Inicio » Especiales  »

Jueza rechaza prórroga para juicio de Posada Carriles: el caso se ventila el 10 de enero

23 diciembre 2010 | 10
Posada Carriles en la marcha del 25 de marzo de 2010, en Miami. Foto: Reuters

Posada Carriles en la marcha del 25 de marzo de 2010, en Miami, a favor de las llamadas "Damas de Blanco". Foto: Reuters/ El Nuevo Herald

Especial para Cubadebate

La Jueza encargada del Caso Posada en El Paso, Texas rechazó hoy la petición de los abogados de Posada Carriles por una prórroga para el caso de perjurio contra Luis Posada Carriles.  El caso comenzará el 10 de enero de 2011.  La fiscalía de los Estados Unidos no lo acusa de terrorismo o de asesinato.  Solamente de mentiroso y de obstaculizar una investigación sobre el terrorismo internacional.

¿POR QUÉ UNA PRÓRROGA?

La petición de ocho páginas presentada por Posada alega que el equipo legal necesita más tiempo para preparar la defensa.  Específicamente, dicen que aún no han terminado de revisar los documentos provenientes de Cuba, que quieren contratar a expertos forenses para que los ayuden a estudiar los documentos y analizar la causa de la muerte del turista italiano, Fabio Di Celmo, en el Hotel Copacabana en La Habana en 1997.

La defensa especula que la fiscalía presentará tres testigos cubanos en el juicio: dos policías y un médico forense.  “Una prórroga es necesaria para darle al acusado la oportunidad de desafiar esta evidencia con el testimonio de otros expertos, sin la cual los abogados no pueden presentar una defensa”.

Posada Carriles ha contratado a un forense que tiene oficinas en Tennessee y la Florida para que éste pueda analizar el “tratamiento, muerte y autopsia” de Fabio Di Celmo.  Sin embargo, el Dr. Wright lamenta que la “complejidad” de los récords le hace “imposible” poder terminar antes de la fecha límite del caso.

Los médicos forenses cubanos que examinaron a Fabio Di Celmo confirmaron que murió debido a una esquirla que le cortó la yugular.  El tribunal que procesó al asesino, Raúl Cruz León, concluyó que Di Celmo fue asesinado el 4 de septiembre de 1997 en el Hotel Copacabana.  Poco después del mediodía, terminó de tomar café con dos amigos que esa tarde regresarían a Italia.  Al levantarse para alcanzar su billetera y pagar la cuenta, una bomba estalló cerca de él, lanzando la esquirla que le cortó la yugular.  Tenía solamente 32 años.

No está claro lo que pretende Posada Carriles con un desafío forense sobre la causa de la muerte de Fabio Di Celmo.  ¿Querrán alegar que murió de un ataque de corazón, y que posteriormente explotó la bomba que le clavó la esquirla en la yugular?

Además, la fiscalía no acusa a Posada Carriles de  asesinato.  Solamente de haber mentido sobre su relación con el asesino de Di Celmo.  El caso no es complicado, aunque la defensa quisiera hacernos entender que lo es.  Su propósito es estancar el proceso legal lo más posible, pero parece que esta jueza está ya harta de las demoras y las maniobras leguleyas.  Quiere terminar con un caso que es fundamentalmente sobre falso testimonio durante trámites inmigratorios.  Para una jueza federal en Texas, algo muy común y casi rutinario.  Por eso, se tomó solamente un día para rechazar la petición de una prórroga.

EL TRIBUNAL NO ACEPTARÁ EL TESTIMONIO DE LOS TESTIGOS QUE ESTÁN EN CUBA

La Jueza Cardone anunció el 21 de diciembre que no aceptaría las declaraciones de los dos testigos que están presos en Cuba por terrorismo: Francisco Chávez Abarca y Otto René Llerena Rodríguez.  Dijo que la fiscalía le había pedido autorización al tribunal para hacer el viaje a Cuba a última hora.  Solamente tres semanas antes del comienzo del juicio.

