Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

Madre y trabajadora: ¿qué más pedir?

| 58 |

Ilustración: Edilberto Carmona / Cubadebate

Ser una mamá que se divide en un millón de pedazos, mi hijo, la casa, el trabajo…es, desde hace unos meses, parte de mi día a día. Un año y medio atrás todo parecía más fácil. Era una mujer felizmente casada, amante del Periodismo en todas sus expresiones, con tiempo libre para salir, compartir, conocer… pero llegó Ernesto y lo cambió todo. Hoy soy mucho más madura y feliz; pero el tiempo no me alcanza. Ha llegado el fin de la licencia de maternidad y ahora me toca aprender con ustedes cómo enfrentar los años de mamá trabajadora que vienen.

Como yo, no sé cuántas madres y padres pasan o habrán pasado por el difícil momento de la llegada al trabajo después de un año en casa con el bebé. Es cierto que a la mayoría de las mujeres nos encanta dedicar un año por entero a cuidar de nuestros pequeños; pero llega también el momento en que la vida real nos llama y tenemos que volver a la carga.

En Cuba, las madres y padres trabajadores contamos con el enorme beneficio de una licencia por un año con posibilidad de extender hasta 3 meses de licencia sin sueldo; pero después de esta etapa llega siempre el regreso. Entonces, de jóvenes inmaduras pasamos a convertirnos en madres y padres trabajadores, y arranca un nuevo escenario que nos cambia para siempre la vida.

¿Nos dará el tiempo para ser buenos padres y al mismo tiempo trabajar en la calle? ¿Podremos rendir?, ¿o el cansancio nos consumirá ante el fregadero o la computadora ¿Y cuando lleguen los catarros y otras enfermedades de círculos infantiles? ¿Cómo sobrevivir a esos difíciles años en los que tendremos que ejercer la carrera que amamos en medio de las dificultades que impone cuidar de un pequeño ser humano y los trajines del hogar? Por supuesto que es bien difícil.

Las madres la mayoría de las veces la tienen mucho más difícil, según hemos constatado en la vida cotidiana y en los comentarios que ustedes como lectores nos dejan; pues no son pocas las que cuentan con muy poco apoyo de sus parejas y deben enfrentar cada día una doble jornada laboral, o simplemente renunciar a sus proyectos profesionales para ejercer de cuidadoras.

Sea este su caso, o no (pues también es cierto que muchas mujeres hoy escapan del estereotipo burgués y liberal de la maternidad y comparten sus proyectos profesionales con el cuidado de los hijos), no es menos cierto que la reincorporación al mundo laboral se convierte en un desafío cuando se tiene un bebé pequeño.

Es algo así como enfrentarnos a ese secreto a voces que nunca nos contaron. Desde pequeños nos preguntan: ¿Qué quieres ser cuando llegues a grande? Y todo el mundo da por hecho que será esposa, madre, y a la vez doctora, maestra, abogada, científica… pero nadie se imagina lo difícil de combinar todo eso.

Ilustración de Mafalda. Foto: Archivo.

Ser madre y trabajadora es agotador, y aventurada es quien decide asumir esta dualidad.

Pasemos a una rápida descripción:

Ser mamá y trabajdora es:

  • Vivir las constantes interrupciones en tu trabajo por las llamadas del círculo.
  • Supeditar todos tus planes en función de la salud de tu hijo y su bienestar
  • Andar siempre con dos bolsos, el tuyo, y uno de tu bebé con agua, jugos, toallitas, culeros y una moda de ropa por si se ensucia.
  • Sentir dolor en el pecho cuando llegas de última a recoger a tu hijo y lo vez mirándote con ojos llorosos
  • Envidiar a quienes han renunciado al trabajo y tienen tiempo para reuniones, fiestas, o largas tardes en el parque.

Ustedes que me están leyendo sabrán que no miento si digo que ser madre es un trabajo a tiempo completo: una labor de 24 horas al día y 7 días a la semana, que además no es remunerado, o al menos no económicamente. Una mamá o un papá cualquiera tiene que madrugar para llegar al trabajo, preparar biberones de jugo, yogurt y dos platos de comida al día, recoger bajo las camas cientos de juguetes regados, cambiar varias mudas de ropa sucias de compota o frijoles, llevar a su hijo al círculo, recogerlo, bañarlo, alimentarlo, y finalmente dormirlo.

