Imprimir
Inicio » Noticias  »

Fugas

Publicado en: Apuntes del cartulario
En este artículo: Cuba, Historia, La Habana, Prisión
| 23

Entrada principal a la prision de La Habana en el Castillo del Principe

Un cubano al que apodaban "Cotorrita" tenía en los años 40 del siglo pasado  el récord de fugas en todo el continente americano. Cárcel en la que lo encerraban, cárcel de la que se evadía, al igual que otro cubano, «El hombre mosca», que agobió tanto a las autoridades con sus escapadas que un día lo suicidaron en el Castillo del Príncipe.

Carlos Duque de Estrada, en junio de 1933, fue devuelto a la cárcel luego de una  fuga sensacional. Por su oposición a la tiranía de Machado, guardaba prisión en Isla de Pinos. Una tarde, con el ánimo de evadirse, se  ocultó en el campo de béisbol del Presidio Modelo, y ya de madrugada, deslizándose por los terrenos aledaños a las galeras, logró alcanzar la carretera que conduce a Nueva Gerona. Una vez allí tuvo la suerte de colarse en un barco que salía rumbo al Surgidero de Batabanó, pero, detectado, fue conducido otra vez al reclusorio. Pese al fracaso final, Estrada demostró lo inadmisible: era posible fugarse del Presidio Modelo.

Tiempo después lo imitaría Rutilio Ramos, que cumplía prisión en la Isla por el asesinato de Pedro Acosta, alcalde Marianao. Pero a Rutilio no habría que devolverlo a la cárcel; volvió solito al no poder soportar, ya en La Habana, las angustias de la persecución policial.

En  dos ocasiones se fugó el temible Policarpo Soler. Una vez de la cárcel de Matanzas y otra, del Castillo del Príncipe.  En la cárcel matancera lo alojaron  en la jefatura y el propio jefe del penal velaba su sueño. Más que un recluso con muchas causas pendientes parecía un político influyente, impecable, satisfecho, jovial, sin una mancha en su blanco atuendo y ninguna vacilación en su postura.   Desde allí mandaba recados amenazadores al Palacio Presidencial.

Un día acudieron  al penal varios hombres que se identificaron como trabajadores de la fábrica de jarcias, pidieron permiso para entrevistarse con  «el amigo Policarpo»  y prorrumpieron en un vocerío estentóreo cuando  se les negó el acceso. A fin de aplacar el escándalo se autorizó a pasar al que iba al frente del grupo y en ese mismo momento se permitió la entrada de una mujer que pidió saludar a Policarpo.

Policarpo avanzó hacia sus visitantes. La mujer le pasó una pistola 45, empujó el gánster al oficial que lo conducía y salió tranquilamente de la prisión. Fuera, los supuestos obreros, armados ahora de ametralladoras, lo rodearon para protegerlo. Ocurrió entonces lo inconcebible. El alcaide, abrazado al prófugo, le dijo: -¡Policarpo, por su madre, no te vayas! ¡Mira que me perjudicas! A lo que respondió el aludido: -Chico, no soy yo, son mis amigos los que me llevan…

Eso ocurrió en junio de 1951. Cinco meses después se fugaría del Castillo del Príncipe junto con otros cinco reclusos con la ayuda de Orlando León Lemus, El Colorado. Bajó el grupo  por una escala atada a una ventana  los cien pies que separaban la azotea del fondo del foso, lo atravesaron  y subieron  el muro exterior  por una escalera de cuerdas. Ganaron los fugitivos una garita de vigilancia, corrieron por  los patios de casas aledañas y salieron a las inmediaciones de la 9na. Estación de policía, donde abordaron los vehículos que los esperaban.   Todo sin disparar un tiro y sin que nadie los persiguiera.

Del Presidio Modelo se evadieron, en enero de  1949, Enrique  Dobarganes, conocido por «Guarina»  y José Rivero Prendes, alias «El Chino», dos de los autores del robo de la sucursal habanera  del  Royal Bank of Canadá, en el Paseo del Prado, de donde sustrajeron en plena tarde casi medio millón de pesos.    

En la mañana del 12 de enero, minutos después del toque de diana, «El Chino» Prendes y «Guarina»  subieron  tranquilamente al automóvil de José Manuel Llorca, médico del presidio .El vehículo, guiado por uno de ellos, atravesó en paz todo el patio interior del reclusorio sin que se diera la voz de alto. Como en un caso de rutina, las puertas exteriores se abrieron para el automóvil,  que rodó veloz hacia Nueva Gerona. Sus ocupantes, vestidos con el uniforme de presos, no iban armados. Horas después  200 soldados y 40 agentes del Buró de Investigaciones se desplegaban en abanico por todos los ámbitos de la isla en busca de los prófugos. Aseveraron las autoridades haberles dado muerte. Pero el cadáver de «El Chino» Prendes nunca apareció.

