Inicio » Noticias  »

Diario de El Paso: Preguntas vulgares

24 febrero 2011 | 15

dibujo-cortePor José Pertierra

Febrero 23, de 2011.  El Paso, Texas.- Concluyó el testimonio del inspector cubano, Roberto Hernández Caballero, en el caso USA v. Luis Posada Carriles.

A través de las declaraciones de Hernández Caballero durante los últimos tres días, la fiscalía logró el propósito de establecer el hecho de que en 1997 ocurrió una serie de explosiones en La Habana. Que una de las explosiones resultó en el asesinato de Fabio Di Celmo el 4 de septiembre de 1997 en el Hotel Copacabana y que otras resultaron en heridos y daños materiales.

El testigo cubano declaró de manera concreta, coherente y creíble durante los tres días que permaneció en el estrado.  El abogado defensor de Posada Carriles trató de impugnar su credibilidad durante dos días de intensos contra-interrogatorios, pero no logró perforar la franqueza que el testigo le transmitió al jurado.

DARDOS VENENOSOS

El abogado Arturo Hernández le lanzó al testigo cubano incesantes dardos venenosos, más parecidos a los que vuelan en los cafés de la Calle 8 de Miami que en un tribunal federal de los Estados Unidos.  En varias ocasiones, el abogado miamense, quien pronuncia su propio nombre y apellido como Art Jernandes, se le plantó delante al testigo, en pose solariega, abrió el saco de su traje, puso sus puños en la cintura y le disparó una serie de preguntas bravuconas. Por ejemplo, “¿No será cierto que usted no es un investigador verdadero, sino un oficial de la inteligencia cubana?”, le espetó.

El teniente coronel Roberto Hernández Caballero respondió a las saetas del abogado de Luis Posada Carriles con altura y dignidad.  ”Soy un investigador”, dijo. Utilizando una fotografía de los daños causados por una explosión en el Hotel Nacional, Jernandes le preparó una emboscada al testigo cubano.  Pero la zancadilla que quiso hacerle al testigo fracasó, porque estaba preñada de la ignorancia de los quienes conocen a Cuba solamente a través de los medios informativos de Miami.

“¿Es esta la misma fotografía que usted identificó anteriormente?”.  El Teniente Coronel cubano fijó una mirada al abogado y otra a la foto.  ”Correcto”, respondió.  ”¿El hotel donde usted dijo que ocurrió una explosión el 12 de julio de 1997″. “Sí”. “¿Pueden los cubanos regulares (sic) ir al Hotel Nacional sin pedir permiso?”. “Sí”. ¿Pueden los cubanos regulares (sic) pasar la noche en un hotel cubano sin pedir permiso?”. “Sí”. “¿No es un hecho que los cubanos regulares (sic) no tienen acceso a esos hoteles?”. “No”.”¿Pueden los cubanos tener computadoras?”.

Ahí el fiscal Timothy J. Reardon interrumpió y se quejó ante la Jueza Kathleen Cardone d que las preguntas no eran pertinente al tema de este juicio que es si Luis Posada Carriles le hizo declaraciones falsas al gobierno de los Estados Unidos.  La jueza le dio la razón a Reardon  y le dijo a Jernandes: “move on“.  Es decir, que ya era hora de que cambiara de tema.

UNA CATEDRA DEL ABOGADO DE POSADA CARRILES

Casi todos los estadounidenses alardean de que su sistema jurídico es el mejor del mundo.  Sin embargo, en los Estados Unidos el litigio no necesariamente es una pesquisa hacia la verdad.  Los estudiantes de Derecho en este país aprenden enseguida que la tarea del abogado defensor es confundir al jurado y tergiversar la evidencia.  Art Jernandes asimiló esa enseñanza muy bien.  Sabe como convertir una pesquisa seria en algo grotesco y ridículo.  Hoy nos ofreció una cátedra de cómo enmarañar las evidencias.

