Imprimir
Inicio » Noticias, Economía  »

Precios del agromercado: Desde las carretillas de La Habana (+ Fotos, Videos e Infografía)

| 108
En La Habana conviven actualmente alrededor de 1777 carretilleros inscritos de forma legal, unidos a otro tanto que son ilegales. Foto: María del Carmen Ramón.

En La Habana conviven actualmente alrededor de 1777 carretilleros inscritos de forma legal, unidos a otro tanto que son ilegales. Foto: María del Carmen Ramón.

Los carretilleros o vendedores ambulantes de productos agrícolas forman parte del escenario habitual de los barrios cubanos. Cuenta la prensa de la época que incluso antes de que existiera el Capitolio ya concurría en La Habana esta forma de comercialización; pero probablemente no rebasaba el volumen apreciable de la actualidad: 1777 se mueven hoy por las calles habaneras de forma legal, según datos de la ONAT; mientras que otra cantidad indefinida no declara el trabajo que realiza.

Los carretilleros estuvieron incluidos dentro del listado de actividades aprobadas para el trabajo por cuenta propia en el año 2010, con la idea de acercar los productos a la población, evitar la necesidad de ir a un mercado, y contar con una oferta disponible más allá de los horarios de apertura de los mismos. Para ser justos, a más de uno nos ha salvado una comida un carretillero cuando salimos tarde del trabajo y los encontramos en algún lugar insospechado; pero, al mismo tiempo, más de una vez hemos puesto cara de asombro cuando productos como la malanga y el tomate alcanzan el precio de 15 pesos por apenas una libra.

Algunos lo han llamado el último eslabón de la cadena de intermediarios desde que un producto sale del campo y llega a la mesa. Un alimento hoy es producido por un campesino que lo entrega a la cooperativa a la que pertenece. Se supone que el excedente de la producción que no es llevado a los mercados que abastecen es trasladado por intermediarios hacia el mercado de venta mayorista El Trigal– donde se concentran producciones provenientes de distintas provincias para luego ser distribuidas en La Habana- y allí compran la mercancía los carretilleros y la trasladan a sus lugares habituales de venta. En este mercado mayorista pueden además comprar personas naturales, así como cooperativas y mercados de oferta y demanda.

¿Pero, qué causas están detrás de que una libra de malanga que sale del campo a 3, 10 pesos llegue a costar 15? En busca de respuestas, Cubadebate recorrió las calles de La Habana y entrevistó a varios carretilleros de diferentes municipios, intentando completar las piezas de este rompecabezas de los altos precios en el agromercado.

Los precios y sus causas: los carretilleros hablan

Luego de transitar municipios como La Habana Vieja, Centro Habana, La Lisa, Playa, Plaza de la Revolución y Arroyo Naranjo, pudimos comprobar que, aunque la mayoría de los productos suelen tener precios similares en los distintos carretilleros (plátano maduro: 1 peso o 50 centavos, 3 pesos cada plátano macho, 7 pesos la libra de pepino, 10 y 15 pesos la col, 15 pesos la libra de malanga); otros tienen peculiaridades de acuerdo con el vendedor. Así, por ejemplo, mientras algunos de los entrevistados vendían una pata de cebolla a 30 pesos, otros la comercializaban a 3 CUC o 50 pesos moneda nacional; el tomate generalmente tenía el valor de 15 pesos, aunque otros lo ofertaron a 10 la libra; mientras que en algunos municipios se estila rallar la col y venderla en pequeños paquetes por el valor 5 pesos.

El tomate y la malanga son los productos más caros en este momento en los carretilleros cubanos. Foto: María del Carmen Ramón.

El tomate y la malanga son los productos más caros en este momento en los carretilleros cubanos. Foto: María del Carmen Ramón.

¿De qué dependen tales variaciones? ¿Cómo establecen sus precios los carretilleros?

Según nos explicaron los entrevistados, la principal razón tiene que ver con la forma de adquisición de los alimentos;  esto, unido a los gastos de transportación y la merma que puedan tener, repercute en que lleguen mucho más encarecidos a la mesa de los cubanos.

Roberto Hernández, un joven carretillero de unos 30 años que encontramos en las inmediaciones de la calle Infanta, nos asegura que el producto que actualmente más resultado le da comprar en El Trigal es el plátano maduro. “Las cajas de plátano me cuestan 60 pesos, y en dependencia del tamaño lo puedo vender a 1 peso o 50 centavos cada uno. Al final, le saco 40 pesos a cada caja de plátano. La caja de guayaba allá me vale 160 pesos, en ese caso solo puedo ganarle 20 pesos”.

A unos pocos metros estaba Abelardo Jiménez, quien insiste en la necesidad de revisar a fondo los mecanismos establecidos en El Trigal. “Existen los intermediarios, que son carretilleros con camiones. Allí van los camiones que le compran la mercancía al campesino. Este la entrega a un precio módico, pero ellos nos lo venden muy por encima, quieren ganar más que el que trabajó la tierra. Por eso es que nosotros los carretilleros tenemos que venderla un poquito más caro, porque si nos venden una caja de tomate a 500 pesos, ¿a cuánto vamos a comercializarla?

