Imprimir
Inicio » Fotorreportajes, Cultura  »

José Martí en Bath Beach: “Un sombrerito callado por las arenas venía”

| 48
Bath Beach: “Van y vienen vapores; pitan, humean, salen y entran trenes; vacían sobre la playa su seno de serpiente, henchido de familias; alquilan las mujeres sus trajes de franela azul”. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Bath Beach en tiempos de Martí, según una de sus crónicas: “Van y vienen vapores; pitan, humean, salen y entran trenes; vacían sobre la playa su seno de serpiente, henchido de familias; alquilan las mujeres sus trajes de franela azul”. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Poblada por primera vez en la década de 1640 por puritanos ingleses, Bath Beach no acaparó demasiada atención hasta que el tren la unió con Manhattan a finales del siglo XIX. Los artistas venían a pintar sus imponentes paisajes y su luz cristalina, y cualquiera que pudiera permitirse huir del sofocante calor de la ciudad emprendía el peregrinaje veraniego.

Pero Bath Beach es entrañable para los cubanos por razones de lesa infancia. Varios investigadores, entre ellos la poeta y ensayista cubana Fina García Marruz, han documentado que este lugar inspiró “Los zapaticos de rosa”, poema de José Martí publicado en La Edad de Oro (1889),  en redondillas que todo cubano conoce desde la niñez y cuyas huellas también están dispersas en las crónicas que le dedicara el Maestro al extremo más occidental de Nueva York que alberga los barrios de clase obrera más poblados de esta ciudad: Brooklyn y Queens.

Martí la ubicaría geográficamente con precisión en una carta a su amigo Enrique Estrázulas: “Yo vine ayer de Bath Beach, que ya sabe que está de Coney Island poco más lejos que Sheepshead Bay”. Una playa en movimiento –escribiría luego en otra crónica-, donde “van y vienen vapores; pitan, humean, salen y entran trenes; vacían sobre la playa su seno de serpiente, henchido de familias; alquilan las mujeres sus trajes de franela azul.”

Pero en “Los zapaticos de rosa”, Martí no se demora en la geografía sino en el paisaje humano de la playa divida en dos –la de los ricos, y la de la “barranca de todos”, donde se sientan los pobres y los viejos- y en la niña que camina y cuyo rasgo principal es “un sombrerito callado” que “por las arenas venía”, donde el adjetivo “callado” presagia la tristeza que trae consigo.

A Pilar ya se le encuentra en una de sus crónicas estadounidenses, “El verano en Nueva York”, del 8 de julio de 1889, cuando “envuelta en sus cabellos pasa una niña vestida de encaje, con los pies de flor desnudos, y la pala y el balde, para hacer panes de arena.“ Pero en la nota que tituló “Por la bahía de Nueva York”, escrita el 3 de agosto de 1888, está el panorama de la playa de “Los zapaticos de rosa”, y esa tristeza que proviene de la contemplación de la injusticia:

Muy hermosa son esas playas y la de Atlantic City, donde va lo mejor de Filadelfia, y tantas más; ¡pero ha de conocerse también lo triste! […] Hay muchas sociedades, de señoras sobre todo, que cuidan de enviar por días, y aún por semanas, a los niños pobres a la orilla del mar […] Se quisiera ser lluvia de oro, y sol, y aire puro, y tienda de ropa, y zapatería, cuando se les ve llegar en fila, encogidos y medrosos, a los muelles de donde los llevan a la costas vecinas los vapores del río […] De diez, uno tiene zapatos […]. Las orejitas de las niñas no tienen gota de sangre. Hay bocas que son llaga viva.

Allí́ también se lee esta frase que es en realidad la lección del poema: “El hombre acaba por envilecerse, y la mujer por afearse cuando no templa de vez en cuando el amor exclusivo a su bienestar con el espectáculo de la desdicha ajena.”

En Bath Beach camina Pilar y se siente su comunión con el más necesitado, aunque las imágenes de Ismael Francisco nos digan que ha llovido mucho cien años después de que estas arenas se cruzasen con el cubano más universal del siglo XIX. Y aún sin las cintas y lazos, sin los espejuelos del aya de la francesa Florinda, sin los zapaticos en un cristal; aún así, esta playa conmueve.

