Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Lento parto en Colombia

| 11 |

Iván Duque ganó con el 54 por ciento de los votos, mientras que Gustavo petro alcanzó el 42. Foto: Jaime Moreno/ El Tiempo.

El resultado de la segunda vuelta en las elecciones presidenciales de Colombia sentenció la victoria del candidato de la derecha, Iván Duque, que obtuvo 10 millones 362 mil 80 sufragios contra los 8 millones 28 mil 33 de su rival, Gustavo Petro, candidato de la coalición Colombia Humana.

Amenazadas como nunca antes las fuerzas del vetusto orden social colombiano se reagruparon y prevalecieron por una diferencia de unos doce puntos porcentuales. Terminado el recuento el uribista se alzó con el 54 por ciento de los sufragios mientras que el exalcalde de Bogotá cosechó un 42 por ciento. La tasa de participación electoral superó levemente el 51 por ciento, un dato promisorio ante el persistente ausentismo en las urnas de un país en donde el voto no es obligatorio.

El título de esta nota refleja cabalmente lo que está sucediendo en Colombia. Si un significado tiene esta elección es que por primera vez en su historia se rompe el tradicional bipartidismo de la derecha, que se presentaba a elecciones enmascarada bajo diferentes fórmulas y personajes que en el fondo representaban a los intereses del establishment dominante.

La irrupción de una candidatura de centroizquierda como la de Gustavo Petro es un auténtico y promisorio parteaguas en la historia colombiana, y no sería aventurado arriesgar que marca el comienzo del fin de una época. Un parto lento y difícil, doloroso como pocos, pero cuyo resultado más pronto que tarde será la construcción de una nueva hegemonía política que desplace a las fuerzas que, por dos siglos, ejercieron su dominación en ese país.

Gustavo Petro, el candidato de la centroizquierda colombiana que recibió ocho millones de votos en el balotaje. Foto tomada de El Tiempo.

Nunca antes una fuerza contestaría había emergido con esta enjundia, que la posiciona muy favorablemente con vistas a las próximas elecciones regionales de Octubre del 2019 en donde Colombia Humana podría recuperar la alcaldía de Bogotá y conquistar la de Cali y preparar sus cuadros y su militancia para las elecciones presidenciales del 2022. Mientras tanto Iván Duque deberá librar una tremenda batalla para cumplir con lo que le prometiera a su jefe, Álvaro Uribe: avanzar sobre el poder judicial, poner fin a la justicia transicional diseñada en los Acuerdos de Paz y sobre todo para evitar que el expresidente, el verdadero poder detrás del trono, vaya a dar con sus huesos en la cárcel debido a las numerosas denuncias en su contra por su responsabilidad en crímenes de lesa humanidad –entre ellos la de los “falsos positivos”– y sus probados vínculos con el narco.

En suma: algo nuevo ha comenzado a nacer en Colombia. Todavía el proceso no ha concluido pero los indicios son alentadores. Nadie soñaba hace apenas tres meses en ese país que una fuerza de centroizquierda con un exguerrillero como candidato a presidente pudiera obtener más de ocho millones de votos. Sucedió y nada autoriza a pensar que el tramposo bipartidismo de la derecha podrá resucitarse después de esta debacle; o que la euforia despertada en millones de colombianas y colombianas que con su militancia construyeron la más importante innovación política desde el asesinato de Jorge Eliecer Gaitán en 1948 se disolverá en el aire y todo volverá a ser como antes.

No. Estamos seguros que no habrá marcha atrás en Colombia. A veces hay derrotas que anticipan futuras victorias. Como las que sufrió Salvador Allende en Chile en la elección de 1964; o Lula en Brasil en 1998. ¿Por qué descartar que algo semejante pudiera ocurrir en Colombia? Sólo tropieza quien camina, y el pueblo de Colombia se ha puesto en marcha. Tropezó, pero se levantará y más pronto que tarde parirá un nuevo país.

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Poli dijo:

    Triunfo de Duque=adiós a los acuerdos de paz.

    • kenia Labasena Martínez Z dijo:

      Estoy de acuerdo

  • José García Álvarez dijo:

    Los 8 millones de Colombianos que no votaron a favor de Iván Duque,fueron los que podriamos llamar Colombianos de bien.Porque Duque representa el Urbinismo ,que quiere decir total servilismo al Imperio Yanqui,que cuenta con unas cuantas bases militares en territorio Colombiano y si Duque va ha fingir de presidende para ser mandado por Alvaro Urube,nos esperan grandes dasafios en la Región,aunque Duque haya apostado por la paz en su Pías ,y podemos imaginar cual sera su política exterior . Lamentablemente Colombia tendra posiblemente tres presidente en uno.Trump ,Uribe y Duque.

