Imprimir
Inicio » Fotorreportajes, Entretenimiento  »

La música de la tendedera

| 10

Con su lente que mira y atrapa donde otros quizás no vean nada hermoso, el amigo Kaloian atrapó y me hizo llegar imágenes de tendederas en Caibarién, ese pueblo de pescadores al centro de la Isla.

Y no sabe hasta qué punto tan dormido de mi espíritu llegó con su obturador, pues a ese lugar estaba unido por sus raíces mi abuelo paterno, quien, según me han contado, conocía el secreto de la carpintería y los misterios con los cuales se hacían las embarcaciones.

El solo nombre de Caibarién me enternece. Y de especial modo, si de pronto un amigo me muestra a ese universo con sus tendederas al aire libre, como para recordarme que el cubano gusta de orear sus cariños y costumbres leves, sin que por eso sienta la menor vergüenza.

Las ropas en la tendedera son mapas de nuestras voluntades: gritan los colores alegres (así como solemos gritar con la voz, o con los ojos, o con las manos); provocan asombro por la ingeniosidad de que se haya acomodado mucho en poco espacio; y hablan de una pulcritud que a veces no se detiene ni ante un día plomizo.

Llenar tendederas es uno de nuestros actos más recurrentes y placenteros. El ritual se repite una y otra vez, con gran frecuencia, casi siempre con un lugar memorizado en la soga para cada atuendo (por lo general atuendo de las mil batallas); casi siempre con una paciencia que permite llegar hasta la última prenda del hogar.

La obsesión del cubano por el buen olor, por una limpieza a prueba de todos los golpetazos del trópico, tiene uno de sus puntos cardinales en ese cordel que sujeta las telas en las cuales dormimos los sueños, o con las cuales nos vestimos para trabajar, festejar, amar.

Las tendederas son como partituras que lucen sus notas en los espacios más urbanos y congestionados, y también en los más tranquilos y recónditos. Estarán siempre ahí, hasta el final de los tiempos, balanceándose en los escenarios del día a día como iconos invulnerables de la humildad y la transparencia.

Tenderas en Caibarién

Tenderas en Caibarién

Tenderas en Caibarién

Tenderas en Caibarién

Tenderas en Caibarién

Tenderas en Caibarién

Tenderas en Caibarién

Tenderas en Caibarién

Tenderas en Caibarién

Tenderas en Caibarién

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • unkas dijo:

    En Inglaterra no se puede colgar la ropa en la fachada hay que colgar por detras, y los sostenes calzoncillos y demas dentro, pero cuando entras en la casa estan colgados en la barandilla de las escaleras.
    Es mejor tender todo junto y que mas dara que te vean la ropa interior. ¿Es que los demas no tienen?
    Muy bonito todo de color por que aqui es negro, gris, azul oscuro

  • Juan Castro dijo:

    LAS TENDEDERAS: DE MIS RECUERDOS:

    VINO A MI MEMORIA EL PUEBLITO DONDE NACÍ ALLÁ EN NAYARIT, MÉXICO.
    HACE POCO MÁS DE SESENTA AÑOS MI MADRE TAMBIÉN ERA LA TENDEDERA DE LA ROPA DE SUS ONCE HIJOS MAS ELLOS DOS, PADRE Y MADRE.
    EN EL CORRAL DE LA VIEJA CASONA DE ADOBE Y LODO DONDE ELLA TENDÍA LA ROPA SE CONTABA UNA HISTORIA. ‘QUE SE APARECÍA UNA ANCIANA LLORONA’ NADIE DE LOS HERMANOS QUERIAMOS IR AL CORRAL PASADAS LAS SEIS DE LA TARDE.
    MI PADRE POR NECESIDAD FUE A LLEVAR PASTURA A LAS VACAS Y A DOS CABALLOS Y CUENTAN QUE SE ENCONTRÓ CON LA LLORONA, AQUELLO LO ESPANTÓ TANTO QUE DESENFUNDÓ SU PISTOLA HASTA VACIAR LA CARGA.
    AL SIGUIENTE DÍA SE TERMINÓ LA HISTORIA, EL VESTIDO DE MI MADRE QUE ESTABA EN EL TENDEDERO APARECIÓ ROTO, LAS BALAS QUE MI PADRE SOLTÓ HABÍAN DADO EN EL BLANCO. !QUE CLASE DE PUNTERÍA! PERO A MI MADRE DE LOS DOS VESTIDOS QUE TENÍA SOLO LE QUEDÓ UNO.

    JUAN CASTRO
    TIJUANA, MÉXICO.