La playa tal como la vio Martí. Foto: Archivo Municipal de Nueva York

La playa tal como la vio Martí. Foto: Archivo Municipal de Nueva York

Los zapaticos de rosa

los zapaticos de rosaA Mademoiselle Marie

 

Hay sol bueno y mar de espumas,
Y arena fina, y Pilar
Quiere salir a estrenar
Su sombrerito de pluma.

 

—“Vaya la niña divina!”
Dice el padre, y le da un beso,
“Vaya mi pájaro preso
A buscarme arena fina!”

 

—“Yo voy con mi niña hermosa”,
Le dijo la madre buena:
“¡No te manches en la arena
Los zapaticos de rosa!”

 

Fueron las dos al jardín
Por la calle del laurel:
La madre cogió un clavel
Y Pilar cogió un jazmín.

 

Ella va de todo juego,
Con aro, y balde y paleta:
El balde es color violeta,
El aro es color de fuego.

 

Vienen a verlas pasar,
Nadie quiere verlas ir,
La madre se echa a reír,
Y un viejo se echa a llorar.

 

El aire fresco despeina

A Pilar, que viene y va
Muy oronda: —“¡Dí, mamá!
¿Tú sabes qué cosa es reina?”

 

Y por si vuelven de noche
De la orilla de la mar,
Para la madre y Pilar
Manda luego el padre el coche.

 

Está la playa muy linda:
Todo el mundo está en la playa:
Lleva espejuelos el aya
De la francesa Florinda.

 

Está Alberto, el militar
Que salió en la procesión
Con tricornio y con bastón,
Echando un bote a la mar.

 

¡Y qué mala, Magdalena
Con tantas cintas y lazos,
A la muñeca sin brazos,
Enterrándola en la arena!

 

Conversan allá en las sillas,
Sentadas con los señores,
Las señoras, como flores,
Debajo de las sombrillas.

 

Pero está con estos modos
Tan serios, muy triste el mar:
Lo alegre es allá, al doblar,
En la barranca de todos!

 

Dicen que suenan las olas
Mejor allá en la barranca,
Y que la arena es muy blanca
Donde están las niñas solas.

 

Pilar corre a su mamá:
—“¡Mamá, yo voy a ser buena;
Déjame ir sola a la arena;
Allá, tú me ves, allá!”

 

—“¡Esta niña caprichosa!
No hay tarde que no me enojes:
Anda, pero no te mojes
Los zapaticos de rosa.

 

Le llega a los pies la espuma,
Gritan alegres las dos;
Y se va, diciendo adiós,
La del sombrero de pluma.

 

¡Se va allá, donde ¡muy lejos!
Las aguas son más salobres,
Donde se sientan los pobres,
Donde se sientan los viejos!

 

Se fue la niña a jugar,
La espuma blanca bajó,
Y pasó el tiempo, y pasó
Un águila por el mar.

 

Y cuando el sol se ponía
Detrás de un monte dorado,
Un sombrerito callado
Por las arenas venía.

 

Trabaja mucho, trabaja,
Para andar: ¿qué es lo que tiene
Pilar que anda así, que viene
Con la cabecita baja?

 

Bien sabe la madre hermosa
Por qué; le cuesta el andar:
—“¿Y los zapatos, Pilar,
Los zapaticos de rosa?”

 

¡Ah, loca! ¿en dónde estarán?
¡Dí dónde Pilar!” “—Señora”,
Dice una mujer que llora:
“¡Están conmigo, aquí están!”

 

“Yo tengo una niña enferma
Que llora en el cuarto oscuro
Y la traigo al aire puro,
A ver el sol, y a que duerma.”

 

“Anoche soñó, soñó
Con el cielo, y oyó un canto,
Me dio miedo, me dio espanto,
Y la traje y se durmió”.

 

“Con sus dos brazos menudos
Estaba como abrazando;
Y yo mirando, mirando
Sus piececitos desnudos.

