Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

El boxeo soy yo (+ Fotos y Video)

| 22 |

Eligio Sardiñas, Kid Chocolate, tuvo 297 peleas y solo perdió diez. Foto: Boxing Hall of Fame.

Fue el más grande de los boxeadores cubanos. El más popular. El de mejores récords. El que más dinero ganó. Eligio Sardiñas, el hombre que hizo célebre el sobrenombre de Kid Chocolate, está considerado entre los diez grandes peso pluma de todos los tiempos y podía repetir con razón: El boxeo soy yo.

Fue un artista del ring y aprendió sus lecciones con los grandes boxeadores de la historia, cuyas películas estudiaba. Un boxeador de velocidad extraordinaria y habilidad fantástica. Tenía, sin embargo, un defecto físico: su brazo izquierdo era más corto que el derecho.

Nació en La Habana el 28 de octubre de 1910 y murió en la misma ciudad, el 8 de agosto de 1988. De niño, fue vendedor de periódicos. Se inició en el boxeo con 12 años, en 1922. Ganó entonces el campeonato auspiciado por el periódico La Noche. Como amateurs intervino en cien peleas y las ganó todas; 86 por K. O, y las otras, por decisión de los jueces. Como semiprofesional, derrotó al campeón metropolitano de Nueva York y enseguida pasó al profesionalismo. Por su primera pelea como profesional devengó 32 pesos, y 40 por el primer combate que sostuvo en EE UU. Siete meses después recibía 17 500 dólares por su enfrentamiento con Bushy Graham y, en junio de 1929, justo al año de su debut en Norteamérica, su presencia batía el récord de taquilla en el Polo Ground. Más de 66 000 personas fueron a verlo pelear. Pagaron por las entradas 215 624 dólares, de los que correspondieron al boxeador cubano 50 000, la mayor cantidad de dinero pagada a un peso pluma en toda la historia del boxeo hasta entonces.

En sus días de esplendor, Eligio Sardiñas, Kid Chocolate, tuvo 297 peleas y solo perdió diez. En sus diez apariciones en el Madison Square Garden llevó más de un millón de dólares a las taquillas. Fue sin dudas el cubano más taquillero. En trece peleas hizo una bolsa de 243 800 dólares. Alcanzó los honores máximos del boxeo y estableció el récord de ganar 169 peleas en sucesión.

Kid Chocolate con su mujer en Madrid. revista deportiva AS, año 1933.

Hizo un desastroso viaje a Europa y fue noqueado por primera vez en noviembre de 1933 cuando se enfrentaba a Tony Canzoneri. Enfermo y debilitado por la sífilis ya no sería nunca más el que fue. Aún así, en 1938, propició una recaudación de 10 000 pesos en el estadio de La Tropical, cuando derrotó a Fillo Echevarría. El 17 de diciembre del propio año, luego de su pobre exhibición frente a Nicky Jerone, su manager Pincho Gutiérrez lo obligó a retirarse.

Canzoneri fue una piedra en su zapato. El Kid siempre sostuvo que el primer combate él se lo ganó al ítaloamericano. Fue un combate cerrado que dejó una estela de inconformidad cuando declararon a Canzoneri ganador. A partir de entonces volver a medirse con Canzoneri fue casi una obsesión. Y Canzoneri, que era un púgil de solo 5 pies con 4 pulgadas de estatura, lo mandó a la lona con su pegada descomunal a los pocos minutos de haberse iniciado el combate.

La enfermedad, que se le diagnosticó en momentos en que no había medicamento adecuado para combatirla —solo el arsénico— lo derrotó finalmente. El campeón, que solía repetir “El boxeo soy yo” y que ganó una fortuna con sus pelas, terminó como entrenador y en la pobreza.

Una tarde compartía con un grupo de admiradores y amigos en la bodega de San Rafael y Hospital. Rememoraba las grandes bolsas que le reportaron sus peleas con Berg, Singer y Canzoneri, y cómo jamás se olvidó de la niñez desvalida. Cuando los muchachos lo veían aparecer en su Cadillac, corrían tras él y Chocolate repartía entre ellos hasta la última moneda que llevaba en el bolsillo. Uno de los presentes se aventuró a decirle:

—Caramba, campeón, si hubiera ahorrado algo, hoy no estaría en la miseria.