  • anibal dijo:

    Me recuerda las tendederas de Baracoa ademas de las jovenes lavando ropa en el Rio Miel a la entrada de Baracoa,era un paseo ir acompañando a las amigas a lavar. Eso nos muestra como es el cubano sin perjuicios banales como son nuestros paises donde todo es secreto,escondido,sordido,por ello cubanos cuiden lo que tienen y sean felices,ya que la felicidad no es por tener mas cosas materiales,si no que eso esconde la pobreza espiritual.En Cuba vivi con orgullo dignidad,y muy feliz, gracias al pueblo y a la revolucion. GRATITUD ETERNA AL PUEBLO DE CUBA,

  • Emilio Caro Reyes dijo:

    Oye, cada día lo hacen mejor, GRACIAS

  • Jesus Del Rio dijo:

    Aquí en Nueva York muchas gentes colgaban sus ropas en el fire escape (escaleras de escape) de los edificios hasta que pasaron una ley, hace años ya (quizas fue en los 70s)en contra de esa costumbre porque dizque afeaba a la ciudad. A mí siempre me gustó esa práctica porque le daba color a la barriada y hasta le agregaba algo más humano a una ciudad tan altamente capitalista, de un estado imperilaista (Empire State).

    Grácias… Los fotoreportages son bonitos y necesarios. No me los pierdo en Cubadebate.

  • Teice dijo:

    Gracias a Cubadebate por traerme tan gratos recuerdos…Yo tendia la ropa lavada en una azotea de una segunda planta en mi linda ciudad Pinare?a…Recuerdo que la tendia de mayor a menor,pieza por pieza y cuando terminaba parecia una escalera;disfrutaba mucho cuando eran batidas por el aire porque sabia que podia recogerla temprano y que el sol no me las da?ara tanto,al final de la tarde subia y alli mismo la doblaba en una rustica mesa que teniamos para ese proposito,me quedaba horas mirando el paisaje que desde esa altura se veia !!!Que Feliz me Sentia!!!…Un dia lluvioso,apurada subi a recoger la ropa y resbale por la escalera desde el tercer escalon del segundo piso,mi nariz sangraba a borbotonez,mi vecino(como si fuera mi hermano,lo adoro) corrio y en una bici me llevo al Hospital,me dieron 8 puntos y hoy tengo una peque?a cicatriz a penas perceptible, pero si con secuelas porque no tengo olfato…Pero soy tan Feliz de tener en mi memoria tan inolvidables recuerdos de mi Cuba Bella…Gracias.

  • Jorge Braulio dijo:

    Día de lavar.
    Bajo la tendedera
    aguarda el gato.

    Ropas al sol.
    Vela el gato las hojas
    que se deslizan.

  • Mercedes dijo:

    ¡Fabulosas tendederas!, le dan mil veces alante a las de “sábanas blancas colgando en los balcones”, de La Habana Vieja. Muy buenas imágenes.Los felicito por seleccionar este fotorreportaje de mi colega de la Villa Blanca. A este sitio le vienen muy bien trabajos con perfil semejante. Gracias por facilitarme la lectura.
    Mercedes

  • teresita mayans dijo:

    Soy cangrejera. Nací es Maceo y Falero pero viví en Cuba 53 y 61. Mi bodega, la de Cuéllar y después El Curro. Asidua al Yatch Club y Playa Militar. Jugué basket ball y natación. Mi colegio el de “mi papá” Mayans, después el Presby y Primaria Superior, Inst. de Remedios. Piano con Tina Montalván. Mis amiguitoas/os Marinita, Zoraidita Ferrer, Luisita Bofill, muchas. Lenis Loira, Alejo y Peruchín Escala, Chichio, Larica, Armidia, en la Bolero competí con Dulce Prada, Raquel Mena y Berta Negrín. Me gustaba el Chalet de Digna Castro. El chalet Brisas delMar era una joya. El parque una bendicion, e cine Cervantes y A mérica divinos, el Café de Elorrieta muy rico y la fonda de Comas maravillosa !que tiempos aquellos! el muelle Amarillo y Chicola con su enorme pil de arena.
    Teresita Mayans

  • Kay dijo:

    Por Dios !!!!! a pesar que respeto muxisimo los comentarios de todos y a pesar que a muxos les cause gracia y les traigan incontables recuerdos, por favor vamos a civilizarnos un pokito ………..las tendederas asi a pleno aire libre son un horror y contribuyen a afear el ornato publico!…para mi es algo extremadamente desagradable!!!! aqui en cuba deberia existir una ley que tambien las prohiba……por su puesto eso implicaría poder tener acceso a secadoras d ropa! (aunque sea en lavanderías)SI AL DESARROLLO!!!!!!!!!!!!

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Alina Perera Robbio

Alina Perera Robbio

Es periodista cubana, columnista de Juventud Rebelde y colaboradora de Cubadebate. Ha ganado múltiples premios de periodismo en los certámenes anuales del país. Es autora del libro “Buscándote, Julio”, y coautora de “Voces del milagro”, “Niños del milagro”, “La maldición del avetruz” y “La cuadratura del círculo”.

Kaloian Santos Cabrera

Kaloian Santos Cabrera

Kaloian Santos Cabrera es fotorreportero, colaborador de Cubadebate. Trabaja en Juventud Rebelde.

Vea también