Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

La pelea Johnson-Willard (+ Video)

| 11 |

Johnson conquistó la corona mundial de peso pesado en 1908. Foto: Getty Images.

Uno de los grandes escándalos del boxeo mundial en todos los tiempos tuvo lugar en La Habana, el 5 de abril de 1915. Ese día, en el hipódromo Oriental Park, de Marianao, dos norteamericanos contendieron por la faja de oro de los pesos completos: el campeón Jack Johnson, negro, y el retador Jess Willard, considerado entonces la gran esperanza blanca del deporte de los puños. Era una pelea pactada a 45 asaltos y que fue presenciada por unos 20 000 espectadores, entre ellos el mismísimo Presidente de la República, Mario García Menocal. A la altura del round 26 y ante la consternación general sucedía, sin embargo, lo inconcebible: Johnson caía en la lona sin posibilidades de reanudar el combate y Willard se alzaba con el título de oro. No demoró aquella multitud en comprender lo que sucedió realmente.

Johnson, que había conquistado su título en 1908, no podía entrar en Estados Unidos, su país, son pena de ser llevado ante los tribunales por la acusación de trata de blancas que pesaba sobre él. Hoy no sabemos ya qué hubo de cierto en aquella imputación. De todas maneras, los racistas norteamericanos no le perdonaban que tuviese mujer blanca, francesa por añadidura.

Aquella acusación le vetó a Johnson la posibilidad de enfrentarse a Jess Willard en alguna ciudad norteamericana. Los organizadores de la pelea pensaron entonces en que podría celebrarse en México, pero el levantamiento armado de Pancho Villa les hizo comprender que ese país no estaba para combates de boxeo y Johnson se negó de plano a llevarlo a cabo en El Paso, Texas, donde se hacía muy buen dinero, pero donde la policía norteamericana le echaría el guante. Surgió Cuba como alternativa y la propuesta fue aceptada por la representación de ambos boxeadores. El hipódromo Oriental Park, inaugurado apenas dos meses antes, el 14 de enero de 1915, se perfiló como el escenario ideal para el combate. Pero aun con la elección de Cuba hubo problemas porque la pelea debía celebrarse un domingo, lo que los norteamericanos de la época consideraban casi una herejía. El empresario de Johnson, Jack Curley, sin embargo, pasó por alto ese detalle en principio y consiguió a la postre que el combate se moviera para el lunes siguiente.

Jess Willard. Foto: The Grueling Truth.

La llegada de Jack Johnson a Cuba causó la expectación que un campeón mundial de los pesos completos suscita en cualquier lugar del mundo. Arribó el 21 de febrero de 1915 por el puerto de Cienfuegos. Ya en La Habana comenzó el vía crucis de los hoteles. Ni el Plaza ni el Sevilla ni el Inglaterra, los establecimientos hoteleros principales de la época, dieron albergue a aquel negro famoso y millonario que llegaba seguido de una corte conformada por su esposa, su entrenador, el secretario y cuatro sirvientes. Tendría Johnson que alojarse en un lugar bien modesto, el hotel Las Villas, en las inmediaciones de la Estación Central de Ferrocarriles.

En una crónica de la época, el periodista cubano Ruy Lugo Viña enumeraba así el pequeño séquito del rey negro de los puños. Decía Lugo Viña: “El big-man llega a La Habana seguido de una corte: la francesa lánguida que es su esposa, su entrenador, el secretario, que es por igual memorialista y corre-ve-y dile… y cuatro domésticos: uno que le limpia las botas descomunales, otro que se encarga de la ropa sucia, otro que lo enjabona en el baño y lo cepilla cuando ya está vestido y el cuarto que, por estar a las órdenes de la consorte, no hace nada… a menos que se entretenga en cornamentar a su patrón. El “big-man” viaja como lo que es: como millonario que tiene larga cuenta de crédito y una fortuna en cada brazo.” Una imagen del hombre fuerte, la del boxeador de los knock-out formidables, que queda definitivamente desprestigiada con la mención de ese cuarto criado que, a las órdenes de la esposa del campeón, no tiene función fija como no sea la de ponerle cuernos a su patrón.

De todas las peleas de boxeo celebradas en Cuba, es de esta entre Johnson y Willard de la que más se habla pese a los 94 años transcurridos desde entonces. La razón es simple: fue una pala. Johnson vendió su faja de campeón por 30 000 dólares. Pensó que le entregarían el dinero en el momento del pesaje, pero le dijeron que se lo darían a su esposa en el transcurso del combate. Cuando la señora, desde las gradas, con una señal convenida, le comunicó que tenía el dinero, Johnson, que había estado dándole largas a su rival, cayó sorpresivamente a la lona ante un derechazo ineficaz. El sol le molestaba –la pelea se celebró de día- y Johnson se cubrió el rostro con los brazos hasta que tranquilamente se puso bocabajo. El combate había durado una hora con 44 minutos.

Jess Willard retuvo la corona mundial hasta 1919, cuando la perdió con Jack Dempsey. A partir de su retiro del boxeo trabajó esporádicamente en circos y películas mudas.

En 1915, Jack Johnson perdió su corona frente a Jess Williard en La Habana al ser noqueado en el 26º asalto.

