Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

¡Solavaya! y otras consideraciones

| 62 |

Foto: Archivo Granma.

Si bien con la llegada de la Revolución ningún presidente de Estados Unidos exhibió su mejor cara, a este que está a punto de irse habrá que despedirlo con un sonoro ¡solavaya!

Su rabia, distintiva de una casta que se alimenta del culto a la arrogancia, lo ha hecho merecedor del mayor repudio por parte del pueblo cubano. Simplemente, no hay quien se lo trague.

Y sin embargo, tanto afuera, como aquí adentro, no faltarán quienes lloren (ya están llorando) su partida, pues ella pudiera significar, además del comedimiento financiero en favor de una envejecida “causa cubana”, el desinfle de un sueño largamente acariciado.

No hablo solo del belicoso de San Isidro visto en la televisión masticando palabras como si fueran cristales para proclamar en inglés su “Trump 20-20”, sino de otros más escolarizados, y no menos soberbios, que pensaron que con el trumpismo podían cerrarse las brechas de una contrarrevolución aupada eternamente desde el Norte, cuando todavía los soldados rebeldes estaban en las montañas,  y en las ciudades cualquier  joven “revoltoso” –como lo llamaban lo esbirros– valía menos que una bala.

Son muchos años tratando de dar sentido a actitudes inexplicables, como que una mujer negra, vestida de blanco, a tono con un grupo de damas que ella representa y que –está probado– cobran por la bulla que hacen, llegue a Miami y, en el mismo aeropuerto, se desgañite pidiendo que no cese el bloqueo, se apriete el bloqueo, ahogue en vida el bloqueo a las mujeres y hombres de su país, incluyendo mi hijo (y muchos hijos) que ahora mismo se recuperan de una operación en un hospital cubano, donde los médicos se las arreglan para que no les falte nada y, si les falta, resolver de alguna manera.

Pero evitemos las emociones. Hace años, en un congreso de periodistas, medio en serio, medio en broma, dije que la culpa de las deficiencias que podía tener nuestra profesión la tenía el imperialismo. Ya la frase, de tanto utilizarse –no pocas veces con razón–, resultaba trillada y hubo risas. Recordé entonces que ha sido precisamente el acoso criminal de ese imperialismo el que obligó inicialmente a ser reservados, cautelosos, no ofrecer datos, contener las críticas a nuestros errores para “no darle armas al enemigo”, teorías y prácticas que, a la larga, se fueron entronizando y terminaron por hacernos daño, aunque de eso, por suerte, se va saliendo.

Un teórico defensor del liberalismo, Isaiah Berlin, amplio conocedor de la obra de Marx y Engels, recomendaba “leer al enemigo para poner a prueba la solidez de nuestra defensa” y poder “averiguar qué tienen de flaco, de débil o de erróneo las ideas en las que creo”.

Leo al enemigo y al que, no siéndolo, piensa diferente.

Llama la atención, sin embargo, que tanto lo que pudiera considerarse el “enemigo inteligente”, como el burdo, o el mero propagandista tarifado, suelen estar unidos por el mismo cordón umbilical de una intencionalidad desestabilizadora en lo que a la Revolución cubana concierne.

Para no hablar ya de las campañas apocalípticas, de las mentiras cotidianas y la manipulación de la verdad como lo más natural del mundo. O de la llevada y traída posverdad, enmascaramiento sensiblero encaminado a modelar la opinión pública y conducirla por un laberinto de tergiversaciones, donde todo lo que huela a socialismo es alma que se lleva el diablo: ¡Vade retro, Revolución!, que frente a ti todos los ataques son válidos.

Rialta Magazine es una revista digital donde leía interesantes trabajos sobre sociedad, arte y cultura. Sin abandonar su perfil ecuménico, la publicación empezó a llenarse de trabajos teóricos que, desde una discursiva artística, apuntaban directamente al corazón de la Revolución cubana: cine, literatura, artes plásticas, ríos de tinta, como se decía antes, no a partir de la ética razonable que aporta luces y convida al debate, más bien desde una intencionalidad conspiranoica de tintes políticos que empalaga a cualquiera que busque objetividad en los análisis.

