Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

El precio de Benito Remedios

Publicado en: Apuntes del cartulario
En este artículo: Cuba, Fotografía, La Habana, Política
| 20

Aquellos Candidatos. Caricatura: Juventud Rebelde.

Si usted pregunta a cualquier cubano mayor de 70 años quién era Benito Remedios, responderá, de manera sintética, que era un animal. Un día en que venía de Pinar del Río le cayó a tiros a su propio automóvil porque el vehículo se encangrejó en la carretera. Durante los largos años en los que fue representante a la Cámara, solo en una ocasión pidió la palabra en el parlamento. Se la concedieron y sus compañeros de hemiciclo aguardaron ansiosos su estreno como tribuno. Entonces se irguió en su escaño, carraspeó, miró hacia un lado y hacia otro, balbuceó frases ininteligibles y volvió a sentarse.

“Remedios pidió la palabra y la perdió”, expresó no sin humor Carlos Márquez Sterling, que presidía ese cuerpo colegislador… Parco en el decir, el hombre era, sin embargo, elocuente en los hechos, sobre todo en lo que a la compra-venta de votos se refería. Dinero mediante no solo se hacía elegir, sino que hacía elegir asimismo a su esposa y a su hermana y, en el momento de su muerte, se empeñaba en hacer elegir también a su hijo. Benito Remedios tenía una divisa electoral infalible y convincente. Decía: “Pago el doble que cualquiera”.

Era dueño del central azucarero Río Cauto, en Oriente, y de la compañía ganadera Adelaida; de 126 fincas rústicas y de la empresa piñera La Cubanita; de varias haciendas ganaderas en Las Villas y Camagüey y de colonias que rendían 25 millones de arrobas de caña por zafra. Era el mayor productor de la piña cubana y uno de sus más grandes exportadores… Y lo mataron por querer evadir una multa de tránsito.

Nació en la localidad habanera de Bauta, en 1888. De niño, fue carretero, y luego, como peón de fincas, cortó caña y trabajó en la cosecha de la piña. Poco a poco, y no se sabe cómo -caso impactante el suyo de movilidad social en ascenso- fue enriqueciéndose, y, ya rico, jamás confió sus negocios a administradores ni apoderados, sino que se ocupaba de ellos personalmente y seguía paso a paso todas las operaciones, por nimias que fueran.

Militó en el Partido Conservador, en el Conjunto Nacional Cubano, en la Coalición Socialista Democrática, en el ABC, en el Partido Republicano… Cambiaba de filiación política con más facilidad que de camisa. Tenía un récord. Machadista primero y luego batistiano, ganó todas las elecciones en las que se presentó. Fue Representante a la Cámara en 1926, 1938, 1942, 1946 y 1950, y Senador de la República en 1932, aunque no pudo concluir su periodo por la caída de la dictadura de Machado. La vida parecía irle viento en popa cuando el martes 15 de enero de 1952 un policía puso fin a su vida en la esquina de Reina y Águila.

Ese día, sobre las cuatro de la tarde, en los alrededores de la plaza del Vapor, Remedios ordenó a su chofer que aparcara el automóvil donde pudiera y lo esperara mientras hacia una gestión. El vigilante Carlos Gutiérrez, de posta en el semáforo de la mencionada esquina, vio al vehículo detenerse en una zona vedada de Reina entre Águila y Galiano. Pensó que hacía una parada momentánea, pero como los minutos pasaban y seguía en su mismo sitio, avanzó hacia el automóvil para conminar al chofer a buscar otro espacio libre.

–Este es el automóvil del representante Benito Remedios y puede estar parado en cualquier sitio –dijo el chofer al policía.

–No, sea quien sea su dueño, usted está infringiendo la ley. No tengo más alternativa que multarlo.

El chofer entregó su cartera dactilar, el vigilante lo notificó y regresó a su posta. Y en ella siguió como si tal cosa hasta que vio acercarse, pistola en mano, a un hombre excepcionalmente robusto y que no aparentaba los 64 años de edad que ya tenía.

–¡Óigame bien! Soy el representante Benito Remedios y ni usted ni el jefe de la Policía me pueden multar. ¡Rompa ese papelito ahora mismo! –exclamó el legislador mientras sujetaba a su interlocutor por la guerrera.

Sobrevino el forcejeo. Sin perder de vista el cañón amenazador del arma que blandía Remedios, el vigilante trataba de zafarse y ofrecer una explicación al ofuscado legislador. Pero el hombre no quería entrar en razones y descargó su pesada mano sobre el rostro del policía, acorralado ya contra una columna.

–¡Te mataré como a un perro y no me pasará nada! –dijo y pegó la boca de su pistola a un costado del vigilante que se abrazó a Remedios, sujetó el arma como pudo y la desvió de su cuerpo. Otro forcejeo y el agresor cayó al suelo. La fractura de un brazo que sufrió a consecuencia de la caída lo hizo soltar la pistola, pero logró recuperarla Rápido entonces extrajo el vigilante su revólver reglamentario y disparó tres veces sobre Benito Remedios, que llegó cadáver a la casa de socorros. Su prepotencia fue mayor que toda su fortuna y terminó perdiéndolo.

