Imprimir
Inicio » Especiales, Cultura  »

La fiebre del ajedrez

| 24 |

Fotograma de la serie Gambito de dama. Imagen: Netflix.

Vista recientemente en nuestra televisión, Gambito de dama (NETFLIX) ha sido mucho más que una realización reverenciada mundialmente gracias al eficiente cóctel de historia de superación, y al feliz desempeño de la actriz Anya Taylor-Joy como Beth Harmon, la huérfana que llega a colocarse en planos estelares del ajedrez mundial; un extra, el de la serie, que se sitúa en el ámbito de la repercusión social, por cuanto el gusto por el llamado juego ciencia ha vuelto a motivar a millones de personas.

Las cifras aleatorias a la serie son impresionantes y, al interpretarlas, no pueden olvidarse factores como el aislamiento provocado por la COVID-19, las posibilidades de la era digital y el terreno ablandado por filmes como El caso Fischer (2014), drama biográfico interpretado por Tomey Maguire, en el que se narra el encuentro por el campeonato mundial sostenido en 1972 entre el estadounidense y el ruso Boris Spassky –con la Guerra Fría como telón de fondo–, época de tensiones entre Estados Unidos y la Unión Soviética que disparó el interés por el ajedrez y su cine, y es reflejada, igualmente, en Gambito de dama, aunque de una manera menos maniquea que otra veces.

Pero volvamos a las cifras, luego de que el éxito de audiencia de Gambito de dama volviera a desempolvar tableros: se estima que las ventas de juegos de ajedrez tuvieron un incremento del 250 %, mientras que profesores expertos fueron recabados en las redes sociales para desentrañar entuertos y las partidas, vía internet, con rivales de cualquier lugar del mundo, crecieron en un 160 % en relación con 2019.

Google, por su parte, informó que la demanda de la palabra ajedrez se duplicó y que la búsqueda «cómo jugar ajedrez» alcanzó su mayor reiteración en los últimos nueve años. Lo mismo ha sucedido en la procura de libros especializados y la Federación Internacional de Ajedrez ha dicho, frotándose las manos, que espera que los programas escolares de sus países miembros se incrementen en este 2021 de 30 a 50 millones de estudiantes. «Lo importante es saber aprovechar el instante y crear planes, de manera que ese interés no se pierda», recalcaron representantes de la entidad.

Las cifras continúan y hacen pensar en otros momentos de la historia del ajedrez que levantaron un entusiasmo general, y en tal sentido los cubanos recordamos, de manera especial, la xvii Olimpiada Mundial de Ajedrez, celebrada en La Habana, en 1966, con cifra récord de 52 equipos y un día de apoteosis nacional cuando Rogelio Ortega derrotó al belga Josef Boey, lo que motivó la clasificación de nuestro conjunto a la ronda final del grupo a, acontecimiento que solo había tenido lugar en Buenos Aires, 1939, con un equipo encabezado por José Raúl Capablanca.

Al hablar de Capablanca y del cine y de ese entusiasmo por el ajedrez que periódicamente salta a la palestra, cabe recordar que el gran campeón tuvo un papel importante en el clásico La fiebre del ajedrez, comedia silente con una actualidad impresionante, realizada a partir del Torneo Internacional de Moscú de 1925, que reunió a la crème de la crème del momento. Jugadores que por entonces gozaban de una popularidad semejante a la de una estrella de cine, o del rock actual y con Capablanca a la cabeza de ellos.

La fiebre del ajedrez es el primer filme de ficción de Pudovkin, uno de los grandes del cine soviético que hace gala aquí de un montaje dinámico surgido de la escuela del maestro Lev Kuleshov. En veintitantos minutos aparecen escenas recreando a los jugadores más importantes y, a la par, una imaginativa y muy cómica historia de amor: el protagonista es un apasionado del ajedrez, que olvida incluso la hora de matrimoniarse por estar jugando en la calle, y su prometida, una enemiga a muerte del mundo de los trebejos. En los finales, ella, frustrada, conoce a Capablanca, que acorde a cierta fama comienza un galante flirteo y la invita a verlo jugar. Una vez en el salón de la contienda, la mujer se reencuentra con su novio y, apasionada por la pasión que ha visto en torno al ajedrez, lo acepta y lo besa.