Cuba le entregó a la fiscalía estadounidense informes detallados sobre las investigaciones realizadas en el año 1997 en relación con la serie de bombas que estallaron en La Habana.  La fiscalía presentó algunos de esos informes al Tribunal Este en El Paso.  También presentó un testigo presencial, el Teniente Coronel Roberto Hernández Caballero, que declaró que las fotografías que forman parte de la evidencia del caso son “verdaderas y fieles representaciones de los hechos” que él presenció en las escenas de los crímenes.

Sin embargo, el abogado defensor de Luis Posada Carriles dedicó toda la mañana a tratar de demostrar que las fotografías no muestran lo que parece, y que el testigo presencial no es fiable.  El abogado resaltó, fuera de contexto, los informes de nueve de los sitios donde explotaron las bombas en 1997, para probarle al jurado que la firma del investigador Roberto Hernández Caballero aparece solamente en uno de ellos: en el que tiene que ver con la investigación realizada el 12 de abril de 1997 en el Club Aché del Hotel Meliá Cohiba, lugar que el abogado miamense mal pronunció constantemente, llamándolo el Clob H del Joutel Melía Cojiba. Uno por uno, Jernandes sacó los informes parciales de la investigación.

“Les muestro el informe investigativo del incidente en el Joutel Traiton (así pronunció el Hotel Tritón): ¿Está su nombre en el reporte?”  Le preguntó sobre los informes del Capri, el Nacional, el Sol Palmeras, el Chateau Miramar, la Bodeguita del Medio.  Uno por por uno.  Así forzaba una serie de “no” que es lo que buscaba. para que el jurado se llevara la falsa impresión de que las explosiones no ocurrieron o que el investigador cubano cometió perjurio durante su testimonio anterior.

“SI USTED FUERA TAN AMABLE…”

“Si usted fuera tan amable de mostrar el informe completo, usted verá mi nombre”, reaccionó el inspector cubano.  El abogado de Posada Carriles no fue amable en lo absoluto.  En vez de mostrar el informe completo, le lanzó un “¿No será cierto que su nombre no aparece en esos informes porque usted no es un inspector, sino un oficial de la inteligencia cubana?”

“No”, le respondió pacientemente el inspector cubano y volvió a decirle que el informe completo tiene su nombre, porque como jefe tenía varios equipos a su encargo, quienes realizaron la investigación.  ”Eso no quiere decir que no vi, que no observé”, añadió el testigo. “Mire, yo soy el jefe.  Voy a la escena del crimen, la veo, doy órdenes”, declaró el inspector, “pero tengo a otras personas que administran diferentes aspectos de la investigación”.

Cuando le tocó el turno al fiscal Reardon para volver a interrogar al testigo cubano, el fiscal regresó a las fotos de las escenas de los crímenes.  Son muy importantes, porque son las que sirven como evidencia para demostrar que estallaron varias bombas en La Habana en 1997.  Reardon mostró foto tras foto al testigo, y le pidió que le dijera a “las damas y los caballeros del jurado si esas escenas de crímenes fueron las que él había presenciado con sus propios ojos”.  ”Sí”, respondió el inspector a todas las fotos que le mostraron.

El abogado de Posada Carriles entonces se levantó y se dirigió a las fotos de la escena del asesinato de Fabio Di Celmo el 4 de septiembre de 1997, en el Hotel Copacabana, o como lo llamó Art Jernandes-el Joutel Coupa.

SILLAS DE MIMBRE

Interrogó al inspector cubano detenidamente sobre las sillas de mimbres que aparecen en las fotos junto a la sangre que dejó el cuerpo de Fabio Di Celmo.  ”El supuesto charco de sangre”, dijo cínicamente el abogado de Luis Posada Carriles.  ”¿No le parece raro que la explosión puede destruir la madera pero no haber afectado las sillas de mimbre?”, le preguntó señalando a las sillas que aparecen paradas en la fotografía.  Le sorprendió la respuesta del testigo.  ”Las sillas de mimbre son huecas y por eso las ondas de la explosión no las lanzaron al piso”, dijo el inspector cubano.  ”El mimbre siendo hueco no es como la vela de un bote que recibe el viento. Además, el hotel es un lugar relativamente abierto”, añadió.

