Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Balotaje en Colombia: ¿Se consolida el movimiento progresista?

| 16 |

Gustavo Petro, representante del movimiento progresista en Colombia. Foto: Getty Images.

Mañana será el momento de la verdad en Colombia. Hay un grupo de factores de importancia para el balotaje presidencial en el gran país andino, como son:

1. Evidente decadencia del sistema de grandes y antiguos partidos políticos. Conservadores y Liberales. Álvaro Uribe es el líder del “conservadurismo”, una forma edulcorada de referirse a la ultraderecha, pero no del Partido Conservador. La líder de este partido es Marta Lucía Ramírez, candidata vice presidencial de Iván Duque, en coalición pero no parte del “Centro Democrático” uribista.

2. Todavía no han emergido nuevos partidos, con un robusto contenido programático. El Centro Democrático es Uribe, mucha gente no sabe ni el nombre de los partidos de Gustavo Petro o Sergio Fajardo, votan por el candidato, no por un partido.

3. La rápidamente creciente inclinación hacia la izquierda de una parte importante del electorado resulta evidente y visible.

a. En las elecciones del 2014, los candidatos de la derecha obtuvieron en la primera vuelta el 70.46 de los votos y disputaron la segunda vuelta Juan Manuel Santos (50.98%, ganador) y Oscar Iván Zuloaga (48.98%) representando a la derecha y la ultraderecha. La centro-izquierda solo obtuvo un 23% en la primera vuelta.

b. En las elecciones del 2010, en la primera vuelta Juan Manuel Santos (con el intenso apoyo entonces de Uribe (presidente saliente de quien Santos había sido ministro de Defensa) obtuvo el 46.67% y Antanas Mockus, a quien pudiéramos catalogar de centro–izquierdista, ambientalista y anti–establishment ganó un 21.51%. El resto de la centro-izquierda e izquierda añadió menos de un 10% extra a esa cifra. En la segunda vuelta 69,05% Santos y Mockus 27.52%.

La centro–izquierda colombiana obtuvo pobres votaciones en las elecciones presidenciales del 2010 y 2014. En azul candidatos de derecha, centroizquierda en verde. El voto (Petro + Fajardo) de más de un 48% el 27 de mayo, muestra un ostensible crecimiento del movimiento progresista.

4. A diferencia de países como Chile, Bolivia, Brasil, Argentina y Ecuador la centro–izquierda e izquierda colombiana se está consolidando solo ahora y no tiene acumulada una tradición histórica, lo que se explica bien en los interesantes trabajos de Katu Arkonada y de Adel Pereira sobre el particular.

5. Las encuestas indican que el “voto en blanco” estará entre un 10 y un 14 por ciento, lo que perjudica netamente a Gustavo Petro, pues la mayoría de ese “voto en blanco” serán  consecuencia del no apoyo de Sergio Fajardo y de Humberto De la Calle (quienes indicaron que votaran “en blanco”) a la centro–izquierda con las que rompieron filas.

6. La influencia de la Revolución Bolivariana en Venezuela, le da unidad a la derecha y ultraderecha (miedo y odio al “comunismo” y al “castro-chavismo”) y aunque de una manera reticente y a veces vergonzante, más o menos aúna al movimiento progresista.

7. Los Acuerdos de Paz entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC – EP están sobre la mesa como un elemento de enorme peso para los votantes.

La amenaza a la paz en Colombia y Latinoamérica

¿Qué significa la paz, cual es su concepto, para los colombianos? Es importante tocar este tema, la paz es comprendida de manera diferente por diversos sectores del pueblo colombiano, como lo demostró el muy controversial Plebiscito sobre los Acuerdos de Paz en Colombia del 2016. Con una  paupérrima asistencia a las urnas del 37.41%, el No (rechazo a los Acuerdos de Paz) obtuvo el 50.21% y el Si un 49.78%.

Se asume a veces que los ricos, la clase media alta, y las personas influidas por ellos se oponen de hecho a la Paz. No es cierto, como tampoco lo es que todos los pobres la defiendan. Ni que todos identifiquen a los Acuerdos de Paz entre el gobierno de Colombia y las FARC – EP como a la PAZ, así en mayúsculas.