Vale la pena preguntarse: ¿por qué razón esperó tanto tiempo la fiscalía para pedir una autorización con el fin de tomar las declaraciones de dos testigos claves en el caso?  ¿Sabía la fiscalía que al esperar hasta el último momento para solicitar ese permiso se arriesgaba a que el jurado se quedara sin poder escuchar el valioso testimonio de Chávez Abarca y de Rodríguez Llerena?  ¿Qué tan importante era el testimonio de esos dos testigos que ahora no podrán testificar?

EL TRIBUNAL RECONSIDERA SU DECISIÓN DE ACEPTAR LOS DOCUMENTOS PROPORCIONADOS POR CUBA

Debido a la tardanza de la fiscalía de compartir más de 6,000 páginas de documentos provenientes de Cuba con el equipo legal de Posada Carriles, la Jueza Cardone (quien el 16 de diciembre había anunciado que aceptaría los documentos) reconsideró su decisión y anunció el 22 de diciembre que está preocupada que esa tardanza haya perjudicado a la defensa de Posada.  Consecuentemente, decidirá durante el juicio si aceptará los documentos o si le aplicará la severa sanción a la fiscalía de excluirlos como evidencia.

La ausencia del testimonio de los testigos en Cuba y de las más de 6,000 páginas de documentos provenientes de Cuba será un golpe muy fuerte contra el caso que la fiscalía pretende montar.

LOS CARGOS CONTRA POSADA

¿Qué tendría que hacer la fiscalía para que un jurado en Texas condene a Luis Posada Carriles?

La acusación formal contra Posada Carriles incluye 11 cargos penales: dos de los cargos son por perjurio, uno por obstrucción de justicia, otro por fraude en el trámite de naturalización, y siete por declaraciones falsas en relación con los tramites de naturalización.

EL ESTÁNDAR LEGAL PARA CONDENAR A UN ACUSADO EN EEUU

La ley de los Estados Unidos le impone un alto estándar legal a la fiscalía para sostener los cargos penales a un acusado.  Tendría que convencer a cada uno de los 12 miembros de un jurado de que el acusado es culpable sin duda razonable alguna.  Es decir, después de haber escuchado y evaluado el testimonio y la evidencia contra el acusado, el jurado tendría que decidir unánimemente que el acusado cometió el delito.  Si solo uno de los 12 miembros del jurado tiene dudas razonables sobre la culpabilidad del acusado, el jurado no puede condenarlo por ese delito.

Pese al alto estándar legal para condenar a un acusado en los Estados Unidos, el caso de Posada Carriles no debiese ser tan difícil para la fiscalía.  No lo acusan de asesinato.  Tampoco de terrorismo.  Casi todos los cargos tienen que ver con falsas declaraciones que le hizo a las autoridades inmigratorias, y el único cargo que tiene algo remotamente que ver con terrorismo es por haber obstruido una investigación federal sobre el terrorismo internacional.

CARGO #1: PERJURIO PORQUE NEGÓ HABER RECLUTADO PERSONAS PARA COLOCAR BOMBAS EN CUBA

El primer cargo es de cometer perjurio durante el trámite de asilo ante un juez de inmigración al negar que reclutó otros individuos para colocar bombas en Cuba.  La causa hace referencia a las declaraciones de Posada en la Corte de Inmigración.  En ellas, él niega haber participado en el reclutamiento de las personas que colocaron las bombas en Cuba, pero la fiscalía señala que le confesó al New York Times que sí lo hizo.

Además, algunas de las personas que Posada reclutó para la campaña terrorista fueron arrestados en Cuba y confesaron.  Están condenados en Cuba por terrorismo y cumplen sentencias de hasta 30 años de prisión.   Por ejemplo, el salvadoreño Otto Rodríguez Llerena, declaró que fue reclutado por Luis Posada Carriles.   Según su declaración en el juicio, Rodríguez Llerena fue contactado en la primavera de 1997 por un individuo que dijo llamarse Ignacio Medina.  Este le proporcionó los explosivos y el dinero para llevar a cabo las acciones terroristas.   Rodríguez Llerena dijo ante los tribunales cubanos que escuchó una grabación de la voz de Posada Carriles e inmediatamente se dio cuenta que Medina y Posada eran la misma persona. Lo reconoció porque tiene una voz muy peculiar.

