Imprimir
Inicio » Especiales, Entretenimiento  »

En territorio de monstruos

Por: Mailen Aguilera Rivas
Publicado en: Canal USB
| 7

Aún recuerdo los estremecimientos cuando descubrí qué era realmente “La cosa en el umbral” o la angustia opresiva por la cercanía de lo desconocido en “El color que cayó del cielo”. Entrar al universo de Howard Philips Lovecraft significaba vivir en una noche infinita, asediada por seres malignos o de otro mundo. Años después, pude conocer el otro rostro del también autor del poema “Sobre la creación de los Negros”, para quien su odio por lo diferente le hacía pintar de oscuro la piel a la mayoría de los villanos en sus historias.

Ello sirvió de inspiración para que el escritor norteamericano Matt Ruff escribiera en el 2016 la novela “Territorio Lovecraft”, obra en la cual se asienta la flamante realización de un equipo formado por figuras de renombre como Jordan Peele (Get out, Us) y J.J. Abrams (Lost, Star Trek Into Darkness, The Rise of Skywalker) en la producción y Misha Green (Underground) como guionista principal. La serie recrea las peripecias de la familia Freeman durante la década de los ’50, en un Estados Unidos marcado por las leyes Jim Crow de la segregación racial.

“Lovecraft Country” llamaban los seguidores del escritor a la región de Nueva Inglaterra por ser su lugar de origen. Hacia allí se dirigen Atticus Freeman (Jonathan Majors), el tío George Freeman (Courtney B. Vance) y su amiga Letitia Lewis (Jurnee Smollett-Bell), en busca del padre del primero, misteriosamente desaparecido. Se dirigen a un destino que afectará sus vidas y al resto de la serie, pues enfrentarán otro tipo de terror al que no están acostumbrados. A los anteriores, se suman veteranos de probada valía como Michael Kenneth Williams (Montrose Freeman), Aunjanue Ellis (Hippolyta Freeman) y Tony Goldwyn (Samuel Braithwhite).

Captura de la serie.

Así, la nueva producción de la cadena HBO apuesta por la combinación de géneros y por ello resulta difícil encasillarla. En un inicio, todo evidencia que será una recreación del universo gótico y angustioso de Lovecraft, el horror cósmico redimensionado en la segunda mitad del siglo XX. Pero luego se abre paso su otra faceta, la del supremacista blanco que no admite la diferencia. De ahí que podamos encontrar puntos en común con otras series como “American Horror Story” o “Supernatural”, pero también “When they see us” y “Roots”.

El personaje principal vive la contradicción de ser un veterano de guerra de raza negra que ama la literatura pulp [1] de terror y ciencia ficción. Sus autores de cabecera elevan al hombre blanco como estandarte del héroe correcto y en la novela su padre se encargará de desengañarlo: Lovecraft escribió su controvertido poema y John Carter, uno de los personajes representativos de Edgar Rice Burroughs, fue un soldado exconfederado, del ejército que luchó en la guerra civil por la extensión de la esclavitud.

En todo momento, Atticus trata de conciliar ambos mundos y ello se evidencia desde la primera escena. Al tener un sueño sobre el caos vivido por la guerra, se imagina al mítico monstruo Cthulhu y platillos voladores que dejan caer una Dejah Thoris de rasgos asiáticos en sus manos, pero también aparece Jackie Robinson, primer afroamericano en jugar en las Grandes Ligas de Béisbol.

No es de extrañar que sea Jordan Peele una de las mentes tras este proyecto. Con un estilo bien destacado en mezclar el horror con la denuncia social, “Lovecraft Country” se convierte en su nueva propuesta para criticar y reflexionar sin perder los requisitos del entretenimiento. Dicha heterogeneidad provoca que la serie evidencie más énfasis en el mensaje que en una rigurosa reconstrucción histórica.

Su banda sonora, por ejemplo, es una mezcla de géneros y épocas que va desde Etta James, B.B. King, Fats Domino y Dinah Washington hasta los más cercanos Rihanna y Marilyn Manson. Como cierre, la bellísima “Sinnerman”, de Nina Simone, en la voz de la cantante de jazz Alice Smith.

Captura de la serie.