 

“Me llego al cuerpo la espuma.
Alcé los ojos, y ví
Está niña frente a mí
Con su sombrero de pluma.

 

—“¡Se parece a los retratos
Tu niña!”—dijo:—“¿Es de cera?
¿Quiere jugar? ¡si quisiera!…
¿Y por qué está sin zapatos?”

 

“Mira, ¡la mano le abrasa,
Y tiene los pies tan fríos!
¡Oh, toma, toma los míos,
Yo tengo más en mi casa!

 

¡No sé bien, señora hermosa,
Lo que sucedió después;
¡Le ví a mi hijita en los pies
Los zapaticos de rosa!

 

Se vio sacar los pañuelos
A una rusa y a una inglesa;
El aya de la francesa
Se quitó los espejuelos.

 

Abrió la madre los brazos,
Se echó Pilar en su pecho,
Y sacó el traje deshecho,
Sin adornos y sin lazos.

 

Todo lo quiere saber
De la enferma la señora:
¡No quiere saber que llora
De pobreza una mujer!

 

—“¡Sí, Pilar, dáselo! ¡y eso
También! ¡tu manta! ¡tu anillo!”
Y ella le dio su bolsillo,
Le dio el clavel, le dio un beso.

 

Vuelven calladas de noche
A su casa del jardín;
Y Pilar va en el cojín
De la derecha del coche.

 

Y dice una mariposa
Que vio desde su rosal
Guardados en un cristal
Los zapaticos de rosa.

 

(Publicado en el tercer número de La Edad de Oro, 1889)

Lugares identificados en la bibliografía martiana vinculados con Martí en Nueva York

14th  Street
Número 11:
El Steck Hall, donde pronunció varios discursos.
Hotel Fenix, no. 211 y 213, donde se alojó su esposa Carmen Zayas B y su hijo.

 9th  Street
Esquina 45, sureste: Casa de Calixto García.
Número 21 Oeste: Hotel de Mme Griffou, donde se produjo el célebre encuentro con Máxico Gómez y Antonio Maceo.

19th  Street
Hardman Hall, célebre también por ser el lugar donde dio varios de sus más encendidos discursos patrióticos, localizado casi en la esquina nordeste de esa calle con la 5ta. Avenida.

Calle 29
Número 51 Este: Pensión de Carmen Millares y donde nació María Mantilla.

Broadway  Street
Numero 756, Revista América
Número 707, estudio fotográfico de los Hermanos Mora
Número 42 (bajo Manhattan), redacción de The Hour

Madein Lane  Street
51 y 53, la imprenta de Thompson and Moreau, donde se publica el “Ismaelillo”.
Número 97, la bodega donde compraba sus enseres.
Número 105, Tabaquería de Piña

Pearl  Street
Número 214, restaurante Pollegre

Fulton  Street
Número 50, tabaquería de Agüero

William  Street
Número 77, edita La Edad de Oro

Bond Street
Número 1, 3, 5: Casa Appleton and Co, donde tradujo varias obras.

Front  Street
Numero 120, aquí instala su oficina y la dirección de Patria. En este lugar lo retrató Herman Norrman

West Street
Número 75, la sede de The Evening Post, donde publica su extraordinario artículo “Vindicación de Cuba.

Brooklyn, Long Island
Classon Avenue, 324, lugar donde vivió, relativamente cerca de Bath Beach.

Bath Beach. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Rumbo a Bath Beach. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Bath Beach. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Bath Beach. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Bath Beach. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Bath Beach. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Bath Beach. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Bath Beach. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Bath Beach. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Bath Beach. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Bath Beach. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Bath Beach. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Bath Beach. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Bath Beach. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Bath Beach. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Bath Beach. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Bath Beach. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

En Bath Beach. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Bath Beach. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Poco queda de la playa de Bath Beach que conoció Martí. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Bath Beach. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Casas de estilo victoriano en Bath Beach. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Bath Beach. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Algunos de las casas victorianas que sobreviven en Bath Beach. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Bath Beach. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Brooklyn, cerca de Bath Beach. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

De vuelta a Nueva York. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

De vuelta a Nueva York. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Se han publicado 48 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Rafael dijo:

    Creo que tu escrito, Rosa, nos obliga a pensar que hay otros valores, que Martí encarna, que también están presentes en nuestras vidas, donde quiera que nos encontremos, y que forman parte del “amor a la patria” que Martí nos enseñó.