Al quedar desautorizado el testimonio  de los testigos en Cuba, para lograr que el jurado condene a Posada Carriles por el cargo número 1, la fiscalía tendría que depender de la veracidad de la grabación que hizo la periodista Anne Louise Bardach cuando entrevistó a Posada Carriles en 1998 en Aruba, y él alardeó haber sido el autor intelectual de los atentados con bombas en La Habana el año anterior.

La defensa ya ha señalado varios problemas con esa grabación.  La fiscalía no sabe donde está la grabación original, y la copia que ha presentado como evidencia tiene varias anomalías, incluyendo dos secciones grandes que han sido borradas: una de 4 minutos y 20 segundos y la otra de 1 minuto y 26 segundos.  La grabación se detiene repentinamente en la cuarta cinta y nos deja 43 minutos de silencio.  Sin embargo, la Jueza Cardone aceptó las grabaciones como evidencia, en gran parte por el testimonio de la persona que grabó la entrevista: Anne Louise Bardach.

La posibilidad de condenar a Luis Posada Carriles por el Cargo 1 depende principalmente en el testimonio de la periodista Bardach, quien está testificando contra su propia voluntad y por órdenes del tribunal a petición de la fiscalía.

CARGO #2: PERJURIO PORQUE NEGÓ CONOCER O HABER AYUDADO AL TERRORISTA RAÚL CRUZ LEÓN IR A CUBA

El segundo cargo es de perjurio también, ya que Posada negó ante el tribunal de inmigración que conocía o había facilitado el viaje a Cuba de Raúl Cruz León, un salvadoreño condenado en Cuba por el asesinato del turista italiano Fabio Di Celmo.   Cruz León confesó ante los tribunales en Cuba haber colocado esa bomba, más otras cargas C4 en los hoteles Chateau Miramar y Tritón, y en el restaurante La Bodeguita del Medio.  Dijo que fue reclutado por el salvadoreño Francisco Chávez Abarca para llevar y hacer explotar en La Habana unos explosivos y de esa manera “ganar algún dinero”.

En el artículo titulado A Bomber´s Tale, publicado el 12 de julio de 1998, Bardach y su co-autor, Larry Rohter, dicen que Posada “orgullosamente admitió ser el autor intelectual de los ataques de bombas a los hoteles el año pasado”.  El New York Times cita la reacción de Posada a la muerte de Fabio Di Celmo:  “ese italiano estaba sentado en el lugar equivocado en el momento equivocado”.  Añadió, “yo duermo como un bebé”.

De acuerdo con el New York Times, Posada le dijo a Anne Louise Bardach que Raúl Cruz León es un “mercenario” que “había estado trabajando para él”.   Posada le describió al periódico cómo obtuvo los explosivos a través de sus contactos en El Salvador y Guatemala, y como sus “subordinados reclutaban a personas como el Sr. Cruz León para llevar los explosivos a Cuba para detonarlos en blancos que habían sido cuidadosamente escogidos”.

“Todo está compartimentado”, le dijo Posada al New York Times: “Yo conozco a todos, pero ellos no me conocen a mi”.

Francisco Chávez Abarca, sin embargo, conoce a Posada y lo conoce muy bien.   Es la mano derecha de Luis Posada Carriles.  El hombre que reclutó a los terroristas centroamericanos a nombre de Posada Carriles para llevar bombas y hacerlas explotar en La Habana en 1997 y 1998.