Se han publicado 20 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose R. Oro dijo:

    Que interesante! No sabia de Benito Remedios, aunque estoy cerca de cumplir con el requisito, que nos expresa el brillante autor Ciro Bianchi Ross

  • Mimi dijo:

    Usted como siempre colosal Ciro Bianchi. Mis saludos y respeto hacia su persona. Ferviente admiradora de su talento y de su manera de decir, gracias por darnos a conocer hechos que ocurrieron en nuestro país y que si no fuera por usted nunca los conoceríamos. Nuestro colectivo de trabajadores espera con ansias su columna. Mucha salud le deseamos, que Dios lo bendiga junto a su familia. Hasta la próxima semana.

  • victor dijo:

    Valla Remedio, que remedio el que te dieron. Oye que curioso, que manera de ser ricos y de haber ricos antes del triunfo, lo que son las cosas ,yo partiéndome la vida como muchos y tantos en el siglo 21, en el 2018 y hay quien ya en el 20 y en los 1900 tenía una fortuna, le zumba. Aunque ahora también los hay

    • cas dijo:

      Víctor en esa época por un rico había cientos de miles de pobres, ud debe ser de los ” ricos” de hoy aunque su comentario es de un analfabeto de siempre.

      • Cadillac dijo:

        Cas y ahora hya un rico o alguien con buena popsiciones economica y 3 ¿no???..a veces me pregunto en que burbuja fantasiosa alejada de la realidad usted vive, por lo comentarios que postea aca….despierte hombre !

      • Preocupao dijo:

        Usted tiene razón en la proporción que plantea de ricos y pobres, pero la pierde olímpicamente cuando se va a los improperios contra alguien con quien no está de acuerdo.
        Por otro lado, Ciro, ¿porqué no nos muestra la cara sórdida de esa Cuba prerrevolucionaria? Hasta ahora sus crónicas, muy interesantes sin duda, me dejan el sabor de los filmes del oeste, que dan ganas de abrazar a Jesse James y semejantes, después de que hayan vaciado varias veces sus Pacificadores sobre todo el que se le cruce en el camino. Fíjese que nunca faltan los deslumbrados por los millonarios, y conciente o incocientemente dejan entrever cierta añoranza por aquellos tiempos. Añoranza por los palacetes, y los potentados, pero no veo añoranza por las barrigas hinchadas de parásitos, o los bohíos de yaguas y los desalojos, o los trabajos de bestias por centavos, y eso el que obtenía un trabajo, porque los había que no hacían la cruz.
        ¿Porqué no hace una crónica por ejemplo acerca de la viril patada en el trasero que le asestó Guiteras al representante yanqui siendo ministro de gobernación, cosa suicida en aquellos tiempos, y que decidió a Batista, que estaba presente, a deshacerse de Tony, al ver que era un hombre decidido a todo?
        O de las tropelías de Fermín Cowley y las pascuas sangrientas, o de Carratalá, Ventura, Sosa Blanco, para aquellos que ven en la Cuba de aquellos tiempos una “tacita de oro”, y en la policía actual que hace un arresto, aunque cometan excesos repudiables los agentes que denotan poca profesionalidad y carencia de sentido común, una agresión a los ciudadanos.
        Usted, un intelectual conocedor de la historia patria ¿no encuentra ejemplos de cubanos después de 1959 dignos de su pluma, que nos hagan sentir orgullosos de nustros compatriotas y que nos ayuden a conocer más allá de los matraquillosos programas de enseñanaza de la historia de Cuba en la escuela, que se reduce lastimosamente a causas y consecuencias, huelgas, manifestaciones y guerras? ¿No vale la pena escribir por ejemplo acerca de los miles de cubanos que se iban a trabajar al Cordón de la Habana dejando trabajos de oficinas, con la esperanza de que contribuían al desarrollo del país y con ello a un futuro mejor? A pesar del fiasco que resultó a la postre, pero valdría la pena, dado que eso no se enseña en la escuela, como no se enseña acerca del dinero que se invirtió en los planes de cítricos, porcinos, avícolas, en las miles de escuelas que se crearon por todas aprtes y que son la génesis del talento que existe en Cuba, todo ello pagado con dinero que se obtuvo de la explotación de propiedades nacionalizadas, y dinero que antes del 59 alimentaba el ego y las opulencias y las cuentas bancarias de gente como Benito Remedios, o de Julio Lobo, o los Fanjul, o Cortina.

      • victor dijo:

        Cas y usted que tiene tanta cultura, ¿tú hablas de los artículos que publican o de los comentarios que publican los que hablan de lo que publican? Cas, Los tranvías también pasan por la universidad, ¿usted no será uno de esos?