Fue como si le clavaran un gancho al hígado. Chocolate se despegó de la barra, miró de arriba abajo a su interlocutor, le puso una mano en el hombro y le preguntó:

—¿De dónde sacas tú que yo estoy en la miseria?

Confundido, el intruso trató de disculparse, pero el Kid no le dio tiempo.

—Apréndete bien esto y que no se te olvide jamás. Muchos de los que se llaman ricos hicieron su fortuna a costa del dolor y del llanto ajeno. Yo, que no amasé fortunas con el sufrimiento de nadie, sino con mi esfuerzo y mi sudor, me sentí dichoso proporcionando felicidad a los demás.

Apuró el trago y volvió a la carga.

—Ahí tienes la diferencia entre un rico pobre y un pobre rico. Los que juegan en la primera novena, toman pastillas para dormir. Yo, que con mi dinero repartí alegrías, me siento millonario y duermo a pierna suelta porque todavía disfruto del más grande de todos los tesoros: el calor de mi gente.

El hombre todavía insistió en disculparse, pero Chocolate no le dio tregua.

—A quien te diga que Chocolate vive en la miseria, dile que es mentira. Que aun sin un centavo, Chocolate sigue siendo rico.

Kid Chocolate alcanzó los honores máximos del boxeo y estableció el récord de ganar 169 peleas en sucesión. Foto: Alchetron.

Kid Chocolate. Foto: Alchetron.

En video, Kid Chocolate vs Canzoneri en el Madison Square Garden (1931)

Se han publicado 22 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Don Vicente Antonio de Castro y Bermúdez dijo:

    Muchisimas gracias Don Ciro Bianchi,que seria de nosotros sin sus articulos de los viernes,creo que usted le da vida a este sitio digital.Saludos cordiales de alguien que lo admira y defiende su obra pues si creo en ella.

  • maaria dijo:

    esa es nuestra cuba,ese es nuestro cubano 100%

  • RARJ dijo:

    Amigo Ciro, ¿es verdad
    Que al Kid había que ponerle
    Guantes blancos para verle
    Los golpes con claridad?.
    Tenía gran velocidad,
    Eso se sabe. En el ring
    Dejaba al contrario sin
    Opciones, muerto en un banco.
    Pero eso de los guantes blancos
    ¿Es de verdad o es cuentín?

  • MAC dijo:

    No sé como a este púgil fuera de serie no se le ha hecho una película que aborde toda su biografía, este es uno de los símbolos de nuestro deporte cubano.

  • José Luis morales dijo:

    Para mi ha sido el unos de los hombre más grande que a dado el boxeocubano en toda su historia

  • El_Isabelino dijo:

    Honor a quién honor merece!!! este es cubanazo de esos que no mueren más que rico o pobre eres eterno campeón el gran Kid Chocolate… Quisiera ver todas sus grabaciones la historia de nuestro boxeo cubano es sin dudas un orgullo para este pueblo.

  • Men dijo:

    … por supuesto que no lo vi boxear, todo lo que sé de él es lo que he leído o escuchado, pero lo que más se le parece y si lo vi de principio a fin en los últimos 60 años se llama Adolfo Horta, la cúspide de la técnica y velocidad infinita, incluso diría que lo más parecido a Horta en sus tiempos fue Sugar Ray Leonard y todos saben la extraodinaria carrera que hizo profesionalmente este boxeador estadounidense campeón olímpico de Montreal 76 frente al cubano Andrés Aldama, todos sabemos que de haber sido profesional muchos récords hubieran caído, mis respetos para este boxeador fuera de liga,,,,saludos,,,,,

    • yoco dijo:

      Sugar Ray Leonard (Wilmington, Carolina del Norte, 17 de mayo de 1956) es un ex-boxeador profesional estadounidense primero en la historia del boxeo profesional que logró títulos mundiales en cinco categorías, y considerado uno de los más populares y exitosos boxeadores de todos los tiempos.[1]

      Su carrera de amateur fue completamente sólida e inigualable ganando muchos campeonatos, entre ellos una Medalla de Oro en los Juegos Olímpicos de Montreal 1976, y obteniendo un récord de 145-5, 75 por KO.

