Opinión  »

| +

Hace unos días Bush realizó una maniobra de propaganda visitando durante un brevísimo lapso a las tropas que padecen los errores de sus jefes. Llegó, se retrató y salió a escape antes de que un cohete RPG-7 lo hiciera pedazos. Todo eso forma parte de la campaña electoral del 2004 para la cual los acólitos del neofascismo ya han montado una poderosísima máquina de propaganda, bien lubricada con los millones de las compañías transnacionales que han recibido contratos para la reconstrucción iraquí. Según el Washington Post ya el fondo de campaña cuenta con 105 millones de dólares y la publicidad »

Opinión  »

| +

La explosión ocurrida en Riad, la capital de Arabia Saudita, el pasado sábado dejó un trágico resultado de 28 muertos y 122 heridos, según los conteos menos conservadores. Unos días antes la Embajada de Estados Unidos había cerrado sus puertas pues había sido advertida de la proximidad de un ataque de esta naturaleza. La monarquía saudita acusó a Al Quaida de haber instigado las arremetidas. La organización ha expresado su intención de derrocar a la casa reinante y ha rechazado su excesivo sometimiento a los gobiernos en Washington y su concesión de territorios árabes para instalar bases del imperio.