A otro de los entrevistados, José Hernández, lo encontramos cercano a la calle 70 de Playa. “La malanga la estamos comprando a un precio desorbitante, 12 pesos la libra, por eso tenemos que venderla a 15. Por otra parte, casi nunca el pesaje de los sacos viene como es. Cuando sacas la tierra a veces encuentras una merma de 15 ó 20 libras. La causa de los precios tan altos no está en nosotros. Si El Trigal los bajara, podríamos vender mucho más asequible”, asegura.

La mayoría de los entrevistados refirieron como otra de las dificultades la necesidad de contar con un transporte para buscar la mercancía en El Trigal. En los alrededores de este mercado mayorista, constatamos que se concentran no pocos carros que cobran la cifra de 250 pesos por trasladar la mercancía hacia diferentes municipios de la capital. Otros se las ingenian para utilizar medios de transporte como el ómnibus articulado PC, lo cual no pocas veces genera molestias en quienes utilizan esta ruta.

“La solución es que topen los precios desde El Trigal. Cuando los camiones vengan con un precio tope y los tengan que vender así, nosotros podremos ofrecerlos más barato. El carretillero pasa por un proceso en el cual compra, y todo negocio se hace para ganar”, explica Hernández.

De acuerdo con este carretillero, en estos momentos el porciento de ganancia de quienes practican su actividad es bastante bajo. Sin embargo, en relación con este tema, los entrevistados no fueron muy claros. Mientras algunos aseguraron sacar a la semana unos 400 pesos moneda nacional, otros comentaron que podían ganar unos 1800.

Aníbal Colunga, de La Lisa, fue otro de los carretilleros entrevistados. Nos cuenta que trabaja de manera ilegal como ayudante del dueño de la carretilla que tiene estacionada en la avenida 250 de 31, y que por esta función recibe la suma de 50 pesos diarios.

Aníbal Colunga trabaja como ayudante de otro carretillero. Foto: María del Carmen Ramón

Aníbal Colunga trabaja como ayudante de otro carretillero. Foto: María del Carmen Ramón

“El intermediario lo revende al doble o el triple, porque tiene que pagarle a cuatro o cinco hombres estibando, así como el alquiler del transporte”, justifica Colunga.

Viaje al centro de El Trigal

1: 00 pm. En las inmediaciones del mercado mayorista Trigal comienzan diariamente a agruparse cerca de 150 camiones llenos de los más variados productos, supuestamente excedentes de la producción entregada a los mercados. Sobre las 3: 00 pm comienza la jornada de cada día, miles de pesos de comida se comercializan en este lugar, para que luego esos intermediarios la traigan a la población. Hasta las 9: 00 pm dura la compra, intentando estimular que cuando se acerque la noche los camiones rebajen la mercancía.

Según explica en exclusiva para Cubadebate Amaury Domínguez Pérez, director provincial de la Dirección Integral de Supervisión y Control (DISC), en El Trigal muchas veces entran camiones que traen un tomate de primera a 3 pesos la libra y ahí revenden la caja a 600 pesos. “Cuando usted saca la cuenta, la media de la caja le sale a 12 pesos la libra.  Si el carretillero la compra a ese precio, se entiende que cuando llega al centro de la ciudad, tenga que comercializarla a 20 pesos y a 25, para poder sacarle ganancia”.

“La principal razón que está detrás de los altos precios de los alimentos tiene que ver con la existencia de una gran cadena de intermediarios, que tienen encarecido el sistema de los precios de los productos agrícolas”, afirma.

Pero por si fueran pocas las manos por las que pasa la comida; todo parece indicar que las ilegalidades, la corrupción y el enriquecimiento de unos pocos, están aflorando en asunto tan vital como la alimentación.

“Hay un trabajo fuerte por la dirección del gobierno y las instituciones de la agricultura de la ciudad para ir acorralando todo tipo de ilegalidades”, explica.

Domínguez asegura que en las madrugadas han detectado camiones que intentan burlar el enfrentamiento. “Hay muchos casos que vienen con todos sus papeles en regla, legales, pero muchas veces llegan de forma ilegal.  Otras vienen con una factura para El Trigal y se meten en la ciudad para venderles a los carretilleros”.

“¿Por qué lo hacen? Porque en El Trigal supuestamente tienen que vender al precio que trae su factura- entregada por la cooperativa de procedencia- mientras que si van a la ciudad pueden hacerlo al precio que estimen conveniente y así llevar la diferencia a su bolsillo”.

No obstante, también en El Trigal violan los precios de las facturas.  “El responsable trae una factura donde dice “el tomate a 3 pesos”, tiene que venderlo a ese precio, nosotros estamos exigiendo que ellos comercialicen contra la factura; pero hay días que nos sobrepasa. Hay días de entrar más de 150 camiones y el mecanismo que se genera con más de 4000 personas moviéndose ahí dentro es bien complejo para nosotros. Hoy los 6 u 8 inspectores no damos abasto. Primero tenemos que revisar la cola, camión por camión, para que entren los camiones que no tienen problemas. El que venga legal, los que no, se le aplica la medida, que es multa y decomiso. Luego, tenemos que velar porque se ajusten a la factura”.

Domínguez ejemplifica: “Una persona de una cooperativa viene con un importe total de 50 mil pesos en boniato, malanga, y tomate. Si a una libra le multa ese precio que trae topado, ese dinero no va a la cooperativa, sino al intermediario”.

