Imprimir
Inicio » Cultura  »

Lenta metamorfosis del pregón (+ Audio y Video)

Publicado en: Palabras
| 16
Bola de Nieve

El sabor de eternidad que nos deja cualquier interpretación de Ignacio Villa --Bola de Nieve-

Después de un espeso letargo, asoma de nuevo la cabeza en nuestros barrios –tímido y decidido a la vez– el típico pregón cubano. A lo largo de estos años, sólo quedaban dos vendedores ambulantes en los alrededores de mi casa, anunciándose a voz en cuello (sin contar las esporádicas incursiones de los afiladores anunciando su proximidad a punta de zampoña, como para no permitirnos la total desmemoria a quienes pasamos de quince y, a veces, los triplicamos). Verdaderamente dignos de un homenaje popular, mi tamalero (…”ya están caliente’ los tamales”…) y mi florero (…”floreróo.. las flores.”) han contribuido a mantener desalmidonado el ambiente callejero que me rodea.

Claro que, en tiempos del rap y tratándose de una actividad en la que casi todos (hombres y mujeres jóvenes que no conocieron la tradición del pregón como recurso para anunciarse) pueden calificarse como debutantes, aquellas personas que estamos del otro lado -es decir, la posible clientela-percibimos, en ese renacer, el esfuerzo casi infantil de quien está inventando algo que ya existía, si bien aportándole un tinte nuevo. Pasa por mi puerta, en este momento, un hombre anunciando…”la pulpa de mango, pulpa de tamarindo…” y nuestros niños siguen tirándose sus inmensas pelotas sin mirar siquiera porque no saben de qué se trata en realidad (cosa que no ocurre cuando pasa el de la galletica de helado). Al mediodía pasa una pareja cuya mercancía nada tiene que ver con la pintoresca gama de dulcecitos criollos o el carbonero de antaño. Son otros tiempos y yo los espero para comprobar, con alivio, que su carga pesada, arrastrada en un improvisado carrito lleno de jabas plásticas cuyo contenido, sea cual fuere el producto, tiene precio fijo y ha encontrado un ritmo para organizarse en posible pregón:. Son voces de “sonero” -hombre y mujer-y ensayan dos maneras: “..malanga-platanomacho–quimbombóoo…” o “plátano macho-malanga-quimbombóo…” Pasan seguros porque todavía no tienen competidor por estos alrededores. Dentro de muy poco, con toda seguridad, van a enriquecer y adornar su fanfarria en el caso de que aparezca alguien con una carretilla o un carretón y sonido de latas o cencerros y su mercancía limpia, variada y colocada bien bonito.  Otra cosa es el brote de voces envidiables (me refiero a los sitios de La Habana que suelo frecuentar) que ha revelado una descomunal destreza en el oficio de armar rudimentarios escobillones, palos, haraganes, recogedores y demás artículos para la limpieza doméstica. Voces cortantes que bien podrían estar ensayando para presentarse a un “casting” con aspiraciones de entrar a desempeñar el papel de solistas o acaso como simples coros en cualquier grupo de música bailable actual. Cada pareja o trío pasa por la calle barajando maneras de entrelazar, de manera llamativa, los  nombres de las  piezas que integran el conjunto de su mercancía así como los respectivos atributos que pueden abrir las ganas y los monederos de los vecinos.

Todavía queda bastante por ver y escuchar: como dice una frase popular, “esto promete”. Poco nos separa de una etapa en la que se desbordará la inventiva de la gente, según se vayan diversificando y multiplicando los renglones en la oferta; pronto comenzará a insertarse, en nuestra música popular, un pregón de nuevo tipo. En cualquier momento parecerá que “…el manisero entona su pregón y, si la niña escucha su cantar, llama desde su balcón…” Todavía, por mucho tiempo, nuestros barrios, pueblos y repartos donde abundan las viviendas de uno, dos, hasta cuatro pisos, tendrán la oportunidad de colorear sus vidas con los matices del pregón popular.

La literatura universal abunda en estudios acerca de esta expresión y su trascendente paso al cancionero. El pregón que escucharemos aquí: El botellero, es obra del compositor matancero Gilberto Valdés (1905-1971). En él, además de las excelencias de su factura musical y el sabor de eternidad que nos deja cualquier interpretación de Ignacio Villa —Bola de Nieve-(1911-1971) podemos apreciar los componentes  que, a grandes rasgos, caracterizan a este tipo de composición: el llamado “grito” en el que el vendedor proclama el nombre de su mercancía, los elementos que dan noticia del entorno en que pretende realizarse la compraventa, motivaciones de ambas partes entre vendedor y posible cliente así como ese toque de gracia que tipifica a las relaciones entre los personajes, sin contar los ardides que se ponen en juego para estimular la curiosidad del posible comprador hacia el producto. Acerca de estas y otras consideraciones relacionadas con el pregón en Latinoamérica y -muy especialmente-en Cuba, he podido encontrar amenas e interesantes reflexiones en el libro Si te quieres por el pico divertir,  publicado en 1988 en San Juan, Puerto Rico, por el cubano Cristóbal Díaz Ayala.