Otro punto a favor de la serie ha sido su habilidad para mejorar las limitaciones del libro. Mientras en la obra literaria se concede prioridad a los hechos, la versión televisiva aporta la calidez humana que permite conocer más sobre las interioridades de los personajes. El apellido de la familia se cambia de Turner a Freeman y Ruby pasa de ser una camarera fracasada e introvertida a una cantante popular y tan carismática como su hermana Letitia, ambos ejemplos del empoderamiento social que les otorga el guion.

Asimismo, figuras como Horace Freeman y Caleb Braithwhite se sustituyeron por Diana y Christina respectivamente, en un intento por otorgarle más predominio a las figuras femeninas. En el texto original, los shoggoths (criaturas del bosque) nunca llegan a ser vistos, solo se siente su presencia. Por supuesto, para cumplir las exigencias del producto audiovisual, se explicitan más en la serie, acompañados de baños de sangre y hasta espeluznantes vampiros.

Sin embargo, como toda obra que se adapta al cine o la televisión, sufre también sus descalabros. El personaje de Christina Braithwhite, asumido por la exmodelo Abby Lee, no tiene la intimidante seguridad y perversión de su contraparte masculina en el libro que lo hace un adversario formidable. Para evitar los agujeros que tal cambio pudiera ocasionar en la historia, se le da por ello más relevancia al papel de su guardaespaldas William.

También se percibe el tratamiento estereotipado en exceso del problema de las razas, pues no existen personajes blancos con buenas intenciones (cuando en el libro, por ejemplo, los fantasmas de Hiram Winthrop y su hijo terminaron por aceptar a Letty en su casa y después ayudaron a los Freeman a enfrentar la supremacía de Braithwhite). Además, en el afán por mantener el ritmo sin altibajos, se resiente en ocasiones la esencia de la propia serie. En el capítulo 4, durante la búsqueda de las páginas perdidas de “El libro de los nombres”, el espectador parece estar asistiendo más bien a uno de los filmes de “Indiana Jones” o “Tesoro Nacional”.

Por suerte, el fin primordial de entretener no afecta la caracterización de cada personaje ni sus reacciones: si han sabido resistir por años la segregación, entonces están preparados para todo imprevisto sobrenatural también. La propia familia de los Freeman deviene reflejo del pasado histórico norteamericano. Montrose es un superviviente de la masacre de Tulsa de 1921, Atticus aún lleva las huellas de la guerra de Corea, el tío George dirige una agencia de viajes para personas de color que existió en la realidad y todos se ven afectados por las leyes Jim Crow, que estuvieron vigentes de 1876 a 1965. Constantemente se respira la tensión del odio, la amenaza de ser un desplazado y no solo por el color de la piel. Ruby confiesa en una de las escenas que no sabe qué es más difícil, si ser negro o ser mujer.

Sin lugar a dudas, “Lovecraft Country” se convierte en un fenomenal instrumento de crítica social. Un catálogo de pesadillas que pone en la misma balanza a criaturas sangrientas, ciudades crepusculares [2], logias sombrías y policías sin escrúpulos. Cualquier semejanza con los disturbios en torno a la muerte de George Floyd y el movimiento Black Lives Matter, no es solo una coincidencia.

Captura de la serie.

Entonces, la principal contribución tanto de la serie como del libro resulta conciliar las diferencias entre los monstruos de Lovecraft y los de su ideología. La muerte puede venir por igual de un engendro sin nombre que de un representante de la ley, dispuesto a disparar si encuentra personas indeseables para su comunidad. Por eso, y más allá del mero entretenimiento, hay que verla con los sentidos bien despiertos, en busca de las decenas de alusiones y mensajes que porta en cada capítulo. Desde el primero nos acercaba al pensamiento de James Baldwin, crítico social norteamericano, en el debate sobre la segregación racial que sostuvo en la Universidad de Cambridge el 18 de febrero de 1965.

No es perfecta, ni cuenta ya con las altas puntuaciones que la crítica le otorgó al empezar, pero “Lovecraft Country” sigue ahí para hacernos recordar, con sus monstruos de toda clase y gente dispuesta a enfrentarlos para cambiar el statu quo. Lo importante es no olvidar, aunque esté lejos de ser la manera más ortodoxa de rememorar el pasado. De ahí una frase del propio Baldwin que lo reafirma: La historia de los Estados Unidos es más larga, más grande, más variada, más bella y más terrible que cualquier cosa que alguien haya dicho sobre ella.

