Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

El diario de René: En cualquier circunstancia el amor siempre vencerá al odio

| 1 |

El martes 20 de marzo llegamos a la sala para ver cómo la Fiscalía ha reaccionado ante la presencia del combatiente vertical en el vestíbulo, el día anterior. Ellos saben que las botas militares, el pantalón de camuflaje y el pulóver y gafas negras no sientan bien a su caso, y ya están cambiando activamente de cliente tras el paso de Basulto por el estrado. En este juicio todo está al revés, pues se supone que los fiscales sean los acusadores y, desde que comenzó todo esto en noviembre, se la han pasado defendiendo a alguien. Y cada vez gente peor.

Ahora nos encontramos una moción para no permitir a un experto en terrorismo que Joaquín tiene entre sus testigos su participación en el juicio. Los fiscales explican en su moción que la historia del terrorismo contra Cuba no tiene peso en este juicio y lo que pasó hace veinte o treinta años atrás no debe de ser ventilado en estos procedimientos.

Pero lo que te acabo de contar es la parte más benigna, limpia, sana, cristalina, pura, impoluta, aséptica y transparente de la moción de la Fiscalía. La segunda parte toca directamente la fibra más baja de esta comparsa, y está dedicada a evitar que comparezcan como testigos los elementos de la mafia anticastrista de Miami, tan bien representados en la persona del combatiente de camuflaje. Los fiscales dicen a la jueza que no se debe llevar al estrado a quienes probablemente lo único que harían sería acogerse a la Quinta Enmienda para no hacer declaraciones autoincriminatorias.

Quiero pensar que por muy poca cosa que algunos puedan ser, todo el mundo trae una misión en la vida y estos señores de la Fiscalía no deben de ser la excepción. He de suponer que el destino los trajo al mundo para corroborar nuestras concepciones acerca del infinito, pues cuando ya te parece que se han rebajado lo suficiente, que no se puede más, que no hay más fondo, que ya están en el límite y se acabó el pa’bajo, ellos se te aparecen y te demuestran que no, que no te hagas ilusiones, que si tú crees en lo infinito del universo entonces tienes que aplicar la misma medida a la desvergüenza.

Así las cosas, a las 9:03 ya estamos de nuevo con el coronel Buchner y con Paul McKenna quien blande la convención de la OACI. El documento reconoce la soberanía de los estados y de nuevo se repite que se aplica solo a la aviación civil. El artículo 3 bis, que compromete a los estados a no atacar aeronaves civiles, fue ratificado por Cuba en septiembre del 98, por la mayoría de los países signatarios un mes después y aún no lo ha sido por los Estados Unidos. Retomando el hilo del testimonio donde se quedó la víspera, se pasa al papel de las marcas nacionales y el registro de una aeronave, como factor en su definición de avión civil.

Venciendo otra objeción de Kastrenakes, se compara la fotografía del avión N58BB con la de un O-2, en completa disposición combativa, para mostrar las similitudes. El coronel Buchner explica el uso del O-2 en Vietnam para guerra sicológica, equipado con altoparlantes y un aditamento para lanzar papeletas. Finalizando con el tema de las marcas, el testigo afirma que utilizar ese avión para volar cerca de Cuba levanta legítimas preocupaciones en el gobierno de la Isla y contribuye a incrementar las tensiones entre ambos países.

Naturaleza de las operaciones: los vuelos de HAR tienen un componente secreto. Se desvían de sus planes de vuelos. Reportan un propósito para dedicarse a otro. Se repasa el programa de Radio Martí de enero del 96, en el que Basulto opta por ocultar los procedimientos que utilizó para lanzar sus volantes sobre La Habana.

Naturaleza de la tripulación y el operador: básicamente quien opera y ocupa el avión. El testigo se refiere a los archivos de Cuba sobre José Basulto a pesar de las objeciones de Kastrenakes. Sus actividades terroristas se repasan a fin de explicar la razón de Cuba para considerarlo una amenaza.

Área de operación: el experto considera este aspecto de gran importancia, pues los aviones de Hermanos al Rescate no solo se han dedicado a violar la soberanía de otro país sino que sus actividades tienen la posibilidad de crear un conflicto entre dos gobiernos.