    • Sergio dijo:

      Pues no se si serían de BIEN o de la CONTEPLACION, pues con su ausencia a VOTAR propiciaron que llegara al PODER DUQUE. Por lo cual, son co-participes, y de hecho, MORALMENTE no tendr´na ningún derecho a reclamar de NADA.

      Esta son las cosas que no entiende la personas cuando en un ATAQUE de IRA deciden NO IR A VOTAR, consciente o inconscientemte, se convierten en COMPLICES.

      Saludos,

      • Miguel Angel dijo:

        Sergio nadie tenia ataque de ira, ni todos los 8 millones de votos de Petro son de de izquierda.
        Es muy lamentable la falta de información, saludos.

  • Jose R Oro dijo:

    Muy de acuerdo con el gran Atilio Boron acerca de la importancia de que Petro obtuviera una gran votación de 8 millones de electores. Si hubiera tenido un partido formal, con delegaciones en todos los departamentos y muchos de los más de mil municipios de Colombia, hubieran obtenido (incluso sin Fajardo) más de 10 millones. Nunca antes, jamás, un candidato de izquierda en Colombia había obtenido tales cifras, y es un gran incentivo para que la mayor parte de los líderes de izquierda se unan en una poderosa organización política progresista, esta es la gran oportunidad.
    He pensado mucho acerca del voto en blanco de Fajardo y De la Calle. Creo que fue un acto de simple y común hipocresía, y también de cobardía política, sabiendo que con ello la ultraderecha ganaría de seguro

  • Jose R Oro dijo:

    Perdón, omití el expresar que no me refiero solo a las opiniones expresadas en el esta articulo sino en varias y bien debatidas publicaciones sobre las elecciones colombianas y sobre la formación por primera vez en ese país de un movimiento progresista (hasta el momento espontaneo y votando por un líder y no por una organización política), de izquierda a escala nacional y de masas.

  • Tláloc dijo:

    Sí, estoy de acuerdo en que, aún perdiendo elecciones, la izquierda ha ganado mucho y que también existe alguna posibilidad de que sea el comienzo de un cambio de época, pero; -con todo el respeto- no soy tan optimista como el autor. Colombia sigue siendo un fortísimo bastión de la extrema derecha, además; representa para el Imperio en América lo que Israel en el Oriente Medio. Ahora lo que más veo por venir es un estancamiento -por no decir un retroceso- de los acuerdos de paz y de la democracia. Y desde luego, mayor sujeción a las potencia hemisférica.

  • Miguel dijo:

    Vivo en Colombia les explico:

    -Los votos de Petro esos 8 000 000 son la suma del candidato de Centro Sergio Fajardo, incluye ademas de los votos del antiuribismo de derecha, que votan por cualquiera y no por el Uribismo.
    resumen: No es que la izquierda tiene 8 000 000 en Colombia.

    -Lo otro Petro para la segunda vuelta cambio el discurso y se tiró al centro, dicho por el mismo, rectifico algunas situaciones muy cuestionadas como la expropiacion etc, etc, lo que le permitio ganar unos votos fundamentalmente de partidos de centro.

    -Que los 10 000 000 de votos de Duque no son de 10 000 000 de personas ricas, ni oligascicas, ni tampoco intimidadas.

    -Vi las elecciones, fueron tranquilas, democraticas, bien organizadas y transparentes.
    las personas iban y votaban sin ningun problema.

    -Petro tenia tambien propagandas pagadas igual que todos los candidatos en los principales medios de comunicacion.

    trato de explicarles para acercar un poco mas la realidad.

  • kenia Labasena Martínez Z dijo:

    Es importante para todos que se debatan este tipo de temas

  • Rey dijo:

    Hace falta que Petro se cuide y lo cuiden, en colombia cualquier persona que piense distinto a los poderes ejemonicos los matan, :”asi de sencillo”. A cuantos lideres por pequeños que sean los han matado en lo que va de año, a cuantos han matado o desaparecido en el ultimo lustro?. Es muy dificil ser de izquierda o pensar en el bien de los demas ya sea del lado que seas cuando hay muchos intereces corruptos y mucho dinero en juego.
    Creo que el unico paiz en el mundo capaz de botar en contra de la paz es Colombia.

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Atilio Borón

Atilio Borón

Economista y periodista argentino, quien dirigió Clacso.

Vea también