Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

Sobre precipitación en la crítica

| 38

Razones abundan para desesperarse ante hechos indeseables que se prolongan o se repiten, y no se debe renunciar al justo afán de repudiarlos y, sobre todo, tratar de frenarlos y revertirlos. Sería suicida renunciar al ejercicio de la crítica, pero hay inquietantes señales de precipitación en su práctica. Y cuando el apresuramiento se combina con la pasión revolucionaria —la otra, que cancela diálogos, se sabe que no cesará, y hasta se fabricará a sí misma, y no precisamente para bien— el resultado puede ser menos creativo y estimulante que lo que debe esperarse y sería fértil conseguir. Aunque pudiera pensarse que el exceso de crítica es preferible a la ausencia o la timidez de ella.

De todo esto habrá numerosas muestras —halladas no únicamente en esas plataformas cuyos nombres, redes, mueve a pensar en más de una acepción—, pero quizás con solo citarlas no se adelante mucho. Lo urgente es propiciar modos eficaces de pensar y actuar. No es seguro que se obtengan los mejores frutos si se está a la espera —al modo del corredor de distancias cortas en su pedal de apoyo— para caerle a mordidas a la realidad, a verdaderos o presuntos crímenes y culpables, como si, de paso, creyéramos que en nadie más que en uno mismo está el rumbo para llegar a la meta deseada.

No se descarte que en todo eso intervengan las secuelas de las malas prácticas informativas, o carencias de ellas, que parecen afincarse en marchar —si marchan— detrás de los hechos, no junto a ellos, o por delante, en busca de la medicina preventiva, que suele ser más generosa y costar menos. Ese factor y otros muchos favorecerán que se incurra en reacciones intempestivas, con poca o ninguna reflexión. Pero nada autoriza a desentenderse de algo tan importante como la necesidad de que la crítica sea fundadora y sanee la realidad, en lugar de agravarla o darles argumentos a quienes disfrutan emponzoñarla cada vez más.

Sin renunciar a las drasticidades que sea menester desplegar, sin mengua alguna de la energía que se requiera para prevenir, impugnar y, llegado el momento, condenar lo mal hecho, si de apoyar las ideas y la acción revolucionarias se trata, y de buscar lo que debemos hacer realidad, sería bueno actuar con mesura, que no es timidez, y con reflexión, que no es pasividad, resignación, quedarse, si acaso, en las ideas. Más allá de la literatura y las otras artes, sería sano poner en práctica lo que José Martí, con pensamiento y perspectivas que las desbordaban desde su medular tesitura ética, sostuvo en julio de 1881 al definir los “Propósitos” de su Revista Venezolana: “Amar: he aquí la crítica”.

Lo otro puede parar en mordidas que se dan sin discernimiento, sin mayor utilidad y con poca virtud. Puede al menos parecerse a lo que, en la nota del 25 de enero de 1895 de la sección “En casa” del periódico Patria, al plantearse la relación entre la patria inmediata y la humanidad, el propio Martí desaprobó en estos términos: “Lo demás, es podre hervida, y dedadas de veneno”.

Se han publicado 38 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • ramón dijo:

    Amigo Luis (oso llamarlo así porque así lo considero dede las aulas del Pre Carlos Marx), muy atinadas y enjundiosas sus reflexiones concordantes con la ética martiana.
    Desafortunadamente hay mucho de «podre hervida y dedadas de veneno» en los foros de Cubadebate. Pero, ¿por suerte?, casi no falla la respuesta oportuna y bien fundada de nuestro pueblo sabio. Gracias, Toledo

    • jpuentes dijo:

      Carlos manuel: «ustificaciones y alabanzas sin sentido en los foros…»: eso depende de quien administre los foros. Tal cual su cultura, tal cual serán los comentarios publicados. La crítica y el analisis, está ligada a tres cosas: información, cultura y coraje. Nada mas.

    • VM32 dijo:

      Brillante respuesta.

  • Víctor Ángel Fernández dijo:

    Estimado Luis. Estoy de acuerdo con usted en cuanto a la no precipitación de la crítica, pero alguna que otra vez es necesario, imprescindible que la explicación vaya por delante. Que necesidad existía de que se produjeran los comentarios del parque de la y línea y sus árboles, si todo partía de un estudio para embellecer el entorno. O los arreglos en la tribuna antiimperialista. El secreto es fundamental, pero el secretismo extremo es dañino.

  • Alexei R. dijo:

    Cierto es que en muchas ocasiones uno se precipita en criticar algún hecho, alguna medida, situación. Debería uno pensar un poco más, antes de emitir criterio.