Arrestado en el aeropuerto de Maiquetía en Caracas el 1ro de julio de 2010 con un pasaporte falso, Chávez Abarca fue extraditado a Cuba a través de Interpol.  Confesó haber reclutado a Cruz León, a petición de Posada Carriles, para la misión terrorista que resultó en el asesinato de Fabio Di Celmo.  El 21 de diciembre, Chávez Abarca fue condenado a 30 años prisión por un tribunal cubano.

Debido a la tardanza de la fiscalía estadounidense en avisarle al tribunal que quería ir a Cuba a tomar la declaración de Chávez Abarca, el jurado no podrá considerar su testimonio.  La fiscalía tendrá entonces que depender del testimonio de Anne Louise Bardach y de las declaraciones de Posada que contiene la grabación que hizo el New York Times.  Con las anomalías anteriormente citadas.

CARGO #3: OBSTRUIR UNA INVESTIGACIÓN SOBRE TERRORISMO INTERNACIONAL

El cargo tres es por obstruir una investigación federal sobre terrorismo internacional. La acusación federal alega que Posada obstaculizó una investigación federal en relación con esa campaña terrorista, porque le mintió a las autoridades federales.

La fiscalía alega que debido a las falsedades cometidas por Posada Carriles durante sus trámites inmigratorios y descritas en los cargos 1 y 2, él obstruyó una investigación pendiente sobre terrorismo internacional.

Si la fiscalía logra probar los cargos #1 y #2, la veracidad del cargo #3 sería evidente para el jurado.

CARGO #4: FRAUDE EN EL TRÁMITE DE NATURALIZACIÓN

El cargo cuatro es de fraude en el trámite de naturalización.  Específicamente, la fiscalía alega que Posada Carriles dijo estas mentiras:

(a)  Que ingresó ilegalmente a los Estados Unidos en Texas con la ayuda de un “coyote” en marzo del 2005, cuando verdaderamente arribó de modo ilegal a la Florida en la embarcación llamada El Santrina.

(b)  Que su travesía ilegal a los Estados Unidos en marzo del 2005 no pasó por Cancún o por Isla Mujeres, cuando verdaderamente estuvo en ambos lugares antes de abordar el Santrina para ir a la Florida.

(c)   Que en marzo de 2005 jamás abordó el Santrina, cuando de hecho esa fue la embarcación que utilizó para ingresar a la Florida en esa fecha.

(d)  Que en marzo de 2005 cuando se trasladaba ilegalmente a los Estados Unidos no vio a Santiago Alvarez, Osvaldo Mitat, Rubén López Castro, o José Pujol, pero la fiscalía afirma que esos son las personas que iban a bordo el Santrina y que ayudaron a Posada Carriles a llegar ilegalmente a la Florida en esa fecha.

(e)  Que no le había proporcionado falso testimonio falso a oficiales Inmigración, cuando sabemos que le mintió al tribunal de inmigración que le concedió protección de acuerdo a la Convención de la Tortura.

(f)   Que no había utilizado un pasaporte falso con el nombre de Manuel Enrique Castillo López, cuando de hecho tenía un pasaporte con su foto y ese nombre.

(g)  Que solamente había utilizado los nombres de Luis Clemente Posada Carriles, Ramón Medina y Franco Rodríguez, cuando portaba un pasaporte con su foto y el nombre de Manuel Enrique Castillo López.

Una de las personas, Gilberto Abascal, que iba a bordo del Santrina estaba trabajando para el FBI de forma encubierta y está dispuesto a testificar que recogió a Posada Carriles en el Santrina en marzo de 2005, que éste había pasado por Cancún y por Isla Mujeres y que el resto de la tripulación de la embarcación incluía a Santiago Álvarez, Osvaldo Mitat, Rubén López Castro y José Pujol.  Probar los elementos del cargo #4 no parece ser difícil para la fiscalía.

No se que tipo de defensa pretende utilizar Posada para rebatir la acusación que tiene que ver con el pasaporte falso.  Un pasaporte guatemalteco que tiene su foto, pero el nombre de Manuel Enrique Castillo López.  Quizás quiera alegar que tiene un gemelo guatemalteco que se llama así y es idéntico a él.

