Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

Capablanca

| 18

Capablanca jugando con su padre. Foto: Wikipedia.

José Raúl Capablanca casi nunca hablaba de ajedrez. Su cultura general era tan vasta que le permitía abordar con agudeza y fluidez los temas más variados y seguir inteligentemente el tópico que esbozara su interlocutor, por difícil que fuera. No fue nada disciplinado como deportista y su estilo de vida giraba en sentido inverso al del resto de los mortales: se iba a la cama cuando los demás se disponían a levantarse y desayunaba a la hora del almuerzo. Llegó a ganar unos 25 mil dólares al año, cifra no alcanzada por ningún otro maestro en su época. Como nunca necesitó molestarse ni esforzarse para llegar a ser lo que fue, se le considera el ajedrecista más grande de todos los tiempos. En efecto, como afirmó el maestro Mijail Botvinnik, no se puede comprender el mundo de ajedrez sin mirarlo con los ojos de Capablanca.

Ya en 1909 gozaba Capablanca de una popularidad enorme en EE.UU. y la reafirmó con su victoria sobre Frank J. Marshall, el campeón nacional de ese país y uno de los jugadores más brillantes y completos que se recuerde; un match asombroso de ocho victorias, 14 tablas y una derrota que demostró ampliamente su calibre. El maestro norteamericano pensó que enfrentar a Capablanca sería un paseo, la posibilidad, bien pagada además, de “hacer una fácil y breve demostración objetiva de la diferencia que existe entre un gran maestro y un buen aficionado”. Se equivocó.

La derrota molestó extraordinariamente a Marshall. Declaró que no podía considerarse a un cubano como Campeón de EE UU. Capablanca respondió: “EE.UU. no es más que una parte del continente. Yo soy el Campeón de las Américas”. Título que, por supuesto, no existía pero con el que el maestro cubano quiso reivindicar una cultura y una identidad.

En 1921, en La Habana, se enfrenta a Enmanuel Lasker por el campeonato del mundo. Lo derrota de manera inobjetable: 4 victorias, diez tablas y ningún revés. Porque Capablanca impuso varios récords en el ajedrez. En 1927, sin embargo, perdió su título frente al ruso Alekhine. Se habló entonces de su decadencia. No había tal cosa y Capablanca lo demostró torneo tras torneo. Pero Alekhine nunca quiso darle la revancha y las reglas vigentes entonces en el juego ciencia no lo obligaban a ratificar su título, que podía ser vitalicio. Capablanca murió sin título alguno, pero consagrado como el más grande ajedrecista que ha existido jamás.

Capablanca se enfrenta a Enmanuel Lasker.

Parece que no tuvo nunca un juego de ajedrez propio que valiera la pena. Eso se desprende de una información publicada en mayo de 1941, a menos de un año de su muerte.

Preparaba el campeón la edición de su libro Jugadas fundamentales y un jugador famoso le ayudaba a revisar las pruebas de imprenta del volumen. Con ese propósito lo visitaba todas las tardes y discutían sobre la posición y el movimiento de las fichas esbozados por Capablanca en cada una de las propuestas contenidas en la obra y cómo quedaban atrapadas en el papel. Lo hacían “en seco”; nunca ante un tablero. En una ocasión, sin embargo, al compañero de Capablanca se le hizo difícil comprender determinada propuesta de este y al maestro no le quedó otro remedio que buscar un juego de ajedrez para mostrar, en vivo, la jugada.

El famoso colaborador de Capablanca se emocionó. Después de tantas y tantas visitas, vería al fin el juego de ajedrez que el cubano utilizaba en su intimidad, aquel donde estudiaba y planeaba sus jugadas sensacionales. En su entusiasmo llegó a imaginarlo de marfil y brillantes…

Volvió Capablanca al salón. Por tablero traía el pedazo de una tela a cuadros, parte posiblemente de algún mantel, cortado con descuido y deshilachado. Las piezas eran más decepcionantes aún. De diferentes tipos y estilos, todas ellas parecían provenir de juegos diferentes, salvo las torres blancas, casi iguales, ya que el maestro las suplía por dos terrones de azúcar.

José Raúl Capablanca, el ajedrecista más grande de todos los tiempos.

Se han publicado 18 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose R. Oro dijo:

    Inmenso e infinito Capablanca! Otro magnifico escrito del eminente Ciro Bianchi Ross!

  • Tony dijo:

    Gracias profe, para mi el mejor deportista de Cuba de todos los tiempos, pues es muy improbable que cualquier otro llegue a sus resultados y se iguale a su genio , ademas sin esforzarse.