Fue en esa revista donde me enteré de que Otero Alcántara era un artista. No en un trabajo, sino en varios y firmados por personas supuestamente avezadas en el terreno de la interpretación. Toda una orfebrería de la hermenéutica empeñada en hacer creer que, si una vez hubo una vanguardia transgresora, en ese mismo cauce contemporáneo clasifica el hombre de la bandera cubana defecando en un inodoro.

Palabras y más palabras, citas, artilugios del lenguaje, conceptos de extremidades torcidas, como si en un colchón de lucha libre tuvieran lugar los alegatos. Y mientras leía me acordaba del gran Caravaggio, tan escandaloso en la vida pública como en su obra, que sin ser un bocón fabricado para ¿cambiar sistemas sociales?, hasta con la policía se las tuvo que ver debido a su carácter irrefrenable. O en Dalí, acaso el más impúdico y extravagante de aquel grupo de genios donde Picasso revolucionaba. Artistas todos, claro.

“El ritmo de la historia de las artes no es sociológico ni político, sino estético”, dijo certeramente Milan Kundera, anticomunista y buen escritor.

¿Estética, arte?, cabe preguntarse, viendo desnudarse ruidosamente al hombre envuelto en la bandera, al que algunos especialistas le aplauden “artísticamente” cada contorsión o escandalito político que elucubra, y del cual se alimentan los cazadores del “infortunio cubano”, encargados de venderlo al mundo como si de un nuevo Caravaggio se tratara, mientras el bloqueo no es lo suficientemente impactante para aparecer en titulares.

Cierto que el arte y la cultura tienen complejidades que parecieran nunca dilucidarse porque los pensamientos aleatorios pueden ser tan múltiples como contradictorios, y está muy bien que exista ese conflicto intelectual que enriquece, pero el gato por liebre ofende y las ingenuidades se pagan.

Lo que no quiere decir que, en el río revuelto de jóvenes y menos jóvenes reunidos frente al Ministerio de Cultura, falten ideas y proposiciones dignas de ser discutidas sin perder la percepción necesaria para captar lo legítimo, apartar la hojarasca, y frenar lo contrarrevolucionario.

Por todo ello, ¡solavaya! para el mandatario del Norte que se está yendo, y para cuantos, en el terreno del pensamiento y las acciones por venir, convierten la dichosa sinceridad de la que tanto hablara Rodin, en un engaño.

(Tomado de Granma)

Se han publicado 62 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Tod dijo:

    Buen artículo, pues por primera vez veo a un periodista reconocer que "no ofrecer datos, ocultar las críticas a nuestros errores" es algo que han hecho los medios de comunicación en Cuba.

  • Alejandra Zayda González Amador dijo:

    Excelente comentario.

  • Eugene de rastignac dijo:

    Rolando.el la época de caravagio no existía la policia.y en cuanto al sentido del arte,hay y espero que lo sepas,mucho arte antiguo nada estetico,sino trasgresor y conceptual(el bosco).y kundera es cuslquier cosa menos un buen escritor.

    • Juanm dijo:

      No existía la policía como concepto, pero si había una guardia que velaba por la ley y el orden. Señor de Rastignac, reproduce usted muy bien al arribista social ficticio nacido de la mano de Balzac, al detenerse en lo banal del artículo y no en la esencia de lo que trasmite.

      • FABIOMAXIMO dijo:

        MUY BIEN RESPONDIDO AMIGO JUANM.

    • Bosco dijo:

      Bueno, bueno,Eugene de rastignac, como policía es evidente que no, los carabineros surgieron casi 300 años después. Hablaríamos de una fuerza judicial, religiosa, católica... Y me apunto a comunicarle, a pesar de su disgusto, que sí, que Kundera no solo es un buen escritor, es un magnífico escritor que todos los años se nomina al Nobel.

