Imprimir
Inicio » Cuba, Sociedad  »

Pedir la novia

Publicado en: Con Humor
En este artículo: Amor, Cuba, matrimonio, Sociedad, Tradición
| 37

Casi hasta finales de la década de los años 80 del pasado siglo, era costumbre allá en el pueblo natal aquello de “pedir la novia” lo que constituía todo una ceremonia con muchas emociones e incluso algunos riesgos para la vida del solicitante. Un amigo de entonces, un poco mayor que yo, me dijo una tarde: “mañana pido a Cristina”, los del piquete sabíamos que él andaba enfrascado en un romance de trillos con la hija de Cervelio Beli Coso, descendiente del gallego Beli, el tipo más malgenioso que la historia local podía recordar.

Aquella noticia fue una bomba; Marañita, que se apodaba nuestro joven galán, era muy querido por todos y saber que pondría su vida en juego frente al machete filoso del guajiro, era motivo de preocupación colectiva. Pero de nada valieron los consejos, el hombre estaba enamorado de verdad y aquella tarde de domingo se estrenó la camisita de cuadros verdes que le había tocado por el cupón 16 de la libreta de abastecimiento, se soltó medio pomo de perfume HIT y nos dio la mano, uno a uno, como el soldado que marcha a la misión suicida.
Todos quedamos en vilo y hasta se elucubró sobre la posibilidad de situarnos cerca de la casa de Cervelio; para luego, en el juicio por asesinato, poder asumir el rol de testigos, luego desistimos porque Pedrito La Maruga, el que más bulla hacía en el grupo, estuvo contando que Beli guardaba una granada de fragmentación que heredó de su padre y si la cosa se ponía mala, incluso nosotros íbamos a coger candela sin deberla ni temerla.

Fueron minutos terribles, hasta que pasada una hora, allá venía Marañita con cara de preocupación pero no de susto. Fue toda una sorpresa y antes de que le cayéramos a preguntas, nos aclaró lo sucedido. Contó que después de los saludos de rigor y casi deshidratado por los sudores que le provocaba la combinación de agosto – nervios –camisa nueva, por fin se decidió a pedir la mano de su adorado tormento y cual no fue su asombro cuando terminado su discurso (ensayado hasta el cansancio frente a nosotros, al espejo, a la perrita de la casa y hasta delante de la foto de la Virgen María) el futuro suegro se puso de pie, acarició el mango ennegrecido del machete y lanzando el cabo de tabaco por la ventana le dijo al asustado novio: “Por fin carajo, que de tanto esperar a que alguien me la pidiera ya casi tengo que pregonarla”.

Peor suerte tuvo Evelio que se apasionó con la hija de Zulema Silatocas Mato, que hacía funciones de custodio en la granja avícola “Tortillas del Futuro”, la cual cumplió literalmente el pedido que el desdichado le hizo con respecto a la muchacha: le dio la mano de su futura esposa y punto, de allí ni un centímetro para arriba y mucho menos para abajo; así tuvo a la parejita, dos años anclados en el sofá, con visitas tres veces por semana bajo su estricta vigilancia, hasta que mi amigo se cansó y terminó “robándose” la muchachita por la ventana, ante lo cual la gente comentaba con picardía: “mira que Zulema cuidó y cuidó las gallinas y al final le robaron la polluela”.

Aquello fue, tal vez, el final de la era de “manos pedidas”, luego la cuestión de relajó de tal forma que ya no se pide, no digo yo la mano, ahora casi no se pide ni permiso y de buenas a primera se te cuela el novio en la casa, te cambia el canal del televisor sin previo aviso, se pone tus chancletas favoritas, te toma la cervecita del fin de semana y un par de días después usted se entera, a duras penas, de los apellidos del nuevo integrante de la familia.

(Tomado del blog La Bicicleta)

Se han publicado 37 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Sakura91 dijo:

    …con esas historias de antaño me hace recordar al Gabo…si pudiera juntarlas todas haría un excelente libro

    • RUBEN GONZALEZ RODRIGUEZ dijo:

      Sigo riendome y empiezo a recordar otras anecdotas ,en otra ocasión fué el padre de la novia que hasta me amenazó obligandome a que me llevara a su hija pienso que su objetivo tal vez fuera salvar la honrra de su hija y como yo sabía que yo no fuí el que había deshonrrado dije por aquí que es mas derecho,de eso hace unos 40 años los he vistos y desde lejos le digo adios,adios.Les aseguro que el tipo era un mulato fuerte que yo le daba por el pecho,trabajaba como estibador de sacos de azucar en el central y ademas era tosco e imponente.