En Cuba el tema de regresar al trabajo está muchas veces relacionado con si el niño camina o no. Conozco muchos bebés que han sido cuidados por sus abuelos o tíos y los padres pueden seguir con naturalidad su ritmo de trabajo. Pero los círculos estatales y las cuidadoras particulares tienen como exigencia que el pequeño pueda ser capaz de caminar sin caerse, y esta condición retrasa muchas veces la llegada al círculo y la consiguiente reincorporación al trabajo. Igualmente, otra demanda que reflejan mucho las madres tiene que ver con la poca disponibilidad de matrículas en los círculos estatales y las demoras para la asignación, un tema que por su complejidad no voy a abordar en esta entrada (les propongo acercarnos en un próximo trabajo), pero que indudablemente por su importancia requiere atención urgente.

Pero cuando finalmente el niño puede ir al círculo no están acabados los problemas, pues entonces llegan las dudas ¿Se comerá toda la comida? ¿Y si otros niños lo empujan? , ¿y si se mete algo en la boca? ¿Me extrañará? ¿Lo mecerán allí para dormirse? Realmente, es difícil confiarle a lo más grande que tienes a otra persona y además asumir la multiplicidad de tareas que como padres y trabajadores nos esperan. Es duro, siempre nos han contado lo bonito, pero la maternidad tiene un fuerte componente de sacrificio. Es trabajar hasta que la salud de tu bebé lo permita; correr para recogerlo antes de las 4 y 30. Saber decir hasta aquí pude llegar, aún cuando llas obligaciones se te acumulan.

Retomar tu vida laboral implica multiplicar el cansancio, pero a la vez es una pequeña habitación de descompresión de los problemas del día a día. Un espacio propio donde podemos desintoxicarnos de las cuatro paredes de la casa y coger nuevas fuerzas para devolvérsela en abrazos a nuestros hijos.

Si nos ponemos a pensar, son más las mujeres y hombres que hemos conocido como madres y padres que trabajan, que aquellos que viven una vida calmada, donde su única preocupación es su casa, su familia o el trabajo. Más diminuto aún es el porcentaje de mujeres y hombres desocupados y sin familia, que solo sufren por su físico o por no tener dinero para salir. La gran mayoría queremos familia y al mismo tiempo desarrollo profesional y económico, y este desafío entraña no pocos problemas.

Por eso, mi consejo paras las madres y padres trabajadores es que no se rindan nunca, y que sigan adelante. Nada de tristezas, culpabilidades ni ansiedades. Busquen apoyo en la familia, y abracen a esas abuelas que se quedan en las casas y se convierten en nuestros tesoros para que los padres podamos seguir adelante. Sí se puede, y la vida lo dirá.

Ustedes que me han leído hasta aquí ¿Qué ideas tienen para compatibilizar familia y trabajo? ¿Han pasado por este momento? Cuéntenme en los comentarios.

Se han publicado 58 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Nadia dijo:

    He leido este artículo y casi que me he sentido reflejada, con la diferencia que en vez de uno, tengo 3 hijos. Apenas hace un mes que me reincorporé luego de mi licencia de maternidad y qué decir? Necesito días de 50 o 60 horas. El tiempo no me alcanza para nada, pues entre los niños, el trabajo, mi mamá que es mayor….uff!!! pero estoy contenta; cansada pero contenta. me siento profesionalmente realizada pues logré la carrera que deseaba y la ejerzo, aprendí los idiomas que siempre soñé dominar y tengo el número de hijos deseados.