      • Lucifer dijo:

        Tarde pero seguro, ustedes, Cas y Cadillac, matan los deseos de escribir con sus tonterias y faltas de ortografia, gracias una vez mas Bianchi

      • Aleph dijo:

        Preocupado:El periodista Ciro ha reflejado en sus escritos culaquiera de las clases sociales que mencionas ,eso que escribes creo que solo lo haces para sobre salir.Desgraciadamente la Historia de Cuba que aprendí en la escuela(tengo 50 años) era mas filosofia que otra cosa olvidando la hecholologia,cualquiera de mi edad recuerda que era muy popular entre los alumnos decir que con solo poner hambre ,miseria y explotacion tenias 100 puntos y yo con Ciro he aprendido cosas importantes de nuestra historia ( y no hablo de mafiosos o ricos) que no las encontré en la escuela.Por favor no se haga el de la extrema izquierda, que conociendo esas historias que a ud no le gustan tambien sabemos de donde venimos o a donde podemos ir.Ciro felicitaciones ,siga escribiendo del tema que se le antoje ,estoy seguro que sera novedoso y bien aceptado

  • acdc dijo:

    Excelente crónica, como siempre.
    Gracias a Cubadebate por estas publicaciones.

  • Rosquete dijo:

    En la Playa de Baracoa, Municipio de Bauta hay unas todavia visibles ruinas junto al mar que se conocen como “las ruinas de Benito Remedio”. Dicen que era una casa del susodicho personaje. Al fondo de ellas, me bañaba cuando era niño.

  • Rodo dijo:

    ¿Será otro Benito Remedios?, ver enlace http://www.granma.cu/cartas/2018-10-26/un-coppelia-sin-helado.

  • S.O.S dijo:

    Gracias maestro Ciro Bianchi, por darnos a conocer anécdotas tan interesántes, esperámos ansiosos por la próxima. Gracias a CUBADEBATE por la publicación.

  • carlos aguilera bueno dijo:

    Como siempre exelente trabajo, usted no permite que la historia de cuba antes del 59 se pierda y eso es muy importante para las futuras generaciones!, ahora, ¿que pasó con el policia que efectuo el disparo?, la historia de los pobres tambien importan!…

  • ccrespo dijo:

    CUANTOS BENITOS , HAY HOY EN CUBA?

  • Mercy A dijo:

    En los magniificos libros de Guilermo Jimenez, tanto en los Propietarios como en las Empresas aparece el nombre de Benito Remedios. Los invito a leer, son una verdadera joya. Gracias Ciro, tanto como el resto soy ferviente lectora de sus cronicas y ahora tambien de las recetas de Mayra. MIs afectuosos saludos y mucha salud para usted y su familia.

  • Corona dijo:

    Gracias, Ciro, por esas estampas, no tan lejanas en el tiempo pero muy bien narradas y descritas por usted . No conocia la existencia de ese personaje.
    Espero la próxima la próxima semana nos deleite con otra interesante historia.

  • Alejandro Fernández Costa dijo:

    Preocupao:Le sugiero lea los domingos en el Juventud Rebelde la sección del profesor Ciro Bianchi Ross y verá cuan poco conoce usted de la labor de este eminente patriota e intelectual.

  • RAFAEL MATANZAS dijo:

    Para mi lo interesante es como un plutarco pudo ser representante sin duda a pesar del alto nivel cultural de nuestro pais hay mas Benito haciendo horrores que ricos vayan al enlace de periodico granma de un comentario que hay aqui la historia del coppelia de trinidad hay Benito se multiplico

  • Enrique R. Martínez Díaz dijo:

    Saludos. Indudablemnet ese señor Remedios era un caso. No obstante, me llama la atención de que ni ud. ni otros periodistas hayan hech referencia a que el pasado 26 de Octubre se cumpieron 150 años de la Primera Carga al Machete de nuestras Guerra de Independencia (nota: en 1762 Pepe Antonio, lacalde mayor de Guanabacoa la usó contra los ingleses). Esa carga al machete la hicieron fuerzas bajo el mando de Máximo Gómez (que por entonces llevaba pocos dias incorporado a la Revolución, y era, según conozco, coronel) contra la tropa del coronel español Quirós, que se dirigía hacia Bayamo y fuen emboscado cerca de Baire en un lugar conocido como Tienda del Pino (también se conoce el combate como Pinos de Baire). Los españoles tuvieron que regresar a Santiago de Cuba derrotados y muy diezmados. Para confirmar lo que le digo, puede consultar la ECURED; no obstante, puedo confirmar que un grupo de profesores de la Academia de las FAR hizo una investigación por los años 90 del pasado siglo, que fue presentada en un evento denominado Encuentro con la Historia por el CXXVI Aniversario del rito de Yara, de las FAR, en 1994

Se han publicado 20 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ciro Bianchi Ross

Ciro Bianchi Ross

Destacado intelectual cubano. Consagrado periodista, su ejecutoria profesional por más de cuarenta años le permite aparecer entre principales artífices del periodismo literario en el país. Cronista y sagaz entrevistador, ha investigado y escrito como pocos sobre la historia de Cuba republicana (1902-1958). Ha publicado, entre otros medios, en la revista Cuba Internacional y el diario Juventud Rebelde, de los cuales es columnista habitual.

Vea también