      Logra su consolidación definitiva tras vencer al por entonces campeón mundial Welter del WBC, Wilfred Benítez.

      En junio de 1980, decide medir fuerzas con Roberto «Mano de Piedra» Durán, protagonizando la denominada «Pelea del Siglo». Pero surgió la sorpresa y el panameño, en uno de los más emocionantes combates recordados, gana con toda justicia. La euforia por otra pelea fue tal, que se organizó la revancha en noviembre de ese mismo año, en donde Leonard recuperaría el Título Mundial, luego de que Durán se negara a seguir la pelea transcurriendo el octavo round en una pelea donde Sugar pidió un entarimado tamaño especial 21 x 21.

      En 1981, nuevamente edita uno de los combates más emocionantes de la historia del pugilismo, ante Thomas Hearns, para unificar los títulos WBC y WBA de los Welters. En el asalto 14, y tras unas durísimas combinaciones, el árbitro se ve obligado a detener el combate ante la superioridad manifiesta de Sugar. Tras el triunfo es considerado el mejor Peso Wélter de la historia.

      En febrero de 1982, los médicos descubren que Leonard tiene un desprendimiento de retina, por lo cual no puede seguir peleando. Ahí aparece su primer retirada del boxeo. Retornó el 11 de mayo de 1984, noqueando a Kevin Howard en nueve episodios y volvió a desaparecer de los cuadriláteros hasta que tres años más tarde sorprendió al mundo del deporte una vez más, cuando se anunció que pelearía contra el campeón mediano Marvin «Marvelous» Hagler. El combate generó un enorme interés, y se anunció como la «Súperpelea de los ’80». Ante todos los pronósticos, y en una espectacular pelea, Leonard era declarado nuevo campeón de Peso Mediano del mundo, por decisión dividida, que significó su tercera coronación en diferentes categorías.

      Tras otro anuncio de retiro, en noviembre de 1988 regresa, peleando con Don Lalonde, pero es tirado en el cuarto round por un corte en la nariz. Sin embargo se levanta y lo noquea en el noveno round, ganando 2 títulos en una sola pelea, el de Peso Mediano y Liviano.

      En 1989, reedita sendos clásicos ante Thomas Hearns y Roberto Durán, empatando con Hearns y derrotando a Durán por puntos. Mas sin embargo el 9 de febrero del año siguiente un joven Terry Norris, en uno de sus mejores momentos, gana por decisión unánime a Leonard dándole una paliza y, a juicio de algunos, perdonándole un KO. seguro en los últimos asaltos. El estadounidense volvió a anunciar su retirada.

      En 1997, a los 40 años, hizo su última aparición, siendo derrotado ante el entonces ex campeón mundial de peso ligero Héctor Camacho. Ese mismo año, Leonard fue incluido en el Salón de la Fama del Boxeo.
      Biografía
      Inicios

      El nombre de Ray le vino por la admiración de su madre Getha por el cantante Ray Charles. Leonard se interesó verdaderamente por el boxeo a los 14 años, después de probar en lucha libre, ballet, patinaje y gimnasia. Ray empezó a frecuentar el Centro de Recreo Palmer Park donde ayudaba como voluntario al ex-boxeador Dave Jacobs.

      El interés de Ray creció a medida que conocía este deporte y para acallar la voces críticas de su familia que le tildaban de «afeminado». Leonard entrenó con boxeadores mucho más fuertes y grandes que él, lo que le llevó a recibir muchas palizas, pero su calidad y su incremento de peso le hicieron convertirse en el amo y señor del gimnasio. Después de participar en varios torneos regionales fue incluido en la selección nacional, siendo menor de edad.