  • yami dijo:

    yo si he pasado por eso,pero gracias a dios tengo a mi mama que me ha ayudado mucho y no he tenido que sufrir el tema del circo infantil,gracias

  • Linet Ramirez dijo:

    Yo soy una de esas madres trabajdoras que el tiempo no alcanza, mientras leía me parecia que estaba describiendo mi día a día, soy de las que no tengo una abuela cerca para que cuide mis niñas una de 4 años y una de 7 un padre incondicional pero tambien con abligaciones en el trabajo, pero coincido con usted se puede por que las mujeres parece que fuimos creadas para ser capaces de trabajar a doble jornada y ademas de estar todos los días en el trabajo lindas para cumplir con nuestras funcionales laborale hacerlo además muy bien y llegar a la casa para hacer todo lo que lleva la casa y además ser excelentes madres y buenas esposas.

  • Diana dijo:

    Está muy bien todo, una debe seguir adelante pero que pasa cuando no está esa abuela para ayudarte y tu horario de trabajo no te permite recoger a tu hijo antes de las 4:30 pm. Hoy en dia los circulos infantiles no cuentan con las educadoras suficientes y solo te permiten llegar a recoger a tu hijo hasta las 6 de la tarde y muchas como yo salimos del trabajo a las 5 y 30 y tenemos que coger guagua, no podemos llegar a tiempo y no hay una ley que permita en estos casos salir antes del horario establecido en tu empresa. Es realmente una situasion para estresarse.

    • Maritza dijo:

      Las admiro yo tengo mi hijo de 25 años, añoro esa etapa de mi hijo porque tenia fuerzas. vive que todo pasa.

  • MaryT dijo:

    Quisiera saber qué madre no ha pasado por todas esas cosas que usted expone en su trabajo periodistico, y muchas más, si su hijo le sale enfermizo, pero estos no sustituyen el placer y la felicidad que encierra ser madre, esa criaturita nos recompensa solo con la mirada y una sonrisa y por tanto nos hacen olvidar el cansancio de la jornada laboral. Una cosa es ser mujer y otra ser madre, porque realmente tienes que multiplicarte tú y las horas del día para poder asumir toda la responsabilidad que adquieres al traer un bebé al mundo. PERO QUE FELICIDAD SE SIENTE AL SERLO.

  • dianatr dijo:

    Hola yo tengo 2 niños varones muy activos con una diferencia de edad de 6 años. de verdad quisiera saber la magia para compartirme entre primer y septimo grado porque aveces creo que me ahogo entre las tareas las comidas, las meriendas y lo agotante que estar 9 horas dentro la oficina creo que si no fuera por mi abuela no se que seria de mi. Te amo ABU.

  • yany dijo:

    me gusto ese articulo
    para las nuevas madres no se asusten se puede resistir todas las mujeres estamos echas de esa fuerza capaz para lograr sobreponernos y hacer que nuestros hijos crezcan es una experiencia maravillosa y cuando los ves grandes diras como lo acabo de pensar yo pase por eso y hoy con placer digo lo logre
    FUERZA A LAS MADRES NUEVAS

  • Elsita dijo:

    Periodista, eso es solo el comienzo de una carrera que no se acaba.He visto esa película 2 veces y si quieres te escribo un tratado más grande que los 5 tomos de Los Miserables de Víctor Hugo.Sólo te digo: Hijo chiquito, problema chiquito; pero hijo grande……espera para que lo vivas.Suerte!

  • EElectrica dijo:

    Me encantan sus artículos, son seguidora fiel. En este caso me he sonreido y lagrimeado tambien, cuanta realidad, cuando dice: Sentir dolor en el pecho cuando llegas de última a recoger a tu hijo y lo vez mirándote con ojos llorosos. Cuanta alegria pero tambien trabajo y sacrificio una vez que decidimos tener nuetros propios frutos y debemos reincorporarnos a la vida laboral!. Pero como bien me enseñaron mi madre y mis abuelas aunque son amas de casa Una siempre busca el modo y la estrategia, podemos con todo: trabajo, casa, familia y siempre nos dedicamos aunque sea unas horas para ir a la peluqueria y arreglarnos las uñas o aun menos, cuando nos maquillamos para ir presentables al trabajo. Saludos y exitos.