Momentos estelares de una fiebre por el ajedrez que ahora se repite, solo que, como nunca antes, a partir de una heroína de la ficción a la que brillantemente le otorga vida en Gambito de dama la actriz con raíces argentinas Anya Taylor-Joy.

Millones de espectadores han solicitado una segunda parte. Y aunque ya los productores dijeron que no, en estos menesteres nunca se sabe.

(Tomado de Granma)

Se han publicado 24 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • JorgeSS dijo:

    De nuevo con la bendita serie. Por cierto la TV creo que la puso de maratón en el feriado. No se podría haber puesto por Telerebelde en días separados al ser este el canal deportivo??
    Cuando podrían hablar de la serie Cobra Kai, la continuación de Karate Kid, reciente su 3era Temporada. Una genial puesta en escena, y contar con la suerte de que la mayoría del elenco original de la película estaba en activo para volver a representar sus respectivos personajes. Toda una curiosidad. Espero me publiquen.

  • Juanjo dijo:

    La serie no tiene nada de extraordinario. Bien hecha, sin más. No tiene ningún conflicto que estremezca. No se puede comparar ni con Breaking bad ni con GOT.
    Pero no se le podía pedir más al 2020.
    Se agradece después de todo.

    • J.H. Llanes dijo:

      "Gambito de Dama" es una serie bien producida, pero en lo personal creo que solo hasta ahí. Una buena serie, pero no excepcional. En el accidentado año 2020 se estrenaron temporadas de series, a mi entender, con mayor calidad que esta que hablamos. Por citar ejemplos: "Better call Saul" (temporada 5) de AMC, "Westworld" (temporada 3 y exhibida por Multivisión en un horario irracional para sus posibles seguidores y con la absurda traducción de su nombre a "Almas de metal") o "The Boys" (temporada 2) de Amazon Prime, que representa una crítica al capitalismo y a la globalización desde una argumento de superhéroes (se la recomiendo a cualquiera, nada que ver con los blockbusters de Marvel o DC).
      En fin, Netflix hizo de las suyas con sus algoritmos inteligentes y vendió un producto a mayor precio del que realmente tiene, algo que es muy común en esta productora.

  • Antonio dijo:

    Que bueno que sea así la serie para mi estuvo buena y la disfruté como ajedrecista que soy. Tuve la fortuna de participar como árbitro en la olimpiada de ajedrez de la habana en el 1966 (pertenecía al equipo de estadísticas encabezados por el sr. aleman, el mismo que formó parte del equipo de Capablanca en Buenos Aires, que clasificaban las aperturas de los partidos. diarios para poder publicar al siguiente día los boletines diarios de las rondas

  • Antonio dijo:

    Fue una olimpiada excelente organizada y el primer evento mundial después del triunfo revolucionario son recuerdos imborrables gracias por la serie de nuevo ojalá le busquen uña continuidad

  • Edmundo Palma dijo:

    Me encantó la serie

  • frank dijo:

    Ojala en Cuba se vuelva a empezar a vender juegos de esta indole. Desde hace mucho tiempo eso estar perdido, de las casas, tiendas y escuelas

  • Rafcuba dijo:

    Saludos, vi el filme y realmente esta muy interesante y muy bien realizado

  • Ayip dijo:

    Una excelente serie se las recomiendo

  • Njulio dijo:

    Hola Rolando, saludos para usted.

    En el maratón de miniseries del día 24 quede prendido por esta. Creo que es una que atrapa fácilmente y donde el deporte ciencia es el invitado de honor. La admiración alrededor de la protagonista por su competencia como genio del ajedrez acompasada con los vistazos a su vida nada tranquila, surten el efecto de un producto reclamable. Quizás sea el ajedrez el deporte menos versionado en el cine y la televisión, por ende el mas demandado en cuyo auxilio nos llego Gambito de Dama.

    Me encanto la actuación de la protagonista, en mi punto de vista de espectador sin grandilocuencias ni exageraciones, mas bien fluida, revistiendo una historia bien contada y presentada. Fotografía excelente y movimientos de cámaras calculados con precisión apoyan el dramatismo de los matches, dejando que el suspenso de los desenlaces de estos, despierte la adrenalina del televidente.

