Imprimir
Inicio » Opinión, Medios  »

La preminencia de lo obvio

| 33
Foto tomada de El Día.

Me resultan una palmaria manifestación de disfuncionalidad, los obstáculos encontrados por Juventud Rebelde para realizar un reportaje en la heladería Coppelia. Foto tomada de El Día.

A veces lo obvio parece amenazado a la relegación, pese a las tantas voces alzadas en el reclamo de otorgarle la preminencia que merece. Es lo que sigue ocurriendo hoy, según percibo y entiendo, en torno a la información, entre los fines sustanciales de  los medios públicos y el ejercicio del periodismo.

Tan obvio como de tratarse de la primigenia función comunicativa, en respuesta a la más elemental necesidad de las audiencias receptoras, las que con severa criba juzgan la eficacia de los medios y les conceden o no la indispensable credibilidad con la que se puede construir un fructífero diálogo de confianza entre los hacedores de noticias y la ciudadanía que aspira a lograr ese sumun de “estar al día” y orientarse.

No se revela novedad alguna al apuntar que los vacíos informativos, la información a destiempo, incompleta o sesgada en nuestra prensa, las escuetas, incoloras o crípticas notas oficiales destacan en el repertorio de insatisfacciones expuestas por periodistas cubanos que participan  en congresos, plenarias, foros, seminarios y talleres convocados por la UPEC, tanto como en la rutina profesional cotidiana.

De igual forma siempre se señala (¿hasta el cansancio?) las enrarecidas relaciones con las fuentes, en una madeja de secretismos y ocultamientos injustificados y afanes desmesurados de propaganda triunfalista a toda costa, cuando por el contrario todo funcionario, cualquiera que sea su rango, son por esencia, servidores públicos, que también deben de informar a la población, a través de los medios.  Acaso por una escasa o insuficiente cultura del papel que desempeña el periodismo, en sus consonancias y coherencias con la estrategia política del Partido de la Nación en pos de la democracia socialista participativa.

Ninguno de los actores del fenómeno de la comunicación masiva debería cometer el grave desliz de ponerse de perfil ante algunas afirmaciones certeras de Rosa Miriam Elizalde, en Cubaperiodistas.cu bajo el sugestivo título de Medios públicos y privados, que reactualiza el imperecedero legado de Julio García Luis, sobre el que todo debemos reflexionar en profundidad.

“El mapa de los medios ha cambiado dramáticamente con las nuevas plataformas tecnológicas…. hoy el Granma y El Nuevo Herald están al alcance de un clic..”, apunta la colega en una enjundiosa introducción.

Dicho de otra forma,  las audiencias reclaman estar informadas, y tienden a estar informatizadas, más temprano que tarde, por ley del inevitable e impetuoso desarrollo tecnológico.

En este contexto tampoco debe desdeñarse la presencia de una competencia de medios privados digitales, advertida por la autora de referencia, que potencial y factualmente consiga socavar la prensa de propiedad social, sobre la cual García Luis, proyecta el diseño de un modelo que comparto en la totalidad de su espíritu y letra.

Considero al respecto que para avanzar por ese rumbo trazado se requiere resolver de una vez las carencias informativas de los medios públicos que conducen a la búsqueda de noticias en otros, y que con bastante frecuencia, sea dicho de paso, trata sobre  hechos e incidentes que pudieran haberse ventilado en alguno de nuestros diarios con el valor añadido por cierto de una mayor hondura esclarecedora.

Me resultan una palmaria manifestación de disfuncionalidad, los obstáculos encontrados por Juventud Rebelde para realizar un reportaje en la heladería Coppelia, algo en verdad de ribete ridículo, como si se convirtiera un sitio popular y abierto en un presunto peligro para la seguridad nacional, uno de los pocos aspectos en que los periodistas en cualquier rincón del mundo ejercen una comprensible y responsable autorregulación.

Hace falta el flujo informativo, al igual que el agua al cuerpo, ya sea regulado como en otros países con una ley de prensa, para que esta pueda contribuir decisivamente a que las propias masas desarrollen su capacidad de autogestión, estimular una nueva actitud cívica y crear una nueva cultura de la economía y el deber social con que dar respuesta a la infinidad de requerimientos cotidianos y demás esferas de nuestra vida, tal como propugnaba expresamente Julio García Luis en sus tres preguntas.

