Imprimir
Inicio » Fotorreportajes  »

Gotas de luz

Publicado en: Detalles
En este artículo: Cuba, Fotografía, Medio Ambiente
| 15
Gotas de lluvia. Foto/ Heidi Calderón Sánchez./Cubadebate

Gotas de lluvia. Foto/ Heidi Calderón Sánchez./Cubadebate

Se dice que de una gota de agua surgió la vida, y que cada gota de agua es un mundo por la complejidad microscópica que en ella habita, pero lo más tangible y cotidiano de una gota de agua es la imagen que refleja luz.

Cada glóbulo de lluvia recuerda su significación para la agricultura y el desarrollo que las civilizaciones antiguas le concedieron, cuando escogieron las orillas de los ríos para el nacimiento de las más grandes ciudades.

En Egipto, por ejemplo, las urbes surgieron en las riberas del Nilo, en Mesopotamia crecieron a orillas del Tigris y el Éufrates, en el norte de China a orillas del Río Amarillo.

Gran número de teorías cosmogónicas de pueblos de Asia y África, afirman que la vida surgió del agua y le conceden también importancia a la luz esta transformación.

La ciencia moderna confirma que del agua surgió la vida y que es esencial para perpetuarla, aunque podría ser también causa de muerte del hombre moderno por el uso indiscriminado que hace de este recurso natural.

Encontrar la belleza en lo más simple puede ser una excusa para recordar la importancia de preservar los elementos más importantes para la existencia de vida.

Gotas de lluvia. Foto/ Heidi Calderón Sánchez/Cubadebate

Gotas de lluvia. Foto/ Heidi Calderón Sánchez/Cubadebate

Gotas de lluvia. Foto/ Heidi Calderón Sánchez/Cubadebate

Gotas de lluvia. Foto/ Heidi Calderón Sánchez/Cubadebate

Gotas de lluvia. Foto/ Heidi Calderón Sánchez./Cubadebate

Gotas de lluvia. Foto/ Heidi Calderón Sánchez./Cubadebate

Gotas de lluvia. Foto/ Heidi Calderón Sánchez./Cubadebate

Gotas de lluvia. Foto/ Heidi Calderón Sánchez./Cubadebate

Gotas de lluvia. Foto/ Heidi Calderón Sánchez./Cubadebate

Gotas de lluvia. Foto/ Heidi Calderón Sánchez./Cubadebate

Gotas de lluvia. Foto/ Heidi Calderón Sánchez./Cubadebate

Gotas de lluvia. Foto/ Heidi Calderón Sánchez./Cubadebate

Gotas de lluvia. Foto/ Heidi Calderón Sánchez./Cubadebate

Gotas de lluvia. Foto/ Heidi Calderón Sánchez./Cubadebate

Gotas de lluvia. Foto/ Heidi Calderón Sánchez./Cubadebate

Gotas de lluvia. Foto/ Heidi Calderón Sánchez./Cubadebate

Gotas de lluvia. Foto/ Heidi Calderón Sánchez./Cubadebate

Gotas de lluvia. Foto/ Heidi Calderón Sánchez./Cubadebate

Gotas de lluvia. Foto/ Heidi Calderón Sánchez./Cubadebate

Gotas de lluvia. Foto/ Heidi Calderón Sánchez./Cubadebate

Gotas de lluvia. Foto/ Heidi Calderón Sánchez./Cubadebate

Gotas de lluvia. Foto/ Heidi Calderón Sánchez./Cubadebate

Se han publicado 15 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Car dijo:

    eso es extraer la belleza de lo diminuto

    • gilberto dijo:

      porque Lo Pequeno es Grande

  • germinalpu dijo:

    No solo nos debe sensibilizar la belleza y su significado vital,sino la necesidad de todos de ahorrar y no contaminar el agua,…….

  • Armando Rosabal dijo:

    En cada gota de lluvia se refleja la clara transparencia y sencillez del alma de la Autora “”Heidi””..

  • Ecologico dijo:

    “Lo esencial es invisible a los ojos”. Bonitas las fotos.

    Condensación y precipitación

    Gota de agua en el momento del impacto contra la superficie del agua.

    ¿Cómo se forman las gotas de las nubes? La condensación del vapor de agua en gotitas de nube se da sobre ciertas partículas de sustancias que tienen mucha afinidad con el vapor de agua. Estas partículas se llaman núcleos de condensación. Las moléculas de vapor de agua no son capaces de unirse en gotitas de agua por sí solas, necesitan de núcleos de condensación. (Por ejemplo: sal marina, productos de la combustión) Sin estos núcleos sería necesaria una humedad relativa del 300% para que el vapor de agua condensara en gotitas, cosa que nunca ocurre. La razón de ello es la necesidad del vapor de agua de vencer la tensión superficial de la gota que se opone a su aumento de superficie.

    Una vez que comienzan a formarse las gotitas de nube en torno al núcleo de condensación, el vapor de agua se condensa sobre el agua líquida que ya se ha formado. Decimos que hay saturación cuando el aire húmedo tiene una composición tal que está en equilibrio con una superficie libre plana de agua pura que tenga la misma temperatura que el aire. Que exista equilibrio significa que no hay transferencia neta de moléculas de vapor de agua a la superficie de agua, ni por el contrario, del agua hacia el vapor del aire. Este equilibrio se da con el 100% de humedad relativa.