    Aunque segundas partes...tiene Netflix la posibilidad de desmentir el dicho. Los que amamos el deporte de las 64 casillas y las buenas producciones, lo agradeceríamos.

    Saludos y cuídese.

  • Olicen dijo:

    buen articulo, esta serie la vi por el canal cubavision el mes pasado, diciembre, me encanto.

  • jr dijo:

    Una serie de 5 estrellas, se la recomiendo a quien no la halla visto, la pueden descargar en Picta.cu

  • cubano jeje dijo:

    Muy buena esta serie, la vi y es muy recomendable, pues ya se ve el record que tiene, y mencionan mucho al maestro Jose Raúl Capablanca.

  • Taran dijo:

    Siempre he lamentado que en nuestro pais, desde hace varios annos, sea imposible comprar un juego de ajedrez, uno normal asequible a todos, no una pieza de artesania para turistas extranjeros.

  • la mia dijo:

    Aunque es ficción se cree que estudiaron en algo la vida de nuestra campeona latinoamericana María Teres Mora, quien se dice le ganó a Capablanca una vez. Esta fue una gran maestra cubana del ajedrez de la que poco se habla

  • Pedrohr54 dijo:

    Pusieron esta serie en la TV cubana? A qué hora? Por qué no pusieron esta serie en un horario estelar? Por favor, reponganla que, hasta donde sé, la mayoría del público no la vio.

  • Javier dijo:

    Me gusto mucho la serie, excelente artículo.

  • Jorge13 dijo:

    Una de las mejores series. Vale la pena verla varias veces.

  • El timba dijo:

    Resulta muy triste que en nuestro país no exista ningún sitio online para jugar ajedrez. Para hacerlo tienes que salir a internet. Tengo un amigo que intento implementar un servidor, pero toda institución a la que escribió le ofreció su mejor indiferencia, la última fue el joven club. Es una pena porque con la penetración de internet que hemos alcanzado beneficiaria a una mejor difusión del deporte ciencia en Cuba. Pero bueno estamos acostumbrados a que si no recibimos la orientación de arriba no hacemos nada.

  • Yadian dijo:

    Por favor si la pudieran poner de nuevo

  • arawak dijo:

    Hay que hacer más por el ajedrez en cuba se está apagando, no hay posibilidad de juegos ni torneos abiertos desde mucho antes de la pandemia. Las academias cerradas, y este juego es un patrimonio de nuestro país. La serie excelente.

  • ynr dijo:

    nadie se entero que la dieron por TV,al igual que Fargo transmitida por el HD y ya que repiten tantas cosas por que no repetir Los sopranos,por cierto Rolando me gustaria ver en su espacio alguna pelicula de Sion Sono,El club del suicidio,La estrella susurante,Antiporno

  • alvano dijo:

    Creo que la serie es muy buena; lo califican los ratings que se fueron por la nubes con ella. Las actuaciones estelares y el guión muy bien hilvanado. Si hay conflictos psicológicos interesantes en los personajes y es un muy buen homenaje a grandes figuras del ajedrez que se mencionan en la misma como nuestro Capablanca, Lasker, Alekhine, Murphy entre otros. Netflix dio en el clavo en esta entrega. Yo personalmente empecé a ver el 1er capítulo y no pude parar hasta el 7mo de una tirada. Mis parabienes.

  • bustamante dijo:

    Buenas tardes quisiera decir que realmente es una super serie a mi me encanto, pues es increible ver lo intensa que puede ser la vida de las personas que se dedican a este deporte, Muchas Felicitaciones

Se han publicado 24 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rolando Pérez Betancourt

Rolando Pérez Betancourt

Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana en 1973. Graduado de francés en los Institutos de Comercio Exterior y de Relaciones Exteriores. Premio Nacional de Periodismo Cultural José Antonio Fernández de Castro (1999), Premio Nacional de Periodismo José Martí a la obra de la vida (2007). Periodista del Periódico Granma. Atiende el programa semanal “La séptima puerta”. Es uno de los más agudos críticos de Cine de Cuba.

Vea también