Nuestra prensa revolucionaria posee esa capacidad, a condición de eliminar cortapisas obstaculizadoras al despliegue de la investigación y la creatividad de sus periodistas informados e informadores en los medios de propiedad social.  Desalentar, consciente o inconscientemente este papel protagónico, equivaldría a colocar una piedra en el desmontaje de nuestro proyecto socialista.

(Tomado de Cubaperiodistas)

Se han publicado 33 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • mabuya dijo:

    es curioso leer un artículo así, tan bueno, en cubadebate. ojalá que quienes se indignan y creen destructiva casi cualquier crítica, se indignaran igual ante el apañamiento.

    • Jorge dijo:

      Para Mabuya y para el autor:

      No sé si la Ley de Prensa resuelva el problema, sea una crítica o un apañamiento. Pero (salvando los aspectos concretos de Seguridad Nacional) el criterio básico para publicar o no algo debe ser: ¿es verdad o mentira?

      Como el autor pone un ejemplo de JR, yo quiero poner otro: ¿de qué sirve “echarle con el rayo” a un periodista que publicó lo que dijo una reconocida colega en un pleno de la UPEC? ¿Era verdad o no? Podemos valorar hasta dónde hubo ingenuidad en aquel periodista de provincia que reflejó aquellas palabras, podemos hacer un tratado de si era ético o no, pero lo que trasmitió ¿era verdad? Entonces, ¿sobre quién hay que valorar, sobre el que repitió o sobre la que lo dijo públicamente en una reunión?

      En Cuba toda la información de la prensa es veraz, pero no siempre es completa ni oportuna y ahí entran a jugar los demás medios (algunos no tan “alternativos”, porque tienen más dinero que nosotros). Pero, para este problema la solución no depende del bloqueo ni tanto de los recursos, está en nuestras mentes y decisión enfrentarlo. Gracias a Cubadebate por propiciar el debate.

      • mabuya dijo:

        estoy de acuerdo con ud. al ciento por ciento. hay una frase que ha guiado mi vida:
        “la tribuna de la verdad se mantendrá siempre, cuando todas las demás tribunas caigan”
        y el ocultamiento de una parte de la realidad, también es mentir conscientemente.

  • mauricigo dijo:

    !Que bueno que se hable sin cortapisas en un medio de prensa estatal cubano!, !Empezad por ahí, Sancho!

    • chicho dijo:

      En este campo estamos perdidos y prácticamente viviendo en los años 60…en realidad, todo lo que no informamos o lo hacemos a media, se lo dejamos al enemigo…parece que hay miedo en decir las cosas, pero incluso, todos sabemos que hay limitaciones para acceder a los sitios cubanos, que lo que llega a todos es el Granma y el JR, la radio y TV nacionales, sin embargo hay cosas que se leen en Cubadebate y Cubasí que no salen en los medios de alcance nacional…¿Por qué hay que temer a dar la noticia que murió un pitcher Cubano de la MLB?, de todas formas la gente se entera por otros medios…el día que nos acabemos de quitar ese miedo y abordemos todo con coraje y enfoque realista la gente dejará de buscar otros medios para informarse…siempre estamos esperando la información oficial, la cual reproducimos al pie de la letra, sin comentarios, sin análisis, sin detalles…así no avanzaremos nunca…

  • MPH dijo:

    hace falta una ley de prensa, donde claramente se establezca el derecho del pueblo a la información y el deber y obligación de los periodista de darla de forma objetiva, veraz y sin manipulaciones, así como la libertad de acceder a toda información necesaria y útil. Por otro lado se requiere además establecer las excepciones del estado para restringir el acceso a la información por razones de seguridad u otras de interés público, pero bien definidas y aprobadas por la instancia correspondiente. Hasta el presente, no se por qué reales razones, no se ha propuesto o aceptado un proyecto de ley de prensa, como es común en el mundo.