En El Trigal a una libra de tomate le han llegado a sacar hasta 10 pesos. Esa persona le deposita al de la cooperativa los 50 mil pesos que costaba la mercancía y él sin buscarse problemas con nadie podría quedarse con 40 mil en el bolsillo. Ese es otro tema que estamos enfrentando y es otro de los elementos que tenemos para decomisar mercancías”.

Otro de los hechos que dan lugar a problemas tiene que ver con la figura del cuentapropista mayorista. Se trata de personas que van a una provincia determinada y compran la mercancía a un precio a los campesinos, para luego revenderlas. Muchos de estos se reúnen diariamente en El Trigal, con la mercancía mucho más elevada.

“Nosotros vamos a empezar a exigirles el destino de la mercancía. ¿Por qué tenemos que hacerlo? Porque hay campesinos que no han cumplido con el plan que tienen con las CCS y le venden a los particulares a precios más altos”.

Opina que se impone revisar el alcance de la licencia mayorista. “Lo que se interpreta por esa licencia es que yo lo estoy autorizando a usted a que vaya a Las Tunas a buscar un camión de yuca y que lo traiga para venderlo aquí. Pero no es para estar en un mercado comprando y nada más porque adquiera un camión y lo trasborde para otro gane 50 mil pesos. Sin sudar, sin ir a un surco, sin levantarme de madrugada”.

Cuando se decide decomisar una mercancía, el proceso es dirigirse con el sancionado a la empresa de mercado, hacer todo el pesaje de la mercancía, evaluarla libra a libra en presencia de esas personas, y hacer un acta de decomiso. Se le hace un anexo, sobre en qué consistió la infracción que cometió y luego esas mercancías se distribuyen en los mercados estatales a un precio topado.

Facturas ilegales, con tachaduras, sin destino final… son tema de todos los días. El Trigal es hoy un eslabón de la cadena de alimentación que enfrenta serios problemas y que llaman a la necesidad de un mayor control.

¿Oferta y demanda? Otro dilema

carretillero-6

Carretilleros de La Habana. Foto: Aynel Martínez.

Oferta y demanda es que todo el tomate esté bueno y que usted lo tenga a diez, yo lo tenga a 8 y él a 6, para que exista una competencia. Usted va a un mercado de oferta y demanda y los precios son los mismos. Se dirige a una carretilla, e igual”, considera Domínguez, y con su criterio coincide gran parte de la población entrevistada para esta investigación.

Los habaneros refieren entre sus principales inquietudes caminar diariamente intentando buscar opciones de precios; pero por lo general son los mismos. ¿Qué sucede cuando un producto se echa a perder? ¿Se le baja el precio?

Todos los carretilleros entrevistados dijeron ante nuestras grabadoras que cuando algún producto en específico está a punto de echarse a perder se decide bajar el precio para poder ganarle algo.  “Preferimos ganarle al menos su costo mínimo que perder el dinero invertido”, aseguran. Pero este asunto que no fue corroborado por muchos de los entrevistados de la población, quienes aseguran que muchas veces han tenido que adquirir productos en mal estado sin que existan variaciones en el precio. “Lo compras o no lo compras, a veces los plátanos están dañados y la frutabomba demasiado madura y simplemente decido no comprar”, explica Adriana Martínez, vecina del municipio Arroyo Naranjo.

¿Por qué tantos carretilleros ilegales?

Según aseguró a Cubadebate Mercedes Revé Cabrera, subdirectora provincial de la ONAT, al cierre de 31 de diciembre de 2015 se encontraban inscritos como carretilleros contribuyentes en La Habana un total de 1777.

Esta es una actividad que pertenece al régimen simplificado de tributación por ser de menor complejidad. Por ello, los contribuyentes solo deben pagar su aporte trimestral a la seguridad social,  así como una cuota consolidada mensual, cuya cuantía mínima es 70 pesos, según lo establecido en la Resolución número 20 de 2014 del Ministerio de Finanzas y Precios, la cual puede ser incrementada por los Consejos de la administración municipales del Poder Popular

Sin embargo, de acuerdo con la DISC, el 64 por ciento de los carretilleros que han sido multados por alguna infracción no tiene actualmente licencia.  En esos casos se le aplica una multa de 1500 pesos, explica Domínguez.

De acuerdo con la Resolución  No. 42/2013, del ejercicio del trabajo por cuenta propia, el carretillero o vendedor de productos agrícolas de forma ambulatoria está incluido como la actividad 17, y su alcance comporta: “transporta cargas en carretilla o similares y puede comercializar productos agrícolas en la vía pública sin establecerse en un área fija, cumpliendo las regulaciones urbanísticas, las normas de vialidad existentes y lo establecido por los Consejos de la Administración en cuanto a itinerarios y zonas de accesos para el ejercicio de esta actividad. No pueden comercializar productos importados”.

Aunque estas líneas son de conocimiento de todos los carretilleros, hoy no es menos cierto que en varios puntos de la ciudad uno suele encontrarlos estacionados en lugares fijos donde han establecido su clientela. Pensemos en calles como 31, en la calle Hospital de Centro Habana… donde muchas veces sabemos al lugar exacto al que tenemos que dirigirnos para encontrarlos. Por supuesto que no es esta la generalidad, muchos de ellos se rigen por lo establecido; pero lo cierto es que, de acuerdo con la DISC, esta es una de las causas más frecuentes de infracción cometidas por los carretilleros.