Pero ¿Qué es la Paz para los colombianos? Uno de los problemas grandes es que mucha gente no considera la Paz política entre gobierno y movimientos guerrilleros, como toda la Paz. Esta debe incluir la eliminación del paramilitarismo, de las BACRIM (bandas criminales), de las mafias relacionadas con la droga, extorsionistas y otros forajidos que afectan la seguridad y dignidad ciudadanas.

Es importante aclarar que en Colombia se ha formado durante décadas de conflicto una “industria de la guerra” que produce todo tipo de suministros y servicios para las sobredimensionadas Fuerzas Armadas y Policía, en un país con un presupuesto militar que consume cerca de un 4% del PIB, y un gasto total (incluyendo el Plan Colombia y otros muchos indirectos) de unos 12,000 millones de USD anuales. Los que se benefician de la guerra no quieren que esta se acabe.

En rojo los departamentos que votaron estrechamente por el NO en el Plebiscito de la Paz, que coinciden muchísimo con los que apoyaron a I. Duque en la 1ra Vuelta del 27 de Mayo.

Desde el punto de vista internacional, hay que estar avisados que una agresión contra Venezuela sería uno de los desafíos y provocaciones más graves contra la paz en la historia de América Latina. Algunos trabajos publicados por Cubadebate lo evidencian claramente, mas aun yo diría que de forma medular, entre ellos a mi juicio se destaca particularmente:

EEUU empeñado en hacer de Nuestra América una zona de guerra

Una agresión de cualquier tipo (incluyendo militar) colombo–estadounidense podría producirse, sobre todo después de la victoria electoral del Chavismo en las elecciones del 20 de mayo, si la derecha colombiana se impone ampliamente en el balotaje del 17 de junio y el “Uribismo” toma las riendas del poder a través de su candidato Iván Duque, y se sienten con pleno apoyo para hacerlo. Si Duque gana estrechamente sería más difícil. Si se impone Petro (como muy difícilmente ocurra), tal agresión no ocurriría, ni en forma de un bloqueo, invasión militar o paramilitar.

Un ataque contra Venezuela convertiría a toda la región en un ardiente polvorín. Se iría a pique la precaria paz en Colombia y la frontera entre ambos (y otros) países dejaría de existir. Cualquier gobierno reaccionario en América Latina que apruebe o promueva una acción militar anti-venezolana, firmará su sentencia de muerte al hacerlo.  El desprestigio en América Latina del gobierno de Donald Trump llegaría a su nadir, lo que a él parece no importarle, pero al pueblo estadounidense sí.

La unidad de la centro-izquierda e izquierda en Colombia hubiera ayudado decisivamente a evitar tal situación. La decisión de Fajardo de votar en blanco destruyó temporalmente esa unidad para el 17 de junio, de manera decisiva. Fajardo, a mi juicio, cometió suicidio político al no unir su fuerza y votantes lo más posible para apoyar a Petro y detener al Uribismo. Ahora la izquierda lo aborrece y maldice, mientras que la ultraderecha lo desprecia.

La situación de De la Calle, Clara López Obregón y en general del “ala izquierda” liberal es peculiar, después de que ellos recibieron menos de la mitad de los votos que esperaban en la primera vuelta, perdieron el control del Partido Liberal, que pasó al “ala derecha” de Cesar Gaviria, que apoya ahora a Duque. De la Calle anunció que votará “en blanco” mientras que su compañera de fórmula (y de derrota) en la primera vuelta Clara López Obregón y el expresidente Ernesto Samper Pisano, también de las filas liberales, anunciaron su apoyo a Petro.

El Balotaje: Posibles escenarios.

Parece casi inevitable que se produzca una segunda vuelta que puede ser muy cerrada y la decisión producirse por un estrecho margen. Los elementos decisivos podrían ser:

1. La unidad del centro y la izquierda del espectro político colombiano fue destruida afectada seriamente por la decisión de Fajardo. El resto de las fuerzas progresistas que apoyan a Petro, como la FARC, Clara López Obregón, el Polo Democrático, el Partido Verde, los seguidores de Caicedo, Piedad Córdoba, Antonio Navarro Wolff, simpatizantes de la Teología de la Liberación, minorías étnicas y LGBT,  no parecen ser suficientes para ganar el balotaje.