  • eluko dijo:

    excelente, lo felicito por su justa critica que la de muchos. a veces incluso se divulga una noticia pero la gente no la entiende porque no se conoce la informacion completa o se habla de un evento que le periodsta conoce pero el publico no. eso conspira contra la calidad del mensaje. por otro lado se comprende que se sea cuidadoso al emitir una informacion oficial de gobierno, pero eso no significa que cualquier organo estatal o empresa tenga esas caracteristicas. es hora de que nuestra prensa informe mejor y sirva para esclarecer. ahora se precisa mas que nunca

  • Corona dijo:

    “….No se revela novedad alguna al apuntar que los vacíos informativos, la información a destiempo, incompleta o sesgada en nuestra prensa, las escuetas, incoloras o crípticas notas oficiales destacan en el repertorio de insatisfacciones expuestas por periodistas cubanos que participan en congresos, plenarias, foros, seminarios y talleres convocados por la UPEC, tanto como en la rutina profesional cotidiana…“

    Cuantas verdades en solo un párrafo !!!. Pero esas no son insatisfacciones solamente de los periodistas. Aqui, en este mismo sitio, la mayoría de los foristas también se quejan de esas mismas insatisfacciones en relación a nuestra prensa, sea escrita en papel ó sea
    digital.
    No estoy seguro que una “Ley de Prensa“ resuelva esa situación. Mientras exista “un vigía“ que decida que se puede ó no publicar continuaremos en la misma situación y el periodista continuará atado de manos para publicar una noticia que, siendo obvia, real y digna de publicar, no concuerda con la “línea“ de ese “vigía“ trasnochado.
    No podemos continuar en la misma situación en que se encuentra nuestra Prensa hoy. No puede ser que el NTV sea lo mismo que aparece en las páginas del Granma, Juventud Rebelde, Trabajadores, ect. Creo que CUBADEBATE escapa un poco, solo un poco, a esa monotonía, pero tiene el inconveniente de ser solo un Medio Digital, y en Cuba el acceso a Internet es algo que está aún al alcance de una minoría, sin mencionar la lentitud de la conexión.
    Noticias omitidas, informaciones a medias, informaciones que aparecen três dias después de haber sido publicadas en otros medios informativos del mundo, son cosas que deben ser resueltas ya. Por eso muchos lectores procuran noticias en otros espacios informativos digitales extra-fronteras.
    Veremos qué sucederá con nuestra prensa en el futuro, pero en algo estamos todos de acuerdo : Nuestra prensa necesita cambios, el pueblo necesita estar informado, con información real, justa y balanceada. Estamos saturados de informaciones triunfalistas, en un país que, hay que decirlo así, tiene más problemas económicos que resultados favorables en la economía.

    • Lucía dijo:

      Precisamente, la ley de prensa elimina la necesidad de “vigías” trasnochados

  • Pioneer dijo:

    El problema va mucho mas allá desgraciadamente he visto autoridades locales del gobierno y esto dicho sea de paso es costumbre y regla decir a la prensa local como abordar un tema y hasta donde “puede llegar” y donde “no puede llegar” , he visto lagrimas en los ojos de una joven periodista despues de un arduo trabajo periodistico de meses para la evaluacion de las unidades de salud publica de un territorio y del impacto que hubo de tener una medida de estimulación laboral emprendida en el sector que el dirigente de salud de la provincia en comunion con el gobierno le haya dicho eso no lo puedes publicar , nosotros te vamos a decir que debes preguntar y que tema se debe evitar, ese dia sume un problema al arsenal de nuestro sistema que puede llevarlo al colapso.

  • Candela dijo:

    Crítica certera. Muchas veces me he preguntado si mis nietos en un futuro quisieran conocer las circunstancias en que vivimos sus abuelos para tratar de explicarse muchas de nuestras conductas, la prensa no podrá ser la fuente ideal para obtener esa información a causa de sus triunfalismos y sus silencios. Tendrán que hurgar en la literatura, en el arte contemporáneo, en el teatro; en la prensa, sólo para entender por qué los vacíos informativos muchas veces fueron llenados con chatarras malintencionadas de otras orillas. Nadie en su sano juicio puede decir que el cubano es indiferente a lo que sucede en su entorno; existe un debate en la calle, que pocas veces asoma en los medios con la profundidad y la pasión con que se realiza. Es hora de dejar de repetir lo obvio y pasar a los hechos, cambiar lo que necesita ser cambiado, para seguir haciendo revolución desde una prensa vital, constructiva, transformadora.

