Imprimir
Inicio » Opinión  »

El capo de la FNCA pierde la memoria

| +

Los terroristas Luis Posada Carriles y Orlando Bosch son mis amigos personales y seguirán siéndolo, confesó José Francisco “Pepe” Hernández Calvo, el presidente de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) este lunes 2 de abril, en Washington, al ser interrogado mientras participaba en un panel de la Brookings Institution, sobre Cuba.

Hernández fue cogido por sorpresa cuando un funcionario de la oficina  del Gobernador BIll Richardson, del Estado Nuevo Mexico, le pregunto si la FNCA estaba dispuesta a renunciar a la violencia y a quitarle su apoyo a Posada y Bosch.

Algo desestabilizado por la interpelación, el viejo mafioso reitero entonces su “amistad” para los dos delincuentes.
Añadió que estaba “personalmente” de acuerdo con el uso de la violencia como “venganza” pero que la FNCA “nunca” había aprobado el terrorismo.

“Pepe” Hernández, aparentemente, se olvido del apoyo financiero y de las orientaciones dadas durante años por su grupo a Luis Posada Carriles.

Este es el mismo “Pepe” que se salvó oportunamente, en 1997, de la saga del yate La Esperanza, interceptado en aguas de Puerto Rico cuando iba a realizar un atentado contra Fidel en Isla Margarita, a pesar de haber proveído un fusil Barret de calibre 50 a su tripulación de asesinos.

Fue también Hernández que ofreció en otra oportunidad a Percy Alvarado, el agente Frayle de la Seguridad Cubana, 10 000 dólares para “explotar” el cabaret Tropicana.

El presidente de la FNCA se habrá olvidado del apoyo dado a la campaña de terror desarrollada por Posada en La Habana en 1997 y del falso llamamiento a la “sublevación” que publicó la FNCA en la prensa mafiosa miamense en torno a estos eventos.

En la primera semana de agosto del 2000, el “Pepe” y otro directivo de la FNCA, Alberto Hernández Sarduy, viajaron a El Salvador para reunirse con Posada. Propusieron entonces a Posada la ejecución de un plan de asesinato al presidente de Cuba en el curso de la Cumbre Iberoamericana de Panamá.

Que en aquella reunión que se decidió que la FNCA iba a sufragar todos los gastos, tales como la compra de explosivos y armas, viajes, comunicaciones, alquiler de viviendas y pago de los ejecutores, para esta operación terrorista que terminó con la captura de Posada.

Mercenario de Playa Girón y agente de la CIA, “Pepe” Hernández participó en la creación del grupo paramilitar terrorista de la organización.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jean-Guy Allard

Jean-Guy Allard

Periodista canadiense radicado en Cuba. Es autor del libro “Auge y caída de Reporteros Sin Fronteras”.

Vea también