    El hombre piensa como vive, salvo contadas excepciones. Mientras el cubano promedio sienta que en materia económica no se ha intentado hacer todo lo que está en manos del gobierno cubano hacer, sentirá insatisfacción, impotencia, etc.

    De la economía parte todo lo demás. Se opaca y mucho tener derechos de todo tipo, cuando tu salario no alcanza para nada, pues lo material, aunque muchos digan lo contrario, importa. La falta de lo material, te limita a disfrutar de varios derechos, te limita a vivir y te obliga a sobrevivir, que no es lo mismo.

    Lo que trato de decir es que el mayor problema para el cubano hoy día es el económico. Y apartando el % de culpa que tenga el bloqueo de USA para con Cuba, urge resolver el % de culpa que tiene la mala gestión económica del gobierno cubano. Sólo cuando uno vea que se hizo, se transformó, se piensa y actúa de manera diferente, ajustado a la realidad contemporánea, ya uno estará más calmado, satisfecho pues quedará el aquel de que ya hicimos todo lo que está en nuestras manos.

    El apóstol dijo:
    «la distribución de la
    propiedad, y el cambio de tierras estériles en tierras productivas,
    aunque lastime preocupaciones de partido y añosos intereses
    tradicionales, es causa inmediata de la riqueza del país, lograble
    fácilmente con la creación de muchos pequeños propietarios»

    Salu2

  • Camacho dijo:

    Toledo, estoy totalmente de acuerdo con su artículo. Eso mismo he pensado cuando leo las opiniones sobre los accidentes u otros problemas de la economía o la sociedad. Con que ligereza culpamos a las instituciones, con que facilidad tratamos de resolverlo todo con leyes y castigos más severos, obviando la educación y las causas no siempre obvias de cada problema. Este no es el juego infantil de ponerle el rabo al burro con los ojos vendados. Sobre el tránsito, me gustaría paticipar en un espacio o evento, una especie de concurso donde todos presentemos nuestras ideas y un tribunal del MININT e Ingeniería de tránsito valore las propuestas. Estoy seguro que de la reflexión y experiencia colectiva saldrían ideas interesantes y útiles. Gracias

  • Yordan dijo:

    Es que la jugada está apretada hermano!

  • Rene dijo:

    Estimado Luis

    Concuerdo 100% con su reflexión, hace unos días sentí esa sensación que usted expresa respecto al buen uso de la crítica. Cuando se produjo el foro debate sobre el nuevo decreto ley para Las cooperativas agropecuarias envie un comentario donde expresaba que en vez de llevar funcionarios del ministerio de la agricultura para explicar leyes y mas leyes, por qué no llevaban a un grupo de productores de los que tienen resultados satisfactorios en su quehacer agricola para que expresen sus conocimientos y lo que se necesita para corregir para que mejore este renglón que tanto necesita nuestro país. Este comentario parece que a alguien no le gustó y no se publicó.

    Como usted bien plantea, enla mayoría de Los casos estamos detrás cuando de informar se trata, Los tiempos han cambiado y ya nos podemos esperar que la noticia salga de una redacción pues en estos momentos todo el que tenga un celular es periodista, tenemos que ser mas activos pues lo vanal le està ganando a lo profesional. Material humano con preparación nos sobra, elementos de junio para exponer nuestras verdades con todo el rigor que el momento merece nos sobran, solo nos está faltando ser oportunos a la hora de informar.

    Saludos,

  • Rodolfo Roque F dijo:

    Muy bueno el articulo. Pero no se puede olvidar una característica del ser humano: la gente puede cansarse.

    • sachiel dijo:

      La gente puede cansarse de dos cosas: de no criticar a tiempo, para prever, o de la hipercritica dañina e improductiva,esa que parece decir mucho, pero no dice nada, y sólo sirve para vituperios contra todas las banderas. Y cuando se cansa, toma el camino de la irascibilidad permanente.

      Hay una fabula o patakin, donde se dice que la lengua es lo más bueno que existe, y lo más malo tambien, porque alaba y construye, pero tambien injuria y destruye… y corremos detras del chisme, la bola, el rumor y la falacia, pero no apreciamos las buenas noticias, aunque no esten a la altura de lo esperado o del nivel de deseos de cada cual.

