Inicio » Cultura  »

La construcción social del OTRO: Los zoológicos humanos

Publicado en: NosOtros
En este artículo: Antropología, Cultura, Europa, Racismo
28 diciembre 2011 | 14

Zool

Zoológicos humanos

Entrevista al Doctor y Profesor universitario Antonio Julián Martínez Fuentes

Rosa María de Lahaye Guerra.- Profesor, quisiera compartir con nuestros amigos de Cubadebate, sobre el controvertido tema de los zoológicos humanos.

Antonio Julián Martínez Fuentes.- ¿La historia? Mira, en el museo parisino Quai Branly puede ser visitada  una  muestra que lleva por titulo L’invention du sauvage (La invención de lo salvaje). En ella se exhiben más de 500 secuencias cinematográficas, fotografías, carteles y dibujos que evidencian  el despojó de toda dignidad a las personas de otras culturas durante el colonialismo.

La exposición es organizada por el ex futbolista de la selección francesa, campeón del mundo en 1998, Ruddy Lilian Thuram-Ulian. Thuram nació en Guadalupe y llegó a París a la edad de 9 años, abandonó el deporte en el 2008 y constituyó la Fundación de Educación contra el racismo, y de su encuentro con el historiador francés Pascal Blanchard surgió la idea de la referida exposición.

A través de las imágenes la muestra explora cómo durante siglos los europeos secuestraron personas de distintas partes del planeta y las exhibían degradantemente,  práctica  que dio carácter a modos discriminatorios que persisten hasta nuestros días.

R.M.L.G.- ¿Y se les llamaba así, Zoológicos Humanos?

A.J.M.F.- El término de zoológicos humanos, usado para denominar estas exhibiciones, fue popularizado en el 2002 por la publicación de la obra Zoológicos humanos, escrito por varios historiadores franceses especialistas del fenómeno colonial. En su época eufemísticamente se les rotulaba como “exposiciones etnológicas” o “Ciudades de negros”.

De acuerdo con las fuentes que he consultado la exposición logra algo tan importante como exhibir imágenes ofensivas sin glorificarlas, pretendiendo sensibilizar las conciencias de quienes observan los restos dejados por este espectáculo de la discriminación racial y con la ambición de descolonizar la mirada sobre el extranjero.

Así, numerosas personas de origen no europeo fueron exhibidos como animales durante el siglo XIX, en los zoológicos, ferias coloniales, en exposiciones universales y hasta en congresos antropológicos

R.M.L.G.- Doctor, pero la antropología biológica jugó un poco con estos destinos clasificatorios.

A.J.M.F.- Sí, de acuerdo con la investigadora española Sánchez Arteaga durante todo el siglo XIX y hasta los inicios del siglo XX, la biología humana y la antropología física más ortodoxas habían proporcionado un marco teórico que podía servir de legitimación de este tipo de exhibiciones humanas.

Para muchos de los más calificados antropólogos físicos de la etapa decimonónica finisecular, numerosos pueblos del planeta, de acuerdo con un riguroso análisis de las ciencias naturales, no podían ser propiamente denominados personas.

Consideraron al europeo blanco como criterio de medida que consagraba la inferioridad de cualquier otro ser humano.

Así, los zoológicos humanos se hallan en la confluencia de un racismo popular y de la objetivación científica de la jerarquía racial, impulsados ambos por la expansión colonial.

R.M.L.G.- Es una construcción múltiple, teórica, social, política y teatral.

A.J.M.F.- Según la opinión de los especialistas franceses Bancel, Blanchard y Lemaire los miembros de la Sociedad de Antropología de París  -creada en 1859, al mismo tiempo que el Jardín de Aclimatación de París- visitaron varias veces esas exposiciones populares para efectuar sus investigaciones, orientadas hacia la antropología física,  y afirman que “esta ciencia, obsesionada por las diferencias entre los pueblos y por el establecimiento de jerarquías, daba a la noción de “raza” un carácter predominante en los esquemas de explicación de la diversidad humana. Por medio de los zoológicos humanos se asiste a la puesta en escena de la construcción de una clasificación en “razas” humanas y de la elaboración de una escala unidireccional que permitía jerarquizarlas de arriba hacia abajo en la gradación evolucionista.”