En video, Jack Johnson vs Jess Willard

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Atila dijo:

    30 000 dólares de esa época viene siendo 730 000 dólares actuales, vamos, hasta yo me dejo tumbar por esa cifra, el futuro lo tenía asegurado.
    Ciro Bianchi, mis respetos, usted como siempre con esas crónicas costumbristas que tanto nos atraen.
    La historia nunca debe olvidarse.

  • jorgiño dijo:

    Gracias por el comentario Ciro Bianchi , hace falta que comente acerca de la pelea entre Kid Chocolate y Tony Canzoneri

  • Rodolfo Crespo dijo:

    Ciro y pensar que las grandes victorias en muchos deportes, pese no ser mayoría en la población, la consiguen pese a todo los negros en EE UU. Gracias por su interesante columna que se suma a de Juventud Rebelde los domingos

    Un saludo desde España
    rodohc21@gmail.com

  • S,O.S dijo:

    Muchas Gracias Ciro, muy interesante crónica, esperamos la próxima, maestro Ciro Bianchi de Santa Amalia.

  • RARJ dijo:

    -1-
    Excelente Historia. Aquí
    También se iba a celebrar
    Una pelea similar
    Entre Stevenson y Alí.
    Muhammed era fuerte si,
    Campeón de Pesos Pesados,
    Título que había ganado
    Boxeando rápido y bien
    Pero Stevenson también
    Era un púgil respetado.
    -2-
    La pelea no se dio,
    No llegaron a un acuerdo
    Y todo, como un recuerdo,
    En la historia se quedó
    Ahora le pregunto yo:
    Fue un pleito no concretado,
    Pero si se hubiera dado
    Aquel combate feroz,
    Digáme: ¿Cuál de los dos
    Cree usted que habría ganado?

  • Andrés dijo:

    Esto es una pieza histórica Ciro, como también lo es el film de la pelea en 1910 entre Johnson y James Jaffries.Johnson ya era campeón de los pesos pesados en las ligas negras y Jeffries, el campeón mundial entre los blancos, sencillamente se negó a pelear con él por motivos raciales. Jeffries terminó retirándose sin concederle la pelea a Johnson.

    De modo que Johnson peleó contra otros, incluido el hermano de Jeffries, y los derrotó. Después de mucho pedir, el campeón de la época (después del retiro de Jeffries), Tommy Burns aceptó la pelea con Johnson en 1908, y fue derrotado de modo total. La policía tuvo que parar la pelea pues el disturbio racial estaba por explotar. Después de esto, la acritud racial fue tal que la prensa comenzó a clamar por la “gran esperanza blanca” que pudiera derrotar a Johnson, cuya personalidad arrogante y desenfadada incrementaba la animosidad hacia él.

    En este contexto Jeffries decidió salir del retiro, que se había retirado como campeón, decidió regresar para dar una lección a Johnson.La pelea fue denominada como la pelea del siglo.Jeffries perdió abrumadoramente y el filme de la pelea fue prohibido en varias ciudades y luego por Theodore Roosevelt. En el 2005, el filme fue elegido por el registro nacional cinematográfico norteamericano como digno de preservación.

    La condena a Johnson fue fraudulenta. El fue un mujeriego empedernido, extrovertido y además, escandalosamente para la época, se exhibió abiertamente con mujeres blancas, con quienes se casó tres veces. La condena se produjo en 1913, basados en una ley aprobada en 1910, sobre hechos ocurridos antes de la ley. Hubo muchas propuestas para concederle el perdón presidencial postmortem por algo que fue obviamente racialmente motivado. Hubo campanas lideradas por el ex-boxeador Mike Tyson, por el cineasta Ken Burns, y varios políticos, entre los que está el presidente George Bush. En mayo del 2018, motivado por una conversación con Sylvester Stallone, y probablemente motivado por razones electorales, Donald Trump finalmente.

  • Amaury II dijo:

    Como siempre una crónica genial

  • ElBoboAbelardo dijo:

    Que interesante historia siempre se aprende mucho con el maestro ciro

  • Aroldo dijo:

    Y si tenía tanta plata por qué iba a querer esos miseros 30 000 dólares demás, no entiendo nada.

  • Sergio dijo:

    Hay una pelicula sobre esta pelea, que el papel de Johnson lo encarna James Eral Jones, La gran esperanza Blanca.

    Con sus virtudes y defectos, Johnson fue un ICONO de esperanza, en la época, para el reconocimiento, posterior, de los derechos civiles de los negros. Hay que situarse en las circusntancias para poder hacer una real evaluación de la figua.

    Saludos

  • senelio ceballos dijo:

    Un saludos desde esta fria Rusia……Hoy decenas de rusos pelean en los profesionales y hasta de mujeres..Gracias Profe.CIRO..genial narracion!!!

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ciro Bianchi Ross

Ciro Bianchi Ross

Destacado intelectual cubano. Consagrado periodista, su ejecutoria profesional por más de cuarenta años le permite aparecer entre principales artífices del periodismo literario en el país. Cronista y sagaz entrevistador, ha investigado y escrito como pocos sobre la historia de Cuba republicana (1902-1958). Ha publicado, entre otros medios, en la revista Cuba Internacional y el diario Juventud Rebelde, de los cuales es columnista habitual.

Vea también