      Tambien «el hombre es esclavo de lo que dice y amo de lo que calla..», pero no siempre callarse es la mejor opción, cuando se trata de denunciar males solubles

  • USC dijo:

    Gracias periodista, pero su artículo está demasiado barroco y no llega claro su mensaje.
    Un abrazo y muchas gracias

  • José González dijo:

    Recientemente se publicaron tres crónicas, o escritos de Manuel González Bello, uno de ellos era una irónica parábola de la crítica.
    En mi opinión no es bien acogida por nadie, pocos están preparados para asimilarla, la prensa en todas sus manifestaciones no la ejerce oportuna y valientemente, muchas veces sale detrás de que por alguna manera, hoy día muy común el uso de la redes sociales, surja una determinada situación y lo que se hace es aclarar la situacion creada y no lo que La Haya provocado, incluso si se decide por algún lector de las páginas digitales de la prensa hacer un escrito que sea portador de alguna critica,puede ser vetado.
    Entonces, hay que ser valientes, objetivos, certeros y justos para hacer una crítica, también hay que serlo para asimilarla.
    Muchos errores se han cometido en la construcción de una mejor sociedad y también mejor país, señalar estos no quiere decir nos convirtamos en enemigos, al contrario, como dice El Quijote, es síntoma que cabalgamos.

  • Emil Borke dijo:

    La crítica, con espiíritu constructivo (no destructivo como ya lamentablemente pasó en una experiencia anterior de construcción del socialismo a fines de los años ochenta), sano, creador, dura y directa, sí, pero revolucionaria y objetiva, con enfoque multidimensional de los problemas, dialéctica, incluso apasionada desde los intereses de nuestro proyecto socialista y en interés de las mayorías, de mejorarnos, o como dice Silvio, «de ser un tilín mejores y mucho menos egoístas», !bienvenida sea! Pero la crítica movida por el apasionamiento irreflexivo que a veces lleva intereses de sectores o grupos sociales que olvidan la esencia de nuestro socialismo marxista, leninista, martiano, fidelista y me atrevo a agregar, guevariano; o también, por qué no, lanzada por compañeros (y no por gusto uso la palabra «compañeros») bien intensionados, pero con alto grado de ingenuidad, que no tienen presente el viejo refrán que reza «de buenas intesiones está preñado el camino del infierno», no, esa crítica no nos hace falta,… le hace el juego a los intereses del enemigo. No se puede olvidar que Cuba, su propia existencia como nación, está en juego incluso antes de haber nacido como tal. Para fijar una fecha, desde 1776, cuando nació el monstruo cuyas entrañas conoció Martí.
    Entonces, bienvenidos los «opositores» revolucionarios que queremos más y mejor socialismo; que queremos alcanzar toda la justicia; que no olvidamos que esta es la Revolución de los humildes, por los humildes y para los humildes.!Discrepemos, debatamos, critiquemos y critiquémonos! Pero a los que se precipitan enpujándonos o tratando de empujarnos hacia el abismo; o a los que tras altisonantes frases y fachadas de revolucionarios tratan con su crítica (y los hay) de demeritar los esfuerzos que hace el país y la Revolución por seguir venciendo, no, a esos «cierra la muralla».

    • Carlos Manuel dijo:

      El problema con esa manera de pensar, con dividir los críticos en bien o mal intencionados, en revolucionarios o irreflexivos, es que necesita de un juez que dictamine esto sí y esto no o solo hasta aquí se.puede llegar.

      El problema no es ser revolucionario ni marxista ni fidelista. El tema es ser honesto. Mientras la crítica se haga desde la honradez y para el bien común cualquier crítica debe ser bienvenida

      • Zoy dijo:

        Carlos Manuel: 100% de acuerdo con usted.

      • Emil Borke dijo:

        Carlos Manuel: lamentablemente los que dividimos (!y por suerte también!), no somos los que queremos alcanzar toda la justicia desde la ideoloía de la Revolución Cubana que es marxista, leninista, martiana, fidelista, y como le dije en mi comentario, desde mi punto de vista, guevariana también. Intentar deideologizar, como usted a mi parecer hace ver en su comentario, es alinearse con los objetivos de los ideólogos del imperio, que es precisamente eso lo que persiguen para sus logara sus objetivos. No olvide que de pensamiento es la guerra que se nos hace; ganémosla a pensamiento (le vuelvo a recordar a Martí) Por eso nuestra crítica tiene que ser desde esa óptica.
        No se que edad tenga usted y si vivió la experiencia que mencionaré a continuación (y esta parte de mi respuesta la hago extensiva a Amador), pero le sugeriría que estudiara lo que hace unos treinta años se llamó La Glasnost y cómo esta, mal empleada, conllevó a acelerar en su etapa final el derrumbe de un país tan grande y heróico como fue la Unión Soviética.
        Por último, no concuerdo con usted en cuanto a la existencia del juez. El juez sí existe: es la Patria, la Revolución que venimos haciendo los cubanos desde 1868 (y tal vez desde antes), son los intereses y objetivos nacionales, y son las convicciones de cada cubano que se sienta Patriota.