2. La recién formación de la “Coalición por la Paz” apoyando la candidatura de Petro, con la importante participación del senador y excandidato presidencial en el balotaje del 2010, Antanas Mockus y de la líder del Alianza Verde y candidata a vicepresidente con Sergio Fajardo, Claudia López, ha sido la noticia más positiva para la centro–izquierda e izquierda colombiana en los últimos días. Aunque no pueden compensar la falta de apoyo de Fajardo por completo, si dan un poco de extra oxígeno al candidato progresista.

3. El voto de la populosa Costa Atlántica puede ser importante y Caicedo (exalcalde de Santa Marta) jugaría un potencial papel en esa región, la izquierda se espera controle Bogotá y la Costa del Pacifico.

4. El factor de disrupción de candidato Vargas Lleras puede hacerle daño a la ultraderecha Uribista, incluso algunos de sus líderes han anunciado que apoyaran a Petro.

5. La persistente pugna entre el candidato Gustavo Petro y el actual alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, puede ser un factor de significación en contra del primero. Pero el apoyo de Antanas Mockus y de una parte de quienes votaron por Fajardo en la capital en la primera vuelta es de mucha mayor importancia. Ellos votarán por Petro o “en blanco”, pero nunca por Duque.

6. El clero católico colombiano, sobre todo en zonas rurales va a ejercer influencia por el Uribismo, no tanto como solían hacer en el pasado, pero significativa. Principalmente en Antioquia (incluyendo Medellín) y los departamentos del eje cafetero (Caldas, Risaralda, Quindío, la región norte del Valle del Cauca, y el noroccidente del Tolima), baluartes de la derecha y ultraderecha.

7.  Aunque las estadísticas mostraban antes del abandono de Fajardo, un virtual empate entre Duque y Petro, no es necesario insistir en la abrumadora ventaja de la derecha en recursos económicos, logísticos y mediáticos. Estos recursos están siendo usados de la forma más concienzuda y en muchas ocasiones inescrupulosa. La unidad más estricta de los sectores progresistas es la única vía para enfrentar el poder económico de la oligarquía nacional e internacional.

8.  A nivel colombiano, además de la Paz, hay mucho en juego. Uno de los temas más importantes es el uso de los enormes recursos naturales del país. Hay que lograr que la inversión extranjera funcione para el desarrollo económico y social de Colombia y no como una fuerza rapaz y depredadora. Navarro Wolff, Antanas Mockus y Claudia Lopez son personalidades muy importantes en ese frente. Por ello, la candidatura de G. Petro es apoyada en las regiones mineras y petro–gasíferas de Colombia.

Izquierda contra Derecha por primera vez en Colombia

G. Petro y A. Robledo junto a Antanas Mockus y C. López conformaron la Coalición por la Paz. Foto tomada de Semana.

Una de las características fundamentales de esta elección es que es la primera en que la izquierda va a segunda vuelta y pudo haber tenido algunas posibilidades de ganar de haber existido una unidad, que resulta especie de Némesis del movimiento progresista latinoamericano. Desde la época del Bogotazo, no ha existido un momento en el cual se haya producido un fenómeno de centro–izquierda e izquierda de tanta masividad en el hermano país andino. Llegó para quedarse, el haber pasado a la segunda vuelta, ha hecho a la izquierda presencia y adultez en el país.

El Uribismo está vigente y arrastra consigo a casi toda la derecha y a capas no consciente del pueblo. Petro se ha consolidado como el líder de la alternativa progresista y se observa un rol tristemente decisivo del centro del espectro político algunos de sus líderes como S. Fajardo y H. De la Calle decidieron “votar en blanco” y de hecho introducir un tercer candidato en el balotaje, el “voto en blanco” fatal para el candidato progresista. La estabilización de la izquierda va a incluir en el futuro nuevos sectores del pueblo, sobre todo rurales.  No se debe olvidar que los Acuerdos de Paz del gobierno colombiano con las FARC–EP fue lo que abrió el camino a que una opción de izquierda tomara real fuerza en Colombia.

A manera de conclusiones

Las elecciones en Colombia cuya primera vuelta tuvo lugar el 27 de mayo, tienen una importancia que excede con mucho el horizonte nacional. De hecho está en juego la paz en América Latina y el poder detener la “ola conservadora” en la región. De ganar las fuerzas del “Uribismo” representadas por el candidato Iván Duque, Colombia pasaría a ser el principal aliado de la administración de Donald Trump, la punta de lanza contra Venezuela (y también Ecuador) y la ruina del proceso de paz en Colombia, del que la ultraderecha local es un ferviente enemigo y detractor.

