Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

Anótelo si quiere

| 18

Vista aérea de la Necrópolis Cristóbal Colón, la tercera necrópolis del mundo en atención a sus valores artísticos. Foto: Alejandro Azcuy/Cubadebate.

Los coches de alquiler tirados por caballos se apostaban, uno detrás de otro, en lugares fijos para aguardar al posible cliente. Por eso se les llamó “coches de punto”. Y del que ocupaba la cabeza de la fila se decía que estaba “a pique” de hacer la carrera. De esa expresión, “a pique” se derivó la voz “piquera”, que es un cubanismo, y que es el lugar de parada de los coches de alquiler.

Las guías turísticas no son un invento reciente, sino que existen desde muy atrás, tanto que la primera que circuló en la Isla se imprimió en La Habana en 1781. Se tituló Guía de forasteros, y desde 1793 tuvo carácter anual hasta su desaparición en 1884.

En un comienzo, el texto de los anuncios los redactaba el tenedor de libros (contador) o el “literato” más destacado del almacén, aunque en las imprentas, por lo general, siempre había alguien que “sabía” escribir.  Así nació la publicidad. La primera agencia que se dedicó en Cuba especialmente a ella, aunque todavía de manera muy primitiva, se fundó en 1876 y lanzó a la calle un Directorio Mercantil.

El primer médico y boticario ejerció en La Habana en 1569. En 1776 abrió sus puertas el primer teatro habanero. El primer baile público de máscaras se celebró en 1831. En 1807 se introdujo en Cuba el buque de vapor. Treinta años más tarde, en 1837, se inaugura el primer servicio de ferrocarril y en 1840 circularon los primeros ómnibus de tracción animal. El coche de alquiler se impuso en 1836; cuatro mil de esos vehículos circulaban entonces en La Habana.

El hielo, ese gran invento de nuestro tiempo, como le llama un personaje de Cien años de soledad, llegó a Cuba por primera vez en 1771. Lo trajeron desde Veracruz y desde Boston y se le conferían propiedades medicinales. No sería hasta 1801 cuando don Francisco de Arango y Parreño recomendó a la administración colonial la conveniencia de importarlo a fin de que los habaneros pudieran disfrutar de sus ventajas en la época del verano. Habría que esperar cuatro años para que Madrid diera el visto bueno a esa solicitud.

La imprenta se introdujo en 1723. La Universidad se inauguró en 1728. El primer periódico apareció en 1764, y en 1790 circulaba la primera publicación literaria, El Papel Periódico de La Habana. El primer cementerio, que fue el de Espada, se explotó a partir de 1806, y en 1872 comenzaron los enterramientos en la necrópolis de Colón.

Al cementerio de Colón se le tiene como la tercera necrópolis del mundo en atención a sus valores artísticos. En ese enorme museo a cielo abierto suman más de 10 000 las obras de arte con un valor calculado de 100 millones de dólares.  Hay arrogancia y humildad en este campo, desde la portada, única en Cuba, y el tríptico escultórico que la corona. Su arquitecto es Calixto de Loira. Fue su cadáver el primero que aquí se inhumó. ¡Ironías de la vida y la muerte!

Hasta después del triunfo de la Revolución se mantuvieron los anuncios en los telones de boca de los teatros y, como vistas fijas, en las pantallas de los cines. En los telones de boca, los espacios se vendían por metros y era raro encontrar alguno con el cartelito de Disponible. En ellos, lo mismo se anunciaba la carne de Montevideo que la magnesia Márquez, los cigarros Amor en Sueño, ovalados y especiales, que el Syrgosol, para el tratamiento de la blenorragia en cualquiera de sus estados. No existían los antibióticos y se hizo muy popular contra sífilis el Específico Sendejas. Se anunciaba así: De 100 casos, 99 curas. Lo que en cierta ocasión haría exclamar a un chusco: Caballeros, ¡cómo está el clero!

Cuando se inauguró, en 1946, el Gran Estadio del Cerro podía alojar a unos 35 000 espectadores. Entonces, solo lo superaban en capacidad cinco instalaciones deportivas norteamericanas, entre ellas el Yankee Stadium.

En 1832 una panadería dio nombre a la esquina de Toyo, en la intersección de las calzadas de 10 de Octubre y de Luyanó, sitio que con el tiempo se convertiría en un importante nudo del transporte urbano.  A partir de ahí, todos los establecimientos que se asentaron en el lugar llevaron ese nombre, Bodegón de Toyo, Cuchillo de Toyo… Y es que aquella panadería, que todavía funciona, se preciaba de hacer el mejor pan de La Habana.

Todavía en 1870 los establecimientos comerciales de La Habana no se identificaban con un letrero significativo en sus fachadas. Dice Luis Aragón que en 1912 se instaló en esta capital el primer cartel lumínico: una bandera cubana, para la promoción de la cerveza La Tropical, hecha con bombillos incandescentes y en movimiento. Se colocó en los altos del hotel Telégrafo, en Prado y Neptuno. Alejo Carpentier, sin embargo, afirmaba que el primer anuncio de ese tipo, asomado también al Parque Central, lucía una rana verde enorme y un texto que decía: El agua sola cría ranas. Tome ginebra La Campana.