A pesar de la explicación del inspector, el abogado siguió insistiendo en el tema, insinuando al jurado que las fotos de la escena del crimen en el Copacabana eran montajes y no reproducciones verídicas del hecho.

EL JURADO

Varias veces, el abogado defensor volvió al tema y el testigo siempre le respondía igual.  Miré hacia los integrantes del jurado.  Habían dejado de tomar notas.  La de la camisa blanca en la primera fila se restregaba los ojos.  La gorda se estiró y bostezó, y el afronorteamericano de la segunda fila, que siempre parece estar más atento que los demás, miró incómodo su reloj del pulsera.  ¿Qué pensarán sobre este litigio de nunca acabar?

¿Y QUE HACE POSADA?

Mientras tanto, Luis Posada Carriles -el acusado de perjurio en El Paso- dormía como un bebé.  Se animó bastante durante los recesos, cuando sintió movimiento a su alrededor.  ”Vamos a ver, vamos a ver”, se levantó diciendo en voz alta durante una de las pausas.

El jurado solamente observa a Posada Carriles durante el tiempo que ellos están en la sala judicial.  Ve a un acusado que se queda tranquilito en su silla, en la que acostumbra a dormir todos los días.  Estoy seguro de que los integrantes del jurado lo escuchan cuando ronca y lo ven cuando despierta, generalmente limpiándose un hilo de saliva con el pañuelo blanco que carga.  Pero ellos no lo ven caminar a paso rápido en los pasillos de la corte, con sus papeles y su bolsita de plástico. No lo ven de lo más animado conversando con los abogados o los asistentes.  ¿Será por esa visión lastimosa que transmite en corte que sus abogados no lo despiertan?

CIERRA EL TELON

La puesta en escena del abogado de Posada Carriles a Roberto Hernández Caballero terminó de forma antológica.  Con bombos y platillos, con una catarata de preguntas para ofuscar al jurado. Las preguntas no son evidencia, pero pesan: “¿Cuándo usted se reunió con los fiscales en Cuba, qué le prometieron?”"¿Participó en algunas negociaciones sobre los términos de su testimonio?”"¿No es un hecho que el gobierno de los Estados Unidos está pagándole sus gastos durante su estancia en este país?”¿Le ofrecieron alguna inmunidad a cambio de su testimonio aquí?  Sí o no”. ”¿Sabe usted lo que es una respuesta bajo juramento?” “¿Sabe usted lo que es un juramento?” “Le hicieron aquí preguntas cuyas respuestas fueron bajo juramento, ¿sabe usted que repuestas ofrecidas bajo juramento lo exponen a una sanción de perjurio?” “¿Se siente usted libre para contestar preguntas sobre Cuba?” “¿Dijo usted la verdad cuando declaró que los cubanos pueden ir a los hoteles libremente?”

Creo que no es necesario contar cómo respondió este ecuánime Caballero.  Rara vez he visto ante un jurado un testigo tan coherente y seguro.  Solo reproduzco cómo terminó su testimonio: “Lo único que me ha pedido Estados Unidos es que venga a decir la verdad sobre mis investigaciones en el caso las bombas que estallaron en La Habana”.

Mañana testifica la médico forense cubana, Ileana Vizcaíno Dime, sobre la autopsia que le realizó a Fabio Di Celmo.  Ya les contaré.

*José Pertierra es abogado y tiene su bufete en Washington. Representa a Venezuela en la extradición de Luis Posada Carriles.