      Después de fracasar en su intento de participar en los Juegos Olímpicos de Múnich 1972 acudió a la cita en Montreal 1976 y logró la medalla de oro ganando en la final al cubano Andrés Aldama. Leonard peleó durante los Juegos Olímpicos con fotos de su hijo Ray jr. y la madre de éste, Juanita, en los calcetines. Este hecho, su forma de ser y su buena planta le hicieron ser el ganador olímpico más popular de Estados Unidos.
      Carrera Profesional
      Incursión al Profesionalismo

      No pensaba dedicar su vida al boxeo, pero por motivos económicos se pasa al profesionalismo Leonard en noviembre de 1976 y su primera pelea profesional es el 5 de febrero de 1977 ante Luis Vega, al cual vence por puntos en 6 rounds, ya con Angelo Dundee en su esquina y sin contrato con ningún promotor, cobró 40.000 dólares, récord para aquella época. Durante 1978 realiza 11 combates, con 6 victorias por KO. Al año siguiente 1979, tras realizar 9 peleas, venciendo 7 por KO. y de haber ganado los títulos de la Federación Americana de Boxeo y el título nacional y después de 25 peleas invicto, la pelea por el título mundial era una realidad, era el retador número 1 indiscutido.
      Su primera corona ante Wilfred Benitez

      Gracias a su gran momento boxistico, le llegó la oportunidad de disputar el título mundial welter del Consejo Mundial de Boxeo, contra el campeón Wilfred Benítez.

      Las negociaciones antes de la pelea fueron muy duras ya que Leonard pedía una cifra de siete cifras y la gente de Benítez exigía que el campeón cobrara una bolsa superior. Al final ambos boxeadores cobraron una bolsa superior al millón de dólares, récord en los pesos welters. Leonard ganó por nocaut en el 15º asalto en una precipitada decisión del árbitro, Carlos Padilla, que paró la pelea faltando pocos segundos para el final y cuando la decisión de los jueces era muy ajustada.

      Después de esta victoria en el Caesars Palace de Las Vegas, Leonard se casó con Juanita la madre de su hijo en enero de 1980. La primera defensa de Leonard fue Dave «Boy» Green, el cual sucumbió ante Leonard en el cuarto asalto.
      La rivalidad versus Roberto Durán

      La siguiente pelea de Leonard fue contra el imbatible campeón ligero desde 1972 hasta 1978, el panameño, Roberto Durán que tenía una derrota en 72 peleas 56 de las cuáles fueron por KO (22 en el primer asalto) y que poseía un estilo completamente opuesto al suyo.

      La pelea fue un éxito en taquilla sin precedentes y Leonard que era el favorito se llevó una bolsa de 9 millones de dólares. Durán provocó a Leonard antes de empezar la pelea insultándolo y renunciando a chocar los guantes. Durán salió al ring con la intención de convertir la pelea en una guerra y llevar a Leonard a su terreno y lo consiguió. La pelea se desarrolló con un ritmo muy alto y en la media distancia y allí Durán ganó la pelea por decisión unánime.
      Leonard en 2007.

      La revancha fue una de las más cortas en la historia del boxeo, solo 6 meses luego, dando cabida a muchas especulaciones hasta el día de hoy. Leonard aprendió de los errores de su primer enfrentamiento con Durán y no dejó que este entrase nunca en la pelea, Leonard se movió e hizo valer su velocidad y su excelente juego de piernas y en el octavo round Durán decidió abandonar la pelea argumentando un fuerte calambre estomacal debido a ciertos alimentos ingeridos antes de la pelea. Luego de esto Sugar Ray no le dio la revancha que Durán tanto deseaba sino hasta 9 años después Durán contaba ya con 38 años
      Campeón Mundial de dos categorías

      La siguiente defensa de Leonard fue contra Lary Bonds al cual ganó en diez asaltos. Leonard en una buena estrategia de despacho subió a los súper welters para ganar a Ayube Kalule, campeón de la Asociación Mundial de Boxeo y conseguir ese título sin perder su corona del Consejo welter.
      La emocionante pelea frente Thomas Hearns

      El 21 de septiembre de 1981 se llevó a cabo la ansiada pelea contra Thomas Hearns, para unificar los títulos del Consejo Mundial de Boxeo y de la Asociación Mundial de Boxeo en el peso welter. Hearns salió al ataque en esta pelea y corto a Leonard en el segundo asalto; Hearns dominó el primer tercio del combate. Sin embargo, Leonard empezó a recortar camino a partir del sexto round. En el decimotercer asalto, Leonard derribó en 2 ocasiones a Hearns, terminando el round visiblemente lastimado. En el decimocuarto asalto, una ofensiva de Leonard, provocó la detención del combate ante la sorpresa de muchos, pues llevaba claramente perdido el pleito por puntos.
      Primeros retiros de la actividad

