Inicio » Cultura  »

La barrera subjetiva del color de la piel

Publicado en: NosOtros
En este artículo: Antropología, Cuba, Cultura, Racismo
12 enero 2012 | 65
autentica_cuba

...engendro reciente de publicidad banal denominada «Auténtica Cuba», algo más parecido al extinto partido político de Ramón Grau San Martín y con una tipografía que alude a la Coca-Cola, que a un programa pensado para promover lo más representativo y trascendental de la cultura nacional. Anti-ejemplos como ese deben avergonzar a cualquier cubano con un mínimo de dignidad por su cultura.

Entrevista con el Doctor y Profesor universitario Jesús Guanche Pérez

Rosa María de Lahaye Guerra.- Profesor, en esta primera entrevista del 2012, seguimos conversando sobre el tema racial que tan vigente lo notamos en el mundo académico, político y hasta en la realidad vecinal.

Jesús Guanche Pérez.- Para nadie es secreto que el racismo persiste, pero no de manera estructural como en determinados países, que tratan de exportarlo a nuestro contexto ⎯me refiero a los vecinos más cercanos del norte⎯, sino que se aprecia en el entramado social de manera diversa y multidireccional, se observa como prejuicio racial, que es una manifestación específica del racismo y se constata en actos declarados, opiniones y sentimientos, aunque no siempre publicados. El racismo y la discriminación racial son ilegales en Cuba, pero algo más de medio siglo de Revolución no bastan para eliminar la pesada carga de un flagelo identificado como el mito más perverso de la humanidad, pues si bien las «razas» en la especie humana no existen, si existe con una fuerza indeleble las desigualdades sociales y los criterios clasificatorios derivados de esas desigualdades.

R.M.L.G.- Estereotipos, prejuicios…

J.G.P.- Sí, sí. Existe la barrera subjetiva del color de la piel objetivada en prejuicios y juicios injustos sobre la diversidad fenotípica de las personas. Los estudios más recientes muestran, por ejemplo, el racismo y la ignorancia en el ámbito turístico y vale denunciar ese engendro reciente de publicidad banal denominada «Auténtica Cuba», algo más parecido al extinto partido político de Ramón Grau San Martín y con una tipografía que alude a la Coca-Cola, que a un programa pensado para promover lo más representativo y trascendental de la cultura nacional. Anti-ejemplos como ese deben avergonzar a cualquier cubano con un mínimo de dignidad por su cultura.

Estereotipos hay en todas direcciones, pero en Cuba, como en otros muchos países de América Latina, especialmente hispano y lusohablantes, decir mi negro, mi negra, mi chino o mi china, no tienen obligatoriamente una connotación racista, sino todo lo contrario, es un signo de afecto, de convivencia, aunque la persona designada no tenga nada de negro ni de chino; pero en otros contextos sociales también estos términos tienen una connotación despectiva, desde «blanco sucio» hasta «negro escandaloso», todo depende, no tanto del texto (discurso), como del contexto y del intertexto; es decir, de la situación particular en que el prejuicio racista se manifiesta.

Eso pasa también por el trauma personal e intergeneracional del supuesto «pelo bueno» y «pelo malo». Esa es una de tantas falacias del racismo y de las clasificaciones humanas a partir del fenotipo de los clasificadores. En ese sentido yo me pongo de ejemplo de tener pelo bueno y pelo malo. El pelo bueno es el que me puedo peinar y el pelo malo fue el de las entradas y la tonsura, pues ya se cayó. Los calvos tienen mucho más pelo malo que yo y los peludos mucho más pelos buenos, independientemente del color, la textura y el grosor. Por eso, pelo bueno es el que perdura en el cuero cabelludo y pelo malo es el que se cae por herencia, descuido o seborrea.

R.M.L.G.- Siento que el debate hierve, pero no cuaja… ¿qué estará pasando?