    • OBSERVADOR dijo:

      Bueno mira, aquí van cuatro historias reales….pues con 13 años por embullo y como un reto por parte de mis amigos fui a pedir la mano de una niña de 14 de la que estaba enamorado perdido, pero no pude ni hablar porque las hermanas mayores de la niña se lo dijeron al papá y apenas llegué el padre me dijo frente a la numerosa familia: cuando usted aprenda a limpiarse el cu.. venga otra vez, así que arranque por ahí para allá y no me ¨joda¨ mas con el asunto…..y así tuve que irme, con el rabo entre las patas, nunca le pude dar ni un beso a la muchachita.
      Pues al año siguiente ya con 14 años fui a pedir la mano de otra que ya tenía 15, tenía solo a su mamá y un hermano, la madre me aceptó de muy mala gana y la relación duró un año mas o menos, pero no prosperó por mi culpa.
      Con 15 años volví a solicitar la mano de un antiguo amor de la secundaria, ella tenía 16, me aceptaron sin deseos sus padres burgueses pero no nos dejaban vivir tranquilos y el control sobre nosotros era total, conclusiones, embullé a un amigo de mi edad que ya andaba conduciendo una moto soviética Karpati propiedad de su padre y fue conmigo hasta cerca de la casa de la muchacha a unos 3.5 km un sábado a las 11 de la noche, el iba en la motico y me remolcaba con una cuerda porque yo fui en una bicicleta prestada de otro amigo, yo pasé por frente a la casa de la chica exactamente a las 10:55 y emití un silbido suave, el barrio rural estaba en silencio, a las 11:05 regresé y ya ella me esperaba con un bulto donde llevaba lo mas necesario, subió de prisa sin hablar nadaaaaaa en la parte trasera de la bicicleta y di pedal pendiente abajo con el corazón en la boca, al llegar a donde estaba mi amigo en la moto hicimos un trasbordo, ella subió con mi amigo quien otra vez me remolcaba pero ahora a toda velocidad porque el padre de la muchacha tenía un auto, eso no fue lo peor, lo mas grave es que yo no le había dicho nada a mis padres y fuimos directos hasta la casa de unas amistades de mi familia para que avisaran lo que había sucedido porque yo no me atrevía, vinieron mi madre y mi hermana hasta donde estábamos esperando y mi madre solo me dijo, vamos para la casa y desde mañana dejas la escuela para que trabajes porque un hombre casado tiene que mantener a su mujer, claro, en realidad no sucedió así, pero yo estaba asustado, jeje….
      Con 17 años fui a pedir la mano de una de 23 que estaba en quinto año de universidad, huérfana de padre pero con una madre que era un ogro y dos hermanos con la misma sangre burguesa, conclusiones, no me aceptaron, pero la muchacha se plantó y dejo bien claro que seguiría conmigo, era en otra provincia y como yo había viajado, tuve que ir a parar a un hotelito para pasar la noche, pero no la pasé solo, la corajuda chica se fue conmigo al hotel, después nos separó la distancia y las circunstancias de la vida….esa fue la última vez que pedí la mano de una mujer……..y por si alguna de ellas lee estas historias y se ve en alguna, solo me falta decir que esas cuatro novias eran de oro, muy buenas desde todos los puntos de vista, tanto que las recuerdo todavía con mucho afecto y cariño a pesar de tantos años.
      Disculpen la extensión.

    • JUAN MIGUEL dijo:

      Sakura91, gracias por tu comentario, el libro está en preparación recopila más de 100 de estas crónicas costumbristas y saldrá bajo el título SE ME FUE LA CATALINA, lo más seguro sea en el primer semestre de 2019.

  • Enmanuel (pichy) dijo:

    Excelente, como el resto, gracias Juanmi, sigue, no le saques el pié a esto, muy ingenioso!! un abrazo!!

  • Frank Pupo dijo:

    Que Bueno esta esto, lo comparto en FB, hace rato que no me rio tanto!!!!