Se han publicado 18 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Raul dijo:

    Esto esta buenisimo. Que datos!!!

  • Omar Prado Martínez dijo:

    Buen articulo profesor; pero tengo entendido que, el primer cementerio de Cuba y posiblemente de America Latina estuvo en Bayamo.

    Dado el crecimiento urbano de Bayamo, en 1702 la iglesia de San Juan Evangelista se construyó de mampostería. Fue en este templo donde por primera vez en Cuba, y posiblemente en América, a partir de septiembre de 1798 comenzaron a enterrarse los muertos fuera de los recintos religiosos, o sea tuvo un cementerio abierto.

    A partir del siglo XIX el cementerio de San Juan devino el principal campo santo de los habitantes de Bayamo, teniendo una gran demarcación.

    • Rafa dijo:

      Muy cierto

    • Abel dijo:

      Omar, el Dr. Ciro solo alude a los valores arquitectonicos del Cementerio de Colon, y no a su inauguracion. Queda fuera de contexto cual fue el primero, segundo o tercero. Saludos.
      PD: Vivo en el exterior, mi teclado no tiene como acentuar.. Mis disculpas por la impericia ortografica...Gracias.

      • Gabriel Rojas dijo:

        disculpe, sera que ud no sabe como utilizarlo, pero de una manera u otra, su teclado si tiene como poner acentos.

  • Marianao dijo:

    Gracias Ciro por este artículo en el que nos muestras detalles de nuestra Habana. Saludos

  • Arianna dijo:

    Ciro...como siempre...gracias por tus "apuntes". Eres una maravilla del periodismo cubano!!!

  • Arianna dijo:

    Ciro gracias por tus "apuntes". Eres una maravilla del periodismo cubano!!!

  • Aleph dijo:

    Muchas gracias por esos bellos e instructivos artículos que enriquecen nuestro conocimiento que siempre dejan un sabor dulce que no te permite dejar estar al tanto de sus publicaciones.Quisiera hacer una observación al artículo escrito hoy,El autor de la escultura que se encuentra en la cima de la portada es José Vilalta Savedra, responsable también de otras bellas esculturas de la Habana.Las deidades Fe, Esperanza y Caridad fueron colocadas más de 10 años después de haberse inaugurado el cementerio con su portada

  • La Rosar dijo:

    Magnifico!!!!!!

  • arelispc dijo:

    Que enriquecedor, gracias por aportar conocimientos a nuestra cultura general.

  • Kronos dijo:

    Cuantas historias, cuanta modernidad de aquella habana, es imposible negar su desarrollo en aquella epoca, esperemos pronto parecernos a esa Habana.

  • Roberto Rodríguez Matos dijo:

    Muy bien
    Si como no hemos sido los primeros en muchos logros de la humanidad. Pero también ha habido un estancamiento grande estamos muy lejos del primer mundo

    • Pedro Cabrera dijo:

      Si va a comentar ese tema, hágalo completo. Mencione las causas del "estancamiento" . En realidad hay cosas que no están a nuestro alcance y son comunes en otros países. ¿Por qué será? Pero a esa lista que relaciona el artículo podemos incluirle otros logros:

      -) Cuba fue el 1er país del Tercer Mundo en hacer una campaña que erradicó (¡hace 59 años!) el analfabetismo.
      -) Cuba fue el país que le asestó al Imperialismo Yanqui la 1ra Gran Derrota en América Latina.
      -) Cuba ha sido (y sigue siendo) el país que más ayuda médica presta a otros países.
      -) Cuba fue el 1er país en eliminar la transmisión madre-hijo del VIH-SIDA.

      Y hay más ejemplos que desmienten ese "estancamiento" que usted, tan insidiósamente, deja caer. Aunque no tengamos tanta Internet como otros países, ni tantos carros.

  • Et dijo:

    De que lo anoto lo anoto. Gracias

  • NN96 dijo:

    Muy interesante su reportaje.

  • Tuyo dijo:

    Gracias al periodista por darnos una trayectoria por la Habana de todos los cubanos

  • Zaida dijo:

    Por favor, salgan ahora mismo y hagan un recorrido para vean el desastre en las colas que la policia no puede controlar. Hay que buscar una alternativa para que lleguen de forma segura los productos de primera necesidad. Tenemos una libreta de abastecimiento que ha durado 60años, usemolas, de lo contrario vamos a lamentar problemas mayores. La medida no funciona, salgan los periodistas camara en mano. Brinden herramientas aquellos que toman decisiones.

Se han publicado 18 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ciro Bianchi Ross

Ciro Bianchi Ross

Destacado intelectual cubano. Consagrado periodista, su ejecutoria profesional por más de cuarenta años le permite aparecer entre principales artífices del periodismo literario en el país. Cronista y sagaz entrevistador, ha investigado y escrito como pocos sobre la historia de Cuba republicana (1902-1958). Ha publicado, entre otros medios, en la revista Cuba Internacional y el diario Juventud Rebelde, de los cuales es columnista habitual.

Vea también