Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Democracia es Poder Popular

| 12 |

La Revolución es un proceso dialéctico de transformaciones y experiencias acumuladas, de cambio y continuidad; es una obra colectiva como esencia y práctica imprescindible.

“La Revolución es la obra de todos, la Revolución es el sacrificio de todos, la Revolución es el ideal de todos y la Revolución será el fruto de todos”, así nos decía Fidel tan temprano como el 29 de Marzo de 1959, en un discurso pronunciado en el poblado de Güines.

Desde entonces, andamos construyendo un proyecto social inclusivo, participativo, democrático, en el que el poder popular sea piedra angular y decisiva. Lo hemos hecho por nuestros propios senderos, tratando de ser originales en nuestra concepción de cómo se expresa y ejerce ese poder mayoritario del pueblo.

Partimos, eso sí, de las complejas batallas, los avances y las contradicciones de nuestra propia Historia y del legado de nuestros héroes en la búsqueda de una Patria libre y soberana y una sociedad que conquistara “toda la justicia”, como aspiraba el abogado Carlos Manuel de Céspedes; aquel que hace 150 años se lanzó primero al combate por la independencia de Cuba.

José Martí, alma preclara de la nación, señalaba en el Manifiesto de Montecristi: “Desde sus raíces se ha de constituir la Patria con formas viables, y de sí propias nacidas, de un modo que un gobierno sin realidad ni sanción no lo conduzcan a las parcialidades o a la tiranía”.

Así se forjó nuestra Constitución Socialista; así nacieron nuestros órganos del Poder Popular, nuestras Asambleas en municipios, provincias y el país; así se estructuró nuestro sistema político en el que elección popular, representatividad verdadera, participación, rendición de cuentas y pensamiento y dirección colectiva se han erigido como claves.

Durante diez meses, los cubanos hemos estado involucrados, por novena vez en nuestra historia revolucionaria, en un proceso de elecciones generales. Desde 1993 lo hacemos eligiendo directamente a los diputados que nos representan en el parlamento cubano, como instancia máxima del gobierno del pueblo.

Los que elegimos el pasado 11 de marzo son espejo de la diversidad de la Cuba de estos tiempos: desde un zapatero remendón hasta el creador del Heberprot-P; desde un triple campeón olímpico de lucha hasta un renombrado escritor; desde un veterano de todas las batallas hasta una jovencísima delegada de circunscripción.

Contamos con un parlamento que tiene la excepcionalidad de que recoge directamente el sentir de la gente del barrio, del hombre y mujer de pueblo. Casi la mitad de los electos son delegados de circunscripción –concejales son llamados en Latinoamérica-; cubanos que lidian todos los días con las preocupaciones, las dificultades y las proposiciones de los vecinos de su demarcación. Son representantes populares que nacen de la base y de manera ajena a la propuesta que hacen de manera tradicional los partidos políticos en otros lares.

Tenemos un nuevo legislativo con rostro mayoritario de mujer, con presencia de jóvenes y de representantes de la generación histórica que hizo la Revolución y la trajo hasta aquí; un parlamento con 49 años de edad promedio y más de 330 nuevos diputados.

Hoy se juramenta esa renovada Asamblea Nacional, con la enorme responsabilidad de elegir a la nueva dirección del Estado y el Gobierno del país y de enfrentar cinco años decisivos para la consolidación del proceso dialéctico de cambio y continuidad de nuestro socialismo.

Llegamos a este momento histórico con la fortaleza de la unidad revolucionaria, esculpida con claridad martiana por Fidel y preservada por la generación histórica; que mañana entregará la dirección del Estado a generaciones más jóvenes, forjadas en el devenir de la Revolución misma; en un proceso pensado, lógico, natural, sin sobresaltos.

Garantía de esa unidad y de nuestro proyecto social es el Partido, fuerza dirigente superior de la sociedad cubana, conjución de voluntades de vanguardia, salvaguarda de los intereses de los humildes por los que hace 57 años se proclamó el Socialismo por primera vez en América. Su fortaleza es la de la Revolución misma.