    Felicidades y continuen

    Frank

  • arcangel dijo:

    esta bueno esto, ahora las constumbres pueden cambiar por que el tiempo y el ser humano todo lo cambia. lo que si debe permanecer es el respeto y la coordialidad. y tanto jovenes como las personas mayores debmos trasmitir estos valores, por que si no sucede lo argumentado en el ultimo parrafo

  • RUBEN GONZALEZ RODRIGUEZ dijo:

    Leyendo el artículo y los comentarios me han hecho reir,recordé que cuando tenia unos 22 años decidi ir a pedir una novia que vivía a 8 kilometro de la cabecera municipal y a mitad del camino que lo recorría con la ayuda de un amigo y su tractor,comenzó a llover torrencialmente y el fango le daba a la mitad de las ruedas del tractor y mientras más avanzabamos más kilometros faltaban por lo que en medio de esa situación le pedi al amigo que regresaramos cosa que casi no se podía lograr ya que no había espacio suficiente para virar ,pero al fin lo logramos,desde entonces el noviasgo comenzó a enfriarse y poco a poco se disolvió.No se si fué que la naturaleza quizo ayudarme y no se si me lo perdi o me lo gane.

  • estudiante dijo:

    Muy gracioso e ingenioso, muchas gracias!!!!

  • Eltzo Kutrukuz dijo:

    Pues en Guanabacoa era bastante parecido en los años 60 y 70; incluso muchs veces se exigía que fueran los padres del futuro novio como parte de la comitiva a “pedir la mano” de la susodicha; algunos padres incluso sacaban de la escuela a “la niña” en cuanto sabían que tenía un novio o pretendiente. Cuando te daban la “entrada”, entonces tenía que someterte a la vigilancia en la sala o en el portal. No podías ir al cine o a una fiesta “de quince” sin la correspondiente chaperona. Ahora, la “niña” va a buscar al “niño” a la casa, se lo lleva el fin de semana y no se os ocurra preguntar.

  • estudiante dijo:

    Excelente articulo!!!

  • Yerandy dijo:

    ESTE ARTICULO ME ALEGRO EL DIA JAAJAJA, EL HUMOR CAMPESINO ES MUY SANO Y REFRESCANTE, GRACIAS

    • gerardo dijo:

      Esto no solo pasaba en el campo en la ciudad tambien

  • Yoan Valladares dijo:

    Jajajaja…muy bueno…excelente diria yo, no solo por la narrativa jocosa, sino ademas por la dura realidad de nuestros dias…Saludos…

  • Yo dijo:

    Sin embargo eran epocas mas sanas, existia la amistad y el amor verdadero, existia la diferencia, la etapa del noviazgo se sentia con mucha mas intensidad pues esas mismas ¨cosas le daban un toque perfecto.

  • EL DANDY dijo:

    jajaja que manera de reirme, me hizo recordar cuando pedi la mia por alla por el año 99 en 12 grado, al final de tanto embullarme para atreverme cogi tremenda curda y asi fue como al fin la pedi y de lo mas bien que me la dieron. ojo no quiero decir con esto que hay que ajumarse para esto, era solo falta de experiencia. es verdad que hoy dia nadie pide nada. exelente articulo.

  • Chikungunya dijo:

    Pedir?, más bien coger e irse.

  • el Clei dijo:

    ME HE REÍDO MUCHO, GRACIAS POR ESCRIBIR Y HACERLO TAN BIÉN, AL FINAL DE MANERA SECUNDARIA SE HABLA SOBRE UN CAMBIO DRÁSTICO QUE HA OCURRIDO EN LA SOCIEDAD Y AL PASO QUE VAMOS YA ESTAMOS EN EL OTRO EXTREMO DE LA SITUACIÓN, Ningún extremo es bueno, ya no hay niñez, inocencia y otras cosas que poco a poco están exterminando el respeto, no se puede ser arcaico, pero la modernidad no ha de confundirse con la anarquía y la extinción de responsabilidades.

  • sachiel dijo:

    ¿Y nunca han pedido a un novio…? A mi me pasó, mi esposa me fue a pedir, o mejor dicho, a raptarme…..

    por cierto, hay un chiste famoso sobre el novio que va a pedir la mano, que la primera semana es muy displicente y serio, al mes está casi como el final de este articulo, y al año posiblemente se haya llevado a la cuñada o a la suegra…

    • RUBEN GONZALEZ RODRIGUEZ dijo:

      No se si estará filismente o felizmente casada pero con un extranjero jajajajajaja.