El candidato favorito para el balotaje es el ultraderechista Iván Duque, después que Humberto De la Calle y principalmente Sergio Fajardo, le “serrucharon el piso” al candidato de izquierda Gustavo Petro. En vez de haber mucha más asistencia a las urnas en la segunda vuelta, será igual que el pasado 27 de mayo, incluso puede ser inferior. El “voto en blanco” es una puñalada en el corazón al candidato progresista y puede alcanzar entre un 10% y un 14%, es decir entre dos y tres millones de votos sacrificados en el altar de la egolatría de S. Fajardo. Desde 1990 a la fecha el voto en blanco ha oscilado entre un 1.2% y un 4.5%. En la Constitución colombiana incluso se especifica que si el voto el blanco obtiene la mayoría, habría que repetir las elecciones, lo que no va a pasar. Estoy completamente convencido que si Fajardo hubiese quedado en segundo lugar y por ende ido a la segunda vuelta; Petro le hubiera dado su apoyo al máximo. El recién incorporado apoyo de Antanas Mockus (el segundo senador más votado en mayo con 540 mil 783 votos) y Claudia López quienes eran una parte sustancial de la base de votantes de Fajardo durante la primera vuelta, al formar con Petro la Coalición por la Paz que compensa en cierta medida el “voto en blanco” de Fajardo y De la Calle (este último muestra signos de que puede reconsiderar su situación y votar por G. Petro).

A pesar de las encuestas y de la ventaja monetaria y mediática, la ultraderecha local e internacional está preocupada con los resultados del balotaje. Así vemos las insultantes declaraciones contra G. Petro, de ese excepcional escritor y abominable persona que es Mario Vargas Llosa, muy bien descrita por el gran Atilio Borón.

Vargas Llosa y la violencia

Es extraordinariamente importante obtener la más alta cantidad de votos para G. Petro, porque eso implicara una restricción en los grados de libertad que tendría el “Uribismo” vía I. Duque para cerrar el proceso de paz y para ser mucho más hostil contra la Venezuela Bolivariana. Si la izquierda colombiana obtiene un 40% de los votos o más sería sumamente importante. De hecho es una gran victoria que el candidato izquierdista G. Petro haya llegado a la segunda vuelta, algo sin precedentes en la historia de Colombia. Significa la total consolidación del movimiento progresista colombiano y una posible asociación no solo para el balotaje, sino también en el futuro de sectores de la centro- izquierda con A. Mockus y Claudia Lopez, que ampliaría su diapasón. Parece muy difícil que G. Petro pueda ganar, la falta de unidad sigue destrozando a la izquierda latinoamericana. Las siempre manipuladas estadísticas (sobre todo si de un candidato izquierdista se trata) le dan a Duque entre un 6% – 13% de ventaja, sin excepción.

Pero los cubanos sabemos que el juego no termina hasta el out 27.

Mapas y tablas de departamentos y regiones de Colombia, mostrando las características y expectativas de votación en el Balotaje:

El espectro político regional de Colombia muestra una considerable diversidad.

El espectro político regional de Colombia muestra una considerable diversidad.

Pronósticos para el balotaje



Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Carlos Miguel Valdés Sarmiento. dijo:

    Pero alguien a estas alturas se cree que Duque puede perder, Duque gana y la guerra contra Vanezuela vaaaaa, no lo duden eso ya lo decreto el Imperio.

    • raiko dijo:

      Gana el uribismo en colombia hoy domingo 17 de junio. Ya se siente el olor a polvora y sangre, Adios los acuerdos de paz y toda esas reuniones en la havana. Colombia ya es miembro de la OTAN. Lo q se avecina es mucha sangre y fuego. Adios tbm a America latina como zona de paz. Nuevos aires de conquista y colonizacion vienen soplando…..

  • Pavon dijo:

    Duque es favorito para ganar en segunda vuelta.