De acuerdo con ellos las “exhibiciones etnológicas” del Jardín de Aclimatación  “fueron legitimadas  por parte de la Sociedad de Antropología -y por la casi totalidad de la comunidad científica francesa- aun cuando entre 1890 y 1900 la Sociedad de Antropología se hace claramente más circunspecta respecto del carácter “científico” de tales espectáculos, la afluencia de esas poblaciones le resulta beneficiosa para profundizar sus investigaciones sobre la diversidad de las “especies”.”

Afirman además que, “la antropología física, como la antropometría naciente, que constituye entonces una gramática de los “caracteres somáticos” de los grupos raciales -sistematizada en 1867 por la Sociedad de Antropología con la creación de un laboratorio de craneometría- y el posterior desarrollo de la frenología, legitiman la difusión de esas exhibiciones. Esas disciplinas incitan a los científicos a apoyar activamente dichas muestras, por tres razones pragmáticas: permiten disponer de manera práctica de un “material” humano excepcional (variedad, cantidad y renovación de especímenes…); despiertan el interés del gran público por sus investigaciones y por lo tanto permiten promover sus trabajos en la gran prensa; finalmente, aportan la prueba más concluyente de lo bien fundado de sus enunciados racistas con la presencia física de esos “salvajes”.”

En otro importante libro (Zoológicos humanos. Fotografías de fueguinos y mapuches en el Jardín d’Acclimatation de París, siglo XIX) escrito por los historiadores Christian Báez, chileno, y Peter Mason, inglés,  se abordan  los avatares del traslado forzado de 11 kawésqar (fueguinos) y 14 mapuches a Europa durante la década de 1880, y su exhibición en el Jardín de Aclimatación de París, poniendo en evidencia un comercio intenso entonces y que, con veladas formas, prevalece hasta hoy. Los autores logran presentar la información disponible sobre estos atropellos, que alcanzaron su mayor intensidad entre  1870 y 1930,  y ofrecen detalles sobre casos de indígenas del territorio chileno que sufrieron el desarraigo y el oprobio de su plagio y exhibición, y, algunos de ellos, la muerte.

R.M.L.G.- ¿Esos son entonces los pueblos o los grupos humanos llamados “exóticos”?

A.J.M.F.- Pero, las investigaciones realizadas han demostrado que los llamados  zoológicos humanos  no aportan nada acerca de los “pueblos exóticos”. Al contrario permiten el análisis de las concepciones europeas a finales del siglo XIX.  Tales espectáculos degradantes  tenían básicamente por función mostrar  las manifestaciones  de lo no acostumbrado y de lo disímil, por oposición a una elaboración de la humanidad según los cánones europeos.

R.M.L.G.- ¿Y las clasificaciones que derivaron de aquí?

A.J.M.F.- Las clasificaciones son útiles en el terreno del conocimiento, pero no más importantes ni decisivas que la realidad a la cual se aplican. Clasificar entraña abstracciones que, si no se tienen debidamente en cuenta, distorsionan lo que se intenta definir o conocer. Resulta muy importante no suplantar la realidad de la variación humana con las clasificaciones usadas para representarla y no propiciar que ellas deformen su entendimiento y significación.

Así, cuando hablamos de la diversidad humana es preciso puntualizar varios aspectos. ¿Sabemos apreciar las variaciones entre las personas y los grupos humanos? ¿Somos capaces de reconocerlas y entenderlas de una forma objetiva? ¿Conocemos el significado pasado y presente de estas variaciones? Las respuestas a estas preguntas debemos extraerlas de la compleja madeja de la evolución humana.

R.M.L.G.- ¿Afecta a los estudios sobre evolución humana?

A.J.M.F.- Como ya he expresado en múltiples ocasiones: la importancia del estudio de la variación humana radica, no solamente en su aspecto científico,  sino también en la trascendencia social.