J.G.P.- Problema que no se identifica adecuadamente es como si no existiera. Tal como ha señalado en múltiples ocasiones el Dr. Esteban Morales, no podemos esperar a que los problemas nos den en el rostro o que nos lo impongan desde fuera. De igual manera que el tema de los derechos humanos, la homofobia, el matrimonio de personas con diversas opciones sexuales, la corrupción contrarrevolucionaria, la sociedad civil, el estado de derecho y otros, el tema del racismo y la discriminación racial hay que continuar abordándolo de frente y con todas sus aristas. Es necesario conocer tanto las intenciones y acciones de la denominada «afroderecha» para sembrar el odio, la desconfianza y la división entre los seres humanos de diversos fenotipos, como de la «afroizquierda» para reivindicar derechos humanos elementales como trabajo seguro, salud garantizada, acceso a los órganos de poder; y al mismo tiempo denunciar a los afrocomplacientes que cambian vergüenza y dignidad nacional por becas, eventos y viajes, o por besitos de piquito como certidumbre del entreguismo a quienes quieren imponernos sus problemas como si fueran los nuestros.

De igual manera que los temas de la representatividad según el color de la piel, a partir del talento y el trabajo, han sido tomados en consideración, como la diversidad religiosa, también habrá que colocar en la palestra pública la representatividad en los órganos de poder de los diferentes grupos humanos que viven en Cuba y no son cubanos de origen, pero están debidamente asociados y tienen a la Revolución Cubana como su Revolución. Si Cuba es de los países signatarios de la Convención de la UNESCO del 2005 sobre la diversidad de expresiones culturales, esa medida sería un acto de madurez política y una congruencia de respeto a la diversidad cultural. Eso superaría tanto la discriminación por fenotipos, identificada vulgarmente como «racial», como la discriminación étnica. Pues lo étnico no es la persona por fuera, por su apariencia, sino por dentro, por su cultura, por su lengua, por su lugar de origen, entre otros indicadores sobremanera estudiados por la antropología cultural, que marcan el derecho a la diferencia y que comúnmente los censos no recogen y que no están representados en los órganos del Poder Popular mediante su Asamblea Nacional.

De todos modos, el tema del racismo, como ideología, y la discriminación racial, como acción de esa ideología, hay que combatirla en todos los frentes, desde las personas con cargos públicos que impunemente se declaran racistas y que no siempre son denunciados, hasta los solapados que hacen más daño, pues demoran o retardan cualquier acción a favor de eliminar las desigualdades sociales y los accesos de la población más vulnerable a mejorar la calidad y nivel de vida.

R.M.L.G.- Pero, ¿y la concreción de las  acciones?

J.G.P.- Pienso que el asunto radica en no convertir el tema en una psicosis enfermiza y pasional, sino en un proceso de reflexión crítica colectiva y acción participativa a todos los niveles de la sociedad. El asunto no radica en un exorcismo de mea culpa, ni en importar miméticamente los problemas de otro país al nuestro, sino en propiciar que el partido-gobierno-estado identifique correctamente la diversidad del problema para facilitar soluciones duraderas y participativas a escala humana.

Este es un tema que desborda el simple color de la piel, aunque lo envuelve, y tiene que ver con las posibilidades y facilidades para el desarrollo sostenible desde el nivel local e insisto, a escala humana. Recordemos que el lineamiento 178 del VI Congreso del PCC, sobre la política agroindustrial señala:

Adoptar un nuevo modelo de gestión, a tenor con la mayor presencia de formas productivas no estatales, que deberá sustentarse en una utilización más efectiva de las relaciones monetario-mercantiles, delimitando las funciones estatales y las empresariales, a fin de promover una mayor autonomía de los productores, incrementar la eficiencia, así como posibilitar una gradual descentralización hacia los gobiernos locales (Lineamientos de la política económica y social del Partido y la Revolución, aprobado el 18 de abril de 2011:27).

Una descentralización inteligente, desde el paradigma de la socialización del socialismo daría un verdadero poder al Poder Popular y al desarrollo endógeno.