    • Amador dijo:

      Yo prefiero vivir en una sociedad sin pelos en la lengua, donde solo se condene aquellas opiniones obscenas y las que menoscaban la dignidad y los derechos del ser humano. Fuera eso, toda frase, todo planteamiento, toda crítica, bienvenidas sean. Bienvenida la libre circulación de ideas, a todos los niveles. Una sociedad donde las investigaciones periodísticas se explayen y apunten a todos lados, donde un miembro de la Asamblea Nacional exponga sus criterios sin que desde la presidencia lo estén apurando, donde con un simple permiso se pueda marchar a favor de cualquier derecho humano, donde cualquiera pueda exponer su agenda en la TV sin que eso levante sospechas. Cuba, lamentablemente, está a años luz de ser ese tipo de sociedad

      • Carlos Manuel dijo:

        De acuerdo. Y por eso hay que seguir criticando, a ver si llegamos a ver esa sociedad que ceo que esta más a tono con lo que hubiera querido Martí para Cuba.

        Más crítica, más derecho a exigir que las críticas no caigan en oídos sordos, más participación del pueblo en las decisiones que nos afectan a todos…por ahí va la cosa

      • El Marxista dijo:

        Asi mismo, lo has dicho casi todo, ahora , adonde van las palabras? Serviran de algo. No sirve de nada pensar correctamente si eso va a quedar en el aire.

  • Alheli dijo:

    Cuando se emite una critica, es malo quedarse corto y tambien sobredimensionar. Usted hace una timida mencion a lo primero; y exhorta con vehemencia a evitar lo segundo. En los tiempos que se estan viviendo en Cuba, no es dificil darnos cuenta de cual es la intencion de su articulo y otros similares, que cantan las virtudes de la pobreza, el estoicismo y el conformismo. ‘Amar: he ahi la critica’ puede ser una frase martiana, pero ni nuestro Heroe Nacional tiene el monopolio de las ideas, ni mucho menos amar se reduce a esperar aguantando.
    Existe lo que se llama en ingles ‘tough love’ -no conozco su traduccion directa al español- que en criollo viene siendo la educacion que yo recibi de mis padres: Cariño, atencion y preocupacionr; pero al mismo tiempo acompañados del regaño, el castigo y hasta el pescozon cuando las palabras sobraban.
    El sentimiento que rezuma una queja espontanea, un lamento, y hasta la protesta airada -no por gusto Almeida dijo: ‘aqui no se rinde nadie, c……’- tiene tanto lugar en el convencimiento como la explicacion pacientemente desgajada. Cada una tiene su momento y su circunstancia.
    Por que mejor no hacer tambien un llamado a la comunicacion horizontal, a la receptividad, a no poner el automatico en ‘no es asi’ cada vez que se recibe una critica? Pues es el sentir que solo hablamos a oidos sordos, y el cansancio de ver tanta cosa mal hecha lo que lleva a la perdida de la compostura en la critica.

    • MPH dijo:

      Creo que es una de las más sabias reflexiones al respecto. A veces se abusa de la referencia a Martí fuera de contexto, pretendiendo así poner punto final a cualquier análisis o ideas. Martí escribió y opinó en el entorno que le tocó vivir y dentro del contexto contemporáneo que lo condicionó. hoy día se acude como arma de la igualdad de género a decir los niños y las niñas, los hombres y las mujeres, como si con una o ó una a se resolviera todo, complicando el lenguaje y el mensaje en largas referencias a los géneros. sin embargo Martí dijo: los niños son la esperanza del mundo: dígase hombre y se han dicho todos los derechos, y todos sabemos que en él si prevalecía el amor genérico tanto a hombres como mujeres, pero en estos casos no se menciona. Se utiliza en otros contextos fuera de contexto. Y tiene usted razón porque también, como humano que era, se equivocó.
      De ahí y por otras cosas apoyo su criterio 100% ejemplo de pensamiento preclaro y sin ataduras supérflua que dañan la razón y el ejercicio del pensamiento

  • Alejandro Magno dijo:

    «Es el sentir que solo hablamos a oidos sordos, y el cansancio de ver tanta cosa mal hecha»
    Anheli muy genial: En esas últimas lineas se resume todo el drama actual de muchos de los que participamos con nuestras ideas en este espacio y porqué no del pueblo todo.

  • Marta O. Carreras Rivery dijo:

    Hace unos días a propósito de un comentario que yo misma hice a partir del corte de árboles en el parque que está en Línea y L y como consecuencia de lo que ha sido práctica durante tantísimos años de talas indiscriminadas y mal hechas sin respuestas a las inquietudes de la población, me abalancé en una crítica acerada que después resultó que no merecía semejante tajo. Reflexioné en el mismo sentido en que está escrito el texto del profesor: es preciso detenerse un momento y reflexionar antes de dar un click con una opinión sin tener todos los elementos; como también -Y ESTO ES VITAL- en esa misma magnitud, las autoridades están obligadas a darle un vuelco positivo a la gestión comunicacional hacia la población, primero porque les corresponde hacerlo como servidores públicos y segundo para evitar situaciones desagradables por malos entendidos.