    • Carlos dijo:

      No veo de donde algunas imágenes turísticas se pueden equiparar a valores pregonados por Martí. Aunque me “censuren” sigue pareciendo a imágenes de una agencia de turismo yanqui.

    • Annia dijo:

      Por primera vez en mi vida ha llorado leyendo “Los Zapaticos de Rosa”, y eso que llevo más de 30 años leyéndolo.
      Sin embargo discrepo con los autores de la crónica, Martí no fue el cubano más universal del siglo XIX, es el más universal de todos los tiempos.
      Solo alguien de una genialidad poco común podría resumir en un “verso sencillo” toda la esencia del sistema capitalista

  • Maria Elvira dijo:

    Es un lugar precioso estoy segura que sus pobladores podrán disfrutar a plenitud.

    • Norberto dijo:

      Preciosa crónica. Gracias Rosa e Ismael. Qué maravilla leer cosas así en Cubadebate.

  • lola dijo:

    esas playas estan sucias como las de aka de matanzas por dios como se pueden bañar en ellas

    • Tyrion dijo:

      No están “sucias”. Las algas no son suciedad, porque son parte del entorno natural de la playa. Suciedad es lo que tiramos los seres humanos.

    • dayre dijo:

      cadillac y action jacson se ponen de madre……..

      • ANTRAX666 dijo:

        DAYRE, LA BELLEZA HAY QUE RECONOCERLA DONDE QUIERA QUE ESTE. MARTÍ NOS SUPO REGALAR LA BELLEZA DEL POEMA LOS “LOS ZAPATICOS DE ROSA” Y AHORA EL SEÑOR ISMAEL Y LA SEÑORITA ROSA NOS REGALAN OTRA BELLA POESIA HECHA REPORTAJE Y ENGALANADA CON LA BELLEZA FEMENINA DE UNA PILAR DE ESTOS TIEMPOS, QUE YA NO VA CON BALDE, ARO Y PALETA PERO VA CONTONEANDO SU HERMOSA SILUETA CON SU JEANS Y SOMBREO POR LAS MISMAS ARENAS POR DONDE CAMINO EL MAESTRO. COINCIDO CON CADILLAC Y JACKSON

  • Manuel Mercado dijo:

    Excelente reportaje, muy sentido lo escrito acerca de Martí, el lugar es muy bonito. Felicidades a los autores por esta iniciativa.

  • cadillac dijo:

    me quedo con la rubia de la primera foto !!!!
    las pocas casas de estilo victoriano estan todas con antena se ven los platos al lado de las ventanas

    • ActionJackson dijo:

      Jeje… ¿A ti también te cuadró esa “Pilar”? ¡Como ha crecido desde aquel lejano día en que generosamente cedió sus zapatos, su manta, su anillo!
      ¡Ahora lleva unos jeans que al pasar le retorcerían el cuello al mismísimo faro del Morro!

      • ANTRAX666 dijo:

        coincido contigo jackson, AL 100%, REALMENE ESTA PILAR ESTA…

    • camarero dijo:

      dice el pie de foto que son casas que sobreviven del estilo victoriano… habría que ver si averiguaron los periodistas que escribieron el artículo o hicieron la foto si son de valor patrimonial como para asegurar el “sobreviven”… a lo mejor son modernas con estilo victoriano, puede ser…

  • Machete cubano dijo:

    Tengo un tongon de años he leido los zapaticso de rosa un seremillar de veces y no puedo dejar de conmoverme cuando lo vuelvo a leer, Como casi todo lo que no lego MArti . Que maravilla y lo dice alguien que no es muy dado ala pesia .

  • Ivany dijo:

    Si se dan cuenta ya no queda mucho de la playa así que sus habitantes no podrán disfrutar de ella lastimosamente el avance de la humanidad no deja vestigios de lo que un día fue y tal vez no será jamás .Aunque es hermoso conocer la historia del más universal de los cubanos historias como esa debieran contarlas más a menudo para el conocimientos de las actuales y futuras generaciones de cubanos que compartimos tan rica historia.