  • Aldo dijo:

    Que hacer cuando el circulo cierra por tiempo indefinido y por problemas que pudieron solucionarse antes o sin cerrarlo??
    Que hacer cuando hay que llegar tarde o no asistir al trabajo por problemas del circulo que esta para que las madres y padres puedan trabajar?
    Que hacer cuando la escuela o el círculo piden de un día para otro cosas difíciles de conseguir porque no aparecen fácilmente o porque son costosas?
    Qué hacer cuando en el circulo se pierden las pertenencias de los niños?
    Que hacer cuando los niños los recoges con evidencias de malos cuidados, golpes, sucios, etc?
    Y encima de todo eso debes llegar a casa a comenzar con ayuda o sin ella otra jornada laboral.
    La respuesta de la mayoría: No parir.

    • Berta dijo:

      Su comentario es sumamente crítico; me ha llamado la atención porque plantea cuestiones sumamente importantes, más allá de la visión edulcorada y trinfalista de la igualdad social y las metas conseguidas. Cuando nací los círculos infantiles contaban con lavandería, cocina y enfermería; especialistas en neonatos y psicología, educadoras infantiles. Era un mundo aparte, funcionaba como un reloj y si un niño presentaba problemas de adaptación lo remitían a un centro especializado con psicólogos infantiles y se trabajaban en conjunto con los padres áreas de socialización. Se podían admitir bebés a partir de tres meses y ésto facilitaba mucho la inserción laboral de los progenitores y la descarga de obligaciones de los parientes, abuelos Etc que también trabajaban integrados en el proceso revolucionario. No tengo respuesta a sus cuestionamientos; sólo miro atrás y veo mucha gente trabajando unida por una sociedad mejor sin protagonismo y llevando adelante una labor con profesionalidad y seriedad, con implicación personal, con amor.

  • EElectrica dijo:

    Tengo una niña de 8 años y la verdad no fue nada facil cuando comence a trabajar porque me gradué de universitaria y madre el mismo año asi que no tuve licencia de maternidad. al principio tuve miedo e inseguridad, tuve ayuda si pero no la suficiente, me supe levantar y seguir adelante por el bien de las 2. ahora todo es mas facil aunque tengo doble jornada laboral y super agradecida por que mi esposo me ayuda en las tareas dometiscas. este artículo nos ha hecho reflexionar de cuan fuerte podemos ser. salu2 y exitos.

  • flor dijo:

    Excelente artículo… me vi reflejada de pies a cabeza en él y por partida doble!!!!, pues tengo 2 nenes de 4 y 3 años de edad (hembra y varón respectivamente), se podrán imaginar.
    Cada una de los vocablos o situaciones de la periodista, eran el reflejo de mi vida. Gracias a Dios mi mamá y mi esposo (amén de su trabajo) me ayudan invariablemente, pero es muy cierto que la columna vertebral somos nosotras y aunque lleguemos extremadamente exhaustas del trabajo, hay que continuar. Me reí mucho con lo de los juguetes regados debajo de las camas, es una realidad jajaja. Realmente es duro, pero otras cosas reconfortan esa dureza. Felicidades pues para todas las madres cubanas!!

  • Yanet dijo:

    Ser madre es un regalo y a la vez la responsabilidad mas grande que adquiere una mujer pues es un compromiso hasta la muerte,muy buen articulo,se puede sentir que ha vivido en carne propia la experiencia que muchas mujeres comentan pero solo se entiende cuando se vive,no por eso dejen que sus sueños se escapen,fuerza para todas las madres que como Yo se levantan pensando en sus hijos y se acuestan igual,todo se puede.Agradecer a nuestras ,adres por todo lo que resistieron,por todo de lo que se privaron y por tanto amor que nos entregaron,hoy que tengo la condicion de madre lo entiendo, por todo eso y mas Gracias MAMA

  • Y dijo:

    María del Carmen, me encantan tus artículos pues me identifico mucho con ellos,cuando una tieneque comenzar a trabajar es verdaderamente una locura, yo me tuve que volver la mujer orquesta pues no contaba con nadie que me diera la mano, al principio me costo un poco de trabajo adaptarme pero poco a poco le fui cogiendo la vuelta a todo,desde entonces lo días de vacaciones son única y exclusivamente para el día que el niño se enferma y no puedo ir a trabajar, en fin por los hijos nos sobreponemos a cualquier dificultad y nos adaptamos a todo.