    Pero el agua de las gotitas no es pura desde el momento en que se necesitan núcleos o partículas higroscópicas para formarse, por lo tanto el equilibrio o saturación se alcanza antes de llegar al 100% de humedad relativa. A este efecto se lo llama efecto de la sustancia disuelta. A medida que la gota crece, la sal se diluye y la gota comienza a comportarse como si fuera agua pura. Por lo tanto este efecto tiene importancia sólo al principio del proceso.

    El efecto de la sustancia disuelta tiene en contra otro que es el de curvatura. Cuando las gotas son pequeñas la tensión superficial es apreciable y la “piel” de una gota se comporta como si fuera una membrana estirada, por lo tanto, es necesario hacer un trabajo para estirarla más; es decir que se opondrá al depósito de nuevas moléculas de vapor mientras la presión de vapor no sea más grande que la de saturación correspondiente a una superficie plana de agua. Es decir, necesita humedad relativa superior al 100%, comentado anteriormente. A medida que la gota crece, el efecto de curvatura disminuye y tiende a anularse. A partir de los 2 ó 3 micrones de radio, la gota se comporta como si tuviera superficie plana.

    En resumen, la condensación comienza sobre los núcleos de condensación más grandes y activos. Las gotitas crecen hasta alcanzar un tamaño máximo en la nube cuando la humedad es de cerca del 100%. El efecto de soluto tiene en contra el de curvatura y por eso los núcleos pequeños y menos activos no entran en juego, por lo tanto el número de gotas de nube por unidad de volumen es menor que el número de núcleos. Hemos, pues, explicado la formación de las gotas en una nube. Teniendo presente que para humedades relativas superiores al 100% se produce la precipitación, sería conveniente estudiar los factores que hacen que una masa de aire modifique su humedad relativa. Lo cual nos lleva al siguiente punto.

    En la atmósfera, ¿cuáles son los procesos que causan condensación y sublimación, es decir, que producen nubes? Son, sobre todo, los ascensos de aire. Cuando el aire asciende se expande (a mayor altura, menor presión) y por ello se enfría. El aire frío admite menos vapor de agua que el cálido; por este motivo, pronto la burbuja se saturará de vapor de agua y empezará a producirse la condensación, o la sublimación si la temperatura de parte de este volumen es muy baja: habrá nacido una nube.

    Únicamente nos falta saber qué mecanismos producen ascensos de aire en la atmósfera. Son cuatro: la convección, la orografía, las depresiones atmosféricas y los frentes.

    Convección: Pues bien, el aire caldeado al estar en contacto con superficies muy calientes se eleva, se enfría progresivamente y como aumenta su humedad relativa el vapor de agua se condensa. El aire frío superior reemplazará el vacío que ha dejado en superficie el aire caliente ascendente. De este modo se crea una célula convectiva o térmica.

    Orografía (efecto barrera y, su contrapuesto, efecto Foehn o chinook): El efecto barrera es el que sufre el aire frío y cargado de humedad al ascender en altura por causa de la presencia de un relieve. Ese ascenso le hace perder temperatura y por lo tanto aumenta la humedad relativa hasta, saturarse y hacer que llueva. El efecto Foehn (o Föhn) es el contrario. Una vez que el aire se ha secado (viento seco y cálido) en la vertiente de barlovento, pasa la cima y desciende por la ladera contraria provocando vientos muy fuertes, secos y cálidos. En Estados Unidos se llama efecto Chinook.

    Wikipedia.

  • jose antonio dijo:

    Esparcir la belleza mejora a los hombres, algo así nos lego nuestro Martí, que bueno constatar que dese el arte se invita a la reflexión, hermoso lo que veo…felicidades

  • Karina dijo:

    Las fotografías son espectaculares , felicito a la fotógrafa, pues algo tan hermoso no se puede dejar pasar.
    Saludos a todos, te tengan un buen día…

  • Deysi dijo:

    Hermosa y bellas las fotografias.

  • Marta dijo:

    Realmente bello

  • zuli dijo:

    bonitas fotos
    bonita camara

  • Maravilla dijo:

    qué cosa tan tierna, este es uno de los fotorreportajes que ma’s me han cautivado, gracias Heidi, sigue mostrando los espléndidos detalles de la creación de Dios.

  • Maria Victoria Valdes Rodda dijo:

    De una belleza que sobrecoge. Excelentes fotos.

  • Maritza dijo:

    Preciosassssssssssss, y despues dicen que no hay un creador. Gracias a Heidy por esas fotos, siempre contemplar la naturaleza reconforta el espiritud.

  • Karen G dijo:

    En cuanto vi estas fotos me impresioné debido a la sutileza que ellas poseen y al sosiego que causan en mí. Por favor continúen tomándolas.

  • lama dijo:

    Me han impresionados mucho las fotos, realmente tienen una belleza exquisita, hay alguna pagina en algun lugar donde podamos disfrutar tu obra.

Se han publicado 15 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Heidi Calderón Sánchez

Heidi Calderón Sánchez

Vea también