Imprimir
Inicio » Opinión  »

Desde Puerto Rico, L.A.

| 1

Al hermano pueblo de Colombia le digo que las fuerzas militares estadounidenses invadieron a Puerto Rico el 25 de julio de 1898, y desde entonces hasta el presente esas fuerzas de ocupación continúan en el territorio nacional de Puerto Rico.

El imperialismo yanqui nos ha convertido en una colonia, en una pertenencia de ellos, donde son dueños de aire, mar y tierra.  Controlan la aduana, las leyes comerciales, la inmigración, los medios de comunicación, las relaciones exteriores, entre muchos otros aspectos de nuestra vida nacional.

Han llegado al extremo de afirmar que pueden hasta negociarnos con un tercer país.  Miles de jóvenes puertorriqueños han sido usados en sus guerras de agresión y dominio contra otros pueblos.  Ahora mismo, en Irak más de cien jóvenes puertorriqueños han muerto y centenares han sido heridos.  Somos forzados a usar su pasaporte si queremos viajar fuera de Puerto Rico, negando así nuestra existencia jurídica internacional.

Han deformado la personalidad latinoamericana de miles de nosotros.  La economía puertorriqueña -si alguna- es para robustecer la economía norteamericana.  ¿Quieren eso los colombianos?

Los puertorriqueños hemos resistido, por lo que hemos sufrido masacres, encarcelamientos, persecuciones y el exilio.  Siguen, hasta esta fecha, usando la gestapo yanqui conocida como el FBI, para perseguir a jóvenes independentistas.  Hay patriotas puertorriqueños que llevan más de 28 años encarcelados.

Esa misma gestapo yanqui ha perpetrado asesinatos contra patriotas puertorriqueños, como lo fue el asesinato de Filiberto Ojeda Ríos en el 2005. Cualquier departamento estadounidense en Puerto Rico tiene más poder que el llamado gobernador, que la supuesta legislatura colonial y nuestro tribunal supremo de mentira.  No tenemos gobierno propio, sino un gobierno pelele con menos poder que un sello de goma, un semigobierno lacayo y entreguista a los intereses yanquis.

Por recientes noticias me he enterado con tristeza de la ocupación militar de Colombia por tropas estadounidenses.  Espero que no tengan que vivir la misma desgracia que ha vivido -y vive- el pueblo puertorriqueño desde la ocupación militar yanqui de 1898.  Al hermano pueblo colombiano le digo que o resisten ahora o por muchos años venideros se estarán lamentando de no haberlo hecho.

He observado con cierta preocupación varios movimientos militares del imperialismo yanqui en Latinoamérica.  Cabe preguntarse si esos movimientos no van en una misma dirección: controlar -con la complicidad de las funestas oligarquías- a los pueblos de lo que para Bolívar fue la Patria Grande.  Veamos.  El criminal golpe contra el pueblo de Honduras, bases militares yanquis dentro del territorio nacional de Colombia,  el envío reciente a Puerto Rico de tropas de asalto con helicópteros de una organización militar llamada Uni America para, según ellos, ser usadas contra llamados puntos terroristas (entiéndase movimientos de liberación nacional y justicia social) y, por último, una abierta campaña mediática contra el gobierno venezolano.  A todo esto, cabe preguntarse ¿dónde está Barak Obama?  Es que acaso lo están usando como un caballo de Troya, que va hablando de paz mientras se van cometiendo agresiones contra nuestros pueblos, o es que el hombre es solo un presidente de mentiras y el poder sigue en manos de los llamados derechistas.

Golpecracia

Claro, claro que los anglos

creen en la democracia

por supuesto, siempre y cuando

controlen la maquinaria.

Siempre y cuando sean ellos

los que controlen las urnas

y se elija un gobierno

a su medida y hechura.

O te espera un Pinochet

un Trujillo, un Somoza

un Batista, un Duvalier

o a quien la CÍA te imponga.

Sí que son muy demócratas

esos bárbaros del norte

para imponer su democracia

cambian los votos por golpes.

Pero nuestros pueblos pueden

rescatar la democracia

si usan de sus poderes

y los poderes del ALBA.

29 de julio de 2009
San Juan, Puerto Rico

————————————————
Nota:  L.A. – Latinoamérica

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • juliano siqueira dijo:

    Companheiros de Porto Rico é muito grande nosso sentimento sobre a sorte de vossa Pátria, nós, Socialistas Brasileiros, acompanhamos de muito tempo a situação que vivem como Colônia do Império. Estamos solidarios com vossa luta de libertação nacional, amamos vosso povo e seus valores culturais e sociais. Como dizia o Comandante Che Guevara a questão de Porto Rico é fundamental para se definir o destino dos que lutam pela liberdade da América Latina. Estamos solidários com os nossos camaradas aprisionados pelo imperialismo norte americano. O Povo e a Cultura Portoriquenha fazem parte de nossa América. Queremos Porto Rico livre e soberano. Aqui, no Brasil, mandamos um abraço ao vosso povo. Viva Porto Rico livre! Abaixo o estatuto neo colonial de ¨País, livre¨associado¨. Isso só interessa aos inimigos da América Latina realmente emancipada. A voces, de Porto Rico, nossa inteira amizade e total desejo de real liberdade. Juliano Siqueira – Secretário de Formação Política do Partido Socialista Brasileiro.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rafael Cancel Miranda

Rafael Cancel Miranda

Es un independentista puertorriqueño, sentenciado en 1954 a una cadena perpetua en los Estados Unidos por atacar, acompañado por Lolita Lebrón, Andrés Figueroa e Irvin Flores Rodriguez, el Congreso de EEUU para llamar la atención internacional sobre el caso colonial de Puerto Rico. Bajo presión internacional, el Presidente Jimmy Carter les concedió la amnistía en 1979, después de 25 años en prisión. Andrés Fiqueroa Cordero había fallecido en prisión antes del indulto presidencial.

Vea también