En ese contexto puede y debe insertarse el turismo cultural comunitario (como ya se hace en América Latina y el Caribe)  y puede coexistir con el de sol y playa y el de hoteles de cuatro y cinco estrellas. Todo depende de la capacidad generadora de los gobiernos locales y del potencial humano existente en las localidades. Todo depende de la cualidad facilitadora de los gobiernos locales para que los proyectos comunitarios sean sostenibles y tributen al beneficio social sin perder la estimulación permanente que excluya los métodos leoninos de una burocracia autofágica con la nación. No se le puede tener miedo al enriquecimiento lícito siempre que este sea ejemplo permanente para el desarrollo familiar, local y nacional. A mayor riqueza local menos carga para el Estado. El socialismo, si se quiere de verdad, tiene que ser incompatible con el cielo raso impuesto de la pobreza para la mayoría, pues parte de una pobreza mental.

Quisiera cerrar esta entrevista con el apoyo que representa el ideario martiano relacionado con el desarrollo local y con el valor que a ello otorgaba:

Cada cual se ha de poner, en la obra del mundo, a lo que tiene más cerca, no porque lo suyo sea, por ser suyo, superior a lo ajeno, y más fino o virtuoso, sino porque el influjo del hombre se ejerce mejor, y más naturalmente, en aquello que conoce, y de donde le viene inmediata pena o gusto: y ese repartimiento de la labor humana, y no más, es el verdadero e inexpugnable concepto de la patria (José Martí, OC, vol. V: 468).

Si la patria se mira, además, desde el valor de lo local en permanente desarrollo, podemos lograr que el racismo y la discriminación se transformen, algún día, en una amarga página superada por nosotros mismos, sin injerencias ni complacencias

R.M.L.G.- Muchas gracias profesor.

Se han publicado 65 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • cubano dijo:

    estereotipos!!!

  • juan castro dijo:

    ”EL COLOR DE LA PIEL NO CAMBIA EL DEL CORAZÓN”

    Con saludos

    • yasel dijo:

      hay personas negras que valen por muchas blancas.no son envidiosas,tiene buen corazon,sociables,limpias,organizadas y agradables.
      !abajo el racismo !

  • Roberto dijo:

    Soy negro-renegro, y no entiendo a qué se debe la alarma por la foto que encabeza la entrevista. Más bien, me alegra que en la publicidad de «Auténtica Cuba» aparezcan esos músicos —alegres, mulatos, jacarandosos—, muy parecidos a los que me rodearon durante mi niñez en mi pueblo natal, Palmira.
    Sí considero muy cuestionable la tipografía, que, ciertamente, alude a la Coca-Cola. Es puro servilismo.
    Por otra parte, pudiéramos analizar el tema del racismo desde otros ángulos que, a mi modo de ver, pueden resultar sumamente polémicos, pero que también deben estar en el centro del debate. Me refiero, por ejemplo, a esa tendencia que tenemos muchos negros a ver «fantasmas racistas» por doquier.

    • yasel dijo:

      me alegro que piences asi, eres realista, pero tienes complejo de ser negro, por lo que pusiste al final

  • gladys dijo:

    el tema recial, hay para pasarnos hablando todo el año, para cambiar la mente de las personas hay que hacer un buen trabajo, tengo muchisimas amistades blancas y he tenido buenas discusiones con ellas acerca del tema y casi siempre comienzan con ellas señalandome para hablar de una persona de color negro frotandose la piel de la mano o diciemdome una persona de COLOR Y YO LE PREGUNTO DE QUE COLOR ROJO, AMARILLO, ESTE ES EL PRINCIPIO

  • Normando dijo:

    Bueno un comentario:

    No tengo referencia original y auténtica del color de nuestro TITAN DE BRONCE, Antonio Maceo, al cual respectamos todos los cubanos, pero una vez me comentaron – TE HAS FIJADO EN LAS IMAGENES O FOTOS DE ANTONIO MACEO, que cada vez es MAS CLARO – .

    Este tema es bastante polémico y debe ser debatido con toda la transparencia posible por nuestra sociedad.

  • jorgedavid dijo:

    Soy blanco-reblanco y mi hija es mestiza, y no me molesta en lo absoluto la fotografía,e incluso pienso que si hubieran más personas de los distintos colores que conforman nuestro país sería´más representativo. Nuestro país es un país multicolor y multiracial y encasillar al cubano en blanco, negro o mestizo sería un estereotipo. Creo que estos señores, la periodista y el entrevistado están magnificando este tema como si estuviera,el racismo, extendido por toda la sociedad. En la manigua se unieron todos los colores de nuestro pueblo para no separarse jamás señores.