Tras este análisis, el coronel Buchner arriba a la conclusión de que las actividades del grupo no eran de carácter civil; Cuba tenía derecho a verlos como una amenaza y, por tanto, los reglamentos y procedimientos de la OACI no se aplican a sus operaciones.

Paul examina luego con el experto cada una de las tres provocaciones más publicitadas de Hermanos al Rescate. Comienza con la primera a través del video del vuelo del 17 de abril del 94. Buchner explica que él discutió con el coronel Capote, de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, los eventos de ese día; y comenzamos a ver la cinta. Tras identificar en el horizonte el Hospital Ameijeiras, se ve el Mig-23 evolucionando alrededor del N2506, y el testigo se refiere a la maniobra del pase de advertencia que fue respondido con discursos por la radio:

—Ese no se trataba de un vuelo civil. Era un vuelo subversivo y se puede poner en la categoría de insano y no prudente –señala el experto.

Se repasa el incidente de Guantánamo:

—Las tensiones entre Cuba y los Estados Unidos han sido suficientes. Y tenemos ahora aquí a un grupo de aviones que despegan de una base militar norteamericana –foco de discordia entre ambos países– y que se desvían de su rumbo para realizar subversión sobre Cuba –explica el exmilitar.

Se analiza el incidente de julio de 1995; Paul quiere ahorrarse el video ya que el jurado lo debe conocer de memoria; pero cuando pide al experto que caracterice el vuelo, choca con una objeción de Kastrenakes:

—¡Falta de especificidad!

—¡Ahh! –se vira Paul hacia nosotros—. ¿Quieren especificidad? ¡Pues ahí va el video para que tengan especificidad!

No obstante el abogado prefiere no abusar de las imágenes y escoge algunos puntos en los que para la cinta.

—¿El lanzamiento de granadas de humo desde un avión sobre otro país es una actividad civil?

—No, eso está prohibido aquí, en Cuba y por la OACI.

La cinta se detiene ahora sobre el techo del Hospital Ameijeiras.

—¿Basulto está volando ahora sobre un área prohibida?

—Sí.

Y ahora pasamos al discurso de Basulto sobre la desobediencia civil.

—¿Este discurso es parte de las operaciones definidas por la OACI como civiles?

—No.

En otra imagen se ve el lanzamiento de los volantes y los medallones sobre el Malecón.

—¿Esta es una actividad civil de acuerdo con la OACI?

—No.

—¿Basulto fue repetidamente conminado a abandonar el área?

—Sí.

Son las 10:35 y nos vamos a un receso.

De regreso a las 10:55, Kastrenakes lanza sus últimos pucheros en relación con el video que tomó el coronel Buchner en su vuelo a lo largo del Malecón, durante su pasado viaje a La Habana. De nuevo Paul explica que su único propósito es identificar algunas edificaciones y mostrar la dirección del vuelo, aunque también quiere hacer algunas observaciones sobre la posibilidad de que las voces en la cabina puedan ser escuchadas por encima del ronroneo de los motores. La jueza acepta el uso del video para identificar las edificaciones y mostrar la dirección del vuelo, no así la parte referente al sonido, porque las condiciones del vuelo original, el día del derribo, no se pueden repetir. Decisión justa.

De vuelta al cuestionario, el experto habla de la flotilla programada para septiembre del 95. Dice que durante la misma se practicaron desembarcos, y que la misión de Hermanos al Rescate, como en la edición anterior del mes de julio, consistía en dar apoyo a la flotilla. Ahora se aborda el video ridículo que precediera al lanzamiento de papeletas de enero del 96 y, ante las alegaciones de que los heroicos pestañeadores pudieran ser interceptados en aguas internacionales por la Fuerza Aérea Cubana, el testigo dice que ninguna intercepción en estas circunstancias ha sido registrada. De nuevo se aborda el tema del señalamiento en los planes de vuelo de una supuesta búsqueda de balseros, para dedicarse a la subversión, recalcando el concepto de secretividad y puntualizando, de paso, el uso y abuso del término “misión” por parte de Basulto, de por sí ajeno a la aviación civil.