En Infanta y Jovellar, un vendedor de productos agrícolas, bajo la licencia de carretillero, comercializa alimentos sin carretilla alguna. Foto: DISC.

En Infanta y Jovellar, un vendedor de productos agrícolas, bajo la licencia de carretillero, comercializa alimentos sin carretilla alguna. Foto: DISC.

El estacionamiento en determinados lugares, así como la comercialización de productos fuera del alcance de la ley son las más frecuentes. Ya hoy es común que los carretilleros, sobre todo del centro de la ciudad, comercialicen galletas dulces, confituras y en algunos momentos útiles del hogar”, detalla.

“En estos casos se le aplica una multa de 700 pesos a aquellos que tienen licencia, y de 1500 a quienes no”.

A partir del 1ro de diciembre de 2015, explica Domínguez que la DISC inició una ofensiva contra los principales problemas que afectan el precio con que llegan los productos al plato. Entre ellos, han sido retiradas un total de 157 licencias a carretilleros, debido a la reincidencia de las indisciplinas.

“Era demasiada la indisciplina, no era tanto el precio de los alimentos, como el irrespeto a la ley y la permanencia constante en parques, arriba de las aceras, en la vía”.

“Comprobamos que el 64 por ciento son ilegales. Muchos no son de aquí de la ciudad, sino de otras provincias, y están asentados en lugares específicos. En otros casos el titular de la carretilla tiene licencia, pero cuenta otra persona contratada de forma ilegal”.

Distribución de carretilleros en La Habana. Fuente: ONAT.

Distribución de carretilleros en La Habana. Fuente: ONAT. Infografía: María del Carmen Ramón

Ante el gran volumen de carretilleros distribuidos por la ciudad, determinados municipios han acordado no entregar más licencias de esta actividad, debido a saturación en la zona. “Es una licencia que hemos tenido que cerrar sobre todo en municipios del centro de la ciudad”, aclara Domínguez.

“No es que estemos diseñados para poner las multas; en varios casos hemos hecho advertencias, y comprendemos cuando alguno tiene un problema de salud; pero se trata de indisciplinas reiterativas”.

Según explica, se les está proponiendo a aquellos a quienes le fue retirada la licencia la oportunidad de trabajar en nuevos mercados estatales que están en proceso de apertura.  “Había 52 mercados estatales, ahora hay un poquito más: 74. Estos son mercados topados, donde una libra de tomate vale 5 pesos. Se debe llegar al final a la cifra de 105, uno por Consejo Popular, lo cual irá ocurriendo en función de la producción que venga de Artemisa y Mayabeque  porque no hacemos nada con abrirlos y que no tengan productos”.

Entre otros problemas identificados, se encuentra la licitud de las mercancías.

“Muchos de aquellos que fueron multados o a quienes fue retirada la licencia estaban obteniendo los productos de una forma incorrecta. Ellos tienen que ir a El Trigal; sin embargo, algunos le han comprado a camiones ilegales que entran a la ciudad en distintos horarios para abastecer CNA, mercados de oferta demanda.  Hemos detectados que vienen con un destino para esos lugares y los cogemos entonces en otros vendiéndoles a los carretilleros ilegales”.

En diálogo con los carretilleros, Cubadebate constató el malestar de muchos con los altos precios de las multas; así como su inconformidad con el hecho de tener que estar en movimiento. Muchos refieren no poder caminar durante largas horas con carretillas pesadas.

No es menos cierto que se trata muchas veces de artefactos grandes, que fueron construidos como kioscos, en lugar de la finalidad para la cual obtuvieron la licencia. En ocasiones, ruedas sustraídas de contenedores de basura son las que permiten deslizar la carretilla.

¿Se lograrán bajar los precios?

Esta parece ser la pregunta más importante para los ciudadanos. Desde que Cubadebate publicó el primero de esta serie de trabajos, han sido más de 400 los comentarios enviados por ustedes, con inteligentes miradas al asunto.

Incrementar la producción es parte imprescindible de una solución, unido al freno de las cadenas de intermediarios e ilegalidades en cada paso.

De acuerdo con muchos de los entrevistados, hoy se impone la necesidad de topar los precios de los productos. “Ojalá y en algún momento se pueda topar hasta llegar al último eslabón de la cadena. Hay que hacer una ficha de costo que diga cuánto cuesta producir una libra de tomate. Decirle a El Trigal, el precio tuyo es hasta aquí, los carretilleros hasta aquí, y de ahí para arriba más nadie podrá aumentarlo. Cuando se topen los precios, le puedo asegurar que la comida se va a notar; pero mientras esté a libre demanda, no llegará el alimento a la mesa”, considera Domínguez.

Aumentar los controles desde que el alimento sale del campo, y respetar cada vez más el dinero del pueblo son imprescindibles hoy, para evitar escenarios como los que muestra la infografía con la que cerramos esta serie de trabajos. Como siempre, el punto final queda del lado de sus comentarios.

Infografía que muestra diferencias de precios de los productos agrícolas en el Mercado El Trigal y en los carretilleros. Fuente: DISC.

Infografía que muestra diferencias de precios de los productos agrícolas en el Mercado El Trigal y en los carretilleros. Fuente: DISC. Infografía: María del Carmen Ramón.