    • DVV dijo:

      estoy de acuerdo con ud, nuestro país uno de sus caracteristicas fundamentales es su marcado mestizaje en la población, en estos tiempos en que se viven eso es uno de los prejuicios vividos y a por muy pocas personas, soy mestizo de madre negra y padre blanco y para nada es una ofensa, es vivir con orgullo, enfrentar todo obstáculo.

  • lory dijo:

    Esta entrevista es por mucho, la mejor que he leido hasta ahora. Me ha cautivado el discurso de el profesor Jesus. Pienso que ha dicho cosas mas reales y concretas que las que centran el discurso de otras personalidades que acogen para sí este mismo tema. Soy ferviente admiradora del Dr Esteban Morales y como tal he leído muchos de sus libros y ensayos relacionados con el tema, enriquecería inmensamente el debate poder conta con el aqui en el sitio, en esta misma sección.

  • Patricia dijo:

    Caballero, no la cojan ahora con el tema del racismo, que eso hasta ahora no ha sido un problema en Cuba, por favor. Coincido con Roberto.

  • Pierbii dijo:

    R.M.L.G.- Siento que el debate hierve, pero no cuaja… ¿qué estará pasando?
    No creo que sea necesario tanta algarabia por un supuesto “racismo” en Cuba, que pocos bien y pocos sientes. Soy blanco de piel, por nacimiento, pero por educacion y raices, muy cubano que es decir multiracial, con toda la connotacion que tiene y le quieran dar…buscar fantasmas donde no los hay o quieran verlos, es dar chance a la desunion y la desidia humana. No es que no se analicen las cosas, pero vaya, que ese texto que ataca a la foto..vaya

  • latza dijo:

    Tanto racismo para qué? …………. me pregunto; si al final que somos todos , no vamos al mismo lugar? . Donde realmente, somo iguales.
    Pensemos en crecer como mejores personas, olvidemos detalles tan pequeños como el color de la piel.

  • victor ramos dijo:

    así mismo, qué querían, unos blanquitos tocando son? De verdad que hay un afán enfermizo por encontrar racismo.

  • Profesor dijo:

    Roberto está claro que del tema racial se pueden discutir siglos enteros y de diferentes angulos… pero mandrake no somos. Vamos con calma amigo. Conozco a la profesora Rosa María y me ha mostrado 40 y pico de entrevistas que tiene para publicar y por supuesto no es el único lugar donde usted puede saciar sus deseos de polemizar.
    Yo estaba esperando esta entrevista y espero las otras que vendrán.
    Lo cierto es que es un tema bien controvertido, no por lo que se discute en sí, sino por el cómo se discute y los acentos donde se ponen cada vez.
    El futuro es nuestro.

  • Andres dijo:

    Y los que quieren mostrar mucha civilización y que comprenden muy bien sobre el asunto, muestren sus geniales ideas.
    No se trata de algarabia, es una realidad, darle de lado tiene varias interpretaciones, no todas en el sentido positivo.
    Alguien me comentaba el otro dia que nuestro racismo se disfraza a cada momento, dependiendo de quien lo tratara.
    Negros, blancos, amarillos y verdes, todos somos iguales en teoría, se sabe de sobra que otra cosa bien opuesta es la práctica del dia a dia.

  • Juárez dijo:

    VAMPIROS EN LA ISLA….!!!!
    DEJEN YA LA ESCENA. PONGAMOS LOS PIES EN LA TIERRA Y LA VOLUNTAD EN VERNOS REALMENTE TODOS IGUALES. ENHORABUENA.