De los hechos de enero del 96, se repasan también los datos de radar enviados por Cuba, que muestran los aviones a once kilómetros de la costa. Tanto la OACI como el testigo dan gran importancia a este incidente, porque de acuerdo con el reporte de la organización, con el que el testigo coincide: “Cuba se había quejado convenientemente. Estados Unidos había realizado algunos esfuerzos, pero no eran suficientes. Al jefe de la Fuerza Aérea Cubana se le dio la orden de evitar estos vuelos”.

Y llegamos al 24 de febrero de 1996. La situación estaba tensa porque Hermanos al Rescate había anunciado su apoyo a Concilio Cubano y hecho pública su donación de tres mil dólares; La Habana estaba en carnavales y el jefe de la Fuerza Aérea decidió irse al puesto de mando. El testigo repasa la secuencia de los hechos en ese día: el proceso de registro de los planes de vuelo, cuya ruta no fue seguida luego. Los avisos a Hermanos al Rescate antes del despegue a través de los NOTAM, que informaban de la activación de las zonas al norte de La Habana. El aviso a Basulto por parte del control de tráfico aéreo de Cuba y su respuesta, que el testigo califica de inapropiada, así como su decisión de atravesar las zonas activadas en dirección a la capital cubana. Los planes de vuelo ya de por sí tocaban el ADIZ de Cuba en la porción este de la ruta planeada. El hecho de que los NOTAM no estaban dirigidos solo a Hermanos al Rescate. La enigmática llamada de Mario de la Peña a Basulto sobre sus planes de anunciarse.

Para finalizar, a una pregunta del abogado el experto responde que analizó detalladamente el video hecho a bordo del N2506 ese día. Y con la presentación de una fotografía del Cessna 337 utilizado en el vuelo a lo largo del Malecón, dan las 12:40 p.m. y la jueza decreta un receso.

De regreso a la 1:00 p.m., ya podemos observar junto al experto el video filmado por Basulto a bordo del N2506, el día del derribo; el mismo para el que pidiera excitado la cámara, deseoso de filmar los Mig que tan graciosos le parecían. El coronel Buckner explica que la dirección de vuelo es sur, pues la película está siendo tomada desde el parabrisas del Cessna 337. La primera toma nos muestra solo un perfil bastante borroso del litoral, filmado a petición de Silvia Iriondo; tras ser apagada la cámara por un tiempo, Basulto la vuelve a utilizar cuando aparecen los cazas, para proporcionarnos ahora otra toma más cercana de la costa, lo que corrobora la opinión de que el avión iba rumbo al sur. Poco después se observa el pase del objeto volante no identificado, que tanto ha dado que hablar durante el juicio. Aunque me sigue pareciendo que a la velocidad normal se ve un Mig, no me atrevo a asegurarlo.

Ahora el experto muestra una composición fotográfica tomada a partir del video, y la compara con las fotografías del Mig-29 que tomara en la base de San Antonio. Llama la atención respecto a algunos puntos en la parte inferior del fuselaje del aparato, para mostrar, en su criterio, ciertas coincidencias que yo, a decir verdad, no veo. Sea lo que fuere, lo cierto es que esa mancha puede ser cualquier cosa menos el ala del avión de Basulto. Paul pregunta al testigo, a propósito de la poca calidad de la composición fotográfica, si tuvo acceso a la cinta original del video en ocho milímetros, y Kastrenakes salta airado para provocar otro side bar.

Resulta que cuando Paul quiso hacer el trabajo con el experto, Al Alonzo se las arregló para escamotearle el video original, y el abogado tuvo que conformarse con una copia de segunda generación, lo que afectó la calidad de las imágenes que el coronel Buchner está mostrando al jurado. Ahora Kastrenakes se queja, pues dice que al insinuar la imposibilidad de haber trabajado con el original se le daría al jurado la impresión de que el gobierno no quiso proveer el video a la defensa.

Para la jueza el hecho es más sencillo y todo se reduce a que la impresión que se le daría al jurado, con esta insinuación, no es ni más ni menos que la pura realidad. Alonzo, efectivamente, escamoteó el video a McKenna, así y ya, ni más ni menos, y el resultado es que, simple y llanamente, nuestro experto fue privado de la posibilidad de hacer su estudio con el original de ocho milímetros; si el jurado se entera es porque ocurrió y la objeción de Kastrenakes es desestimada. Parece que la jueza no está dispuesta a aceptar más historietas de esta gente.