Notas:

[1] Literatura de consumo popular, semejante a las historietas, que versaba casi siempre sobre temas de ficción.

[2] Durante el período de las leyes Jim Crow, algunos estados asumieron disposiciones que alertaban a personas de raza no blanca de evitar pasar por varias ciudades al caer la noche.

Ficha técnica

Título: Lovecraft Country
Año: 2020
País: Estados Unidos
Duración: 60 min.
Dirección: Jordan Peele (Creador), Yann Demange, Daniel Sackheim, Cheryl Dunye, Victoria Mahoney, David Petrarca.
Guion:
Jordan Peele, Misha Green, Matt Ruff
Género: Serie de TV. Thriller. Drama. Terror | Sobrenatural. Años 50. Road Movie. Racismo. Drama sureño.
RepartoJonathan Majors, Jurnee Smollett-Bell, Courtney B. Vance, Michael Kenneth Williams, Aunjanue Ellis, Wunmi Mosaku, Jamie Neumann, Erica Tazel, Mac Brandt, Abbey Lee, Joaquina Kalukango, Alex Collins, Jamie Chung, Jonathon Pawlowski, Olaolu Winfunke, Jordan Patrick Smith, Lucius Baston, Tony Goldwyn, Michael Rose, Kevin Mulhare.
Productora:
Distribuida por HBOProductor: J.J. Abrams, Jordan PeeleBad Robot, Monkeypaw Productions, Warner Bros. Television.

En Picta:

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Joel dijo:

    En Estados Unidos se viene haciendo un buen trabajo en el cine y las series denunciando los temas raciales que no tienen el mismo resultado a nivel político. En series también está Watchmen, la nueva serie y The Green Book, esta última película buenísima, basada en hechos reales y un retrato perfecto de la situación en Estados Unidos.

  • guillermo ramirez dijo:

    Conozco bien las obras de H.P.Lovecraft,las lei en mi lejana juventud pero esta obra que comenta esta autora, me impresiona mas bien que "lleva agua al molino" de la "cultura" imperialista que trabaja por controlar las mentes de los pueblos ......y asi sojuzgarlos....

  • El Montero dijo:

    No pienso que el personaje se acerque ni por asomo al drogadicto, delincuente y antisocial que era Floid, el policia no actuó como debía, pero cuando lo interpeló Floid estaba delinquiendo y Black Lives Matter inició una protesta que se suponía fuera pacífica pero los antifaz y la izquierda lo convirtieron en un caos, donde asesinaron policías, ancianos y mujeres, quemaron autos y vandalizaron ciudades entera...no señora, la única coincidencia es el racismo de algunos hacia otros, y echarle sal a viejas heridas que algunos no quieren que sanen, estaría bueno matar a los españoles por lo que hicieron con los indios cubanos,¿o no?

  • Shinigami dijo:

    Me encanta esta serie. La considero entre lo mejor de este año. (No es que haya mucho que escoger) pero es una propuesta firme y interesante. Cuando muchas series solo pretenden entretener esta entretiene, divierte y enseña duro.

  • Lorena dijo:

    Está curiosa esta serie, sobre todo si se basa en los mundos de Lovecraft. Si partimos de que el mismo escritor era racista, lo que se nota en fragmentos de casi todas sus obras, cuando se refiere de forma despectiva sobre los mestizos, a quienes siempre los relaciona con prácticas de brujería, que además tienen un comportamiento agresivo y estas generalmente asociados a trabajos fuertes y otros más parecidos a la esclavitud.

  • JorgeSS dijo:

    Hola. Y si en alguno de sus escritos le ceden un espacio para hablar de las aventuras que ponen en nuestra TV a las 7:30... De las cuales nunca se promociona o se habla de ella , al menos digan que comenzó algo nuevo....Porque bastante que se habla con antelación de las novelas que se estrenarán próximamente.

  • Emeregildo dijo:

    De la serie fracasos de hbo, raised by wolves, y la aclamada y ...oscura historia ,de lovercraft?

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Mailen Aguilera Rivas

Licenciada en Periodismo. Profesora de Periodismo en la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas. Máster en Historia y Ciencias de la Comunicación.

Vea también