Podemos sentirnos orgullosos de nuestra democracia y de la participación popular alcanzada; pero los nuevos tiempos plantean nuevas exigencias para fortalecer nuestra sistema político y sus pilares. Hacia adelante habrá que pensar como perfeccionar nuestro sistema electoral, la participación popular en la gestión estatal; cómo alcanzar mayor autonomía de los órganos locales del Poder, en particular en los municipios y una más eficaz interrelación con la ciudadanía en esa instancia, cómo fortalecer los mecanismos jurídicos e institucionales que aseguren el cumplimiento de la Constitución,que será renovada, y su supremacía. Esos son algunos de los retos que nos están planteados, para hacer nuestro socialismo más participativo, democrático, próspero y sostenible.

“Los valores que defendemos son muy sagrados, son muy altos, son muy poderosos, son los valores de la patria, son los valores de la Revolución, son los valores del socialismo, son los valores de la justicia, son los valores de la igualdad, son los valores de la dignidad y del honor del hombre. Esos valores tienen un peso tremendo”, nos dijo Fidel en febrero de 1993, cuando más difícil parecía el camino. Y aquí estamos. Enfrentemos los nuevos tiempos con las profundas convicciones y la enorme fe en la victoria que él nos enseñó.¡Y triunfemos!

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • ManuelB dijo:

    La confianza y la Lealtad de Fidel al Pueblo ya la vemos reflejada desde el Primer Discurso a su entrada a la habana el 8 de Enero de 1959 y Cito:
    …………………………………..
    ” Luego, ¿quién ganó la guerra? El pueblo, el pueblo ganó la guerra. Esta guerra no la ganó nadie más que el pueblo —y lo digo por si alguien cree que la ganó él, o por si alguna tropa cree que la ganó ella (APLAUSOS). Y por lo tanto, antes que nada está el pueblo.

    Pero hay algo más: la Revolución no me interesa a mí como persona, ni a otro comandante como persona, ni al otro capitán, ni a la otra columna, ni a la otra compañía; la Revolución al que le interesa es al pueblo (APLAUSOS).

    Quien gana o pierde con ella es el pueblo. Si el pueblo fue quien sufrió los horrores de estos siete años, el pueblo es quien tiene que preguntarse si dentro de 10 o dentro de 15, o de 20 años, él, y sus hijos, y sus nietos, van a seguir sufriendo los horrores que ha estado sufriendo desde su inicio la República de Cuba, coronada con dictaduras como las de Machado y las de Batista (APLAUSOS PROLONGADOS).

    Al pueblo le interesa mucho si nosotros vamos a hacer bien hecha esta Revolución o si nosotros vamos a incurrir en los mismos errores en que incurrió la revolución anterior, o la anterior, o la anterior, y en consecuencia vamos a sufrir las consecuencias de nuestros errores, porque no hay error sin consecuencias para el pueblo; no hay error político que no se pague, más tarde o más temprano.
    ………………………………………………..
    “Nosotros jamás necesitaremos de la fuerza, porque tenemos el pueblo, y además porque el día que el pueblo nos ponga mala cara, nada más nos ponga mala cara, nos vamos (APLAUSOS). Porque entendemos esto corno un deber, no corno un placer; entendernos esto como un trabajo, que por algo ni dormimos, ni descansamos, ni comemos, recorriendo la isla y trabajando honradamente por servir a nuestro país; que por algo no tenemos nada, y por algo seremos siempre hombres que no tendremos nada (APLAUSOS Y EXCLAMACIONES DE: “¡Tienes al pueblo!”). Y jamás nos verá el pueblo con una inmoralidad, ni concediendo un privilegio a nadie, ni tolerando una injusticia, ni robando, ni enriqueciéndonos, ni cosas por el estilo; porque el poder lo concebimos como un sacrificio, y créanme que si no fuera así, después de todas las muestras de cariño que yo he recibido del pueblo, de toda esa manifestación apoteósica de hoy, si no fuera un deber el que uno tiene que cumplir, lo mejor era irse, retirarse, o morirse; porque después de tanto cariño y de tanta fe, ¡miedo da el no poder cumplir como uno tiene que cumplir con este pueblo! (APLAUSOS PROLONGADOS.)