  • Orland dijo:

    Las más recientes encuestas muestran a Duque como el favorito. Una encuesta de la firma Cifras & Conceptos para la cadena de radio Caracol y el canal de televisión por cable Red+Noticias indica que Duque obtendría el 45,3% de los votos y Petro el 36,4%, mientras que el voto en blanco sería del 18,3%. Un sondeo de Invamer para el canal de televisión Caracol, la estación Blu Radio y la revista Semana adjudica a Duque el 57,2% y a Petro el 37,3%, en tanto que el voto en blanco llegaría al 5,5%. Otra encuesta deñDatexco para la estación W Radio señala que Duque tendría el 46,2%, Petro el 40,2% y el voto en blanco el 13,6%.

  • cam dijo:

    mi admiración por semejante disertación de la situación en Colombia, me imagino que todas las épocas y movimientos siempre hay un “Vicente García”, que sin entender el momento histórico y haciendo alarde de ceguera y un inmenso ego, ayuda al derrumbe de su propio movimiento.
    saludos

    • Jose R Oro dijo:

      Así es muy estimado cam. Al igual que Vicente García, y por las mismas razones, como usted correctamente indica, Sergio Fajardo ha actuado en la forma más favorable a la ultraderecha, en contra de sus ideas y visión de Colombia.
      Un fuerte abrazo para usted.

  • cam dijo:

    mi admiración ante semejante disertación de la situación en colombia. supongo que en cada época y movimiento hay un “vicente garcia” que haciendo gala de una gran ceguera y aún mayor ego. no es capaz de ver el momento historico. ayudando a la desintegración de su propio movimiento.saludos

  • Jose R Oro dijo:

    ¡Gran resultado del movimiento progresista colombiano! Se acaba de demostrar que llegó para quedarse y ese 41.81% obtenido por Gustavo Petro, es el augurio de la formación de una poderosa fuerza popular en un país tradicionalmente dominado por la oligarquía. Pero además, ese importante apoyo popular para una izquierda que carece hoy de un partido representativo, demanda que se forme un amplio, fuerte y unido movimiento político progresista que constituya la vanguardia del pueblo colombiano. Tal y como comenté en el artículo: “Si la izquierda colombiana obtiene un 40% de los votos o más sería sumamente importante. De hecho es una gran victoria que el candidato izquierdista G. Petro haya llegado a la segunda vuelta, algo sin precedentes en la historia de Colombia. Significa la total consolidación del movimiento progresista colombiano”
    Ahora desde la oposición, las fuerzas del progreso en Colombia tiene la tarea de evitar que se produzca el repudio de los Acuerdos de Paz con la FARC, que se complete un acuerdo con el ELN y algo de la mayor, extraordinaria importancia, que Colombia no se convierta en la plataforma para una agresión abierta contra la Venezuela Bolivariana.
    Petro gano en Bogotá, la próxima batalla en el 2019 serán la elecciones por la Alcaldía Mayor de Bogotá, la segunda posición más importante del país, después del presidente, que el movimiento progresista tiene una alta probabilidad de ganar (de nuevo si van unidos), los más probables candidatos de la izquierda serian Hollman Morris (muy cercano a G. Petro), Antonio Navarro Wolff (el que considero una de las más importantes y brillantes personalidades colombianas), Claudia López Hernández y Aurelio Suarez Montoya. Deberán enfrentarse al Uribista Francisco Santos (abominable personalidad quien fuera vicepresidente de A. Uribe) y el “blancovotista” Sergio Fajardo (tan brillante y carismático como errático y ególatra)
    La Formación de un Frente Amplio Progresista es una gran necesidad emanada del voto de este 17 de junio, y fortalecida por la evidencia de que el movimiento progresista si se une tiene fuertes posibilidades de triunfar.
    De las predicciones de la tabla “Pronósticos para el balotaje” en el artículo: Se logró acertar en un 88% (29 de 32 departamentos y Bogotá Distrito Capital). Los pronósticos erróneos fueron los departamentos de Bolívar, ganado por Duque por el voto de las aéreas rurales, aunque Petro ganó en la capital Cartagena. Cesar donde también ganó Duque, Córdoba y La Guajira por Duque.
    Ganó la presidencia Iván Duque, votación sin fraude significativo, reconocida por G. Petro, quien momentáneamente regresa al Senado. Pero el gran vencedor estratégico es el movimiento progresista colombiano, que demostró un enorme vigor y potencial de futuro. La tarea es ¡Unidad, Unidad, Unidad!