      En febrero del año siguiente, ganó a Bruce Finch en el tercer asalto. Antes de defender sus coronas contra Roger Stafford, se le diagnosticó desprendimiento parcial de retina y anunció su retiro. En mayo de 1984, volvió a los cuadriláteros para ganar con muchos apuros a Kevin Howard. Leonard cayó en el cuarto asalto, la primera vez que caía en toda su carrera, y después de esa pelea, anunció su nuevo retiro de los cuadriláteros.
      La Superpelea frente a Marvin Hagler

      En 1986, anunció su regreso al boxeo con la condición de hacerlo con el campeón unificado, Marvin Hagler. La Federación Internacional de Boxeo y la Asociación Mundial, desposeyeron a Hagler del cinturón mundial y sólo el Consejo Mundial mantuvo a Hagler como campeón. Leonard se llevó 11 millones de dólares y Hagler 13 millones. Leonard ganó una pelea muy igualada y muy táctica en la que el público descaradamente a favor de Leonard influyó en los jueces, que dieron 115-113, 113-115 y un increíble 110-118.
      Título Mundial de los Supermedios

      Después de esta pelea ambos boxeadores anunciaron su retirada. En 1988, volvió al boxeo para medirse a Don Lalonde, campeón semipesado del Consejo Mundial y Leonard utilizó su astucia en los despachos para que la pelea se realizara en los límites de la nueva categoría de los supermedios y el Consejo Mundial reconociera esta pelea como título mundial, con lo que Leonard al ganar en el noveno asalto consiguió dos títulos del mundo de dos categorías, algo inaudito.
      Reedición de clásicos frente a Hearns y Durán

      La siguiente pelea fue contra el primer hombre en ganar cinco coronas mundiales en tantas categorías, Thomas Hearns. La pelea se escenificó en el Caesars Palace de Las Vegas el 12 de junio del 1989. La pelea fue un éxito en taquilla y aunque mucha gente creía que la pelea sería una decepción en vista de toda la parafernalia montada alrededor de la pelea, ambos púgiles no defraudaron y la pelea acabó en empate después de 12 asaltos sin tregua. Leonard cayó en el tercer asalto y en el noveno y aunque estuvo a punto de tumbar a Hearns y apretó mucho en los últimos asaltos, la pelea tenía que haberla ganado Hearns.

      El siguiente encuentro en el ring fue el final de la trilogía contra Roberto Durán en diciembre del mismo año. Leonard ganó a los puntos por decisión unánime en una pelea que dejó mucho que desear y donde el público abucheó a los boxeadores.
      Derrota frente a Terry Norris

      El 9 de febrero del año siguiente un joven Terry Norris en uno de sus mejores momentos ganó por decisión unánime a Leonard dándole una soberana paliza y, a juicio de algunos, perdonándole un nocaut seguro en los últimos asaltos. Después de esta derrota, Leonard volvió a anunciar su retirada.
      Retiro definitivo

      El 1 de marzo de 1997, con 40 años de edad, seis retirado del boxeo y después de haber entrado en el Salón Internacional de la Fama del Boxeo, perdió en Atlantic City por nocaut técnico en el 5º asalto en el peso medio ante el puertorriqueño Héctor Camacho, en un último intento de volver a sentir la gloria en un ring.

  • dayana dijo:

    Interesante historia… gracias Ciro….esperamos anciosos las próximas.

  • Nerelis dijo:

    Los últimos dias de su vida lo pasó en el hospital Benéfico Jurídico en la Calzada del Cerro, por esos dias yo tenia un familiar ingresado alli en el cuarto frente al suyo,y tengo recuerdos de el con su hijo que siempre lo acompañaba y fotos colocadas en las paredes de la habitación, de sus tiempos de boxeador, saludaba a todo el que se acercaba a conocerlo y aunque por aquel entonces solo era una adolescente me pareció alguien muy agradable y sencillo.