Así que, de vuelta al procedimiento, se establece que realmente el experto no tuvo acceso al original; y ya estamos viéndolo en las pantallas de nuestros monitores. Tras el paso de la sombra por encima del parabrisas del N2506, se puede observar el zarandeo del avión de Basulto y un ligero cambio de sonido que el experto explica como producto del paso del Mig por encima del Cessna 337.

Para terminar la jornada, el señor Buchner compara el video con varias fotografías que él tomó del N2506, estableciendo que las filmaciones fueron hechas desde el parabrisas delantero. Recreando las conversaciones de la cabina del avión en concordancia con el video, el experto llega a la conclusión de que los Mig realizaron dos pases al avión de Basulto. Y al dar las 2:00 p.m. se da por concluido el día.

Pero hay un asunto pendiente y Paul lo quiere ventilar antes de retirarnos de la sala. Se trata de introducir los datos de radar aportados por Cuba, aunque sabe que este asunto provocaría un side bar que prefiere ahorrarle al jurado y que:

—A juzgar por el patrón de conducta del gobierno en este juicio, sé que será un largo side bar –puntualiza Paul.

Y el abogado explica cómo los datos de radar fueron dibujados en una placa de plástico sobre la pantalla para determinar el lugar del derribo que, según Cuba, ocurrió en aguas cubanas, donde estaban los tres aviones.

—Ellos no están dispuestos a venir a menos que se les dé inmunidad –señala el abogado en relación con el operador del radar y, a continuación, lee una regla de procedimiento para introducir los datos.

Heck Miller es hiperbólica hasta cuando tiene la razón:

—No hay nada más ajeno a las reglas que la introducción de estos datos de radar sin la presencia de alguien que los autentifique.

A continuación explica que la OACI se apoyó en las observaciones del Majesty of the Seas para determinar el lugar del derribo, que el radar de tráfico aéreo de Cuba no registró los datos ese día, y la marcación de la trayectoria según el radar militar cubano se realizó a mano y no concuerda con lo que se entregó a la OACI. Para resumir, dice que esto está totalmente fuera de las reglas y que se pudo haber tomado una deposición al operador del radar cuando se hicieron las otras en Cuba.

Aunque yo no conozco las reglas y procedimientos, la lógica me dice que en este caso la Fiscalía puede tener razón, pues no se me ocurre la introducción de una evidencia como esta sin que siquiera se le pregunte a quien la generó sobre las circunstancias en que fue confeccionada.

La jueza no deja de sorprendernos y pregunta si se podría viajar a Cuba para tomar deposición al operador del radar. Paul dice que sí.

Ahora Heck Miller parece aterrorizada con la idea de viajar a Cuba y sugiere que se haga la deposición en las Bahamas. Resulta que, cuando por una vez puedo terminar este diario dándole la razón a la señora, esta se me aparece con sus estúpidos prejuicios respecto a Cuba, su actitud venenosa y ese odio que se le sale por los poros.

Pero no todo es odio en esta sala. Al rotar en mi asiento me tropiezo con la mirada de James Londergan, el mismo cuyos padres pasaron su luna de miel en el Hotel Nacional, y le digo que se salvó, que tal vez su segundo viaje a la Isla sea más temprano de lo que pensó. Londergan me regala una sonrisa de alegría y se lleva la mano al pecho, la sacude como imitando los latidos de su corazón, y yo no puedo menos que pensar que en cualquier circunstancia el amor siempre vencerá al odio.

Lenard se toma un tiempo para decidir y termina así la jornada del 20 de marzo.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Alejandro Fernández Costa dijo:

    Sugiero a Cubadebate pase el Diario de René a la columna Opiniones (Extremo derecho de la primera plana).Así estará más tiempo a la vista de todos en la primera página.Aunque ya sabemos el desenlace,cada día se pone más interesante.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

René González Sehwerert

René González Sehwerert

Héroe de la República de Cuba. Uno de los cinco jóvenes revolucionarios que se infiltró en grupos terroristas que desde la cuna de la mafia anticubana, Miami, organizan impunes sus ataques criminales contra el territorio cubano. Fue condenado a 15 años de prisión. Su causa contó con una enorme solidaridad internacional. Regresó a Cuba en el año 2013.

Vea también