Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

La noche que volvimos a ser gente

| 13
Foto: Cristina Corrada Emmanuel / Facebook

Foto: Cristina Corrada Emmanuel / Facebook

El Huracán María me dejó una amiga a su paso por Puerto Rico. Desesperada por acompañar a mi familia, encontré a esta joven en pánico, a quien seguí en las redes para darle lo que tenía, apoyo y consejo. Estaba sola con sus tres perritos.Compartimos serenidad y la foto de su madre, que la resguardaba en espíritu. Así que un día, nos conoceremos y será el momento de sonreír. Aquí les comparto el testimonio de Cristina Corrada Emmanuel:

La noche que volvimos a ser gente

Les confieso muchas cosas y una es que debí pasar este Huracán María acompañada con mis amistades o en un albergue. Desde temprano acudí al Roberto Clemente para saber si podía traer mis tres chiquis y entre una cosa y la otra sentía que era mejor quedarme en mi aposento ubicado en un Condominio piso 12. Es mi espacio, donde más cómoda estaba y las chiquis también. Me preparé con suficiente comida, agua, sabanas, toallas y linternas.

Como había pasado en el pasillo el Huracán Irma, pensé: esa es la que hay. Esta vez la opción de poner una hamaca no era porque iba para largo esta odisea y quería mi cama “tirá” en el piso con mis libros, etc. Todo iba bien aunque desde las 6:00pm del martes se empezó a escuchar un silbido horrendo que nunca se me va a olvidar, las puertas cerrando y abriendo en el edificio y constantemente se escuchaba vidrios cayendo.

Como a las 3:00am empieza a caer literalmente un chorro como un río por los ascensores. Esa agua empezó a entrar a mi pasillo, luego una oficina aledaña se cayó su aire condicionado y por esa apertura entraba más agua. La combinación de ambos chorros causó pánico en mí porque estaba con tres perros preocupados y alerta y aparte yo sola.

Decido entrar a mi apartamento pero al intentar de abrir la puerta la presión del aire me empuja y casi caigo al piso.

Hago un segundo intento y la misma situación. Decido “Plan B”: vete a las escaleras y cuando intentó abrir la puerta, la misma me empuja. Me entra un poco el pánico porque las opciones eran casi nulas.

Procedo a intentar por tercera vez entrar a mi apartamento. Logró entrar y veo que una ventana se había volado. Por ende, la cantidad de agua que entraba por esa piquete era mucha y mi sala estaba inundada. Procedo a ver mi cuarto y está en muy buenas condiciones y las ventanas intactas, solo un chin de agua en el piso pero la vibración y el viento contra esas ventanas daba miedo. Me niego a quedarme en el cuarto porque se podían reventar los cristales.

Decido ubicarme en el baño, acomodo mi almohada, sabanas, toallas, etc. a todo esto escucho a mis perras llorando en el pasillo.

Intento entrarlas al apartamento pero típicos satos portoricenses odian el agua y no quieren entrar. Decido regresar al baño sola y las chiquis llorando en el pasillo.

Ahí mi gente me desplomé. Empecé a llorar de impotencia, de sentirme frágil y de temer que mis perras, que son mi familia, se murieran solas en el pasillo. Sigo llorando pero lo increíble es que tengo internet a través de mi celular, escribo mi situación por Caralibro y Rosa María Fernández me responde, calma mujer esto va a pasar. Calma que lo mismo me pasó con el Huracán Irma y así estuvo hasta que me calmo.

Logró serenarme y aparte que mi madre estuvo conmigo siempre, siempre la sentía a mi lado aunque falleciera en el 2003 a causa del maldigo cáncer. Rosa, el abrazo va cuando te vea en persona y nunca me voy a olvidar de tu gesto hermoso de solidaridad hermana cubana.

Procedo a buscar uno a uno los chiquis que no fue nada fácil y me ubico en la tina para pasar el resto del Huracán.

No duermo nada y creo que logré una siesta de como 15 minutos porque los ruidos constantes de cristales rotos, los silbidos eran una constante por horas.

Para colmo el edificio se movía como un tembleque y sentía como un deja vu al terremoto de San Francisco del 1989. Esto era peor porque duró horas, un total de 20 horas entre temblores, agua cayendo, ruidos y silbidos.

Esa noche y en esa madrugada tu instinto de sobrevivir te forzó a ser más fuerte y a tomar esos instantes de vulnerabilidad como un acto heroico de vivir, vivir y vivir carajo.

Foto: Cristina Corrada Emmanuel / Facebook

Los tres “satos puertorriqueños” de Cristina. Foto: Cristina Corrada Emmanuel / Facebook

Foto: Cristina Corrada Emmanuel / Facebook

El refugio en medio de la tormenta. Foto: Cristina Corrada Emmanuel / Facebook

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Maruchy dijo:

    Rosa María, un beso desde guantánamo, eres una persona muy sencible al compartir con nosotros este testimonio donde demuestra que una palabra de aliento a tiempo ante el desespero y la incertidumbre valen más que todas las riquezas de este mundo, ahora recuerdo a Martí cuando escribió.
    Tiene Leopardo un abrigo en su monte seco y pardo, yo tengo más que Leonardo porque tengo un buen amigo ”
    Un abrazo para todo el pueblo Boricua, especialmente para tu amiga Cristina, les deseamos pronta recuperación a la bella isla del encanto, Cuba los lleva en el corazón.
    ¡Yo te quiero Puerto Rico!!!!!!!!!!