Se han publicado 23 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • ANTONIO DÁVILA dijo:

    Tremendas historias, Maestro Ciro, me recuerdan algunos casos de personajes que estuvieron presos en el tristemente célebre Palacio Negro de Lecumberri, en Ciudad de México.

    Un fuerte abrazo desde CdMex.

  • Rafa dijo:

    ciro no dejas de sorprender con tus artículos,gracias

  • rafa dijo:

    ciro no dejas de sorprender con tus artículos,gracias

  • Elector dijo:

    Ciro muchas gracias por tus articulos, podrias publicar sobre los inmuebles que fueron ocupados por la compañia General Motor en La Habana.

  • Pimentel dijo:

    Comó que lo suicidaron ??

    • Ann dijo:

      Pienso que sea una ironía, lo mataron e hicieron parecer que se suicidó. Es lo que entiendo.

    • El ChaCal dijo:

      Debe ser una sátira del autor.... "lo suicidaron" (supuestamente se suicidó, pero fué otra cosa)

    • Baphomet dijo:

      Creo yo que la indirecta es bastante "directa". Es como aquel chiste que decía y se pegó un tiro por la nuca (que no fue "a quemarropa") después de ahorcarse desde un segundo piso.

  • DanielD. dijo:

    Ciro: ¡Mira que tú conoces historias compadre! jajajaja Me encantaría sentarme a escucharte por muchas horas. Muchas salud para ti y que les dejes todas nuestras generaciones todo ése inmenso caudal de historias del ayer. Eres un orgullo de Cuba. Muchas salud!!!

  • Candela dijo:

    Cómo me gustan las historias de la Cuba de esos tiempos y Ciro guarda muchas de ellas debería hacer un libro, también soy fan del programa "Como me lo contaron"

  • Cornelius dijo:

    Pimentel si, yo también me pregunto como lo suicidaron jajajajajaaja aclararle al autor que el suicidio es el intento deliberado de una persona por quitarse la vida, cuando influye una 2da o más personas seria un homicidio o asesinato jj

    • Pedro Cabrera dijo:

      Para Pimentel y usted: "lo suicidaron" significa que lo asesinaron y trataron de aparenter un suicidio. ¿Nunca han oido sobre eso?

    • tdl dijo:

      Se trata de otra de las finas ironias de un maestro "escribidor" como se hace llamar.

    • Fernando dijo:

      Cornelio SI hay q explicarte la ironia intencional detras de esa frase entonces no has entendido el sabor que llevan estas historia del maestro bianchi...

  • Palax dijo:

    Interesante artículo

  • Amaury II dijo:

    Como siempre otra bella cronica

  • El ChaCal dijo:

    Y años más pa' ca no han abido fugas¿?

    • Carlos León Acosta dijo:

      Me ha pasado dos veces en este sitio. Quisiera saber qué estoy haciendo equivocadamente.
      Le di dos respuestas a ChaCal, aparecieron por unos minutos y desaparecen.
      Gracias por una aclaración.

  • rey88 dijo:

    saludos y que me perdonen por mi opinión ,, sobre el articulo..........que estamos haciendo héroes a los bandidos en una época que no hay que darle mucha cuerda a la pila de vagos que no quieren trabajar y que se han perdido todos los valores morales.......

    • Andrey dijo:

      Para nada se está glorificando en este artículo a los lumpen que se han escapado de las cárceles, pero Ciro hace referencia a las espectaculares fugas de unos y otros bandidos y nada, se cuenta la historia tal como se ha contado.

  • S.O.S dijo:

    Buen artículo maestro Ciro de Santa Amalia.

  • mafalda dijo:

    muy interesante el articulo.. gracias ciro!!!

  • Carlos León Acosta dijo:

    Faltan varias. Entre ellas la de Juan Ramón López y José Dearing, miembros de la Brigada 2506, en junio de 1962.
    Pedro Acosta era mi abuelo.
    Quisiera saber la causa de su asesinato.

Se han publicado 23 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ciro Bianchi Ross

Ciro Bianchi Ross

Destacado intelectual cubano. Consagrado periodista, su ejecutoria profesional por más de cuarenta años le permite aparecer entre principales artífices del periodismo literario en el país. Cronista y sagaz entrevistador, ha investigado y escrito como pocos sobre la historia de Cuba republicana (1902-1958). Ha publicado, entre otros medios, en la revista Cuba Internacional y el diario Juventud Rebelde, de los cuales es columnista habitual.

Vea también