Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

Mensaje personal al Papa Francisco

| 23

papa francisco

La iglesia católica ha atravesado una historia de dos milenios. Los símbolos y las imágenes que la acompañan han contribuido a configurar una cultura que incluye, en distinto grado, a creyentes y no creyentes, a fariseos y a gentes de buena voluntad. Tiene un legado múltiple. El poverello de Asís asoció su conducta a los desposeídos. Ignacio de Loyola, general fundador de la Compañía de Jesús, organizó las huestes sobre la base de una estricta disciplina y del más riguroso estudio de las ciencias y de las humanidades en un momento crucial para el porvenir de la catolicidad. Lutero se había alzado contra las exacciones a los desamparados destinados a sostener el boato de la corte Vaticana. Reiterado en el arte de los mensajes del arte jesuita, el memento mori recordaba a todos la igualdad que nos une en el momento final, lo efímero de la vida y de los bienes terrenales. La Iglesia trajo a América la cruz y la espada, pero también la palabra combativa de Fray Bartolomé de las Casas.

A mediados del siglo XX, Monseñor Ángel Gaztelu, párroco de Bauta por aquel entonces, amigo de poetas y artistas, edificó una pequeña iglesia en la cercana playa de Baracoa, habitada por humildes pescadores. El contexto le sugirió un regreso al cristianismo primitivo. Ante una mesa sencilla, oficiaba misa frente a los feligreses. El Crucificado, obra del escultor Alfredo Lozano, pendía del techo, sostenido por un hilo metálico. El rostro no se volvía hacia lo alto. Inclinado hacia adelante, el cuerpo ofrecía amparo a los creyentes. También poeta, Gaztelu pertenecía a un grupo conocido con el nombre de Orígenes.

Vuelvo a las circunstancias de su visita. Durante medio siglo, los cubanos hemos luchado en favor de una existencia más justa para todos. Hemos tenido tropiezos. Hemos cometido errores. Pero nuestro horizonte siempre ha sido el de la confianza en el mejoramiento humano. Hemos afrontado enormes sacrificios movidos, como José Martí, por la confianza en el mejoramiento humano. Sin cejar en los irrenunciables propósitos que llenaron de sentido nuestra existencia, estamos entrando en otra etapa, en virtud del restablecimiento de las relaciones con los Estados Unidos, fruto de una prolongada negociación en la que su Santidad desempeñó un papel reconocido.

No es mi intención enumerar las agresiones mediante las cuales se ha querido doblegar nuestra voluntad de construir un país diferente. Ahora mismo, el bloqueo no ha cesado. En este planeta convulso, donde la tragedia se ha convertido en información cotidiana, los efectos enajenantes de las tecnologías aplicadas a los medios de comunicación nos incluyen y trascienden. A la depredación suicida de la naturaleza se añaden los inconmensurables recursos destinados a producir una creciente enajenación del ser humano, cada vez más distanciado de su realidad concreta. Las imágenes seductoras que circulan crean adicción, interfieren las relaciones personales, cercenan la capacidad de pensar. Hipnotizados, nos sometemos a las leyes y los paradigmas de un mundo virtual. Los videojuegos forjan necesidades y actitudes desde la primerísima infancia. En muchos casos se incita a la violencia más irracional, se modelan superhéroes, y el éxito se compensa con retribuciones en oro.

Su Santidad ha manifestado una vocación ecuménica. Paso a paso, la ciencia ficción ha invadido nuestra cotidianidad. La seducción de los medios exacerba el individualismo de la persona aislada. La libertad de pensar se anula desde el instante en que nace. Un poder enmascarado emite mensajes que paralizan el desarrollo de la conciencia y la capacidad de discernir aquello que, vulnerable y frágil como el junquillo de Pascal, nos va haciendo a imagen y semejanza del Creador. La predestinación fatalista se impone sobre el libre arbitrio. Las diferencias doctrinarias ocupan un segundo plano cuando el poder anónimo del gran capital induce a la robotización de la criatura. La Iglesia Católica acrecienta su presencia convocante, solidaria, con los desposeídos del Mediterráneo y se afirma en el llamado al diálogo entre civilizaciones, al cese de la filosofía del despojo. Dispone también de recursos humanos y financieros para proponer formas renovadas de empleo de las tecnologías en favor de la plenitud humana, del estímulo a la creatividad, del disfrute de todo lo hermoso que nos ha regalado el planeta.

(Tomado de Juventud Rebelde)

Se han publicado 23 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jesús González Barrera. dijo:

    Nuestro noble y heroico pueblo se prepara por estos dias para ofrecer un caluroso recibimiento al sumo pontífice.Es hora de aunar fuerzas para que esa fe en el mejoramiento humano se traduzca en una realidad tangible en este mundo convulso y violento en el que nos ha tocado vivir.Cuba ha demostrado su voluntad de romper viejos esquemas y abrir nuevos caminos de entendimiento y coexistencia pacífica, que sin renunciar jamás, a nuestra soberanía e independencia, nos permitan construír el mundo mejor al que aspiramos.