La triste y amarga historia de los zoológicos humanos nos muestra que no se puede olvidar, que en tiempos muy lejanos, el papel fundamental de muchos  antropólogos era clasificar y jerarquizar las poblaciones humanas con una gran meticulosidad profesional y como esa obsesión de clasificar sirvió además a la fría maquinaria del genocidio en diversos momentos de la historia de la humanidad. Esto no significa que la antropología como disciplina científica conduzca a tales excesos. Numerosos científicos han abordado el estudio de la diversidad biológica del hombre utilizando el concepto racial para señalar el significado evolutivo de las diferencias entre los grupos humanos, que no implican superioridad ni inferioridad, y demostrar la sinrazón del racismo. Pero si la antropología nutrió en un tiempo al racismo, ella tiene hoy la gran obligación  de refutarlo.

Profesora sí, muchos antropólogos de antaño nos metieron en este problema con sus mediciones de los cráneos y su énfasis  en las diferencias y en las clasificaciones raciales, los de hoy tenemos la obligación de trabajar por salir de este atolladero. Han tenido que transcurrir  más de  200 años para que la antropología biológica  haya podido liberarse de un error epistemológico, reconociendo  lo incorrecto y dañino de  un paradigma científicamente desacertado. Tenemos que ser líderes a la hora de promover el conocimiento y significado de  las variaciones humanas.

R.M.L.G.- Muchas gracias.

Se han publicado 14 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Aliona dijo:

    Espectacular esta información para quienes estamos tras los rastros de la racialidad. Es otra arista de lo que investigo, pero igual da luces para mi trabajo. Muchas gracias Rosa María y profesor Antonio por tan interesante trabajo.
    Felicidades a todos

  • Francisco Rivero dijo:

    L’invention du sauvage (La invención de lo salvaje).

    Es el titulo de la presentacion de esta importante e interesante exposicion, Desearia comentarle que puede significar para el visitante, como se construye en uno mismo la mirada hacia el otro.

    El ser humano en sociedad es un egnima, este puede ser a la vez un objeto y sujeto de una travesia, en cuyo proceso el mundo se hace.

    Si valoramos el origen ” salvaje ” en su inicio hasta nuestro dias constantaremos de como se han servido de ello para alimentar concepto de dominacion.
    Es lo acontecido con estas exibiciones dirigida por sus organizadores a los nacionales de las metropolis coloniales europeas, para mostrarlos en capitales como Londres, Paris u otras ciudades. El explendor de los dominios de sus territorios imperiales, donde se incluia al ser humano. Ello en la idea de fondo a la vez de ir conformando el sentido de ” Potencia Mundial “.

    Pero no solo hay que pensar que estas exibiciones de dominio colonial se dio en Europa, en una naciente al otro lado del Atlantico los EE.UU. se organizaron eventos de este tipo, donde se resaltaba el derecho a la conquista de los territorios del oeste y sur.
    Asi fue comenzo a justificar lo injustificable la violencia anglosajona ejercida contra los pueblos originarios del norte del continente americano.
    Un aspecto paradogico del desarrollo de estas actividades mercantiles en su ciclo final es que los organizadores de estos zoo humanos, es que contrataron en los territrios coloniales por un precio misero a los intermediarios que susministraban a estos figurantes

    Tengo a bien de recordar que el poeta y periodista cubano Jose Marti, escribio en uno de sus cuadernos-revista dirigido a los niños ” La Edad de Oro ” su vision de estos eventos universales, personalmente tengo una viva presencia de sus palabras cuando habla del pueblo ” Anamita ” ( Vietnam ), cunado visito Paris en 1889.

    Atendiendo a lo anterior es que aplaudo la iniciativa del Sr.Lilian Thuram-Ulian y de las otras personas que lo acompañan en la realizacion de esta exposicion. Porque la misma tiene como espiritud priero el de contribuir y acompañar al proceso de educacion de las generaciones mas jovenes, asi como del ciudadano.
    Seria optmo que esta exposicion por su valores y reconocimiento del publico visitante, fuera presentada en los territorios de franceses de ultramar de las antillas y del pacifico.

    Meditando sobre las posibilidades y extencion de los temas que aborda esta exposicion L’invention du sauvage (La invención de lo salvaje). Estimo que seria bien acogida en paises de America Latina y el Caribe, tal vez una organizacion internacional como lo UNESCO atendiendo a los paises sitado muestren interes vehicularla a los pueblos de esta region.