Lea también:

En videos, carretilleros y población explican causas del encarecimiento de los productos agrícolas

Foto de portada: Juvenal Balán

Se han publicado 108 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • miguel dijo:

    Ya los del Trigal son muy caros también.
    No sé como se podrá arreglar este tremendo problema que nos afecta a niveles enormes. Y que refleja el estado de resignación en que hemos caido.

    • arturo dijo:

      Carretilleros-verduleros-usureros

      • Ary-Pinar dijo:

        Para los que querían el repetido tema de los precios del agro.. complacidos??

      • thelastsoulja dijo:

        Coincido con tigo, 4 tipos generalmente menores de 30 por carretilla, el dia entero tirado en la acera obstruyendo el paso y a veces el trafico con precios que ni bajan ni les importa bajar.

      • jotab dijo:

        Comentarios muy juiciosos y justos…Buena parte de estos carretilleros trabajan para un “jefe” que controla ocho, dieaz carretillas o mas y trabajan para el como obreros…esa es una de las causas las que ninguno puede bajar ni un centavo a una fruta aunque se este pudriendo y por lo que los precios son los MISMOS en todas partes..porque este mercado funciona como una sociedad semiclandestina,cerrada, con leyes ocultas…o sea..como una MAFIA…Los alimentos del pueblo NO pueden estar en manos de personas como estas…

      • Javier dijo:

        El problema es que no se puede seguir pensando en alimentar a 12 millones de cubanos arando tierras con bueyes en pleno siglo 21 y con las mismas tecnologías de la epoca feudal!!!

    • admiracion dijo:

      Primeramente una felicitación a este estúdiate de periodismo que con su artículo les ha dado una lección de buen periodismo a todos los periodistas consagrados .

      • admiracion dijo:

        Exceptuando por su puesto al gran José Alejandro (pepe), siempre al lado de su pueblo denunciando los maltratos de las instituciones.

    • Daniel Bermudez de Castro dijo:

      Muy buen trabajo periodistico, felicidades a los jovenes reporteros. Ahora que ese trabajo con tantos datos de pie para que se acabe de tomar medidas que solucion este asunto, los salarios no alcanzan para pagar esos precios inflados e inflacionarios, pues lo que crean es una inflacion. Llevamos desde fines de diciembre en esta crisis de precios y no se ve la solucion, solo las repetidas arengas de que para ganar mas hay que trabajr mas, eso todos lo sabemos, pero que hacemos con los productos que tenemos ahora????, dejar que se sigan enriqueciendo unos pocos, y muchos pasando trabajo para poder llevar a la mesa comida todos los dias????

    • qbaneando.cubava.cu dijo:

      Decirle a El Trigal, el precio tuyo es hasta aquí, los carretilleros hasta aquí, y de ahí para arriba más nadie podrá aumentarlo
      si peffecto pero el problema de esas sugerencias es que debe coexistir cierta movilidad puesto que cuando esto se implanta entonces se crean precios fijos ante la fluctuantes precios o costo de producción por lo que tal inmovilidad termina desfavoreciendo el nivel de producción etc!

  • R(x) dijo:

    OJO, AHORA UNA SOLA CARRETILLA VIENE CON 3 Y 4 EMPLEADOS, NO ES POR GUSTO
    SIGO DICIENDO: EN ESTE MOMENTO LA SOLUCIÓN INMEDIATA SON LAS “FERIAS” DE CAMIONES LOS FINES DE SEMANAS O AL MENOS CADA 15 DIAS, HAY QUE EXIGIR Y CONDICIONAR A LOS PRODUCTORES PARA QUE LLEGUEN DIRECTO A LOS HOGARES Y EL ESTADO GARANTIZAR LA TRANSPORTACIÓN Y SU COMBUSTIBLE
    LO DE AUMENTAR LA PRODUCCIÓIN Y DESARROLLAR LA TECNOLOGÍA (INVERTIR), ES MAS QUE EVIDENTE. LA COSA NO ES DE CIENTÍFICOS, NI DE ECONOMISISTAS, ES BRAZOS ESTIMULADOS POR CONCIENCIA O POR SALARIO A ACUDIR A LA TIERRA, COMO LO HICIMOS TANTA GENTE Y SOBRETODO JÓVENES, DE MI PUEBLO DURANTE MUCHÍSIMOS AÑOS
    VEAN CUAL ES LA FÓRMULA EN OTROS PAÍSES EN QUE, EN TIEMPO DE COSECHA LA GENTE VA LA CAMPO SIN PREJUICIO, NCLUSO LOS FINES DE SEMANAS, EXTRA A SU TRABAJO
    O RECUERDEN CUANDO NUESTROS MACHETEROS MILLONARIOS ERAN (MUY MERECIDAMENTE) ESTIMULADOS CON MUEBLES, EQUIPOS Y HASTA CASA Y CARRO
    OJO: LEAN LA LETRA DEL AÑO LO QUE DICEN LOS BABALAOS DE ESTE TEMA ……

  • Cubano de Cuba dijo:

    Buen trabajo que corrobora algo ya sabido, El Trigal fue un gran error crearlo, al igual que entregar esa licencia de mayorista, estos lo único que hacen es comprar al guajiro en el campo, quien violando todo vende al particular y no cumple su contrato con el Estado, los papeles en muchas ocasiones son falsos o la cooperativa los entrega hacienose de la vista gorda porque el funcionario que la expide coge su mordida en el dinero, es la realidad. Conozco una persona que tiene 2 camiones que viajan en días alternos al Trigal, llenos hasta el techo de mercancias compradas a los guajiros sin pasar por otro lugar y saca como promedio en cada viaje 25 a 30 mil pesos de ganancias, saquen la cuenta cuanto gana … el inventor de El Trigal se equivoco de medio a medio, eso debe desaparecer porque allí arranca la subida de precios, es mejor que los camiones entren a la ciudad y vendan directamente … el trabajo se centra solo en La Habana, indagen en otras provincias y ciudades, el asunto no difiere mucho, Matanzas, Cárdenas, Varadero, Jagüey Grande, Colón son ejemplos de precios tan o más altos que los de La Habana, esto es un cancer nacional que alguien tiene que parar

  • Leonidas dijo:

    Al ver los distintos artículos sobre los precios del agro aprecio una cosa:
    Hay mucha ingenuidad sobre los mecanismos de mercado en Cuba. No hay precios caros ni precios baratos, son precios de mercado. Es inconcebible que en una economía de mercado como es el sector del agro en Cuba pueda pensarse en que la población tendrá precios baratos. El precio nunca es justo o injusto es precio de mercado.
    otra cosa es que se quiera construir una sociedad de otro tipo, pero el socialismo y el mercado no se llevan bien, son incompatibles.
    ¿Quieren descubrir los cubanos otra cosa? Ojalá puedan, pero no les auguro buenos resultados.
    Lo que hace falta es construir una sociedad justa que no se ve llegar por ninguna parte.

  • joseduarman dijo:

    Ya cansa tanto la descripcion de un tema tan viejo.
    Esto de ahora es un remake de una pelicula que lo unico nuevo que tiene es el Trigal y los carretilleros.

    • Preocupao dijo:

      Cierto. Ya basta de tanto articulito haciendo llover sobre mojado. Ahora lo que hace falta es que nustro gobierno haga su trabajo y arranque este mal de raíz. Más arriba un forista hace mención a un conocido que con dos camiones hace 25 o 30 mil pesos de ganancia por camión en dias alternos revendiendo productos del agro. Señores, no hay peor ciego que el que no quiere ver, no son dos ni tres, son un ejambre los que tienen ese modo de vida. Y mientras les permitan sacar provecho de ese filón, lo seguirán haciendo. Y si les afectan con medidas como los famosos topes de precios, no tengo dudas de que van a emplarse a fondo para eludir esas medidas para impedir que les arrebaten la galina de los huevos de oro. ¿Quieren un adelanto? Vean lo que sucede cuando arremeten contra los transportistas de pasajeros. Cada vez que les exigen tener comprobantes de la compra de combustible en el CUPET, sencillamente dejan de trabajar. Y como no hay manera de que el estado cubra esa demanda, pues virtualmente se paraliza el transporte, con la consiguiente afectación de la población. Eso sucedió a principos de año con las camionetas que circulan desde Guira, San Antonio etc, hacia el Lido.

  • Reynaldo Feijoo dijo:

    El pueblo agracedería medidas realmente enérgicas. Las reglas de este juego están cantadas. Cuando se sorprenda alguna ilegalidad aplicar una sanción ejemplarizante desde la primera vez. El tiempo de las advertencias terminó. Cuando el los EEUU alguien viola el fisco y una regulación establecida en el comercio, la sanción es tan grande que no les queda más ganas de hacerlo ¿Por qué nosotros que se supone tenemos una sociedad más controlada no podemos hacerlo? Esto se vuelve un problema político que si no resolvemos, nos pasará la cuenta. Antes la gente entendía muchas de las restricciones y vicisitudes, hoy no tanto ya que existe el producto, no viene de “afuera”, son nuestros propios compatriotas los que nos explotan ¿entonces? Podemos controlar a una empresa extranjera y no podemos controlar a un bandidito con una carretilla.

  • Eduardo dijo:

    Esta discusión se me está pareciendo a la relacionada con el aumento del salario, según los expertos si no aumenta la producción no puede aumentar los salario, pero al estar los salarios tan bajo desestimula al trabajo (como el huevo y la gallina) y así llevamos medio siglo, vamos a esperar que crezca la producción para bajar los precios, al final los precios van a continuar altísimo y muchos viviendo del mismo producto, todo a costa del pueblo. Eso es producto del socio- capitalismo que estamos viviendo, tenemos que decidirnos y limitar o topar los precios de todos los productos, por calidad de los productos (de primera, de segunda, de tercera) y por el costo de producción más un margen para los comercializadores sin exprimir al pueblo.