CARGOS #5 AL #11: FALSAS DECLARACIONES EN EL CURSO DEL TRÁMITE DE INMIGRACIÓN

El resto de los cargos son acusaciones de haber hecho las declaraciones falsas descritas en el cargo #4.  Si la fiscalía logra demostrar que Posada cometió las falsedades alegadas en ese cargo, entonces demostraría a fortiori su culpabilidad de los cargos #5 al #11.

NO HAY NECESIDAD DE PRÓRROGAS

No hay necesidad de una prórroga.  Ni para la defensa o para la fiscalía.  Por eso la jueza rechazó la petición en menos de 24 horas.  Pese a que la fiscalía se opuso a la petición de la defensa para prorrogar el comienzo del juicio, su comportamiento durante la preparación del juicio muestra todo lo contrario.   Se ha demorado inexplicadamente para presentar los documentos a la defensa y ha esperado a que faltasen solamente tres semanas para el inicio de la vista oral, momento en que eligen para avisarle al juez que haría falta viajar a La Habana para entrevistar dos importantes testigos y tomar sus declaraciones.  Su enigmática demora para entregarle a la defensa más de 6,000 páginas de documentos ha puesto en jaque la posibilidad de utilizarlos como evidencia contra Posada.  ¿Será a propósito?

Los deseos de Posada de que el caso sea prorrogado no nos deben asombrar.  Él disfruta de plena libertad en Miami.  Se pasea por las calles de esa ciudad impunemente.  Incluso marcha en apoyo a las Damas de Blanco y se aparece en la presentación del libro de Orlando Bosch.  Desde su punto de vista, ¿cuál sería el apuro para el caso?

Pero a la fiscalía tampoco le conviene proceder con el caso.  Pendiente desde el 15 de junio de 2005 está la solicitud de extradición presentada por Venezuela.  Hay 73 cargos de homicidio calificado contra Posada Carriles en Caracas.

CONCLUSIÓN

Mientras más tiempo mantienen vigente el caso en El Paso, más tiempo pasa sin tener que extraditarlo a Venezuela.  También existe la probabilidad que Posada, quien cumple 83 años en febrero, se enferme seriamente o muera sin haber sido juzgado por los crímenes más serios que ha cometido.  Especialmente los asesinatos de las 73 personas indefensas que iban a bordo de un avión de pasajeros que Posada Carriles hizo explotar en pleno vuelo.

No nos dejemos engañar.  Procesarlo por mentiroso y no por asesino es una vergüenza.  En vez de darle curso a la solicitud de extradición, Washington inició un proceso penal contra él por cargos menores de carácter inmigratorio.  La verdadera función del proceso pendiente en El Paso es entorpecer la solicitud de extradición a Caracas, mantener a Posada en la calle y ahorrarle al gobierno de Estados Unidos un juicio con todas las de la ley, que lo sentaría junto al terrorista en el banquillo de los acusados.  Por eso, la estrategia es demorar el proceso.  La jueza, sin embargo, se hartó de las maniobras leguleyas, de las demoras y de las peticiones para prórrogas.  Decidió que el proceso contra Posada por mentiroso finalmente se iniciará el 10 de enero de 2011 en El Paso.

José Pertierra es abogado.  Representa al gobierno de la República Bolivariana de Venezuela en el caso de la extradición de Luis Posada Carriles a Caracas.

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Didier dijo:

    El hecho según mi parecer, es triste y lamentable.

    El sr. Posadas vive dentro la impunidad del paraiso, culaquier cosa puede pasar, desde que muera por edad, a destinar a la jueza hacia otro juzgado.

    Lo cierto del juicio según mi opinion esta detras una puerta oscura, la justicia tanto venezolana como la cubana, deben facilitar la mayor documentacion y facilidades, haber si al final entra al hotel rejas y pasa sus últimos dias de vida alli, independientemente del caso juzgado.