  • Juan Gabriel Fong dijo:

    Muy interesante artículo acerca de nuestro gran José Raúl Casablanca. Sobre todo de la manera en que venció al Maestro Marshall. Hace poco Lenier Domínguez (El ídolo de Güines) también estuvo a punto de ganar el campeonato nacional de los Estados Unidos, demostrando una vez más el talento cubano.

    • Jose R. Oro dijo:

      Leinier Dominguez (2750) quedó en los lugares 2 -3 del Campeonato de los Estados Unidos junto al sub – campeon mundial Fabiano Caruana, debajo del campeón de los estados Unidos Hikaru Nakamura con 8 puntos. Los tres invictos. En la práctica hubo dos torneos, estos tres jugadores que se escaparon y los que siguieron a partir del cuarto puesto (Wesley So) que nunca tuvieron opciones de ganar el campeonato. Sin dudas el mejor jugador cubano después de Capablanca.
      El jugador cubano que si fue ganador de un Campeonato de Ajedrez de Estados Unidos (en el año 1958 en Rochester, Minnesota) fue el entonces maestro nacional de 29 años Eldis Cobo Arteaga (MI), quizás el ajedrecista cubano mas fuerte que nunca alcanzó el titulo de Gran Maestro.

  • Alexon dijo:

    Muy buen artículo

  • Nippur dijo:

    Lástima que Alekkine no fue más valiente. Pero sin dudas Capablanca es el genio más grande que se tuvo el ajedrez.

  • jferdez dijo:

    Leinier es subcampeón de USA

  • Ática dijo:

    Interesante artículo. Capablanca fue un genio, un talento y eso posibilitó que jugara al ajedrez como lo hacía, en otro argot diríamos le salían las jugadas al natural.
    Grande Ciro también con sus excelentes crónicas.
    saludos

  • Rodolfo Crespo dijo:

    Profesor Ciro
    Capablanca esta entre los tres personajes que más le han dado nombre a Cuba en todos los tiempos: el anticolonialista Martí, el comunista Fidel Castro y el ajedrecista Capablanca.
    Saludos desde España.
    Si alguien quisiera en formato digital cualquier libro de Capablanca o de cualquier otro solo tiene que escribirme al correo y se lo envío gratis, así como si desea recibir de ajedrez en sentido general
    rodohc21@gmail.com

  • Rodolfo Roque F dijo:

    Lo cierto es que, ademas de otros factores, Capablanca estaba ya enfermo cuando perdio con Alekhine, como demostraron los estudios del Dr Meylan, a partir de la autopsia, y su diagnóstico medico. Fue una casualidad que estuviera tambien en mala forma deportiva….en otras circunstancias el resultado hubiera sido diferente.

    • Rodo dijo:

      No es que hubiese estado en una mala forma deportiva, el problema de esa APARENTE MALA FORMA DEPORTIVA, lo condiciono en gran medida, el hecho de que a Capablanca en medio del match encontró una bella argentina la cual lo volvió loco (hay algunos que hablan de que fue enviada para disociarlo) y el no lograba concentrarse bien e incluso descansaba poco por esta causa, sencillamente se desconcentro con esa bella mujer y esto fue una de las causas del resultado negativo del match, Alekine que ademas de ser muy buen ajedrecista no tenia un pelo de bobo, sabia que en condiciones normales el tenia muy pocas posibilidades contra Capablanca y por eso durante mucho tiempo usando infinidad de escusas y artimañas nunca dio la revancha a Capablanca.

      En cuanto al match contra Frank J. Marshall, sucedió casi lo opuesto, Marshall conocía la predilección de Capablanca de jugar con blancas la Apertura Ruy Lopez, y contra ella, durante meses preparo una variante de ataque que aun se juega y conoce como EL ATAQUE MARSHALL, Marshall, todo lo tenia previsto y cronometrado para sorprender a Capablanca y casi lo logra, solo que el cubano encontró un movimiento salvador (creo que ni Marshall lo imagino) y logro refutar ese endemoniado ataque que genera para las piezas negras en esta sorpresiva variante, ?donde esta la similitud son la situación anterior?, pues bien, Marshall quedo a partir de esa partida bastante afectado en el plano psíquico como para poder logar un buen resultado ante Capablanca que por demas lo superaba en todos los indicadores

  • Carlos Félix morales dijo:

    Su estilo extraordinario de jugar, lo comparo con un experto cirujano que, de manera sistemática va abriendo los tejidos del paciente hasta lograr su objetivo. Sin lugar a dudas,el más grande ajedrecista de todos los tiempos. Maestro de maestros. Mi favorito por encima de todos.