    Como anectota de algunos elementos que compone esta exposicion, en un capitulo dedicado a como se inserta y representa en las artes visuales de la epoca a ese ” otro “, es decir a esa mujer y hombre exotico.
    Se expone una reproduccion de un conocido grabado del pintor frances Tollouse-Lautrec, que en su vida de artista bohemio, que conocia con intensidad la vida parisina en el barrio de Montmatre en Paris, tenia entre ello amigos que el dibujaba.
    Uno muy conocido era un bailarin y bufo con el nombre artistico de ” Chocolate “, este personaje fue el objeto de un dibujo para una litografia de la revista ” Le Rire ” en el # 12, del 26 de enero de 1895, con el pie de ilustracion que dice :
    ” Chocolat dansant dans un bar ” ( Cholate bailando en un bar )
    Pues bien este personaje con el nombre artistico de ” Chocolate “, fue un cubano y su nombre de nacimiento es el de Rafael Padilla.
    como complemento a la informacion que se presenta en esta seccion, se pasa una breve fragmento de una pelicula de epoca en que se le ve actuando junto a su pareja de espectaculo.
    En el texto explicativo se le reconoce como el primer payaso negro en Francia

    Tengo que comentarles que este Museo de las Artes Primeras situado en la orilla izquierda del rio Seine en el area del Quai Branly ( muelle Branly )es un lugar de prestigio de la ciudad de Paris, porque fue en esa area urbana ( los barrios 7,15,) donde se edificaron los pabellones de los territorios coloniales enla pasadas exibiciones, asi este museo se encuentra a unos 800 metros del la Torre Eiffel y a la orilla opuesta se ubica el palacio de Trocadero.

    Por ultimo aprecie mucho una repuesta del Sr.Antonio Julián Martínez Fuentes.
    Cito: [...]
    Las clasificaciones son útiles en el terreno del conocimiento, pero no más importantes ni decisivas que la realidad a la cual se aplican. Clasificar entraña abstracciones que, si no se tienen debidamente en cuenta, distorsionan lo que se intenta definir o conocer. Resulta muy importante no suplantar la realidad de la variación humana con las clasificaciones usadas para representarla y no propiciar que ellas deformen su entendimiento y significación.

    Así, cuando hablamos de la diversidad humana es preciso puntualizar varios aspectos. ¿Sabemos apreciar las variaciones entre las personas y los grupos humanos? ¿Somos capaces de reconocerlas y entenderlas de una forma objetiva? ¿Conocemos el significado pasado y presente de estas variaciones? Las respuestas a estas preguntas debemos extraerlas de la compleja madeja de la evolución humana.
    [...]

    Agradesco la ocasion que proporciona esta entrevista a todos los lectores de Cubadebate, de aproximarse a temas de interes fundamental para el ciudadano de hoy de mañana.

    Un saludo cordial

  • ROGES dijo:

    Interesante artículo para abordar un aspecto de importancia ética ,la persona humana .Por esto es importante considerar la antropología desde el punto de vista de la persona humana como trata de establecerla el Personalismo a través del concepto de Antropología Filosófica mucho más integral que el `planteado por el Positivismo decimonónico que sustentó el colonialismo y justificó la explotación por un lado y la exclusión por otro.Para el estudio de la Bioética en nustro país trabajos como el presente son motivadores.Felicito a los autores y l sitio por su presentación

  • Haydee Cuhna dijo:

    Profesores estuve viendo una película muy buena sobre este tema, creo que se llama la Venus Negra. Es vergonzoso que esos hechos acontecieran.
    Gracias a los profesores y a Cubadebate.
    Felicidades.

  • PJoaquin dijo:

    ¿Pero realmente donde se ubica los orígenes del racismo?
    ¿Podemos ubicar esos orígenes donde aparece la humanidad o es más para acá?
    Si algún amigo me respondiera, pues estoy trabajando sobre racismo y me interesa el asunto.
    Gracias por la atención.

  • PJoaquin dijo:

    O mejor, no estoy preguntando donde ubicar los origenes del racismo en fecha, sino más o menos que sucesos fueron el detonante?