Se han publicado 15 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • OLIMPIO RODRIGUEZ SANTOS dijo:

    Arturo Hernández no ha quedado bien parado en el juicio y a Posada no le ha quedado otra alternativa que drogarse para dormir en la silla de acusado, pero no como un niño, sino como una enroscada serpiente

  • Mariana dijo:

    Es penoso el circo que deja armar la jueza.

    Con dignidad se responde, como lo hizo Caballero, pero al final, los intereses de propios prevalecerán. Como hemos visto la jueza no le pone una correa muy justa a “Jernandes” y está mordiendo al jurado sin que se den cuenta.

  • gladys regina dijo:

    De cada cual segun su capacidad,como si no iban a ser las preguntas de Art? El titulo de este articulo da la respuesta.
    No se como se escoge un fiscal o un defensor en un juicio de esta indole,pero estoy segura de que un abogado norteamericano que se respete,y que respete lo que el representa,jamas aceptaria defender un acusado con semejantes antecedentes,aun si lo acusan de violar la Ley del Transito.
    Por eso,si los escogen o no,solo un anticubano decidiria hacerse cargo,e iria bien “armado” a defender la causa de pc,no sus mentiras piadosas,valiendose para ello de cuanto madero encuentre a su paso para agarrarse,cuidado!no todos los maderos resisten el peso de tanta evidencia,la verdad saldra siempre a flote,aun creo que exista Justicia en este mundo y la jueza Cardone,se decida a aplicarla.

  • Manuel C. Rodriguez dijo:

    ¿Hasta cuando será el Circo del Payaso Posada?
    Aunque ya no se sabe quien es más payaso, si posada o quienes pretenden juzgarlo.
    No creo que ese asesino siga suelto.

  • maria dijo:

    Creo que el testigo contesto todas las preguntas con mucho profecionalismo y respeto ,pero talmente parece un juicio a cuba y no a un terrorista ya que las preguntas que hizo el abogado de el Terrorista y acesino de Carriles estaban fuera del caso y espero que se haga justicia a aquellos que han fallecidos por causa de este asecino cobarde sinico y mentiroso

  • Juan Castro dijo:

    Diario de El Paso Texas.

    No me cabe la menor duda de que el rídiculo Art Jernandes traía los efectos etílicos del día anterior.
    Con su descabellado interrogatorio trata de confundir al jurado, porque al gran testigo no lo confunde quien contesta con toda propiedad y como un verdadero CABALLERO.

    Gracias Pertierra y seguiremos atentos al desenlace de El paso Texas.

    Con saludos
    Juan Castro
    Mexicano…

  • cari dijo:

    HASTA CUANDO TENDRAN MONTADA LA OBRA DE TEATRO DEL PALLASO POSADA
    ES PENOSO COMO TRATAN DE TRADIJERSAR LA VERDAR, PERO SALDRA AL CLARO QUE CLASE DE ASECINO INTERNACIONAL ES.

  • Segundo Suárez dijo:

    Este abogaducho hace lo suyo.
    Quien no lo hace es el gobierno.
    Con este show montado y sus vericuetos no se puede olvidar que el viejito por ahora es sólo un mentiroso.
    JUZGAR AL TERRORISTA POR TERRORISTA.
    LIBERTAD A LOS CINCO.

  • Carlos Perdomo dijo:

    Gracias a Pertierra por sus informaciones, por el Diario de El Paso. Sugiero que este testimonio pase a formar parte de la historia de las luchas de nuestro pueblo y sus hermanos en contra de la mentira, del terrorismo, del crimen organizado y financiado desde los EEUU.
    Sugiero, si fuera posible y si se pudiera contar con las imágenes del juicio, sobre todo las correspondientes a los días en los que han intervenido como testigos nuestros compañeros cubanos, pasarlo por la Televisión Nacional, quizás en Mesa Redonda u otro espacio habilitado para ello. Valdría la pena, son espisodios de nuestra lucha que poseen un elevado valor histórico por lo que significan.