  • Valbuena dijo:

    Ha sido una demostración harto evidente de que si los líderes políticos progresistas de Colombia se unen, forman un partido o agrupación de partidos con un liderazgo y un programa claros, se gana sin dudas. Fui alcalde de dos diferentes municipalidades de Colombia, en uno 8 anos y en el otro 2 anos (por inhabilitación del alcalde electo). El pueblo colombiano, sobre todo en las aéreas rurales, desea ver un programa concreto, sin mucha ambigüedad o filosofías incomprensibles y un líder unido. El voto en blanco ha sido un acto de decir “allá ustedes, tengan lo que se merezcan por no haber votado por mí” un acto de narcisismo e infantilismo ridículo y dañino.
    Deseo felicitar a Don Jose R. Oro, por un artículo que enfoca la importancia de este voto para el presente y mucho más para el futuro del país. Hay que profundizar la pacificación justa y responsable de todo el país. A mí personalmente los paramilitares me asesinaron a mi cuñado en la puerta de mi casa, el gobierno electo hoy (no Duque individualmente, sino sus promotores) tienen una conexión indeleble e indiscutida con el paramilitarismo

  • Eli Franco dijo:

    En el tristísimo caso que se produzca una guerra contra Venezuela, Colombia no participará, el pueblo está listo para impedirlo, no vamos a hacer el trabajo sucio contra un país hermano y vecino.
    Es muy doloroso que Iván Duque haya sido electo presidente de Colombia. No por esperado menos ultrajante. Sus propuestas atentan contra los derechos de distintos sectores sociales, políticos, de las víctimas de la violencia y las minorías. También atenta contra la separación de poderes y el sistema de pesos y contrapesos establecido en nuestra Constitución. Su visión de país perpetúa la desigualdad y la pobreza, la destrucción del medio ambiente en función de un supuesto desarrollo, una economía rentista y de privilegios y no de talentos, productividad y competitividad, es lo que pienso sobre Duque.
    Colombia tiene la necesidad de lograr un acuerdo de paz, profundización de la democracia y cambio, que por supuesto no se va a lograr con el actual presidente. Se necesita una organización unida, progresista, que le presente al país una propuesta en ese sentido lo más pronto posible.
    Iván Duque fue electo por la mayoría, y eso por supuesto hay que respetarlo. Sin embargo no puedo dejar de afirmar, que más que haber ganado, el movimiento progresista colombiano, gracias a un par de tontos que llamaron a votar en blanco, fue el que perdió. A usted Don José Oro, le doy las gracias por ocuparse tanto y de forma tan profunda por Colombia, como también le agradezco a Cubadebate el publicar a su merced y a otros autores que defienden a mi país. Muchas personas en Bogotá le recordamos con mucho afecto.

  • Yolanda dijo:

    Estimado Dr. José Oro, soy Yolanda, quien era la jefe de personal de una de las minas que usted gerenciaba. Siempre supe que Duque iba a ganar, sobre todo después que Fajardo lo abandonó, eso era inevitable, aunque a mí no me agrade, pero es así. Fraude no hubo (al menos de forma importante). Con el tema del voto en blanco, pienso que más de un millón y quizás dos millones de votantes que hubieran votado por Petro se desanimaron, muchísimos de ellos en aéreas rurales. ¿Para qué voy a viajar varios kilómetros hasta un centro de votación, perder un día y “votar en blanco”? No voy, pues.
    Pero para las personas progresistas de Colombia, el obtener con Petro una votación de más de 8 millones de personas, esto quiere decir que el movimiento popular anti –oligárquico y anti – imperialista está establecido.
    Con respecto a la unidad en que usted insiste, hay que trabajar duro, porque muchos de estos politicos “progresistas” son muy visajosos y solo viven para ellos, mas que para la causa que dicen defender. Muchos besos de Yolanda.