  • RSGO54 dijo:

    Bueno si el anterior articulo con sus fotos nos mostró la cara de la cosmopolita NY, ahora nos llevaron de la mano a la historia de los “zapaticos de Rosa”, prosa hermosa y que desde niño la llevamos, por eso escribi en el comentario del articulo anterior que ahora nos llevan a conocer esa urbe, bien, mientras se dice que los cubanos no conocemos Cuba, cuantos sitios hermosos, que tiene una ascendencia cultural,historica hay en nuestra tierra y a veces poco le dedicamos en fotoreportaje, un ejmplo Santiago cumplio 500 años de fundada y apenas se mostró en uno o en varios articulos las bellezas de esa provincia, San juan de los Remedios tambien cumplio el medio siglo y poco se mostro me refiero a Cubadebate, debo ser justo y decir que este portal o web publicó un reportaje acerca de la Caiptal de todos los cubanos con nas imagenes preciosas, criticas hubo, pero problemas ahy lo mismo aqui que alla, en el anterior articulo alguien cuyo link es Dr Ambrosio irrespetuosamente sitó una frase de nuestro héroe nacional con irreverente enfado, señor si lee esta opinión piense que respetando la diversidad en todas sus manifestaciones estar el respeto que se merece.Gracias.

  • rosy dijo:

    no tengo la menor duda.. marti era un genio!!! que belleza en esa poesia……un genio!!

  • TripleA dijo:

    Aqui tenemos playas hermosas para todos los turistas que quieran y puedan venir a disfrutar de las mismas, hoteles y casas particulares confortables, pueblo instruido y solidario para dar servicios y atenciones

  • Anita dijo:

    Magnifico, gracias me emociono

  • La Rosa dijo:

    Poesia, historia,geografía, todo muy bien hilvanado, gracias por ese hermoso reportaje.

  • Jorge91 dijo:

    El lujo, venenoso enemigo de la libertad, pierde al ser humano liviano y abre las puertas al extranjero. José Martí.

  • Yordani R dijo:

    No dejo de emocionarme con la letra gigante de este poema. Quiciera que se investigara y se diga si esa fue inspirada en María Mantilla.

  • Tyrion dijo:

    Conmovido una vez más por la sensibilidad del Maestro y por la profundidad de esta crónica.

  • laly dijo:

    Magnifico, bellos lugares, pero a que se debe este recorrido de estos periodistas, no hubiera quedo mejor en su 162 aniversario el 28 de enero y el de su muerte en combate el 19 de mayo

  • Marina dijo:

    Una y otra vez Martí conmueve. Gracias por este acercamiento a un poema que es parte de nuestro patrimonio.

  • aloquedo dijo:

    son admirable siempre la nergía y la hermosura aun en medio de la mayor barbarie, … J. Marti NY abril 28 de 1884. O.C.

  • látigo con cascabel dijo:

    !!!!oh Martí!!!!!!!!!!!!!!!!!!! que bella poesía, todavía me conmueve!!!
    eres y seguiras siendo el mejor y más completo de los cubanos

  • estrella fermin dijo:

    MARTI,
    EL MAESTRO DE TODOS LOS TIEMPOS.

Se han publicado 48 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rosa Miriam Elizalde

Rosa Miriam Elizalde

Periodista cubana y editora del sitio Cubadebate. Es Doctora en Ciencias de la Comunicación y autora o coautora de los libros “Antes de que se me olvide”, “Jineteros en La Habana”, “Clic Internet” y “Chávez Nuestro”, entre otros. En twitter: @elizalderosa

Ismael Francisco

Ismael Francisco

Fotorreportero de Cubadebate. Ha trabajado en Granma, Prensa Latina y la AIN. Ha realizado la cobertura gráfica de importantes acontecimientos políticos, deportivos y sociales en Cuba y otras partes el mundo. Posee varios premios y reconocimientos periodísticos.

Vea también