    • Nuria dijo:

      Su Santidad al papa Francisco le dedicaremos todo el respeto que tenemos formado por creyentes cristianos y no cristianos, puede ser limpiada nuestra fe y por el poder del Espíritu Santo, así los pecados que hemos cometidos errores creemos que serán perdonados por medio de la fe en Jesucristo. Estoy muy de acuerdo con el artículo de Griziella Pogolotti, donde dice que la Iglesia Católica acrecienta su presencia convocante, solidaria, con los desposeídos del Mediterráneo y se afirma en el llamado al diálogo entre civilizaciones, al cese de la filosofía del despojo,
      Por tal motivo es que nosostros pobladores de Cabañas- Mariel solicitamos mas atenciòn para nuestra Iglesia Catolica nuestra señora de Guadalupe.
      CREEEMOS QUE USTEDES NOS PUEDEN AYUDAR .

  • lector dijo:

    Brillante como siempre!!!

  • POCHOLO dijo:

    Una genial patriota que esta a la altura de cualquier gran estadista a pesar de los pesares, NUNCA LA HE VISTO PERO LA SIENTO.

  • cayo dijo:

    Estoy seguro que muchos otros de nuestros brillantes intelectuales pudieron escribir este mensaje, pero tambien estoy convencido de que la Doctora ha brillado, como siempre, poniendo su sabiduría y patriotismo en estas esclarecedoras palabras. A ella le agradezco y pienso que, indudablemente, ha contribuido a que el Papa nos conozca mejor y continúe su obra revolucionaria dentro y fuera de los espacios de la religión.

  • Mercedes del Risco Cabrera. dijo:

    El Papa Francisco ha demostrado sinceridad, y nuestro agradecimiento en su mediación para la liberación de nuestros Cinco Héroes, su lucha por defender a los pobres del mundo, esto es meritorio y nuestro pueblo le dará la bienvenida próximamente.
    Nuestro país se caracteriza por sentir agradecimiento a personas que luchan por el bien y por defender la verdad.
    Todo mi respeto al Papa Francisco y bienvenido a nuestra Isla.
    ¡VIVA LA PAZ!
    ¡VIVA CUBA!

  • María dijo:

    Querida Doctora: como siempre genial y una gran patriota.
    Al Papa revolucionario además nuestro profundo agradecimiento por su papel en la normalización de relaciones entre Cuba y EEUU.

  • flora dijo:

    bienvenido a nuestra isla El Papa Francisco!!!Su Santidad sera recibido con todo el amor,afecto y respete q merece su persona y la entidad q representa en la Tierra, los cubanos estamos muy felices de tener un Papa asi q luche por los pobres, desposeidos, y marginados de la sociedad y busque formulas para el dialogo y las relaciones normales entre paises de todo el mundo.Nuestro pais sera bendecido con esta visita Papal.

  • Henry dijo:

    Graziella Pogolotti gracias por este articulo tan bello. Es un mensaje que nos llega , ojala todos los podamos interiorizar.

  • Blanquita dijo:

    Tengo 70 años. NO soy creyente. Estoy de acuerdo con las consideraciones que hace la Dra. Pogolotti sobre la Iglesia Católica en este artículo.
    Es un mensaje personal al Papa Francisco I. Ojalá sea receptivo al mismo, pues siento que ella lo escribió con mucha sinceridad.

  • Gustavo Modarelli dijo:

    ¿Estaría ajeno Bergoglio a la decisión de Obama de prolongar el bloqueo por otro año? No lo creo. Pienso que Bergoglio lo supo desde mucho antes. Ya puede viajar tranquilo a Cuba, y después a visitar a su mentor, Obama, sin que cualquier referencia al bloqueo no pase de la categoría de cháchara, como todo lo que “hace”.

  • Kender dijo:

    Brillante como siempre!!! Gracias Graziella!!!!!!

  • diana dijo:

    …la solucion a los problemas de la humanidad es CRISTO……

  • Alden dijo:

    ¡Qué lástima compañera cubana que usted no conoce bien a la Iglesia católica!. Al leer su artículo bien intencionado sin dudas, veo que no la conoce, ¡es una verdadera lástima!

    • MERCATOR dijo:

      Al parecer es Ud. quien no la conoce, si de errores y horrores se trata, en todos los tiempos ha habido quienes se escudaron en creencias y religiones (todas) para cometerlos, pero también la Iglesia Católica ha creado universidades, hogares para desposeídos y muchos misioneros se sacrificaron por los pobres, muchos contrajeron enfermedades por cuidar leprosos y un sinfín de etc.