  • antonio dijo:

    me llama la atencion lo de los inspectores creo que se esta controlando mal quien paga al camionero?. hay que controlar a esa persona que debe saber que tiene buscar bajar los precios, pero ademas proque no se decomisan los camiones? porque no son mas fuertes con las sanciones si aca por matar una vaca vas a la carcel con mas años que a una persona. sigo diciendo que n ohay mecanismos de control efectivo ni jefes qeu controlen mas energicvamente

  • nerd dijo:

    la solucion queridos amigos es irse acostumbrando a que nuestro govierno no hace nada para resolver los problemas del pueblo por lo menos en un corto plazo. Siempre se soluciona todo cuando ya se esta al limite. Corriganme si me equivoco, pero es mi modesta opinion. Quien protege al pueblo en cuba? El poder popular es un organo disfuncional, la mayoria de los inspectores son corruptos, los salarios son de hambre “pero todo esta bien, no nos preocupemos”

  • Heriberto dijo:

    NO le den más vueltas. NO hay misterios. Se descentralizó el transporte y comercialización de los productos del agro porque el estado le resultaba muy caro mantener el sistema de transportación de ACOPIO y se le entregó a la iniciatica privada. Y esta última sigue la dinámica del capitalismo.

    SOLUCIÖN: si hay visión, voluntad y dinero, lo que hay que hacer es restablecer esta cadena de transporte del campo al mercado centralizadamente por el estado, mantener anualmente un presupuesto suficiente para la reparación y reposición de equipos, y una adecuada atención material y moral permanente con todo el personal que tendrá que trabajar en el mismo.

    Tienen que interiorizar que como mismo se decide invertir en determinado ramo y para ello se hace una asignación en el prespupuesto anual, pues tienen que afectar algo y pasárselo a esta actividad.

    NO le busquen más explicaciones ni entrevisten a más nadie que eso lo único que hace es dilatar el sufrimiento de las personas y la llegada de la cura verdadera.

    Si no se puede o no se quiere hacer esto, dígánselo a la gente pero no hagan más artículos ni reportajes que están creando burla y hastío en la población.

    • racso dijo:

      Heriberto, lo que usted propone ya se probó por mas de 50 años y no dio resultado, hasta el mismo estado se dió cuenta, el capitalismo tiene otros defectos pero falta de productos alimenticios en los mercados no es uno de ellos, ahh que lo puedas comprar es otra cosa, pero aquí en ese sentido pasa igual.

    • Jose Hernandez dijo:

      Totalmente de acuerdo con Heriberto, mi comentario va en la misma dirección, con propuestas concretas. Creo que tenemos que informar a la población que además de las Guaguas Diana, que están muy bien, porque ya se están viendo en las carreteras cubanas y le hacen competencia a los particulares, hacen falta fabricar también los camiones Mambí, para dotar a Acopio con la flotilla necesaria para recoger los productos de los campesinos y distribuirlos donde se considere.

  • Rafael dijo:

    Lo que hay que exigir al estado que acabe de darle una solucion a esto porque ya llevamos demaciado tiempo habalndo de lo mismo y sin solución

    CUBADEBATE, no hagas mas articulo sobre esto, lo que tienes que hacer es ir a tocarle las puertaa a los ministros de agricultura, de economia y finanzas y que le expliquen al pueblo que solucion le van a dar ha este problema

  • jpuentes dijo:

    Y por qué no asociaciones para brindar servicios mayorista a estos distribuidores. Transportación, almacenaje, seguridad. Estos son servicios para brindar por varios grupos de ASOCIADOS, entiendase bien, ASOCIADOS!! No independientes que no tienen como controlar su actividad, por muchos inspectores que haya en la calle. No es lo mismo retirar la licencia a una asociacion que un independiente. Cuando un miembro de una asociasión comete infracción, sanciona a la ASOCIACION y no digo yo si los demas entran en caja….

  • Cubano dijo:

    Este es un fenómeno que hay que buscarle una solución urgente; no conozco las estadísticas agropecuarias del país pero si he notado que con las medidas que ha tomado el gobierno cada vez se produce más y los productos están más accesibles a la población, sin embargo contradictoriamente los precio cada vez se elevan más, rompiendo todas las leyes de la oferta y la demanda, que un día se nos ocurrió instaurar en una sociedad donde la demanda es mucho mayor que la oferta. Lo que hemos propiciado con los carretilleros es la especulación en el mercado, no soy un especialista en economía pero a las claras se nota que lo que trae aparejado es una inflación en los precios. Hay un sector mucho mayor que el productivo que está ganando mucho más dinero que el que realmente produce y eso en economía es fatal. Aquí en Santa Clara también hay un mercado como el Trigal, los camiones vienen llenos de productos con precios baratos sin embargo no se lo venden a la población porque dicen que ellos venden en cantidades que solo se las pagan los carretilleros (mejor dicho los revendedores para incluir a otros que no son carretilleros y entran en el mismo contrabando). Por lo que un aguacate que en el Mercado de “Buen Viaje” en el Sandino los camiones lo venden en menos de 50 centavos el revendedor lo termina vendiendo entre 5 y 10 pesos. Pero lo peor es que te lo vende en ese mismo mercado, sin ningún gasto de trasportación de por medio. Quieren ganar 10 veces más que el que produce los alimentos y eso no se puede sostener. Es alarmante que una hortaliza tan fácil de obtener y tan necesaria como es el tomate este a precios tan exorbitantes como a 15 pesos la libra en pleno mes de febrero, cuando hace unos 5 años como menos producción y menso vendedores lo encontrabas a 5 pesos el jarro de 5 libras. Otra alarma es el tema papa; el año pasado en Santa Clara fue poca la papa que se vendió en las placitas, no sé cuál fue la razón, pero lo cierto es que los revendedores la compraban en la Habana y otras provincias y las vendían en Santa Clara hasta 20 pesos la libra, o cuando las sacaban en las placitas del estados las acaparaban todas para revenderlas. Y así sucede con otros productos que aparentemente están en falta. Claramente esto es un tema que urge en nuestra sociedad porque como dijo Raúl los frijoles son tan importantes que las armas.