  • Marga dijo:

    En Remangalatuerca un ciudadano le mienta la madre a un policia y nuestra prensa lo publica; aqui sustituyen a un dirigente y no nos enteramos por qué, para informarnos tenemos que acudir a medios de prensa foráneos y la mayoría de las veces mal intencionados.

  • Marga dijo:

    Acabo de leer el artículo publicado en CUBASI sobre la falacia que resulta ser el agua embotellada en el mundo… si, porque no habla de nuestra Ciego Montero y sus precios abusivos… ¿Será eso ver la paja en el ojo ajeno y no la viga enel propio????

    • Cusita dijo:

      ¿Y te asombra eso? Esa es la prensa cubana y no reconocerlo en el leer de dia a dia es estar ciego y no Montero precisamente.

  • Ileana dijo:

    Pese a los avances tecnológicos, las técnicas periodísticas son las mismas y abarcan la búsqueda, verificación, contrastación, revelación y seguimiento de las informaciones., hay que decir algo que la audiencia no sepa, la inmediatez es importante sobre todo en los noticiarios.
    El periodista no lleva y trae noticias, es un portador de la memoria. Aunque vivimos un momento muy complejo, la realidad nos convoca a mantener una actitud intermedia entre una actitud pasiva o inhibida y otra actitud agresiva . Es importante incluir toda la información necesaria, sin omisiones, y no dar nada por sobreentendido, para asegurarse que el receptor habla exactamente de lo mismo, evitar las eliminaciones comparativas (en las que no se especifica la otra parte comparada). Cada vez que nos muestran una estadística, debemos plantearnos si pueden tener algún error en la metodología, (eso que nadie lee), por otra parte debemos considerar si existen intereses o posibilidades de que sea alterada. Y por supuesto, debemos analizar exactamente cuáles son los límites y significados. Recordemos que los datos y las estadísticas no deben falsear la realidad que es visible a nuestros ojos pues se pierde credibilidad, la generalización, el cálculo de medias y los porcientos pueden dar información irreal sobre la verdadera situación.
    “La estadística es la ciencia según la cual si una persona come dos pollos y otra ninguno, se deduce que cada una se ha comido un pollo” Umberto Eco
    Hay que usar a los expertos para que revisen la información relevante, hay que citar todas las fuentes y cuidar el uso del lenguaje y la argumentación, donde no primen los intereses individuales, o la fuerza bruta, sino la fuerza ética, es decir: la fuerza del mejor argumento y hay que dar seguimiento a lo que se publica en cualquier medio, llegar al final del asunto debe ser la meta del periodista.

  • Pedro dijo:

    Hay cosas , yo sin ser especialista , solo percibo , opino que nuestra prensa tiene que ser mas inmediata , menos roja , mas sincera y practica , para que llegue a los de a pie . Le voy a poner ejemplos , yo no he logrado entender el porque del gravamen al dolar en nuestros bancos , sobre esto no he leido la primera explicacion clara , no comprendo como un periodista , Ronald de Granma aqui en Pinar , publica en la prensa un trabajo señalando que no hay preservativos en las farmacias , cosa cierta por cierto en ese momento , y no publica que el arroz que se vende en el mercado ideal no esta presente en estos y esta a menos de tres kilometros en los almecenes , el ultimo y se pueden poner mas , yo vivo en el Reparto Raul Sanchez en la ciudad de pinar del rio , reparto de edificios multifamiliares , a excepcion de ayer y hoy , las semanas anteriores han estado bombeando agua una vez a la semana , en un lugar donde hay una cisterna para 4 edificios y 1 consultorio frente a la Secundaria Combate de Bacunagua , asi no pueder ser , y nada de nada en la prensa provincial , ni escrita , ni plana , ni radial . Gracias

  • Lucía dijo:

    El problema mayor es que con los accesos a Internet, ya la prensa cubana tiene otros competidores en ultramar y la información que se busca y no se encuentra en los medios nacionales se busca fuera y se reenvía por correo electrónico, celulares, memorias, paquete, etc. Estamos en plena era digital y la tecnología hace posible cualquier difusión de contenidos de cualquier tipo y es preferible que la información esté siempre disponible en medios nacionales, háblese de lo que se hable. La cosa es no dejarle a otros el poder de informar sobre la realidad de Cuba.

