Imprimir
Inicio » Cultura  »

Las caras tras la cara de la ciudad: Policromías

| +

Textos: Mónica Rivero, estudiante de Periodismo

Una ciudad es una prolongación de cada uno de sus habitantes, es una gran casa que se les parece, que reproduce sus características, que registra en ella su historia -la historia "grande" y trascendente, y también aquella más discreta: la pequeña, cotidiana historia de todos los días-.

Una ciudad es el cuerpo de una idiosincrasia, la dimensión física de una manera de vivir, el plano sobre el que se proyecta la vida, el espacio donde se manifiestan anhelos, sueños, frustraciones, esperanzas...

Una ciudad está viva, tiene personalidad, tiene rasgos que la hacen única y rasgos que la hacen común. Como las personas, tiene memoria; y como las personas, solo sabiendo de dónde viene podrá saber a dónde va.

La Habana es una ciudad.

En los talleres de conservación de la Oficina del historiador pueden verse los rostros de quienes la asisten en su mirada retrospectiva (y no por eso sin proyección de futuro); los rostros de quienes la ayudan a recuperar el brillo, a conciliar lo nuevo y lo viejo, a rescatarse y refundarse; los rostros de quienes, en fin, trabajan por que sea una ciudad de ayer, de hoy y de todos los tiempos.

Maquillaje para envejecer

Uno de los usos más difundidos del maquillaje es ese de pretender una imagen de invulnerabilidad ante el paso del tiempo, o al menos que "suavice" el vestigio de ese paso. En este sentido, los restauradores del taller de policromía van contracorriente: como parte de su trabajo "maquillan" las partes que restituyen en las piezas para dar una apariencia de envejecimiento, para reproducir las marcas que los años han dejado como huella.

Policrom

La mayoría de los procedimientos que emplean es reversible, de modo que en el futuro siempre sea posible, dado el caso necesario, devolver la pieza al estado en que se encontraba antes de ser restaurada. Foto: Alejandro Ramírez

Policrom. Foto: Alejandro Ramírez

A la madera policromada se le aplica también un veneno para protegerla del ataque de insectos. (Una pequeña paradoja en cierto sentido: "veneno para que viva"). Foto: Alejandro Ramírez

Policrom. Foto: Alejandro Ramírez

Se reintegra el color, tratando siempre de intervenir lo menos posible la pieza y de conservar el estilo original. Foto: Alejandro Ramírez

Policrom. Foto: Alejandro Ramírez

Se imita el efecto de desgaste. Foto: Alejandro Ramírez

Policrom. Foto: Alejandro Ramírez

Columnas. Foto: Alejandro Ramírez

Policrom. Foto: Alejandro Ramírez

Para imitar el material se trabaja con una mezcla llamada estuco (cola, blanco España y yeso). Foto: Alejandro Ramírez

Policrom. Foto: Alejandro Ramírez

Parches de madera. Foto: Alejandro Ramírez

Policrom. Foto: Alejandro Ramírez

Se trabaja con piezas del barroco, de madera policromada, figuras religiosas, columnas salomónicas, muebles... Foto: Alejandro Ramírez

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Mónica Rivero

Mónica Rivero

La Habana, 1989. Graduada de Periodismo (2012) en la Universidad de La Habana. Twitter: @lamagoch

Alejandro Ramírez Anderson

Alejandro Ramírez Anderson

Director de cine y fotógrafo guatemalteco, radicado en Cuba. Graduado en la Facultad de Arte de los Medios de Comunicación Audiovisual de Instituto Superior de Arte, institución en la que es Profesor.

Vea también