    Y si no fuera por ese deber, si no fuera por ese deber —lo digo— lo que yo haría sería despedirme del pueblo, y quedar siempre con el cariño que tengo hoy, y que me llamen con las mismas frases de aliento con que me han llamado hoy.

    Sin embargo, yo sé que el poder es una tarea ardua, complicada, que las misiones y las tareas de nosotros como este mismo problema que se nos presenta, realmente es un problema difícil y está lleno de amarguras, y lo afronta uno porque lo único que uno no le va a decir al pueblo en esta hora es: “Me voy.” (EXCLAMACIONES DE: “¡Viva el padre de la patria!” SEGUIDO DE UNA OVACION CERRADA.)
    ………………………………………
    Así que eso es todo por hoy. Realmente, nada más me falta algo… Si supieran, que cuando me reúno con el pueblo se me quita el sueño, el hambre; todo se me quita. ¿A ustedes también se les quita el sueño, verdad? (EXCLAMACIONES DE: “¡Sí!)

    Lo importante, o lo que me hace falta por decirles, es que yo creo que los actos del pueblo de La Habana hoy, las concentraciones multitudinarias de hoy, esa muchedumbre de kilómetros de largo —porque esto ha sido asombroso, ustedes lo vieron; saldrá en las películas, en las fotografías—, yo creo que, sinceramente, ha sido una exageración del pueblo, porque es mucho más de lo que nosotros merecemos (EXCLAMACIONES DE: “¡No!”).

    Sé, además, que nunca más en nuestras vidas volveremos a presenciar una muchedumbre semejante, excepto en otra ocasión —en que estoy seguro de que se van a volver a reunir las muchedumbres—, y es el día en que muramos, porque nosotros, cuando nos tengan que llevar a la tumba, ese día, se volverá a reunir tanta gente como hoy, porque nosotros ¡jamás defraudaremos a nuestro pueblo!

    (OVACION.)
    Fidel y la Dirigencia Histórica de la Revolución siempre le Fue leal al Pueblo, POR ESO EL PÙEBLO SIEMPRE LES SERÁ LEAL. En esta lealtad Mutua está la Esencia de que estemos Unidos y Victoriosos frente y a 90 millas del Imperio más Poderoso que ha tenido la Historia de la Humanidad. Es la Materialización Práctica de lo que ha sido la democracia y el Verdadero Poder Popular.

  • Martha dijo:

    Estoy de acuerdo en que Democracia ese término tan trído y llevado, es poder en manos del pueblo, hemos tenido antes muchos retos, difíciles, otros menos difíciles, pero siempre hacia delante, la foto que acompaña el artículo randy, me recuerda que hace mucho tiempo no ondean nuestras banderas en la tribuna antimperialista, y creanme cuando les digo que la gente está deseosa de que vuelvan a ondear como en esa foto, Viva mi Cuba por siempre Libre y Soberana!!!

    • sachiel dijo:

      Exactamente, estimada Martha, en la tribuna, y en todos los hogares, y en el corazón de cada cubano digno y agradecido a esta Revolución.