  • Victor SA dijo:

    Yo creo que el mayor problema en la prensa lo tenemos en la política de cuadros que para ese medio se aprueba. Tenemos magníficos periodistas, saben y quieren trabajar, pero la pregunta que me asalta es ¿y quien es el que pone el obstáculo?. Mira que nuestro presidente Raúl varias veces a denunciado el tema del secretismo y al parecer el resto de los decidores no han comprendido esto. El Granma es un Órgano de prensa que lo dirige el Partido, hay que empezar por la casa, si a partir de este periódico se comienza a renovar nuestra prensa y hacer los cambios que se requieran, el resto como se dice en buen cubano, coge la cola, el ejemplo lo debe dar la vanguardia. Los cuadros, a los que me referí al inicio, tienen que estar preparados para dirigir una prensa revolucionaria y sobre todo saber que los medios están al servicio del pueblo, esto no es un eslogan, está en el ARTÍCULO 53 de la Constitución de la República de Cuba, vamos a hacer realidad ese precepto con rango constitucional y cumplir. Este mismo artículo citado de la Constitución tiene un último párrafo que fija: ¨La Ley regula el ejercicio de estas libertades¨ ¿dónde está la LEY?, es cierto se requiere una ley que regule todo lo referente a este tema. Sigamos en combate, que el enemigo no descansa y espera nuestros errores y vacíos para golpearnos.

  • Pepe dijo:

    Para un ejemplo, solo basta ver en este mismo web, en la sección “Que trae la prensa cubana” que las dos portadas de los periodicos Granama y Juventud Rebelde, solo cambian el color, son identicas..!! con un solo periodico era suficiente..

  • Carlos dijo:

    Un buen resumen que evidencia la existencia de una gran anarquía en el país, donde la institucionalidad está sujeta a la voluntad de muchos que encubren fechorías realizadas en nombre de sus cargos.

    El autor de este artículo señala con toda justeza o objetividad que: “….cuando por el contrario todo funcionario, cualquiera que sea su rango, son por esencia, servidores públicos, que también deben de informar a la población, a través de los medios”.

    Esta máxima constitucional debe regir en nuestra sociedad; no es posible que los funcionarios públicos actúen de forma anárquica, con total impunidad, que no rindan cuenta de su gestión a los ciudadanos, independientemente del cargo que ocupen, por en definitivas y en última instancia están en esos cargos para representar, pero bien, a los ciudadanos.

    Hasta hoy seguimos con esta asignatura pendiente, muchos son los reclamos de la ciudadanía, todos los años cuando se convoca a la Asamblea Nacional, para que se publiquen las rendiciones de cuentas de Ministros y principales jefes, pero no se ha logrado esto a plenitud, en su lugar interviene la prensa que informa a medias, lo que el periodista interpretó de la intervención de estos funcionarios públicos y eso es lo que tenemos que consumir los ciudadanos que no tenemos acceso a estos eventos.

    Raúl, el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros ha llamado reiteradamente a institucionalizar el país, rescatar ese precepto que no puede estar separado de cualquier sociedad, sin embargo, nos percatamos que cada día nos alejamos más de este objetivo.

    La prensa debe actuar, si el Administrador de la heladería coppelia se opone a que Juventud Rebelde acceda a las interioridades de esa instalación, investigue sobre sus funcionamientos, y sus insuficiencias, conocidas por todos, que afectan significativamente el servicio y que permite el desvío de cantidades importantes de helado hacia otros fines, la prensa no debe quedar pasiva y lamentar por esta vía la negativa planteada y la no realización de su trabajo. Mecanismos existen para hacer frente a semejante impunidad que demuestra que la institucionalidad no existe a plenitud y que nuestra sociedad está sujeta a la voluntad de algunos y no a la voluntad de la mayoría.