  • Pablo dijo:

    Rolando, comparto lo dicho.
    Lamento, la conducta contemplativa y de apoyo de algunos artistas o intelectuales, de cierto reconocimiento y valía que escriben o dan entrevistas a medios internacionales diferentes.
    Ví el de una, que sinceramente no identifico por su obra, que le dió una entrevista a BBC news, que queda bien definida a favor de los mercenarios y comulgar e impulsa el cambio de sistema, de esa ni hablar el problema no es si son galgos o podencos.
    Ví un artículo de Ernesto Estaba, cineasta, que es una vergüenza. Una pieza bien estructurada, para demostrar que no hay bloqueo, que no hay un proyecto imperialista que establece, cómo liquidar nuestro sistema económico social, no denuncia la delincuencia y contrarevolucion, que como dice Abel, se coló en una parte de la intelectualidad y artistas, bajo el supuesto de un diálogo.
    Le hace el juego a los propósitos del imperio.
    Cuando los intelectuales y artistas de renombre y los críticos de nuestros medios, que defienden nuestro proyecto van a emplazar con argumentos en nuestros medios, esos planteamientos, platistad, como el de Darana. En Girón vinieron los canallas mercenarios pagados por mismo imperio, pero Miles de milicianos lo adversario en el campo de batalla, con las armas en la mano.
    Estos son también mercenarios, en vez de armas, tienen la voz y el lápiz, cuando actuarán los milicianos de la voz y el lápiz para defender la obra.
    Saludos.
    Pablo

  • Pablo dijo:

    Ernesto Darana, quice escribir.

  • Catalina dijo:

    Excelente anális Rolando, 100% de acuerdo con ese análisis.
    Sigo diciendo que la culutura, intelectualidad, espiritualidad, si bien son importantes, no ponen un plato a la mesa ni crean bienes materiales imprescindibles para vivir.No se pueden creer superiores.
    Y por supuesto SOLAVAYA !!!!! Señor Donald ( pato ) Trump.Te llegó la hora .

  • Blindado dijo:

    En todo esto hay algo que no acabo de entender.
    Comprendo que de alguna manera nuestro pueblo debe estar informado sobre el interés de terroristas cubanos-anticubanos en crear situaciones de inestabilidad social u económica en Cuba. Ta bien...,
    Ya sabemos que esos mequetrefes, esos grandes valientes detrás de las cámaras, en la comodidad de sus casas, bajo una alta impunidad ante el actuar de Interpol, ese Circo de perros sarnosos que compiten entre sí a ver cual ladra más, ya sabemos que usan las redes sociales para intentar llegar con su retórico y fracasado cacareo a diversos sectores de nuestra sociedad.
    Lo que No Entiendo es para qué utilizar nuestros medios de difusión estelares en repetir cuanto dicen esas lacras malnacidas, Nooo, prácticamente les estamos sirviendo como repetidores, Nooo. Dejen que sigan limitados a esos entornos y va que jode !!!!.
    Información Nacional, la imprescindible, porque tampoco nos estamos enfrentando a nada nuevo, es algo que nuestro pueblo conoce hace muuuuchos años y estamos preparados.

    • Anibal del Prado dijo:

      Blindado, con todo el debido respeto, discrepo de ese criterio. Me parece, y yo soy uno de los que ha criticado, quie en nuestros medios oficales muchas veces se publica una noticia o editorial o declaracion que equivale a "la tuya!!!" pero en ningun momento aparece ni nos enteramos cuando fue que nos mentaron la madre. Entonces yo creo que si es valido que los medios reproduzcan lo que estas personas mismas grabaron, filmaron, dijeron y que el pueblo sea el que saque sus propias conclusiones, con esta prueba, todo lo que se diga en su contra sera mas creible

    • Odalys dijo:

      Estoy de acuerdo en que se de toda la información posible al pueblo, mediante NUESTROS medios de difusión masiva.. es más creo q es MUY IMPORTANTE, pues mientras más claros seamos más rapido se cortan todo tipo de especulaciones y falsas noticias. Imaginese ud. si dando todo detalle, con pruebas suficientes.. es triste ver cómo hay personas que lamentablemente, justifican y aplauden los actos vandalicos.