    • guinjh dijo:

      todo muy lindo pero no respond a todas las preguntas

  • Furioso dijo:

    Me parece interesante, pero, oigan dejen esta lata y vayan a fiestar… socios…

  • Francisco Rivero dijo:

    En mi comentario anterior habia citado a Jose Marti, cuando por medio de sus textos de la Edad de Oro, el visita ” La Exposición de Paris ” y desearia transcribirle dos frases que aparecen y que dan fe de una vision profundamenta anticolonialista y antiimperialista,ante esta exibicion de ZOO Humanos.
    Cito [...]
    ” todos van a ver los pueblos extraños, a la Explanada de los Inválidos”, Cuáles son esos “pueblos extraños “? Primero nos habla de las colonias francesas en Asia y África, luego del negro canaco, del de Futa-Jalón (Guinea ), el de Kedegú; de los javaneses y del Kaliba.

    Un saludo cordial

  • Unicornio dijo:

    El referente empírico es un buen punto para llegar a la construcción de una teoría. Pero sobre este tema tenemos infinidad de referentes empíricos y la teoría no acaba de llegar. Eso opino.

  • russiel dijo:

    Ese es nuestro paradigma perdido según Morin y no parece que esté realmente encontrado, si es que se puede llegar a encontrar la idea de lo que somos definitivamente. lo mejor es pensar que es tema perenne, que el centro de nuestros pensamientos siempre girará en torno a lo que somos y cuando así no fuera, porque creemos que nos ocupamos más de otras cosas, estaríamos nuevamente tratando el tema. En fin que el tema de lo humano consciente o inconscientemente está ahí por muy lejos que vuelen nuestros pensamientos. Entonces, el asunto radicaría más en pensar el significado que tiene, lo que nos condiciona, que nos afecta para bien o para mal, reconocernos en lo que somos y cómo nos relacionamos entre hombres y con el universo, nosotros mismos que diversos, distintos, diferentes somos el hombre. Alguien mencionaba a Martí, ahora que estamos en el ciberespacio, donde valdría la pena que el 99% también participara, como lo más natural del mundo, sería bueno pensar en que para él y probablemente para todo el que lo piense detenidamente, “el hombre es un deber vivo”. El resumía hombre y de una vez todas las razas verdad? Bueno ahora que no nos vemos detrás de estas letras, o no veríamos, si tuviéramos la tecnología hasta en tercera dimensión, eso cambiaría la noción de lo que somos. ¿Qué nos está pasando que en este proceso de mediación de la relaciones humanas muchos dejen pasar la frugal noción del tiempo que vivimos y no lo usamos en pensarnos un poco antes de seguir viviendo dentro o fuera del ciberespacio? a quién le conviene que eso suceda? yo agradezco el trabajo por mostrar las limitaciones por las que atraviesa la antropología biológica que sentó pautas para que se hicieran cosas buenas y malas, pero sobre todo, quisiera que todos vieran que era muy natural que un día se creyeran superiores unos hombres respecto a otros. Los alemanes justificaron “científicamente” su superioridad, los yanquis pretenden lo mismo y nos abarrotan con bienes materiales y espirituales de todo tipo y también lo fundamentan. Mucha gente buena y mala cree en lo que dice y actúa en consecuencia; entonces, hay que estar alertas, no tenemos el derecho de aceptar sin pensar en lo que nos hacen creer y tampoco de creer que haber pensado una vez o dos veces o muchas veces basta; sino que tenemos el deber de volver sobre lo ya pensado y, en este caso, lo que pensamos sobre el hombre mismo, sobre la condición de humanidad que hemos alcanzado, porque nunca bastará pensarnos, nunca será lo suficientemente definitorio como para librarnos de las interpretaciones que harán a unos hombres inferiores respecto a otros. Les ruego disculpen me tome este espacio, pero es el primer día del año. Felicidades a todos.

  • Profesor dijo:

    Doctoraaaaaaaaaa ¿y el otro trabajo? ¿el de esta semana???????

  • tania dijo:

    muy buen work. felicitaciones

  • nayeli dijo:

    importante artículo aunque creo que se le debería cambiar el nombre de zoológico humano suena algo desagradable y como quiera ellos son personas

Se han publicado 14 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rosa María de Lahaye Guerra

Es doctora en Ciencias Filosóficas y antropóloga cubana. Actualmente es profesora de la Facultad de Filosofía e Historia de la Universidad de La Habana. Tiene varios libros publicados, entre ellos “Yemayá a través de sus mitos”, en coautoría con Rubén Zardoya.

Vea también