Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

Es mi Apóstol

| 12

Foto: Archivo.

No soy un estudioso de Martí. Lo reconozco. He tenido la inmensa suerte de haber leído desde mi infancia, sin imposiciones, sus escritos, discursos y pensamientos. Y me seduce el verbo oportuno y sincero, la palabra directa, la metáfora más clara y la enorme esperanza que transmite su obra. A veces recurro a él cuando me confunden las acciones de otros. Y les puedo jurar que siempre hallo un remanso, aunque se trate de un llameante discurso.

Por estos días se ha hablado mucho de él. Creo que de vez en cuando es necesario despertarnos y pensar en cuánto nos ayuda regresar a Martí y su legado. Y no hablo de asustarnos ante el librero y aquella edición de 28 ejemplares de sus Obras Completas. Se trata de encontrar lo que necesitamos en momentos y coyunturas en las que su mano en nuestro hombro se hace imprescindible.

Y es que no hay nada más lejano de la comunicación que el insulto. La profanación del noble símbolo no puede confundirse con transgresión rebelde, pues el que profana ex profeso sabe que tiene que enfrentarse a la repulsa masiva por su acto. El sacrilegio repugna, más aún cuando las bases de una nación están bastante  bien apoyadas en el pensamiento del Apóstol.

He estado varias veces en Santa Ifigenia. He bajado mi cabeza ante su tumba. Y cada vez que lo hago me lleno de una energía que solo pudiera compararse con esas vibras extrasensoriales de las que hablan las fantasías literarias. No es por gusto que eso sucede. Martí es un gran CUBANO.

Siempre ha sido mi Apóstol. Ni coyunturas ni opiniones de otros han podido quitarle ese título. Cómo mencionó un gran martiano, Eusebio Leal, Apóstol es quien lleva una palabra, quien transmite un mensaje. Por lo tanto, no es posible despojarle de ser eso.

Pensemos más en él. Ese ser humano que sufrió, amó, luchó y legó. Yo creo en él. Y cada 19 de Mayo miro al sol, aunque me queme un poco la vista. Es  la manera de expresar mi gratitud a aquel que tantas profecías ya cumplidas hizo.

Es mi Apóstol. Por lo tanto, quien lo insulta está agrediendo mis creencias. Y me permito criticarlo, con decencia y sin gritos. Porque: La crítica es el ejercicio del criterio: destruye los ídolos falsos, pero conserva en todo su fulgor a los dioses verdaderos”.

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Victor SA dijo:

    Muy oportuno y certero su artículo profesor Omar Olazábal. Estamos en un momento en que la tan cacareada ¨libertad de expresión¨ la quieren defender con críticas y ofensas a nuestros símbolos como el que se hace en la película de marras a José Martí. Ya lo dije en mi muro del facebook: Martí es sagrado y terminé con estas palabras del Maestro: ¨…Hay hombres que viven contentos aunque vivan sin decoro. Hay otros que padecen como en agonía cuando ven que los hombres viven sin decoro a su alrededor. En el mundo ha de haber cierta cantidad de decoro, como ha de haber cierta cantidad de luz. Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres. Esos son los que se rebelan con fuerza terrible contra los que les roban a los pueblos su libertad, que es robarles a los hombres su decoro. En esos hombres van miles de hombres, va un pueblo entero, va la dignidad humana. Esos hombres son sagrados.¨ José Martí OC, T. 18, P. 305

  • Aurora dijo:

    Bello escrito. Martí es nuestro porque nos acompaña a la escuela, al centro laboral, a la vida social. En él es posible encontrar una frase para cada oportunidad. Es cercano, y es la espontaneidad del amor de cada uno de los cubanos lo que da vida a su obra cada día. Es mío también, como de todos, y nadie tiene derecho a mancillarlo.

  • GAM dijo:

    ¡No dejemos que se imponga el nihilismo en nuestra Patria!

    • sachiel dijo:

      “Nihilista es la persona que no se inclina ante ninguna autoridad, que no acepta ningún principio como artículo de fe”, en el sentido de persona crítica con todo lo que le rodea. Se utiliza a menudo para indicar un grupo o filosofía caracterizado por la falta de sensibilidad moral, creencia en la verdad, belleza, amor o cualquier otro valor y ningún respeto por las convenciones sociales anteriores.

      Tambien el cinismo, en su acepción moderna(se asocia a la tendencia a no creer en la sinceridad o bondad humana, ni en sus motivaciones ni en sus acciones, así como una tendencia a expresar esta actitud mediante la ironía, el sarcasmo y la burla.)

  • ele dijo:

    Sentir en la ofensa a otros la ofensa a sí mismo, sea un simple mortal o represente lo más sagrado de la patria. Eso es ser revolucionario cabal. Parafraseando a la juventud y el pueblo cubano cuando expresa “yo soy Fidel” digo de todo corazon “yo soy Martí”.

  • Marta dijo:

    Leyendo el escrito de Omar puedo entender como propia cada palabra de respeto y entrega que describe hacia lo que significa José Martí para los cubanos. Somos un pueblo dichoso al poner nombrarlo como el Apóstol, como nuestro Héroe Nacional; poder acudir a sus versos, a su prosa, a su discurso, a su legado. Y en ocasiones en el que alguien intenta profanar el símbolo, ahí está nuestro Martí con su enseñanza: “La dignidad es como la esponja: se la oprime, pero conserva siempre su fuerza de tensión.” ( México, 1878).

  • Zugor Seg. dijo:

    Amén Omar Olazábal, amén.

  • Mercado dijo:

    Amplia destreza la del comunicador,sin callar,destroza con prosa,filosa ,la oscura madeja espinosa,con certero y a mi vista,sincero fervor. ……Nada parecido ha todo lo que podido leer en todos estos días.Y si a lo mejor,lo que se buscaba era eso?esa atención sobre algo ,que no iba a despertar en nadie un recuerdo.He visto en la vida cotidiana mejores batallas por tomar,y pocos salen al paso!Martí fue bien claro con quien siembre, en Cuba, odios.

  • andres gomez dijo:

    excelente omar, excelente. andrés

  • camagueyana dijo:

    Muy bien dicho profesor , es verdaderamente indignante que existan personas que ocupen su tiempo en tratar de enfangar el nombre de Marti , alguien tan respetado y admirado por millones de cubanos de todos los tiempos , Marti no fue solo un sol moral , fue el hombre mas integro y cabal ¿ cómo se atreven?

  • roymp dijo:

    Marti es de todos los cubanos, del intelectual y del de a pie, por eso es que muchos no tienen la palabra de otros pero cada uno desde donde este lo defiende a su manera y con el vocablo que lleva

  • matico dijo:

    es bueno salirle al paso a toda manifestacion que trate de empañar el nombre de los grandes de la historia patria….

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Omar Olazábal Rodríguez

Omar Olazábal Rodríguez

Filólogo. Profesor y Productor audiovisual. Fue Director de los Estudios Mundo Latino, Vicepresidente del Instituto Cubano de Radio y Televisión y dirigió la Oficina de Comunicación e Imagen de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). En la actualidad trabaja en el capítulo cubano de la Red de Intelectuales en Defensa de la Humanidad.

Vea también