Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

“El diario de René”: Un hecho colateral al juicio, la cobertura de prensa

| 5 |

Debo estarle tomando el gusto a este diario, pues anoche pude haberlo dado por actualizado pero, de pronto, hoy se me ocurrió utilizar un espacio para contarte sobre un hecho colateral al juicio: la cobertura de prensa. Y heme aquí, tecleando de nuevo en este domingo 17 de diciembre, para referirme a las novelas que ha editado, a partir del caso, El Nuevo Herald, debidas a la pluma tarifada de su cuentero Rui Ferreira, cuyo nombre te prometo no utilizar en adelante en este diario.

Este asunto te toca de cerca en cierto sentido, pues en las conversaciones telefónicas que hemos tenido, te refieres a la poca información –yo diría poca y mala– que recibes de los cables de prensa a que tienes acceso, así que trataré de ilustrarte lo más posible para que sepas qué esperar o no del principal órgano “informativo” en español del gueto.

Como viviste aquí sabes a qué me refiero. Tú tuviste tiempo de leer El Nuevo Herald y de digerir su enfermizo enfoque respecto a Cuba, debido a su rendición incondicional ante las presiones de la Fundación Nacional Cubano-Americana. No te digo nada nuevo al comentarte que quien quiera que sea enviado por este periódico a cubrir el juicio, vendrá con una intención bien oscura.

Los primeros artículos dedicados al caso durante la primera etapa de selección del jurado, dieron una “información” general sobre cómo sería este proceso y acerca de los cargos en contra nuestra.

Fiel a su falta de rigor periodístico, ya al segundo día, es decir el 28 de noviembre, el diario dice que tanto yo como otros dos acusados no presentes estamos culpados de conspirar para el derribo de los aviones de Hermanos al Rescate y enfrentamos cadena perpetua, confundiendo así los deseos del periodista con la realidad.

El mismo artículo hace énfasis en nuestras supuestas intenciones de penetrar actividades militares estadounidenses, otra de las fantásticas invenciones con las que siempre se ha tratado de azuzar al gobierno norteamericano contra Cuba.

Tras dedicar un pequeño artículo, el 29 de noviembre, a la revelación de la identidad de Gerardo Hernández, el cronista comienza a merecerse el salario dando la voz de alarma, el 1ro. de diciembre, ante la sinceridad con que los jurados cubanos se estaban autoeliminando del panel. El párrafo introductorio augura que, si los cubanos no se ponen las pilas, se quedarán fuera del jurado.

Para echar leña al fuego, se afana en excitar los resentimientos que la intolerante mafia anticastrista había sembrado en la mente de potenciales jurados de otras etnias.

El 3 de diciembre vuelve a la carga con el tema étnico y, tras comenzar su columna tocando el tema del miedo que algunos jurados potenciales de origen cubano tenían a la reacción del exilio, de nuevo lanza la voz de alarma: “¡Cubanos, si siguen siendo sinceros se quedan fuera del jurado!”.

Tras este artículo se produjo el cambio de actitud, aquel lunes negro del 4 de diciembre, por parte de los candidatos cubanos, quisiera creer que un poco tarde.

Los últimos reportajes sobre la etapa de selección del jurado se dedicaron a ocultar la sistemática exclusión, por la Fiscalía, de cuanto jurado negro fuera posible, falseando la realidad de lo que pasó en la sala para acentuar la exclusión de cubanos por parte de la defensa. En este enfoque El Nuevo Herald no estuvo solo, pues The Miami Herald también se sumó, lo que hace pensar que la decisión estuvo más centralizada.

Una vez que comienzan los argumentos iniciales, el periodista hace mutis, de lo que se deduce que lo que está sucediendo en la sala no satisface las expectativas del cronista y sus capos. Razón de más para sentirnos satisfechos del resultado de los argumentos que hicieron nuestros abogados.

A partir de ese momento, el diario que ilustra e ilumina el intelecto de la ciudadanía miamense de habla hispana, compite en aburrimiento con lo que sucede en la sala de la Corte, trata de adelantarse a la Fiscalía en las elucubraciones sobre la evidencia, y crea su propia historia a partir de los centenares de objetos de todo tipo que se introdujeron como tal. Intuyo que en muchas cosas no está lejos de lo que la Fiscalía quiere lograr, lo que no es de extrañar, teniendo en cuenta que los valores humanos y la mentalidad del periodista y la de los fiscales no deben ser muy diferentes.

Fruto de este trabajo elucubrativo es el artículo sobre mí, publicado el pasado miércoles, luego de los argumentos iniciales de Philip, seguido de otro del mismo estilo dedicado a Guerrero.

Ambos están tan llenos de falsedades que no les dedico una palabra más.

Y para ponerle la tapa al pomo, un artículo de ayer hace una revelación sensacional. El periodista, al referirse a un papelito encontrado en casa de Gerardo donde aparecen las palabras alfa, beta, delta, omega y otras, termina con un verdadero alarde de talento y espíritu investigativo: ¡Según un especialista, se trata de letras del alfabeto griego!

Seguimos mañana lunes 18 de diciembre.

Al fin puedo hacerte el primer envío de este diario, pues Mirta partirá a Cuba el próximo viernes. Estoy poniéndolo en el correo ahora mismo, para que Roberto lo reciba con tiempo para dárselo a Mirta cuando coincidan en la visita del próximo jueves, último día en que ella vendrá a ver a Tony.

Sé que lo leerás y espero que lo disfrutes. Te lo estoy escribiendo con todo mi amor y al hacerlo pienso no solo en ti, sino también en las niñas, en el resto de la familia y en todos los que sé están junto a nosotros. He tratado de que quien lo lea nos acompañe, no solo en las audiencias de la Corte, sino también en nuestros pensamientos, estados de ánimo, esperanzas y determinaciones. Por eso lo seguiré escribiendo religiosamente, para transmitirles a ti y a todos el optimismo y los deseos de luchar que, te aseguro, no cederán, ni aun en los peores momentos en que la vileza se adueña de este proceso.

No creo tomarme ninguna atribución cuando te aseguro que estas palabras representan, sin el menor asomo de duda, el espíritu de todos nosotros.

Mil besos, 17 de diciembre de 2000.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Lokol dijo:

    Por qué el día 2 de diciembre no se publicó "El Dairio de René", me quede con las ganas.

    • Matojo dijo:

      A mi me sucedió lo mismo.

  • sira dijo:

    Desde que volvieron nuestros heroes espero que sean publicados sus diarios. No sé que sucede. Pensando en la imprescindible educación de nuestra juventud, estimo que su lectura formaría más conciencia y compromiso que otras modalidades del trabajo político ideológico. No podemos permitirnos que no se socialice sus experiencias entre la juventud. Es más sueño con cierto serial sobre los momentos que pudieran ser contados. Me gusto el estracto que se publica en sus páginas

  • Marcelo dijo:

    un abrazo desde Chile a un patriota e internacionalista cubano y de este mundo, es un placer leer sus escrito

  • liu dijo:

    Que pasa con el diario que no se publica todos los lunes lo busco

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

René González Sehwerert

René González Sehwerert

Es uno de los cinco cubanos presos en Estados Unidos por alertar a Cuba de acciones terroristas organizadas en territorio norteamericano. Su causa tiene un enorme solidaridad internacional. Fue condenado a 15 años de prisión.

Vea también