho puede enseñarnos porque le ha tocado vivir cerca y pujante muchos pasajes de la vida cultural de nuestro país, pero tal como ocurren con los humildes de verdad, ella no se pavonea de su memoria prodigiosa que siempre tiene muchos fotogramas guardados como la gran película que es toda nuestra vida.
    Si me he detenido solo en este aspecto y no en Pacho Alonso de quien tengo en casa de Bayamo todos sus discos porque mi mamá, de
    jovencita y en Santiago de Cuba,fue la mensajera de la correspondencia de amor entre él y su novia, hoy he querido subrayar el valor de la amistad que esta columna ha creado entre algunos fieles, la distancia y la cercanía comedida que profesamos hacia su autora principal y el modo recíproco en que ella agradece las colaboraciones y la fidelidad.
    No más, no vaya a ser que la mano se me suelte y empiece a re-inclinarme en eso que llamé tribuna personal.
    Agradecido y feliz de formar parte de esta cofradía,les abrazo a todos y deseo larga vida desde el amor, por y para el amor.
    Enmanuel Castells (Cuba)

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Marta Valdés

La Habana, 1934. Compositora, guitarrista e intérprete de sus obras. En 1955 se inició como compositora con su canción “Palabras”. La autora ha basado sus creaciones en géneros como el bolero y la canción dentro del estilo “feeling”. Entre los intérpretes de su obra se encuentran Elena Burke, Doris de la Torre, Bola de Nieve, Cheo Feliciano, Reneé Barrios y, más recientemente, prestigiosos artistas suramericanos y españoles que se han sumado a esta lista.

Vea también