    • Paloma dijo:

      De verdad sachiel .

  • Tomás Elías Ramírez dijo:

    Ha cambiado tanto nuestra sociedad, nuestras hijas traen los novios a casa y cuand más dce que se vaa a quedar unos día o la noche, y luego estos salen de nuestra casa como si nada huniera pasado y de hablar con los padre sde la novia, la que muchas veces dice que e ssu amigo nada de eso.

    Sin duda alguna, esos valores educativos del respeto y la cordialidad con la familia, que si llega a a consolidarse la relación, que muchas veces rota por tantas parejas antes de la que sea la que más perdure, se han perdido, y en gran medida los padres, somos los responsables.

  • Minardo Paneque Pérez. dijo:

    Me hizo recordar el feliz día que fui a pedir la mano de mi primera novia, año 1983, otros tiempos, la mejor ropa, y consultas con amigos más experimentados en estos menesteres, y cada cual brindaba su consejo, el que más se repetía era: un par de tragos de aguardiente, no más, y para adelante, en este caso fue con la mamá de la joven que pensaba que sería más fácil, pero de eso nada, la vieja era de armas tomar.
    pero que lindo todo, muy formal y una relación tan seria y amorosa como las de las telenovelas. ahora mis tres hijas ya tienen a sus medias naranjas, y hay dos que no se ni los apellidos, así que los tiempos cambian y que voy a hacer si pasan más tiempo en la casa del ¨novio¨ que en la propia. estamos en el siglo XXI. y mi pregunta es que pasará cuando sean ellas las que que tengan que enfrentar esa situación.
    Gracias reiteradas por hacerme recordar momentos tan bonitos de la vida.

  • luis rios dijo:

    Pues miren yo tengo dos hermosas hijas y hubo que ir a casa y pedir sus manos para ser aceptados y que me digan antiguo, hay esta una filismente casada con un extranjero que por cierto tardaron tres años de noviasgo para casarse

    • sonia dijo:

      Muy pero muy bueno tocar este tema que además ha permitido recordar…. cuando tuve mi novio allá por 1974, como diría Pipo Pérez, con todo el ritual de pedido de mano, limitación para salir, conocer a los futuros suegros…qué aguante…. él vivia fuera de la localidad donde vivia, cuando me visitaba que era los sábados o domingos no como ahora que te salen en sombra, no se podia ir para su casa, él dormia en mi casa pero yo tenia que irme para casa de mi abuela que vivia cerca, y lo peor uno tenia tan poca comunicación para esas cosas que nunca se lo dije hasta despues de casados, se imaginan si se hubiera levantado y hubiera cogido un pie de mi papá jaja, la locura hubiera sido, es muy cómico… recuerdo que esperábamos al novio con la mejor ropita, con perfume y ellos tambien arregladitos, ahora lo ves con cada vestuario .. con chancletas, la ropa que para qué decir,no sé como pueden mantener la ilusion de un noviazgo que ya no me parece,desde que se conocen actúan como si fueran un matrimonio con la diferencia que no lavan, ni planchan, ni cocinan, como diría Estelvina “la vida misma”

  • Convencido dijo:

    Me hizo recordar lo que pasé con mi hoy esposa, tambén hay que agregar que para salir, había que pedir permiso y los padres me daban hasta las 10 pm la llegada a la casa.

  • Cuca dijo:

    Gracias una vez más a CUBADEBATE por acercarnos a la obra de este incipiente escritor tan ocurrente, que de una manera muy original mezcla el humor con temas tan importantes, facilitándonos reflexionar acerca de ciertos valores que se nos están escapando de nuestras manos.

    Muy gracioso el nombre de la granja avícola, “Tortillas del futuro”.

    Felicidades Juan Miguel y no pares de escribir, tus crónicas nos acercan al pasado campestre de dónde hemos salido casi todos.

Se han publicado 37 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Juan Miguel Cruz Suárez

Juan Miguel Cruz Suárez

Licenciado en educación, narrador y con algo de poesía.

Vea también