  • jose dijo:

    Aquel 8 de agosto de 1988 cuando se hizo publica la muerte de Kid Chocolate,lo primero que me vino a la mente mas alla del conocimiento de la magnitud de esta perdida era saber que Cuba poseia hasta ese dia a alguien que habia sido el maximo exponente y artifice del arte del boxeo.Nadie lo iguala y menos aun lo supera.Digo esto salvando distancias y epocas.No seria justo evaluar o juzgar lo azaroso de su vida personal.La sumio desde sus propias vivencas.Aun asi jamas olvido sus origenes y a ellos iba una y otra vez porque era un hombre de pueblo.De ahi su vocacion filantropica.La ultima vez que se le vio publicamente(al menos no conozco otro) fue durante la celebracion del 1* Campeonato Mundial de Boxeo celebrado en La Habana en el ano 74.Cuanta sencillez en un hombre lleno de glorias! Fue un momento emotivo.Para mi fue una inspiracion para intentar incursionar en este deporte aunque despues comprendi que jamas podria ser ni la sombra de este genio.Gracias a Ciro Bianchi por este trabajo que mas alla de reflejar una semblanza de este eterno campeon es un recordatorio que invita a que sintamos el inmenso y eterno orgullo de ser cubanos.Sin chovinismos

  • Javier dijo:

    Estamos esperando su pelicula.

  • Ernesto dijo:

    Gracias a Ciro, por tan buen articulo, es muy agradable leer sus trabajo, se aprende de la mejor manera posible, muy bonita la anécdota de la bodega,

  • Juan de Jesus Garcia Cardenas dijo:

    Es cierto Kid Chocolate no murio en la miseria. El mayor tesoro no es la fama ni el dinero,es como bien lo dijo:el calor de su pueblo que todavia recuerda al mejor boxeador cubano de todos los tiempos. Todo una leyenda. Gracias a UD profesor Ciro.

  • Santiaguero dijo:

    Nunca será suficientemente recordado este genio del cuadrilátero. Ahí les va un detalle. Kid Chocolate era un fracaso como entrenador, pues intentaba enseñarle a sus pupilos lo que solo él, por sus condiciones innatas, era capaz de hacer en una pelea. Lástima que no se conservan pelis suficientews para estudiar su estilo irrepetible en el ring.

  • Alejandro Chang Hernández dijo:

    Muy buen trabajo de Ciro, como todo lo que hace. !Cuántas enseñanzas nos deja con cada artículo! Soy un lector asiduo de esta sección. Felicidades por su trabajo

  • yoco dijo:

    Su debut como boxeador profesional, oficialmente, ocurrió el 8 de diciembre de 1927, cuando le ganó a Johnny Cruz por decisión, en La Habana. Sus primeros 12 retos, teniendo cinco victorias de nocaut.

    En 1928, viajó a los Estados Unidos y empezó haciendo campaña en Nueva York. Ganó sus primeros nueve retos, cinco por el nocaut. La única persona que pudo escapar del ring sin una derrota contra Kid durante ese palmo fue Joey Scalfaro.

    En 1929 empezó a reconocerse su nombre al entablar combates con figuras ya importantes. Tuvo 23 victorias continuado así invicto. También empezó a encontrarse a los buenos pugilistas, y entre ellos el campeón del mundo anterior Fidel LaBarba, pegados por una decisión en diez. También al futuro campeón del mundo Al Singer, por una decisión en diez igual, y además a Graham Espeso, Vic Burrone y Gregorio Vidal, a todos derrotó.

    En 1930, ganó dos veces de nuevo a Vic Burrone, como la parte de sus primeros siete retos. Fue entonces, cuando se enfrentó con Jackie Kid Berg, un inglesito de 27 años, quien se llevó el registro invicto de Kid Chocolate pegándolo en diez rondas. Después de tres luchas más que producían dos primero el nocaut redondo, gana y una pérdida de decisión en un diez rematch redondos con LaBarba. Ya para estos tiempos Chocolate, amante de la vida nocturna, de las noches de parranda y de las mujeres hermosas padecía de la enfermedad que se descubriría años más tardes y que aceleraría el declive de su carrera.

    Empezó 1931 ganando cuatro combates seguidos, después de subir en el peso a la división. Entonces, el 15 de julio de ese año ganó el título de campeón mundial al derrotar a Bennny Bass, en Filadelfia tras siete rounds para adueñarse así el título. Ese año perdió solamente ante Tony Canzoneri en un combate sin igual ante 19.000 aficionados.