  • heidy dijo:

    Pertierra:
    Quiénes son los abogados que representan a la fiscalía? Son de fiar?

  • ivan dijo:

    al final no lo van a juzgar por actos de terrorrismo que es como realmente tiene que ser juzgado.

  • Rafael Cantero Pérez dijo:

    Entonces, ¿el tribunal no aceptó los documentos enviados por Cuba?. Si es así no hay nada que hablar, le van a pasar la mano, y nuestros cinco héroes, verdaderos antiterroristas continúan recluidos; ¡qué hipocresía la de los yanquis!.

  • Manuel dijo:

    Esa es la justicia del imperio. Los terroristas son simples mentirosos. ¿mentirosos por omisión? Al contrario, aquellos que luchan contra el terrorismo y la libertad, son perseguidos y condenados con todo el peso de la “ley”. La mafia tiene mucho peso en EE.UU. Ese mafioso terrorista que es Posada Carriles se merece estar entre rejas. Su comparecencia en apoyo de las “damas de blanco” prueba bien lo que son esas indeseables a sueldo del imperio.

  • Rudis dijo:

    Hasta cuándo la humanidad va apermitir semejante violación. Lo de Posada Carriles no tiene nombre y se ha convertido en la burla más grosera que ojos y oídos humanos han visto y escuchado en todos los siglos de existencia de la especie humana. Qué descaro tan grande del gobierno de los Estados Unidos que tiene prisionero en cárceles de ese país injustamente a 5 jóvenes cubanos luchadores contra el terrorismo y el verdadero terrorista se pasea libremente por las calles de Miami, riéndose y confesando públicamente que si tiene que volver a poner una bomba en un avión cubano lo haría. Pido a la humanidad racional que nos unamos y alcemos nuestra denuncia en contra de estas bestias para que sobre Posada y todos sus compinches caíga toda la justicia del mundo.

    Rudis, Masó, Cuba.

  • Héctor Matanzas dijo:

    Todo es una farsa. La jueza Cardone no tiene la menor credibilidad. La periodista que lo entrevistó en Aruba estaba tras el palo periodístico, no tras la justicia. La fiscalía está haciendo todo lo posible por perder el caso. Posada lo que merece es un team como el que hizo volar a Somoza hacia el infierno.

  • Omar M. Mora Torres dijo:

    Estados Unidos el pais que da lecciones de democracia a el restos de los paises, cada dia se les desmorona mas su diplomacia.
    Es un bochorno que no le quieran quitar “la piel de ovejo” al lobo viejo que tantas muerte a causado y que no se cansa de afirmarlo.
    Para un pais que se respete es bochornoso, como se en mascaran los verdaderos delitos y se dilaten las circuntancias para facilitar que terroristas de esa calaña sigan sueltos.
    El Presidente Obama no sabe el riesgo de contaminacion ” de Terrorismo” que corre su pais donde miles de inocentes perdieron sus vidas un 11 de Septiembre.
    Algun dia la historia les pasara la cuenta, ya hoy ya se les estan desenmascarando muchos asuntos turbios. Atravez de Wikileaks que hacen que hoy su diplomacia este perdiendo credibilidad.

  • LUIS ALBERTO TROMPETERA GIL dijo:

    BUENAS TARDES PUEBLO CUBANO.
    POR SU PUESTO QUE NO VA A PROSPERAR, PARA EL GOBIERNO DE LOS EE.UU, ÉSTE CRIMINAL NO ES TERRORISTA, QUE CINISMO ,SOLAMENTE ES UN MENTIROSO , POR ESO CREO QUE NO DEBEMOS HACERNOS ILUSIONES. ASÍ DE SENCILLO.
    PATRIA SOCIALISTA O MUERTE….VENCEREMOS…..

  • Sin Banderas dijo:

    Pena maxima al asesino Posada !

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

José Pertierra

José Pertierra

Abogado que representa al gobierno de Venezuela para la extradición del terrorista Luis Posada Carriles. Tiene su bufete en Washington DC.

Vea también