    Internet y las redes nos colocan a todos en Cuba ante un nuevo escenario, porque para poder darle el valor que realmente tiene, exige conocimiento, nuevas formas de lenguaje, preparación e inmediatez, no sólo en la información, sino también en la gestión. Cuando hace unos años se hablaba del gobierno digital es esto que estamos viendo Y ES PARA BIEN. A pesar de toda la basura y también de sus dosis de mala intención, NO HAY QUE TEMERLE, mucho menos demonizarlas. Los silencios, las explicaciones a medias, la incoherencia y la incultura es la que de verdad hace daño y es la que tenemos que erradicar.

    SER CULTOS ES EL ÚNICO MODO DE SER LIBRES.

  • Pepito dijo:

    La precipitación en la critica es menos dañina que su ausencia. Le pongo como ejemplo la covertura que se hace a las visitas que realiza el Consejo de Ministros por las provincias donde equipos de buenos profesionales cubren las principales actividades que se realizan de la misma, pero ninguno hace referencia a todo el teatro que se monta para que aparezcan menos deficiencias, le aseguro que en todos los lugares que se sabe van a visitar se monta el teatro, con solo intercambiar con el pueblo o los trabajadores lo comprobarían.

  • Maria dijo:

    El ser humano es vanidoso, vemos bien la crítica a otros pero difícilmente agradecemos la q va dirigida a nosotros…lo mismo pasa a nivel de pais…

  • Lázaro Borroto dijo:

    Estoy de parte de los que considera la crítica como la mejor herramienta para que las cosas se vayan resolviendo, lentamente, pero se van resolviendo. Una simple crítica puede ser leída por muchos, y si es objetiva cala dentro de la sociedad y se convierte en estado de opinión, y a la larga puede lograr que se realicen los cambios necesarios (los que desea el pueblo), ejemplo de ello son los cambios logrados en el BEISBOL, me acuerdo de todas aquellas opiniones sobre dejar que nuestros peloteros jugaran en ligas foráneas, hoy es una realidad, pero hace unos años era una utopía, y CUBADEBATE fue la plataforma por excelencia que acogió esas críticas, aunque también jugó su papel la radio y otros medios. CUBADEBATE tiene hasta el nombre idóneo para que podamos expresar nuestras opiniones sin tapujos, sin consignas y sin adornos, además percibo que nuestras críticas son las que hacen a CUBADEBATE el medio más popular en nuestro país, hace poco estuve en una conferencia de un profe joven y decía: «Miren, eso es como los comentarios de CUBADEBATE, el artículo está ahí como gancho, pero lo que lo hace sabroso de verdad son los comentarios».
    Y no es para menos, CUBADEBATE está repleto de periodistas jóvenes deseosos de que el país avance lo más rápido que pueda (ese es mi criterio).

  • José García Álvarez dijo:

    La Crítica la creo necesaria,siempre cuando se haga y la entendamos como nos dejo dicho nuestro Apostol.» Criticar no es morder ;criticar es señalar con nomble intento el lunar y desvanecer con mano piadosa la sombra que oscurece la obra bella»

  • Miguel M dijo:

    Estoy de acuerdo en que es mejor cuando la crítica es mesurada, no extremista, bien fundamentada, etc…. Pero es dificil valorar cuando se cumplen esos criterios. Incluso si el propio crítico se censura él mismo, puede ser que se equivoque y nos prive de una crítica necesaria. Es preferible la crítica abundante, lo que de ningúin modo quita la obligación de respetar a los demás y sus opiniones.

    Prefiero los errores en este terreno de la crítica antes que los errores en otros campos, como por ejemplo, en la economía.

    En general en Cuba la crítica es bastante poca y hay terrenos que no se tocan ni con el pétalo de una rosa, aunque sabemos que la perfección humana no existe.

    Gracias

  • Carlos Gutiérrez dijo:

    ¿Y dónde está el límite entre una y otra?

    ¿Y quién está facultado para definir ese límite? (Y hablo de facultad moral, no de poder fáctico para censurar una crítica)

    Si quieren evitar las críticas apresuradas y exageradas, tienen que empezar por ser transparentes en todo.