  • yeni dijo:

    Hola, tengo dos niños uno de 3 y otro de 6 años, mi jornada laboral es de 7:30 am a 5:00 pm y vivo a 5 km de mi trabajo, es BIEN DIFICIL, suena el despertador a las 5 y comienza la carrera contra el tiempo, la lonchera, el almuerzo, las meriendas, la mochila, la ropa, el desayuno, la escuela, el cuido y darle a los pedales de mi bicicleta por 30 min que parecen eternos para intentar llegar temprano. Trabajo todo el dia, y a las 5:00 pm salgo a recorrer los 5 km de regreso a casa, llego a mas de las 5:30 pm y de no ser por mi hermano de 16 años que cuando llega del politecnico recoge los niños no hubiera podido trabajar. Llego a casa y comienza la lucha con el baño, la comida, el fregadero,etc, etc, etc hasta la hora de dormir, leerlo debe canzar, esto sin mencionar los fines de semana en los que quieren salir y yo tengo que hacer limpieza en la casa y lavar. Estoy divorciada y no puedo contar con el padre de los niños para nada, pero tengo una madre que con todo y sus problemas de salud me cuida mis niños hasta que llego y un hermano que se vistio de tio siendo un niño y sale corriendo de la escuela para que no le coja tarde para recojerlos. Gracias, sin uds que seria mi vida. LOS QUIERO.
    Espero poder lograrlo, que la vida lo decida, pero no va ser por dejar de intentarlo.
    saludos.

  • ecko dijo:

    Hola, muy bueno el artículo.
    Quiero comentarles como todavía existen personas, jefes(mujeres y hombres) que discriminan a las madres trabajadoras pues no basta empezar a trabajar después de tener a tu hijo en el circulo, comienzan las enfermedades, el catarro todo lo que el niño comienza convivir. Yo tengo un niño que tiene 2 años que ha tenido altas y bajas una vez que entro al circulo pues se enfermaba mucho y eso trajo que mi mujer y yo faltáramos al trabajo para cuidar de el o llevarlo al médico.
    Bueno lo que les quiero decir es que en el trabajo de mi mujer la discriminaron por eso el jefe le dijo que no podía poner sus asuntos personales sobre laborales y con un bb de 1 año es difícil no faltar algún que otro día. Bueno le dijeron que tenia que irse, nunca se preocuparon por la salud de mi bb ni aun estando ingresado en el pediátrico de centro habana fueron a visitar o preocuparse estando cerca el centro laboral de ahí. Ella a sido felicitada en mucha ocasiones por su trabajo pero ahora esta sin ninguno por que el jefe no tuvo madre, las otras compañeras que son jefas de ella se les olvidaron que fueron madres y pues ahí estamos, viviendo con eso y sin poder hacer nada al respecto. Lo que más me duele es que son militares y ella civil y no les importo el hecho de que es madre.

    • sonia dijo:

      Ya mis hijos son adultos, dentro de las situaciones colaboro con mis nietos para mi hija no se afecte en el trabajo, pero cuando mis hijos eran pequeños fundamentalmente el menor pasé por la experiencia que mi Jefe que era hombre era insoportable, teniamos transporte obrero que circulaba relativamente cerca del seminternado y nunca permitió que el carro entrara para acercarnos y luego seguir para el trabajo, nos dejaba y luego teniamos que ir por nuestra cuenta casi 20 kilometros en lo que apareciera, tremendas discusiones cuando una compañera trabajó hasta viernes y el lunes no pudo presentarse porque su hija que esperaba el parto en cualquier momento lo hizo domingo y ella se fue atenderla… en fin miles de incomprensiones, hoy la Ley de maternidad protege a la familia pero las mentes de los directivos no han cambiado mucho, cuando tienen una plaza vacante la mujer que se presente y tenga niños menores…. dudo que de buena gana la vinculen, si la mujer ha padecido de alguna enfermedad aunque ahora este aparentemente curada…. casi te hacen una radiografía con la vista para ver si algo te queda…. las mujeres cubanas han demostrado mucha inteligencia y deseos de salir adelante pero sepa que hay involucrado cualquier cantidad de familias para que ella logre ese objetivo porque si no, las administraciones no entienden.