La Habana, 22 de mayo de 2011


Escuche a Bola de Nieve interpretando el pregón “El botellero”, de Gilberto Valdés

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • maria dijo:

    Voy a confesar que ya había oído el grito del botellero y no sé si en canción o qué, pero este artículo me trajo muy buenos recuerdos gracias a la Señora Marta Valdés. Bien rica esta remembranza y que lastima que nuestros jóvenes no la conocen como tal, estoy seguro que les encantaría el grito del botellero. Voy a buscar el libro recomendado.

  • Enmanuel Castells (Cuba) dijo:

    Ay Marta, que manera de reirme y gozar, literalmente dicho, con esta crónica tuya que está teñida este domingo de todos los colores reales que le imprime esa cubana manera de anunciar las cosas en las emblemáticas voces de los pregoneros. Fíjate que yo mismo, que no tengo tu oficio ni talento musical, me he dicho que muchas de esas voces son privilgeadas para el canto, lo mismo para el son que para el conjunto folclórico nacional, aunque al pasaillo donde vivo entra un vendedor de vinagre, viejo y feo, que cuando dice: “Vinagre, no le pidas a tu vecino, compralo aqui”, asusta a los niños con su voz de chicarra y todos los perros le ladran con rabia.
    Cuando dices que después de un espeso letargo, asoma en tu barrio de nuevo ese sonido que anuncia al vendedor ambulante, déjame ayudarte en hacerte saber que en la indómita Santiago de Cuba NUNCA ha faltado el pregonero (tal vez en los reacios años del período Especial mermó un poco) pero Santiago es cuna y pan de los pregones más originales que se pueden escuchar. Da gusto ver, que si bien esa es una noble manera de buscarse los pesos, da a la vida del cubano un colorido ideosincrásico genuino, auténtico, culturalmente hablando. Sabia de pueblo lleno de tradiciones que muchas veces se empeña en doblarle el lomo al tiempo y no dejar que se pierdan determinados legados que alguna vez nacieron en algún rincón criollo y que hoy perviven por obra y gracia de la voz populi. Sería bueno que estos arbores del pasado, que son buenos y útiles dentro de la sociedad, recuperaran vida propia y ayudaran a mejorar y enriquecer el espíritu nacional de lo que somos en sí, los cubanos, más allá de estridencias y bullas innecesarias.
    Gracias por tan rica crónica que solo tú sabes vestir de lujo y oficio humano.
    Tu larga vida te espera, y nosotros contigo
    con amor del bueno:
    Enmanuel Castells (Cuba)

  • Enmanuel Castells (Cuba) dijo:

    Ven acá Martha Valdés, con tanto que has vivido profundamente y con todo lo que tú le aportas a la cultura cubana y con todo lo que dominas del panórama musical y con todo lo que te ha relacionado no solo al movimiento del feeling, sino a la música en si y a los músicos y artistas más importantes de este país, empezando por ti misma… el carismático Amaury Pérz no te ha tendido una invitación para su gustado programa Con 2 que se quieran? Sería genial tenerte ahí. Al menos eso pienso yo. Cuba lo agradecería.

  • ISABEL DICKINSON CARDENAS dijo:

    QUERIDA MARTA,SERIA UN GRAN PLACER Y HONOR QUE ALGUN DIA ESTES EN ESE GRAN PROGRAMA,CON DOS QUE SE QUIERAN,OPINO IGUAL QUE EMMANUEL.ESPEREMOS QUE ESE SUEÑO SE HAGA REALIDAD.

  • gladys regina dijo:

    Que alegria Marta amanecer este nublado domingo con la columna Palabras encabezando esta pagina y nada menos que con un tema tan sabroso:los pregones.Estoy de acuerdo con Usted y con lo que escribe en su articulo,y como vivimos relativamente cerca,quizas escuchamos los mismos pregoneros.Cada cual ya va individualizando su estilo,hay algunos,que por el uso indiscriminado de la voz,tienen una disfonia que, de cantar para anunciar su mercancia nadie se asomaria siquiera,y han inventado un tipo de cadencia parecida al rap,que no deja de ser musica,tal como los poemas de Guillen tenian implicito ese ritmo,asi los pregones de mi barrio van identificando quien y que,es lo que va pasando frente a nuestras casas.
    Y de cierta forma quiero homenajear mediante mi comentario a aquel vendedor,que iba cantandole a Juan Formell,mientras promocionaba lo que vendia,a sabiendas de que estaba pasando por su casa.Creo que la cancion mas autentica que le puedan haber dedicado al compositor,es aquella que a ritmo de songo este vendedor cantaba tempranito en la mañana cuando no era posible que Formell lo escuchara.Con el estribillo enganchaba la curiosidad del cliente y a continuacion improvisaba sobre los productos que traia;oirlo era como estar escuchando a Oscar de Leon,pues su timbre era parecido e imitaba entre montuno y montuno el sonido de los instrumentos musicales que imaginariamente lo estaban acompañando.Hoy,la demencia ha dado cuenta de su lucidez y por eso creo justo hacer este reconocimiento,a aquel hombre que,cuando no existia esta hemorragia de pregones que hay en estos tiempos, se inspiro en una figura relevante de nuestra musica para atraer la atencion,usando una nueva forma de pregon,desconocida al menos por mi.Como dice usted Marta,naceran nuevas inventivas y ahora el cuentapropismo sera la cuna para los futuros pregones,¡por favor,no los perdamos de vista!,eso tambien es cultura.

  • Amaury Pérez dijo:

    Mi adorada Marta tiene una invitación perenne para estar conmigo en un programa de TV o en lo que sea ¡que yo soy su mas devoto admirador y ella lo sabe! estará en C2QSQ cuando ella lo estime pertinente. Gran crónica como todas. Un beso dominguero para ti amiga mía.

  • Enmanuel Castella (Cuba) dijo:

    Gracias Amaury por tu cordial respuesta que esclarece, a mí y a todos los admiradores de tu programa y de la obra de Martha Valdés. Lo sugerí pensando en lo que gana el alma grande de esta nación, dado lo que constituye la señora Valdés para toda nuestra cultura. Ella ha sido y sigue siendo referencia en tanta bibliografía que me encuentro por ahí, en programas de la TV (de cualquiera de los 6 canales contando el Canal Habana) y me asaltó la interrogante y la motivación porque estuviera en tu espacio. Reconozco que de un alma a la otra y de las 2 hacia toda la nuestra, hay muchas maneras de quererse y tenerse, incluso: basta con que uds 2 se quieran de la manera que se sienten. Uno siempre sabrá apreciarlo.
    Gracias por ser puntual y amigo.
    Gracias Martha otra vez, por todo

  • felipe dijo:

    Los pregones, no llegan a mi barrio. Aquí en mi zona del Cerro son gritos espantosos de los revendedores de Pan. O vendedores, no se si están emplantillados o por la izquierda en alguna de las panaderías caras. El caso es que hay uno que con voz color diablo alterna su silvato con los gritos de… ! El pan !, ! Arriba el pan ! Vamos el pan ! ! El pan !, ! Dale, el pán ! No se si el silvato lo hace sonar junto con las frases, el caso es que parece un llamado a evacuación urgente. Pero no para el hombre y va despacio, muy despacio casi no avanza. Hasta los perros le ladran. Es de espanto realmente. Me tengo prohibido comprarle pan. Más tolerante el que pasa modulando mejor : !clorooo, clorooo, clorooo, clorooo,clorooo ! y así sin parar el estribillo y sin parar su camino, casi corriendo. Igual, unas prietas que están perdidas y que con unas voces chillonas anunciando : ! Hueeeeeeevooo,Hueeeeeeevooo,Hueeeeeeevooo! otras ! Escoobaaaatrapeaaaadores !,Escoobaaaatrapeaaaadores ! o el que repite: ! Flooooréééé ! , ! Flooooréééé !,! Flooooréééé !.
    Nada, unas ganas tremendas de que llegue el pregón de verdad.

  • maria dijo:

    A esta hora de la madrugada y con insomnio, Felipe me has hecho reír a carcajadas, gracias.

  • Enmanuel Castella (Cuba) dijo:

    Un revendedor de productos (alimenticios o de utilidad domestica) es un pregonero? Pregonero porque pregona lo que vende o pregonero porque vende cosas de su propia elaboración criolla al amparo de una tradición cultural de una nación?
    leyendo a Felipe y pensando en el que entra a mi pasillo vendiendo Vinagre, me asaltaron esas dudas.
    El revendedor (grite o no lo que vende) me parece un eslabón entre lo propio y lo ajeno.El que pregona el maní y el tamal, ese si me huele a tradición, a patrimonio.
    Sigo con mi inquietud. La vida dirá.

