Policromía

Luces y sombras de una Isla  »

| 1
Foto: Alejandro Ramírez Anderson

En los talleres de conservación de la Oficina del historiador pueden verse los rostros de quienes la asisten en su mirada retrospectiva (y no por eso sin proyección de futuro); los rostros de quienes la ayudan a recuperar el brillo, a conciliar lo nuevo y lo viejo, a rescatarse y refundarse; los rostros de quienes, en fin, trabajan por que sea una ciudad de ayer, de hoy y de todos los tiempos. Los cristales figuran entre lo más rompible que se puedan encontrar. Aun así, nunca se ha dejado de trabajar con ellos. Quizás estas imágenes digan por qué.

Luces y sombras de una Isla  »

| +
policrompress

Uno de los usos más difundidos del maquillaje es ese de pretender una imagen de invulnerabilidad ante el paso del tiempo, o al menos que "suavice" el vestigio de ese paso. En este sentido, los restauradores del taller de policromía van contracorriente: como parte de su trabajo "maquillan" las partes que restituyen en las piezas para dar una apariencia de envejecimiento, para reproducir las marcas que los años han dejado como huella.