  • Mary dijo:

    Hola amigos yo tengo 2 varoncitos uno de 5 y otro de 1 y medio y realmente es bien dificil llevar maternidad y trabajo y mas aun el estudio pues yo inicie la Universidad por encuentros y no ha sido facil pero hoy en dia no me arrepiento pues con el apoyo de mi familia y mi amado esposo ya este año me graduo despues de 8 años de estudio-trabajo-maternidad.Les digo a todos que es fundamental el apoyo de la familia pues con la union y cooperacion todas las mujeres podemos llegar a ser lo que queramos y cumplir nuestros sueños.Me despido y nunca se rindan

  • georgina dijo:

    Estimada mamá, es cierto que ser madre implica mayores sacrificios en la vida familiar, social y laboral, yo soy una madre que no tienen mamá ni papá y mucho menos abuela, me imagino por los duos momentos que haz tenido que superar , yo pasé esa dura prueba sin esposo y poco apoyo, por eso tengo muchos amigos a los cuales nunca tendría con qué pagar, pero si así es de grande el sacrificio la recompensa ha sido grande también porque esos hijos que se crían y educan viéndote como una Mariana de estos tiempos han sabido recompensarme con un amor intenso y tengo dos niñas que admiro porque han sido tan Mariana como yo, estudiosas, respetuosas y mujeres de bien. No se si eres madre de un niño o niña, pero si le enseñas los sacrificios de la vida te acordarás de mí, ser madre es una profesión sin libros y como bien dices con mucho empeño pero es una carrera de tiempo hermosa. Ojalá superes los obstáculos y sigas adelante, ya verás que no te arrepentirás, aunque a veces no todas las personas que nos rodean comprenden los sacrificios que hace una madre para seguir adelante. De todas formas te repito es una carrera hermosa, muy hermoso y como prioriza siempre a tú bebé, que no compita con nada, cuídalo mucho y dale mucho amor.

  • Verita dijo:

    Que decirte yo que tengo tres hijos, de ellos dos pequeños y soy cuadro en una Empresa Nacional con mucha complejidad.
    Solo no pierdas la perspectiva de la paciencia, porque serás madre toda la vida, pero tus hijos van a ser niños solo una vez y tienes que tener la capacidad de concluir tu jornada laboral, no importa cuan intensa o extensa sea y transformar tu traje de profesional en el de mamá y sacar un espacio entre la cocina, la lavadora, los platos y todo lo demás para tirarte al piso y hacer de carrito o de reina o de mecánica, no importa el rol.
    Lo más importante es que vas perdiendo el derecho a sentirte cansada, agotada,enferma, porque ellos dependen de tus energias y tu capacidad de seguir adelante. Yo particularmente no tuve la dicha de que mis hijos tuvieran abuelas, lo que significa que somos su padre y yo, solos con ellos y las tias muy lejos, solo de vacaciones. es ahí donde entonces tienes que hacer magia para toda vez que regañes, seas heroe o villano, porque no está la abuelita o abuelito que consuele ante el crudo regaño de mamá y papá.
    Parte importante la tiene el padre, que asume las obligaciones para con la casa y los hijos, sin pretención de ayuda sino de responsabilidad.
    Pero te puedo asegurar que la vida te nutre de ternura, paciencia y capacidad para llevar a cabo todos tus roles e intentar hacerlos todos de la mejor manera posible, el de madre, esposa, trabajadora, maestra y educadora y los tantos que aparecen en el quehacer cotidiano.
    El mundo nunca se acaba ante tus abatares diarios, dale gracias a la vida por darte la posibilidad de crear y sobretodo mantener una bella familia.

  • lis dijo:

    Felicidades por su articulo, me encantan leer sus publicaciones, pues refleja la realidad de las madres cubanas , problemas cotidianos que reflejan nuestro dia a dia

Se han publicado 58 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

María del Carmen Ramón

María del Carmen Ramón

Periodista de Cubadebate y la Mesa Redonda, graduada en 2012 de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. Autora de la sección “De madre y de padre”. En Twitter: @MeryCarmenRamon

Vea también