  • Aleph dijo:

    Deberian rescatar la casa de Capablanca que se encuentra en el municipio Playa,actualmente es una vivienda multi familiar .Segun cuentan en el piso de la sala de la casa esta reproducido en lozas como quedo el tablero cuando gano su primer campeonato.El fue una figura importante que llevo a Cuba al mundo,deberiamos darle un lugar fisico en nuestra tierra ,no solo espiritual usando su nombre para un evento

  • Sergio dijo:

    Ciro, sabe usted si la anecdota del dominó, en casa de su familia es cierta?

  • macho dijo:

    saludos!
    mucho se habla de que dentro de los mejores ajedrecistas de todos los tiempos (título difícil de asignar) hay que decir primero a fischer, kasparov y hasta a magnus. cierto que estos (sobre todo los dos primeros) están fuera de serie, pero ninguno con la naturalidad del cubano y mucho menos con el total desprecio al estudio (aclarar que para enfrentar a lasker por el campaeonato mundial, el capa sí estudió y mucho en una finca en matanzas!!!!). sobre esto último solo un jugador en la historia fue tan genial como el capa (no natural en su juego, pero sí más combinatorio) y casi sin nungún estudio: murphy!!!!!! (algo «quimba´o por desgracia), tal es así que como grande sólo hablaron de él precisamente el capa y fischer. ahora recuerdo una entrevista (poco conocida por los cubanos) hecha a fischer cuando derrotó a petrosian en la semifinal, listo para enfrentar a spasky por el título. en ella le preguntaron (algo así):
    P:¿quién el mejor mejor ajedrecista de la historia?
    F: Capablanca!
    P: ¿y después?
    F: robert fischer!
    P:¿y luego?
    F:robert fisher, robert ficher y robert fischer!
    P:¿quién será el próximo campeón mundial?
    F:robert fischer!
    luego del mudial, ya con el título, el mismo periodista lo volvió a cuestioner (algo así):
    P: ya eres campeón mundial, ¿quién el ahora el mejor ajedrecista de todos los tiempos?
    F:capablanca!
    P:¿y después?
    F:robert fisher, robert ficher y robert fischer!
    si creen que es sólo una fábula contada por un fiel seguidor del capa, indaguen!
    aclarar que antes de los encuentros de candidatos, fischer decía que el mejor ajedrecista de la historia era murphy!!
    gracias!

    Macho.

  • JMM dijo:

    Si, verdad, Leinier…el devenido ídolo, que cambio de bandera por unos dolares más

  • Chaly dijo:

    Interesante el articulo y los comentarios, Capablanca es una de las figuras más atractivas cubanas del siglo XX por suerte se esta hablando más de él y hay que seguir profundizando para que los jovenes sepan . Sé que el diseño de la arquitectura del Hotel Nacional de Cuba con piezas de ajedrez en la estructuras superiores fue en honor a Caoablanca , los peones y alfiles se pueden apreciar , invito al profe Bianchi a que nos cuente màs.

  • Santiaguero dijo:

    Bueno Ciro, Marshall se pudo haber molestado en ese momento, pero fue el que propuso a Capablanca para integrar la nómina del Torneo de San Sebastián 1911, el primero de élite que jugó nuestro genio, y que consagró al cubano a nivel mundial pues estaba todo el firmamento ajedrecístico de entonces, menos Lasker. Por cierto que Marshal buscó venganza ajedrecística y le preparó durante nueve años al cubano una sorpresa que lleva el nombre del Maestro estadounidense: el Ataque Marshal contra la Ruy López. Capablanca lo desactivó en minutos en medio de un enfrentamiento de competencia.
    Lo de la supuesta decadencia vino después, cuando no quiso entrenar según las exigencias de la época, fiado a su genialidad, y además comenzó a padecer una grave hipertensión que lo llevó al fracaso sonadísimo del Torneo AVRO 1938. Sin embargo jugó con Alekhine después de perder el título derrotándolo siempre y en 1939 fue el mejor primer tablero de la Olimpíada de Buenos Aires. El propio Alekhine lo encomió a su muerte diciendo que jamás habría otro como él.

Se han publicado 18 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ciro Bianchi Ross

Ciro Bianchi Ross

Destacado intelectual cubano. Consagrado periodista, su ejecutoria profesional por más de cuarenta años le permite aparecer entre principales artífices del periodismo literario en el país. Cronista y sagaz entrevistador, ha investigado y escrito como pocos sobre la historia de Cuba republicana (1902-1958). Ha publicado, entre otros medios, en la revista Cuba Internacional y el diario Juventud Rebelde, de los cuales es columnista habitual.

Vea también