  • Berto dijo:

    Me asombra que nadie sepa que cada ministerio tiene un procedimiento para tratar los asuntos de la prensa en cada una de sus empresas u organizaciuones de base y es el Ministro (a) quien autoriza o no la publicación. Solamente busquen dichos procedimientos y saquen sus propias conclusiones

    • Pioneer dijo:

      Exactamente Berto a eso me referia , gracias por explicarlo mejor que yo , se puede decir mas alto pero no mas claro…..

  • Carlos Manuel dijo:

    Certero, agudo y valiente este articulo. En verdad en torno al tema hay una especie de telaraña pegajosa que no deja transparentar en tiempo y forma la noticia, o el articulo de opinión. Los diferentes Congresos de la UPEC, sus plenos y sobre todo este último han analizado este espinoso tema, pero en la práctica las cosas siguen mas o menos igual. No soy periodista, pero utilizo el sentido común y me parece que en algo en lo que debemos ponernos de acuerdo es en que el espectro informativo del país debe tener una especie de justo equilibrio, para evitar por un lado la apologética y por otra la autoflagelación, tan malo es no llegar, como pasarse. He ahí el dilema, ¿cómo lograrlo?. Si lees el Granma, ya no necesitas leer el Juventud y ver el NTV, entonces vas en busca de Telesur, sino para los sitios digitales y ver la mirada de Cuba desde ahí y eso puede confundir. Hay una cuestión de principios que estamos defendiendo desde siempre, pero sobre todo con mayor énfasis desde hace unos días (Proyecto World Learning). No podemos cejar en el empeño de que se nos respete y lo exigiremos, pero si no buscamos solución a esta afirmación (No se revela novedad alguna al apuntar que los vacíos informativos, la información a destiempo, incompleta o sesgada en nuestra prensa, las escuetas, incoloras o crípticas notas oficiales destacan en el repertorio de insatisfacciones expuestas por periodistas cubanos que participan en congresos, plenarias, foros, seminarios y talleres convocados por la UPEC, tanto como en la rutina profesional cotidiana) entonces de nada nos valdrá exigir que se nos respete. El catalejo tiene que mirar hacia los 4 puntos cardinales y dentro de estos está el dedo gordo del pie.

  • Vmramosfdez dijo:

    Yo tengo una duda pues no soy especialista. Y este un tema que en todos los foros se ciritca.

    Mi opinión es que no podemos pretender acomodar la ética capitalista, a la originaria función comunicativa que debe existir en un estado socialista.

    Una cosa puede ser el periodismo investigativo soberbiamente practicado hace muchos años en el mundo capitalismo – y tan necesario quizás en el socialismo – al periodismo sensacionalista que hoy se practica por la gran mayoría de los medios masivos de comunicación en esa sociedad capitalista, bajo el cliché de la inmediatez.

    El periodismo en el socialismo es todavía una asignatura pendiente en cuanto a objetividad e inmediatez hablando de forma general. Sobre todo hoy en que los medios o formas de acceso a la información es más variada y dinámica que hace apenas 15 años atrás. Pero creo que no puede haber objetividad cuando se informa con inmediatez

    En nuestro país, han existido intentos por ganar en la rapidez y en la profundidad investigativa a la hora de informar; han conspirado contra ellos tanto los obstáculos técnicos como la voluntad propia de los hacedores de la información.

    El cuarto poder le llaman, ¿será necesario ese poder en el socialismo?, ¿es la forma -teórica o real- que el socialismo posee para orientar, debatir o crear estados de opinión en las masas?. Tenemos muchas experiencia sobre esto en los años de revolución, pero aún es difícil para mí comprender la frontera que existe – en el socialismo- entre la obligación de los órganos de la administración del estado, instituciones públicas y también privadas, de investigar, informar y orientar a través de los medios y la de asumir esta tarea el periodismo.