  • Bernal Valdivia dijo:

    De los pregones han salido bellas guarachas, sones y rumbas. Ya por el Yayabo he compuesto una guaracha a uno de esos pregoneros que te hacen comprar de verdad: El manicito de Barceló y dice el estribillo:

    Tengo de a cinco,
    tengo de a dos,
    el manicito de Barceló.

    Si compras uno
    mme compras dos,
    el manicito de Barceló.

  • luis dijo:

    en el año del centenario de bola de nieve; porque no le dan mas atencion los medios informativos???? TV, sobre todo.

  • Noemí de Así Son dijo:

    Marta,
    Cada vez son más interesantes tus crónicas, qué lástima que no se publiquen en la prensa plana o en alguna revista para que puedan llegar a más personas en Cuba de las que no tienen acceso a internet.
    ´sería muy bueno además para los que no conocen la tradición del pregón cubano que en estos tiempos tendrían otros estilos dada las actuales tendencias musicales,
    Gracias una vez más y esperamos verte algún día.

    Saludos de Así Son

  • Luis Raimund dijo:

    Estimada Marta, cuando leí su crónica sobre, El Pregón, me despertó la motivación sobre el tema, la cual, producto de las limitaciones y dudas que siempre asumimos cuando de alguna forma te dan respuestas instituciones nuestras que te enfrían las neuronas y hasta uno mismo se juzga de anticuado, sin lugar y desfasado en el tiempo.
    Por mi parte, en el año 2006, envié carta donde le planteaba lo interesante de revertir la imagen de carretillas de distintas índoles y productos dentro del espacio de la Habana Vieja y donde proponía como importante y valorativo, el pregónalo creí interesante aunque nada novedoso, hasta leer tu articulo, lo tenia guardado junto a la respuesta que recibí de la Oficina del Historiador y pienso que en parte aun mantiene su vigencia, tal vez no para la culta Habana Vieja como fue la idea inicial, pero si para cualquier barrio sencillo de nuestra hermosa capital y con una certeza enorme que alegrara nuestro día cotidiano, nuestra necesitada cocina, nuestra cultura popular, nuestro servicio a pie de domicilio, nuestros nuevos personajes típicos y por querer, en fin el punto cubano, nosotros mismos. Saludos.

  • Luis Raimund dijo:

    Comentario corregido.
    Estimada Marta, cuando leí su crónica sobre, El Pregón, me despertó la motivación sobre el tema, la cual, producto de las limitaciones y dudas que siempre asumimos cuando de alguna forma te dan respuestas instituciones nuestras que te enfrían las neuronas y hasta uno mismo se juzga de anticuado, sin lugar y desfasado en el tiempo.
    Por mi parte, en el año 2006, envié carta donde le planteaba lo interesante de revertir la imagen de carretillas de distintas índoles y productos dentro del espacio de la Habana Vieja y donde proponía como importante y valorativo, el pregónalo creí interesante aunque nada novedoso, hasta leer tu articulo, lo tenia guardado junto a la respuesta que recibí de la Oficina del Historiador y pienso que en parte aun mantiene su vigencia, tal vez no para la culta Habana Vieja como fue la idea inicial, pero si para cualquier barrio sencillo de nuestra hermosa capital y con una certeza enorme que alegrara nuestro día cotidiano, nuestra necesitada cocina, nuestra cultura popular, nuestro servicio a pie de domicilio, nuestros nuevos personajes típicos y por querer, en fin el punto cubano, nosotros mismos. Saludos.

  • Marta Guerrero (España) dijo:

    Queridos amigos, no soy de Cuba pero soy una gran admiradora y disfrutadora de Ignacio Villa, mundialmente conocido como Bola de Nieve.
    Conocía la “canción” Botellero, pero el otro día descubrí que era un pregón,
    al parecer, y todo bajo mi desconocimiento, un género típico.
    Ahora ando desesperada por encontrar la letra que canta Bola de Nieve,
    pues aunque entiendo la mayor parte de la letra, algunas palabras se me escapan.
    No sé si este es el lugar adecuado para hacer esta petición.
    También he descubierto, creo, que el BOTELLERO era una persona típica de cuba,
    hace años, y que ya no existe.
    Cambio globos por botellas ….

    Un abrazo cordial

    Marta (España)

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Marta Valdés

La Habana, 1934. Compositora, guitarrista e intérprete de sus obras. En 1955 se inició como compositora con su canción “Palabras”. La autora ha basado sus creaciones en géneros como el bolero y la canción dentro del estilo “feeling”. Entre los intérpretes de su obra se encuentran Elena Burke, Doris de la Torre, Bola de Nieve, Cheo Feliciano, Reneé Barrios y, más recientemente, prestigiosos artistas suramericanos y españoles que se han sumado a esta lista.

Vea también