    • Orlando dijo:

      Comparto la idea de poner por los medios nacionales lo que dicen y hacen los mercenarios a esto que ellos dicen y hacen hay que agregarle muy poco para que el pueblo se de cuenta del caracter, el estilo y los intereses de esta lacra.

  • Olivia dijo:

    Muy acertado su comentario. Cómo es posible que personas tocados por la sensibilidad del arte permitan que individuos de la calaña de Alcántara. No quiero vivir para ver la posibilidad de que ese tipo de individuos puedan formar parte de su vanguardia cultural. Por supuesto eso no sucederá porque aunque Trump se perpetuara en la presidencia del imperio este pueblo no lo permitirá. SOLAVAYA!!!!

  • Noslen AG dijo:

    Rolando leo siempre tus trabajos y estoy totalmente de acuerdo contigo.fuera,fuera y fuera trump.

  • Notsnow dijo:

    ¡Aleluya a la magistralidad de la reseña!

    • Tauriel dijo:

      Exacto me la llevo para compartirla en casa. gracias Rolando

  • Maria Teresa Castro dijo:

    Yo seguí eso de leer al enemigo para ver lo que piensan y analizarlo, sacar mis propias conclusiones..pero saben que?..me hastie de tanta basura los bloque a todos..

    • jk dijo:

      me pasó lo mismo. es que no tienen pegada, no tienen nada en el brazo, menos en el coco. seguirlos, tratar de pensar, analizarlos, termina empequeñeciéndome no solo en términos ideol´gicos o polítcos, simplemente en términos humanos, culturales, estéticos. que no me vengan a invitar otra vez a oirlos, "saber cómo piensan, etc". ya sé como piensan -- con el estómago y los verdes--; ya sé lo que quieren. no pierdo más el tiempo con ellos; para saber por dónde andan solo hay que ver a Trump, su amo.

  • Zuleyka dijo:

    Excelente. Muy oportuno en estos momentos; Ojalá lo leyeran quienes sueñan con el retorno al capitalismo en Cuba o peor, convertirnos en neocolonia del imperialismo.

  • FABIOMAXIMO dijo:

    ESE OTERO ALCANTARA NO ES ARTISTA COMO YO NI CANTANDO EN LA SCALA DE MILAN, SOY TENOR. NO TIENE CULTURA NI IMAGINACION PARA HACER UNA HUELGA DE HAMBRE BIEN FINGIDA, LO TENDRA DE ARTISTA.

  • María Teresa dijo:

    Lo mejor que he leído desde los críticos de arte. Bien por Rolando Pérez Betancourt.

  • ramon dijo:

    Doy gracias al autor por abandonar por un momento su especialidad en el séptimo arte y haber escrito este contundente artículo.
    Con él digo ¡Solavaya! a Trump y a sus lamebotas.

  • David dijo:

    Alto y claro.
    Esperamos que los intelectuales cubanos se vean reflejados en este artículo y no sigan escondiéndose tras la supuesta solidaridad artística.
    Es hora de saber quiénes están y quienes no.
    Es hora de que las opiniones no estén "subordinadas" a una invitación o a un proyecto financiero.

    • Lancero dijo:

      Saludos. Muy buen análisis,ojala escribiera con más frecuencia. La ingenuidad de estos artistas e intelectuales es en la mayoria de los casos,totalmente fingida,saben lo que quieren y lo que sucedió en el MINCULT lo evidencia ¿Por qué si quiero reclamar algo tengo que hacerlo en compañia deTania Bruguera y sus acólitos?No les interesaba dialogar iban por un cambio de sistema y punto. ¿Por qué Camila Lobon quién supuestamente iba a discutir sobre cultura le dijo al viceministro que estaba contra el gobierno?Después algunos muestran una inocencia extraña.