  • Jose R Oro dijo:

    Impresionante articulo del eminente periodista cubano Randy Alonso Falcón, en el propio primer párrafo se toca un punto esencial siempre y en particular en este caso particular de elecciones generales en que por primera vez no va a dirigir al país la generación histórica, sino lideres nacidos después de 1959. Es el concepto de “cambio y continuidad”. En ellos debe existir un balance. La continuidad del proceso revolucionario cubano es esencial e imprescindible. Es una condición necesaria, pero no suficiente. En la evolución de la sociedad cubana a través de muchas décadas, se requieren también cambios. No solo simbólicos, sino profundos cambios que permitan el desarrollo acelerado de la producción y los servicios y que fortalezcan la hoy insuficiente base material de la sociedad socialista cubana.
    La democracia socialista en Cuba se está fortaleciendo mucho, y esta nueva ANPP es un fehaciente ejemplo de ello. El balance de “continuidad y cambios” es supremamente importante. Con el debido respeto y clara aceptación del valor de la continuidad, no deben ser eludidos o empequeñecidos “los cambios”.
    Creo que hay tres puntos esenciales:
    1. El papel rector del PCC en la dirección estratégica de la sociedad cubana
    2. El carácter socialista de la sociedad, con una distribución y justicia social justas.
    3. El papel primordial de la EES (pero ni remotamente exclusivo) en la vida económica nacional.
    ¡Muchas felicitaciones y los mejores augurios de éxito para el nuevo Parlamento y Gobierno de Cuba!

    • sachiel dijo:

      Y para todo nuestro pueblo, estimado Oro, donde quiera que esten ahora… Así es, balance, no retroceso y sí avance sostenido.

      • Jose R Oro dijo:

        Muchisimas gracias, estimado Sachiel, es muy correcto lo que usted dice!

  • senelio ceballos dijo:

    Saludos Lic.Randy…ME HE LEIDO CON GUSTO VUESTRO ARTICULO…solo comentaria…DEMOCRACIA A LO CUBANO!!! y entonces si se entiende……Si la comparamos con otras sociedades…..OLALA…pero yo prefiero la nuestra, con algunos arreglos que debemos hacerles…..EN ESTA ETAPA ACTUAL…esperar mas seria muy…PELIGROSO..vendrian otros y la areglarian a su manera….ESO NO ME GUSTARIA!!!!…….Gracias MANUELB..por su largo bla,bla, ya no tenemos el anno 60…vivimos en el 2018 socio……….Colega MARTHA….Cuando uno lleva muchos annos lejos y de pronto ve ..LAS PALMAS y la BANDERITA de Estrella solitaria…hasta los pelos se paran de punta…SE LO ASEGURO!!! gracias

    • sachiel dijo:

      Jajajaja, guajiro chambero, a quien que se sienta cubano de verdad no le pasa eso? Y no es bla bla de Manuel B, hoy tenemos unos cuantos millones de ciudadanos que ni lo oyeron en vivo, ni se leyeron sus discursos, y que quizas estan descubriendo, desde la más intima fibra patriotica, a su real Cuba, la de la resistencia eterna, y porque somos lo que somos.

      No es igual los que ya hicieron historia, a los que la hacen hoy y los que estan por hacerla, usted sabe muy bien del tema…

  • ManuelB dijo:

    Mis saludos Senelio Ceballos. LE ASEGURO QUE ESE BLA BLA BLA DEL 60 ESTÁ TAN VIGENTE EN EL 2018, QUE ES PARTE DE LO QUE HA PASADO CON LOS PROCESOS DE IZQUIERDA A LO LARGO DE LA HISTORIA Y ES QUE SE SEPARAN O SE OLVIDAN DEL PUEBLO Y TERMINAN EN EL FRACASO, AHORA LOS YANQUIS LE METEN POR FACEBOOK O TWITTER ESE MISMO BLA BLA BLA, EDULCORADO CON FOTOS SIN DEMOSTRAR QUE LO QUE DICEN ES LA VERDAD, LE CONFUNDEN ,DUDA DE SUS LÍDERES SOCIALES O PRESIDENTES CON LOS QUE SIMPATIZA Y AL FINAL SIN QUERER USTED CAE EN UNA DESORIENTACIÓN QUE NO SABE PARA QUE CAMINO VA A COGER POLÍTICAMENTE Y TERMINA DICIENDO QUE LAS PALABRAS DE NUESTRO COMANDANTE EN JEFE SON UN BLA BLA BLA, AL MENOS ESO ME HIZO ENTENDER. SI ES LO QUE QUIZO DECIRME, LE ASEGURO QUE SI LAS PALMAS Y LAS BANDERITAS CUBANAS LE PONEN LOS PELOS DE PUNTA , DEJE DE VENIR A CUBA PUES SE VA A PASAR EL DÍA HERIZADO.SENELIO, RESPETO SU DEMOCRACIA ACTUAL Y SU BANDERA,PERO LE PIDO POR DIGNIDAD QUE RESPETE LAS MÍAS. QUIERO DECIRLE QUE YO NACÍ MUCHOS AÑOS DESPUÉS DEL TRIUNFO DE LA REVOLUCIÓN CUBANA Y HE CRECIDO Y VIVIDO EN CUBA DURANTE TODO ESTE TIEMPO. HE PASADO TODOS LOS TRABAJOS Y VICISITUDES QUE ENFRENTAMOS TODOS, INCLUYENDO A MIS HIJOS Y CUANDO VEO LAS PALMAS Y LA BANDERA CUBANA, SE ME APRIETA EL PECHO Y SE ME HUMEDECEN LOS OJOS. SIN DUDAS SUS SENTIMIENTOS Y LOS MÍOS NO TIENEN LOS MISMOS VALORES. NO ,OBSTANTE RESPETO SU CRITERIO PERO CON LOS DE ESTE PUEBLO NO SE META. GRACIAS.

  • Andrés Dovale Borjas dijo:

    El Socialismo es un modo de producción diferente y superior al Capitalismo. En el Socialismo no debe existir el trabajo asalariado, mucho menos para particulares. El Socialismo es una sociedad de productores libres asociados. Hasta el presente ningún país ha desarrollado el Socialismo. No sigan definiendo como Socialismo a lo que no lo es porque seguirán dando argumentos a quienes combaten al Socialismo por lo que no es.

  • ManuelB dijo:

    Gracias Sachiel, por defender la UNIDAD. Es verdad que Cuando hay Juventud Hace Falta la Experiencia. LLega la experiencia Y hace Falta Juventud, como nos Dijo el Comandante Almeida. Pero Son momentos de Definición, Combate y Decisiones; donde la Soberanía,la Independencia y la Libertad es lo ESENCIAL. LA PATRIA ES LO PRIMERO . Y las diferentes formas de enfocar los Problemas tienen Solución. GRACIAS NUEVAMENTE Y A SENELIO, EL GUAJIRO DE CHAMBAS, POR LA ATENCIÓN A MI ESCRITO. MANUELB, ESTÁ EN LA PRIMERA LÍNEA DE COMBATE; SE LO ASEGURO. El español es muy Amplio y tiene muchas Formas de interpretarse. Saludos.

  • Eva dijo:

    Estimado Randy, lo felicito por su articulo.
    Aprovechó la oportunidad para proponer que se analice a las instancias necesarias la necesidad de incluir en el sistema de enseñanza Secunarias, Técnico. Medios y Pre cómo está estructurado nuestro sistema electoral, como funciona, por qué es verdaderamente democrático, sus semejanzas y diferencias con otros sistemas electorales en el mundo.
    Los más jóvenes deben llegar a su edad electoral conociendo bien este tema.
    También consideró deben ser estudiados por todo el pueblo pero muy especialmente por los jóvenes de estas mismas edades con gran profundidad los discursos recientes de Raúl y Díaz Canel y se apoyado este estudio con videos y artículos hermoso que por estos días han sido publicados por Cubadebate que pueden ayudar a comprender bien quienes somos , de donde venimos y a dónde vamos. Muchas gracias

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Randy Alonso Falcón

Randy Alonso Falcón

Periodista cubano, Director del portal web Cubadebate y del programa de la Televisión Cubana “Mesa Redonda”. Cursa el Doctorado en Ciencias Políticas de la Universidad de La Habana. Correo: editor@cubadebate.cu En Twitter: @RandyAlonsoFalc

Vea también