    Un suceso, una decisión o un asunto pueden ser convertidos en noticia al minuto de haber nacido pero, ¿será una información con el análisis previo y objetivo necesario como para llevarlo a los medios masivos? Alguien dirá que si debe ir a un titular, pero nadie podrá decir que será una noticia objetiva si no se han comprobado todos los extremos. Por lo tanto pienso que hay que diferenciar entre lo que se publica en un diario o se muestra en un noticiero de TV etc., a lo que se refleja en medio especializado o en un programa informativo especializado.

  • Gerardo González dijo:

    Coincido totalmente con lo epresado por Hugo Rius, en su comentario “La preminencia de lo obvio”, Soy como Ud, un defensor incondicional de los postulados de Julio García Luís, en relación con el Modelo de prensa cubano. Son más de tres décadas hablando sobre quien gobierna a quien. LA PRENSA A LA FUENTE O LA FUENTE A LA PRENSA, en realidad lo que debe existir en una complementación.
    Hay un discurso acerca de la autonomía en los medios de prensa y se sotiene, al menos en la intención, que no existen temas tabúes, pero lo cierto es que el llevado y maltraido tema del secretismo, el abuso de las notas oficiales y el tutelaje a los medios sigue tan lozano como hace tres décadas.
    La realiad cubana anda por un lado y la propuesta, salvo contadas excepciones, que hacen los medios nacionales y locales, anda por otro. Hay ausencia de debate público en nuestra realidad, lo que no quiere decir falta de debate en la vida cotidiana a nivel de pueblo, de cubano a cubano.
    Nuestro Modelo de prensa necesita con urgencia oxigenarse, diversificar sus contenidos y los enfoques, tratar lo que verdaderamente está en la opinión pública sin tantos recelos ni restricciones. Así han pasado la mayoría de los Congresos de la UPEC, con amplios debates, con propuestas abarcadoras, pero en las agendas de los medios hay más de lo mismo; contenidos noticiosos que no tienen ningún valor de consecuencia, de interés social, repetivos hasta el cansancio y todo ello mata la creatividad tan necesaria en cualquier trabajo periodístico, ya sea del género información, entrevista, reportaje, comentario, artículo o crónica y este último brilla por su ausencia.
    Comparto este comentario de Hugo todas sus partes, nuestro pueblo, merece una prensa más dinámica, más enérgia y denunciante de lo mal hecho, con menos trabas y más confianza en su quehacer diario.

  • Maria dijo:

    De veras me interesa conocer si los periodistas están conscientes de que aun con los avances tecnológicos de que disponemos, una inmensa mayoría de la población cubana que se acrecienta según te alejas dela capital del país, accede a la información por la prensa escrita y los noticieros televisivos.
    También quisiera saber si se estudian las tendencias de lo más leído, lo más visitado, lo más comentado en la prensa digital, lo que podría dar luces a una estrategia de comunicación mejor pensada.
    Para mí uno de los problemas centrales radica en que no se cierra el ciclo en los problemas que se discuten, o en otras palabras, no existe una continuidad coherente en el tratamiento de los temas que ayude o contribuya a su solución.
    Se puede exponer el problema, luego escuchar opiniones delos responsables y de los afectados, después tocar lo legislado al respecto y por último desde mi punto de vista, hay que consultar estrategias para resolverlo en boca de decisores y población. Valdría la pena guardarlo, archivarlo con fecha de segunda revisión para evaluar, pasado un tiempo prudencial, que han hecho los responsables y los comprometidos.
    La prensa puede ir ayudando a enrutar los caminos de las soluciones y no mostrar un amasijo incoherente de cabos sueltos.
    Indiscutiblemente una gran mayoría de la población busca lo novedoso, lo de última hora, aunque quizás sea intrascendente, eso lo percibo cuando veo lo más visitado en Cubadebate, de ahí que a la hora de presentar los temas hay que tener en cuenta esto. La inmediatez es decisiva.

Se han publicado 33 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Hugo Ríus

Hugo Ríus

Periodista de Prensa Latina. Msc profesor titular de la Facultad de Comunicación. Premio Nacional de Periodismo José Martí.

Vea también