  • Arturo dijo:

    Excelente artículo, siempre te he seguido en los programas de cine y las intervenciones en reuniones y congresos de la Uneac, etc. Admiro tu valentía, tu calibre intelectual, claridad meridiana y fidelidad a toda prueba.

  • Matias dijo:

    Muy bueno, menos mal van apareciendo los verdaderos intelectuales para poner freno a la mentira. ¡Ya era hora!

  • Jose dijo:

    Una reflexión excelente de un intelectual

  • Pastor dijo:

    Finalmente y por suerte habló un peso pesado de la cultura cubana para decir lapidario.
    "Por todo ello, ¡solavaya! para el mandatario del Norte que se está yendo, y para cuantos, en el terreno del pensamiento y las acciones por venir, convierten la dichosa sinceridad de la que tanto hablara Rodin, en un engaño"
    Ahora no les quepa dudas hablarán otros. Aplausos a Rolando Pérez Betancourt

  • Orlando dijo:

    Cómo hay ideas y proposiciones dignas de ser discutidas que el autor no menciona, entonces sigue el mismo secretismo y ocultamiento que critica.

  • selma gonzalez espinosa dijo:

    Felicitaciones para Rolando Betancourt por su retrato de algunos de los "artistas" que de lo menos que tienen es de esa condición. Son artistas, pero de la farsa, de la mentira, que por suerte vamos descubriendo y sacando a la luz la verdad. Somos muchos Revolucionarios que por la edad y por circunstancias de la vida NADIE puede engañarnos, pero alertamos a los padres más jóvenes para que ayuden a sus hijos a transitar por el camino de la honestidad, el estudio y el trabajo.

  • Vian Valdes dijo:

    Formidable comentario este del periodista Rolando Perez Betancourt, lo felicito y uno a esta cubana expresión : ¡Solavaya a Puente Roto, porque nadie lo pasa!

  • OEscalona dijo:

    Un tiro de gracia esta reflexión de Pérez Betancourt con los puntos bien puestos en las ies.

  • Lancero dijo:

    Excelente.Ciertamente el dinero hace milagros,son capaces de convertir a un marginal como Otero Alcántara en un artista punto menos que genial,suciedad total.

  • Casandra dijo:

    Excelente artículo

  • Alejandro Fernández Costa dijo:

    ¿Y qué me dice,estimado Rolando,del performance de Otero metiéndose una botella por el ano? Por lo que fue bautizado en Youtube por el Guerrero Cubano como el Botellano.Para artistas como esos,¡solavaya!

  • Manolo dijo:

    NO PASARAN !! Y JUSTICIA PARA LOS INFRACTORES DE LA LEY.. SEAN PSEUDOARTISTA O MERCENARIOS.. NADIE PUEDE DENIGRAN ESA BANDERA POR LA QUE MUCHOS MILES MURIERON.

  • Marta dijo:

    Un comentario muy bueno excelente

  • kiril dijo:

    COMO SIEMPRE ROLANDO. MAGNIFICO.
    PATRIA O MUERTE A LOS MERCENARIOS QUE DISFRAZADOS DE ARTISTAS, LE HACEN EL JUEGO A LA CONTRAREVOLUCION.

Se han publicado 62 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rolando Pérez Betancourt

Rolando Pérez Betancourt

Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana en 1973. Graduado de francés en los Institutos de Comercio Exterior y de Relaciones Exteriores. Premio Nacional de Periodismo Cultural José Antonio Fernández de Castro (1999), Premio Nacional de Periodismo José Martí a la obra de la vida (2007). Periodista del Periódico Granma. Atiende el programa semanal “La séptima puerta”. Es uno de los más agudos críticos de Cine de Cuba.

Vea también