  • BEA dijo:

    QUE BONITA HISTORIA, VERDAD QUE LOS CUBANOS SOMOS MUY SOLIDADARIOS

    • Cristina Corrada Emmanuel dijo:

      Gracias por tus palabras, me cuesta leer el testimonio porque ando en negación q tal vez, tal vez era el final de mi camino.
      Abrazos desde Puerto Rico

  • Marianela dijo:

    Cristina: Me alegro infinitamente que entre tanto pánico hayas podido estar con el espíritu de tu madre, tus chiquis y una buena amiga cubana. Yo también pasé el huracán con mis tres perritos y ahora tengo cuatro, porque recogí otra pequeñita que estaba abandonada en la calle. Me encanta tu fidelidad a tus animalitos y me alegro que hayas podido sobrevivir esta amarga experiencia, pero siempre, acompañada de estos pequeñitos que pase lo que pase, siempre estarán a nuestro lado. Aquí tienes en Cuyba a otra amiga más.

  • Martha dijo:

    Me gustó, linda historia, espero Cristina esté bien y sus perritos tambien,

  • Ania dijo:

    Qué bien Rosa, lograste sacarme unas lágrimas, debió ser difícil para Cristina pasarlo solita con sus tres perritas, debieron parecer horas interminables y como ella misma dice “de impotencia”. Me solidarizo también con ella y sus compatriotas que en estas horas están viviendo duros momentos, si pudiera servir de algo también les mando un abrazo a nuestro hermano pueblo Puerto Rico, que sigan adelante, unidos, es la única forma de vencer.

  • Joel Yu Martinez dijo:

    Felicidades otra vez Rosa Maria,es UD verdaderamente una gran persona,amen de su profesion.En su historia ,vivi mis momentos de angustia,los mios propios y de mi familia.Desde que se dcreto la fase informativa no abandone la empresa en la cual trabajo hace 34 años,es tabacalera aqui en V:clara,mi nucleo familiar compuesto de un niño de 16 años,una niña discapacitada de 20 y mi esposa de 47 minusvalida desde hace 9 meses quedaron solos en casa,y yo aqui en mi trabajo ,mi mente no descanso un segundo,y mi angustia crecia a cada minuto por los destrozos que vivi con mis propios ojos y por tantas preocupaciones juntas,fueron dias para mi indescriptibles,para mi familia fue desgarrador,que por demas nos afecto parte del techo superior y los muchachos muy saustados al igual que mi esposa,pero sin mi.Vivi episodios muy ,muy fuertes,hoy aun no concilio el sueño y todo gira y sigue girando,por mas que intento olvidar en Irma.Mi solidaridad toda para el sufrido pueblo de Puerto Rico,y mi reconocimiento a la gran sensibilidad de Rosa Maria.Muchas Gracias

  • ary2808 dijo:

    que historia mas bonita, nosotros en mi casa también pasamos el huracán Irma consolando a mis mascotas que estaban muy asustadas, que bueno que tenia a alguien aunque fuera en internet consolándola y apoyándola, fuerza amiga!!!!

  • IVM dijo:

    Hermanos Puertoriqueños estamos con ustedes, Cuba esta bien afectada por Irma pero poco a poco nos vamos recuperando. animo hermanos.

  • Revenge dijo:

    Esas gracias se las reimos a los extranjeros, pero realmente el testimonio es una longaniza de imprudencias y malas decisiones. Esta mujer no se tomo el trabajo de precintar sus cristales ni de asegurar sus ventanas como hacemos los cubanos; por eso se le lleno la sala de agua y solo en el baño se sintio a salvo. Ademas, salio de su apartamento a hacerse la culta y la exotica tirada en un pasillo. No explica por que si el pasillo estaba tan mojado como su apartamento, las perras le tenian fobia al agua del apartamento y no a la del pasillo. Pero bueno, en fin: ella dejo fuera a las perras -que parece que no pueden ser controladas por un humano- las cuales habran hecho sus necesidades inevitables en un area comun -no se como se habran sentido sus vecinos. Y de contra se cree la gran heroina porque paso el ciclon a cubierto, en una habitacion de paredes de ladrillo y techo solido. No, cuando yo te digo…

  • yadislay dijo:

    Bello testimonio, en um momento tan difícil como tener q pasar un huracán tan fuerte solamente acompañada de nuestras mascotas es muy bueno tener una mano amiga que nos de fuerza y fortaleza en momentos de incertidumbre aunque sea por Internet porque eso vale más que todo el oro que podamos tener,fuerza y voluntad todo mejorá,saludos sinceros desde guantánamo cuba.

  • mabel dijo:

    Hola cristina mientras leia este articulo brotaban lagrimas de mis ojos en verdad fuistes muy valiente y lo que hicistes por tus perritas fue en verdad algo muy lindo y hermoso debes de ser una persona muy buena y generosa aunque creeme yo hubiese echo lo mismo por mis mascotas las adoro soy fiel defensora de los animales, aqui tienes otra amiga cubana cuidate mucho y que dios los bendiga al hermano pueblo de puerto rico.

  • Marina dijo:

    Asi son nuestros periodistas. Humanos, solidarios…… En nuestro país hay una estrategia para enfrentar ciclones . Ahi está nuestra fuerza, en cumplir las orientaciones del país para los fenómenos atmósfericos que tienen su paso por el Caribe. Fuerza, voluntad. Unidos tendrán el éxito para recuperarse. Mi solidaridad con Puerto Rico.

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rosa María Fernández

Rosa María Fernández

Vea también