  • guillermo Ramirez dijo:

    No entiendo eso de la precipitacion,pero si estoy convencido que todo lo lacere nuestro tejido social,nos resta fuerzas asi como induce a la desunion,por ello , mi ecuacion es simple: toda indisciplina social es contrarevolucion,todo mimetismo «de lo yanki»,es echarle agua a sus molinos.
    AShora,como nunca, la Batalla es de Simbolos e Ideas.

  • Jose R. Oro dijo:

    Pensé mucho antes de escribir este comentario. Me molestan bastante la gente hipercrítica, o los «criticones a pulso», la crítica mientras más aterrizada y constructiva, mejor. Pero lo que no puede aceptarse es que tenga que existir una «crítica perfecta» y si no es mejor callarse y que «pasen carros y carretones», pero como no tengo la «critica perfecta» no debo criticar, estrafalaria y perjudicial forma de pensar.
    Leyendo asiduamente Cubadebate y conversando con compatriotas, visitando diversos lugares en el país, etc. he observado a grosso modo varios grupos de personas y sus enfoques con respecto a la crítica.
    Están aquellos que no critican sino envenenan, y que critican cualquier cosa de la forma más acerba y ruinosa. En realidad no critican lo mal hecho, sino al gobierno cubano y al socialismo a como dé lugar. Admiran a los Estados Unidos hasta cuando hay masacres en las escuela, y están convencidos que Trump va a ganar en el 2020 y que después el fascismo en Washington DC va a existir siempre, que Cuba nunca va a salir de sus problemas económicos. El mensaje de las “criticas” de este grupo es desanimar y decirle a los jóvenes, “váyanse del país que esto no tiene arreglo”. Coinciden en este grupo personas que viven fuera y dentro del país. Esta es una “critica” irresponsable y en esencia no es crítica, sino aprovecharse de cualquier cosa para difamar e insultar a los demás. Repetidores de la contrarrevolución, enmascarándose para hacerlo en la “critica”. Patriotismo 0, no esperar nada en ese sentido de este grupo. Los así llamados “disidentes” no critican sino que están dirigidos y pagados para tratar de subvertir al país y a la Revolución, ni más ni menos
    Hay un colectivo que critica desde posiciones patrióticas e incluso revolucionarias, pero muchas veces de forma exagerada, pesimista o fuera de contexto. Muchas veces desesperan de que el socialismo sea una vía de solución para Cuba. Generalmente no aportan ideas o sugerencias de cómo resolver los problemas, solo los denuncian.
    Vendría un grupo, que considero mayoritario que critica lo mal hecho y aplaude lo bien hecho. Con mucha frecuencia, proponen ideas para enfrentar o resolver los problemas, nunca en forma de “políticas de choque” u otras formas perjudiciales para el pueblo. Comprenden que el socialismo es la única vía de desarrollo para Cuba y apoyan consecuentemente el papel principal del PCC en la sociedad. Este grupo entiende el progreso del socialismo en Vietnam y la RPCh, y no propone copiarlos pero mucho menos ignorar sus éxitos. La construcción del socialismo es un “camino a lo ignoto” donde hay que cambiar todo lo que deba ser cambiado” y que hay efectivamente muchas cosas que cambiar, enfrentar la corruptela, el burocratismo. Denuncian el cruel Bloqueo y defienden la Revolución, con las armas en la mano si fuera necesario.
    Después viene una categoría que critica muy poco, o de una forma tan edulcorada que uno a veces no se entera que cosa criticaron. Utilizan cualquier cantidad de clichés y frases hechas. Afirman que hay que “cambiar todo lo que debe ser cambiado” pero no proponen ningún cambio o si alguien lo propone le ponen tantos obstáculos que hacen imposibles tales cambios en la práctica. Muy apocados en criticar “hacia adentro”, pero más vocales y retumbantes en criticar “hacia afuera” que Caruso cantando “Pagliacci”
    (Continuará)

  • Jose R. Oro dijo:

    (Continúa)
    Al final, están los “intransigentes”. Nunca critican los problemas generados por ineficiencias o distorsiones internas o por el mal funcionamiento del Estado, solo al cruel Bloqueo, a los cuentapropistas, especuladores, etc. Cambios solo para cerrar, cerrar, cerrar, como escribió hace poco un forista, destacado miembro de este grupo, abiertamente en contra de la política del gobierno y el PCC, quienes dicen claramente, que mientras el enemigo cierra, Cuba abre. No todos son tan torpes como el del ejemplo anterior, no dicen públicamente cerrar, cerrar, cerrar, pero siempre encuentran una justificación para no abrir. Niegan el uso de la crítica, porque decir lo mal hecho “en estos momentos”, y para ellos nunca hubo, hay o habrá un “momento propicio”, dizque perjudica la unidad del pueblo. Son inmovilistas a ultranza. Denuncian con toda justicia a unos vulgares especuladores que acaparan 15,000 manzanas en La Puntilla, pero silencio absoluto, ni una palabra, cuando se pudren 15 millones de mangos en Guantánamo o de tomates en Majagua. Se niegan a acelerar los procesos productivos y dicen que con solo “mas control” todo se resuelve y niegan o ignoran el papel negativo que juegan las carencias en el pueblo y se oponen a formas de gestión más avanzadas, a la unificación de la moneda cubana, y un millón de otras cosas que ya sabemos
    Hay lamentablemente algunas personas que están fuera del espectro de la crítica, son aquellos que no critican porque todo les “resbala”, quizás son los peores de todos. Diría el gran cubano Silvio Rodríguez:

    “¿Que misterio vital del universo
    Quedará oscuro esperando su verso?
    En fin, que maravilla, la indiferencia
    Pondrá de pesadilla”
    (Silvio Rodríguez. Canción Contra La Indecisión)

    Además hay un problema con las formas utópicas del pensamiento, que se manifiesta en la “critica” cuando denunciamos muchas cosas porque no son perfectas, sin entender que simplemente no pueden serlo, y le piden a un país bloqueado de la forma más atroz, lo que no puede dar.
    Es necesaria la unidad de todos los cubanos de bien, dentro y fuera de Cuba, para enfrentar la bárbara agresión a la que estamos sometidos, no puede haber ambigüedades. Los rodeos, vaguedades y retruécanos, son en algunos casos oculta hostilidad anti – cubana o formas viscosas de la prosa para no decir de frente lo que queremos expresar.
    Por mi parte creo de la forma mas clara que la critica debe ser responsable y ponderada, pero que esto no debe ser un llamado a callarse, porque hasta peor que una crítica irresponsable, es el silencio cómplice con lo mal hecho, fuera y dentro de Cuba. La inequívoca necesidad de una crítica responsable, bien pensada y no “precipitada”, no puede ser un eufemismo para limitarla.

  • MGH dijo:

    Buen articulo, un poco enredado para mi entender de cubano común, solo un ejemplo personal, ayer publique dos comentarios a artículos publicados en el periódico de mi provincia (5 de septiembre), uno sobre el transporte urbano y otro sobre la fabrica de glucosa, que en 40 años de funcionamiento jamas he visto un producto en un mercado de la ciudad, en conclusión me retiraron los ambos comentarios a dichos artículos, al parecer no escribí lo que alguien quería leer, me pregunto, tengo derecho como ciudadano común de este nuestro país a expresar mi opinión o no, si a alguien del periodico no le gusta lo que he escrito lo puede retirar?, donde queda entonces el articulo 54 de nuestra nueva constitución al decir: El Estado reconoce, respeta y garantiza a las personas la libertad de pensamiento, conciencia y expresión.

  • Jesus dijo:

    La critica es una característica del ser humano, debe existir desde que surgió el hombre, nosotros hemos adolecido de falta de ella bien porque nuestra prensa es permisiva y adulona o bien porque no existían los espacios públicos para descargar las criticas, que por razones nuestras de cosas que pasan a los ojos de todos y nadie resuelve, en ocasiones caemos en la critica excesiva viral apasionada. para mi toda la crítica es válida hasta que nos pongamos a tono con la realidad y con la modernidad vamos a dar bandazos pero sin dudas la sociedad va ganando y espacios de critica en las redes sociales y hasta en la prensa escrita nos ayudaran a salir adelante porque los burócratas los que se creen nacieron sobre un carro van a sentir la presión de la gente y la sociedad se va saneando así misma, bienvenida la critica toda ella siempre y cuando cumpla con las normas elementales de respeto social.

  • Rubén Darío Bolívar Diez dijo:

    Si no quieres que hablen mal de ti no des motivos, decía mi abuela. A veces se le oía también decir: a dios rogando, pero con el mazo dando. Respecto a la primera sentencia muchos contraponen que hasta de Cristo hablaron; y respecto a la segunda se levantan orgullosas de su solidez las columnas de la ley: nada de dar con el mazo. De todas formas existen los posicionamientos ideológicos que no pocas veces condicionan la crítica, detrás de la cual, omnipresentes, ocultas o evidentes, están las intenciones. Un oído habituado a su noble función y una lengua con sentido del compañerismo forman un dueto adecuado. Ver-pensar-criticar pudieran ser un buen algoritmo al estilo de escuchar-pensar-responder, tanto para que los críticos no se conviertan en criticones y lo hagan desde la honradez y con buenas intenciones, como para que los paranoicos no adviertan detrás de cualquier crítica una «segunda intención». No me gusta la idea del paraíso, me dijo un amigo recientemente, porque todo se ve muy aburrido. Así es la sociedad queramos o no y su diversidad es lo mejor que tenemos. Así que la crítica «venga de 40 o venga de 2000» como el mejor escenario para el debate de ideas, que ahí es donde mejor se libran las batallas justas.

