Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

En fotos, Ros-Lehtinen con Netanayahu cuando ordenó la masacre

| +

Ileana Ros NetanyahuConfirmado: Ileana Ros-Lehtinen, la congresista norteamericana que tanto quiere castigar a Venezuela bajo el pretexto de los “derechos humanos”, estaba en Israel inspeccionando instalaciones militares y abrazando a Benjamin “Bibi” Netayahu mientras el dirigente israelí ordenaba la operación genocida contra Gaza.

Fotos publicadas por la prensa de la nación sionista revelan una congresista sonriente, al lado del jefe de gobierno, el mismo que iba a desencadenar horas después el infierno en el cual morirían cientos de palestinos en sus casas destruídas por salvajes bombardeos.

La representante norteamericana aparece con su colega y socio Ted Deutch, en imágenes tomadas –no en un salón de protocolo como convendría– sino en una sala de briefing donde se hacen los meetings de estrategia.

Ya Ros-Lehtinen se encontraba en Israel hacía al menos 48 horas, si uno se guía por su ausencia en Washington. Durante este período de tiempo, no se publicó nada ni en EEUU ni en Israel. No cabe duda de que Ros-Lehtinen, máxima promotora en EEUU del material militar de punta proporcionado a los israelíes, dedicó este tiempo a un programa que le prepararon las autoridades militares donde cuenta con viejos conocidos, incluyendo al “Carnicero de Gaza”, Bugi Moshé Ya’alon, ahora ministro de Defensa.

El día mismo de su encuentro con el máximo jefe de la ofensiva militar israelí, la congresista se invitó en la recepción ofrecida por el embajador norteamericano Daniel B. Shapiro, con motivo de la fiesta nacional, celebrada con un día de antelación. En la actividad protocolar, también se apareció… Netanyahu.

En su discurso, el primer ministro celebró los lazos que unen EUUU a Israel, y agradeció al embajador Shapiro, diplomático de cultura judía. Señala un artículo de la prensa local: “De hecho, debido a su fluidez en hebreo y árabe y a su educación judía bien redondeada –incluyendo la capacidad de leer la Torá– Shapiro se adapta cómodamente a cualquier sector de la sociedad en Israel, y se proyectaron videoclips de sus viajes por todo el país, que demostraron el grado en que se ha integrado en todos los estratos de la sociedad”.

A su regreso a Washington, Ros-Lehtinen reveló su viaje al país sionista, con unos cuantos días de demora, al presentar un proyecto de ley atacando a Hamas como responsable del ataque israelí que ya alcanzaba toda su violencia.

“Fue en un viaje oficial de investigación que Ted y yo llevamos a Oriente Medio a principios de este mes, donde nos dimos cuenta de lo importante que es la resolución. Mientras estábamos allí, Hamas ya había comenzado a aumentar la frecuencia de sus ataques indiscriminados con cohetes contra Israel”, dijo antes de seguir con invenciones a su manera: “El primer ministro Netanyahu se vio obligado a responder, pero dejó claro desde el principio que el objetivo era restablecer la paz y la seguridad para el pueblo de Israel“.

En el lapso de tiempo entre su viaje a Tel Aviv y su regreso al Capitolio, Ros-Lehtinen dedicó mucho tiempo a este tema. Se entrevistó sucesivamente con el embajador israelí en EEUU, Ron Dermer; habló ante una sección juvenil del AIPAC –el potente lobby judío que engrasa los fondos electorales–  y se reunió con activistas de una organización sionista.

En su manipulación de la información, una vez más, Ros-Lehtinen demuestra que es todo lo contrario de lo que el ciudadano medio norteamericano considera un político decente. Con Venezuela, como siguió haciéndolo ferozmente desde su primera elección a la Cámara de Representantes, actúa a favor de intereses particulares, siempre vinculados a las oligarquías o a las grandes corporaciones.

Observa la misma “ética” de su colega y gran amigo Bob Menéndez, a quien solo hace falta ser expulsado del Capitolio a patadas por deshonrar a lo que se pretende la máxima institución de la llamada democracia norteamericana.

Después de todos estos hechos revelados a pesar de las trampas del aparato de desinformación “occidental”, una pregunta surge: ¿Para quién trabaja Ros-Lehtinen? ¿A quién benefician sus actividades? ¿Actúa como representante del pueblo norteamericano o como agente de Israel y del gran capital?

AIPAC

AIPAC, el potente lobby judío que engrasa los fondos electorales.

Ros-Lehtinen embajador

Ros-Lehtinen junto al embajador norteamericano en Israel.

Ileana Ros judíos Ros-Lehtinen

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jean-Guy Allard

Jean-Guy Allard

Periodista canadiense radicado en Cuba. Es autor del libro “Auge y caída de Reporteros Sin Fronteras”.

Vea también