  • Mary Louise dijo:

    El movimiento contra la guerra, anti – imperialista y por reducción de la desigualdades en Colombia, se ha fortalecido de una manera enorme. Que un candidato como Gustavo Petro, sin un partido o coalición firmemente establecidos haya logrado casi un 42% del voto popular, es un mensaje muy alto y grave para la derecha colombiana y sus aliados en los EE.UU.
    El presidente Trump va a enviar una ayuda millonaria al nuevo gobierno para hacerlo quedar bien, como de gran progreso. Pero por mucho que hagan no alcanza, la única opción para que en Colombia no gane en el futuro inmediato (empezando por la alcaldía de Bogotá) un candidato que represente los intereses del pueblo, es la desunión, las guerras intestinas entre líderes de izquierda y/o progresistas, como “el Fajardazo” demostró. Usted conoce bien a Colombia, y sabe que sin un aparato político organizado es muy difícil movilizar a la gente, sobre todo en las áreas rurales.

  • Yobani dijo:

    Dr. José Oro, cordial saludo, que bueno su artículo. En Cali la victoria de Petro fue clara, también en Cartago, en Buenaventura, y en otros cascos urbanos. En el campo, los partidarios de Duque ponían busetas para transportar personas de partes aisladas a los lugares de votación y los esperaban que votaran para llevarlos de vuelta a sus hogares, en muchas veredas hicieron almuerzos colectivos para sus votantes, dieron camisetas bonitas y otras cosas que Petro no disponía (ni de gente organizada que lo hiciera). Todos los ganaderos y colonos de caña de azúcar dieron dinero para apoyar a Duque.
    No hubo fraudes conocidos, ni intimidación, y las elecciones transcurrieron pacíficamente. Si creo que estas elecciones serán recordadas como la incepción permanente del movimiento de izquierda en la vida política de Colombia. Fajardo no tiene mucha fuerza en el Valle, pero el voto en blanco hizo que mucha gente pensara que ya todo estaba decidido y que no valía la pena perder el tiempo en ir a votar. Ahora lo que hace falta es un partido que ponga juntos a lideres cono Petro, Navarro, Mockus, Clara, Claudia, Timo, Piedad, es decir que sea amplio, con eso se acaba la Colombia de los millonarios y comienza la Colombia del pueblo.

  • Jose R Oro dijo:

    Estimados amigos. Muy de acuerdo con ustedes acerca de la importancia de que Petro obtuviera una gran votación de 8 millones de electores. Si hubiera tenido un partido formal, con delegaciones en todos los departamentos y muchos de los más de mil municipios de Colombia, hubieran obtenido (incluso sin Fajardo) más de 10 millones. Nunca antes, jamás, un candidato de izquierda en Colombia había obtenido tales cifras, y es un gran incentivo para que la mayor parte de los líderes de izquierda se unan en una poderosa organización política progresista, aunque es muy cierto que como dice la estimada Yolanda son “visajosos” que en Cuba decimos “palucheros”, pero es la gran oportunidad.
    He pensado mucho acerca del voto en blanco de Fajardo y De la Calle. Creo que fue un acto de simple y común hipocresía, y también de cobardía política, sabiendo que con ello la ultraderecha ganaría de seguro

  • Ernesto Garcia dijo:

    Estimado Jose R. Oro.
    Tal y como le vaticine en su articulo del 28 de Mayo “La izquierda de pie: Breve nota sobre las elecciones en Colombia”, el Uribismo en Colombia ganaba en segunda vuelta de todas todas.
    En aquel momento con una simple matemática, sin tantos gráficos e ilustraciones le di el resultado de Ivan Duque: 46% y Gustavo Petro: 39%.
    Con los 2 pronósticos realmente me quede corto, principalmente con el de Duque, que alcanzo el 54%. Y el voto en blanco con un 4.2% no hace la diferencia entre los candidatos.
    En aquel momento le exprese que los pronósticos no se pueden dar con pasión, hay que darlos con la realidad del momento.
    Nos guste o no Alvaro Uribe sigue siendo el político de mayor popularidad en Colombia, con el alcance de poder poner presidentes.
    Este año la derecha colombiana obtuvo la mayoría en el senado, la mayoría en el congreso y ahora puso presidente. Los votantes en Colombia mayoritariamente votaron Derecha, votaron Uribe. Esa es la realidad.

  • Cobos dijo:

    Solo para comentar que este articulo es de los mejores que he leido sobre la segunda vuelta electoral en Colombia, tanto en la prensa nacional como internacional y quiero expresarle al autor Jose R. Oro mis mayores felicitaciones. Falta mucho, pero en este caso si se esta abriendo un camino

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

José R. Oro

José R. Oro

Ingeniero cubano residente en los Estados Unidos.

Vea también