  • alexander dijo:

    Aunque coincido con algunos foristas sobre lo «filosófico» del artículo (¿es una crítica?) creo que es bueno opinar.
    Considero que la crítica es saludable en primer lugar cuando es bien intencionada y no guiada por egoismos. En nuestra sociedad hay múltiples cosas que criticar, pero ante todo hay que hacerlo teniendo en cuenta nuestra situación particular. Aunque existen un montón de personas que se escudan detrás del bloqueo para justificar sus ineficiencias, incompetencias y ocultar malversaciones y robos, no es menos cierto que en cualquier rincón de nuestra realidad el bloqueo existe. La agresividad de nuestros enemigos está presente y que debemos cuidarnos en cada paso que damos.
    Pero, de ahí a no criticar va un gran trecho. Incluso para un futuro sin bloqueo y sin agresiones es bueno saber lo que piensan nuestros compatriotas. Sí pienso que no hay mejor crítico que el que sufre desde abajo y no desde la comodidad de sus ingresos abultados. Nunca uno de clase media o alta va a pensar como uno de clase baja sea la sociedad que sea. Cuba no escapa de eso, pues aunque deseamos una sociedad justa e igualitaria y luchamos por ello, no es lo que tenemos. Es imposible que todos veamos un mismo problema de la misma manera. Estoy convencido que de los dirigentes sinceros que tenemos muchos piensan que las críticas son injustas con el trabajo que realizan. Pero en verdad lo que pasa es que sus realidades, sus círculos, nunca van a ser los de los de más abajo.
    En fin que la crítica basada en realidades de otros países, en deseos irrealizables objetivamente, en egoismos, en ambiciones personales incompatibles con nuestra sociedad o en noticias de medios que no son confiables pues ignoran la guerra contra Cuba son irrelevantes para todos los efectos. La crítica, que puede ser inocente incluso, pero que busca el progreso del proyecto social que decidimos los cubanos, aunque moleste a cualquiera, es válida siempre. También le toca a la prensa, a los profesionales de todos los sectores ser más críticos pues tienen los conocimientos necesarios para aclarar. A Cuba le hace falta más polémica con profesionales de diferentes ramos en la prensa y no en círculos cerrados.

    • Miguel M dijo:

      En general me gusta su comentario, pero me parece que la critica basada en realidades de otros países también es necesaria. Cuba no vive en un mundo aparte y nuestro pueblo tienen derecho a vivir con el mismo nivel de vida que viven otros pueblos.

      Nunca es recomendable copiar sin un análisis de los detalles de cada caso, desde luego, pero nunca podremos deshechar la experiencia extranjera. De hecho intentamos construir un sistema socio económico que surgió en otras latitudes. Por otra parte nunca se puede descartar la experiencia acumulada en el país.

  • ledif dijo:

    Cada rato cuando puedo hago comentario en este medio es verdad que hay comentarios de siuaciones y no utilizo la palabra critica intecionalmente por que considero como se ve en estos foros que lo que son puntos de vistas desde diferentes angulos los seres humanos piensan y tienen criterios diferentes pero casi todas las opiniones que aqui se ven coinciden en que queremos una sociedad mejor sin renunciar a nuestro legado historico e independencia que bonito fuera que este tipo de debate se viera en las sesiones de nuestros parlamentarios en las.sesiones de la asamblea nacional, en los plenos del comite central del partido, en los congresos de las organizaciones ctc, cdr, fmc, etc por creo y quizas este equivocado la unanimidad en todo no existe, este es el momento en que se debe escuchar y tomar lo positivo que se publica en este medio para cambiar lo que deba ser cambiado y llegar con nuestro esfuerzo, recursos y medios a un socialismo (sociedad) prospero y sostenible porque todavia contamos con la generacion que libro la ultima lucha de liberacion y la generacion comprometida con esta ultima que es fundamentalmente la publica en estos medios y no estoy menospreciando a los jovenes actuales es que sus intereses no son los mismos por eso no veamos critica buenas o malas si no veamos el lado positivo del bien para la mayoria

Se han publicado 38 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Luis Toledo Sande

Luis Toledo Sande

Escritor, poeta y ensayista cubano. Doctor en Ciencias Filológicas y autor, entre otros, de «Cesto de llamas», Premio Nacional de la Crítica. Mantiene el blog http://luistoledosande.wordpress.com/

Vea también