  • elCerro dijo:

    El tema de los carretilleros hay que revisarlo, la concepción de carretillero en mi opinión, es quien recorre un barrio empujando una carretilla y acercando el producto al cliente, por tanto el cliente tiene que pagar, esa acción, o sino, ir al mercado a muchas cuadras de su casa. Hoy casi todos los carretilleros son estáticos, o sea, es lo mismo que quien tiene un Kiosco, por tanto, porque dar licencia para ellos para sumarlos a la cadena de revendedores.

    • baby dijo:

      creen ustedes que si los carretilleros tuvieran un margen de ganancia infimo, pudieran pagarle 50 pesos diarios a un ayudante, como decia alguien, el fin de concebir los carretilleros fue acercar los productos al clientes pero no sucede asi, hay que caminar tanto como para ir al agromercado, además en mi opinion de afear la ciudad mas de lo que se encuentra

  • uncubano dijo:

    Otra vez con lo mismo, se harán cien reportajes periodísticos y la solución no aparecerá por ningún lado. Hay que ir al fondo del asunto y dejarse de andar por las ramas, solo que nadie quiere, o se atreve, a ir al fondo. Pero bueno, sigamos así, ya llevamos décadas en esto, podemos seguir una décadas más.

  • AGRO dijo:

    Hace unos días fui a comprar malangas para un bebe, al ponerlas en la pesa la la señora que vendia me dice es a 12 pesos la libra al devolverlas me dijo con cara de cinismo ´que no era fácil como se jugaba con la necesidad de las personas realmente es eso lo que hacen y aunque el tema del mercado lo estoy escuchando desde hace varios años continua siendo una asignatura pendiente ¿?

  • jeny dijo:

    Pero por si fueran pocas las manos por las que pasa la comida; todo parece indicar que las ilegalidades, la corrupción y el enriquecimiento de unos pocos, están aflorando en asunto tan vital como la alimentación.
    Comienzo con este párrafo que extraje del del artículo: No es que todo parece indicar, ES QUE ES UNA REALIDAD que en el Trigal desde sus inicos se empoderaron la corrupción, las ilegalidades y que esto ha enriquecido a la mafia que alli tiene su estado mayor general. Este tema del Trigal se ha denunciado incontables veces y sin embargo AUN seguimos con este problema. El estado invirtió en ese SUPUESTO e IRREAL Mercado Mayorista con la idea de mejorar la alimentación del pueblo y sin embargo ha sido TODO LO CONTRARIO, la pregunta en cuestión es la siguiente:
    Si se sabe, porque se sabe que el TRIGAL es un antro de corrupción que está afectando la alimentación del pueblo hecho que genera descontento e insatisfacción.. CUANDO SE ACABARA con este despropósito?
    No vamos a solucionar el problema publicando artículos(necesarios para conocer más), ni Mesas Redondas(donde vemos a funcionarios regordetes justificando lo injustificable), ni anunciando cambios que no se materializan.
    Cada paso que el Estado da para beneficiar a la población se convierte en un gran negocio para esta ralea de abusadores y descarados que se enriquecen a costa de las necesidades de los trabajadores y pueblo en general y lo peor es que esto ocurre ante los ojos de todos. Ejemplos sobran: Venta de materiales de la construcción (Rastros), Subsidios para los más necesitados, Hogares de ancianos, El Trigal y hasta etc y esto no lo digo yo basta con leer el informe de la CGR para saber cuantos problemas se detectaron en el recien finalizado Control Estatal.

    HAY QUE ARRANCAR EL MAL DE RAIZ como a la mala hierba para que no sigan CONTAMINANDO, BURLANDO LEYES Y PISOTEANDO LAS CONQUISTAS DE LA REVOLUCION.

  • maikelm dijo:

    Comencé a ver el primer video, pero me indigné y no seguí. Sale un carretillero a decir, “…supón que la ganancia semanal sea de 1800-2000 y que te pongan una multa de 1500…”, contra si te multan por algo será. Ahora el consumidor final tiene que pagar el alto precio del alimento + plusvalía + irresponsabilidad.

  • Melendrez dijo:

    Además de todo lo que bien explica el articulo, debio abordar tambien el porque violan los pesos los carretilleros, nunca una libra con ellos se corresponde con la establecida con las medidas de peso, todo lo que les compra te roban en el peso, este es un tema pediente para otro articulo que les aseguro sera mucho mas interesante.

  • nelo lores dijo:

    tenemos grandes áreas en todo el país en muy buenas condiciones generales para la agricultura. cada vez las tecnología son más eficaces y a nosotros que nos encanta comprar a los Chinos más barata aun. entonces cual es el problema que carecemos de todos estos productos relativamente fácil de producir .

Se han publicado 108 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Aynel Martínez Hernández

Aynel Martínez Hernández

La Habana, 1992. Periodista de Cubadebate. Graduado en 2016 en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. En twitter: @Aynel92

María del Carmen Ramón

María del Carmen Ramón

Periodista de Cubadebate y la Mesa Redonda. Graduada de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. En Twitter: @M3ryC.

Vea también