    Empezó 1932 ganando sus primeras ocho peleas, incluso una defensa del título mundial en La Habana contra Davie Abad. Entonces, enfrentó nuevamente a Berg en un rematch, perdiendo de nuevo. Participó en siete combates más, alcanzando en éstos los títulos de Ligero Junior y Gallo, el noquear a Benny Bass y a Lew Feldman respectivamente.

    Kid retuvo su título del mundo, incluso una tercera pelea con La Barba, dos veces antes de abandonarlo mientras en el medio de una gira de boxeo por Europa que lo llevó a Madrid, Barcelona y París. Ganó todos sus combates en esa gira. Pero sufrió un severo retroceso el 24 de noviembre cuando fue derrotado en el segundo round por Tony Canzoneri al volver a América, entonces perdió su título mundial de Ligero, ante Frankie Klick un mes después, en Filadelfia.

    Su carrera estaba en declive, se descubre oficialmente que padecía de sífilis, pero todavía estaba ganando, en 1934 ganó 47 de sus próximos 50 combates hasta que se retirara finalmente en 1938.

    Durante toda su carrera boxística (1929-1939) que duró diez años, Kid Chocolate tuvo 136 victorias; de ellos ganó 51 veces por nocaut, solo perdió 10, entabló 6. Únicamente resultó noqueado por dos oponentes. Solía decir “El boxeo soy yo”.

    Actualmente su nombre está en el “Salón de la Fama del Boxeo Internacional” junto a Bass, Berg y Canzoneri. Kid Chocolate era un artista del ring, que aprendió sus lecciones de los grandes boxeadores de la historia y pasó en esas lecciones otros hombres como Ray Robinson. Fue un luchador relumbrante con una velocidad y habilidad fantástica. Un estudiante de boxeo podría aprender mucho estudiándolo. Está considerado entre los mejores 10 pesos pluma de todos los tiempos.

  • Godual Ávila Garrido dijo:

    Ciro, le estamos eternamente agradecidos por transmitirnos los detalles de épocas no vividas en todos los ámbitos de la vida.
    Kid Chocolate si era un boxeador que sabía pelear a la riposta, que sabía mover la piernas para esquivar los golpes, no como De la Cruz que en un combate se cae varias veces de forma estrepitosa porque no sabe hacer su estilo de pelea.

  • Orlando dijo:

    Gracias Ciro, súmele otra pelea y ganada por KO en la bodega de San Rafael y Hospital ante el intruso que fue derrotado sin tiempo a la recuperación. Chocolatico es orgullo del pueblo humilde y pobre. Es verdad se le debe mucho, merece una película al igual que a José Legrá el Puma de Baracoa.

  • Jorge R 09 dijo:

    Al Kid chocolate le dieron un nocaut recientemente, en este caso a la sala que llevaba su nombre cuando la demolieron para hacer un hotel.¿Qué va a hacer la empresa que lo hizo para restituirle a los cubanos de los municipios Habana Vieja y Centro Habana un area deportiva de similares características que además se siga llamando «Kid Chocolate»?. Vale la pena, como dice Calviño

  • Ray84 dijo:

    Fascinante historia de uno de nuestros atletas más exitoso… deberían proponerse hacer un excelente filme biográfico y que le dediquen recursos… Gracias Ciro por mantener el pasado fresco…

  • maria dijo:

    Ciro magnifico comentario como siempre, desearia saber que fue de la esposa de Kik la que aparece en la foto con el, si duraron mucho o no, como es que el llega a enfermarse, y cuente un poco mas sobre su matrimonio que en esa época estar casado con una mujer blanca no era cosa que se viera bien, si puede cuente mas, y como dijo un internauta seria buena que algun director de cine cubano hiciera una pelicula basada en su vida… Saludos.

Se han publicado 22 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ciro Bianchi Ross

Ciro Bianchi Ross

Destacado intelectual cubano. Consagrado periodista, su ejecutoria profesional por más de cuarenta años le permite aparecer entre principales artífices del periodismo literario en el país. Cronista y sagaz entrevistador, ha investigado y escrito como pocos sobre la historia de Cuba republicana (1902-1958). Ha publicado, entre otros medios, en la revista Cuba Internacional y el diario Juventud Rebelde, de los cuales es columnista habitual.

Vea también