    El tal abogado defensor, “Art Jernandes”, es el clásico abogado del diablo. Hay que ser muy cobarde para hablar toda esa tira de ideas infundadas, provocadoras y descaradas, que solo las dice porque está en ese lugar actuando y la Ley lo preserva. Sería bueno que en esos mismos términos se dirigiera a alguno de nosotros fuera de ese recinto, no ya al compañero cubano que actuó como testigo, para que de verdad sepa lo que es valor y dignidad, seguramente podrá hablar perfectamente el español y quien sabe si chino. Lo que si es seguro que nunca más en su triste y puñetera vida se le olvidará lo que es un cubano digno; uno de esos, que como el compañero Roberto Hernández Caballero, conoce verdaderamente lo que es la verdad, el honor de representar a su pueblo y la lealtad a sus principios.

  • bernal dijo:

    ¿Nadie recuerda que hoy se conmemora un aniversario mas del reinicio delas Guerras de Independencia en Cuba?

  • Jorge LGuerrero dijo:

    Gladys Regina,un saludo pero lamentablemente en EE.UU, la JUSTICIA esta presa,alli la INJUSTICIA es la que gobierna,en otros muchos lugares del orbe ,si estoy convencido que aun existe la justicia. Por otro lado no este convencida que en EE.UU existan abogados dignos alli el billete es el amo,alli la etica en todos los campos,es despreciada por DON DINERO,el abogado gringo,si ve dinero en abundancia a granel,defienden al mismisimo asesino de su madre,INCREIBLE PERO CREALO.

  • Randy Aguila Valdivieso dijo:

    Gracias al compañero Roberto Hdez Caballero por no caer en el juego sucio y haber mantenido en todo momento su fortaleza mental y su ecuanimidad, dió una clase magistral de respeto a los principios de nuestro pueblo y de la verdad algo que por lógica no conoce el señor abogado defensor. Lo lamentable de esto es que el sistema judicial de ese país le permite embarrarse a él y al resto de los representantes de esa supuesta democrácia.Una vez mas queda demostrada nuestra superioridad en el área de las ideas. Le pido a la compañera Vizcaino que también se llene de sabiduría para soportar la jornada de mañana y que desde aquí la estaremos apoyando.

  • KARLA dijo:

    Hoy 24 de febrero es un día especial, pues todos los cubanos recibimos con alegría la gran noticia que Hernández caballero pudo, después de muchas trabas, concluir su testimonio.

    Mas que noticia lo tomamos como un regalo para todos los cubanos y en especial para los que hoy cumplen un aniversario mas, los trabajadores de las comunicaciones, no hay que olvidar que gracias a ellos recibimos por este y otros medios las intervenciones de Pertierra, dándonos a conocer lo que sucede a diario en el paso.

    Esperemos que todos los testigos terminen de testificar sin más interrupciones, que pronto puedan regresar sabiendo que, el solo hecho de lograr exponer sus testimonios, frente a un jurado norteamericano es, sin duda, otra victoria al imperialismo.

    Las Irrefutables pruebas, están sobre la mesa, ahora solo resta que se haga justicia.

  • JAMP dijo:

    Esta radiografía de un juicio en una corte norteamericana debiera servir de guión para una película sobre el sistema judicial norteamericano. Casi todas las que se facturan sobre ese tema, muchas de ellas proyectadas en Cuba, brindan una visión muy diferente de lo que es la justicia en el “Number One Country”. Las bajezas, triquiñuelas y acciones ofensivas y sin ética de este abogado Jernández no se ven a menudo reflejadas en pantalla, tan bien como en esta crónica del juicio contra Posada.

  • jorge de la rosa dijo:

    Terrorista, a ser juzgado por lo que es realamente. Terrorista, Asesino.

Se han publicado 15 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

José Pertierra

José Pertierra

Abogado que representa al gobierno de Venezuela para la extradición del terrorista Luis Posada Carriles. Tiene su bufete en Washington DC.

Vea también