  • Jorge Enrique dijo:

    A mi parecer el racismo es cosa del pasado, por lo menos en Cuba. Es posible que alguien muy puntual y tal vez algún comentario esporádico en la calle, pero en general, en Cuba estamos ligados y revueltos todos, blancos, negros, amarillos y los pocos aborígenes que nos dejaron, pero racismo no, de eso, a decir que hay racismo va un gran trecho. Ustedes no conocen a nadie al que le digan “el negro” y tal vez ni lo sea, a mí de vez en cuando me dicen “el narra” por algún ancestro chino que me dejo algo y jamás he sentido que sea ofensivo o discriminatorio. Seamos honestos, aquí todos somos “CUBANOS” y en realidad el color no es algo que nos importe mucho.

  • Juárez dijo:

    Y sigo.
    Todos esos que dicen que el racismo no existe en Cuba que lo demuestren. El racismo no existe en la Constitución de CUBA SOCIALISTA, pero que salga uno públicamente, que muestre su cara, diciendo que el racismo está eliminado dse las conciencias de la gente.
    Dejen ya la cobardía. HAY RACISMO Y MUCHO, Y HAY QUE LUCHAR CONTRA ÉL.
    eSTE GOBIERNO HA HECHO DEMASIADO POR ELIMINARLO Y NO SE HA LOGRADO PORQUE ES UN ASUNTO DEMASIADO ENRAIZADO, ES DECIR, LLEVA SIGLOS A NUESTRAS ESPALDAS.
    A ESOS MISMOS QUE DICEN QUE “SOY NEGRO, RENEGRÍO” Y EL OTRO “SOY BLANCO REBALNQUÍO” SE LES PREGUNTA: ¿y ESA ALUSIÓN A COLORES? LOS ARGUMENTOS ESOS SON DEFENSIVOS. ¿DE QUÉ SE DEFIENDEN? PIENSEN NO MÁS.
    PIENSEN NO MÁS.

  • Kilmeny dijo:

    Muy buena la entrevista, me recordó en documental “La raza” muy bueno y que aborda ese tema poniendo bien las cosas sobre el tablero. Sobre la imagen, es bien cierto lo de la tipografía usada (copia fiel de coca cola), pero creo que si de verdad quiere representar autentica Cuba, en la foto deben aparecer no solo negros y blancos, también hombres y mujeres, porque que yo sepa la autentica Cuba, no está conformada solo por Hombres mulatos ¿o me equivoco?

  • thelastsoulja dijo:

    No hay supuesto racismo, no hay estereotipos, no hay negros viendo fantasmas raciales por doquier. La respuesta es clara, pregunten en la calle cual es el color de piel que es mayoritario en las carceles cubanas y sin duda diran negro, aunque la realidad sea bien distinta, solo vean las estadisticas del censo poblacional de cuba. El racismo tiene muchas formas, quien no ha escuchado !Es bueno, pero que pena que sea negro!, !Es negro pero tiene alma de blanco!… Eso es racismo!!!. O que la policia en la Habana(siendo la mayoria de los policias no habaneros) te paren solo por el color de la piel(vas al lado de 3 o 4 blancos y al unico que le piden arnet de ID es a ti). Maneras hay miles de ser discrimado y discriminar, hay algunos que discriman sin darse cuenta. Pero si no se habla del tema no se pueden reconocer a si mismos como racistas, Otra cosa son los comerciales de la tv, donde solo los blancos salen el dia de los padres o de las madres o teniendo actitudes dignas, cada vez que sale un bebe en la tv es blanco.

  • Carlos dijo:

    De acuerdo con Roberto (2do comentario)

  • luc@s dijo:

    Tanto debate del tema denota racismo en sí. Somos iguales y hay que afrontar el tema de manera natural y espontánea, no criticando cada publicidad que aparece.A lo te resistes.. persiste.No dejan madurar a la sociedad si a cada momento están debatiendo si hay perjuicios raciales y de toda índole.
    Salu2s

  • Mostrando 23 de 65 comentarios [Cargar más comentarios]

Se han publicado 65 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rosa María de Lahaye Guerra

Es doctora en Ciencias Filosóficas y antropóloga cubana. Actualmente es profesora de la Facultad de Filosofía e Historia de la Universidad de La Habana. Tiene varios libros publicados, entre ellos “Yemayá a través de sus mitos”, en coautoría con Rubén Zardoya.

Vea también