      Bravo por Graciela, magistral como siempre en sus apreciaciones y comentarios.

    • Henry dijo:

      Alden creo que es usted el que verdaderamente lo la conoce, estudiela un poquito mas

  • GINEPD dijo:

    La formación historica de lo cubano demuestra que, en materia de fe, nuestro pueblo tiene un caudal infinito en la que, por suerte, se mesclan todo tipo de creencias, solo alguno bien contados ejemplos, que parecen testigos de un mundo que no existe, se niegan a aceptarlo, musulmanes, cristianos, animistas, budistas, protestantes, orfelos , masones, caballeros de la luz, todos formamos este gran mosaico y todos les daremos la bienvenida a si santidad EL PAPA, por suerte latinoamericano, y con una idea fija, la iglesia es de todos, dios quiera que todos lo oigan, que ablande corazones, que llege a almas, que llebe ternura a los padres, consuelo a los caidos, pero sobre todo, amor, amor infinito al hombre, al pobre, al desposeido, para ello no necesita ser revolucionario, condicion que muchos la identificarian con un contenido ideologico que, en mí criterio, nunca ha tenido su Santidad, el solo es un hombre, que camino por la calles de Argentina, que sufrio un golpe de estado y una dictadura, dolores que no lo endurecieron, solo lo enternacieron y le permitio poner la mano con la dulcura de un padre, en la cabeza de cada niño.

  • ME dijo:

    Sea bienvenido a nuestro país el Papa Francisco, es un gran Pastor se preocupa por todas sus ovejas especialmente por las que mas sufren. Que el Espiritu Santo lo ilumine siempre para bendecirnos y luchar contra todos los males terrenales.
    Amén

  • Mario H. Curzio Rivera dijo:

    Excelente carta , seguramente discutida en un colectivo de seres pensantes , con la experiencia formidable de participar en la humanista e invencible Revolución Cubana , asimilando las enseñanzas de José Martí , la dirección política e ideológica de un colectivo de hombres valientes , veraces e incorruptibles , encabezados por ese extraordinario Capitán del Pueblo Cubano, Fidel Castro , el ejemplo de un paradigma de ser humano , como lo es el Comandante Ernesto Guevara , el inmortal CHE, que fueron capaces de formar gente como ustedes , a quienes les corresponde asumir la dirección política de la Patria Cubana unida con todo el pueblo para enfrentar a los nuevos retos que la realidad existe , HASTA LA VICTORIA SIEMPRE , PATRIA O MUERTE, VENCEREMOS.

  • Luis Espinal dijo:

    Excelente comentario, no es totalmente revolucionario retorico ni religioso, mas bien ecumenico, No soy catolico ni comparto su historia, y creo completamente en Cristo y sus enseñanzas. Bien valdria la pena tener una Patria con Fe y valores cristianos antes que incredula y atea como enseñaba en sus inicios la revolucion. Cuando se hable de Jose Marti, hay que hablar de los valores que lo formaron como persona, sus principios, honestidad, templanza, mansedunbre, todo eso que los “revolucionarios” desean tener y encontrar en la sociedad de hoy, Marti lo bebió de la Biblia y lo puso por obra. Entoces pongamos por obra las palabras de un gran cubano, José de la Luz y Caballero.. Enseñar puede cualquiera, pero educar, un Evangelio vivo…aprendamos de los proceres de la Patria, no basta con hablar de ellos, es preciso imitarlos y construir la sociedad plena y equitativa que ellos soñaron y por la cual lo entregaron todo…..

  • lolo dijo:

    Pero quien paga los gastas, a la americana o nosotros

  • Ana Iris Sosa Cobiella dijo:

    Recibamos al Papa Francisco llenos de alegría, de amor, de esperanzas. Contar nuevamente en nuestro país con la presencia de tan santa personalidad de la Iglesia Católica es un logro y un orgullo más para nosotros los cubanos. Acojamos su bendición en nuestros corazones. Damos gracias por su visita. Que Dios lo bendiga y bendiga a todos los seres humanos.

  • Oneforall dijo:

    Maestra, cómo expresarle la admiración que provoca su lucidez. Cuánto hubiese deseado ser su discípulo, aunque en cierta medida lo soy al seguir y compartir la angustia y obsesión de su palabra esclarecedora que nos llama a estar alertas ante los peligros que encierra la actual crisis de valores y la feroz guerra cultural que se despliega desde los centros del poder mediático imperial.
    ¡Que nunca nos falte su palabra, Pogolotti infinita, para andar junto a la fila de obreros que transitan del cuadro hacia la fábrica!
    ¡Larga vida al genio patrio de la gran humanista Graziella Pogolotti!

Se han publicado 23 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Graziella Pogolotti

Graziella Pogolotti

Vea también